miércoles, febrero 04, 2009

La inexpugnabilidad de la frontera

“Tan sólo sabía que yo era un ser desprovisto de la sabia facultad de perder, de desposeerse, de desasirse (…) Mas en lo hondo de mi ser agradecía la inexpugnabilidad de esta frontera. Sincerándome conmigo mismo reconocía que mi existencia transcurría más apacible sin conocer el fin de las personas que había amado, que amaba aún. Prefería vivir a obscuras, ignorando, que palpar una felicidad que a la larga se muda y se trastrueca.”


Miguel Delibes, La sombra del ciprés es alargada.




Creo que Miguel Delibes es uno de los escritores más importantes del siglo XX y que nunca tuvo el reconocimiento que sin duda merecía su obra. La sombra del ciprés es alargada habla del miedo a la pérdida una vez que se conoce el dolor. Cuando nos obsesiona el miedo al dolor nos sentimos temerosos del placer porque sabemos que invariablemente nos abocará a más dolor.

Delibes habla de la muerte, pero, de alguna manera, también sirven sus palabras para los que huyen del amor y de la vida como oposición a esa muerte inevitable.

El amor funciona como un ciclo de tres fases en nuestras vidas y las canciones que han bailado generación tras generación dan cuenta de ello.




Fase Uno. El placer.

Esa chica es buena para mí, ya sabes
Me hace tan feliz, ya sabes
Estoy enamorado de ella y me siento muy bien
Esa chica es mía, ya sabes
Me lo dice todo el rato, ya sabes
Estoy enamorado de ella y me siento muy bien
Me siento muy orgulloso de que ella sea mi chica
Ella se siente muy orgullosa y le dice a todo el mundo
Todo lo que yo le doy a ella
Un anillo con un diamante, ya sabes
Ella está enamorada de mí y me siento muy bien
Mi chica dice que es mía, ya sabes
Me lo dice todo el tiempo, ya sabes
Estoy enamorado de ella y me siento muy bien








Fase Dos. El dolor.

Vamos, vamos, vamos
¿es que no te he hecho sentir como si fueras único en el mundo?
¿y no te he dado todo
lo que una mujer puede dar?

Cariño, sabes que lo hice
Y cada vez me he dicho
Que ya era más que suficiente
Pero ahora te voy a enseñar que una mujer puede ser fuerte
Quiero que vengas, que vengas, que vengas y lo tomes

Tómalo, arráncame otro pedazo de mi corazón
Rómpelo, rompe otro trozo de mi corazón, cariño
Toma otro trozo de mi corazón, sabes que puedes hacerlo si eso te hace sentir mejor, claro que sí

Sales a la calle tan tranquilo
Pero en el fondo de ti
Espero que sepas que eso no está bien
Nunca, nunca, nunca
Me has escuchado cuando he llorado por la noche
Y he llorado todo el tiempo
Y cada vez me he dicho
Que no podía soportar tanto dolor

Y me tomas en tus brazos
Y te lo digo otra vez
Te digo, vamos, vamos, vamos, tómalo

Arráncame otro pedazo de mi corazón
Rómpelo, rompe otro trozo de mi corazón, cariño
Toma otro trozo de mi corazón, sabes que puedes hacerlo si eso te hace sentir mejor








Fase Tres. La inexpugnabilidad de la frontera.

Un día de invierno
En el profundo y oscuro diciembre
Estoy solo
Mirando desde mi ventana la calle
Envuelta en silencio y nieve
Soy una roca
Soy una isla
He construido muros
Una fortaleza profunda y poderosa
Que nadie puede penetrar
No quiero amistades, los amigos hacen daño
Sus risas y su amor yo desdeño
Soy una roca
Soy una isla

No hables de amor
Ya he escuchado esas palabras antes
Duermen en mi memoria
Y no voy a perturbar el sueño de sentimientos que ya han muerto
Si nunca hubiera amado nunca hubiera sufrido
Soy una roca
Soy una isla

Tengo mis libros
Y mi poesía para protegerme
Estoy protegido por mi armadura
Escondido en mi habitación, a salvo en mi útero
No toco a nadie y nadie me toca a mí
Soy una roca
Soy una isla

Y una roca no siente dolor
Y una isla nunca llora





¿Con cuál de estas tres canciones te identificas más, lector?

Supongo que a todos nos gustaría vivir eternamente en la Fase Uno y renunciar al ciclo natural de las tres fases y vuelta a empezar. Pero reconozcamos que en la música, como en la literatura, siempre son más interesantes las fases Dos y Tres. Los grandes siempre han sido más creativos en las fases Dos y Tres.




Un libro para los inexpugnables: Muerte en Venecia, de Thomas Mann

Una canción para los inexpugnables: See me feel me, de The Who

Una película para los inexpugnables: Million dollar baby, de Clint Eastwood

.

76 Comments:

Blogger DR. FREUD dijo...

Cómo se ha trabajado la entrada. Está estupenda.

febrero 04, 2009 1:06 a. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

Las 3 canciones me han gustado siempre, especialmente la de la roca. Pero en este moment in time me identifico con "I want to break free", de Queen. Con esta línea:
"eres tan pagada de ti misma. No te necesito". Y, por supuesto, con el título.
Gracias, por el excelente post, Lizzardo.

febrero 04, 2009 6:37 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

La gran duda es: ¿si ya estás en la fase tres, es posible tener fe en volver a vivir la fase uno teniendo siempre vivo el recuerdo de la fase dos? Athos

febrero 04, 2009 11:06 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Umm, ya, esto, ejem, yo me identifico con la fase uno. Sumergida en ella olvidas con facilidad la existencia de las otras fases, es más, en este momento ni contemplo por lo más remoto su existencia. Las endorfinas... ya se sabe. Puñeteras ingenuas deben ser sus conexiones químicas.

