jueves, enero 22, 2009

Anatomía de un lagarto

Según el profesor de psicología Paul Ekman, todas las emociones que podemos sentir se reducirían a seis básicas: el miedo, la tristeza, la alegría, el enfado, la sorpresa y el asco. El resto de las cosas que sentimos no son más que sofisticadas combinaciones de estos elementos básicos.

Ekman sólo enumera las emociones, no entra en valoraciones subjetivas ni pretende decir cuáles de éstas son buenas y cuáles son malas. No hay nada moralista en el hecho de identificar emociones. De hecho, muchos adultos adoran vivir en el miedo (como los neoconservadores) o consideran que es pecado la alegría (como algunos extremistas religiosos).



Si este lagarto se sentara en el diván del profesor Ekman le confesaría estas emociones básicas:

Un miedo: que David Bisbal aparezca de pronto en mi casa mientras estoy preparando un café, y se agite moviendo la nariz, y me agreda con alguna de sus canciones sin que me de tiempo a huir escaleras abajo.

Una tristeza: tomar conciencia de que mi continuo deseo de que llegue el fin de semana lo antes posible me acerca aún más a la muerte.

Una alegría: encender la televisión y ver un plano del cielo helado y limpio de Washington, en el que un helicóptero militar que lleva hacia el ostracismo al anterior presidente de los Estados Unidos se aleja hasta perderse en un pixel en mi pantalla. Adios Bush, adiós agravios. Termina una era oscura y vergonzosa.

Un enfado: cualquier tertulia de expertos tabernarios en la radio, lanzando a las ondas toda su ignorancia, petulancia e irresponsabilidad supinas entre patéticas cuñas comerciales que ponen al límite mi paciencia y mi riego sanguíneo.

Una sorpresa: entrar en un bar habitual y ver sobre el escenario una chica delgada, con piel de seda y ojos de mar, que canta esa canción que habla de un apuesto Dan, de un guapo Joe, de un seductor Romeo, y de alguien que es más fuerte que el resto y que camina con decisión por una línea delgada en la oscuridad.

Un asco: el pastel de ruibarbo que, una vez, con todo el cariño del mundo, me preparó la madre de una chica irlandesa en su casa de Dublín. Todo mi organismo reaccionó con un rechazo instintivo, primitivo, violento, febril.


No sé, creo que Ekman se pasa un poco, que algunas cosas no acaban de encajar de manera tan primaria en su lista y que la mayor parte de las veces cualquier sentimiento es una combinación infinitesimal de todos estos conceptos. Que nos sorprendemos de estar alegres, que nos produce tristeza tener miedo, o que nos enfadamos por el asco que nos produce la sorpresa de estar tristes por tener miedo.

Quizás la canción que cantaba la chica de piel de seda y ojos de mar tiene razón: las emociones más primarias sobre las que se edifica la balanza de todo lo que llamamos humano son el amor y el miedo. Lo creativo y lo destructivo. Eros y Tanatos. Y en medio, la duda. O sea, nosotros.



The road is dark
and it's a thin thin line


Una canción para Ekman: Scary monsters, de David Bowie

Un libro para Ekman: El último encuentro, de Sandor Marai

Una película para Ekman: El pequeño salvaje, de François Truffaut

.

80 Comments:

Anonymous Gemmayla dijo...

Caramba, NoS. pobre David Bisbal. No es santo de mi devoción, pero un día "xoré" como una idiota con una canción suya. Me sucede lo mismo con Eros Ramazzotti.
No conocía estas emociones básicas de Ekman. ¡Cuánto se aprende aqui siempre!
Miedo: Que regrese Bush, aún en nuestras peores pesadillas.

Tristeza: Los desencuentros y las discusiones entre los seres queridos.

Alegría: La felicidad de mis seres queridos y semejantes. No hay nada más contagioso.

Enfado: El desorden.

Sorpresa: Todo me sorprende. Soy muy ingenua.

Asco: La carne y el pescado. Soy vegetariana. No lo puedo remediar.

Me he sentado en el diván del profesor y ya me siento mejor. Hoy ha sido un día extraño, mejor que el de ayer que quisiera borrar del calendario. ¿Por qué se inventaron esos días tan nefastos? Si el profesor tuviese la respuesta, no me levantaba del diván en todo el 2009.
25 gramos de miedo, 15 de tristeza, 3 kilos de alegría, 10 gramos de enfado, una tonelada de sorpresas, y el ingrediente "asco" hoy no entra en el pastel...para ti NoS. y tus estupendos participantes.

enero 22, 2009 4:24 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

Un post tan lleno de emociones que me ha emocionado. En especial la alegria, esa alegría de ver que una época oscura y vergonzosa termina. Esperemos que así sea, y de nuevo no tengamos otra clase de emociones menos gratas. Un saludo.

enero 22, 2009 5:24 p. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

Lagarto, te debo una. De las grandes.
En mi vida había visto un post+clip que me llegase tanto. Y no soy neófito en esto.
Me largo a re-capacitar. Mucho que digerir, lagarto...
¿Se lo digo?
Soy blando, pero también estoy siempre dispuesto.
El que avisa no es traidor.
El que avisa no es traidor.
El que avisa no es traidor.
7:14 En el día del bien, goza del bien; y en el día de la adverdidad, considera.
Ñam, ñam. Delicioso. Aunque no tan laxante como el de ruibarbo. Es que estoy constipado.

enero 22, 2009 5:26 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Che, pobre Bisbal, al menos tiene buena voz. Los hay peores (canciones de mierda en una voz imposible de soportar).

