jueves, septiembre 13, 2007

Airbag On

Decía el poeta alemán Rilke: “La alegría es en realidad un miedo del que no tememos nada (…) Se recorre un miedo de una punta a otra, y eso es precisamente la alegría”. Volvemos al manantial de las aguas prohibidas, sin que nos importe mojarnos. Algo así.

Tenemos miedo a ser felices porque tenemos miedo al dolor, ese viejo conocido. Porque sabemos que toda felicidad acaba en lágrimas algún día (acaba en lágrimas siempre, no lo dude, lector).

Todos, pasada cierta edad muy temprana, tenemos la experiencia del dolor; es un rito de transición antropológico inevitable. Pero es precisamente esa experiencia de dolor lo que hace que el regalo del amor cuando aparece (o cuando simplemente se intuye) nos resulte tan valioso, tan frágil y necesitado de nuestra protección.

Lo observamos como un manantial de aguas prohibidas, sí. Con un omnipresente tic-tac de reloj de pared que a cada golpe nos dice “por el momento todo va bien”. Como naufragamos en un océano de palabras hermosas que esperan ser pronunciadas porque nos aterrorizan sus hijos bastardos: el dolor y la verdad. El dolor de vivir. La verdad sentenciada por el tiempo, siempre a posteriori, siempre a libro cerrado. A todos nos ha pasado alguna vez.

Tratamos de protegernos ante el dolor inevitable del final, por muy lejos que lo sintamos en esos primeros momentos. Escuchamos en nuestra cabeza los consejos de Clint Eastwood a Hilary Swank en Million Dollar Baby (¡Dios, qué película!) como un mantra: “above all, always protect yourself”.

Deluxe –que es una de las mejores bandas que pueden verse ahora sobre un escenario en España- lo cuenta en una preciosa canción:

Hoy he vuelto al manantial de las aguas prohibidas, ya no me importa mojarme.

Y aún es pronto para ver si fue un sueño pasajero, si lo echaremos de menos.

Tendremos que esperar y curarnos las heridas, que no quiero tropezar, ay, no quiero tropezar. Tendremos que esperar.

De nada sirve el manual de vidas infinitas, que no quiero equivocarme.

Y aún estamos lejos para ver si fue un sueño pasajero, si lo echaremos de menos.

Tendremos que esperar las palabras más bonitas, que no quiero tropezar, ay, no quiero tropezar. Tendremos que esperar.


Quizás el miedo es uno de los componentes más racionales de nuestro cerebro, con toda su parafernalia de causa-efecto, de jurisprudencia (juris-¡prudencia!) de dedo alzado que sobresale de una toga negra y polvorienta (cof, cof), y se mueve y nos amenaza dibujando círculos en el aire viciado de nuestras cicatrices.

Pero hay que superarlo, eh. Como decía Bruce Springsteen, hay que saltar con fe. El que lo sienta, debería tirarse de cabeza a ese manantial de aguas prohibidas. Y nadar mientras el reloj siga haciendo tic-tac. Banzai!


Os dejo el video de esta canción, que lo ha realizado Javier San Román y sale la actriz Eva Pallarés con Xoel. ¡Buena gente todos ellos! Espero que os guste.




Un libro para los que se protegen: Los cuadernos de Malte Laurids Brigge, de Rainer M Rilke

Una canción para los que se protegen: Tendremos que esperar, de Deluxe

Una película para los que se protegen: Million Dollar Baby, de Clint Eastwood

50 Comments:

Blogger Lokita dijo...

Primennnnnnnnnnnnnnnnnn!!!
Luego regreso a leerte, no he podido resistirme :)
Besitos, Lagarto

septiembre 13, 2007 3:18 p. m.  
Anonymous enciclopedista invisible dijo...

has despertado!..pestañeas.
que tierno te leo, y me gusta.
y genial que los mezcles con Deluxe.
te aplaudo

septiembre 13, 2007 3:41 p. m.  
Anonymous enciclopedista invisible dijo...

¿por qué todos estos señores en blanco y negro de tus fotografías, tienen los ojos tan redondos?

septiembre 13, 2007 3:42 p. m.  
Anonymous El Poeta Bohemio dijo...

