miércoles, marzo 04, 2009

El show de un Lagarto

Yo no tendría más de seis años y una pesadilla venía a mis sueños de manera recurrente.

Mis padres, cuando yo no miraba, se convertían en monstruos alienígenas. Mis tíos, mis amigos, mis profesores, también. El mundo entero estaba compuesto de monstruos que se ponían una careta sólo para que yo no me asustara de lo que realmente eran. Yo era el único humano en el mundo y todos, todos se confabulaban para ocultármelo.

Mi madre venía hasta mi cama para darme un beso. Luego cerraba la puerta por fuera y ya no era ella. Se juntaba en el salón con mi padre y unos amigos para cenar. Y entonces, cuando yo ya dormía, sólo entonces, todos se quitaban la máscara y se mostraban como realmente eran.

No volví a tener ese sueño cuando crecí. Pero aún me estremece el recuerdo de la angustia.

La pregunta es, ¿era un sueño, o realmente es cierto que soy el único humano, y que todo lo que ocurre a mi alrededor es una farsa, un experimento sobre las emociones de una cobaya, emociones que realmente sólo existen dentro de mí en un mundo extraño e inalcanzable? Nunca lo sabré.

Pero está bien, no importa la respuesta. Es sólo que a veces diría, como Ed Harris en el Show de Truman, eso de “no os paséis con la niebla”.




Una canción para Truman: Is there anybody out there?, de Pink Floyd

Un libro para Truman: Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago

Una película para Truman: La invasión de los ladrones de cuerpos, de Don Siegel

.

65 Comments:

Blogger moderato_Dos_josef dijo...

ya sabía yo que tú eras lagarto por algo jejeje. No eres de este mundo, de lo contrario jamás escribirías tan bien sobre temas tan acertados y serías tan vulgar como cualquiera. Lagarto mirate en el espejo, no eres un lagarto cualquiera. Un saludo.

marzo 04, 2009 1:54 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

El show de Truman es una de mis películas favoritas. Y esa escena en concreto, cuando sube la música y aparece la figura del padre perdido entre la niebla, me encanta, es terrorífica.
Me ha inquietado tu sueño. Mira que es extraño lo que se sueña de niño. Yo también tenía pesadillas recurrentes. Eran sueños angustiosos. Soñaba que caía boca a abajo enredada en un nudo; un nudo de sonidos e imágenes que no tenían ni pies ni cabeza. Era un rebujato, y durante toda la noche yo estaba enredada en ese nudo. Cuando crecí no volví a soñarlo, afortunadamente.

Un saludo.

marzo 04, 2009 2:59 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Eso te iba a decir: no era pesadilla. Era realidad.

Muejeje...

(Mi terror infantil era la pantera rosa. Y también le tenía miedo a la posibilidad de llegar tarde a la escuela. Ñoñísimo terror).

marzo 04, 2009 3:07 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Qué preciosidad de escena y de post¡¡¡
Esas pesadillas, a veces tan recurrentes, suelen significar algo, pero sobre todo, lo interesante es mirar porque nos aislamos de esa manera soñando, soñando cosas que nos aislan aún mas. Supongo que es así... el mundo de allá fuera es tremendo, complicado, y a veces pensamos que sólo nosotros somos los intocables, los puros, los de verdad.
El show de Truman es una película que siempre me gustó mucho, ese dios que los mueve como marionetas, y que dice que no se pasen con la niebla... Supongo que alguien ahí arriba hace algo parecido... Nunca lo sabremos.
Muy acertados los títulos de canción, libro, y película. Los tres me encantan, oido, leido y visto, los tres. Siempre tuviste buen gusto, y supiste hilar fino...
Te dejo un besazo, cuanto mas miro la escena, mas cruel y dura me parece... Es que esta peli es dura, eh¿¿?? Una metáfora de esto, lo que vivimos...

marzo 04, 2009 3:20 p. m.  
Blogger ruidoperro dijo...