Yo creo que no sólo las emociones son limitadas. También los sucesos. Vivimos determinadas cosas hasta determinada edad, todo ahí es nuevo, primitivo. Y lo que viene después, son ramificaciones.
Para explicarlo mejor, me permito el egocentrismo de auto-linkearme:

http://elarcangelmiron.blogspot.com/2007/01/el-final-es-en-donde-part-canta-la.html

enero 22, 2009 6:09 p. m.  
Blogger ruidoperro dijo...

miedo: que el camino que he elegido para mi vida no sea el correcto, llegar a los cuarenta y estar como ahora.

una tristeza: ver en lo que se ha convertido mi familia sólo tres meses después de que muriera mi madre

alegría: saber que mi perro, a pesar de los presagios, no sólo no tiene un soplo en el corazón sino que está más sano que una manzana.

enfado: la treición, ya sea ésta grande o insignificante.

sorpresa: llegar a mi casa por la noche y encontrar aparcamiento justo debajo de mi balcón.

asco: recoger un vómito de mi perro cuando se ha indigestado por comer heces humanas. (lo que hace que me replantee momentáneamente lo de la alegría)

Por cierto, ¿qué rayos es el ruibarbo?

enero 22, 2009 7:30 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

Pues estoy contigo, es mucho mas limitado, el amor, el miedo, lo creativo lo destructivo, eros y tanatos, eso es lo q nos mueve ni más ni menos

Q no es poco

no se pq al ver la rubia del video, ( joer q guwno esta Bruce por dios por dios por dios) me acordé de Suzy cuatro, ya te digo q no se pq

y El último encuentro se lo recomendaría a todo el mundo pero sobre todo a estos nuevos escritores de pacotilla ( q nos inundan las librerias con libros de historia llenas de equivocaciones)

Muakkkkkkkkkkkkkkkkkkk

enero 22, 2009 7:32 p. m.  
Blogger tu dijo...

muy interesante... en mi caso mis emociones básicas vienen predeterminadas según la meteorología externa y la hormonal, soy una pelele de ellas, ni pincho ni corto, :)

enero 22, 2009 8:13 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

:)))

NoSurrender comparto tu alegría. Que momento tan extraño y surrealista fue ese. Creo que nunca me he reído más.
Muy buen post. ¿Dice Ekman algo sobre si es posible experimentar esas emociones al mismo tiempo?

enero 22, 2009 8:20 p. m.  
Blogger DR. FREUD dijo...

Como me he reido. Sobretodo con lo de Bisbal. Pues anda que no tiene emociones el ser humano, y muchas a la que las que no se las puede poner en palabras. No hay más que escuchar a alguien en el diván.
Saludos

enero 22, 2009 10:37 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Caramba qué pocas emociones, ¿a eso se reduce todo? y lo demás son combinaciones, dices... y yo que pensaba que no viviría lo suficiente para experimentarlas todas! Veamos:
Miedo: a que algo malo les pase a los que más quiero.
Alegría: siempre que emprendo un viaje.
Enfado: casi todos los días, en la cola del super, en el atasco, viendo la tele...
Sorpresa: cuando abro este blog.
Asco: ante la hipocresía de los políticos.
Las variaciones me las callo.
¿Seguro que no hay más emociones?
Besos con sabor a pulpo.
(PD: a ver si contestas los mails, Lagartillo)

enero 22, 2009 10:54 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Consuélate, hay pocas posibilidades de que Bisbal aparezca en tu casa y el negro ya está en la Casa blanca (yo, aunque me parezca atractivo, no creo que haga nada muy distinto en su cargo a lo que hizo el anterior demócrata y no hablo de becarias)

enero 22, 2009 11:23 p. m.  
Blogger Ayshane dijo...

Las emociones a veces se escriben y al leerlas simplemente nos llegan directas....

besitos grandotes...

enero 22, 2009 11:34 p. m.  
Blogger Merce dijo...

Jajajaja, fantástico. Bisbal sí da miedo y no Jack Torrance

enero 22, 2009 11:53 p. m.  
Blogger Shandy dijo...

Lagarto, entiendo tu miedo ( aunque he soltado una buena carcajada) y el temor de que tu enfado altere el "riesgo sanguíneo" ( que decía un ceporro tertuliano); comparto esa tristeza y la alegría de que un abominable se haya ido. En estos momentos la sorpresa agradable es ver el erotismo de Bruce en ese vídeo que colgaste, y lo que más asco me da es pisar una mierda de perro ( no soporto el olor).
Con respecto a la clasificación de las emociones... pues sí, tal vez sean las básicas, pero hay tantas posibles combinaciones y tan contradictorias: sentir miedo por estar feliz, sentir tristeza en la alegría, experimentar felicidad en la melancolía...hasta amar profundamente puede producir tristeza.
Mi mayor miedo: afrontar perdidas irreparables, uséase, el paso del tiempo... y hay otros. Pero como decía no sé quien, el secreto de los valientes es que no confiesan sus miedos:)

enero 23, 2009 12:45 a. m.  
Blogger Tormento dijo...

Me parece reduccionista.
Hay una emoción para cada vez que tomas aliento.
Miedo a seguir fracasando.
Alegría al reencontrar.
Asco ante la injusticia.
Rabia ante la impotencia.

Pero hay millones. Y el hastío? Potente emoción.
La euforia, la pena, el desconsuelo, la admiración, la devoción... no son emociones? No me sirven las cuatro básicas para realizar tantos y tan diversos cócteles.
Este señor simplifica en exceso.
Creo yo...

