miércoles, enero 14, 2009

El Aburrimiento, o no por mucho madrugar amanece más temprano


El aburrimiento es la existencia desprovista de sentido. Todos los estímulos se perciben como monótonos y no encontramos nada que nos estimule cuando deseamos ¡necesitamos! permanecer activos.

Se ha demostrado que el aburrimiento puede llevar a acciones impulsivas con el único objeto de hacer algo, aunque perjudiquen los propios intereses. Hay estudios sobre el comportamiento financiero que muestran que los brokers pueden lanzar órdenes de fuertes compras o ventas de acciones sin una razón objetiva, simplemente por huir del aburrimiento. Otro ejemplo podría ser el actual enfrentamiento editorial entre The Times y el Vaticano en torno a la posible homosexualidad de Tintin.

Se trata de un problema existencial: el hombre actual no puede estar sin algo que hacer, simplemente dejándose estar en el tiempo y en el espacio, sólo con él mismo y su mera existencia. Un hombre puede volverse loco cuando no tiene algo que le entretenga, que le aleje de la lúcida experiencia del sinsentido de su existencia. De hecho, la palabra aburrimiento proviene etimológicamente de “horror” (ab-horrore).

No somos capaces de asumir que nuestra existencia no tiene ningún significado, que no hay nada que hacer. Por eso cambiamos de canal en caros televisores que sabemos que no nos ofrecen nada, trabajamos horas y horas para pagar productos que no necesitamos, jugamos a la lotería con la ilusión de que nos toque, o nos excitamos con la visión de un deporte absurdo lleno de marcas publicitarias que no necesitamos.

Nos creamos necesidades continuamente, no podemos parar. Porque no soportamos estar solos con nosotros mismos. Tenemos horror a encontrarnos con nosotros mismos y descubrir la evidencia que nos asalta cuando nos aburrimos: que nada tiene sentido.

El consumismo y el trabajo nos alejan de nuestro estado natural como seres humanos, que es la delgada línea que separa la insatisfacción del aburrimiento.

El aburrimiento, por cierto, siempre ha sido un tema importante en la historia de la filosofía. Nietzsche consideraba el aburrimiento como el retorno al estado primitivo del ser. Decía Heidegger que el aburrimiento es necesario para descubrir la verdadera profundidad de las cosas. Nunca estamos más cerca de las verdades más escurridizas y más terribles para el pensamiento que cuando nos aburrimos. El aburrimiento es un estado de lucidez intelectual, de comunión cósmica al alcance de cualquier ser humano. Aburrirse es una experiencia intelectual, sí.

Pero algo dentro de nosotros nos impulsa a estar siempre ocupados, con la única finalidad de salvarnos de nosotros mismos, de mirar a otro lado para no asumir el hecho cierto del sinsentido de la existencia. Nos asusta tanto el aburrimiento. El miedo a aburrirse es el miedo al horror. La neurosis.

El Resplandor (Stanley Kubrick, 1980) es una de las películas más terroríficas de la historia del cine, en eso coincide (casi) todo el mundo. ¿Y que es lo que produce el horror en El Resplandor? ¿Algún alienígena? ¿Un zombie? ¿Un desastre nuclear? No, ¡es el aburrimiento!

En El Resplandor, Jack (Jack Nicholson) acepta con ilusión el trabajo de cuidar durante toda la temporada de invierno un solitario hotel de montaña. Piensa que, en ese entorno bucólico donde no le faltará de nada ni a él ni a su mujer ni a su pequeño hijo, podrá escribir la novela que necesita terminar. Todo parece perfecto, pero no cuenta con el poder del aburrimiento.

No por mucho madrugar amanece más temprano,
no por mucho madrugar amanece más temprano,
no por mucho madrugar amanece más temprano,
no por mucho madrugar amanece más temprano…


Honey, do you like it?





Un libro para Jack: El extranjero, de Albert Camus

Una canción para Jack: Sitting on the Dock of the Bay, de Otis Redding

Una película para Jack: American Psycho, de Mary Harron

.

69 Comments:

Blogger edith dijo...

Acabo de descubrir tu blog, me siento menos gris que ésta tarde, y parece que se me ha terminado solucionar el aburrimiento que llevaba encima.Yo me levanto tarde, y no por eso amanece antes.
Salud, compañero

enero 14, 2009 5:21 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Decididamente el aburrimiento es capaz de volvernos locos, tienes toda la razón… Supongo que es algo más con lo que aprender a vivir, como con la muerte, la enfermedad o cualquier otra cosa que nos demuestra nuestra vulnerabilidad , con la salvedad de que el aburrimiento no nos muestra la vulnerabilidad física, si no la psíquica. Y si, El Resplandor da mucho miedo…

enero 14, 2009 5:53 p. m.  
Blogger Sese dijo...

Es posible que el aburrimiento se produzca por falta de estímulos externos que colmen nuestras inquietudes. Debería ser contrarrestado con la imaginación, que es lo que le faltaba a Nicholson en El resplandor, ¿o acaso le sobraba?.

HAsta otra

enero 14, 2009 6:49 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Por el aburrimiento hacia Dios!

:-)

enero 14, 2009 7:15 p. m.  
Blogger tu dijo...

el terrible aburrimiento o "cuando el diablo no sabe qué hacer, saca el rabo y mata moscas" que dice el dicho.

Bueno, yo cuando me aburro me sumo en un infierno de dudas, me infravaloro, una pesada losa me pisa la cabeza... estar conmigo misma a solas me asusta, pero no por ningún sinsentido, más bien es que me doy miedo...

últimamente voy intentado superar esos momentos entrando en una especie de estado catatónico o si quieres, optimistamente hablando, contemplativo :)

enero 14, 2009 7:16 p. m.  
Blogger Lobita Esteparia dijo...

