miércoles, septiembre 05, 2007

May be

Desde la profundidad malva de tu botella de Southern Comfort -siempre medio vacía, nunca medio llena- me susurras un blues de doce compases que encaja en el vaivén binario de los limpiaparabrisas de mi coche, Janis Joplin.

Tap-tap, tap-tap.

Tu voz desgarrada me señala con rabia, hurga en la anciana herida y la cubre de saliva y alcohol de alta graduación.

Quizás te habías colocado demasiado cuando cantaste esta versión de “May be” que me lloras desde la radio de mi coche, ahora, bajo la torrencial lluvia que atasca Madrid, como un monstruo burocrático de la Naturaleza, en las primeras horas de este día de septiembre. Quizás es que nadie sabe arrastrarse por un amor, tan desesperado como desesperante, como hacías tú. Quizás es que te sentías tan necesitada de un abrazo como una niña de un pueblo de Texas transportada a la locura hippie de California a finales de los sesenta. Quizás es que estabas viva, simplemente. Y lo sabías. Y por eso te dolía. Quizás, may be, may be, may be.

Me sonríes con tristeza desde la foto de un cd en el vacío asiento derecho de mi coche. Te devuelvo la sonrisa; paternal, triste. Sexual. ¿Te vendrías conmigo, Janis? ¿Me cantarías así, con tu lengua pegada a mi oreja, mientras me follas, despacio?

Eras irreverente, promiscua, desesperada, dura, alcohólica y heroinómana. Tampoco eres guapa, cielo, para qué nos vamos a engañar. Pero la cruda honestidad de tu manera de cantar blues me atrapó desde tu primera verdad, envuelta en papel de confeti y ropas de colores ajados, poseída por un Dionisio desengañado que se quebraba y resucitaba aún con más dolor.

Te fuiste con veintisiete años. Los mismos que tenía Jim cuando se despidió. Los mismos que Kurt cuando nos dejó. Los mismos que Hendrix . ¿Qué pasa a los veintisiete años? ¿Dónde estaba yo cuando tenía 27 años? quizás buceando en el cuerpo de una Ella mientras te escuchaba susurrarme al oído May be, quizás.

/ ¿No sabes, cariño, que nadie te amará nunca como yo lo hago? ¿Quién recogerá todo tu dolor y todo tu sufrimiento sino yo? Y si me necesitas, ya sabes que siempre estaré aquí para que vengas a llorar sobre mi hombro /

Cuantas veces he llorado sobre el hombro de tus eternos veintisiete años, Janis, desde entonces.

Anda. Cántame Maybe, Janis. Llórame otra vez con ese dolor de animal, lleno de furia y música, de sexo y soledad desgarrada, de heridas y botella de Southern Comfort medio vacía. Fóllame, Janis.



Una canción para Janis: Walk on the wild side, de Lou Reed

Un libro para Janis: El almuerzo desnudo, de William Burroughs

Una película para Janis: La rosa, de Mark Rydell

30 Comments:

Blogger un árbol dijo...

JO-DER!
Qué post, Lagarto!!

PLAS PLAS PLAS PLAS!!!

Vítores, reverencias, saltitos, voltereta lateral y llama a la ambulancia que me ha dao un crujío.

No era fácil ser estrella del rock.
Precioso!!

Un beso.

septiembre 05, 2007 4:04 p. m.  
Blogger Margot dijo...

No sé si en mí queda muy propio pero bah, me da igual, el caso es que yo también le suelo decir a La Janis, fóllame Janis...

Y luego grito con ella mientras canto el Boby MacGee.

Hoy beso sus pies, señor neosurrender, y hago una genuflexión. Ou yeah!

septiembre 05, 2007 5:03 p. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

¡Qué buena la señorita Joplin! No como para mantener relaciones sexuales con ella, en mi caso, pero... Genial Janis y genial escrito, monsieur. Mmmm, voy a pedirle a mi orquesta que toque un poco de rock en el cabaret, a partir de ahora...

septiembre 05, 2007 6:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vaya, gracias un árbol. A ver cuando llegamos al siguiente nivel, con estriptís y canción de “déjate el sombrero puesto” :) No era fácil ser Janis, no. Un beso.

