jueves, julio 19, 2007

We can win!

A veces una película sobre fútbol puede convertirse en algo maravilloso. Eso sí, debe dirigirla John Huston , claro. La crítica puso fatal Evasión o Victoria (1981). Se acusó a Huston de oportunista, de despropósito, de imposible de creer, de comicidad ridícula... La verdad es que no es la mejor de sus películas, pero tiene ese toque Huston épico que nadie ha sido capaz de hacer como él, esa actitud ante la vida que le convirtió a Huston en un personaje único e irrepetible, por encima incluso de aquellos que él escribía.

Bien. Estamos en la Segunda Guerra Mundial, en la Francia ocupada. El mayor alemán (Max Von Sydow) propone jugar un partido de fútbol contra un grupo de prisioneros ingleses, en París, para subir la moral del ejército nazi y que el público francés en el campo pueda admirar la superioridad deportiva de los arios. Por supuesto, el partido está amañado y el árbitro, alemán, completamente a favor de los invasores.

Los prisioneros británicos tienen un plan. Durante el descanso del partido, cuando se retiren a los vestuarios, huirán por un túnel que la Resistencia francesa ha cavado desde el río hasta las duchas del estadio de fútbol.

Al finalizar la primera parte del partido, los presos van perdiendo por tres goles de diferencia. Su mejor jugador (el mismísimo Pelé en el papel) ha quedado lesionado y se retiran, por fin, a los vestuarios, desde donde podrán huir a Inglaterra.

Pero algo ocurre.

CAPITÁN COLBY- Eh, Terry ha marcado, tíos ¡Terry ha marcado! Vamos cuatro a uno, pero hemos marcado uno. ¡Hemos marcado uno! Lo estamos haciendo bien.

TERRY- Eh, ¿qué ruido es ese?

HATCH- Nos vamos de aquí. Está todo preparado, llegaremos directos hasta el Sena. Hay un barco esperándonos y en una hora estaremos lejos y a salvo.

Francés (asomándose por el túnel)- Salut! Vite, vite…

CAPITÁN COLBY (bajando al túnel)- venga, vamos (…)

BORG - Eh, esperad. Volvamos atrás. Aún podemos ganarles

CAPITÁN COLBY - ¿quién ha dicho eso?

BORG - Yo lo he dicho

CAPITÁN COLBY- ¿qué quieres decir?

BORG- Aún tenemos una oportunidad…

HATCH – Vámonos ya, estamos perdiendo tiempo

CAPITÁN COLBY – Espera, espera ¿estás diciendo que volvamos y que juguemos la segunda parte?

HATCH - Sólo tenemos unos minutos, debemos movernos.

CAPITÁN COLBY - Sí, Hatch. Pero podemos ganar el partido. No nos sacan tanto.

HATCH – Conmigo de portero no ganaríamos nunca. ¡Vámonos! ¿Qué os pasa? ¿Es que queréis volver al campo de concentración? Estáis locos.

BORG- Quiero ganar el partido.

TERRY - Quédate con nosotros, Hatch. Te necesitamos. No podemos jugar sin portero.

HATCH - Haced lo que os de la gana, pero yo no pienso volver al campo de concentración.

CAPITÁN COLBY - Tienes que volver al partido. Si tú no vienes, no podremos conseguirlo. Vamos, quédate, Hatch. Significa mucho para nosotros.

PELÉ- Si nos vamos ahora perderemos mucho más que un partido, Hatch.

Hatch, entonces, decide volver al campo y tratar de ganar ese imposible partido amañado, en lugar de huir a Inglaterra.





¿Por qué ocurre así? La mayoría de los críticos no lo entendieron. Acusaron a Huston de escribir un relato increíble, imposible hasta la comicidad. Pero yo no pienso como ellos. Lo importante en la vida no es escapar del campo de concentración, sino quedarse e intentar ganar el puto partido con toda la lógica en contra.

Y ahora, ¡salgamos a jugar!



Un libro para el capitán Colby: El filo de la navaja, de Somerset Maugham

Una canción para el capitán Colby: No Surrender, de Bruce Springsteen

Una película para el capitán Colby: Lo importante, de Alauda Ruiz de Azua

14 Comments:

Blogger AnA dijo...

Da usted miedo lagarto.Da usted miedo con este post.Pero se le quiere.
Un beso!

julio 19, 2007 7:11 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lo importante es luchar contra los elementos, mi admirada Ana. Sé que tú también te quedarías. ¡Vamos a ganar! Un beso.

julio 19, 2007 8:11 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

NoSurrender, me parece preciosa la idea de Huston. Porque como dices, entre la lucha y la huida vale la pena apostar por lo primero. La vida se puede ir al garete en un minuto y al menos hay que intentar salir triunfante de ella. Y eso sólo se consigue luchando por la propia dignidad, sea cual sea el lugar en que se esté. ¿Qué nos queda sin ella?

Yo también me apunto al partido. ¿En qué posición me toca? Pero que antes alguien me explique qué es un corner, que luego no quiero hacer el ridículo ;)

¡Un beso!

julio 19, 2007 8:36 p. m.  
Blogger Alias dijo...

Je, hace mucho tiempo que me dijo Eleonor la dirección de tu blog y no recordaba hoy como era, después de haberlo visitado aquella primera vez. Y me ha gustado mucho este post. De hecho a mi Evasión o Victoria, me parece una película digna y una película diferente sobre el espíritu de victoria que han querido impulsar en otras películas sobre la segunda guerra mundial.