Un beso, Lagarto.

enero 23, 2009 9:10 a. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Creo que etiquetar las emociones, es matarlas. No lo veo tan sencillo, y si esas son las primarias, supongo que las demás, como tu dices, serán la suma de una o varias a la vez, pero a mi no me gusta etiquetar, a veces siento emociones que no tienen nombre, y sí un dolor profundo de corazón. Y como me ha encantado el post, y tus respuestas, te dejo las mías, porque molamazo el jueguecito que te has montado.
Y decirte que lo de la tristeza, el fin de semana que se espera con anhelo, y la muerte de esos días que matamos entre semana, sí, efectivamente es un puente hacia la muerte final, no deberíamos perdernos ni un segundo de ningún día, pero reconozco que son para borrar algunos, y que siento lo mismo que tu, findefindefinde, ya, por diosssssssss, necesito el puto fin de semana ya. Y lo digo desde el domingo por la noche...
Mis cosas...
MIEDO: A la muerte, y a la muerte de mis seres queridos. Y a traicionarme, sin quererlo yo. Y a decepcionarme. Y a cualquier miembro de OT, ahí somos dos¡
TRISTEZA: A las separaciones con hijos. Lo veo todos los días. El dolor, el tratar al hijo como moneda de cambio para hacer daño al otro. El rencor de algunos que no se apaga ni con novias nuevas, ni con hijos que vienen, ni con millones en el banco...
ALEGRIA: Mi hombre después del trabajo.. abrir la puerta, verlo, sentir y saber que mi vida es mejor cuando el pisa mi casa y mi universo. Y mi hija, esa es la primera alegría que soy consciente de que tuve y de que siempre será verdad eterna.
ENFADO: Mi ex.
SORPRESA: Las fatales que me da mi ex. Los cantantes nuevos que descubro, los libros que me quedan por leer, las amistades de blog que perduran con los años...
ASCO: A la intolerancia, injusticia.... y a la gente mal educada, y a aquella que mira desde la cima, y no se atreve a bajar, y comprender a los que estamos a ras de suelo.
Me ha encantado, Lagarto, cuando miro tu blog, veo una trayectoria mas que interesante, y con mucho trabajo, y reflexiones que hacen que todavía me siga cuestionando muchas cosas. Una vez mas, insuperable¡
Besazos, nos vemos en los bares, y donde se tercie¡

enero 23, 2009 10:46 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Hoy solo voy a dejar dos cosillas malas, lo siento... Pero el día no da para más

miedo: El saberme impotente ante tantas cosas.
tristeza: ante la insignificancia de cosas tan importantes.

enero 23, 2009 12:37 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Tal vez sea reducir en exceso pero si habla de emociones primarias... algo así como los colores primarios, de sólo tres ya ves la cantidad de matices de color que se pueden obtener. No me parece tan desencaminado, no?

Son tan básicas que podríamos compatirlas con cualquier animalito de otra especie, tal cual, sin los procesos secundarios que devienen de éstas, claro. Si recuerdo a alguno de los perros que he tenido en mi vida podría identificar estas emociones en ellos sin ninguna duda. Tal vez la sorpresa y el asco me supusieran algún problema pero no el resto...

Cuánto te gusta la psicología y que poco me gusta a mí... jeje.

Un besote, primario y hasta terciario.

enero 23, 2009 12:38 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

No estoy muy de acuerdo con las definiciones tan rígidas, pero lo que sí veo es que, sr. lagarto, nos entristecemos y alegramos por las mismas cosas.

Me encanta Sandor Marai, aunque me pone un poco triste...

Besitos

enero 23, 2009 2:49 p. m.  
Blogger kamala dijo...

No me creo su miedo, Sr. Lagarto.

O bien no conoce miedo, o lo conoce tan bien que no quiere ponerle nombre.

enero 23, 2009 4:26 p. m.  
Anonymous Ch dijo...

Cómo me gustan tus ironías, me he reido mucho, siempre me río, aunque reconzco que lo que más me ha llegado esta vez ha sido la tristeza..Sí, que contradicción querer que pase el tiempo, como si fuera ilimitado.
Nada, a disfrutar el fin de semana que ya está aquí!!

enero 23, 2009 4:36 p. m.  
Blogger Carlos dijo...

Dr. Lagarto, la vena de ironía que brotan de sus lineas encienden aún más esta soleada mañana limeña, su concepto de alegría me hizo recordar lo que vimos en toda nuestra región cuando el presidente argentino De la Rua en franca huida hizo una abrupta salida en helicoptero por el techo de la Casa Rosada.

Saludos.

enero 23, 2009 5:33 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Mucho hablamos de Ekman en un curso de inteligencia emocional a que he sasistido recientemente...habrá que leerle.

enero 23, 2009 6:36 p. m.  
Blogger dany dijo...

creo lo que decis.estoy de acuerdo, absolutamente de a cuerdo, y me voy de aqui pensando una vez mas..que groso que es el lagarto....
jjee..besos y abrazos...

(yo estoy de acuerdo en lo que decis de david bisval, absolutamente de acuerdo)

enero 23, 2009 6:56 p. m.  
Blogger Lobita Esteparia dijo...

No sabes cuanto tiempo hacia que no disfrutaba de esta preciosa canción de Bruce. Interesante post.Opino que hablar de las emociones es tan subjetivo, como personas hay en el mundo. Es objetivo que todos deseamos estar bien y no mal. Pero el resto se escapa a nuestro afán por definirlo todo, que no es otra cosa que querer controlar lo incontrolable. Sin duda ninguna, las emociones dan mucho de si. Se habla de inteligencia emocional y se han hecho grandes estudios, pero parece ser que no dan resultados y así andamos... Feliz fin de semana y gracias por tu felicitacion. Un besito.

enero 23, 2009 11:40 p. m.  
OpenID cautivador dijo...