Una reflexión muy acertada, yo diría que nos damos miedo a nosotros mismos cuando no tenemos nada que hacer, ni ganas de hacer nada. No tener ganas de hacer nada, es lo peor, uno no se aburre cuando esta serenamente meditando, es cuando no hay nada por lo que serenamente meditar o hacer, cuando se encienden las alarmas y uno percibe que se aburre. Un saludo.

enero 14, 2009 10:04 p. m.  
Blogger Merce dijo...

Qué buen post. Buenísimo. En serio.

A mí el resplandor no me dio miedo, sustos, pero no miedo. Y mira que tengo ganas de pillar de verdad una peli de miedo. Fíjate que me da más miedo Heidegger :P

Qué bueno Otis Redding, me encanta, es parte de mi música habitual.

enero 14, 2009 10:19 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

I-N-S-U-P-E-R-A-B-L-E¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Post insuperable, y sigue ud subiendo el listón, se va salir de este mundo de cafres.. y le va a costar caro, la soledad y tres buenos amigos serán su compañía... jajaja, sí, está ud en su perfectmoment, no lo dudo para nada.
Y sí, el aburrimiento es para mi, también, el estado perfecto del ser humano. Donde nos encontramos sin querernos buscar, donde nada nos aleja de nosotros mismos, y finalmente uno puede enfrentarse a sí mismo, y cuestionarse, y evolucionar, y llegar a otro estado, otro viaje distinto... Y ser mejor. Y esta sociedad promueve-promociona el consumismo, la telebasura, cualquier historia que nos haga pensar en otra cosa que no sea nosotros mismos, porque a la sociedad le conviene que ninguna oveja se salga del redil... pero nosotros nos salimos, como podemos... y llegamos a sitios mejores, y a pensamientos algo mas altos que el comprarnos la supertele para ver la misma mierda todos los días.
Siempre digo que pudiendo pagar el alquiler, lo básico que necesito para vivir: la comida, un buen libro, un cd o dos buenos cada x tiempo... lo demás no me importa un carajo. Y los amigos, y la familia... y poco mas. Lo demás es mierda, y además, yo nunca quise alejarme de mi, lo que quiero es aprender mas acerca mío, y poder sentir que ese conocimiento mas exacto de mi persona me lleva a ser mejor persona, y a tener una vida plena con los valores que yo le quiera dar, y conformar una felicidad a mi medida, que es lo que me importa, ser al menos, moderadamente feliz, sin excesos, los excesos son como esas cimas donde te sientas y ves todo a tomar por culo, y sabes, que ya la has jodido.
Te dejo un beso fuerte, que me empiezo con el rollo y no paro. Y te lo digo, te has salido con este post. Eres la hostia.
Y sí, nos vemos en los bares... los bares no son malos, no??¿¿¿
Un besazo¡

enero 14, 2009 11:24 p. m.  
Blogger Shandy dijo...

Juasjuas, los del Vaticano se deben de aburrir mucho, sí, hasta para no dejar de tener una mirada perversa sobre Tintín.Y es que tienes razón que el aburrimiento da para todo: puede crear neurosis, pero también es necesario si se sabe canalizar bien. ¿Crees que Heidegger o Niezsche se "aburrían"? Tal vez sea un estado previo para buscar "algo" en que ocuparse (pero Antoine Roquentin estaba permanentemente ocupado y no se liberaba de la náusea), pero Qué, Qué es lo que produce satisfacción ( y no sólo placer puntual) y cierto estado de felicidad o aquilibrio... Quién puede definir eso? No hay recetas. Cada cual se lo tiene que buscar, dar un sentido a la existencia (el amor a_______________?) NS, me haces pensar... Y sobre El resplandor, nunca había pensado que lo que produce tanto miedo es el aburrimiento, bueno más bien que el aburrimiento conduce al protagonista a la locura.
Un abrazo

enero 14, 2009 11:38 p. m.  
Blogger Bambola dijo...

icreible, estoy machacando este tema toda la semana por el otro angulo pero vamos.
Pues creo que todo el progreso es gracias que nos aburrimos, que y la mejor historia ,cosa, idea, persona,sentimiento.... tarde o temprano nos cansa y aburre y desde ahi vamos buscando. Vamos
adelante porque queremos nuevas cosas que nos salvan del aburrimiento...
Saludos

enero 14, 2009 11:39 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Qué bueno ha sido leerte hoy!

Supongo que el entusiasmo (en teos..) es lo que cura el vacío existencial y el aburrimiento... Que son absolutamente necesarios para replantearse las cosas, para los cambios, para el encuentro con uno mismo.

Pero como bien dices, todo el mundo huye de ello... el sídrome de la tarde del domingo es el más temido: cuando no hay trabajo pendiente ni labores domésticas ni hijos que mandar a la escuela... comenzamos a pensar o sentir... sobre eso que llaman vida y nos damos cuenta de nuestro lugar en el mundo.. y esa visión asusta, duele, conmociona los cimientos sobre los que se asienta la falacia de nuestra existencia..

Y queremos que llegue rápido el lunes, las obligaciones, el trabajo, cualquier cosa que nos saque de ese momento de lucidez.

qué extraño es el ser humano... no?

enero 14, 2009 11:47 p. m.  
Blogger kamala dijo...

¿Has leído"El Astillero",de Onetti?

Tu post me lo ha traído a la mente, no exactamente por el aburrimiento, sino por el sinsentido de la vida que nos esforzamos en llenar de cosas que nos ocupen y nos preoupen, aunque sean todas en realidad fútiles y estúpidas e inútiles, porque sabemos que nos vamos a morir y se acabó y ya está, aunque nos empeñemos en olvidarlo y en creer que todo es tan importante.

El aburrimiento es revelador y horrible. Pero para mí el peor aburrimiento es el que te invade cuando tienes que hacer algo que no te interesa con lo cual te ves obligado a no hacer nada porque no puedes (o sea, una clase ladrillo, una conferencia pestiño, las misas cuando eres niño, la espera en las colas... ese tipo de cosas).