Yo me tiré mi infancia pensando que mis padres eran en realidad seres extraterrestres que habían usurpado el lugar de los reales, a los que me iba a encontrar dentro del contenedor cualquier noche cuando fuera a tirar la basura. Mi terapeuta dice que ese miedo no me dejó secuelas, pero yo no estoy tan seguro.

Es verdad que la vida a veces parece un plató, y nosotros el objeto de las bromas incluidas en el guión. Y la verdad, si mi demiurgo fuera Ed Harris, no me importaría demasiado.

marzo 04, 2009 3:36 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Pues cada quien tiene una visión del mundo diferente..

y no creo que ninguna sea irreal... pues en base a esa visión actuamos, sentimos y decidimos..

Algunas nos dan más libertad que otras... otras son impuestas y asumidas de manera inconsciente conforme vamos creciendo... y así..

¿por qué habría de ser falso que todos usan caretas para cubrir su verdadera identidad??? Tal vez no sean extraterrestres pero casi nadie se muestra tal cual es..

lo divertido es cuando se les cae la careta sin que se den cuenta y ahí vemos su verdadero rostro.. y en verdad puede llegar a asustarnos tanto como el de un extraterrestre feo jeje..

En realidad esa película me recuerda que así somos manipulados.. con ideas preestablecidas que van moldeando nuestras reacciones, hasta que tomamos conciencia de esta suerte de hipnosis colectiva y despertamos.. lo cual es traumático porque todo lo conocido se viene abajo.. pero es la única forma de elegir con libertad.. antes no podemos decir que tenemos una forma "propia" de ver la vida...

Un abrazo, amigo... como siempre, me ha encantado leerte ;)

marzo 04, 2009 3:48 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Nacemos y morimos solos, dicen los sabios, y lo que pasa por el medio es ilusión, pura ilusión, bendita ilusión.

Que toda la vida es sueño, y los sueños sueños son.

Así que... ¿qué más da, en realidad?

Saludos, NoSurrender

marzo 04, 2009 4:43 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Es un miedo comprensible, descubrir q todos somos diferentes o q todos somos iguales provoca ese tipo de reacción, de alguna forma nos tenemos q desmarcar para ser especiales, aunque sea a base de terrores nocturnos :) Los niños son (somos) así.

marzo 04, 2009 5:13 p. m.  
Blogger Tormento dijo...

Parece lógico que un lagarto se encuentre solo y extraño en un mundo de humanos.
Me parece conmovedor que esos humanos se disfracen cuando están en tu presencia para que no tengas miedo.

Joer... ojalá todos estuviéramos tan bien protegidos durante los primeros años, no crees??
Mira que soy malapersona :)

Un beso, hermoso.

marzo 04, 2009 7:06 p. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

De pequeña tenía también un sueño recurrente que me despertaba en medio de la noche y me impedía seguir durmiendo; soñaba que un coche blanco me perseguía, me daba alcance y me atopellaba.
¿Será cierto que los sueños merecen interpretación?..Entonces, ¿alguien sabe qué significaba ese sueño? Nunca lo he descubierto.

NoS., tal vez el género humano pertenezca a una clase especial de reptiles y como los simios lo disimulemos muy bien.

Besotísimos saurios

marzo 04, 2009 7:15 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

¿Y tu casa era un laberinto?

:-)

marzo 04, 2009 7:32 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

¿Y tu casa era un laberinto?

:-)

marzo 04, 2009 7:32 p. m.  
Blogger Casilda dijo...

Que penina me dió esa pelicula .
(pues fijaté que yo nada mas empezar a leerte me acordé de la serie "V"....)
Un beso

marzo 04, 2009 7:43 p. m.  
Anonymous Oli dijo...

Comparto contigo ese sueño.A sido recurrente durante toda mi vida.Creo que indica soledad y madurez.Creo que de niños atisbamos la verdad en una pieza que no encajaba muy bien.
De cualquier modo los sueños eran fantasticos ¿o no?
Saludos

marzo 05, 2009 2:56 a. m.  
Blogger NoeliaA dijo...

