lunes, diciembre 22, 2008

A los que saltan

EXTERIOR. DÍA. María y Matthew, dos almas perdidas provenientes de familias desestructuradas de clase media baja, hablan en el parking de un suburbio de una ciudad norteamericana cualquiera.


MATTHEW: Te respeto y te admiro.

MARIA: ¿Y eso no es amor?

MATTHEW: No. Es respeto y admiración. Es mejor que el amor.

MARIA: ¿Y eso?

MATTHEW: Porque la gente enamorada hace locuras. Tienen celos, se mienten, se engañan. Se matan a sí mismos. Matan al otro.

MARIA: No tiene por qué ser así necesariamente.

MATTHEW: Puede.

(...)

MARIA: Confías en mí?

MATTHEW: Sólo si tú confías primero en mí.

MARIA: Confío en ti.

MATTHEW: Estás segura?

MARIA: Sí.

MATTHEW: Entonces cásate conmigo.

MARIA: Me casaré contigo si admites que respeto, admiración y confianza, es igual a amor.

MATTHEW: Vale. Igual a amor.



... Bueno, es mejor ver cómo sigue la conversación en esta secuencia de la película de Hal Hartley, Trust. Porque la magia, la emoción de una buena secuencia no se puede contar con palabras. Y esta secuencia me emocionó cuando la vi por primera vez.




En ningún momento pretendía dar una definición de amor con este post, sino hacer un homenaje a una secuencia de una película en la que una niña da una lección a un hombre sobre la importancia que tiene la confianza en una relación, llámala como quieras.

El Cine no necesita de palabras (o, al menos, las usa lo menos posible) para comunicar emociones, ideas, situaciones, actitudes. Y, para mí, esta secuencia es una muestra de ello.

Admiración y respeto no es amor. Mathew lo ve como la mejor opción para él, ya que en el pasado ha sufrido demasiado con el amor. El, dice, no ofrece amor, sino algo mucho mejor, algo que no hará daño: admiración y respeto.

María, que es una niña que ha quedado embarazada de un chulo del instituto que ha pasado olímpicamente de ella, a quien su made odia y culpa de la muerte de su padre, tiene algo más que añadir. Le va a mostrar a Mathew el cambio cualitativo que supone la confianza a la hora de interpretarnos a nosotros mismos. ¿Quién ama a quién entonces? ¿amamos nosotros realmente?

Confiar hasta el punto en que María lo hace en esta secuencia no está al alcance de la mayoría de las relaciones de pareja. Después de ver esta escena tiendo a ver dos tipos de parejas, los que saltan y los que no saltan. No se trata de definir el amor, sino de dar una aproximación emocional al tema diferente de la que la literatura tradicional ha dado, sobre todo la del XIX, que se ha quedado en la fase anfetamínica del enamoramiento. Por que, ¿qué pasa después, cuando todas las perdices han sido ya comidas? ¿dónde está la felicidad, la fuerza para mantener el fuego de una relación? Para mí, la secuencia no trata de dar una definición científica del amor, sino de mostrar la importancia mágica que tiene esa tercera pata, la confianza.

Sirva este post como cuento de Navidad.




Una canción para los que saltan: Thunder road, de Bruce Springsteen

Un libro para los que saltan: El jinete polaco, de Antonio Muñoz Molina

Una película para los que saltan: Besos robados, de Francois Truffaut

.

58 Comments:

Blogger Nausicaa dijo...

Vaya, ahora mismo no puedo ver el video, pero volveré para verlo porque tienes toda la razón. Aún así tus palabras ya estaban cargadas de esa magia que confiere la sinceridad. Además estoy totalmente de acuerdo, en algún lugar leí que los únicos componentes que permitían a un amor durar son la admiración y el respeto, y me lo confirma esta secuencia. Precioso cuento de navidad por cierto, una perfecta elección.
Felicidades pues, y sobre todo que tengas un año nuevo maravilloso.

diciembre 22, 2008 11:50 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Bueno, pues inauguro esto... Otra vez. ¡¡Que atenta estoy últimamente¡¡¡ Deben ser cosas de la edad...
En fin. No puedo escuchar el resto de la secuencia. Lo haré en casa que tengo altavoces. De cualquier forma sólo apuntar brevemente mi opinión. Para mí, el amor es muchas más cosas ADEMÁS DE respeto y admiración... Yo admiro y respeto a mucha gente que no amo. Sin embargo, sin respeto y admiración no es posible el amor.