Después de leer esto pienso que el poeta Rilke es un auténtico majareta.

Saludos, con todo el respeto al individuo.

septiembre 13, 2007 4:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Qué velocidad, lokita :) besos

Enciclopedista, despertar es una rutina tediosa, a veces. mejor sería quedarnos en duermevela, el estado más interesante. Tienes razón en lo de los ojos de estas gentes y te juro que ya lo había pensado! :))

Poeta bohemio, gracias por pasarte por aquí. La verdad es que yo veo bastante más lúcido a Rilke que a Bukowski, qué le vamos a hacer. Pero conozco el mecanismo de las comillas y he sido muy preciso con ellas. Un saludo.

septiembre 13, 2007 4:42 p. m.  
Blogger Sibyla dijo...

Trisremente hay que tropezar muchas veces, y aprender a levantarse.
Como dice una frase de la canción, no existen manuales de vidas ajenas que nos protejan la nuestra. Tenemos que experimentar los errores y los fallos en nuesrtra propia carne, tal vez así
podamos algún día no temer mojarnos en el manantial de las aguas prohibidas.

septiembre 13, 2007 5:11 p. m.  
Blogger K dijo...

Quiero ver un error en el planteamiento: considerar el dolor el destino y la felicidad la contingencia. ¿No podríamos decir que el dolor siempre acaba en sonrisa, que total es lo mismo pero al revés? ¿Qué necesidad tenemos de escuchar siempre al miedo y nunca a la esperanza? ¿Por qué lo hacemos todo tan mal?

septiembre 13, 2007 5:35 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Funambulistas, siempre, forever... se me ocurre. Y cruzar los dedos (los de los pies no se recomienda al menos mientras sólo te sostenga la cuerda floja)para que el talco no escurra esta vez, otra vez.

La formulación atómica nunca fue lo mío así que sí, mis fórmulas suelen ser poco ortodoxas y poco fiables, para qué engañarnos... jeje.

Besote de vértigo!

septiembre 13, 2007 5:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sibyla, nos pasamos la vida levantándonos y cayendo, sí. Creo que era Sánchez Ferlosio quien definía la vida como un continuo abrochar y desabrochar, que viene a ser lo mismo :) También es cierto que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, pero quizás esto ocurre porque es el único animal que sabe distinguir que la puñetera piedra es la misma. Quizás analizamos demasiado.

También es cierto, k, que el dolor muta en sonrisa. Algo así quería decir con eso de que la experiencia del dolor nos hace maravillarnos más ante la alegría. En cualquier caso, habría que preguntar al autor de la canción ;)

Ah, Margot. Pero es que las fórmulas no existen en estos casos (y últimamente pienso que en ninguno, por muy científico que parezca todo). Estamos solos haciendo rodar los dados, soplándolos y agitándolos en el puño cerrado, creyendo que ese rito va a condicionar la suerte. Y caminando sobre el alambre. Claro que sí. Besos.

septiembre 13, 2007 6:16 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Llega un momento en el que ya no nos queda mucho tiempo para no equivocarnos.

besos in blue

septiembre 13, 2007 6:27 p. m.  
Blogger MK dijo...

Sincronicidad...esa és , no me salia la palabra.Ultimamente empiezo a creer en la sincronicidad.
Acabo de leer en tu página lo que empezaba a llevarseme el día por delante.Bueno más bién la semana.
Va y un señor llamado Lagarto me lo pone por escrito.
Y al leerlo escrito por otro , como que se ve más claro.
Como esos inmejorables apuntes que conseguíamos que nos pasara el primero de la clase.
Y lo primero que se me ocurre es hacer de abogado del diablo y decirte una frase que se usa mucho en la isla :
"No frisis" y "No passis pena".
Lo que en Cuba (qué tendrán las islas?) se traduce por un "Papito ,no cojas lucha".
El "No se me encoja , hijo de la gran chingada" , de Méjico (con perdón).
Y el "Qui no arrisca , no trisca" catalán.
Y todas esas frases que se van a poner de moda patrocinadas por una marca de whisky...Ves , si es que no estamos soloss.Somos una generación de miedosos.
Y lo que escribe K más arriba ...esa puñetera mania de escuchar siempre al miedo y no a la esperanza.
Voy a ver si encuentro ese cd de los Eagles y ese "Take it eeeeeasyyy" .