Viva la química, ou yeah! (grito cada día)

Y me has provocado ganas de volver a Delibes, hace mucho que no leo ningún libro suyo... Estoy de acuerdo contigo en su falta de valoración actual pero es que el pobre ya no puede acudir a saraos ni firmar en el Corte Inglés.

Besos cantarines.

febrero 04, 2009 11:39 a. m.  
Blogger Bolero dijo...

Las fases son como la marea vienen y van querido lagarto,
me gusta la tres, pq es la más inaccesible, pero ya sabes es todo fachada la uno me asusta, por el poder que tienen la otra persona sobre la tuya, la dos, me resulta aburrida

Pero la tres, como me gustaria ser la tres

q entrada más buena
el libro maravilloso

CUando releo "muerte en venecia" siempre me pongo al lado otro libro
El gatopardo, si no lo has leido hazlo ( hoy estoy mandona) y no dejes de ver la pelicula, pq es genial

un beso inmenso

muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

febrero 04, 2009 1:39 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

"Tengo muchos años; mira, soy una torre en ruinas, habitada por murciélagos y lechuzas. A esta edad, el destino se hace portátil y uno carga con él como con un ingenio ortopédico".
(Luis Landero, Juegos de la edad tardía).

La tercera canción me recordó a esta frase. La tercera canción es la que me gusta más. Las otras dos me parecen incompletas; tal vez pienso que la tercera completa el ciclo del que hablás, tal vez pienso que las dos primeras son, por lógica, inmaduras. Es como que las dos primeras las canta alguien que va de ida, y la tercera pertenece a alguien que vuelve.

Lagarto, me encantás.

febrero 04, 2009 2:10 p. m.  
Blogger dany dijo...

hayyy..aver:estoy de acuerdo en todo, pero aunque yo le tengo miedo a la muerte, no le temo al dolor.
las tres canciones son hermosas y las tres fases lo son tambien.
los artistas crean mejor desde el dolor, no se puede evitar, es real.
y no podemos escapar al ciclo...
un beso enorme queridisimo largato.

febrero 04, 2009 5:03 p. m.  
Blogger *GEORGINA* dijo...

lindo blog

saludos cordiales
georgi

febrero 04, 2009 6:13 p. m.  
Blogger trilceunlugar dijo...

Me ha encantado tu entrada...

febrero 04, 2009 6:25 p. m.  
Blogger tu dijo...

pero es que la fase 1 dura tan.... poco...

febrero 04, 2009 8:33 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

cierto...

las más hermosas obras de arte han sido inspiradas en lo que has llamado fase dos y tres ;)

¿será porque es entonces cuando el ser humano conoce o explora su unvierso interior?

Pero no hay duda.. la poesía, la inspiración... no hay nada como la nostalgia para acercarnos a ellas..

besos

febrero 04, 2009 8:39 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

Leí hace ya años el libro La sombra del ciprés es alargada, y me pareció sublime. Y fíjate que yo aún sería un muchacho imberbe. Después leí más libros geniales de este gran escritor, pero aquel título y aquel libro quedó impreso de forma especial en mí. Hoy leyendo tu post has logrado que me proponga una cosa; volver a leerlo. Necesito reencontrar aquello que tanto me marcó. Desde luego estoy de acuerdo contigo; nunca tuvo el reconocimiento que se merecía, pero la vida es así. Unos nacen con la estrella y otros estrellados. Creo que él no nació estrellado ni mucho menos, pero su estrella nunca tuvo ambiciones y fue humilde y placentera, como solía ser él; un humilde y feliz pescador truchero... Un abrazo.

febrero 04, 2009 8:41 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Me identifico, me debato, entre las dos primeras fases.
La tercera no, creo que nunca.

Yo creo que los artistas son más creativos en las "cimas", en los extremos ya sea abajo o arriba, en la euforia y en la felicidad, o desde la más absoluta tristeza.

febrero 04, 2009 9:34 p. m.  
Blogger El Castor dijo...

Yo creo que sólo al miedo hay que tenerle miedo y que hay que entender la vida como un continuo arriesgar, caer y levantarse.
Saludos.

febrero 04, 2009 10:48 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Por ahí arriba leo que si la fase uno es inmadura, que si dura poco, que si se saca más partido intelectual a las fases dos y tres... yo llevo en la fase uno desde abril de 1.975... así que no os doy la razón a ninguno. Pero vosotros sabréis... supongo que aquí, como en todo, quien la lleva la entiende...

Pero no seáis tan categóricos con la fase 1 porque también hay mucha gente en mi bando.

Y Delibes... siempre ha sido uno de mis escritores de cabecera. "Las ratas" fue uno de los primeros libros que leí. Y de vez en cuando releo. Mirad, por cierto... hay una especie de costumbre que compartimos la sra. con la que comparto la fase uno y yo. Cuando ella ve una edición nueva en algún sitio de ese libro de Delibes, me lo compra. Yo hago lo mismo con ella cuando veo alguna de "Orgullo y prejuicio"...