Un beso y felices días, Lagarto.

diciembre 22, 2008 11:52 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

ah, pues no... La Nausica ha estado más rápida... Eso es que es mayor que yo :P:P:P

diciembre 22, 2008 11:53 a. m.  
Blogger EL INSTIGADOR dijo...

A todos los que preferimos un encontronazo a un encuentro forzado, el respeto al mandoble y a los que las fiestas le hacen un poco la pascua, felices pascuas.

Buen blog, lagarto.

Abrazos.

diciembre 22, 2008 12:33 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

A mí también me ha emocionado lagarto, y más porque al principio no comprendía de qué iba. Pero cuando ha saltado de espaldas...Uffff!!!Sensacional. sólo una cosa. Cómo termina el salto de él...si acaso lo da????Un abrazo!

diciembre 22, 2008 1:45 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Admiración y respeto es lo que siento por todos mis amigos, no creo que sea lo mismo que amor, la verdad ¿Que si es mejor? Pues no lo sé, supongo que es muy dificil generalizar, cada persona queremos y necesitamos cosas diferentes y en diferentes momentos..
Yo creo que no podría vivir sin mis amigos, podría "ascender" a un amigo a amante, pero sería muy infeliz con un amante relevado al papel de amigo.
¿y la confianza? Después de ver el video me he quedado fatal: creo que nunca he confiado en nadie!! También es cierto que nunca he necesitado este tipo de demostraciones.
Gracias por este cuento de navidad, mucho mejor tanto Santa Clause salvando a un mendigo!!
Ch

diciembre 22, 2008 2:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, no sé si el cóctel quedaría así completado o necesita de algún adorno más. Pero sí creo que son cuestiones fundamentales que deben combinarse para que algo merezca la pena. Por otra parte, tampoco existe una única clase de amor. Pero no te pierdas la secuencia cuando puedas verla. Lo importante no se cuenta con palabras ;)


¿La edad nos hace estar más atentos, Dalila? No sé, no sé :) hay muchas películas, muchas novelas donde se identifica el amor con la pasión, con un estado de shock anfetamínico que está muy bien, sin duda. Pero la pregunta es ¿es ese estado permanente? ¿puede durar? ¿merece la pena entregar la vida propia por ello? Tiene que haber algo más. De hecho, el amor va más allá de lo sexual en muchos casos (por ejemplo, con los hijos). Creo que esta combinación de respeto+admiración+confianza se acerca bastante a lo que es estable y crece. Sobretodo viendo lo que ocurre en esta secuencia de Trust.

diciembre 22, 2008 7:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Instigador, pasarán pronto estos días de felicidad obligada, ya verás :) Gracias por pasarte por aquí.


Moderato, la secuencia termina allí, con el desconcierto de él, eh :) La niña adolescente ha ganado, ha demostrado estar a años luz por encima de él. En la secuencia siguiente, algo les distrae y él baja a ver lo que es. Si hubiera saltado o no saltado hubiera tenido que terminar la película ¿no crees?

diciembre 22, 2008 7:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ch, admiración y respeto es algo bueno para sentir por los amigos. Pero si no existe la confianza de llegar hasta la muerte, entonces no es lo que busca Maria en esta película. Y es que confiar es lo más difícil de todo. Y el que no confía no ama, dice María. Porque hay que entregar la vida, el alma. Y eso no se entrega todos los días. A veces, incluso, cuando se entrega, se entrega a alguien a quien no admiramos o no respetamos. Tienen que darse los tres elementos.

diciembre 22, 2008 7:19 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Es que respeto y admiración es igual a amor, pero amor no es igual a enamoramiento.

:)

diciembre 22, 2008 10:20 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Una cosa es la confianza y otra bien distinta la fe.
Se puede confiar en alguien a quien respetas y admiras casi tanto como en alguien a quien amas, pero si mezclamos lo puramente científico,ya saben el método científico, observación, análisis y todo aquello, con las creencias nacidas de: religiones o de los latidos de un corazón enajenado por amor, es muy probable que uno acabe con el cuello roto.

¿No nos dice como acabó Matthew?

diciembre 22, 2008 10:22 p. m.  
Blogger Merce dijo...