Se le olvida el calentón. No hay emoción más poderosa. Y desde luego no es la combinación de ninguna de esas seis que propone Ekman (que tiene cara de memo y de no habérsela pelado en un par de décadas).
Por cierto, el pastel de ruibarbo bien hecho y con unas natillas está de miedo no de asco.

enero 24, 2009 3:02 a. m.  
Anonymous carrascus dijo...

No importa cuantas sean las emociones que podemos sentir, lo que importa es ser dueño de ellas.

Si uno se siente triste... pues a reir.

Si se siente deprimido... a cantar.

Si siente miedo... p'alante.

enero 24, 2009 9:26 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Y si en lugar de Bisbal es Bustamante... ni te cuento.

enero 25, 2009 9:27 a. m.  
Anonymous el repelente nene Cohelet dijo...

gracias, lagarto.Ya he leído un buen montón de post tuyos atrasados.
¿Atrasados? Siguen candentes. Como ese amor que me hace sentir miedo.
Mejor dicho: esos amores.
Repito las gracias. Ha sido un placer haberte encontrado en el Paseo de la Desolación.
A ver si pones algún día algo de Jackson Browne o de James Taylor. Posiblemente ya lo hayas hecho.
Pero, (1:8) No se cansa el ojo de ver, ni el oído de oír.
¿Cuántas veces dice "river" tu Bruce? O tu "bruise".. uy!, huy!, casi, casi.
Saludos a tu tropa, de parte del chusquero del blog.

enero 25, 2009 9:33 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, para mí Bisbal tiene un valor simbólico que se suma a su falta de talento y sensibilidad. Y es que soy un militante en contra de lo que significa OT: la prostitución más abyecta y terrorista de la música. Ramazzotti no me interesa nada, pero le respeto porque es un artista.

Es curioso, el desorden es la gran fuerza creadora. La vida, el Universo, el arte. Todo es desorden. En cambio, nos pasamos la vida intentando crear un cierto orden dentro de ese caos. Hace muchos años yo tenía mi música perfectamente ordenada por orden alfabético. Creía que me resultaba mejor, pero estaba equivocado. Es ahora, cuando no hay orden alguno, cuando encuentro realmente lo que quiero escuchar, que siempre me sorprende ;)

enero 25, 2009 11:41 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Moderato, no sabemos hasta qué grado nos puede decepcionar Obama, pero seguro que no cumple tantas expectativas. En cualquier caso se ha producido un cambio radical con la salida de Bush. Para empezar, el nuevo presidente ha cerrado Guantánamo y nos ha dicho que lo ha hecho porque atenta contra los valores que él quiere defender. Sólo por esta diferencia se justifica ese cambio de era.




Cohelet, siempre me gustó mucho esta canción. Y el video es muy emotivo, sin duda. Reconozco que soy muy recurrente con Springsteen cuando hablo de emociones en este blog, pero eso no va a cambiar. No puede cambiar. En cuanto al ruibarbo, me temo que no pude probarlo apenas. Así que me quedé sin experimentar esos poderes laxantes.

enero 25, 2009 11:41 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, siempre se puede encontrar a alguien peor, desde luego. Yo, por ejemplo, canto mucho peor que Bisbal. Pero, al menos, no se tortura con mi voz en todos y cada uno de los locales, radios y televisores de mi ciudad. Me molesta que algo tan ostentosamente banal y prefabricado se imponga sobre el trabajo creativo de cualquier otro artista.

Me ha parecido muy interesante tu teoría. Quizás siempre hay un eterno retorno, una manera de interpretarnos a nosotros mismos en un círculo continuo.

enero 25, 2009 11:42 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ruidoperro, supongo que vivirás con la duda de haber elegido bien el camino toda la vida. Porque, cuando elegimos un camino concreto en cada encrucijada de la vida, renunciamos a todas las encrucijadas que los caminos alternativos nos podrían haber proporcionado y que desconocemos absolutamente. Creo que sólo somos azar. Pero eso sí, disfrutemos del azar.

He leído por ahí que el asco es fruto de la socialización, y que ni los animales (ni los bebés) pueden sentirlo como tal. Pero el debate está abierto. La verdad es que todo lo que dicen que nos diferencia de los animales acaba quedando como un debate abierto. Eso me gusta :)

enero 25, 2009 11:42 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bolero, eso es lo que pienso, sí. no creo que exista la alegría como emoción primaria. Esa alegría puede ser causa de una sorpresa, por ejemplo. En cualquier caso, cuando hablo de amor no hablo de una película cursi de chico-conoce-chica, sino de la actitud vital que nos impulsa a hacer. Yo también recomiendo ese libro de Marai a todo el mundo, sin duda.



Ay, tú, que el poder de la hormona femenina sí que es omnímodo, ya lo creo :P

enero 25, 2009 11:42 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Raquel, el hecho de que todo el mundo (menos los de siempre) compartan esa alegría es lo que da fuerza al cambio. De siempre, es la voluntad lo que mueve el mundo. Ekman dice que continuamente experimentamos combinaciones de esos elementos. Cuando, por ejemplo, aquél iraquí arrojó su zapato contra Bush, yo sentí sorpresa, asco, miedo... quizás la rabia es una combinación de estas cosas.



