jueves, noviembre 27, 2008

The price you pay

A mis hijos les gustan las canciones de Siniestro Total. Una de las que más les gusta es “Diga que le debo”. Les hace muchísima gracia y la tocamos a veces en casa, con las guitarras:

Sea tan amable y diga qué le debo
Yo suelo pagar lo que como y lo que bebo
He comido un pincho de tortilla
Dos bocadillos de morcilla
He acabado un queso de tetilla
Y me niego a fregar la vajilla.
Diga qué le debo
Que me diga qué le debo de una vez
Diga que le debo y dese prisa
Deje de hacer cuentas sobre la repisa





La considero una canción muy didáctica, la verdad. Porque todo tiene un precio en la vida. Tener algo significa siempre renunciar a otro algo. Dar y recibir. Tomar y perder. Y es fundamental ser consciente del precio que pagamos por tener las cosas que tomamos, por ser lo que somos. Pagar es un acto de reconocimiento de uno mismo.

La palabra “precio” es, sorprendentemente, una de las más usadas en las canciones de Bruce Springsteen. Price, pay o cost aparece en 61 canciones distintas de manera reiterada y significativa. Es curioso que, en un letrista tan romántico y visceral como es Springsteen, sea ésta una de las palabras más utilizadas en sus canciones. La usa más que otras palabras clásicas de las letras pop-rock como son luna (que sólo la utiliza en 18 canciones) o carretera (en 38 canciones), y queda en él casi a la altura de palabras tan indispensables para cualquier otro músico como corazón (en 84 canciones) o sueño (en 71 canciones).

Bueno, no. Realmente no me parece tan sorprendente. Me parece muy acertado. Nos pasamos la vida pagando por ser lo que somos y, quizás, la felicidad consista sólo en saberlo. Conocer el precio y pagarlo. ¿Me cobra, por favor?



Tenía una mujer e hijos en Baltimore
Salí a dar una vuelta y ya no volví más
Como un río que no sabe hacia dónde fluye
Di un giro inesperado y continué adelante

Todo el mundo tiene un corazón hambriento
Todo el mundo tiene un corazón hambriento
Paga lo que eso cuesta y tendrás así tu parte

La conocí en un bar en Kingston
Nos enamoramos, y yo sabía que eso tendría que acabar
Tomamos lo que tuvimos y nos tuvimos que separar
Pero ahora aquí estoy otra vez, camino de Kingston

Todo el mundo necesita un sitio en el que descansar
Todo el mundo quiere tener un hogar
Y da igual quien lo diga, porque siempre es igual
Todo el mundo tiene un corazón hambriento
Y a nadie le gusta estar solo


Don't make no difference what nobody says



Una canción para los que pagan: Darkness on the edge of town, de Bruce Springsteen

Una película para los que pagan: La caída de los dioses, de Lucino Visconti

Un libro para los que pagan: Rojo y negro, de Stendhal

.

60 Comments:

Blogger Nosotr@s dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

noviembre 27, 2008 9:42 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Tus hijos tienen muy buen gusto en lo que a música se refiere.

Muy grandes, los Siniestro. Y gallegos. Con retranca, como tiene que ser.

Lo de pagar (y cobrar), de una u otra forma, supongo que es inherente a lo de vivir en sociedad, por el difícil equilibrio que exige entre nuestro natural egoísmo y nuestra artificial (pero en el fondo también egoísta)necesidad de colaboración.

Y es tan inherente y tan inevitable, que yo la mayoría de las veces me olvido de que estoy pagando y llego a creer que estoy haciendo otra cosa. Y lo mismo me pasa con cobrar: que ya ni me doy cuenta de cuando lo hago. Porque lo hago, queriendo y sin creer que quiero. Todos lo hacemos.

Y Bruce lo sabe.

noviembre 27, 2008 9:44 p. m.  
Blogger melina dijo...

Lo mejor es cuando sabemos que la felicidad sólo vale lo que estamos disfrutando. Es impagable a la consciencia, pero ya está todo pago de antemano.

besos!!!

noviembre 27, 2008 10:10 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

ay ay ay Nosurrender, no sé yó si éso de masacrar camareros es muy didáctico para tus niños eh?, pobrecillos (los niños y sobre todo el camarero) ;-)

Me has dejado anonadada con tus conocimientos sobre el número de veces que repite Bruce determinadas palabras en sus canciones. No me extrañaría que también las hubieras escuchado del revés para ver si contenían algún mensaje cifrado, ya nos contarás porque la postura es pelin incómoda ¿no? jeje

Bromas aparte, lo realmente sorprendente es el recuento que has hecho, tiene auténtico mérito. Bruce es un genio expresando sentimientos, por lo que bien pensado, no es de extrañar que repita tantas veces ésa palabra. Yo diría que es incluso indispensable, porque queramos o no, siempre tenemos que pagar un precio por absolutamente todo en ésta vida, por lo bueno y por lo malo. Las palabras precio y amor, son cómo una extraña pareja, bién avenida.