Yo también tenía pesadillas de niña, pero no se trataba de adultos que se quitaban la máscara, eso hubiera sido más terrible, jajaja

marzo 05, 2009 5:10 a. m.  
Blogger Iris dijo...

No recuerdo mis sueños de infancia. Pero no sufrí muchas pesadillas.

marzo 05, 2009 5:15 a. m.  
Blogger Merce dijo...

Tú estás seguro de que no eres el único humano???

En mi pesadilla más recurrente me quedaba encerrada en el balcón y veía a mis padres que se iban en el coche con mis dos hermanos...

marzo 05, 2009 9:32 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Jajaja mientras te leía trataba de recordar el título de la película que más abajo pones: La invasión de los ladrones de cuerpos (yo la conocía como Las Vainas, el título que nos inventamos mi hermano y yo... apenas unos críos cagados de miedo al verla; lo curioso es que nunca fui capaz de recordar su título real).

Imagino que durante la infancia, sentirte único forma parte del crecimiento para luego sentirse solo, no sé.

También pensaba que los colores que yo veía nadie más los veía igual. Me sigue pasando, prueba irrefutable de que nunca crecí lo suficiente, jeje.

Me muero de risa con algunas de tus ocurrencias, señor Lagarto...

Beso alienígena!

marzo 05, 2009 10:22 a. m.  
Blogger tu dijo...

yo soñaba con otros mundos, enormes, extensos, diferentes, y estaban dentro del armario...

(no, no tiene que ver con la homosexualidad)

marzo 05, 2009 12:31 p. m.  
Anonymous Lula Fortune dijo...

Yo tuve una paranoia parecida, hasta una vez me atreví a decirle a mi madre "Quítate la careta!" y me contestó "¿Qué dices, niña, tú estás tonta?" Y se me pasó de vez. Terapia de choque de lo más efectiva.
Besos, Lagartillo.

marzo 05, 2009 7:57 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Me has recordado aquella serie de televisión: V y a su jefa, Diana, cogiendo ratoncitos de la ensaladera como quien se echa al coleto un ferrero roché.

marzo 05, 2009 9:54 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Está claro, NoSurrender, su sueño significa que de pequeño le abduccieron (o como se diga) los marcianos, y a través de sus sueños se manifiestan esos recuerdos que aquellos seres de otro planeta le borraron para que no le diese pánico, con una cosita de ésas como la que le dieron después a "los hombres de negro" para que hiciesen lo mismo con todos los que veían extraterrestres.

marzo 05, 2009 10:06 p. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

Ese sueño, ensoñación o convicción de que yo estaba rodeado de actores era muy recurrente en mí hace algún tiempo. Pero no me sentía cobaya de nadie, sino el único ser real, porque ¿quién me demostraba que los demás lo eran? En mi infancia siempre vivia en un mundo paralelo ¡Qué remedio! Cuando tenía fiebre me daban codeína, ahora prohibida o casi, lo ignoro. Pero no recuerdo sentir las manos como globos. Alguien me las hubiese pinchado con una bayoneta, eso seguro.
Luego resultó que yo dejé de ser yo. Prefiero no explicarlo. No es un juego de palabras, ni tiene puñetera gracia. La palabra "alienado" se usa frívolamente, sin pedirme copyright.
Todo ello me dio una perspectiva distinta de quienes puedan ser los otros. Pero aún así, aquí sigo, en este agujero, escondiéndome de ellos. De vosotros.
Esto...el actor de la perilla se parece a Billy Joel. Y el que hace de amigo de Truman creo que estaba en Beautiful girls. En mi próxima vida quiero ser Timothy Hutton, tener con quien cantar Sweet Caroline mientras me tomo una stout, patinar con aquella Natalie Portman y beneficiarme a la Uma. Ahora que lo pienso, la Uma suena a policia secreta de vuestro sistema. Ah no, eso era la DINA.
Lo digo por cambiar de tema, Lisardo, como te habrás dado cuenta de.

marzo 05, 2009 11:42 p. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Yo recuerdo un Estudio 1 de aquellos en blanco y negro y absolutamente geniales en que al final prácticamente toda la humanidad eran alienígenas.... Y había uno que creía estar loco que el pobre sospechaba pero que nadie le daba crédito... Terminaron encerrándole en un centro... Yo que tu me mosqueaba, Lagartito :P

Un beso y buen finde

marzo 06, 2009 10:30 a. m.  
Anonymous diciembre dijo...