Desde luego, Dr Freud. Ekman sólo intenta encontrar las bases más primarias. Supongo que su análisis es de muy poco valor en un diván, que sólo tendría aplicación práctica para identificar buenos actores en un casting para aficionados. Saludos!

enero 25, 2009 11:43 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lula, dice que son emociones primarias, sobre las que se asientan todas las demás. También nuestra capacidad de gusto sólo reconoce lo amargo, lo dulce, lo agrio y lo salado. En cambio la gastronomía es un mundo casi ilimitado.

He sido muy frívolo con mi “miedo”, evidentemente. Todos tememos lo mismo.

Lula, no tengo ningún mail tuyo ¿Has utilizado la cuenta del drlecter67 que viene ahí arriba? Alguien quería darme de alta como amigo en la página de Nosurrender en Factbook y pensé que eras tú. Pregunté, pero no me llegó ninguna respuesta. ¿Qué les pasa a los electrones conmigo? :)

Bicos a la gallega!

enero 25, 2009 11:43 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, a mí no me preocupa en absoluto el número de becarias que pasen por la entrepierna de Obama. Lo que veo hasta ahora me gusta y veo la diferencias con el anterior. Pero tampoco vamos a pedir demasiado, no nos autodecepcionemos tan rápido.


Ayshane, toda la historia de la literatura escribe sobre emociones. Y éstas no han cambiado nada con el paso del tiempo, si lees a Shakespeare, por ejemplo. Besos!

enero 25, 2009 11:43 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias por unirte al club, Merce. Era obvio, tú también valoras la música de verdad.


Shandy, creo que Bruce tocará este verano en Santiago, así que ya no tienes excusa ;) Tienes toda la razón, las combinaciones de esas emociones básicas son de lo más complejas. Y es en esa complejidad, y no en lo primario, donde vivimos, amamos, luchamos, perdemos y ganamos.

enero 25, 2009 11:43 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tormento, es que Ekman es deliberadamente reduccionista y trata de ahondar en las emociones que considera más primarias y cuya combinación forma aquellas que sentimos en nuestras vidas. Quizás el hastío también puede considerarse, a partir del siglo XX, una emoción básica. No sé por qué Ekman no lo toma en cuenta, quizás se aburre poco :) Besos!



Tremends, si las emociones pudieran etiquetarse no existiría la poesía. Supongo que lo que Ekman trata de buscar es la base primaria de las emociones, como la gastronomía se fundamenta en sólo cuatro sabores percibidos (agrio, amargo, dulce, salado) o la imprenta en cuatro colores (amarillo, azul, rojo y negro) Veo que tu ex sigue haciéndose presente, pero ahora estás bien y debes reconocerte en ello. Las pequeñas miserias de tu ex no deberían condicionar lo importante que tienes ¿verdad? Besos y bares!

enero 25, 2009 11:44 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, espero que el fin de semana te haya animado un poco más. A mí la impotencia ante tantas cosas me causa más enfado que tristeza, al menos en un principio.


Margot, el ejemplo de los colores es muy bueno, de hecho te lo he tomado prestado un poco más arriba para un comentario ;) No se pone de acuerdo todo el mundo en el hecho de que los animales no humanos puedan sentir las emociones como los animales humanos. Pero algunas de ellas son fruto de nuestra dimensión social, como el asco. Besos!

enero 25, 2009 11:44 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, tampoco yo tengo muy clara la lista que propone Ekman, pero sí creo que nuestras pulsiones más vitales son más elementales de lo que muchas veces pensamos. Me gusta más el mito de Eros y Tanatos, la verdad. Besos!



Kamala, intentaba ser irónico. Evidentemente, tengo miedos mucho más serios y que seguramente comparto con casi todo el mundo. Todos conocemos el miedo. Y además es necesario conocer el miedo para poder tomar decisiones elementales en la vida y poder o intentar protegernos.

enero 25, 2009 11:44 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ch, es una gran contradicción, sí. porque sólo somos tiempo que se escapa, no tenemos otra cosa. Sentir que no lo aprovechamos todo lo que nos gustaría es doloroso e inevitable. El fin de semana no va mal, pero será mejor el próximo.


Carlos, qué envidia de las soleadas mañanas limeñas. En esta otra parte del mundo empezamos a estar verdaderamente hartos de lluvia, viento y frío. De la Rua fue un desastre inmoral, sí. La verdad es que en Argentina no han tenido mucha suerte con sus políticos nunca. Saludos!

enero 25, 2009 11:44 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Joako, entonces sabrás mucho más que yo de este hombre. Yo le encontré citado en un libro, pero no conozco mucho más. Me llamó la atención su simplificación de ese mundo tan complejo como son las emociones.



Dany, pues yo no sé si estoy siempre tan de acuerdo conmigo mismo, la verdad :) Gracias por tus palabras y más besos.

enero 25, 2009 11:44 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lobita, es una gran canción, sí. la tocó en el último concierto en que estuve, en Barcelona. El tema de la inteligencia emocional es muy interesante, porque busca indaga en las capacidades para estar bien. Y no todo el mundo siempre quiere estar bien. A veces nos pueden los pensamientos negativos y el dolor. Besos!


Cautivador, el calentón es fundamental para entendernos, por supuesto. Pero no estoy seguro de que sea una emoción, y no un instinto fisiológico. En cualquier caso, yo apoyo los calentones, sí! Gracias por pasarte por aquí.

enero 25, 2009 11:44 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, cuando estamos deprimidos podemos hacer un buen blues, sin duda. Pero cuando estamos tristes nos sentimos incapaces de reír. La tristeza se atenúa con química, con música o con tiempo. Pero creo que es difícil atacarla directamente.