septiembre 13, 2007 6:58 p. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

¡Qué verdades más grandes, mon dieu! El miedo a ser feliz me paraliza a veces; temo que la felicidad sea efímera y se acabe demasiado pronto, o tal vez que sea mentira y se esfume envuelta en el humo de la falsedad.
Por cierto, que mesier López García-Cabezón, cantante de Deluxe(ay, cómo ha crecido) creció conmigo muy cerquita de mi cabaret, junto al mar,jeje. Le recordamos de pequeño, en los descansos de clase, haciendo que tocaba una guitarra encima del pupitre. ¡Cómo pasa el tiempo! Ya ve, yo cabaretera de pacotilla y él músico de verdad.

septiembre 13, 2007 7:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sintagma, a veces, incluso, hay que replantarse qué es “equivocarse”. Mi padre Bob tiene un verso precioso que dice “She knows there's no success like failure / And that failure's no success at all” (ella sabe que no hay éxito como el fracaso / y que el fracaso tampoco es ningún éxito) Besos sin rendición

Mk, yo creo, más bien, que las personas damos millones de vueltas sobre los mismos escasos temas. Que toda la literatura, toda la cultura popular, es un plagio de dos emociones ya manidas. Que todo gira en torno a lo mismo. Una vez que vino Bruce a Madrid a verme, se acercó al micrófono para presentar una canción (recuerdo que era la maravillosa Long Time Comin’) y dijo que todo lo que mueve la vida es una balanza entre el miedo y el amor. Que nunca existe lo uno sin lo otro, que todo es una cuestión de ligeras inclinaciones que oscilan. Bueno, él lo contaba mejor :)

Madame, la felicidad es tan efímera que ni siquiera existe; sólo existe, como decía Punset, “la antesala de la felicidad”. Somos perros de Paulov segregando endorfinas, en lugar de jugos gástricos ¿fuiste al colegio con Xoel? Vaya, vaya... :)

septiembre 13, 2007 8:39 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Ya lo conté alguna vez, pero vale la repetición.

Cada vez que alguien entrevista a Alejandro Dolina, le pregunta que qué es el amor. Dolina hace uso de su paciencia y cada tanto contesta algo ingenioso.
Una vez le preguntaron, para variar un poco, si el amor es eterno. Dolina contestó:
- No, no lo es, definitivamente no lo es. Pero debemos actuar como si lo fuera. Debemos entrar al amor como entramos al teatro: con fe poética. Cuando entramos al teatro no decimos "ah, pero no es Ricardo III, es Alfredo Alcón (un gran actor argentino)". Entramos al teatro a creer. Con el amor debemos hacer lo mismo.

Bien, ése es mi comentario.

:)

septiembre 13, 2007 9:28 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Ufff, los que se protegen... uffff, te metes en territorio comanche, lagarto¡

Esos muretes son peligrosos (voy ahora mismo a protegerme)

septiembre 13, 2007 11:39 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Absolutamente genial la apreciación de Rilke en Los cuadernos de Malte, un escrito dedicado en gran medida a la reflexión sobre el miedo y a la dificultad de superarlo. Precisamente porque toda alegría, todo regalo que la vida nos proporcione, entraña necesariamente el miedo a la pérdida, el miedo a que eso que nos ha sido regalado se nos arrebate. Y sólo aceptando ese miedo, tratando de asumirlo, por costoso que nos parezca, puede haber algo así como alegría.

Como bien dices, al final de la alegría, de la felicidad, siempre nos aguarda el dolor. Aunque sea el dolor último de la muerte cuando ésta se lleve a quien amamos. Forma parte de nuestra condición finita el no poder recibir sin perder, la imposibilidad de gozar sin sufrimiento. Tal vez sea ésa la verdadera maldición bíblica. Jodida la existencia humana, claro que sí. Y jodidos los necesarios dolores que nos desgarran de arriba a abajo desde el comienzo hasta el final de los tiempos.