Que sí, hombre... que estáis todos muy equivocados con la fase uno.

febrero 05, 2009 12:26 a. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Creo que todos cada día transitamos las tres fases para satisfacer al niño, al adulto y al padre que llevamos dentro. Equilibrar las tres fases es el verdadero ejercicio existencial diario. Cuando prevalece alguna de las fases, "caliente, caliente", sabemos que algo no marcha bien en nuestro interior. El desequilibrio, aunque no lo parezca, lo propicia el predominio de alguna de las tres fases. Aunque es muy tentadora la fase uno, es la más ilusa y peligrosa.
Delibes es crucial en nuestra literatura.

Besos

febrero 05, 2009 8:51 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Creo q soy más bien una mezcla caotica e inconstante de las tres, pocas veces me he sumergido de lleno en una única fase, y cuando ha ocurrido pronto me asaltan las otras dos...

Tio, eres el mejor!

febrero 05, 2009 9:01 a. m.  
Blogger Casilda dijo...

Sin lugar a dudas las fases dos y tres son las mas vivas , incluso en la ultima en medio de la isla se tiene la esperanza escondida de algun dia volver a vivir la fase uno..
Un beso

febrero 05, 2009 12:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias doctor. Pero el mérito es, por este orden, de Miguel Delibes, John Lennon, Janis Joplin y Paul Simon. Un saludo.



Cohelet, que usted se libere bien, entonces. Queen tiene canciones muy buenas. Para la Fase Dos me quedaría con Love of my life, por ejemplo. Gracias.

febrero 05, 2009 4:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Athos, supongo que todo tiende a ser cíclico, y que la vuelta a una Fase Uno nunca sería tan inocente como la primera vez. La madurez se incorpora a los sentimientos, se sabe más de la vida y se aprecia mejor lo que tenemos, lo que somos y lo damos. Bob Dylan lo explica mucho mejor en Man in me, ya sabes.



Margot, enhorabuena por tu Fase Uno. Pero no creo que se olvide la posibilidad de la Fase Dos. Pienso, como Delibes, que amar no se puede disociar de tener miedo a perder. Y eso debería hacernos estar alerta y luchar por lo que tenemos cada día. Ser mejores, aprender el Arte de Amar, que diría el otro.

febrero 05, 2009 4:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bolero, a mí no me parece que la Fase Tres sea inaccesible. Eso sí, exige tener conciencia de nosotros mismos de una manera más calmada, más zen. El gatopardo es una gran novela, desde luego. Tienes buen gusto ;)



Me encantó Juegos de la edad tardía, Arcángel. Faroni es uno de los personajes más interesantes de la literatura hispana de los últimos veinte años. Siempre me ha extrañado que Landero no tenga más fama de la que tiene. Todo forma un círculo que nos debería llevar a algún sitio. Quizás la sabiduría. O quizás también el amor lúcido. Gracias!

febrero 05, 2009 5:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dany, el dolor y el miedo nos hacen pensar más quizás, y comunicarnos más seguro. Cuando uno está drogado de amor, no tiene interés en nada más. El amor es egoísta y ciego. Besos!


Gracias por pasarte por aquí, Georgina, y por tus palabras. Un placer verte en este laberinto.

febrero 05, 2009 5:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Trilceunlugar, gracias a ti también por pasarte por esta página inclasificable, por este laberinto de caminos perdidos. Espero que te guste.


Tú, a algunos les dura toda la vida, dicen ;)

febrero 05, 2009 5:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isis, supongo que en las Fases Dos y Tres, a diferencia de en la anfetamínica Fase Uno, es cuando tenemos más necesidad de entendernos a nosotros mismos, de gritar que hay vida dentro de nuestra piel y de poder comunicarnos. Por esos e escribe mejor sobre ellas.


Moderato, me alegro de encontrar aquí compañeros fans de Delibes. Desde luego, su obra es magnífica y lo es especialmente La sombra del ciprés. Supongo que Miguel Delibes nunca estuvo en el tren adecuado, en la moda adecuada, en las amistades necesarias para destacar al menos tanto como otros de su generación que no tienen objetivamente su categoría, empezando por el señor Cela. Salud!

febrero 05, 2009 5:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, pues las Fase Uno y Fase Dos son agotadoras. Deberías relajarte un poco una temporada en la Fase Tres, a modo de balneario emocional :)



Castor, así es la vida, efectivamente. Con sus altos y sus bajos. Y hay que saber moverse con dignidad en ambos casos. Y quien no arriesga el dolor, quien no toma el “leap of faith” que decía Springsteen, se queda sin nada. Zdraví!

febrero 05, 2009 5:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, la Fase Uno puede ser inmadura y puede ser madura. Mea culpa, que he escogido para representarla una canción muy buena pero claramente inmadura. Si hubiera escogido The Man in Me para la Fase Uno, como le decía a Athos un poco más arriba, quizás no se hubiera hablado de inmadurez. Pero la verdad es que el centro del post en mi cabeza era I am a rock. En cualquier caso, sí creo que ninguna de las tres fases es estable y que todo exige su trabajo. Me alegro de encontrar otro valedor de Delibes!