Es genial que nos hayas traído de nuevo a tu alma gemela musical, además ésta canción es maravillosa. ¿Llevarás a tus niños al concierto?, sorry, estoy un poco cotilla hoy…

Besos para ti y para tus pequeños!

noviembre 27, 2008 11:02 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Que imagen más tierna:todos tocando la guitarra en casa cantando a gritos QUE TE DEBO (porque es a gritos ¿no?) En serio que me ha hecho reir y pensé que estabais grabados en el youtube!!
Esta canción de Bruce me emociona siempre que la oigo pero sin ponerme triste, no sé..vamos que la pagaría gustosa. Y es verdad que estamos toda la vida pagando, la unica salida es hacer buenas compras. Besos!!

Ch

noviembre 28, 2008 12:02 a. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Hum... el sacrificio es el precio de muchas cosas que valen la pena. Por eso es un sacrificio: un sacro oficio, un oficio sagrado.

...En que damos algo a cambio de un algo mayor... Ojalá no sacrifiquemos en vano. Y ojalá siempre estemos dispuestos a sacrificarnos por lo que anhelamos.

¿? Un abrazo..

noviembre 28, 2008 3:25 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

"I paid my dues", de Anastacia:

http://web.tiscali.it/UruseiYatsura/Anastacia-PaidMyDues.mp3


No me gusta deber, aunque es inevitable porque absolutamente todo tiene un precio, pero procuro que sea lo menos posible, al menos en el sentido material.... Favores los deberé siempre, y cariño... lo devuelvo con gusto.

Un beso y buen finde, Nosu

noviembre 28, 2008 10:22 a. m.  
Blogger gemmayla dijo...

El Bruce está aquí que se sale, wapísimo !!!
Desde luego hay que dar gracias por cada recibo que se paga, sobre todo, el de la hipoteca y sus super subidones.
Los Siniestros saben pedir por esa boquita. Al rico pincho de tortilla !
Cuando nos dicen en las noticias que aumenta la morosidad en nuestro país, pienso en los dramas familiares que eso supone. Desde luego, NoS., sin caer en estereotipos calvinistas, pagar los recibos y facturas nos llena de gozo, y sobre todo de alivio, en ésta nuestra sociedad en la que Don Dinero manda. Siempre me pregunto si la crisis cambiará realmente este estado de cosas. Volverá el trueque ??? Volverá la solidaridad vecinal de antaño ??? Aumentará nuestra capacidad altruista de dar a cambio de nada ???...Son interrogantes sin respuesta por el momento.
Por el momento pienso que son impagables tus entradas de blog. Muchas gracias.

noviembre 28, 2008 11:18 a. m.  
Blogger MK dijo...

"Como un río que no sabe hacia dónde fluye
Di un giro inesperado y continué adelante"...
Claro que hay que continuar adelante..aunque perdamos cosas por el camino , y luego las echemos mucho de menos.
Hace frio al volver a casa.

"Todo el mundo necesita un sitio en el que descansar
Todo el mundo quiere tener un hogar
Todo el mundo tiene un corazón hambriento
Y a nadie le gusta estar solo".

Ese es el precio a veces.
Pero cuando ya se ha pagado , Tenemos derecho a soñar en algo mejor, y eso , Lagarto , ahuyenta mucho el frío.
Eso y buscar un divertido repertorio para esas tardes de guitarras.
Les encantará "Mi agüita amarilla" , seguro.Y luego la cantan en la escuela cuando den en clase de Naturales, el ciclo del agua.

noviembre 28, 2008 12:26 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Jajajaja me he reído porque cuando mis sobrinos vienen a casa me piden que ponga "ese grupo que está tan loco, tía", y hacemos igual (sin guitarras que yo sólo la pandereta, ays), a cantar voz en grito. Su preferida es "Todo esto es tan hermoso". Me temo porque aprovechan a decir un taco sin malas caras y viniendo a cuento, jeje.

Los Secretos también tenían una canción chula al respecto del precio. Urquijo sabía de precios. Y sí, me parece educativo enseñarles el valor de las cosas y su precio. Siempre me cayó mal la ñoñería y la hipocresía de aquellos que niegan el "materialismo" de cualquier paso. Ser conscientes de ello no sé si nos hace más felices pero desde luego sí más reales. Tal vez más serenos y sinceros con nosotros mismos y el resto.

De nada, son cinco euros (estamos que lo tiramos, eim?)