...el inquietante mundo de los sueños. Me has hecho recordar "Abre los ojos", estupenda película dónde las haya...

marzo 06, 2009 11:44 a. m.  
Blogger El Castor dijo...

Es de lo más normal, los monstruos /los raros / los culpables siempre son los otros.
Por cierto... ¿qué tomabas ya a esa edad?.
Saludos.

marzo 06, 2009 6:33 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Moderato, los espejos de los humanos son muy crueles con el paso de los años. Los lagartos procuramos mirarnos poco en ellos. Más que nada porque no llegamos cuando nos subimos al lavabo, ni estirando la papada. Salud!


Raquel, la película está tratada como comedia, pero el fondo que tiene es terrorífico, como bien dices. En el fondo, la duda cartesiana permanece por mucho que pase el tiempo. Siempre hablamos de los mismos temores y conservamos las mismas dudas, en este caso el engaño de los sentidos. Sólo la metáfora cambia, y no mucho. Me alegro de que te liberaras de los nudos. Saludos!

marzo 07, 2009 12:54 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, no es nada extraño que los niños tengan pesadillas con dibujos animados y personajes supuestamente creados para su especial sensibilidad. Yo, personalmente, pienso que el cine de Disney tiene algo sádico y cruel. Tengo algo escrito por ahí, quizás lo traiga algún día.

Me temo que la pesadilla de “llegar tarde a la escuela” ya no se pasa nunca, eh. Incluso atraviesa la barrera del inconsciente para instalarse en la más completa realidad, disfrazada de despertador :)

marzo 07, 2009 12:54 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tremends, estoy seguro de que significa algo. No soy ningún experto en psicología infantil, pero algo he leído en Bettelheim sobre la cosa. No dice mucho, sólo que los niños se niegan a identificar cualquier error o mal gesto con sus padres, por lo que su inconsciente puede decidir que en realidad no lo sean.

Supongo que los católicos sí piensan que existe un Ed Harris que nos pone la niebla y nos vigila por un monitor. Al menos ellos piensan que sí tienen una interrelación con él. Es menos cruel lo suyo, sí. En cambio nosotros no tenemos a quien acudir cuando las cosas no nos cuadran.

Besos!

marzo 07, 2009 12:54 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ruidoperro, veo que tenemos taras psicóticas parecidas :P

Creo que Ed Harris es uno de los mejores actores de Hollywood, y que es una pena que no tenga buen gusto con los guiones que suele escoger. Con la excepción de Las Horas y Glengarry Glen Rose, claro.

Pero sigamos actuando, sí. Salud!

marzo 07, 2009 12:54 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isis, tenemos la visión del mundo que nuestros sentidos nos proporcionan. Pero, ¿acaso no pueden engañarnos nuestros sentidos? La teoría de la relatividad de Einstein demostró que todas las leyes del espacio y del tiempo cambian con el sistema de referencia. Además, este asunto es todo un clásico de la filosofía, desde Platón hasta Matrix, pasando por Descartes.

Me ha parecido genial tu comentario sobre las caretas que tantas veces vemos en nuestra vida de no-dormidos. Eso sí que asusta, sí.

Un Abrazo a ti también!

marzo 07, 2009 12:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, muy bien traído. Le decía justo aquí arriba a Isis que se trata de un clásico de la filosofía, pero también de la literatura.

Desde luego, la nitidez de las sensaciones no elimina la posibilidad de la ilusión. El neurólogo Oliver Sacks escribió sobre un hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Y si esto puede pasar con una leve alteración en el modo habitual de trabajar el cerebro, ¿quién nos dice entonces que si nuestro cerebro funcionara mejor, no nos daríamos cuenta de que, en realidad, la mujer es otra cosa diferente a la que creemos ver cada día?