Para mí el hecho es que, siempre han querido resaltar en las películas que los falaces nazis, podridos moralmente, no podían ganar a los buenos. Un tanto maniqueo por supuesto, pero volviendo al asunto, aquí eso se resalta, hasta sus últimas consecuencias, en un partido de Futbol. ¡ Y sigue siendo una película bélica !

Me pareció muy original, la forma de tratarlo.

Un saludo.

julio 19, 2007 10:29 p. m.  
Blogger Alias dijo...

Se me olvidaba, encontré el blog otra vez buscando en google " El lagarto Bob Dylan".

Aparecías en segunda posición. hehe.

julio 19, 2007 10:30 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Y esa maravillosa capacidad de hacer creible cualquier cosa.

julio 20, 2007 12:58 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Antígona, la palabra es Dignidad, sí. No es un concepto muy extendido hoy en día y se cambia fácilmente por dinero o estabilidad. En muchos diccionarios particulares dignidad y estupidez funcionan como sinónimos, una pena. Vamos a disfrutar del partido, sí. Yo te pondría en el centro de la defensa, para imponer los argumentos contundentes y la barrera de la lógica en el último momento. Un beso.

Alias, me alegro de verte por aquí! Y un beso para Eleonor, que aunque sé que lee nunca comenta nada :) tienes razón, ¡ese es el espíritu de victoria! Esas son las victorias que merecen la pena en la vida.

Me gusta eso de salir tan comprometido con mi padre Bob en Google, sí :) Un saludo.

Sintagma, quizás es que cualquier cosa es creíble. Siempre me gustó mucho esa frase que dice “lo hicieron porque no sabían que era imposible”

julio 20, 2007 10:12 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Huston es enorme, y esta peli aunque no es su mejor cinta, evidentemente, tiene sus puntitos. Sin duda una peli de fútbol sin Pelé no sería lo mismo, ha sido el mas grande y con ese toque y con los Nazis de por medio queda niquelada, vamos no se si algún día tendremos una peli asi...bueno hay españoladas majas eh!!.."Once pares de botas", "El fenómeno"...

La peli de Houston por lo visto es un remake de otra húngara llamada Juego en el Infierno, pero eso es otro partido...

julio 20, 2007 11:03 a. m.  
Blogger Mavi dijo...

Pues a mí también me encanta esa peli, la recuerdo como una de las favoritos de mi abuelo y la vimos juntos más de una vez.

Yo también me quedaría a terminar el partido y me dejaría la piel para ganar. Lo que dices sobre la dignidad, se puede hacer extensible al honor, y es realmente una pena que se hayan olvidado incluso relegado a "absurdos" dos conceptos tan nobles y necesarios.
Cambian los tiempos y cambian los valores, ¿a peor?, el tiempo lo dirá, yo de momento me quedo leyendo las Aventuras del Capitán Alatriste.

Besos y buen fin de semana.

julio 20, 2007 2:29 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

Estoy convencida de que aquellos críticos detractores jamás habían vivido en Mañoland, ése país plagado de extraños cabezudos que lograrán cualquier cosa, por imposible que sea, sólo con pedírselo del siguiente modo:

"¿A que no eres capaz de... XXX?"


Una duda, "El filo de la navaja" ¿es el libro correspondiente a la película del mismo título o no tienen nada que ver?

Un besito, Lagarto :*

julio 20, 2007 4:04 p. m.  
Blogger el santo job dijo...

me encanta esta peli
es todo... la escena de la cabeza de Hatch de madera, el general aleman aplaudiendo el gol de Pelé
y las frases de la crítica
"en esta película vemos a un actor que no sabe jugar a futbol (Caine) a un futbolista que no sabe actuar (Pelé) y a un actor que no sabe hacer ni una cosa ni la otra (Stallone)
perdon por poner la frase... pero me ha tentado too mucho
saludos!!

julio 22, 2007 9:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, atikus, hay varias películas con esta ambientación, sí. Pero ninguna llega al novel de Huston. Para mí Huston es el mejor cineasta, así de contundente.

Mavi, Alatriste hubiera caído bien a Huston, seguro. Aunque creo que iría más con su estilo otra de Pérez Reverte, la sombra del águila. Te la recomiendo ;)

Tamaruca, guapa, ¿a que no eres capaz de …? :P Que yo sepa, hay dos versiones cinematográficas de esa novela. Una de los años cuarenta, con Tyrone power, y otra de los ochenta, con Bill Murray. Las dos son estupendas. Un beso

Santo Job, la crítica fue muy dura, sí. Pero cuando ves actuar a Michael Caine, lo de menos es que sepa jugar al fútbol. Y qué decir de Max Von Sydow!

julio 23, 2007 9:26 a. m.  
Blogger desconvencida dijo...

Aún recuerdo la emoción de la primera vez que la vi, de pequeña y sin ningún tipo de prejuicio sobre ella, la emoción de ese partido y de su final, cuando la multitud invade el campo y ayuda a camuflarse a los jugadores para que puedan huir, una huída merecida después de la victoria... ¡es genial!

julio 23, 2007 11:14 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, no quise contar el final porque lo importante es la lucha y no la victoria :)

pero es muy emocionante, sí. ¡A pesar del fútbol!

julio 24, 2007 1:01 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home