Besos al costo!

noviembre 28, 2008 1:07 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

En la novela "La interpretación del asesinato", el asesino, un multimillonario, le pregunta al genial detective Littlemore:
-¿Cuál es su precio?
Y el detective contesta:
-Más del que usted puede pagar.

:)

noviembre 28, 2008 2:27 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

Y a veces nos pasamos la vida pagando por cosas que no tienen valor. Pero estoy de acuerdo contigo, todo, o casi todo, tiene un precio que nos cobramos en experiencia y otras veces en decepción. Aunque hay cosas que afortunadamente son gratuitas como la sonrisa de tus hijos, una puesta de sol y el calor de una mano amiga.
Me ha hecho gracia la canción, te imagino con tus hijos tocando la guitarra así como el capitán Trapp en Sonrisas y Lágrimas.
Saludos.

noviembre 28, 2008 3:04 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Has relacionado a Bruce y al mejor grupo español de todos los tiempos. Eres un genio y eso prueba que hay una conexión Lagarto-Lula más allá de las palabras (y del pulpo). Esto sí que no tiene precio y no las cosas por las que pagamos cada día una cantidad indecente de dinero, de dignidad, de alegría y de vida.
Besos galaicos.

noviembre 28, 2008 7:11 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Tienes mucha razón.
Supongo que los regalos sorpresa son, necesariamente, la cosecha recogida tras la siembra.

Me has dejado loca con las estadísticas-Boss

Saludos

noviembre 28, 2008 8:28 p. m.  
Blogger tan versátil como acústica dijo...

y dijo el cuarteto sobre el tema "si alguien no pide su tajada es porque no vale nada".

noviembre 28, 2008 9:59 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Jajajajaja!!! La familia que canta unida, permanece unida. Gran imagen y gran canción.
Y es cierto que hay que pagar un precio por todo, y a veces el precio es extremadamente doloroso.
Besos salvajes.

noviembre 29, 2008 1:38 a. m.  
Blogger Divina nena dijo...

Muy buena cultura musical a tus hijos, si Sr.

Me parece acertada la reflexión sobre el coste que tiene todo en la vida, yo siempre digo despues de una buena comida acompañada de un rico vino en un restaurante a la hora de pagar, que esto es como ir de putas, joder, si yo me lo he comido con mucho gusto, lo he disfrutado, he sabido apreciar su calidad y le doy mi vistobueno, !amo su comida! ¿Qué más quiere? Ah, que pague ¿no? puf, lo que yo te diga, le quita la gracia :-)

noviembre 29, 2008 10:00 a. m.  
Blogger dany dijo...

bueno, has caido justo!!! ultimamente mas de nua vez tuve que decir en alguna conversacion: el precio de elegir, y el temor es ,la perdida de lo que no se sta eligiendo..
en fin,ciertamente,pagamos todo..
tus hijos tiene buen gusto..todos saben tocar la guitarra?
yo nunca pude aprender...un beso!!

noviembre 29, 2008 1:00 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Ni idea con eso de que la literatura del Rock estaba tan economizada, si Maynard Keynes levantara la cabeza pillaria una Gibson y se pondría a desfasar en el un tugurio de Rock??

En fin estupenda mezcla de videos,como me gusta la coña de los siniestros y eso de que lo hereden las nuevas generaciones esta bien, y ademas gratis, o nos vas a cobrar?

Saludos sin coste

noviembre 29, 2008 8:07 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Un análisis interesante de las letras del Jefe. No creo que sea muy consciente de las veces que repite estos conceptos o tal vez sean temas que no le dejan conciliar el sueño.

Saludos.

noviembre 29, 2008 9:00 p. m.  
Blogger Dédalus dijo...

Espero que tus hijos superen la fase Siniestro Total... Jajaja! Creo que el boss es bastante más instructivo, pese a sus menciones sobre precios.

Besos, NS.

noviembre 30, 2008 11:30 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, son pequeños y Sinistro Total es lo que más gracia les hace de lo que encuentran mi casa. Yo creo que “el pago” es aún más primario que la propia condición social. Robinson Crusoe se pasó la vida en la isla eligiendo y asumiendo consecuencias para consigo mismo. Él también pagaba con trabajo inútil por su deseo de servir a su Dios, por ejemplo. Quizás, incluso, los ateos como yo también acabaríamos vendiéndonos y comprándonos cosas en la isla desierta al precio que estimáramos justo.



Melina, claro que sí. Y hay que recordar el momento pasado del pago hasta con alegría, y no rencor por lo perdido. Algo así. Besos!

noviembre 30, 2008 1:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Diciembre, les gusta más esa de Bailaré sobre tu tumba, así que ésta podría pasar hasta por Light.