El amor es mucho más irracional que la admiración y el respeto... pero muchísimo más...

diciembre 22, 2008 10:44 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Yo me hice mujer con aquel "Salta conmigo" de Tequila
:)

diciembre 23, 2008 12:51 a. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

"Respeto y admiración"... uffff, a mi no me suena a amor del bueno, me suena a piropo por compromiso, y si es real, como parece que es, sincero, tampoco lo veo que case con el amor de verdad. Eso de respeto y admiración se lo he dicho a mucha gente a la que quería y respetaba, pero de la que nunca me enamoraría, porque obviamente, mi frase hubiera sido mas larga.
No mezclemos las churras con las merinas. O quizás es que este chico sólo sabe expresarse de esta manera, y para él, eso vale para casarse, vale mas que todas las tonterías que nos decimos los enamorados y que luego son humo cn el paso del tiempo.... al final, supongo tendrá razón, pero le falta sangre para conquistar a una mujer con todas las letras. Digo, que no siento cátedra, que cada una es como es.
Felices fiestas, lagartijo, te mando un beso gigante, y si te apuntas al viernes 26, pues sería la hostia... pero se que andas busy.
Cuídate, mucho.

diciembre 23, 2008 2:27 a. m.  
Blogger Shandy dijo...

Me encanta, me parece maravillosa la actitud de esa adolescente. Puede parecer ingenua o estúpida, pero yo la entiendo como la necesidad de mostrar su disposición al amor,la entrega absoluta:Yo confío en tí, porque te amo, ¿Puedes hacer tú lo mismo?...¿Sientes, apuestas, arriesgas, amas de la misma manera que lo hago yo? Creo que esa es la pregunta y la difícil apuesta de María.
En el amor tiene que haber siempre algo de ingenuidad y cierta "fe" si consideramos haber encontrado a la persona adecuada. Respeto, admiración y confianza son los pilares para que una relación merezca la pena, para apostar por ella.-Se supone que la atracción puntual y el enamoramiento han surgido antes-. Y creo que aun siendo conscientes de que un día se pueda romper esa trilogía, debemos estar dispuestos a saltar ( aunque ya sé que una cosa es la teoría y otra la práctica), y mientras estemos juntos, esa es nuestra baraja. Si se rompe, abrá que decir adiós.
Bonita historia.
No Surrender, te agradezco las visitas. La próxima entrada será un cuento de Ánxel Fole,con secreto incluído, y creo que te gustará.
Besos
Por cierto lo de "Lagarto" es por Jin Morrison?

diciembre 23, 2008 3:24 a. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Es una buena prueba. Me gustaría conocer el final.

Saludos y felices fiestas.

diciembre 23, 2008 8:15 a. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Yo estoy con el chico de la secuencia... ella lo tiene mucho más fácil, para saltar así yo necesitaría que la chica pesase varios kilos más y demostrase estar en buena forma. Uno puede estar enamorado pero seguir siendo práctico...

Y al igual que para tener confianza hacen falta algunas cosas más, también para amar hace falta algunas cosas más que respeto y admiración.

Muchas felicidades al anfitrión y a todos los que pasan por aquí. Los partidarios de la Navidad, que se mantengan así durante las siguientes semanas, y los que no lo sean, que al menos se apliquen la estrofa de aquella canción que decía "Si no puedes estar con quien amas / ama a quien está contigo". Y que el nuevo año y los Reyes Magos les sean propicios a todos en general.

diciembre 23, 2008 8:37 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, “amor” puede ser muchas cosas. Hay tratados científicos, psiquiátricos, psicoanalíticos, sociológicos, y, por supuesto, toneladas de literatura sobre el tema. Pero el enamoramiento es otra cosa, sin duda.


Brisuón, creo que todo lo importante ya está dicho en la secuencia. Pero te diré que no llegamos a saber si Mathew salta o no salta, ya que justo en ese momento algo ocurre en el parking que hace que él baje y se olviden del tema.

diciembre 23, 2008 10:43 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Merce, no sé si “irracional” es la palabra adecuada para hablar de amor. Yo creo, como Ovidio, que el amor es un arte. ¿Es racional el arte? En cualquier caso, quizás no me expliqué bien con este post. Por eso he decidido esta mañana ampliarlo un poco y mojarme con lo que yo interpreto de esta secuencia.



Tesa, qué mayores somos :)

diciembre 23, 2008 10:43 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tremends, quizás debí haberme explicado más en este post, y no dejarlo simplemente como una invitación a ver una secuencia de Trust.

He actualizado el post, creo que ahora me explico un poco más.