Bueno, Margot. Seguro que le encantaría a Janis, ya sabes que a ella le gustaba todo. Podemos rotar :P Qué voz tenía esa mujer ¿verdad?

Gracias, Madame. Pero mejor blues que rock ¿no te parece? Es más íntimo y sensual ;)

septiembre 05, 2007 7:49 p. m.  
Blogger Marc dijo...

Una vida tan intensa y con tanto desgarro no hay cuerpo que la aguante ni con 27 tacos. Igual, es ese el secreto por el que llegan tan adentro sus canciones.

Me sumo a lo del "fóllame"

septiembre 05, 2007 7:56 p. m.  
Blogger Sibyla dijo...

Por un momento he deseado ser Janis
Joplin......

!Qué forma tan brutal y maravillosa de hacer un homenaje¡
¿Qué más puedo decir?
CHAPO!!!!!!

uN SALUDO.

septiembre 05, 2007 8:15 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Buff, le dolía en serio, no? Había algo que le dolía en serio. Por eso gusta tanto, supongo, porque todos tenemos algo que nos duele en serio, y lo sentimos propio. Ella sabía hacerlo.

septiembre 05, 2007 9:21 p. m.  
Blogger Lokita dijo...

Brutal!
Loka se queda sin palabras a veces también :)
Por cierto, coche, tormenta...te juro que yo no iba dentro contigo, más que nada porqué me acordaría seguro, hombrepordiós!
Besote

septiembre 05, 2007 11:29 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Piece of my hearth, esa es mi favorita¡¡¡ Desde luego quedé muda con tu post, seguro que si hay una Janis en este mundo, tiene por derecho legítimo que ser tuya, nene, y follarte, y todo lo que la pidas... porque el homenaje ha sido un canto al amor, y lo demás son tonterías. A mi me parece que esta mujer vivió con 27 tacos, lo que muchos no viviremos en toda nuestra vida, de ahí el secreto de cantar cómo canta, y de vivir cómo vivía, seguro apilaba experiencias por minutos, y la vida ya le había dado casi todo, cómo a Kurt Kobain, cómo a Mishima, son gente especial, con un talento tridimensional, que parece que alcanzan el zenit de sus posibilidades enormes a una edad, y luego, les resulta todo lo demás aburrido, cómo que ya dejaron su legado, y ahora qué????
Yo no quiero que me folle, pero sí me canta Piece of my hearth, tiene sitio de honor en mi corazón, va siendo hora de que me suba algo de ella, hacía mucho que no la escuchaba, ha sido un placer. El leerte, el oirla.
Un beso fuerte, la culoroca se despide diciéndote que mañana bajo a Madrid a comprar el librito del que me hablaste, estoy deseando absorberlo¡

septiembre 06, 2007 2:18 a. m.  
Blogger Isabel Chiara dijo...

Joplin, Hendrix, Allman, Buckley nos dejaron lo mejor que se puede legar, su música, su desgarro, su canto a la vida. A mi se me ponen los pelos de punta, y no hay forma de amaestrarlos, y no quiero, porque me mantienen alerta, viva. Siempre he pensado que se retiraron para no morir, para permanecer inmortales en un tugurio de orión montándosela entre ellos. Mientras, yo, hago méritos para poder acompañarles algún día.

Magnífico homenaje.

Un saludo.

septiembre 06, 2007 9:40 a. m.  
Blogger MK dijo...

Ya sabía que era él antes de que se me acercara y empezara lentamente a abrazarme desde atrás .
Mucho antes de que acabaran por rodearme sus brazos asomando debajo de esas mangas de camisa de gastado blanco rozado por otras pieles y otros abrazos.
Antes de notar su aliento en mi nuca y su barbilla siempre áspera y cálida a la vez , apartándome el pelo.
Antes de ese susurro que era una orden y una súplica ...los dos lo sabíamos ..."I´m Your Man..."
Ritual previo a iniciar ese camino que nos llevaría a ser esos Beautiful Losers..
Amenaza mal tiempo hoy en mi ciudad también , y el camino a casa será largo y con interminables atascos..
Rescataré ese cd para el coche.
Y seré yo quién esta vez le susurre
..si,
así,
despacio,
vuelve
a hacerlo...

septiembre 06, 2007 10:43 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Desde luego, Marc. Para poder transmitir esa intensidad, primero hay que tenerla, sí.