Gemmayla, es interesante cómo planteas el tema en referencia al padre, al hijo y al adulto que todos llevamos dentro. Pero quizás las tres fases pueden ser enfocadas cada una desde las tres perspectivas. Y tienes razón en que la fase más peligrosa es la Uno: es la única que tiene algo que perder. Besos!

febrero 05, 2009 5:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, yo te veo muy inmersa en la Fase Uno, pero con una conciencia de ti misma mucho más elevada que la que proponía Lennon en I feel fine. Te veo bien ;)


Casilda, no estoy tan seguro de que siempre que se llega a la Fase Tres se desee llegar de nuevo a la Uno. De alguna manera, toda la filosofía oriental del Nirvana está en función de mantener esa lejanía con el placer y el dolor. Es un tema muy interesante. ¡Gracias por pasarte por aquí y otro beso!

febrero 05, 2009 5:01 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

T-R-E-M-E-N-D-O¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
ERES TREMENDO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
QUE PUTAMADREDEENTRADA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Una maravilla, coincido contigo en que Delibes es un maestro, y si me apuras, el mejor, y tiene una sensibilidad que pocos pueden hacer gala, no se de si tenerla igual, pero sí de no saberla transmitir de esa manera, única, de Miguel Delibes.
Todo tu post me lleva a Michel Houellebecq, sí. Las tres fases son válidas, y la tercera, es la suma de las dos anteriores, hemos vivido, nos hemos ilusionado, nos han hecho daño, y sí... finalmente somos roca, isla, plataforma... como el título del libro que me estoy leyendo de Houellebecq, que siempre habla de lo mismo, al final, vivir o renunciar a vivir, que es mas facil, pero uno se aisla de tal manera que vive una "existencia ilusoria". Y cuando llegas a esa etapa, te voy a dejar un texto que la explica magistralmente, del mismo libro, leélo con atención, es acojonante:
Sí, pensó Midge, eso es la desesperación. Algo glacial, un frío y una soledad infinitos. Hasta entonces, nunca había entendido que la desesperación fuera fría; siempre la había imaginado ardiente, vehemente, violenta. Pero no. La desesperación era eso: un abismo sin fondo de oscuridad helada, de intolerable soledad. Y el pecado de la desesperación del que hablaban los sacerdotes era un pecado frío, que consistía en aislarse de cualquier contacto humano, cálido, vivo".
Me he enrollado, pero lo que quiero decirte, es que eso es el final, la isla, la roca, lo que sea. Y si me preguntas en qué fase estoy... bueno, no pienso contártelo. Pero digamos que he pasado todas, y la que me es mas familiar, siempre es la tercera, desgraciadamente, que luego me levanto y con un par me lo ventilo todo, pero sí tengo cierto cansancio de tanto luchar... a veces para nada.
Una cosa, nunca te agradeceré lo suficiente el post aquel que escribiste sobre Houllebecq, desde entonces he quedado absolutamente seducida por su inteligencia, ocurrencia, y miles de opiniones interesantes que hacen que me cuestione la vida, y a mi misma, y que tenga otras perspectivas. No es mi dios, pero me mola mucho.
Un besazo, y sabes que? Tu blog molamazo¡
Y eso, que ya me he leido unas cuantas cosas por tu culpa....
thanks...
bsssssssssssssssssssssssssssssss

febrero 05, 2009 6:57 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Yo para la fase uno hubiera escogido "Love you anyway", de Mike Scott.

Me ha encantado el post.

febrero 05, 2009 7:51 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

En primer lugar quiero decir que no volveré a escribir un post hasta que no se me olvide por completo la pedazo de entrada que ha creado usted.

Delibes, Joplin, Simon, Garfunkel, Paul, John, George y Ringo juntos en un mismo post. Genial.


La fase uno es como la estrofa de la canción de Sabina:

"Al llegar al portal nos buscamos
como dos estudiantes en celo,
un piso antes del séptimo cielo
se abrió el ascensor".

La dos podría ser: Quiero beber hasta perder el control, del rey de los problemas y el canto al dolor de corazon.

Para la tres, y con su permiso, me quedo con el "man of the moon", de REM.


Desgraciadamente paso demasiado tiempo entre la uno y la dos. Para cuando quiero aposentarme en la tres un rato, enseguida caigo a la dos de nuevo para volver a la uno y así hasta el infinito.


Un saludo, Maestro.

febrero 05, 2009 10:25 p. m.  
Blogger princesadehojalata dijo...

Me parece curioso que asocies la faces 3 a algo zen en uno de tus comentarios...a mi me resulta de una aridez total, no veo lo zen por ningún lado. Y se pasa muy mal.
Por lo demás, la entrada es magnífica, Delibes una asignatura pendiente y me quedo con la fase uno enriquecida después de haber pasado por la dos y la tres. O sea, igual que tú. Sin la fase dos o tres no habría, por desgracia, fases uno. Así de tontos somos. Creo.
Besos.

febrero 05, 2009 10:40 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Opinaré ya q insistes ;).
Canción actual: "I was born to love you", Queen, lo curioso, no hay nadie especial a quien se la cante.
Fase uno: "El Roce de tu piel" (Revólver), lo bueno, siempre se vuelve a sentir, lo malo, dura muy poco tiempo y no sabemos cuándo volverá.(Tb "wonderful tonight", magistral)
Fase dos: "Para decir adiós", José Feliciano
Fase tres: "Y hubo alguien", Marc Anthony.
Una película para los enamorados del amor: "El lado oscuro del corazón".(Guión basado en poemas de MArio Benedetti).
Hacía tiempo q no me pasaba, y no recuerdo con q nombres he firmado.!
Desde Gran Canaria
B.

febrero 05, 2009 11:52 p. m.  
Blogger Ichiara dijo...