Ahí sí que pesan la existencia y el tiempo como una losa... Menuda losa... Y hasta se podría comprender a Jack...

enero 14, 2009 11:48 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

Bien amigo lagarto que puedo añadir hoy sobre el tema del aburrimiento. Pues que coincido contigo, no podemos estar quietos por miedo al aburrimiento pero sobre todo a descubrir que nuestra existencia podría basarse en comer y dormir; algo parecido hacen las pocas tribus que perduran en una selva en exterminio: vivir de la caza comer y drmir; es decir cazar, comer y dormir. Y con eso se encuentran tan mal, pensará uno. Pues la respuesta es no. Entre las tribus del amazonas y los pigmeos del África se encuentran las personas más felices y risueñas que puedan hallarse en el mundo. yo no he estado allí, pero lo sé porque lo he leído y me lo ha contado gente que si ha viajado a estos lugaress. Un abrazo!

enero 14, 2009 11:59 p. m.  
Blogger Tuti dijo...

¿Seré extraterrestre? No me aburro cuando estoy aburrida, ¡me encanta!

(No he picado en el enlace, por favor, no me digas que es en serio)

enero 15, 2009 12:19 a. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Pues yo tengo unas ganas locas de aburrirme y no veo el momento. Quizás porque cómo creyente yo siento ése aburrimiento cómo un momento de reflexión y cercanía conmigo misma y con Dios. Porque estoy convencida de que nuestra existencia si tiene un significado que algún día conoceremos.
Nunca me ha asustado el significado de ésta palabra ni ésas verdades que pueden asomar al pensamiento, ésa verdadera profundidad de las cosas. Yo también lo entiendo cómo ésa comunión cósmica a la que hace alusión Heidegger. Me han encantado sus palabras. Y está claro que tú te aburres mucho Nosurrender, venga, reconócelo. Ese pedazo de estado de lucidez intelectual que tu tienes siempre... , yo también quiero aburrirme! :-P

Supongo que a Heidegger, cómo filósofo nihilista que fue (me lo he leído en la wiki, claro), no le haría demasiada gracia que lo mezclara con mis creencias religiosas…

Por cierto que también soy muy crítica con la religión católica y sus dogmas. Y sí, en el Vaticano dicen muchas tonterías...

enero 15, 2009 1:00 a. m.  
Blogger cacho de pan dijo...

Bueno, alguien tenía que atreverse a decirlo y has sido tú...
Una vida sin imaginación es muy aburrida, no tiene sentido, aunque la diversión constante puede ser aún más cansadora.
Voy a aprovechar las rebajas antes de que me aburran.

enero 15, 2009 1:36 a. m.  
Anonymous Cohelet dijo...

Diciembre, filósofo y muy pesimista fue Kierkegaard. Tiene que ver con tu fe. Muy influido por el Eclesiastés.
Buenas recomendaciones las de hoy, lizzard...
y esta soledad no va a dejarme solo nunca.

enero 15, 2009 8:05 a. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Pero... en los tiempos que corren, la cantidad de cosas que hay por hacer, por leer, por escuchar, por ver... ¿la gente se aburre?

Desde luego, llamadme radical si queréis, pero el que se aburre se tiene merecido todo lo malo que le pase maquinando cosas en ese estado.

enero 15, 2009 8:42 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

A mí del Resplandor lo que más miedo me dió era la cara de loco de Jack Nicholson... Es que lo clavaba, oye.
Respecto al aburrimiento en sí, pues así es para la mayoría: nos aliena y para combatirlo intentamos mantener nuestro cuerpo y nuestra mente ocupados.... Algún remedio para esto?? Pues no sé, de momento es lo más recurrente...

Bueno, siempre puedes unirte al club de los Homer Simpson y decir: "Me aburro" (8), y no pasar de ahí.... Pero sinceramente, prefiero aburrirme al modo convencional.

Besos Nosu

enero 15, 2009 9:16 a. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Creo, NoS y queridos contertulios/as, que no hay que confundir aburrimiento con cansancio. Somos muy dados en nuestra sociedad a confundirlos. Sujetos como estamos la mayoría a altos niveles de estrés, cuando nos detenemos solemos estar cansados, exhaustos. Solemos entonces decir que "nos aburrimos". El aburrimiento no nace del cansancio físico y mental, sino más bien de la química mental en déficit. Cuando hay algún problema psíquico leve o grave, brota el aburrimiento como el primer indicador, la primera señal de alarma. No es un estado natural y consustancial al ser humano el aburrimiento. Si alguien se siente aburrido, ¡cuidado! ¡Atención!, poner pronto remedio. No debemos tampoco confundir el aburrimiento con los estados de contemplación y pasividad o descanso voluntarios.
El aburrimiento es una lacra psicológica en nuestra sociedad. Antesala de depresiones, hay que combatirlo cuanto antes. Cuando estemos cansados física, psíquicamente o ambas cosas a la vez, no digamos al prójimo que estamos aburridos. Porque si alguien nos dice que se siente o está aburrido, ésa persona en cuestión nos está pidiendo un grito soterrado de auxilio.

Abajo el aburrimiento, arriba la ilusión !!!

enero 15, 2009 11:20 a. m.  
Blogger Margot dijo...

En este tiempo nuestro el aburrimiento se ha convertido en el pecado, además capital ufff, pagano por excelencia. Tenemos que saltar de una actividad a otra sin pausa, divertirnos (coño, si hasta los museos se han convertido en parques de atracciones), estar entretenidos, viajar, comer, reunirnos, ir, ir, ir, siempre ir... y si no lo haces te miraran y dirán... ay, hijo qué aburrido eres. Y te sentirás como un apestado social.

Así que yo reivindico el aburrimiento, la calma del aburrimiento suele derivar en creatividad la mayor parte de las veces, en la necesidad de mirar adentro y sacar algo por absurdo que sea, obviando los estímulos externos. Estoy con Heidegger. Será que yo tengo asumido de antemano el sinsentido de todo y me asusta poco. Los sinsentidos me ponen, jeje.