Desde luego, yo también tengo que sentir “algo” dentro porque, si no, no puedo lanzarme a esas cosas. Supongo que a todos nos pasa lo mismo, salvo a Mathew, que está demasiado herido por esos “algo”. Pero deberíamos pensar mejor todos nosotros si, cuando decimos a alguien de quien queremos pasar eso de “te admiro y te respeto pero nada más” si realmente lo pensamos así. Quiero decir, yo admiro la música DE Van Morrison, pero no A Van Morrison, por ejemplo.

Besos!

diciembre 23, 2008 10:43 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Shandy, lo expresas muy bien. Deberías haber hecho tú el post :) efectivamente, María habla de entrega absoluta. La pregunta es ¿nos entregamos todos nosotros como María? ¿creemos que el amor que sentimos o sienten por nosotros puede mover montañas (o sujetar el cuerpo de Mathew)? O, ya directamente ¿creemos en el amor?

Muchas gracias por tu comentario, es muy interesante.

Respeto al nick de Lagarto. Sí, hace un tiempo, cuando empecé a escribir en la red en un foro de literatura me puse como nick Lizard King, por la simple razón de que estaba escuchando a los Doors en ese momento.

Besos!

diciembre 23, 2008 10:44 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Maquiavelo, no llegamos a saber si Mathew llega a saltar porque, cuando se dispone a hacerlo, algo ocurre en el parking que nos lleva a la siguiente secuencia. Supongo que si hubiera saltado o no saltado, hubiera tenido que terminar allí la película, que nos habla básicamente de lo que puede hacer la confianza por nosotros como seres humanos que amamos.



Carrascus, amigo Sancho, a veces en la vida hay que saltar sin red. Tómalo como una metáfora de la vida. Seguro que tú lo has hecho alguna vez y has podido comprobar si el amor de quien tenías a tu lado era fuerte como una montaña o no lo era. No pretendía yo defender una visión tan simplista del amor, no me he explicado nada, dejando todo a la secuencia de Trust. He rectificado y ampliado un poco más el post. Felices fiestas!

diciembre 23, 2008 10:44 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Ummm qué chulo cuento!!

Y en cuanto al amor... ays, quién sabe? probablemente se trate de dar con el concepto que defina el sentimiento adecuado y común a todos, o se trate de que cada cual lo sienta a la suya, experencias mediante...

A mí me gusta la forma de amar de María, confianza, esa pata como tú dices. Y la confianza debe ser de doble dirección: hacia el otro a tumba abierta: hacia sí mismo para arriesgar y dar amor a paletadas. Para mí es básica. Claro que yo intento diferenciar entre el encoñamiento y el amor, ya estoy mayor para no saber de ambos.

Y a estas alturas me gusta el amor rico, rico.. jajajaja.

Un beso y felices días tenga usté, Lagarto-Dickens!!

diciembre 23, 2008 11:15 a. m.  
Blogger MK dijo...

Me hubiera gustado mucho que este post se me hubiera ocurrido a mí...
Feliz Navidad Lagarto, que sean unos días leves , cálidos y reconfortantes para todos .
O al menos así debería ser la Navidad .
Un abrazo.
Ah! Y además de la confianza , también entusiasmo.siempre.

diciembre 23, 2008 11:48 a. m.  
Blogger gemmayla dijo...

NoS. respeto, admiración, confianza para tí, tu estupendo blog, que tantas satisfacciones procura, y tus contertulios y contertulias, en estos días navideños de nostalgias y anhelos.

Con mis mejores deseos, besotísimos.

Paz y Amor en el mundo.

diciembre 23, 2008 11:58 a. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Está claro que admiración y respeto por si solas, no son amor. Y también que admiración y respeto no siempre van de la mano. Yo puedo respetar (por condicionamientos educacionales y sociales) pero lógicamente ello no me obliga a admirar.
Por el contrario yo no puedo admirar sin sentir a la vez un gran respeto, es más, personalmente opino que la palabra admiración lleva intrínseca, connotaciones afectivas. Por poner un ejemplo real, yo te admiro profundamente querido Nosurrender. Admiro tu inteligencia y la gran humanidad que transmites, lo cual me lleva a sentir sincero afecto por ti, sentimiento que lleva ligado un gran respeto hacia tu persona.

Esa película hay que verla, parece estupenda. Está claro que los dos personajes se aman aunque los dos lo expresen diferente. Son dos almas perdidas que han sufrido por amor y los dos se están diciendo ‘te quiero’, de modo sincero pero con las palabras que cada uno de ellos identifica cómo sinceras. Mathew ha elegido las que no le duele pronunciar, las que él ha tomado cómo auténticas y sinceras para poder amar a alguien.

