viernes, enero 05, 2007

Flujos

Estás preciosa con esa camiseta roja y esas braguitas negras, acurrucada en la esquina del sofá.

Me acerco y te coloco el pelo. Sonríes y acercas tu boca a la mía. Un instante después buceo en el maremoto de tus besos.

Gira la Tierra en mi mente, vencida a la promesa de tu sexo. Y doy al tiempo la vuelta al mundo y a tu cuello, donde hundo mis párpados y me embriago de tu olor.

Estudio con mi lengua el caracol de tu oreja. Recorro tu espalda con mis brazos mientras te libero de la camiseta roja. Estás preciosa sin esa camiseta roja.

Me gusta el temblor de tu mirada azul cuando mis manos veneran el templo de tu cuerpo y buscan refugio entre tus muslos. Me gusta viajar desnudo alrededor de tu piel desnuda.

Amo tus ojos cuando sienten mi incursión en tu cuerpo, amo tu voz débil cuando me acomodo dentro de ti, amo el agua de tu vientre cuando respira el movimiento de mis caderas, amo la sal de tus pechos y la promesa de tu boca exploradora.

Preso de tus tentáculos atravieso tu santuario entre pálpitos y sollozos que me transportan hasta dentro de lo más profundo de tu iris y exploro el interior de tu cárcel de amor hasta morir en el éxtasis de un coágulo de vida

Sudor, saliva y semen. Nada existe, nada ocurre, nada pasa. Amantes ladrones locos simuladores.

No hay tiempo, no hay dolor, no hay espacio, no hay nada. El sonido lejano de una ambulancia. El ritmo sincopado de un carpintero que trabaja en la esquina matando a cada golpe un pensamiento oscuro. Los pasos acelerados de un paseante nocturno ansioso de volver a sentirse solo. El silbido del viento que cimbrea en las herrumbres de las ventanas. El mundo entero que gira para dar sentido a tus suspiros y a los míos.

El orden demiurgo escapa a la sinrazón del tiempo y abraza nuestro abrazo y nos pertenece esta noche. Quizás mañana sigamos vivos, tal vez. No importa ahora.

Nights like this
Were born to be
Sanctified
by you and me


Una canción con flujos: The Pan within, de Waterboys

Una película con flujos: Instinto Básico, de Paul Verhoeven

Un libro con flujos: El amante de lady Chatterley, de D.H. Lawrence

9 Comments:

Anonymous Anónimo dijo...

A eso lo llamo yo aprovechar bien las vacaciones :D. Precioso post...

enero 08, 2007 7:42 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Yo te recomiendo otra película (para mí infinitamente mejor...) llena de...yo los llamaría "elixires" de amor (cursi, cursi...) y es HERIDA, con Jeremy Irons y Julette Binoche, de Louis Malle. NO tengo palabras...

enero 08, 2007 10:30 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Lo redactaste de una manera tan visible que me sentí una intrusa al leerlo.

Voy a leerlo de nuevo a ver si se me pasa el rubor.

No, no se me pasó, voy de nuevo...

enero 08, 2007 11:30 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tres mujeres interesantes para mi post erótico. Vaya éxito :)

Pero me dan cierto apuro estas cosas. Me siento más cómodo en otras aguas.

Gracias por venir

enero 10, 2007 4:11 p. m.  
Anonymous Alex dijo...

Comenté ayer, kilométrico comentario, tan extenso como baldío. Pero tu blog se comió lo que escribí y hoy ya no lo recuerdo. De todos modos, te diré que la carnalidad de tu texto es intensamente evocadora.

Una película con flujos: "Betty Blue" de Jean Jacques Beineix.

enero 10, 2007 6:15 p. m.  
Anonymous La chica de la camista roja dijo...

Ni si quiera sé qué hago aquí.

Sabrás ser más original, seguro.

enero 11, 2007 12:39 p. m.  
Anonymous ella dijo...

Llevo un rato dando vueltas después de haber leído este post. ¿Comento, no comento? Me marcho a seguir con la aventura de recorrer tu laberinto, regreso, me vuelvo a marchar. Y, ahora, al fin, armada de valor, ya me atrevo a dejar mi huella en este regalo para los sentidos: ¡madre mía!

Besos rojos

agosto 22, 2008 3:46 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

ETERNIDAD.

abril 13, 2009 5:07 p. m.  
Anonymous Diciembre dijo...

Precioso...

abril 27, 2011 9:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home