En la página web http://search.brucespringsteen.net/ puedes poner la palabra que quieras y la página te dice las canciones en que aparece. Así que la cosa no tiene tanto mérito, ni le he dedicado tanto tiempo, eh :)

Por el momento me conformaría con poder ir yo al concierto, los niños aún son muy pequeños para meterles en un sitio así por la noche. Dentro de unos años, quizás, si aún sigue el tipo dando tumbos por el mundo.

Besos!

noviembre 30, 2008 1:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ch, espero no estar nunca en youtube. Al igual que Fernando Pessoa, yo reniego de verme el rostro por satánico :) A mí, esta canción de Springsteen me parece de las más alegres que ha escrito. Tardé mucho en mi vida en entenderla realmente. Te deseo las mejores compras!



Isis, yo creo que los sacrificios nunca son en vano. Cuando tomamos una decisión, ésta debe ser completa, sin dobleces. Uno se siente mejor pensando que lo que tiene se lo ha ganado que otro que ha tenido un golpe de suerte o de cara dura. Un abrazo!

noviembre 30, 2008 1:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dalila, es una metáfora muy usada, sí. Me estaba acordando ahora de esa sórdida copla española “La bien pagá”, por ejemplo.

Hay cosas cuyo precio puede regatearse, o escamotearse. Pero hay otras cosas que si las queremos tener no hay más remedio que asumir todos los pagos. El tipo del que habla la canción de Springsteen, por ejemplo, paga el precio de dejar a su mujer y a sus hijos porque necesita un hogar que no lo encuentra ya en su casa. En estos casos no se puede regatear el precio, aunque también hay canciones que lo piden:

Una de dos
o me llevo a esa mujer
o entre los tres nos organizamos
si puede ser

(L.E. Aute)

Besos!

noviembre 30, 2008 1:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemayla, no creo que la crisis cambie demasiadas cosas en nuestra manera de relacionarnos económicamente. Me conformaría con que la gente normal dejara de adorar al libre mercado y sean conscientes de que la sociedad (el Estado) es quien debe velar por los intereses de las personas, que la avaricia no es una virtud sino un defecto. Pero yo me refería a otro tipo de pagos que, tengamos el sistema económico que tengamos y suban los tipos de interés lo que suban, permanecerán en nosotros.



MK, la metáfora del río me parece perfecta para hablar de lo que nos depara la vida. Aunque, como decía ya Marinque, el destino final de todos los ríos es el mismo: la mar, que es el morir. En cualquier caso, hasta que llegue el mar seguiremos luchando y pagando por sentirnos bien dentro de nosotros mismos. El dinero robado no se gasta con tanto gusto como el trabajado. Besos!

noviembre 30, 2008 1:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, también a los míos lo que más les gusta es lo transgresor de las letras en Sinistro Total. Quizás un buen padre en general les prohibiría escuchar esas cosas. Pero como yo no aspiro a ser un buen padre en general sino a ser el único que ellos tienen y ven cuando se puede, pues lo que me gusta es que nos riamos mucho juntos. Tampoco me parece tan transgresor hoy en día cantar una canción que contiene tacos, peor son otras cosas.


“Siempre hay un precio que tienes que pagar.
Todo de golpe o día a día lo harás”


Los Secretos tenían momentos de pura magia, sí (en aquella época me parecían un poco flojos, pero con los años les voy apreciando más, como el vino). Y tiene toda la razón; hay cosas que se pagan de golpe y otras día a día. Pero se paga, claro que sí. Urquijo también pagó.

Besos!

noviembre 30, 2008 1:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro, Arcángel, no todos podemos ser comprados al precio que otro quiere comprarnos. pero una vez que uno acepta un precio, no debe arrepentirse de nada, es el único camino para estar en paz con nosotros mismos.

noviembre 30, 2008 1:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Raquel, quizás ese continuo malestar por saber que pagamos por cosas en las que no reconocemos valor, es el precio que pagamos por vivir como vivimos. La felicidad no está en cambiar de coche, vivir en un adosado, o exprimir al padre tus hijos para comprarte un bolso nuevo. Y en el fondo lo sabemos. Algo así.

Y tampoco estoy de acuerdo en que una sonrisa de un hijo o una puesta de sol sean cosas gratuitas. Ver la sonrisa de un hijo exige educarlo, por ejemplo. Y los amigos hay que ganárselos.

Saludos!

noviembre 30, 2008 1:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lula, ¡es que el pulpo une mucho! De alguna manera, Siniestro Total es el nexo perfecto entre el pulpo y Bruce Springsteen :) Besos!