Yo me quedo con las tres, porque hay que vivirlo todo, para saber lo que no quieres. La uno es almibarada, dulce, de pinypon; la dos te clava sus puñales (qué grande es la Joplin) para que debatas con un dolor ciertamente placentero (el del amor, que aún siendo dolor guarda un regusto heróico); y el tres es la hostia, la resurrección, la aceptación (ahí le perdonas la vida a los malos y te das la vuelta con un par de cojones).

Las elecciones inexpugnables me las quedo también todas.


Por cierto, conocía lo de Queipo de Llano, un cabrón de cuidado al que habría que sacar de los libros de hazañas y colarle un juicio internacional, pa que tuviera a bien portar su etiqueta, incluso después de muerto.

Besos Lagarto

febrero 06, 2009 4:20 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

¡Brutal entrada!
me gustan las canciones y el gran maestro que es Delibes, eche los dientes con "el camino"

febrero 06, 2009 7:04 p. m.  
Blogger DR. FREUD dijo...

Este es mi nuevo disfraz de carnaval, para mañana en la radio "lus de gas".

febrero 06, 2009 7:38 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Y Delibes es uno de los grandes del siglo XX, y con el paso del tiempo (única perspectiva posible y necesaria, siempre) lo va siendo cada vez más. Al menos, a nivel académico-crítico-literario-universitario-oficial o como quieras llamarlo, así es.

Los tres grandes nombres de la novela de la 2º mitad del XX, al menos "oficialmente" establecidos son Delibes, Torrente Ballester y Cela. Para mí Cela también está extravalorado, y el conjunto de la obra de Delibes le da muchas vueltas.

Pero vamos, aunque a nivel "popular editorial" parezca que Delibes no tiene reconocimiento, literariamente sí que lo tiene (y repito que yo creo que lo tendrá cada vez más). Y además tiene muchos lectores incondicionales. De Cela, fíjate, aún no he conocido ninguno...

febrero 07, 2009 1:00 p. m.  
Anonymous Lula Fortune dijo...

Ante todo, me ha encantado esta entrada, Lagarto y coincido contigo en todo lo que dices de Delibes. Yo le tenía un poco de inquina porque me habían obligado a leerlo de pequeña y no soportaba a Roque el Moñigo. Después me reencontré con él y ha sido uno de mis escritores de cabecera.
Y sobre tu preguntita, confesaré
-no sin rubor- que no tengo experiencia en la fase 2 y 3 pero me encanta la canción de Simon y Garfunkel.
También es verdad que solo siendo "más fría que el mármol a mis quejas y al encendido fuego en que me quemo, más helada que nieve, Galatea..." solo siendo así se inspiran las grandes obras.
Porque, si ella dice sí ¿qué coño haces escribiendo poemas? Vete con ella rápidamente.
Besos vigueses :)

febrero 07, 2009 5:38 p. m.  
Blogger tcb dijo...

No son fases, en el amor no hay principio ni fin. Es un círculo que recorremos -si somos afortunados-, más de una vez como la sencilla y vital sentencia de Salinas:
¡Qué novedad tan inmensa
eso, volver otra vez,
repetir lo nunca igual
de aquel asombro infinito!

febrero 07, 2009 7:33 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

Compañero! Esas tres fases son complementarias e inseparables las unas de las otras...Es el ciclo de las cosas, nada es para siempre, y todo evoluciona constantamente...

Impresionante tu entrada, como siempre. Demoledoras tus palabras, son de un lucidez que da miedo...
yo me identifico con la canción de la fase ", la genial Janis, por su garganta resbala África y América...sobrenatural!

un abrazo. No dejo de leerte.

febrero 07, 2009 8:15 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Uy esto de las fases va según se de la pareja, como yo no tengo pareja no tengo fases vamos que soy un desfasado, aunque he tenido conatos de parejas y por ello de fases al salir bien mal o regular lógicamente, pero me da que soy un ser en profundo aislamiento, una especie de guantanamo emocional ;)

saludos

febrero 07, 2009 8:17 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

La tercera.

Jo.

febrero 07, 2009 8:47 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Aunque ya has comentado los motivos por los que te decidiste por ésta canción de los Beatles para la opción A, personalmente me identifico con And I love…him
, mucho más sosegada.

Las tres canciones que nos traes sacuden emociones y los diferentes estadios que transmiten también pueden sentirse en el alma por otro tipo de desencuentros o decepciones sufridas, independientemente de su lectura real. Por ejemplo a raíz de un desengaño con algún amigo/a. Así es cómo yo lo siento, rarita que es una…

Besos

PD.: disculpa la licencia que me he tomado con lo del hipervínculo. Si prefieres que no los incluya en otras ocasiones, por favor dímelo. Gracias corazón.

febrero 07, 2009 11:39 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Sinceramente, y sin exagerar, la fase tres. Y tan contenta.

Al fin y al cabo tengo mis libros y mi poesía para protegerme ;)

(la próxima más facilita, porfi, y menos cruda)

febrero 08, 2009 1:10 a. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Ah¡ completamente de acuerdo con tu apreciación de Delibes. Completamente de acuerdo.