Y desde aquí hago un llamamiento, por favor! dejad que los niños se aburran, pobres, las víctimas propicias de esta neurosis infantil y supina que nos empuja. He dicho.

Besos con bostezos salerosos!

(La película no la he visto, soy cagona por naturaleza y no soporto el cine de terror, brrrr; pero si sirve de algo me encanta el histrionismo de Nicholson)

enero 15, 2009 1:44 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

El aburrimiento tiene mucho de soledad. No hay rescates en el aburrimiento. Somos nosotros, y nadie más. Y nadie soporta eso.

Bueno, lo que dijiste vos.

:)

enero 15, 2009 2:11 p. m.  
Blogger Ayshane dijo...

Razón no te falta... el aburrimiento parece ser el peor de los males, una plaga poderosa...

besitos grandotes...

enero 15, 2009 7:39 p. m.  
Anonymous el irritante nene de las pipas y las palomitas dijo...

He visto muchas veces El resplandor, pero hasta leerte hoy nunca se me había ocurrido hallarle cierta relación con El inquilino, de Polanski. Ni que a Jack Torrance se le fuese la pinza debido al aburrimiento.
Quizás la causa no era el hastío. La voz de la dobladora (Verónica Forqué), en este film, pone a cualquiera de los nerrrrrrvios. Que conste que me cae muy bien la actriz española.
Voy a afilar el hacha...Ya vuelvo.
Esto...Ariadna...¿Dónde está Ariadna? Brrrr,¡qué frío!!
la vieja de la bañera me da grima
la vieja de la bañera me da grima
la vieja de la bañera me da grima
la vieja de la bañera me da grima
la vieja de la bañera me da grima

enero 15, 2009 10:08 p. m.  
Blogger dany dijo...

es cierto, muuuy ciertoo, a mi el aburrimiento me lleba a hacer boludeces, es que sinceramente no me aguanto a mi misma...
un besooo

enero 15, 2009 10:18 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

¿Aburrimiento? ¿eso qué es?- dijo ella bostezando.

enero 15, 2009 10:46 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Sí señor, ya está bien de tanto animador cultural, tanta actividad extaescolar, tantos talleres para los de la tercera edad, tanto curso de perfeccionamiento...
Yo también reivindico la posibilidad de aburrirse, de encefalograma plano y estado catatónico. Sin aburrimiento no habría posibilidad de pasarlo bien.
El aburrimiento también puede ser divertido.
Besos sin bostezos.

enero 15, 2009 11:23 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Anda ya, Lula...! No te reconozco en ese comentario...

enero 15, 2009 11:33 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Cohelet, he de reconocer que la profundización sobre la 'desesperación' a la que alude Kierkegaard en su tratado es francamente interesánte, aunque no estoy de acuerdo con algunas de sus afirmaciones. Angustia y desesperación son también dos palabras claves de la condición humana, inquietantes palabras...

Un saludo

enero 15, 2009 11:38 p. m.  
Anonymous el irritante nene de las pipas y las palomitas dijo...

NSurr.. a ver si alguien me puede ayudar, que llevo toda la tarde intentando encontrar un refrán español que sea tradución del que aparece en la máquina de escribir de Jack:
All work and no play makes Jack a dull boy.
Por lo leído, Kubrick hizo mecanografiar todas aquellas hojas frase a frase.
Por eso verás que a un "makes" le falta la letra "e" en el clip.
En cada pais usaron refranes que tampoco tienen mucho que ver con el significado del que aparece en inglés en el film. Ni entre los mismos refranes de los diversos países.
Hallé en la red "Hay que dejar tiempo para el esparcimiento", que se aproxima más que lo de madrugar y amanecer...
¡Tiene que haber un refrán en español que diga que trabajar y no divertirse hace que uno se vuelva soporífero o tedioso o un plomo !
Tiene que haberlo. Con lo que nos gusta il dolce far niente, ha de haber un refrán que exprese eso de que un descanso es cura de futuribles amargaos de la vida. Pero yo no me tomaré a break hasta que encuentre ese refrán español!
Porfa...que tus comentaristas me echen una mano, que no quiero convertirme en un sosomán.
En mi búsqueda han aparecido cosas tan divertidas como "The modem is the message" o "Dale un pez a un hombre y lo alimentas un día; ahora bien, enséñale a navegar por la red y no te molestará en muchas semanas".
Pero el dichoso refrán de Jack no asoma. Y mi hacha está sedienta.
Es una merced que imploro. No quisiera dejaros la sala llena de cáscaras...
el que avisa no es traidor
el que avisa no es traidor
el que avisa no es traidor
el que avisa no es traidor

enero 15, 2009 11:42 p. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Irritante nene de las pipas:

Creo que el refrán que buscas como posible traducción fidedigna es:

"El trabajo sin reposo, convierte a Juan en un soso."

Pero ten en cuenta, que en nuestro país se ha prodigado más aquello de que "El trabajo dignifica al hombre" - a la mujer ni la mienta -
"El trabajo mata al asno, pero no al amo"
"El trabajo y la economía son la mejor lotería"
"Si el ocio te causa tedio, el trabajo es buen remedio"

Juasjuas, si es que en este país nos va mucho la juerga y el refranero nos tiene que animar a pencar.

Un saludo

enero 16, 2009 9:20 a. m.  
Blogger Carlos dijo...

Por ahí leí o escuche que el aburrimiento como lo conocemos ahora es una invención contemporanea, antes habían otras definiciones o formas de enfocar el tema, el parrafo de lo que dice Nietzsche y Heidegger aportan en ese sentido.

En vez de preocuparse por el aburrimiento debe buscarse como sacar provecho de esos momentos plenos de "nada", más adelante la propia vida nos lo agradecerá.

enero 16, 2009 5:33 p. m.  
Blogger DR. FREUD dijo...