Pero, ¿protegerse? Bueno, es preciso aprender a no exponerse gratuitamente, a dejar de lado al kamikaze que todos llevamos dentro. Pero cuando uno se topa con algo que realmente merece la pena ser vivido, toda protección sólo resultará un obstáculo. Porque con ella no habrá dolor lacerante pero tampoco felicidad completa.

Así que, como Bruce, también pienso que hay que saltar con fe. Fe en que las cosas saldrán bien. Fe en que ningún dolor nos matará si no queremos.

Ay, perdón por el rollo, pero es que este tema me queda muy cerca.

Estupendo post, NoSurrender. Da gusto leerte.

¡Un beso!

septiembre 14, 2007 10:59 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Aprovecho para dejarte un poema que, aunque probablemente para Rilke tenía otro sentido, bien podría interpretarse como una elaboración de esa idea del miedo ante el dolor que se inscribe esencialmente en el amor:

"¿Cómo he de sostener mi alma para
que no roce a la tuya? ¿Cómo hacerla
pasar por encima de ti hacia otras cosas?
Yo quisiera alojarla en lo oscuro
junto a cualquier cosa perdida,
en un lugar ajeno y calmo, que
no resuene cuando vibren tus honduras.
Pero todo lo que nos toca a ti y a mí
nos toma juntos, como el arco, al pasar,
saca de dos cuerdas una sola voz.
¿En qué instrumento estamos tensados?
¿Y qué violinista nos empuña en la mano?
Oh dulce canción"

¡Otro beso!

septiembre 14, 2007 11:13 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ah, Arcángel, es una buena aproximación a cierto tipo de situaciones, sí. ¡Con fe poética! Dile a Dolina, si le ves por Buenos Aires, que le citaré para usarla alguna vez ;)

Los Pasos, todo lo que atañe al amor es territorio comanche, claro. No sé cuál será tu experiencia, pero supongo que es bueno, de vez en cuando y con la mente lúcida, bajar la guardia.

Vaya, Antígona. Veo que te gusta Rilke :) efectivamente, cuando me refería al final de lágrimas incluía la propia muerte del ser amado. Todo es efímero, sí. Pero si queremos estar vivos (ergo, amar) tenemos que aceptar el dolor como parte de las reglas del juego. No puede existir lo uno sin lo otro; uno es consecuencia del otro y el otro es consecuencia del uno. En cuanto al poema de Rilke que traes (gracias por hacerlo), no percibo el dolor de amor, sino, quizás, la pérdida del Yo al amar. Veo el nacimiento de un ser nuevo, imposible de disociarse del Otro, como un acorde en el chelo. Algo así. Y sus rollos son estupendos, Antígona. Un beso.

septiembre 14, 2007 12:27 p. m.  
Blogger Lokita dijo...

Y no me importa mojarme, sin miedo,
y eso que no soy de las rápidas,
pero me ha podido la emoción de desvirgar tu post :)
Besitos prohibidos

septiembre 14, 2007 1:45 p. m.  
Blogger MK dijo...

La próxima vez que Bruce vaya a Madrid a verte , hazme el favor de darle un beso de mi parte.
Pero uno de esos de verdad , vale?

septiembre 14, 2007 2:22 p. m.  
Anonymous cp dijo...

¡Madre mía! ¡Qué maravilla de canción! Sólo le veo un fallo, y es que creo que es bueno tropezar al menos una vez para saber dónde no poner el pie la próxima vez, si desde el principio nos sale todo perfecto, qué vida más aburrida ¿no?

septiembre 14, 2007 2:49 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Yo es que con el miedo me crezco, y siempre lo estoy esperando sentada... Me gusta, por eso, y tomando las palabras de Rilke, debería estar alegre todo el día, que es cómo estoy siempre, cojonuda, descojonada, y aunque llore por los rincones, siempre con la sonrisa puesta. Pues tiene razón, tiene toda la razón¡
( y eso que hoy me jodieron en el dentista, y aquí ando, pasándome todo por el puto forro, coño, a mi no me jode el día ya nada¡ ). Por cierto, la 105 dice que diga ud la calle dónde está el sitio ese de Malasaña, ya la envíe a la casa del libro, y de poder finalmente ir, le llevaría algo de meterse en el alma a un grande. Ya le seguiré contando.... No se me acojone, que yo tengo novio, y la Ursula dice que todos son feos, o maleducados y aburridos... ya ve, ningún peligro....jejejejejejejeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, me piro a tomar el soooooooooooooooooool¡ A ver si me pongo tan negra que desvío la atención del agujero de la boca... topuéser¡
Buen finde, te paso dos marlboros, que cada día estás mas majo¡