Está claro que Thunder Road está escrita también para ellos… , y ése estupendo Roy Orbison…(con tu permiso, cómo siempre)


http://www.youtube.com/watch?v=SUUD0gfaM5Y

Un abrazo fortísimo y toda la felicidad del mundo ahora y siempre, para ti y para todas las personas tan estupendas que se pasan por tu casa.

diciembre 23, 2008 12:24 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Claro que no se puede definir el amor, porque no existe el amor. Existen los amores, que pueden ir y venir, sucederse, cruzarse y hasta coexistir.

Y el amor que necesita o que implica confianza se descubre con el tiempo. Como tantas cosas, por cierto y por suerte, que hacen que cumplir años tenga su aquél (y menos mal).

Me encanta que este sea tu cuento de navidad, porque yo siempre en estas fechas me pongo a pensar en el tiempo y su paso, y el tiempo se ha llevado cosas, pero ya ves, me ha traido otras. Entre ellas, confianza.

Un abrazo.

diciembre 23, 2008 4:48 p. m.  
Blogger kamala dijo...

(By the way...), que se me olvidaba lo que quería decir en un principio, también me encanta que me hayas recordado a Hal Hartley, al que yo descubrí con otra película, Simple Men, y que hace un cine para mí raro (por escaso) e imprescindible.

diciembre 23, 2008 4:50 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

Pues sí compañero, es una secuencia muy hermosa, con un enorme singinificado..cine del bueno! no conocía la peli, en cuanto pueda la veo...

Ahora ando atrapado en las pasiones de Julien Sorel que poco tienen que ver con esto, pero que me hacen removerme en mi silla cuando me adentro en el mundo de Stendhal...

un abrazo enorme. Tu blog ha sido un descubrimiento para mi fantástico este año.ciao!

diciembre 23, 2008 6:53 p. m.  
Blogger K dijo...

Creo que lo mejor que se puede decir hoy sobre tus palabras ya lo ha dicho MK: me gustaría haberlo escrito yo. No puedo añadir nada a eso, de modo que también me gustaría que se me hubiera ocurrido a mí el comentario, menudo fracaso llevo hoy encima.

Gracias. Es precioso.

diciembre 23, 2008 9:58 p. m.  
Blogger Lobita Esteparia dijo...

Muy interesante tu reflexión, se habla tan a la ligera del amor que sinceramente espanta, y saltar, uffff, se salta pocas veces en la vida, pero cuando se hace, es uno de los bienes más preciados, si te cogen claro!! Un besito y Feliz Navidad.

diciembre 24, 2008 1:29 a. m.  
Blogger Ichiara dijo...

Buen cuento, a la confianza se llega con la paciencia, el entendimiento, el respeto hacia la libertad del de enfrente, la ilusión por seguir conociendo qué hay más allá de las perdices... en fin, eso que cuesta tanto trabajo. Creo que somos seres educados para el uso rápido, hasta del amor, enseguida llega un regalito nuevo y tiramos el viejo.

Yo llevo 20 años de confianza con mi muchacho, y te aseguro que necesito cuarenta más para seguir desvelando cuántas cosas rulan por ahí dentro. Es un reto.

Felices fiestas Lagarto, y mejor año.

Besos

diciembre 24, 2008 9:06 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, no creo que dos personas puedan sentir exactamente lo mismo . ni siquiera creo que una persona pueda sentir exactamente lo mismo dos veces en su vida. Los sentimientos están ligados a la experiencia vital de cada uno y el lenguaje no es el mecanismo perfecto para expresarlos.

La confianza debe ser de doble dirección, claro que sí. quien no confía en sí mismo primero, no puede confiar en los demás. Una pena, pero es así.

Besos y felices fiestas!

diciembre 24, 2008 10:57 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

MK, tómalo como regalo de Navidad y haz con él lo que quieras. Es tuyo. Tienes razón en traer el entusiasmo como parte fundamental del cóctel. Es básico! Que pases unos buenos días


Gemmayla, que pases unas fiestas estupendas. Yo, por mi parte, me conformo con que sean breves. Besos!

diciembre 24, 2008 10:58 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, son cuestiones diferentes. De hecho, en esta secuencia, Mathew las ofrece en sustitución del amor porque entiende que son mejores al no hacer daño. La película tendrás que verla para saber si se aman o no, qué ocurre al final, y todo eso. No voy a contar más de ella, claro que no :)

Thunder road habla exactamente de lo mismo, sí. Gracias por traer a Roy Orbison, es una maravilla. Un día quiero escribir sobre él.