(Un besito)

febrero 08, 2009 1:13 a. m.  
Blogger Sese dijo...

Creo que Janis Joplin va que ni pintada para reflejar la obra de Delibes (estoy contigo, el más importante autor español del siglo XX) la fatalidad del destino, el derecho a ser pesimista,... Al fin y al cabo "a la nieve la hace barro el contacto con el pie..."

Hasta otra

febrero 08, 2009 3:31 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Por fin hoy puedo comentar. Eso sí, abriendo la ventana de comentarios y saliendo enseguida de tu blog, que ya había leído el otro día con explorer (pero sin poder comentar).
Yo creo que nunca he sido inexpugnable para el amor, a pesar de haber pasado por una muy dura fase dos. Debe ser que pienso aquello de que la mancha de mora con mora verde se quita. Hay que vivir, y el amor es lo mejor que se puede vivir, aunque a veces nos duela mucho (que al final siempre duele por un lado u otro), así que no tiene sentido hacerse el duro.
Tampoco creo que las fases estén inmaduras o no, te toca la que te toca, y a veces las vives todas, y otras veces, no, depende de la personalidad de cada uno. Si se tiene miedo a sufrir, se vivirá también la tercera, pero pocas personas se quedan en la tercera fase para siempre. Tarde o temprano se vuelve a vivir el amor.¿Entonces para qué ha servido convertirse en inexpugnable durante cierto tiempo? A mí me parece que sólo para perder el tiempo. Pero yo soy así, y lo pienso así, otro será diferente y lo verá de otra manera.
A Delibes me tocó leerlo en la escuela. "Diario de un cazador" se llamaba el libro, y no me gustó nada. Más tarde, no mucho más mayor, me compré "Cinco horas con Mario" y no pude acabarlo. Ahora pienso que quizá era demasiado joven para leer esos libros. Quizá algún día me animo y vuelvo a la carga :-)
Besos salvajes.

febrero 08, 2009 9:56 p. m.  
Blogger Shandy dijo...

A mí me parece que Delibes es un escritor reconocido, pero olvidado en la vorágine literaria del mercado. Pero se mantendrá, se volverá a el.

Mmmmm, No estoy en la primera, pero no sé si me importaría volver. La segunda, la viví. De la tercera me identifican algunas cosas, pero me gusta compartir con los amigos, creo en la amistad y en el amor ( aunque éste como decía el de los dibujitos "tiene el ojo más delicado"). Sólo a veces quiero ser isla y me gusta,y por momentos me siento roca. Pero los muros son fáciles de derribar, si entrá un huracán o un caballo de Troya con artillería tan pesada al que no se puede contraatacar. Y ya se sabe, si no puedes vencer al enemigo, únete a él. Y los libros, siempre tienen que estar ahí, son las muletas, los amuletos contra la soledad, aún con compañía.
El miedo a la felicidad existe, uno de los nombres que tiene es "Complejo de Polícrates", lo leí en un estudio referido a Rosalía de Castro, una mujer que por sus experiencias vitales temía ser feliz, de ahí su "Cravo" o la "Negra Sombra". Nuria Amat dice: "No quiero amar para no dejar de ser amada".
Supongo que cuando se ha conseguido un equilibrio con uno mismo y ha costado mucho, la prudencia es buena. Pero atrincherarse y volverse roca es dejar de vivir.
Buena entrada.
Un abrazo

febrero 09, 2009 2:20 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tremends, la Plataforma de Houellebeq también resulta muy interesante, me alegro de que te guste el libro. Houellebecq está obsesionado con la ausencia de contacto humano que depara la sociedad moderna, un aislamiento que algunos llevan al extremo de una sexualidad sin más contacto físico que el dolor. Besos!



Kamala, Mike Scott es una garantía siempre. Ya sabes que en esta página se le venera al nivel de los más grandes. Tiene letras muy buenas para la fase Uno, como bien propones (Trumpets sigue siendo para mí la mejor en ese sentido, anyway) pero también para la Tres: This is the Sea.

febrero 09, 2009 4:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Brisuón, no me diga esas cosas, por Dios, que sólo he juntado lo que otros han escrito de manera archiconocida. En cualquier caso, no somos nosotros los que elegimos las fases, sino son ellas las que nos atrapan. Salud!


Princesa, sólo lo pretendía utilizar lo “zen” como una imagen, como un símbolo de la filosofía de la estética oriental fría y pura que condiciona nuestro contacto con el mundo. Pero yo no veo necesariamente “aridez” en la Fase Tres. Puede ser perfectamente un estado de comunión con el propio espíritu, una mirada hacia dentro, aislada del “pecado del mundo”. El misticismo o el nirvana serían sólo comprensibles desde esta fase, por ejemplo ¿no crees? Besos.

febrero 09, 2009 4:27 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Canaria, veo que Queen gana adeptos en estos comentarios, desde luego Freddy tenía una manera de cantar muy emocional. Wonderful tonight es una canción que siempre me ha gustado mucho,. Me alegro de que la traigas por aquí. Besos!



Ichiara, de alguna manera la Fase Tres tiene dos subfases: la de la toma de conciencia y la de empezar a sentirse bien, la de la resurrección que bien comentas. En este último caso la canción perfecta sería The Healing Has Begun, de Van Morrison. Besos!

febrero 09, 2009 4:27 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Joako, quizás se ha abusado mucho de ese libro de Delibes en las escuelas. Su lenguaje pulcro y elaborado pero sencillo lo ponían a huevo en esa historia de chavales, sí. Pero hay cosas mejores de él.