Me ha encantado. Genial relación entre el aburrimiento e impulsividad. El resplandor me encantó. Con lo de la homosexualidad de Tintin, me he reido mucho. SAludos

enero 16, 2009 10:09 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Pues a mí me encanta el "dolce fare niente", pero no suelo aburrirme nunca porque en esos momentos, suelo perderme en mis recovecos interiores (y no me refiero a hacerme una paja, jajajajaja!!!, aunque a veces la cosa también termina así) y me resulta la mar de interesante. Es decir que no me disgusta estar conmigo misma.
Un lametón de pantera.

enero 17, 2009 2:11 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Edith, gracias por pasarte por aquí. Me alegro de que te sientas menos gris, aunque la mayoría de las fotos que suelo poner son en blanco y negro :) Qué envidia eso de levantarse tarde, eh. La esclavitud del despertador es una tortura. Salud, compañera!



Nausicaa, es cierto que el aburrimiento nos muestra nuestra vulnerabilidad, porque nos hace estar solos con nosotros mismos. Pero me llama la atención que nuestra mente haga todo lo posible para huir de esa sensación, de ese encuentro con nosotros mismos. Si se trata de un mecanismo de supervivencia de nuestra psique, es algo aterrador, tipo Matrix.

enero 17, 2009 12:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, con la imaginación, y con la reflexión. De estados de aburrimiento han salido muchas de las cosas más grandes que ha dado la humanidad. Salud!



Sintagma, hacia Dios o hacia la nada. pero se trataría de un dios más oriental, como el Nirvana. Algo menos incisivo y moralista que el monoteísmo, sin duda :)

enero 17, 2009 12:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tú, yo pienso que es mucho más humano y lúcido sumirse en infiernos de dudas y sinsentidos que ir de compras o jugar a la Play Station. De alguna manera, dedicamos nuestro tiempo y trabajo para huir de nosotros mismos como sea, a donde sea. Seamos más contemplativos, sí ;)



Lobita, pero cuando no tenemos ganas de hacer nada es porque somos conscientes del hastío de vivir, de la nausea “sartreana”. Y si somos conscientes y somos reflexivos ante el aburrimiento, ¿no es ya meditar? ¿no estamos, quizás, más lúcidos en el hastío que en el ansia compulsiva de la insatisfacción? Saludos!

enero 17, 2009 12:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vaya Merce, eres la primera persona que conozco a quien Jack Torrance puede dejar casi indiferente :) Heidegger es demasiado duro y muy difícil de comprender. Aún hoy, a más de treinta años de su muerte, hay gente que dedica su trabajo a interpretarle. Me alegro de que te guste el viejo Ottis ;)



Bueno Tremens, según la biología hace ya dos décadas que pasó mi cenit en capacidad sexual, eh :P A mí me gusta aburrirme. O, mejor dicho, me gusta la sensación de reconocerme aburrido por lo que tiene de liberación de agobios gratuitos. Pero dura muy poco esa sensación porque enseguida encuentro algo que me estimula. Supongo que no podemos huir del estímulo tan fácilmente. Hasta Heidegger lo utiliza para escribir conferencias geniales en torno al tema. Los bares son buenísimos, sí. Otro día nos vemos. Besos!

enero 17, 2009 12:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Shandy, la Iglesia se ha especializado en ese tipo de disquisiciones. Es lo que tiene eso de arrogarse con el poder absoluto de lo que es moral y lo que no lo es, y llevarlo de manera radical e inmutable a cualquier aspecto de la vida. En cualquier caso, y por si ayuda a los debates en los que se mete la Iglesia, yo opino que los ángeles son mujeres con pechos turgentes y un culo respingón dispuesto para bailar salsa.

Creo que Heidegger y Nietzsche se aburrían muy pero que muy poco. Más que nada, porque el aburrimiento nos lleva inexorablemente a la reflexión, y dicha reflexión es el trabajo de ambos. No podían dejar de trabajar, los pobres!

Dudé mucho tiempo si poner como libro a Roquentin o a Meursault. Me decidí por Camus porque tuve una relación familiar con él (quizás algún día lo cuente aquí), pero Sartre pudo ocupar el mismo lugar, ya que plantean lo mismo.

Un abrazo.

enero 17, 2009 12:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bambola, tienes toda la razón. La vida es un continuo proceso de búsqueda al que nos arrastra el hastío. Nuestra misión es crecer como personas en ese proceso de búsqueda. Amar más, conocernos más, disfrutar más. Y esto no se compra en el corte Inglés ni se ve en televisión.



Isis, ¡el entusiasmo! Es una palabra preciosa, gracias por traerla como alternativa vital. Pero creo que el vacío existencial no se “cura”. Sólo podemos “taparlo”. Has sido también muy precisa al traer el domingo como ejemplo. Es un ejemplo buenísimo, porque todos lo vivimos y sabemos como el tiempo se ralentiza haciéndose más presente, mostrando la esencia de lo que realmente somos: tiempo que pasa, pero tiempo limitado.

enero 17, 2009 12:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, no he leído El astillero, pero me lo presentas como muy interesante. Me gusta que esta página me sirva para apuntar nuevos libros a leer. ese tipo de aburrimiento está condicionado por cómo pasa de lento el tiempo. Quizás por eso alguien inventó los pasatiempos y tuvo un éxito total entre los lectores de periódicos.



Moderato, la cultura de los hotentotes en el sur de África se basa en trabajar lo menos posible (he leído que 17 horas a la semana). El resto del tiempo no hacen nada. Así que sí se puede tener otra manera de vivir el tiempo. Pero no nos engañemos: nosotros somos europeos y arrastramos una tradición milenaria que nos impide entender la vida como ellos.

enero 17, 2009 12:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tuti, entonces eso no es aburrirse, claro. En cuanto a Tintin, es absolutamente cierto: el periódico del Vaticano hizo una editorial para demostrar que no era gay!