septiembre 14, 2007 3:04 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Sí, NoSurrender, ése podría ser un sentido tal vez más cercano al que el propio Rilke le daría. Sólo que creo que el poema se deja también leer de otra manera. Porque si tenemos miedo a perdernos a nosotros mismos en el amor, es precisamente porque al encontrar al amado algo en nuestro propio centro se disloca, algo en lo más hondo de nuestro Yo se altera, y no siempre estamos dispuestos, por múltiples miedos, a abrir una parcela al Otro en un lugar tan privado, tan esencialmente de uno mismo. Entre otras cosas, porque esa parcela puede quedar de repente vacía y entonces el dolor de esa oquedad, que ya formaría parte de nuestro propio pecho, sería insoportable.

El miedo a perderse uno mismo es también miedo a darse, a la entrega, porque la entrega puede verse traicionada, bien por el amado, bien porque la vida o la muerte nos lo impongan.

De ahí que Rilke, según entiendo, acabe apelando a ese ser nuevo, a eso que nos trasciende en la unión con Otro. Desconocemos tanto los mecanismos que provocan y operan en esa unión, al violinista que nos empuña en su mano, que no nos cabe sino aceptar la transformación que en ella nos acontece y tratar de olvidar el miedo ante su grandeza.

Ay, lo dejo aquí que me estoy poniendo dramática y ñoña a un tiempo ;)

¡Más besos!

septiembre 14, 2007 3:40 p. m.  
Blogger e-catarsis dijo...

El libro de Rilke no es que sirva para protegerse es que es un escudo, pero es Rilke ¿verdad?
Miedo al dolor, miedo a perder, miedo a ganar, miedo a que te quieran, miedo a que no te quieran, miedo a triunfar, a fracasar, a senir demasiado a no sentir nada...hombre lagarto yo creo que es poderoso el condenado ¿no estas de acuerdo?
Pero sin él todo sería un desatre porque el otro lado de la balanza estaría vacío
Por eso ante todo...¡protégete! :P ( es buena, muy buena)...distancia de seguridad...asepsia controlada...campo de minas marca ACME ¿¿¿¡¡¡Qué se yo!!!???
Y como dice el ENORME Woody Allen "El miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otro"...jodido y neurótico neoyorkino
;-)

septiembre 14, 2007 7:46 p. m.  
Blogger andreinax dijo...

cuando se tiene que hacer lo correcto

septiembre 14, 2007 9:23 p. m.  
Blogger AA dijo...

le dejo un saludo, Lagarto
Anita

septiembre 14, 2007 9:51 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

septiembre 14, 2007 10:53 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Claro, claro, lagarto, cuando me enamoro lo primero que me bajo es la guardia.

Con coraza no se puede volar y el amor es alas...

septiembre 15, 2007 1:01 a. m.  
Blogger Mari dijo...

Amén

septiembre 15, 2007 3:38 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lokilla, en esta página ningún beso es prohibido; somos muy liberales! ¿de las rápidas? ¿y no te gusta hacer ciertas cosas más despacito, con menos prisas? :P besos lascivos

Mk, viene a finales de noviembre. Le daré uno de tornillo, de tu parte :)

Bueno, cp, la canción empieza con eso de “he vuelto al manantial...”, así que entendemos que ya se tropezó una primera vez ¿no? Es muy importante, tienes razón en eso, cometer errores para valorar más los aciertos cuando estos llegan