Besos y felices fiestas a todos los tuyos!

diciembre 24, 2008 10:59 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, e incluso hay distintos tipos de amores dentro de nosotros mismos. Me alegro de que el tiempo te haya traído confianza. Eso te hace necesariamente un poco más feliz. Brindo por ti!




Roberto, las pasiones de Julian Sorel son uno de los más básicos pilares de la literatura, tal como la conocemos. Yo disfruté más de La cartuja de Parma, en cualquier caso. Espero que te guste la película, si la ves. Obviamente, no es cine americano convencional, lo digo por si alguien, sólo por la nacionalidad del producto y los actores, piensa que se va a encontrar otra cosa, eh. Un abrazo!

diciembre 24, 2008 10:59 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

K ¿por qué hablas de fracaso? Me alegro mucho de que te haya gustado este pequeño cuento de Navidad. Además, como tú entiendes de Cine, que para eso eres profesora del ramo, lo aprecio aún más.


Lobita, sí se salta poco. Y menos mal, que si no los hospitales estarían llenos :) Tienes razón en que es uno de los bienes más preciados. Definirlo como María (“equals love”) es a lo mejor un tanto simple, pero es lo básico, lo que rompe la dinámica. Besos y feliz navidad!

diciembre 24, 2008 10:59 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ichiara, se llega con paciencia y se llega también con convicción en cualquier caso, es un momento lúcido y, por tanto, más racional de lo que puede parecer. Y tienes razón, la verdadera aventura comienza cuando las perdices se han terminado.

Me alegro de tus veinte años y de todos los que quedan.

Felices fiestas y un beso!

diciembre 24, 2008 10:59 a. m.  
Blogger Raquel dijo...

NoSurrender llego a tiempo para felicitarte la Navidad. Espero que la pases lo mejor posible con tu familia y seres queridos.

Un beso.

diciembre 24, 2008 9:56 p. m.  
Blogger ruidoperro dijo...

siempre me ha dado envidia, la mayoría de las veces sana, quien escribe sobre el amor sin caer en cursilerías. Enhorabuena, menudo descubrimiento este blog.

diciembre 26, 2008 12:33 a. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Hermoso, que veo que no te voy a ver el pelo este año... Te deseo feliz 2009, y que disfrutes, como se que lo haces, de las cosas sencillas, el secreto para tener una vida preciosa, porque es donde residen las grandes historias. En el día a día...
Un besazo fuerte, te deseo lo mejor, que sabes que te tengo muchomucho cariño¡
Disfruta, ya sabes, BORNTOBEWILD¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

diciembre 26, 2008 1:41 p. m.  
Blogger Bambola dijo...

Se me puse pelo de punta, será porque me he confundido mas de una vez, sera porque es un cuento real, será porque es justo el momento en que me hago estas mismas prguntas.

Pero si no se puede vivir sin amor, se podrá vivir con mucho amor pero sin respeto y confianza?

Feliz Navidad:)

diciembre 26, 2008 1:44 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

El amor esta sobrevalorado, y no es de extrañar, tiene la mejor de las publicidades y la rendida palabreria de casi todos los poetas, ya hagan estos cualquiertipo de poesia, visual, escrita en prosa, en imagenes, en el soporte o forma que sea, se dice que mueve el mundo que altera a todos, y bla,bla,bla.
Pero yo os pregunto a todos, ¿quién está dispuesto al sacrificio? al real, no a morir por alguién esto rara vez pasa, si no a aguantar aquello que realmente nos mina.
¿quién está dispuesto a plantearse esta pregunta una vez al año hasta que se muera? solo el que responda afrmativamente a esta prgunta siempre que se la haga y encima sea verdad sin auto engaños, a ese le veo en sesenta o setenta años y le entregaré una medalla, pero será una dulde derrota, la medalla de mi derrota, de la derrota de los escepticos, que creen en el amor, pero solo los segundos previos a que se enciendan las luces...

diciembre 26, 2008 5:58 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Todo eso está muy bien, pero la pasión es imprescindible. Algo más animal, más instintivo, primario, cavernario como la lujuria. Si no, es como un amiguete, muy majo él, pero...