Claro, Diciembre. Dios es la negación del sinsentido de la existencia. Y esto se da desde los tiempos más primitivos del hombre, desde la primera vez que tienen que enterrar a un ser querido y toman conciencia de que tienen que morir ellos mismos. Y se niegan a aceptarlo. Así surge la idea de la necesidad de los dioses. Quiero decir, para mí son un invento del hombre. Al igual que a Unamuno, me da verdadera envidia de los que creen, de los que pueden creer. Yo no puedo. Cada poro de mi piel lo niega. Y cada poro de Heidegger también se lo negaba. Pero hay muchos filósofos que si son creyentes, así que tampoco es un valor en sí. Un beso.

enero 17, 2009 12:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Cacho de pan, la diversión constante nos lleva al hastío, que es la puerta del aburrimiento. Nuestro absurdo se mueve entre la insatisfacción y el hastío. Saludos y buenas compras!



Cohelet, no conozco bien a Kierkegaard, pero por lo que he leído (gracias a tu comentario) la suya es una fe muy sui generis, ya que sólo le da valor en la permanente duda mientras que la Iglesia considera que la única fe válida es la que mueve montañas. Gracias por pasarte por aquí, ¿nos conocemos? Salud!

enero 17, 2009 12:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, quizás hay demasiadas cosas que ver, que oír, que leer. Estamos abrumados por el ocio pero no tenemos más tiempo por ello. Desde este punto de vista, sí, estamos más ocupados. Pero no por llenar el vacío dejamos de percibirlo.


Dalila, de alguna manera lo que dice Heidegger que nos aliena es la actividad, y no la sensación de aburrimiento. Y, además, esto no tiene remedio. Ya que vivir es, precisamente, tratar de tapar ese vacío que realmente somos. Besos!

enero 17, 2009 12:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, no es lo mismo aburrimiento que cansancio. Por utilizar el ejemplo de Isis, no estamos cansados el domingo por la tarde, si no más bien todo lo contrario. Es la ausencia de actividad lo que nos angustia los domingos por la tarde, es la certeza de que estamos en un compás de espera hasta que la actividad se reanuda. Es la conciencia de tiempo muerto.

El aburrimiento puede llegar a ser antesala de depresiones, sí. Pero es, precisamente, por esa lucidez de sinsentido. Nuestro cerebro no está preparado para aceptarlo, vivir es ocultarlo. Pero no es fácil aburrirse: toda la sociedad está preparada para ocultarnos esa terrible realidad.

Combatir el aburrimiento es combatirnos a nosotros mismos, no querer aceptar lo que somos. Desde este punto de vista, ¿es más pecado aburrirse o combatir el aburrimiento?

Besos!

enero 17, 2009 12:17 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, efectivamente, el aburrido es un apestado social. Un aburrido es algo de lo que huimos, que nos incomoda como nos incomoda el mendigo que nos recuerda lo que pudo haber sido de nosotros. Todos intentamos no parecer aburridos, aunque nos estemos aburriendo como ostras. De hecho, en muchas reuniones sociales a las que acudimos notamos esa hipocresía continuamente.

Yo también reivindico el aburrimiento, nuestro y de los niños. Que aprendan a verse a sí mismos. Y seamos creativos en ello!

No me puedo creer que no hayas visto nunca El Resplandor. Es un clásico, mujer!

Besos resplandecientes!

enero 17, 2009 12:17 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, ¡la existencia tiene todo de soledad! Somos un vacío que llenamos de lo que vemos. Pero no dejamos de ser un vacío único e intransferible, con una muerte también única e intransferible. Estamos solos y el aburrimiento nos lo hace saber con toda contundencia. Algo así.


Ayshane, lo que yo creo que es una verdadera plaga es esa consigna constante de que no hay que aburrirse ;) Besos!

enero 17, 2009 12:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola, irritante nene. Desde luego, la voz de la Forqué en esa película es parte del horror. Tengo entendido que fue el mismo Kubrick quien, en su conocido afán por controlarlo todo compulsivamente, dirigió personalmente el casting para todos los doblajes. Pero sí, creo que el aburrimiento es básico para entender a Jack. Sobretodo su literatura :)



Dany, eso nos pasa a todos. El aburrimiento nos arrastra a hacer algo, lo que sea. Y no siempre es lo que mejor nos va a hacer sentir. Yo, a veces, ¡hasta veo televisión! Besos!

enero 17, 2009 12:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, me has hecho bostezar, según te leía ¿por qué los bostezos son contagiosos? Es un tema muy curioso, sí (apuesto a que también acabas bostezando cuando leas esto :P )


Muy bien, Lula. Bienvenida al club de los aburrientes :) deberíamos crear un nuevo movimiento social. Podemos llamarnos Ataraxia Sin Fronteras (ASF) Besos!

Carrascus, únete :P

enero 17, 2009 12:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, no he leído a Kierkegaard, así que no me atrevo a discutir sobre sus afirmaciones. Supongo que la angustia y la desesperación no pueden funcionar de la misma manera en quien cree en una vida eterna y en quien no.

Por eso no entiendo bien cómo Kierkegaard puede ser, a la vez, uno de los padres del existencialismo y un referente como filósofo creyente. En fin, ya leeré más. Me parece un tema interesante.

Besos.

enero 17, 2009 12:19 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Irritante nene, creo que fue el mismo Kubrick el que decidió rodar de nuevo para la versión española los primeros planos en los que se leía “All work and no play makes Jack a dull boy” (es la secuencia que he puesto ahí arriba). Y decidió cambiarlo por “no por mucho madrugar amanece más temprano”. Así es como se vio en los cines españoles cuando se estrenó. Me parece una buena traducción, porque, al igual que la frase en inglés, se trata de un dicho popular casi infantil, sin profundidad alguna y con un nivel literario cero. Además hace referencia también al hecho de que priorizar tanto el trabajo no tiene por qué darnos nada positivo.