Maléfica, tú siempre estás cojonuda. Y si te pones morenita, pues más :) Nos crecemos con el miedo, es verdad. Pero la expresión “nos crecemos” en realidad significa que cuando tenemos miedo segregamos más adrenalina en nuestro cuerpo. Y corremos más deprisa o gritamos más alto. Era buenísimo para los hombres primitivos que a lo que tenían miedo era a los leones que querían devorarles. Pero en la sociedad de hoy en día, esa adrenalina nos sirve de poco. Estamos mal evolucionados, supongo. Gracias por los Marlboro, te los pagaré en besos lascivos :P

septiembre 15, 2007 12:03 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tienes toda la razón, Antígona. Los versos centrales son muy claros, pidiendo ocultar el propio alma en un sitio ajeno al ser amado. Hay un verso de mi padre Bob -quien aprecia mucho a Rilke también, por cierto- en su canción Don’t think twice: “I give her my heart but she wanted my soul” (le di mi corazón, pero ella quería mi alma). Besos, Antígona.

e-catarsis, es Rilke lo que he puesto entrecomillado y también lo es el poema que ha traído Antígona a estos comentarios. El resto ya no, eh. El miedo y el amor son las únicas dos fuerzas que mueven la historia de la humanidad (¡lo siento, her Karl Marx!). Claro que es poderoso el miedo. Me encanta Allen, también. Gracias.

Andreinax, supongo que lo difícil es saber qué es lo correcto. Me acuerdo ahora de una peli de Peter Weir, El año que vivimos peligrosamente, donde un personaje no para de preguntarse “qué debemos hacer qué debemos hacer”. Grandísima película que recomiendo a todo el mundo

septiembre 15, 2007 12:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mi admirada Ana, todo lo que usted deja es un regalo para este lagarto. Saludos.

Los pasos, cuando te enamoras, siempre es mejor que te baje la guardia a que te baje la regla. Celebrémoslo :P Con coraza se está menos sexy, seguro.

Mari, vaya, esa palabra me resulta extraña: Yo nunca consigo estar seguro de nada :)

septiembre 15, 2007 12:04 p. m.  
Blogger Lokita dijo...

Léeme, he dicho que NO soy de las rápidas…
Tambien soy liberal,
pero mi beso de ayer lo hubieras catalogado de prohibido,
Créeme :)
Como el de hoy...

septiembre 15, 2007 12:31 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Sin duda Million Dollar Baby, grandiosa peli, de lo mejorcito de los últimos años. La superprotección nos hace esclavos, es mejor palmarla en el ring que no pudrirse en un curro de mala muerte.

septiembre 15, 2007 1:20 p. m.  
Blogger mandarina azul dijo...

Bueno, aunque terminemos calados, pasado un tiempo satisfechos decimos: "¡No tuve miedo!".
Además, tres cuartas partes de la superficie terrestre están cubiertas de agua, así que... ¿cómo íbamos a permanecer, por mucho que nos lo propusiéramos, siempre secos? Un beso. :)

septiembre 15, 2007 6:12 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Pues ya no te daré mas marlboros, que ya me siento mal si voy el martes sin el barman, que me dice que porqué coño no puede venir, y es que el no tiene ni puta de mi blog, ni de mis contactoscontacto... así que de ninguna manera. Anyway, mi sister tiene cita con el dentista, y dice que si sale jodida, que no vamos, así que me parece a mi que jodido, jodido.
Los marlboros no se cambian por besos lascivos, sólo acepto cómo moneda de cambio un buen libro que llevarme pal cuerpo, que de cosas lascivas ando yo ya mucansada, no traen nada bueno, te lo digo yo.... la eterna casada con nadie...
Cuídate, me dará mucha pena no poder ir a cnocerte, cnocer a otros-as, y reirme un rato, SIN DIENTE, que me hicieron un aparato nuevo que parezco la de los frutos secos, hostia, recuerdas los colmillos que comprábamos de pequeños, pues esos, igualitos los que me han puesto por 196 euros. Me cago en su puta madre, hostiaa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Ah, sigo negra, ofcourse.... el barman siempre quiere a su señora bien mona... aunque luego la enseñe poco...
Bsazos, simpáticooooooooooooooooo¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Oye, para cuando fundar un club de odiadoresdeexmaridos-mujeres????¿¿¿¿ No veas el finde que llevo con el mío... si no da por culo, da por... bueno, ya sabes. Me piro que te pongo un postladrillazo en menos de nadaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

septiembre 16, 2007 2:25 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ay, lokilla, es verdad. No te había leído bien. Es que con ese avatar que me pones me cuesta hacerlo :) besos lascivos.