Exacto Tessa, nada es gratis, lo has expresado muy bien. Y esas estadísticas están al alcance de todos, eh, como le decía a Diciembre un poco más arriba. Saludos!

noviembre 30, 2008 1:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tan Versátil, también decía aquel famoso tango eso de “el que no llora no mama, y el que no mama es un gil”. Nunca estuve muy de acuerdo en eso de que quien no mama es un gil. A veces no compensa llorar y lo que nos sale de dentro es un “que se jodan” de lo más sano ¿no? :)


Pantera, nos sale mejor la de Bailaré sobre tu tumba, que sólo tiene los tres acordes elementales. A veces el precio es extremadamente doloroso, sí. Pero aún más doloroso es cuando no quereos aceptarlo ¿no crees?

noviembre 30, 2008 1:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Divina nena, si ir a un restaurante es igual que ir de putas... ¿por qué debe ser malo entonces pagar en un restaurante, en lugar de ser bueno pagar a una prostituta? Ay, creo que hay tanta hipocresía con el asunto de la prostitución... :)


Dany, es cierto. Es lo que los economistas llaman el “coste de oportunidad”. Y es que cada vez que elegimos una cosa estamos dejando atrás muchas otras. Por cada cosa que somos por decisión propia dejamos de ser miles de Yo alternativos. Es mareante! El pequeño no toca nada, pero tiene buen oído. El mayor está empezando a poner acordes en la guitarra. Aún les queda mucho para ser como Eric Clapton :) Besos!

noviembre 30, 2008 1:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, de alguna manera debemos a Keynes el desarrollo del rock & roll, en el sentido de que tanto los Beatles como los Stones son hijos de la fusión cultural que el plan Marshall trajo a Europa tras la Guerra. Siniestro son geniales, sí, y me encanta disfrutarlo de manera transgresora (otra vez) con mis hijos. Salud!


Makiavelo, yo creo que sí es consciente. No se trata de metáforas cuando lo usa en canciones como Darkness, Prove it all night, price you pay, ... Realmente lo utiliza para explicar que es importante renunciar a algo para poder toar otro algo con completa conciencia. Algo así. Saludos!

noviembre 30, 2008 1:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dédalus, estamos en ello. Pero por el momento, las canciones transgresoras en español es lo que más directamente comprenden. Pero ya les iré educando, ya :)

Besos!

noviembre 30, 2008 1:42 p. m.  
Blogger Ichiara dijo...

Vaya si todo tiene su precio, y está bien que lo sepan desde pequeñitos, eso les llevará a apreciar en su justa medida las cosas que desean, porque sabrán lo que cuestan e irán forjando su personalidad conforme a las necesidades. Odio ver a esos niños que lloriquean por todo y en el fondo no desean nada, nada les seduce ni les satisface, porque no saben lo que cuesta.

Besos

noviembre 30, 2008 7:36 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

tu lo has dicho nos pasamos la vida pagando por lo que somos y hacemos!

incréible el estudio sobre las palabras más repetidas en las canciones del boss

hace mucho escuchaba a los siniestro! un abrazo compañero

noviembre 30, 2008 8:13 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

...es decir, que lo que nos canta Bruce en este "Hungry heart" es como dejó tirados a la mujer y a los hijos (ahí os pudrais!) para irse a saciar sus deseos de aventura y de ver mundo... bonito ejemplo nos da el Boss!.

Espero que al menos, cada mes enviase por correo a su casa un cheque con el que pudiesen seguir pagando la hipoteca, el hiper y el colegio... aunque si también dejó el trabajo que tanto nos esclaviza a todos y nos frustra, me temo lo peor.

¡Qué bonito y poético es todo cuando está en una canción, amigo NoSurrender!

diciembre 01, 2008 2:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ichiara, creo que es importante educarse en esa idea, sí. Es bonita la sensación de haberse ganado uno todo lo que tiene, y no deber nada a nadie. Sólo cuando nos acostumbramos a darlo todo cuando queremos “algo”, nuestros “algos” son importantes.



Roberto, supongo que, en realidad, la palabra “precio” es ya una completa metáfora de algo más. El dinero no existe, es un ente abstracto, casi metafísico, cuyo objetivo es encontrar la esencia cuantitativa y común entre, por ejemplo, un sándwich de pollo en el bar de la esquina y una conferencia sobre poesía griega en una universidad del Canadá. Así, podemos entender que una conferencia sobre poesía griega en una universidad del Canadá equivale a ochenta y seis sándwiches de pollo, o algo así. En el fondo seguimos buscando el orden matemático del mundo, Descartes y todo eso :)

diciembre 01, 2008 5:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, creo que esta vez estamos muy en desacuerdo.