(qué poco latinos son los de la peli)

diciembre 28, 2008 12:27 p. m.  
Blogger tu dijo...

hola, me alegra haber encontrado este sitio, me gusta.

estoy de acuerdo con que el amor es igual a respeto, confianza y admiración, y también con que el enamoramiento es anfetamínico...

y también con que escenas de determinadas películas tienen una carga de magia muy íntima y totalmente subjetiva.

vamos que estoy de acuerdo con tó

besos mil

diciembre 28, 2008 2:27 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Estoy bastante de acuerdo contigo, lagarto..., supongo que confundimos la pasión, "anfetamínica" está muy bien expresado, con el amor. Sin embargo, también creo que no es una confusión inocente: de alguna manera sabemos que la pasión nos hace sentir vivos y por eso la buscamos, quizás como pollos sin cabeza no te digo que no.

Pero sí, los años, la vida, van dando una perspectiva distinta a las cosas. Sin confianza, sin respeto, no hay nada y son esas cosas las precisamente imprescindibles en una relación.

No sé... es hablar por hablar, me resulta muy difícil hablar de sentimientos desde la pura reflexión.

Me ha encantado el post.

Un besazo,

diciembre 28, 2008 11:15 p. m.  
Blogger semifusa dijo...

¿Y es el amor el que da la confianza o es la confianza la que propicia el amor? ¿Qué es primero? ¿O van de la mano?
Podemos enamorarnos aun sin confiar en la otra persona, pero amar sin confiar... chungo.
De todos modos, y sin saber cómo termina la historia en concreto que nos traes (la secuencia, como bien dices, emociona), doy un voto de confianza a Mathew. Si te fijas, antes de subir al muro le dice a María que podría matarla por su peso, no que podría matarse él. Si sus palabras son sinceras, eso también sería una manifestación de amor, ¿no te parece?

Muchos besos y felices fiestas, lo que queda de ellas, lagartijo. :)

(Y chico listo -por lo que me dijiste del deja vu-). ;)

diciembre 29, 2008 5:03 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Pues creo que con esa chica tan débil no me tiraría, ademas no se la ve demasiado guapa, jeje, y sosy un cagón...puff...hombre con una copa de mas si me tiro o si esta muy bien uno se rompe la cabeza si la chica merece la pena.

Bueno feliz año y que el 2009 se te de estupendamente

cuidado con las lagartas de noche vieja ;)...no sea que te tires desde muy alto!!

diciembre 29, 2008 12:31 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Raquel, felices fiestas a ti también. Tengo a mis hijos conmigo, así que estoy ocupadísimo de amo de casa estos días. Pronto volverá mi amada rutina :) Besos!


Ruidoperro, así debería ser. Es un tema básico para entendernos a nosotros mismos, y tanta literatura babosa al respecto ha hecho mucho daño a la propia emoción del amor. Vamos, que agilipollan. La diferencia entre, por ejemplo, Cortázar y Corín Tellado hablando del amor es abisal.

diciembre 29, 2008 6:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ay, Tremends, que con los enanos en casa no puedo ni moverme. Ya pronto volveré a ser yo mismo. Feliz entrada de año y cuida de tus tesoros! Besos.


Bambola, todos nos confundimos más de lo que pensamos, eso es seguro. Es humano y nos hace conocernos mejor y ser más sinceros con nosotros mismos la vez siguiente. Se puede vivir si amor, se puede vivir sin piernas, se puede vivir sin el calor del sol... Pero vivir con amor si respeto ni confianza debe ser una de las peores torturas para el alma. Felices fiestas y gracias por pasarte por aquí!

diciembre 29, 2008 6:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Joako, yo no creo que el amor esté sobrevalorado. Están sobrevaloradas otras cosas que están ligadas al amor por vía de la literatura erótica. La excitación, el descubrimiento de emociones, no puede durar eternamente las 24 horas del día.

Me encanta esa excitación, la venero y la alabo, por supuesto. Pero no es posible platearnos vivir en ella continuamente. Creo que, cuando detrás de esa excitación del conocimiento del Otro, pueden darse esas otras tres cosas (respeto, admiración y confianza) más el entusiasmo que ha traído MK, más alguna otra cosa, es cuando, a lo mejor, si lo curramos mucho mucho, la cosa puede durar eternamente y satisfacernos eternamente.

diciembre 29, 2008 6:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sintagma, la pasión es imprescindible en la vida, claro que sí. Todos la necesitamos y la buscamos. Pero si yo fuera Mathew y lo que me arrastrara hacia Mary fuera sólo pasión, no le pediría que se casara conmigo. La pasión explota, pero no crece. Hay que apoyarla en otras cosas si se quiere construir algo que nos haga crecer en nosotros mismos.