Sintagma, tanto monta y monta tanto. Todo lo prefabricado y deliberadamente despersonalizado me parece atroz.

enero 25, 2009 11:45 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Cohelet, gracias por pasearte por este laberinto. Me extraña no haber traído nunca a James Browne o James Taylor, pero puede ser. Normalmente es el texto el que me lleva a una música determinada, y no al revés.

Según el site de Springsteen, “river” aparece en 19 de sus temas. Algunos de ellos maravillosos, como Janey, Hard Land, Beautiful Reward, o Hungry Heart.

enero 25, 2009 11:45 a. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

¿Bisbal? A mí me daría más miedo Carlos Lozano anunciando la llegada del cantante.


Mi miedo es hacer daño a los que me quieren o me han querido.

Asco, el Hyde que llevo dentro y al que no puedo mantener ocupado para que no haga daño.

Mi tristeza es mirar atrás y ver lo que perdí gracias a Hyde.

Alegría, amanecer en Merzouga

Enfado, el Madrid de Esperanza

Sorpresa, lo que son capaces de aguantar mis amigos de verdad.

enero 25, 2009 11:46 a. m.  
Blogger semifusa dijo...

Un miedo: Que Bisbal se retire un día de éstos y no saque más discos.

Una tristeza: No poder ir a un concierto de Bisbal.

Una alegría: Un autógrafo de Bisbal.

Un enfado: No salir elegida Presidenta del club de fans de Bisbal.

Una sorpresa: Un dúo Bisbal-Chenoa.

Un asco: Los imitadores de Bisbal.

¡Buen domingo, Lagarto! :P

¡Ave Maríaaaaaaaaa, cuándo serás míaaaaaaa!

enero 25, 2009 11:52 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Brisuón, todo lo que rodea el fenómeno OT es pavoroso. Hyde representa esa parte que yo he llamado miedo, o Tanatos, o lo destructivo. Todos lo llevamos dentro y no podemos negar su existencia. Porque si negamos lo que existe, si no somos capaces de mirarlo a cara, entonces es cuando nos acaba devorando.

Lo de Esperanza es ya surrealista. Resulta que la ultraliberal más ultraneocon del panorama político de la Europa civilizada (es, que yo recuerde, el único político activo que declaró públicamente que quería que perdiera Obama), es también la más estalinista en el control de los suyos. Lo tiene todo, la pobre mujer.

enero 25, 2009 11:53 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Semifusa, por Dios, eres tan cruel!! :P

Buen domingo a ti también y besos.

enero 25, 2009 11:55 a. m.  
Blogger Divina nena dijo...

Parece a priori muy acertado la lista que el Sr.Ekman nos propone, pero como a otros me parece frio etiquetar las emociones, que probablemente sea cierto desde el punto de vista científico,psicológico, y todo lo que acabe en co, pero que co, qué coño! vivamos cada día con emociones que nos hagan sentir vivos, incluidos los ascos, los enfados, la tristeza, porque somos de todo un poco y "ca uno es ca uno".
Por cierto acertadísima la recomendación de Marai, en concreto el último encuentro, reflexiones, tristezas, emociones... recomendación a todos, creo yo. Besos y decirte de nuevo que me encanta tu blog

enero 25, 2009 11:58 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Divina Nena, yo no sé si esta lista es la más acertada, o si en lugar de seis podrían ser ocho, o cuatro las emociones más primarias. Pero sí creo que cuando profundizamos en una emoción concreta que nos asalta, siempre podemos llegar a una pulsión más primaria que la condiciona. Creo que Shandy lo explicaba muy bien cuando decía un poco más arriba que, a veces, sentimos miedo porque estamos alegres. Yo todo ello, como bien dices, es lo que nos demuestra que estamos vivos.

El último encuentro, de Marai, habla de un hombre que intenta explicar una emoción concreta y que le lleva a contar toda su vida. Es buenísimo. Y muy fácil de leer. Se lo recomiendo a todo el mundo, sí.

Besos!

enero 25, 2009 12:14 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Lo basico es que las emociones sirven, o servian para mucho, si ves un tigre no quieres parate a pensar que debes hacer y cartesianamente valorar y sopesar tus opciones,¡quieres correr!, para eso estaba diseñado el miedo en una evolución lógica del humano, pero luego llegó la sofisticación cerebral y con ella la social, y entonces las emociones ya no cumplen esa función tan clara, pero siguen estando ahí. Esa es "la madre del cordero", según los teóricos de la inteligencia emocional, debemos entender las emociones y redireccionarlas, utilizarlas en un nuevo entorno, entenderlas, comprender sus funciones, antes y ahora saber utilizarlas en nuestro provecho, esto se dice muy fácil y se consigue con mucha inteligencia, perseverancia y práctica.

enero 25, 2009 12:38 p. m.  
Blogger Arturo dijo...

Hace poco tiempo que he dejado de pensar que la vida no tiene sentido. Si el aburrimiento es la ausencia de emociones, ¿son las emociones el sentido de la vida? Saludos

enero 25, 2009 12:55 p. m.  
Blogger Laluz dijo...

Menos mal, si pudiéramos clasificar todas nuestras emociones en seis, seríamos demasiado aburridos, básicos, simples. Prefiero esa humana complejidad de lo inclasificable.

enero 25, 2009 5:14 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

De toda la vida, el teatro, el cine, el comic..., se han ocupado de estos menesteres sin estudiar psicología en la facultad, de dotas formas resulta interesante que un elemento como Ekman ande suelto.