No sé qué casos conoces tú, pero de acuerdo a leyes muy elementales, un padre separado no puede dejar “tirados” a sus hijos porque la pena es de cárcel. Algunos padres separados, por ejemplo, pasamos cifras astronómicas que nos dejan casi al borde de la indigencia para nuestros “tirados” hijos, a quien vemos siempre que podemos. Cifras astronómicas que, por cierto, la madre puede gastarse en lo que le salga de sus genitales y no en los hijos supuestamente “tirados”. La Ley dice clarísimamente que un padre no puede “dejar tirados” a sus hijos porque está penado con cárcel, decía. Pero es que una madre, en cambio, sí puede gastarse el dinero que el padre da a sus hijos en, por ejemplo, ponerse unas tetas nuevas, sin que a nadie en la sociedad actual le parezca mal. Esta es la realidad de los “hijos tirados” entre las personas decentes. Así que las cosas pueden verse desde otra perspectiva, también.

Por otra parte, “saciar deseos de aventura” no es como llamaría yo a una persona adulta que se enamora de alguien que, por fin, le hace sentirse en un hogar (que es lo que dice la canción). Aunque a algunos pocos afortunados les parezca mentira, no todo el mundo acierta con la primera novia para toda la vida. Hay decisiones maduras muy duras que a veces hay que tomar o que, simplemente, alguien las toma por ti.

Yo creo que el ejemplo que da el Boss aquí es que hay que aceptar que todos necesitamos a alguien que nos ame y que no siempre es un fácil cuento de hadas la cosa. Que tenemos que afrontar los problemas y pagar por la vida que elegimos.

A mí sí me parece bonita esta canción. Y digna.

diciembre 01, 2008 5:01 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Uuuufff... has hecho todo un alegato en favor de las separaciones, y no era en eso en lo que yo quería entrar, porque con tantos casos como se dan ahora, las hay de todas clases, las conozco (y padezco, todos mis hermanos/as se han separado ya por una u otra causa) y sé perfectamente que siempre es mejor abandonar un hogar en ruinas que seguir arruinándolo más.

Lo sé... pero es que la canción del Boss no dice nada de eso. Aquí no habla de alguien que viva una vida familiar mala, ni dice nada objetivo sobre la separación, simplemente dice "Tenía una mujer e hijos en Baltimore. Salí a dar una vuelta y ya no volví más. Como un río que no sabe hacia dónde fluye. Di un giro inesperado y continué adelante... si eso no es irse egoístamente y dejar tirada a la familia, es que yo no entiendo la canción.

Y perdona si he pinchado alguna fibra sensible, que no era mi intención, de verdad.

diciembre 01, 2008 5:58 p. m.  
Blogger Sese dijo...

Pues fíjate que yo creía que la palabra más utilizada por Springsteen bien podía ser carretera, por aquello del Bruce de chicas y coches de la primera época. En cualquier caso, ¿habrás contabilizado también highway? (que hay unas cuantas). Y por curiosidad, ¿cómo manejas estas estadísticas?.

Un saludo

diciembre 01, 2008 9:35 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Gracias por facilitar la web Nosurrender, está bién hasta el merchandising, hay que ver que gorras más chulas!

Yo he elegido éstas otras palabras, inherentes a la condición humana y que tan sabiamente plasma y expresa Bruce en sus temas:

-pain: 19
-sad : 22
-love:108
-hope: 13

Besos!

PD.: Bruce tiene cuerda para rato, estoy segura podremos disfrutarlo algún día en directo, con nuestros hijos ;-)

diciembre 02, 2008 12:37 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Efectivamente, ahora creo que entiendo esa conexión Berlanga- keynes ;)

diciembre 02, 2008 11:06 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Jaaa, Carrascus, no quería hacer yo alegatos a favor de la separación de nadie, por Dios :) Estoy de acuerdo contigo, todos conocemos todo tipo de casos. Eso es, más o menos, lo que quería decir; que no es fácil juzgar algo tan complejo. Y, añadía, la Ley es absolutamente dura con los padres y completamente ciega con las madres. Una completa aberración inmoral y bla, bla. Yo entiendo -y esto ya si es algo personal- que separarse no es abandonar a los hijos. Nada que ver.