De todas maneras, Joako tiene razón, porque no hay ninguna necesidad vital de vivir el amor de pareja como tal. Es un regalo inesperado. Pero todo vale, cada cosa depende de cada uno y de cada circunstancia.

diciembre 29, 2008 7:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola, Tú, gracias por pasarte por aquí. El enamoramiento es anfetamínico, sí. De hecho, las sensaciones de excitación tienen un reflejo en la secreción de sustancias anfetamínicas en nuestro cuerpo. Y esto es para bien y para mal. Quiero decir, la reacción bioquímica nos hace sentirnos muy bien, pero no dura eternamente y las dosis altas cada vez tienen menos efecto excitante y más factor de dependencia. Mil besos a ti también!




Los Pasos, la pasión nos hace sentir vivos, sí. Puede, incluso, nublarnos la razón a veces. Si alguien no tiene experiencia directa de esto, tiene la historia de la literatura llena a rebosar de ejemplos. No hay que juzgarla, es humana. Pero cuando esa pasión no encuentra apoyo en otros valores, entonces se impone el carácter efímero de la cosa. Y, como bien dices, los años nos hacen conocernos mejor y valorar también otras cosas. Lo sorprendente de la película es que este papel lo hace una niña. Besos!

diciembre 29, 2008 7:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pues no sé qué propicia qué, Semifusa. Quizás, incluso, se trate de fenómenos independientes. No lo sé. Pero son sólo palabras. Ni siquiera estoy seguro de que todos tengamos el mismo concepto interno de la palabra “a-m-o-r”. No me había fijado en lo que cuentas de Mathew, pero me parece muy interesante. Pero no te contaré más de la película. Se buena y piratéala ;) Felices fiestas!



Atikus, a mí sí me gusta la chica. Tiene algo que me atrae, sí. Hace ya muchos años que no salgo en Nochevieja, me deprime tanta fiesta. Pero lo pasaré muy bien, seguro. Salud!

diciembre 29, 2008 7:01 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Tienes razón, yo quiero ser un idealista, respeto, alabo y envidio a los idealistas, y solo me sale ser un rastrero pragmatico. Pero si te fijas bien en lo que escribí, dejo una puerta abierta, con medalla incluida a quién lo consiga, y yo en en fondo espero ser uno de los que lo consigan.

diciembre 29, 2008 7:09 p. m.  
Blogger Divina nena dijo...

Muy bueno el post, personalmente, creo que sin respeto y admiración no hay amor del bueno,el pasajero es más pasional, pero me parece triste que una relación se base sólo en esto, y que conste que la gran mayoría así perduran. Yo aún seguiré con la esperanza del tercer ingrediente para un relación amorosa.

Un beso enorme y qué entres el año rodeado de amor

diciembre 29, 2008 8:50 p. m.  
Blogger Anna Belén by Ayshane dijo...

Cada uno tenemos lo que es el amor guardado en nuestro interior... seguro que no coincidirán nunca...

Besitos grandotes!!!

p.d.: si... ya estoy de nuevo por aquí

diciembre 30, 2008 12:02 a. m.  
Blogger Bolero dijo...

He dado un respingo en la silla cuando la he visto dar la vuelta y caer.
Creo q hay diferencias entre confiar y respetar y el amor.
El amor, para mí es totalmente diferente a el estado de enamoramiento que dura lo q dura dura, ya me entiendes, como mucho de 3 a 6 meses, luego se transforma en otra cosa
Pero ya q sacas este tema, te diré q cada día q pasa creo menos en las relaciones largas de pareja creo q el ser humano no es monógamo y nos empeñamos en serlo ( nunca se puede generalizar)
Por lo tanto yo confio en esa persona, y la respeto, pero un día ya no la amo, q es diferente y mucho a querer

Te hubieras tirado tú si abajo hubiera habido alguna de tus parejas o tu pareja??
Yo puedo decirte que sí, pero espero q el no se tirase pq no se si lo hubiera cojido, si no soy sincera conmigo misma me miento y es hora de no mentir mas
( siempre q se entienda la caida como algo metáforico)
tu ja m`entens ¡¡¡¡
muakkkkkkkkkkkkkkk

enero 06, 2009 9:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home