Saludos!

marzo 07, 2009 12:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, siempre es muy inteligente lo que dices. Realmente no sé qué da más miedo. Si descubrir que todos somos iguales o descubrir que todos somos diferentes.



Tormento, tú no eres malapersona ni intentándolo, se siente :) Pero, ya que estamos, ¿podrían esos humanos darme un millón de euros, por los derechos, o así? No me vendrían mal…. Besos!

marzo 07, 2009 12:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, no sé cómo interpretar lo del coche blanco. Un buen psicoterapeuta te interrogaría, no sobre el coche blanco, sino por lo que no cuentas y que ocurre alrededor del coche blanco. Es decir, no es tanto cuestión de una interpretación esotérica de la cosa, como de darnos cuenta de lo que, sin ser conscientes de ello, tratamos de ocultarnos. Algo así. Besos.



Sintagma, bueno, por aquél entonces vivía en un tercero :) Al laberinto me mudé más tarde, leyendo a Borges y comprendiendo que ni Zeus podría desatar las redes
de piedra que me cercan.

marzo 07, 2009 12:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Casilda, a mí V me pilló ya más crecidito, así que no pudo influir en las pesadillas. Pero siempre imaginé que aquellos guionistas habían tenido experiencias similares :) Besos!


Oli, por fin una compañera de pesadillas! :) yo no sé cómo interpretarlo, pero tienes razón en que tiene que haber sensación de soledad en eso. Es muy existencialista :) Saludos!

marzo 07, 2009 12:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Noelia, supongo que todas las pesadillas infantiles son terribles. Cada uno, como decía Orwell en 1984, tiene su horror personal e intransferible. Gracias por pasarte por aquí!




Iris, es cierto que la mayor parte de nuestros sueños no los recordamos. Dicen que es un mecanismo de autodefensa de nuestro consciente, que hace los olvidemos para no volvernos demasiado locos :) Gracias por pasarte por aquí!

marzo 07, 2009 12:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Merce, no puedo estar seguro de no serlo, claro. De todas, maneras tu pesadilla infantil no es tan diferente de la mía, si lo analizamos bien: los dos nos sentíamos abandonados y solos. Espero que no nos haya traumado mucho :)



Qué gran película, Margot. Es increíble lo bien que contaban las cosas en las pelis de serie B en aquella época. Yo también la he llamado siempre “la de las vainas”. He tenido que buscar en google cómo se llamaba realmente :) Y respecto a sentirse único cuando se es tan niño, ¿es bueno o malo? No estoy seguro de la respuesta. Besos saurios!

marzo 07, 2009 12:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tú, el armario es tradicionalmente para los niños fuente de todo tipo de fantasías. Los espacios cerrados y oscuros son terribles a esas edades. En la genial película Monstruos S.A., el armario es realmente la puerta al mundo de los monstruos, sí.



Lula, las terapias de choque son muy efectivas, sí. Pero estoy seguro de que no fue esa la última vez que dirías a alguien eso de “quítate la careta” ¿verdad? Bicos, viajera!

marzo 07, 2009 12:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, V vino más tarde a la tele, son ellos los que me copiaron a mí en todo caso :) Cuando yo tenía cinco o seis años aún vivíamos en una dictadura franquista con tele en blanco y negro. Ay, qué mayores somos!



Carrascus, podría ser, como cualquier otra cosa. Si no me acuerdo de nada, no puedo asegurar que no existiera. Nuestros sentidos nos engañan muchas veces, y la memoria mucho más todavía. ¿Quién nos asegura que no estamos viviendo, como en Matrix, en una especie de huevo, y que todo lo que vemos no es más que un programa informático? simplemente, no podemos saberlo.

marzo 07, 2009 12:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Cohelet, pero ¿cómo podemos saber que no somos, como planteaba el filósofo Jonathan Dancy, “cerebros en una cubeta”? quizás los otros ni existan, sólo sean impulsos eléctricos provocados en nuestro cerebro por una máquina que nos controla.