Atikus, para mí, es la mejor película de lo que llevamos de siglo, sin duda. Cada frase, cada secuencia, cada encuadre tiene una magia única. Tengo una amiga boxeadora (y guapísima), si quieres morir en el ring no tienes más que avisar, eh :)

Mandarina! Sí, esa es la condición: sólo saberlo a posteriori. Es una trampa perversa. Hay que mojarse, sí. Además, es más sexy :P Un beso!

Ah, yo invito encantado a mis lectores, Maléfica ¡pero no al barman! :) dejaremos la lascivia para los jóvenes, entonces, y compartiremos libros. En cuanto a lo del club, no sé si es buena idea. Lo mejor es asumir tener esa tara como quien tiene un grano y vivir la vida aparte; yo sólo me acuerdo de ella cuando me llama con un problema o molesta a mis amigos. En cuanto al tuyo y su afición a darte por el culo... bueno, éste es un sitio muy liberal, como le decía a Lokilla, y nos parecen muy bien todas las prácticas sexuales, incluido el sexo anal :P

septiembre 16, 2007 11:49 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

qué asco das!

septiembre 16, 2007 9:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Anónimo, en tu ordenador hay millones de páginas que no dan tanto asco como la mía. No entiendo porqué entonces entras tanto en ésta, Anónimo.

Un saludo, Anónimo.

septiembre 16, 2007 9:25 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Tío, ni te cuento la última de mi ex... mufuerte, ok, yo es que lo del sexo anal me habían contado que producía cierto placer, pero mi ex dando por el culo no me lo proporciona, que quieres que te diga¡
Por cierto, el anónimo ese podía tener cojones y dar la puta cara, pero de todas maneras, hay un sistema, me contó alguien por aquí, que permite ver las ips de los que entran a tu blog, y pillarles¡ Así que míralo, que lo cazas fijo¡ La gente es que es gilipollas, y no es masoquismo, te leen, les mola, o les da envidia, o les jode cualquier historia, y van y ponen un comentario con esas agallas tan grandes para firmarlo cómo anónimo. La vida está llena de gilipollas que no dan la cara... ni puto caso, niño, tu vales mucho mas que eso¡ Estoy hasta los cojones de la peña esta descerebrada...
Cuídate, anda, un besazo¡

septiembre 16, 2007 9:58 p. m.  
Blogger AA dijo...

Oye de acuerdo con Male...y te lo digo por experiencia (me refiero a los anónimos y las ips no a lo del culo que estáis últimamente....)
Besos!

septiembre 16, 2007 10:03 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Haber vivido toda la vida con miedo, haber estado siempre a punto de acabar, haber conocido el dolor como principio trae, he de deducir, el regalo inesperado de no temer amar, ni soñar ni vivir. Haber empezado por el supuesto final me hace pretender que no hay un tal final, ni un tal principio. Presuponer que algo especialmente hermoso ha de tener fin, o ser mentira es dejarse arrastrar por la fuerza de la costumbre, o dejar de mirar a tú para volver de nuevo a yo. el milagro tú y yo puede producirse y se produce, pero no tantas como las pronunciamos. espejismos sí.
Como siempre, un placer leerte. Creo que hoy he encontrado en este lugar la respuesta a mi propio silencio, y el chiringuito va a volver a ser abierto.
Estoy por darte las gracias. :)

septiembre 16, 2007 10:12 p. m.  
Blogger Lokita dijo...

:)

septiembre 17, 2007 1:46 a. m.  
Blogger srcurri dijo...

Tienes muy buen gusto.
Deluxe, Rilke, Springsteen...
Por cierto, me acabo de dar cuenta de que el apellido del boss significa que la primavera es adolescente, qué cosa, no? Esperemos que sea de todos la primavera...

Con respecto a tu comentario, el dolor yo creo que está en el ser humano, en todo lo que hace. Ya sabemos que siempre está presente la lucha de contrarios y que para valorar el placer hay que saber del dolor, bueno todas esas cosas.

Yo, cuando puedo, intento ser panteístas. Pasarlo bien sobre todas las cosas.
Y este verano lo he pasado genial viendo a Deluxe. Estuvo increíble en concierto. Y su último disco es estupendo -el anterior no lo era tanto.