Gemmayla, tu traducción es muy buena, con rima y todo ;) Pero, respecto al concepto de trabajo en nuestro país, no creo que sea más venerado que en otros países europeos. De hecho, no hace demasiado tiempo en que en España trabajar se consideraba un deshonor, y la literatura del siglo de oro está llena de ejemplos de ello.

enero 17, 2009 12:19 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carlos, tienes toda la razón. La necesidad de “matar el tiempo” es muy moderna. De hecho, el crucigrama lo inventó un tal Wynne en 1913. Lo llamaron “pasatiempo” y fue un éxito editorial brutal en la primera mitad del siglo XX. Tenemos una necesidad compulsiva y neurótica de pasar-el-tiempo, de no tener conciencia de la existencia plomiza del tiempo, de que somos tiempo.


Dr. Freud, es un honor tenerle por aquí. Lo de Tintin tiene que estudiarlo usted, que dará para muchas sesiones, seguro. Un saludo!

enero 17, 2009 12:20 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, me alegro por tus recovecos interiores :P Pero estoy de acuerdo contigo, es muy difícil aburrirse, no encontrar distracciones. Besos saurios!

enero 17, 2009 12:21 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Personalmente no creo en Dios como negación al sinsentido de la existencia. Tampoco creo en él cómo justificación creada para llenar ningún tipo de vacío, ésa es la argumentación de los ateos sobre nuestra convicción. Creo profundamente en ése ser superior, desconozco su aspecto, tal vez incluso no tenga aspecto. Desconozco que es lo que nos espera tras la muerte. No me planteo que exista otra vida. Pero tengo la convicción de que será entonces cuando conoceré el enigma de la existencia humana, del origen del universo.

Leí hace tiempo que cuando los astrónomos llegan a la cumbre de sus conocimientos sobre los orígenes del cosmos, se encuentran con que los teólogos ya estaban en ese punto desde hace siglos. Y que ante la magnitud y dificultad de descifrar el enigma del universo, son muchos los astrónomos que se muestran más receptivos que los científicos hacia la creencia de la existencia de un Dios ó de un ente superior.

Cuando yo hablo del cielo a mis hijos, no lo hago pensando en la estética que de él ofrece cierto anuncio publicitario de queso para untar. El firmamento significa lo trascendente, lo inaccesible, lo infinito. Y utilizo la palabra cielo a modo digamos, de fábula infantil para ofrecerles mis convicciones religiosas. Cuando sean adultos obtendrán sus propias conclusiones al respecto, y sean cuales sean, yo las respetaré.

Me encanta la vida y espero vivir muchos años, pero en absoluto temo a la muerte. Lo único que temo es que llegue antes de que mis hijos se valgan por si mismos.

Bueno mi queridísimo ateo (léase con cariño), siento haberme enrollado y haberme ido por los cerros de Ubeda…

Besos

enero 17, 2009 5:40 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

"Cuando el diablo no sabe que hacer, mata moscas con el rabo".

No hay mas que ver ese fenómeno llamado Jackass.

enero 18, 2009 1:57 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

"Cuando el diablo no sabe que hacer, mata moscas con el rabo".

No hay mas que ver ese fenómeno llamado Jackass.

enero 18, 2009 1:57 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

Así es amigo lagarto, no nos estamops quietos por temor a que esa quietur nos deje secos.
No paramos de pensar en que hacer, q comprar, tan sólo por no sentarnos en una sillita al sol y aburrirnos mortalmente, pero yo sí me siento al sol, simplemente sentarme, sin un libro, sin nada sin musica, sin ninguna actividad, mas q la q me dice el cerebro, pero como me da trabajo intento alejarme de él también
SOn buenos mis momentos de aburrimiento de astío de ese non facere niente.

muakkkkkkkkkkkkkkkkkk

enero 18, 2009 2:58 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

¿o sea que a Jack le hubiera salvado la llegada de una quitanieves con un pedido de pantalla planta y TDT?

enero 18, 2009 10:52 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Que sí, que lo sé pero es un clásico que me acojona... qué le voy a hacer!! Eso sí, me la han contado y he visto imágenes sueltas... jeje.

Ey, cuenta lo de Camus... me has picado la curiosidad. Coño, que árbol genealógico más chulo tienes.

enero 19, 2009 10:32 a. m.  
Blogger Laluz dijo...

Todo lo que expresaste me identifica, no soporto estar aburrida, no soporto tener que hacer algo todo el tiempo para no estar aburrida, no soporto la insatisfacción,ufff, sigo?

enero 21, 2009 8:23 p. m.  
Anonymous Oli dijo...

Vaya...pues eso del aburrimiento no va conmigo. Siempre ando maquinando y construyendo cosas en mi cabeza. Ni en la sala de espera del dentista...
Y "El resplandor" si que me dio mucho miedo pero creo que lo que le ocurría al personaje de Jack Nicolson es que tuvo tiempo de sobra para ver su talento...que no era el que el creía.
Saludos

enero 21, 2009 10:29 p. m.  
Anonymous el irritante nene de las pipas y las palomitas dijo...