Madre mía, doctor Freud. En sus comienzos, allá por el sXIX, parecía usted más recatado :) ¿Es carnaval, ya tan pronto?

febrero 09, 2009 4:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, Torrente también me parece mucho más interesante que Cela (soberbio en la Saga/Fuga). Creo que los premios no han sido muy justos con esa generación.


Lula, puede que no tengas experiencias traumáticas de desamor y fortaleza, pero seguro que las intuyes perfectamente, aunque sólo sea por el miedo que todos tenemos a perder lo que tenemos. Y sí, tienes razón. Cuando estamos bien no tenemos tiempo que perder en artísticas elaboraciones.

febrero 09, 2009 4:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tcb, unos versos preciosos, gracias por traerlos aquí. Quizás la vida, en general, consiste en eso, en repetir lo nunca igual. Incluso cada mañana que nos levantamos para ir a trabajar. Otra cosa es que seamos conscientes de ello. Gracias por pasarte por aquí!


Gracias Roberto. La Janis nunca falla. Nadie sufre como ella ante un micrófono. Su voz desgarrada siempre encuentra nuestra herida. Era única, y tan frágil en su dolor. Me alegro de que te guste.

febrero 09, 2009 4:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, no todo sucede como y cuando queremos. Y tampoco todo lo que brilla a nuestro alrededor es oro. Quizás están más solos otros que consideras muy acompañados. Yo lo he visto. Salud!


Sintagma, una poeta como tú está obligada a vivir las tres fases varias veces al día, eh ;)

febrero 09, 2009 4:29 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, la canción es preciosa, sí. Pero es, como bien dices, más sosegada. Podría ser un subproducto de la Fase Uno. Pero cuidado, ¡que tanto sosiego engorda! :P Gracias por poner el vínculo, claro que sí. Gracias por compartir.



Los Pasos, los libros y los poemas son parapetos estupendos, sin duda. Pero a veces los vientos son demasiado fuertes para cualquier fortaleza. Besos!

febrero 09, 2009 4:29 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, Delibes es un pesimista tranquilo, sí. De alguna manera, es la personificación de su (mi) árida tierra castellana, esa tierra de Los Santos Inocentes, donde sólo lo duro pervive. Me alegro de que te guste.


Pantera, ¿has probado ya a desinstalar firefox y volverlo a bajar? No soy ningún experto informático, pero las medidas drásticas suelen ser siempre las que mejor funcionan. Bueno, a mí no me parece una pérdida de tiempo pararse en la Fase Tres. Nuestro objetivo no es amar, sino saber amar, encontrarnos a nosotros mismos y no a otros. No vale cualquiera para sacarnos de la Fase Tres, sino aquella persona que encuentra y nos muestra “el hombre que hay en mí”. No me explico, Dylan lo hace mejor. Para mí, el mejor libro de delibes es La sombra del ciprés, pero quizás El hereje sea el mejor camino para descubrirle. Ánimo!

febrero 09, 2009 4:29 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Shandy, no creo que podamos ser libres de volver a la Fase Uno o Dos. Simplemente, son vendavales que ocurren. Quizás la Tres sea la única volitiva, la única que es fruto de nuestra conciencia y de nuestra libertad, para bien o para mal. No sabía lo del complejo de Polícrates, me ha parecido muy interesante. Un abrazo!

febrero 09, 2009 4:30 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

creo que estoy haciendo referencia muchas veces en las respuestas a una canción de Bob Dylan que no puse allí arriba. Así que dejo aquñi un par de referencias, por si a a alguien le interesa.

The man in me:

http://www.youtube.com/watch?v=Y2s8_hCCHg4&eurl=http://www.todoslosforos.com/topic/269/40

febrero 09, 2009 4:50 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Comencé leyendo por obligación "El camino", y luego disfrute de lo lindo con "Diario de un cazador" y "diario de un Emigrante", "mi idolatrado hijo sisi", "la hoja roja", "La sombra del ciprés es alargada" y (precisamente el último que he leido no me acuerdo del titulo, el del peregrino...), en fin es uno de los autores que más he visitado, ahora que lo pienso.

febrero 09, 2009 5:07 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

¿Sabes lo que pasa con lo de desinstalar firefox y volverlo a instalar? No hace mucho me avisaron los de firefox de que ya podía bajarme la última actualización, pero que ésa era la última que hacían para Windows 98, que es el que yo tengo, y ahora tengo miedo de que si lo desinstalo, luego ya no pueda volver a instalarlo :-S De todas formas pronto voy a cambiarme el ordenador. TEnía grandes esperanzas en que fuera nuevo, pero al final voy a tener que conformarme con un windows 2000. Cosas de la crisis. Menos es nada.
EStoy de acuerdo en que antes de encontrar a otros, debemos encontrarnos a nosotros mismos. Quizá no entendí el sentido de la fase tres. Yo la entendí como un negarse a enamorarse otra vez por miedo a volver a sufrir.
Dices que nuestro objetivo es saber amar, no amar, pero si sabes amar, amas ¿no?, en todo caso, para saber amar, hay que haber amado mucho. (Y perdona por el trabalenguas, jijijijijiji!!!)
Besos salvajes.

febrero 09, 2009 7:24 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

Amigo lagarto Dalila sobrevive en la red, pobre infeliz
muakkkkkkkkkkkkkk

febrero 10, 2009 9:19 a. m.  
Blogger Isa SB dijo...