En lo único que discrepo de tu comentario es en el elogio a la peli de Eastwood. Para mí es genial en su forma, es un director estupendo -como ya no los hay-, pero el guión no me convence. La primera parte me encanta, la segunda (después del accidente) me resulta maniqueísta y forzada. Pero debe ser mi opinión la peculiar porque a todo el mundo parece encantarle y luego he visto pelis con el reclamo de "El guionista de Million dollar baby" que han funcionado muy bien.

Saludos.

septiembre 17, 2007 2:52 a. m.  
Blogger Valeria dijo...

Si vas a lanzarte de cabeza al rio, no tengas miedo, pero asegurate que tiene suficiente profundidad... Por prudencia :)

Un beso, Lagarto

septiembre 17, 2007 11:17 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, maléfica, después de lo que se ha ofendido nuestro Anónimo con mi referencia zafia al sexo anal como lenguaje coloquial, ya no sé bien qué decir de las “putadas” que te hace tu ex cuando te quiere “joder”. ¿Te has fijado lo sexista que es el lenguaje en estas cosas? ;) Un beso.

Bueno, mi admirada Ana, yo también tengo mi experiencia (hablando de las IPs en este caso), pero conozco tu caso y gracias a Dios no tiene nada que ver. Me da que simplemente ha sido un malentendido.

Gracias, anónimo. Me gusta mucho el verso de John Lennon “Life is what happens to you while you're busy making other plans”. Creo que es de las cosas más sabias que he escuchado nunca. No podemos vivir pensando en el fin de lo que estamos dejando de vivir por pensar en ello ¿no? :)

Ay, lokilla, lokilla… :)

Srcurri, el apellido significa eso literalmente, sí. Quizás él ya no es tan “teen”, pero siempre está “ready to grow young again”. Me alegro de que lo pasaras bien con Deluxe. El miércoles tocan en Berlín, me dicen, por si alguien quiere pasarse por allí :) Opiniones hay de todos los gustos, claro. Pero a mí sí me gusta la segunda parte de Million Dollar Baby; el ritmo cambia, pero nos deja las grandes preguntas y los personajes se crecen de una manera brutal. La verdad es que no puedo ser objetivo con esa película, me gustó muchísimo :)

Bueno Valeria, la prudencia, en su medida justa y racional es buena. Pero no se puede exigir conocer la profundidad de esas aguas cuando uno se lanza a ellas. Se descubre poco a poco, día a día, sin parar. Durante años y años. Lo que dure el baño, cada día. Un beso.

septiembre 17, 2007 11:47 a. m.  
Blogger Peggy dijo...

lo peor el miedo , paraliza .el dolor solo es sustancia de la vida ...ultimamente estoy un poco orientalista ..

kiss

septiembre 17, 2007 11:27 p. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

He vuelto para felicitarle por su cumpleaños, mesier lézard (qué bello su nombre en francés).
Le prometí una canción del genial Bruce para este día, ¿recuerda?, y en el espectáculo de hoy de mi cabaret sonará "Sad eyes" para usted. Triste título pero linda canción.
Acepte mi regalo y sea muy feliz. Besos con sabor a tarta.

septiembre 18, 2007 12:24 a. m.  
Blogger un árbol dijo...

No sé cómo demonios ha sucedido, pero este post me lo perdí...

Y mira que me toca de cerca, pero tan cerca que si me descuido me salpica...

Es una montaña rusa. Pero qué demonios... no nos vamos a quedar mirando cómo flipan los otros, no??
Hay que ser valiente, osado incluso, generoso. Y confiar.

P'alante. Quién sabe... puede que esta vez sea la buena, habrá que comprobarlo, no?? qué menos!!!

Quién dijo miedo, habiendo hospitales??

Un beso, querido.

septiembre 18, 2007 10:49 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. dijo...

Me descamé hace tanto que no dudo en zambullirme y EXIJO que sea efímero cualquier recorrido.

Y si, tropezarás, es preciso, obligado y necesario caerse. Quien dijo que lo deseable fuera no caer?

Olimpia.

septiembre 30, 2007 11:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home