miércoles, octubre 04, 2006

Nenaaaaaaaaa!!!!!!!

Cuando yo era un adolescente adoraba la imagen del perdedor. Había una canción de Loquillo, que hablaba con melancolía de una ex y de una huída a Los Ángeles ("siempre quise ir a L.A.", empezaba la horteradilla) .

El tema es que esa imagen que yo adoraba del perdedor era bastante sui géneris. La canción exigía lo primero tener un cadillac, y lo segundo una lista de rubias que vinieran a visitar el asiento de atrás. Sólo era después de tirarse a esas rubias y asomarse en una noche cálida al Mediterráneo desde la preciosa vista del Tibidabo cuando te acordarías de esa ex, que te había dejado ¡pobrecito!

Claro, yo cuando tenía 16 años ni tenía cadillac, ni rubias esperando a probar el asiento de atrás. Eso sí, fumaba. Y me emborrachaba, pero poco: cuestión de “pelas”

Jaaaaaaaaaaaaa. Bendita, bendita adolescencia.


un libro de perdedores románticos: On the road, Jack Kerouak

un disco de perdedores románticos: Born To Run, de Bruce Springsteen

una película de perdedores románticos: Misfits, de John Huston

5 Comments:

Anonymous Lagarto dijo...

Eh, me encanta esa canción. Mira que es mala, pero me encanta.

octubre 07, 2006 2:07 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, lagarto, ya sabes eso que decía mi padre, Bob: "all I got is a red guitar, three chords and the truth"

gracias por venir

octubre 10, 2006 4:31 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Me ha hecho reír,bueno, sonreir. ¡Un cadillac y rubias!, ¿por qué soñar eso?

bank

marzo 22, 2007 12:23 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

:)

marzo 23, 2007 1:59 a. m.  
Anonymous ana dijo...

No has entendido muy bien esto... anónimo...
¿que por qué soñar eso?

(...)

Era la punta del iceberg de la vida... que entonces asomaba. Era sólo eso. Nada más que eso.

(...)

abril 13, 2009 2:08 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home