Sibyla, yo no envidiaría a Janis Joplin. No creo que ella fuera muy feliz, la verdad. Cuando ella era pequeña, en el colegio, sus paletos compañeros de Port Arthur, Texas, se reían de ella y la eligieron el “chico” más feo de la escuela. Siempre sufrió mucho, siempre se sintió muy sola y las letras de sus canciones lo dicen continuamente. Un saludo ;)

Arcángel, eso es. Hay una gran empatía en el dolor, sobre todo cuando puede ponerse esa voz para desgarrarlo.

Ah, yo también me acordaría, lokilla ;) besos

Maléfica, me gusta mucho también esa canción, piece of my Heart, que también habla de su recurrente tema del abandono, del amor desengañado (“quiero que vengas y me arranques un pedazo de mi corazón ahora. Rómpelo, rompe otro pedazo de mi corazón. Sabes que eso te hace sentir bien”). Estoy seguro de que te interesará el libro; tengo que hacer un día un post sobre él. Un beso.

Isabel, tienes razón, eso es lo que yo quería decir; que Janis no ha muerto, que está viva haciendo el amor conmigo con sus eternos 27 años. Algo así. Pero nosotros, los que envejecemos, tenemos la ventaja de poder escucharles, eh ;) gracias por pasarte por aquí. Un saludo.

Mk, Cohen es maravilloso. Ofrezco un pacto al Diablo para tener su voz, su manera de decir “toma este vals” o “todo el mundo sabe que los dados están trucados”. Tengo ganas de escucharle, sí.

septiembre 06, 2007 11:15 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Pedazo de post! desde luego Janis era mucho, muchisimo, compartir su música es una maravilla, compartir a ella ...creo que sería demasiado para mi, no podría con tanta fuerza vital.

septiembre 06, 2007 11:49 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Conozco poco a Janis Joplin, apenas poco más que su muerte temprana en brazos de la heroína, posiblemente la mejor amante que tuvo y tan fiel que consiguió llevársela para siempre con ella. Pero viendo el vídeo y leyendo tu post, así como los comentarios, no puedo dejar de pensar que al menos ella fue capaz de dar forma a su dolor, a su desgarro, de hacerlo sonar sin tapujos, tal vez en un intento igualmente desesperado por librarse de él o afrontarlo en su verdad. Y con ello nos ha dejado a todos la posibilidad de reconocernos en la tristeza de sus blues, de llorar con ella o sentir el alivio por saber que nuestro dolor siempre es, en mayor o menor medida, algo compartido.

Veintisiete años son realmente pocos sí. Pero hay quien llega a anciano sin haber sabido jamás enfrentarse con valentía a sus carencias, a sus contradicciones.

Un post muy sentido, NoSurrender, y muy logrado.

¡Un beso!

septiembre 06, 2007 3:22 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

LAGARTIJOOOOOOOOOOO, voy hoy a comprar el libro, con mi sister la 105, por la tarde, no te digo el sitio, que fijo me pones excusa... espera a que lo lea, porfa, serán unos días, yo cuando me interesa algo lo devoro en segundos¡¡¡ Un besazo, bonita canción, hay algunos a los que les hace bien arrancar pedazos de corazón de las mujeres, se sienten dueños de algo, quizás porque en su vida no tuvieron nada dentro...
Un besazo,
Male

septiembre 06, 2007 4:04 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Ayer me acordaba de ese post que hiciste con la peor rima española.
Mirá, en Argentina también tenemos joyas:

El camaleón mamá,
el camaleón,
cambia de colores
según la ocasión.
Tu corazón, nena,
tu corazón,
cambia de colores,
como el camaleón.

Cuando por la arena
lo persigue un grillo,
pa que no lo vean
se pone amarillo.
Si lo busca un sapo
de vista se pierde,
anda por el pasto
y se viste de verde…

El camaleón mamá,
el camaleón,
cambia de colores
según la ocasión.
Tu corazón, nena,
tu corazón,
cambia de colores,
como el camaleón.

Todo ese cariño
que tu me juraste,
poquitito a poco
lo metamorfosiaste.
Mucho me querías
si conmigo estabas,
yo me daba vuelta
y tu me engañabas.