Saludos.

enero 25, 2009 7:40 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

Brillante compañero! Estoy un poco en tu línea de pensamiento, el tal Ekman simplifica las cosas, le quita a al vida milllones de matices que le son consustanciales...

voy a releerlo otra vez...

un abrazo

enero 26, 2009 12:09 a. m.  
Blogger Tuti dijo...

Seis básicas, una más y las enumera como los 7 pecados capitales.

Si yo me sentaran, o tumbara, en su diván, me quedaría frita; las consultas médicas me provocan el sueño.

enero 26, 2009 12:41 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Segunda vez q llego a este su blog.
Segunda vez q me sorprende el orden de sus escritos.
Un placer leerle.
Saludos desde mi laberinto.
Una q pasaba por aquí...

enero 26, 2009 1:57 a. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

NoS., tampoco soy partidaria de O.Ts y Grandes Hermanos y experimento de rata en humanos de esa índole, pero te aseguro que el dueto RAPHAEL-David Bisbal cantando "Escándalo" es algo que se sale de todos los parámetros emotivos. ¡Soberbia!. No te cierres en banda. Si tienes ocasión, te recomiendo que la escuches. El "Divo de Linares" ha superado su enfermedad con una dignidad encomiable. El Bisbal tiene chorro potente de voz. Es muy joven y si su carrera es larga - se lo deseamos - dará muchas sorpresas musicales, ya lo verás.

enero 26, 2009 12:54 p. m.  
Blogger Sólo digo una cosa dijo...

Es siempre un placer pasar por aquí.

Besos,

SDUC

enero 27, 2009 3:42 a. m.  
Blogger princesadehojalata dijo...

Uy, a mí tu tristeza me da que pensar. Me va dar pena a mí también...

Debo decir cual de esas seis emociones sentí al ver a Urdaci disfrazado de Tintín? A que no hace falta?

enero 27, 2009 10:47 a. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Esperaba encontrar una precisa critica sobre el nuevo disco de Bruce :o)

Salud Lagarto

enero 27, 2009 7:49 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Miedo: A encontrarme sola al final del camino, sin nadie a quien realmente le importe.

Tristeza: Cuando le hago daño a alguien a quien quiero.

Alegría: Cuando hago sonreir a alguien a quien quiero.

Enfado: La gente maleducada y prepotente. Los poderosos a los que no les importa nada más que su propio poder y su propio bolsillo (aunque esto se mezcla muy a menudo con el asco).

Sorpresa: De esas hay de malas y de buenas. YO no sé si lo clasificaría como emoción.

Asco: Yo misma, cuando sale mi parte más egoista y consigo darme cuenta.

De todas estas emociones primarias, hay que resaltar que sólo una es absolutamente positiva, la alegría. Una puede ser positiva o negativa, la sorpresa, y las otras cuatro son negativas. Viéndolo de esta manera, no es extraño que haya tan mal rollo por todas partes.

Por cierto, tus posts cada vez me gustan más :-)
Besos salvajes.

enero 27, 2009 8:54 p. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

Jajajjaja! Me encantó el comentario de sintagma in blue!!! Estoy con ella!!!
Como actriz y profe de futuros actores te diré que Ekman tiene toda la razón cuando habla de esos básicos y primarios estados anímicos. Te dejo sólo mis positivos:

Una alegría: recibir una sorpresa positiva

Una sorpresa (positiva): que alguien me dé una alegría

Bicos, lagartillo

enero 27, 2009 9:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Joako, sí conocía las teorías básicas de la inteligencia emocional. No sabía que Ekman estuviera más metido en ellas. Es muy interesante, porque es verdad que nuestro organismo ha evolucionado hacia una vida para la que no estamos preparados, lo que acaba afectando al sentido biológico que esas propias emociones tenían en un principio. Las amenazas que provocan nuestro miedo ya no son los leones de la selva, sino empresarios explotadores, o policías corruptos, etc.



Arturo, yo creo que el aburrimiento no es la ausencia de emociones, sino la ausencia de estímulos. Podemos tener estímulos sin emociones (como jugar compulsivamente al tetris) o emociones sin estímulos (un ataque de melancolía ante una sinfonía de Malher). No quiero decir con esto el aburrimiento sea algo emocionante, eh :P Ay, ¡qué perverso es el lenguaje!

enero 27, 2009 9:35 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Laluz, somos combinaciones de tantas cosas que podemos considerarnos todos irrepetibles, sí.

Pero si es cierto que tenemos sólo 23 cromosomas, que sólo distinguimos cuatro sabores, que los espectros de luz y sonido que percibimos están limitados a una franja… entonces toda nuestra realidad es bastante más simple y repetitiva de lo que a veces tendemos a imaginar. Quizás por eso los personajes de Shakespere siempre estarán de moda y siempre nos recordarán a alguien.

enero 27, 2009 9:36 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Makiavelo, lo primero que pensé cuando leí aquello de Ekman fue en la utilidad que tendría su discurso en una clase de iniciación a la interpretación en una escuela de actores. Pero la verdad es que para sentarme yo en un diván, preferiría algo un poco más complejo, sí.