Efectivamente, la canción empieza con un verso muy duro. Y eso es precisamente lo que me gusta. Primero acepta lo que hay, sin medias verdades, ni mentiras piadosas, ni vericuetos, ni justificaciones, ni disculpas de ningún tipo. Luego, cuando sabemos ya lo duro que hay, nos explica que ése fue el precio de buscar su hogar, de reconocer que todos tenemos un corazón necesitado de amor (que es como se llama la canción, Hungry Heart) y que, muchas veces, no amamos ya a la persona con la que estamos y nos sentimos tremendamente solos. Hay que ser valiente para reconocerlo. Y muy afortunado por encontrar a la camarera de Kingston, si todo le sale bien.

diciembre 02, 2008 1:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, en http://search.brucespringsteen.net/ puedes probar todas las palabras que quieras:

Highway= 38 canciones

Road= 36 canciones

Street= 71 canciones

Alley= 8 canciones

Desde luego, sumando las carreteras y las autopistas salen 74 temas. Pero como en algunos temas se usan como sinónimos en el mismo contexto (Working on the highway, Reason to relieve…), nos quedarían sólo 58 temas que hablan de “road” o “highway”. Es decir, con toda la fama que tienen las letras de Springsteen de utilizar la metáfora de la carretera… habla aún más de los precios que debemos pagar en la vida por estar donde estamos.

diciembre 02, 2008 1:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, se pueden hacer combates entre antónimos :P

Pain 19 vs. Pleasure 2

Sad 22 vs. Happy 14

Love 108 vs. Hate 4

Hope 13 vs. Hopeless 1

diciembre 02, 2008 1:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, qué gran tipo era Berlanga. Tengo que hacerle un post un día de estos :)

diciembre 02, 2008 1:17 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

A eso tb se le llama ser consecuente no? De eso parece que hay poco últimamente...

diciembre 02, 2008 5:26 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

Yo siempre pago
a veces hasta de más
muakkkkkkkkkkkkkk

diciembre 02, 2008 10:40 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

La desesperanza, sufrimiento, tristeza, etc., existenciales, que evidencian las canciones de Bruce, van ligados a la búsqueda y el encuentro de la felicidad.
Paradójicamente el dolor es fundamental en muchas ocasiones, para lograrla. Ejemplo de ello es un parto, ó el dolor de una ruptura sentimental, el cual también paradójicamente, puede aportar matices enriquecedores ante la llegada de un nuevo amor…

Una de mis mejores amigas está separada desde hace varios años. Tras haber sufrido muchísimo (no me extenderé con los detalles), su actual felicidad se basa en sus dos hijas, nacidas de ése matrimonio roto, y en su nuevo amor.
Me contó emocionada que desconocía se podía ser tan inmensamente feliz y sentir tantas nuevas y maravillosas sensaciones después de tanto dolor y desengaño. Que la huella de ése sufrimiento le hace ver y sentir la vida de un modo muchísimo más pleno y positivo, más real, incluso a pesar de la distancia que les separa físicamente...

Siempre le digo que ojalá no hubiera sufrido tanto, pero que también opino que ha ganado a cambio una serie de valores y matices humanos, añadidos, que yo no tendré nunca. Me responde que sin ése dolor no hubiera podido ser ahora tan feliz, y créo que la comprendo.

Curiosamente lo del combate entre antónimos me ha hecho recordar algunas de las frases más destacadas y profundas, de una de mis películas favoritas: “Tierras de Penumbra”, basada en la vida del escritor C.S. Lewis.

Si no la has visto te la recomiendo Nosurrender. Te dejo alguna de sus maravillosas frases:

-El dolor de ahora es parte de la felicidad de entonces. Ese es el trato.
-El dolor de entonces es parte de la felicidad de ahora.
-Leemos para saber que no estamos solos.
-El niño busca la seguridad , el hombre el sufrimiento.
-Vivimos en una tierra de sombras. El sol siempre brilla en otro lugar.

Un fuerte abrazo

PD.: creo me he puesto demasiado trascendental, sorry :-P

diciembre 03, 2008 12:40 a. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Como se toca aqui el asunto, entro al trapo porque el asunto me tiene muy indignada.
Creo que los divorcios en este país se llevan en general de manera nefasta. Si antes la mujer y los hijos eran los grandes perjudicados, ahora la balanza se ha inclinado justo a la inversa y los casos de hombres injustamente tratados hasta el borde de la humillación.
Tengo amigos que han tenido que regresar con cuarenta años a la casa de sus padres sin poder aportar nada a la economía familiar. La nómina la entregan casi integramente a sus ex mujeres, que se ha quedado con la vivienda y la custodia de los hijos.
Creo que ni aquello de entonces ni esto de ahora. El desencuentro que propicia entre los sexos esta manera nefasta de legislar nos cobrará alta factura a la sociedad española ya que hablamos aqui de pagar.
La letra del Boss la entiendo como un canto a la libertad individual. Creo que todos tenemos el derecho de elegir a quien amar y el derecho a equivocarnos. Los errores los lamentamos. Nos basta con tener conciencia y ser responsables. Creo que el alto precio que luego puede pasarnos la sociedad es desorbitado y desproporcionado. Injusto es la palabra. Un ser humano no debiera soportar tanto oprobio y humillación. Al fin y al cabo, como dijo Kaalil Gibran, "Tus hijos no son tus hijos. Son hijos e hijas de la vida deseosa de sí misma"..Es manera desquiciante de utilizar los hijos e hijas como arma arrojadiza contra el ex cónyuge, ese complejo de "Medea", nos está haciendo pagar ya un alto precio.