El camaleón mamá,
el camaleón,
cambia de colores
según la ocasión.
Tu corazón, nena,
tu corazón,
cambia de colores,
como el camaleón.

septiembre 06, 2007 9:09 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Dice una canción de Jorge Drexler: Me haces bien, me haces bien, me haces bien.... pues eso, que me mejoras, tío, que contigo, crezco¡ Ya tengo el libro, me pongo ahora mismo, y me bajé algo mas de Janis, y la verdad, me parece la hostia que mi interior se revolucione gracias a personas cómo tú. Un día dijiste que era tu heroína... tu eres mi cicerón... ( no se si se escribe así ), pero tu me entiendes.
Un beso muy fuerte, desde el puto corazón, sí, no es lascivo, pero es colosal de real y verdadero¡

septiembre 07, 2007 12:08 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, compartiremos entonces la botella de Southern Comfort. Es casi imposible encontrar este brebaje en Madrid, pero alguna vez lo he conseguido. Pero algo falla: me bebo una botella pero no consigo cantar blues así!

Antígona, Nos reconocemos en el dolor del artista, sí. Es casi una constante desde los teatros griegos: El hombre ante la soledad brutal en la que vive, se estremece cuando alguien logra acariciar uno de sus pensamientos-monstruo. Hace ya demasiado tiempo de mis veintisiete años y se pierden en nieblas de recuerdo, Antígona; tú, que estás más cerca de ellos que yo, te acordarás mejor. Un beso.

Maléfica, los corazones de mujer deben arrancarse enteros y ser comidos de un solo bocado, tipo azteca ;) ya me dirás si te ha interesado el libro. Oye, maléfica, que como sigas así te voy a tener que cobrar, eh! ;) Un beso.

Arcángel, la letra no tiene desperdicio, no… además, ¡pobre camaleón! Que son parientes cercanos de los lagartos… :)

septiembre 07, 2007 10:21 a. m.  
Blogger Viuda de Tantamount dijo...

Si con un cd te pones en este plan, apañaos estamos como pilles el dvd de Los Caños¡¡

B x C

septiembre 07, 2007 12:49 p. m.  
Blogger Mavi dijo...

Que buen post Lagarto.
Supongo que Janis derrochó tanta vida que a los 27 ya no le quedaba.
Dejó un gran legado con tan solo 27, todo un mérito visto ahora desde la treintena jajaja.

Besos.

septiembre 07, 2007 2:16 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Anda majooooooooooo, no te pases un pelo, que esto es intercambio de vivencias¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Ayer me leí el libro en 4 horas, el que me recomendó Heriberto, y empecé el tuyo, que es impresionante, una buena luz, un marlboro, la botella de fontbella, y un helado, y joder, no veas cómo me entra la letra¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Ya te contaré, me va a llevar días, tiene una carga sicólogica tremenda.
Ale, ayer casi cnoces a la Male y a la Ursula, que fuimos al Afnac a comprar tu librito y otros... pero... cómo eres tan escurridizo, te lo perdiste¡ Bueno, ya habrá ocasión de comer pulpo gratis, dejo la pelota en tu tejado...jejejejeeeeeeeeeeeeee
Me piro, que tengo la cabeza a punto de explotar con tanto curro¡
Bsssssssssssssssssssssss

septiembre 07, 2007 2:57 p. m.  
Blogger Mari dijo...

hacer lo que uno quiere en extremos, que es la única manera de reflejarlo (no de sentirlo) es algo que me atrae. Entonces digo fóllame Janis.

septiembre 08, 2007 2:04 a. m.  
Blogger e-catarsis dijo...

Afr...afr...afr llego tarde sorry es que me olvidé el GPS encima del piano y no era capaz de encontrar el camino de baldosas amarillas :P
Querido usted:
Excelente, barriabajero, intenso, adorable, caótico, desgarrado...así lo sentía ella, ellos, los que se pillaron el "dos" a los veintisiete, a los que juzgaron como débiles mentales (cuando usted y yo sabemos que no era así), por eso ahí nos quedan sus músicas y sus letras como una bofetada en todo el morro cuando vuelves a escucharlas porque...
Yo soy masoquista
Tú eres masoquista
ËL es masoquista
Nosostros somos masoquistas
Vosostros sois masoquistas y
Ellos fueron los elegidos
Bss querido usted
:))
PD Gracias por...esta bofetada

septiembre 08, 2007 9:36 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Viuda...yo no estoy tan seguro de que los caños me provoquen las mismas reacciones. Pero, es sí, si me sustituyes el cd en el asiento copiloto por Angelina Jolie... ay, ay, que me da! :)

Mavi, realmente Janis estaba ya bastante exprimida a sus 27, sí. La mayoría de los jubilados vivos no han consumido en toda su vida lo que Janis en cinco años. Ay, la treintena.... ¡que se me escapa! Besos.