Efectivamente, el amigo en esta película de Carrey es el mismo amigo que tiene Hutton en Beautiful girls. Qué gran película, sí! Le dediqué un post hace tiempo en este blog.

Salud!

marzo 07, 2009 12:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dalila, supongo que la idea de sentirnos solos en un mundo ajeno a nuestras emociones es una idea bastante generalizada, sí. La locura es, básicamente, eso mismo. Un beso!


Diciembre, me gustó mucho Abre los ojos. Y, de alguna manera, también habla de lo mismo: del engaño de nuestro cerebro y de cómo lo que ocurre dentro de nosotros es lo único que sentimos como real. Besos.

marzo 07, 2009 12:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Castor, lo cierto es que no podemos escapar nunca de nuestra piel. Que todo lo que ocurre por fuera y nos afecta –para bien o mal- queda fuera de nuestro control pero sólo lo percibimos como algo que nos ocurre a nosotros. A esa edad yo tomaba lo que daban, y los controles sanitarios no eran tan pijos como ahora. Así que vete tú a saber :)

marzo 07, 2009 12:57 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Otra especie ridícula es que Yo, Asterión, soy un prisionero.



Acerca de su pregunta quizás pueda ayudar con la solución.
Uno de estos días, cuando las dudas le acechen de nuevo, aléjese un poco, no diga a nadie donde va. Si su mejor amigo aparece con seis cervezas bajo el brazo y dos entradas para el 1 de agosto en Valladolid, desconfíe.

Buenas tardes Sr. lagarto

marzo 07, 2009 5:01 p. m.  
Anonymous sofia dijo...

...que serios os habeis puesto todos...

marzo 07, 2009 8:33 p. m.  
Blogger LLop dijo...

Creo que lo peor de todo es que la mayoría de las veces somos nosotros mismos los que nos ponemos la niebla para poder ser Truman.
Y no me importa si mis padres son aliens. No voy a quererlos más ni a odiarlos menos por eso.

Saludos sr. Lagarto

marzo 08, 2009 12:11 a. m.  
Blogger cacho de pan dijo...

Los sueños ajenos suelen producirme menos pánico que los propios. Lo siento.
A cada cual su propio infierno.

Un abrazo

marzo 08, 2009 1:01 a. m.  
Blogger Shandy dijo...

Lagarto, cuando siento que hay demasiada niebla me voy a la montaña, al bosque, al mar... A veces recupero espacios de infancia, vuelvo a ellos, a lugares que me identifican, que me hacen sentir parte de la naturaleza. Alejarse un poco de "la civilación", buscar un contacto con la naturaleza, descalzarse, dejar que la fuerza de la tierra entre por los pies, sentirte parte de ella. No cura del todo, pero es una buena terapia. Al menos a mi me funciona bastante bien.
Un beso

marzo 08, 2009 12:12 p. m.  
Blogger Ichiara dijo...

A mí me visitaba un vampiro que vi a escondidas una noche en la tele, en una película que nunca llegué a saber cómo se llamaba. Los indeseables, como les llamaban, chupaban en la oreja y hasta hace muy poco, y tengo 48, he dormido con la oreja tapada, incluso en verano, jajaja.

De acuerdo con el bueno de Ed.

Besos

marzo 08, 2009 1:37 p. m.  
Blogger RBC dijo...

No olvidemos también que muchas veces la realidad supera la fantasía.

marzo 08, 2009 2:25 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Sí, hay días que se pasan con la niebla.

Es curioso, a mí me pasaba al contrario: en mi pesadilla, la alienígena era yo. Mejor dicho, el insecto.

Fantásticas tus elecciones para Truman, ¿sabes que van a adaptar Ensayo sobre la ceguera al cine? no sé como resultará... perderá la niebla, seguro.

marzo 08, 2009 2:33 p. m.  
Blogger Sese dijo...