Lizzard...me vas a volverlocoooo!!!
No acabo de entenderte!!!!!!
Dices en el post que "El aburrimiento es un estado de lucidez intelectual, de comunión cósmica al alcance de cualquier ser humano. Aburrirse es una experiencia intelectual, sí.".
( Vaya...ahora me he pasado media hora intentando imaginar qué puede significar este dibujito:
.".
)
Y luego aseveras..y te quedas tan ancho y pancho...que Jack se puso pallá debido al aburrimiento...
¿Cómo se come eso?
Lucidez = locura?
Ah, entonces, muchas gracias, amigo.
Yo debo de ser muy lúcido.
Por encima, con todo el esfuerzo que me pasé pa encontrar un refrán que tradujese el de Jack...resulta que encuentras infantiles, shallow y merecedores de cero tuberculoso tanto el español como el british!!
Pa acabar erosianando mis meninges, nos aconsejas una carísima canción donde no veo aburrimiento, por mucho que el señor georgiano esté wasting his time...sino morriña, rebeldía aparentemente pasiva ante la explotación, si acaso conformismo, monotonía..., qué sé yo?..un alma azulísima.
Joder..Esta canción siempre me "ha subyugado" los perfúmenes...Tiene tantas lecturas, amigo lizzard, que acabo de darme cuenta de que la tuya tambien me vale...pero, me jode..porque nunca vi al héroe del muelle como un tipo que se aburriese...y me acabas de romper los esquemas de esta cancion.. y ya ni sé cómo la voy a cantar la proxima vez que pille la guitarra..
Así que, como siempre que me encuentro sin saber hacia donde tirar, pues,... cantaré la de Don´t think twice, it´s all right.. pero en versión de la Melanie, aunque mucho más lentaaaaa....
desganadaaaaaa...
Es la única cancion que puedo intentar cuando estoy abúlico y rendido y derrotado...
Resumiendo, que soy un pesao:
me has fastidiado una peli MÍA de toa la vida...y una song de idem...
Pues, muchisimas gracias, lizzard,
mas dejao K.O.
¿Y ahora que voy a hacer de mi vida?
Ya me avisó mi mamá: "No vayas a los blogs y menos a los que están in the pines where the sun don´t ever shine"...aunque ese no es el sitio que se le supone a un lagarto...que debería preferir estar á raxeira...al sol que más calienta...
Lo dicho: este post me va a vover loco!!!!
Espero haber usado los pretéritos perfectos en su aspecto perfectivo de manera perfecta.

enero 22, 2009 5:12 a. m.  
Anonymous el irritante nene de las pipas y las palomitas dijo...

cagoenlaleche
si todo el mundo sabe,
(excepto alguna listilla que yo me sé)
que Kubrick le encargó el doblaje de "El resplandor" a Carlos Saura... y le dijo que eligiese voces poco conocidas..Nada de los típicos dobladores de turno... (por eso uno se cabrea al principio con la voz que le adjudican a Nicholson..),
¿cómo me dices que el propio.. "el propio" Kubrick...modificó eso del refrán... pa la version española..
Pero vamoavé...quemevaadaralgo!!
Tú crees que el Stanley conocia tan bien el cervantino idioma como para ponerse a ver matices en un refrán...?
Tu lo que quieres es joderme, verdad?
Joderme la peli, la canción, la semana..
Pues lo has conseguido, lizzard!!!
Pero..sufre.. me he bajado ese archivo con sus pelis primerizas, y sus fotos cojonudas.. y mogollón de datos interesantes y entrevistas al genio..
Y tu no lo tienes!!Rabia, chincha!!

enero 22, 2009 5:40 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, no es tan sencillo hablar de causas y efectos, de huevos y gallinas. En cualquier caso, creer en Dios es negar el sinsentido de la existencia. Me parece imposible compaginar ambas ideas, por eso me ha sorprendido lo que hemos comentado de Kierkegaard.

En cuanto a lo de los astrónomos y los teólogos, yo no lo veo como un “encuentro. Los buenos científicos saben cuáles son sus limitaciones y, simplemente, se quedan ahí. Es imposible demostrar la No-existencia de Dios desde un planteamiento científico como es imposible demostrar la No-existencia de pequeños hombrecitos verdes que viven en nuestros cajones y se ocultan cuando los abrimos. Pero eso tampoco significa que haya un encuentro entre Ciencia y Teología. Se tata de campos completamente ajenos. Puede haber científicos creyentes como puede haber taxistas vegetarianos.

No puedo hablar en nombre de todos los ateos del mundo, pero mi ateísmo particular no tiene nada que ver con un talibanismo científico, ni mucho menos. La ciencia llega hasta donde llega y el método científico no es más que un paradigma circunstancial dispuesto a ser continuamente rebatido por un nuevo paradigma. El tema sería muy largo, sí, yo tampoco quiero extenderme en estas cosas ahora :)

Besos!

enero 22, 2009 1:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Desde luego, Joako. El miedo a aburrirnos es mayor que el miedo al dolor. Salud!


Bolero, a los lagartos también nos encanta tirarnos al sol ;) eso sí que es comunión cósmica! Besos!

enero 22, 2009 1:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Zorro, seguro que sí. Y una play station, de paso. No pensar es la mejor manera de no hacernos daño, y la tele es uno de los mejores dopajes.


Margot, una parte de mi familia tuvo que exiliarse tras la llegada de Franco. Mi tía A. ha vivido siempre en París, bohemia escritora, y estuvo un tiempo con Camus. Es una historia larga y complicada, que da para una película, pero nunca me ha gustado contar aquí cosas personales.

enero 22, 2009 1:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Laluz, la insatisfacción es la norma de la condición humana. Ya lo decía los Rolling Stones: I can get no satisfaction, and I try, and I try, and I try… ;)



Oli, claro, nunca podemos dejar de pensar, de estar maquinando… por eso los hindúes hacen un arte del yoga, la meditación y el Nirvana. No es nada sencillo, no. Saludos!

enero 22, 2009 1:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Irritante nene, creo que lo que le pasa a Jack en esa película es que se niega a dejarse arrastrar al aburrimiento. Continuamente intenta no aburrirse, continuamente busca cosas nuevas con las que entretenerse. La escena en la que entra a beber al pub y habla con el barman es muy significativa. Jack está huyendo del aburrimiento a costa de su salud mental. Si hubiera decidido que era bueno aburrirse, no hubiera terminado así la película.

La canción es preciosa. Y melancólica, tienes toda la razón. No sabía cuál poner y escogí esa por el “wasting time” y por la imagen de estar sentado frente a un dique. No hay más, no.

Gracias por contar lo de Saura. Pensaba que era el propio Kubrick el perpetrador de la cosa. Ahora me quedo mucho más tranquilo.

Pero, por Dios, anímate, hombre, y no te alteres por lo que he escrito y sigue disfrutando de todo ;)

enero 22, 2009 1:58 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Nada de lo humano nos es ajeno

febrero 01, 2009 4:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home