Umm... lo bueno es alternar laa tres fases no vayamos a caer en el tedio.
En cuanto a Delibes, yo he tenido la gran fortuna de tener un profesor de literatura que me lo descubrío y me hizo amarlo como lo que es, un grande de las letras.
Un abrazo.

febrero 10, 2009 2:58 p. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Llego tarde, lo siento... Y veo que está todo dicho. Sólo un apunte quería dejar, para mí siempre las películas basadas en libros son mucho peores que el texto escrito, excepto las películas basadas en obras de Delibes... Son geniales siempre... No olvidaré nunca cuanto me impacto "Los Santos Inocentes".... Magistral en mi opinión.


Un beso largato (K)

febrero 10, 2009 8:10 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Tienes toda la razón... acabamos siempre hablando de lo mismo, aislarnos o no. Aislarnos es la muerte. Hay que dejarlo... Vivir, tenemos la suerte de poder vivir..
Houllebecq sabe de lo que habla, por eso me gusta leerle, porque es descarnado, y sincero, y siempre, siempre, replica verdades, universales, en mi modesta opinión.
Un besazo fuerte, stás imparable¡

febrero 11, 2009 1:43 p. m.  
Blogger Inma Luna dijo...

Me encanta usted señor Lagarto. Definitivamente, me encanta.
Le beso por ello desde cualquier fase.
P.D. Si supiera las vueltas que le estoy dando a todo este lío...

febrero 11, 2009 7:39 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Como siempre, lagarto...touché!
mayte

www.yanocoleccionovellopubico.blogspot.com

febrero 11, 2009 10:35 p. m.  
Anonymous Ch dijo...

A mi me gusta el estado uno, claro, pero también tiene su gracia la transición del dos al tres, cuando ya has asumido que no hay marcha atras al uno y recuperas tu vida.Estar demasiado tiempo en el estado tres y, encima, agusto, es lo que má miedo me da.
No soy muy original, pero bueno: me a gustado mucho el post!!

febrero 11, 2009 11:02 p. m.  
Anonymous Ch dijo...

Uy, quiero decir que me ha gustado..

febrero 11, 2009 11:05 p. m.  
Blogger Divina nena dijo...

Umm como me ha gustado la entrada!! Será que hoy estoy vulnerable, desde mi fase tres, pero me ha gustado mucho. Me he emocionado incluso, porque en la fase tres no siempre se está zen, a veces la nostalgia nos invade, y nos tienta la fase uno, claro que la fase dos es tan sumamente lírica, tan romántica, tan jodida...que yo al menos me quedaré en la tres. Muy bueno, me encanta todo lo que haces. Besos

febrero 12, 2009 8:43 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

"tengo la certeza de que , cuando muera, no me voy a encontrar con ninguno de mis amigos muertos, y eso es lo que me produce llanto, cuando desaparecen".

Fernando Fernán Gómez

febrero 12, 2009 11:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Joako, veo que le conoces bien entonces. De los que no nombras, yo añadiría El hereje, si tienes ganas de más. Salud!


Windows 2000 está muy bien, Pantera. Algo mejoras, es mucho más estándar que el 98 y te dará muchos menos problemas. Supongo que la Fase Tres admite las dos disposiciones, porque el miedo a sufrir por los demás puede hacer que nos volquemos más en nosotros mismos. Besos!

febrero 13, 2009 11:11 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bolero, sí. La he visto ya por ahí. Gracias ;)


Isa, la Fase Dos es tan intensa emocionalmente que no creo que de mucho lugar al tedio. Lo bueno es, más que alternar, superar etapas, como una especia de vuelta ciclista al alma. Un abrazo!

febrero 13, 2009 11:12 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dalila, nunca es tarde, siempre hay más camino que andar. Los santos inocentes es una gran película, sí. Muy dura, como toda la novela. He visto otra, El disputado voto del señor Cayo, pero no recuerdo más ahora. Besos!



Tremends, veo que te ha dado fuerte por Houellebecq :) Después de Plataforma, yo que tú me haría con La posibilidad de una isla, creo que también te impresionará. Besos!

febrero 13, 2009 11:12 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias, Inma. Me vas a sonrojar :) supongo que todos damos vueltas en torno a los mismos temas desde los tiempos de los griegos. Besos!


Mayte, como le decía a Inma aquí arriba, nos parecemos todos demasiado y nos tocan las mismas cosas. Besos!

febrero 13, 2009 11:13 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ch, quizás la transición de Dos a Tres es la más creativa de todas, el momento en que se abre una nueva manera de entendernos a nosotros mismos. Pero no depende de nosotros, de nuestra voluntad, el tiempo que pasamos en Tres. La vida da muchas sorpresas. Gracias.


Divina Nena, dice la canción de Simon & Garfunkel que cuando nos invade la melancolía tenemos la poesía y los libros para protegernos. Bueno, no creo que siempre funcione, la verdad. Gracias y besos.

febrero 13, 2009 11:13 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Zorro, tampoco nos encontraremos con él, que ya ha muerto. Los muertos sólo viven en la memoria de los vivos. De alguna manera, cuando realmente morimos es cuando muere el último de nuestros amigos. Salud!

febrero 13, 2009 11:13 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home