Espero no ofender a nadie con este punto de vista.

diciembre 03, 2008 5:08 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

A veces el precio es demasiado alto...

diciembre 03, 2008 11:56 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, cuesta ser consecuente, sí. Supongo que los seres humanos tendemos a ser contradictorios por naturaleza, siempre en lucha con nosotros mismos. El corazón puede decirnos una cosa, y la cabeza la contraria. Pero cuando tomamos una decisión, no tenemos más remedio que afrontarla con todas sus consecuencias, o seremos siempre unos infelices.



Bolero, No creo que paguemos siempre realmente “de más”. Las propinas no se incluyen en el servicio, ya sabes :)

diciembre 03, 2008 2:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, yo creo que van más a la búsqueda que al encuentro de esa felicidad. Como dice Born to run, “algún día, no sé cuándo, llegaremos a ese lugar donde siempre quisimos estar, y caminaremos bajo el sol. Pero hasta que ese día llegue, vagabundos como nosotros sólo podemos correr”. Y es que la vida no es una cuestión de “encuentros” sino de búsquedas. Buscamos en los hijos, buscamos en quien amamos cada día. El único encuentro real y definitivo es la muerte. Hasta entonces, baby, we were born to run.

Todas las frases que pones son muy importantes. Porque no seríamos lo que somos sin la intervención directa de todo nuestro pasado. No podemos renegar de un pasado que nos ha traído hasta lo que Somos.

diciembre 03, 2008 2:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, estoy de acuerdo contigo. La situación social y legal es completamente injusta en estos casos.

En este caso concreto que cuentas, tan común en todas las ciudades de España, te ha faltado decir que la carga impositiva (IRPF) de todo ese dinero que tu amigo abona a su ex corre a cargo de él, ¡encima!

Les deseo a quienes defiendan la Ley que tenemos el castigo de tener hijos varones y que éstos se separen. Hasta que eso no ocurra, todos esos discursos “feministas” me temo que se mantendrán. Porque las separaciones son un pingüe negocio para una parte concreta de la sociedad mientras que otra parte, a veces, se ve arrastrada hasta límites insoportables tanto económicos como psicológicos. Y de esto no se deriva nada bueno, no.

Me parece profundamente inmoral una sociedad que contempla casos como el que expones sin conmoverse un milímetro. Y todos conocemos casos así, yo también los conozco y encima tengo ques entirme afortunado de ser de los pocos separados que tienen un techo propio y tal. Qué vergüencia social

¿Justicia? También era legal el derecho de pernada en la Edad Media. Yo a eso no lo llamo justicia.

No me imagino que lo que cuentas pueda ofender a nadie. Es una visión del problema que es necesario conocer, porque existe aunque no se hable de ella tanto como de las visiones de las madres e hijos.

diciembre 03, 2008 2:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Si consideras que el precio es demasiado alto, Sintagma, entonces debes renunciar a la Cosa y no mirar más atrás, que se hace camino al andar, y tal.

Soñar es gratis, pero vivir tu vida, la tuya, la que decides cada día, no lo es ;)

diciembre 03, 2008 2:28 p. m.  
Blogger Churra dijo...

A mi tambien me gusta la palabra precio...
Y fijaté que me he acordado de aquella peli melindrosa de El cielo puede esperar en que el dueño del equipo de beisbol que era toda su vida al venderlo razonó.."es que me ofreció un precio por él tan alto que no me pude negar "....
Como la vida misma .
Besos

diciembre 03, 2008 6:45 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Tienes razón Nosurrender, al matizar lo del encuentro de la felicidad, a favor de su propia búsqueda. Cierto es que lo hemos comentado por aquí en alguna otra ocasión, en el camino es dónde se haya ésa felicidad, ó cómo dijo García Márquez: “todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada”

Besos!

diciembre 03, 2008 11:04 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

quise decir, halla...

diciembre 03, 2008 11:07 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Churra, nunca llegué a ver El cielo puede esperar, pero somos nosotros los que decidimos si el precio merece la pena o no. Creo que pagues lo que pagues, cobres lo que cobres, una vez que ya te has decidido, no es bueno mirar atrás.



Diciembre, tiene razón GGM. Yo incluso diría más: el camino es lo único existe, y no la cima. Besos!

diciembre 04, 2008 2:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home