Roberto, quizás sean los matices lo único que realmente podemos percibir en este magma de existencia. O, como decía una canción de Esclarecidos; “me gusta desnudar el detalle”.

enero 27, 2009 9:36 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tuti, realmente Ekman acabó reconociendo que podría aumentar la lista desde seis hasta catorce. Eso está bien, así hay más emociones que pecados. Lo contrario parece un sinsentido ;)


Anónima, pues muchas gracias por pasarse por aquí. Todos los laberintos son bien recibidos. No damos un bombón de bienvenida, como en los hoteles, pero todo se andará.

enero 27, 2009 9:36 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, de gustos no hay nada escrito, dice la gente mintiendo como bellacos. :P

David Bisbal gusta mucho y por eso vende tanto. En cambio, a mí me pone de los nervios todo lo que fabrica ese tinglado de OT, Bisbal y sus gritos incluidos. Tengo la plena convicción de que todos los artistas que admiro hubieran sido expulsados de ese antro a la primera.

En cualquier caso sí apostaría contigo a que sorpresas, lo que se dice sorpresas, Bisbal dará muy pocas en su carrera. Es lo que tiene ser un rentable producto comercial al servicio de las canciones comerciales que unos vendedores de chunda-chundas le colocan a un chico con “chorro potente de voz” pero nada que decir.

No te enfades y besos ;)

enero 27, 2009 9:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

SDUC, el placer es verte por aquí bajando la escalera ;) Besos.


Princesa, es una sensación dolorosa cuando nos damos cuenta de todo lo que significa el tiempo ¿verdad? A mí Urdaci me produce una extraña mezcla de vergüenza ajena y asco. Un patetismo aznariano decadente y sórdido. Debe ser una alergia.

enero 27, 2009 9:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Brisuón, aún no he tenido tiempo de comprar el disco, que salía hoy a la venta. He escuchado algunas cosas en Internet y me alegra comprobar que el Boss sigue siendo el Boss. Hay muchas críticas por ahí. Quizás, con un poco de tiempo y maceración, me decida a hablar de alguna canción particular (ay dos o tres que me encantan).

Espero conseguir entradas para el verano, pero va a ser muy difícil, como siempre: en Estocolmo, las únicas entradas que hasta ahora han salido a la venta, se han agotado en unos minutos. ¡Y eran tres días en un estadio! Joder, ya me gustaría a mí que Bruce Springsteen gustara menos...

enero 27, 2009 9:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, es curioso que el asco y el enfado se nos confundan tanto ¿verdad? Creo que es porque ambas son absolutamente sociales, que somos educados para tener esas emociones. Nos quedamos con la alegría, claro que sí! Besos saurios!




Madame, es que Bustamante, encima, es patéticamente malo. En ese caso ya no hay nada de nada a lo que agarrarse. Es curios, te leo ahora que como profe de actores tomas e cuenta a Ekman y lo mismo le diría que haría yo con él a Makiavelo :) Besos sorprendentemente positivos!

enero 27, 2009 9:38 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

...yo estoy más de acuerdo con las dos que enumera el lagarto al final ;)..

pero no creo que el amor sea una emoción. El amor es la fuerza que mueve al universo. Las emociones son otra cosa.. el miedo sí es una..

da mucho que pensar lo que has escrito. Me encanta leerte.. además de interesante, lo que escribes transmite una lucidez que entretiene... me gusta muchísimo venir a tu laberinto y perderme en tus reflexiones ;)

me voy pensando.. sintiendo... experimentando emociones jeje..

y creo que con la alegría del video y la sorpresa de lo que has confesado en el diván del señor psicólogo que mencionas..

un beso

enero 28, 2009 3:32 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

¡¡¡ Que interesante lagarto ¡¡¡ (nótese la ausencia de coma entre "interesante" y "lagarto" e interprétese como debe.
Yo soy muy primaria y me acerco más a esos sentimientos simples del primer párrafo. Creo que con demasiada frecuencia nos empeñamos en complicarnos la vida más de lo prudente, y eso no hace más que petar los divanes de los psicoanalistas.

Un beso Nosu y muchas gracias

enero 28, 2009 9:30 a. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Supongo que ya conocerá usted las fechas de los conciertos del Boss en España... el día 30 de julio le tendré tocando delante de las paredes de cristal de mi trabajo en el Estadio Olímpico...

Pero yo espero estar en el césped.

enero 28, 2009 2:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isis, tienes razón, Eros y Tanatos son más que emociones… en el caso de que la existencia sea algo más que emociones, lo que daría para otro debate interesante. Me vas a sonrojar con tanta adulación ;) me alegro de que te guste esa canción de Springsteen que, al contrario de lo que pensaba las primeras veces que la escuchaba, no va de un tipo que se siente incapaz de amar, sino de alguien que sabe que amar es difícil y valioso. Besos.



Dalila, gracias por lo que dices. La verdad es que creo que lo verdaderamente difícil es no complicarse, porque la naturaleza humana tiende a complicarlo todo mucho. Necesitamos una especie de navaja de Ockham para los sentimientos, a veces. viva lo primario y besos!

enero 28, 2009 5:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, no te pierdas ese concierto, y luego lo comparamos con otros :P

Eso sí, conseguir entradas es muy, muy difícil. Spreingsteen suele agotar estadios en minutos. Sus conciertos suman adeptos cada año sin perder a los anteriores. Yo aún no sé en qué ciudad le veré, porque al cambiar el orden de los conciertos me han fastidiado los planes. Si voy a Sevilla y te veo en el césped te invito a una caña, a la salud de la buena música.

enero 28, 2009 5:13 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Creo que los sabores son cinco. Me parece que te dejas el picante ;-)
Besos felinos.

enero 28, 2009 7:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

pantera, decían, incluso, que el glutamato es un invento de nuevo sabor tambíen.

Ah, me encanta descubrir que no todo es tan limitado!

Besos saurios!

enero 28, 2009 7:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home