Maléfica, me pregunto cómo sabes tú dónde compro yo mis libros. Ay, qué lenguas más largas hay por ahí :) espero que te guste el libro. Es denso en la primera mitad, que es más conceptual. Pero la segunda ya son análisis concretos de algunos de los cuentos más famosos. Besos.

La pasión siempre es extrema, Mavi. Nos sentimos más vivos cuando rozamos los extremos. Desde luego, Janis va a tener una gran actividad sexual con este post. ¡A ver si nos organizamos! ;)

e-catarsis, más que “masoquismo” yo veo “catarsis” (¡como usted ;)! ) en esa empatía de dolor. Ay algo bautismal en escuchar a alguien poner música a nuestros fantasmas. Gracias a ti!

septiembre 08, 2007 12:44 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Oye, que yo no se nada, sí se dónde los compro yo, en el afnac, o en la casa del libro, todo en Callaoooooooooooo¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Sigo leyéndolo, ya te contaré, que hoy estoy espesa de dormir 10 horas seguidas, tío, y la de pesadillas que se pueden tener...
Lo que me parece interesante del libro, es que, aunque diga que está enfocado a la educación y mejor comprensión de los niños, es también una fuente inagotable de ideas y consejos para los mayores, para el puto niño ese que vive en nosotros y que nunca murió del todo... de verdad, que todo me parece aprovechable, para mi, y para la gorda. Gracias.
Un beso casto, puro, y divinoooooooooo¡¡¡¡¡¡¡¡¡

septiembre 08, 2007 2:55 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

Leer un texto tan apasionado y escuchar a Janis cuando una está hormonalmente alterada es contraproducente, me temo.

La imagen con la botella es mítica :)

¿Con qué te dibujarían a ti, Lagarto?

Un beso.

septiembre 08, 2007 5:57 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Y una voz serpeaba entre la tarde y mis entrañas.

septiembre 09, 2007 10:28 p. m.  
Blogger Abril Lech dijo...

Bellísimo post para una grande... Seres como ella cuando aman se desangran y lo has pintado maravillosamente.

septiembre 10, 2007 6:11 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Eso es, maléfica. A ese niño lo llevamos siempre encima (que si la fase oral, que si complejos de Edipo… los psicólogos ponen nombre a todo) y condiciona muchas de nuestras actitudes ante las cosas que nos pasan. Ya hablaremos del libro, sí ;) Besos

Tamaruca, a mí me sustituirían la botella de Southern Comfort por una rubia despampanante, claro :P Eh, cuídate esas hormonas, ¡no dejes que se desmadren!

Sintagma, poeta, a hoy mí me serpea la tarde en sí, burócrata y tenue, tan ajena a mis entrañas. Creo que estoy más vivo cuando duermo que cuando trabajo.

Abril, el amor exige desgarro pulmonar siempre. Otra cosa es la discreción, quizás :) gracias por venir, ¡cuánto tiempo!

septiembre 10, 2007 2:35 p. m.  
Blogger Prudencio Hernández Jr dijo...

encontre ese post..en mi afan de buscar cosas de jimmi y de Janis..sorprendente relato..yo la goce cuando aun vivia y su voz desgarraba mi alma..y me enamore de ella como me enamore del vino . de la vida..y de su musica..alimento que se quebro..con su muerte..pero segui amandola a puertas ceradas..hoy la tecnologia nos permite ..sentirla de varias formas y maneras..y ella sigue aferrada a mostrarnos hasta alli ..hasta donde vivio y dejo marcada a una generacion..27 numero magico..para dar vuelta la pagina..
saludos desde el sur..

enero 29, 2011 12:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home