Buf, qué mal rollo de sueño, ¿no?. Pero siempre hay algo peor que las pesadillas: es el miedo a tener pesadillas. Si hay algo peor que el miedo es el miedo a tener miedo, el miedo a sufrir se convierte en peor que el sufrimiento en sí,... ¿qué sé yo?.Divagaciones varias.
Y las explicaciones a lo que se nos escapa (los sueños) nos permiten ser todo lo fantasiosos que deseemos

Un saludo

marzo 08, 2009 9:52 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Una historia que apunta pavorosa, y que podrías llevar a la gran pantalla.

Saludos.

marzo 09, 2009 8:57 a. m.  
Blogger MBI dijo...

¿Era necesario despertar?

marzo 09, 2009 7:52 p. m.  
Anonymous Mityu dijo...

Me encanta venir. Siempre dudo de dónde acaban sus sueños y dónde empiezan sus imaginaciones, Nosurrender. Pero es que yo... entiendo tan bien a Truman... Sus recomendaciones me parecen medicina de la buena.
Un abrazo.

marzo 10, 2009 1:23 a. m.  
Blogger melina dijo...

Eras un visionario de chiquito!
Muchas veces, y ya de grande, he soñado que me llevan extraterrestres y no pongo resistencia. Es cierto también que en más de una ocasión quisiera evadir la realidad por completo. :)

besos!!

marzo 10, 2009 7:15 p. m.  
Blogger Fomenta el Trueque dijo...

Hola, perdón de antemano por esta publi gratuita, pero no tengo otro modo.
Intento cambiar una cucharilla por cualquier otra cosa. Seguro que tienes algo por ahi tirado que no te sirve para nada.
Fomenta el trueque!!!

http://fomentaeltrueque.blogspot.com/

Gracias (y perdona otra vez por la intrusión)

marzo 10, 2009 8:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Brisuóin, todos somos Asterión en este laberinto, aunque el minotauro haya sido sustituido por un simple lagarto, que estamos en crisis. Por el momento no necesito esas entradas, ¡que ya las tengo! Pero me vendrán muy bien esas cervezas. Salud!



Sofía, me he reído mucho con el video, es genial :) eso de ser el único hombre en la cuidad es una buena fantasía, sobretodo en los atascos de la M30 en hora punta. Gracias!

marzo 11, 2009 1:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Llop, es muy interesante lo que dices. Tienes razón, la niebla la fabricamos nosotros muchas veces para dotar de magia a lo que no la tiene, para atemorizarnos de lo que no debería darnos miedo, para dar importancia a lo que no lo tiene. Salud!



Cacho de pan, por supuesto. Cada uno, como decía el Gran Hermano en 1984 de Orwell, tiene su propio miedo. Salud!

marzo 11, 2009 1:10 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Shandy, en el fondo siempre buscamos agarrarnos a la verdad, que en ese caso representa la Naturaleza. Porque la verdad es lo único sólido, lo único que permanece como concepto inalterable por mucho que mintamos y huyamos de ella durante años, como le dice Kate Winslet a Dicaprio en Revolutionary Road en medio de toda su miseria (oh, qué gran película y qué dura, por cierto). Besos!



Ichiara, pues no sé si es peor lo del vampiro o lo de una ex que pide más dinero, la verdad. En cualquier caso se parecen bastante, aunque en el segundo caso lo de la oreja no funciona :) Besos!

marzo 11, 2009 1:10 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

RBC, quizás la realidad es sólo una ilusión. Que la vida es sueño, y los sueños, sueños son.


Los pasos, con lo madrileña que tú eres no te imagino de alienígena :) he oído que han hecho una película, sí. No creo que supere a la novela. Lo importante de la obra de Saramago no se puede representar en una película. Pero la veré, claro que sí. Me encanta Julianne Moore.

marzo 11, 2009 1:11 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, el miedo al miedo es una de las grandes fuerzas que mueven el mundo. Todo el sistema económico, político y social están basados en el miedo al miedo. La historia que se estudia en los libros del colegio es la Historia del Miedo. Salud!


Makiavelo, no tengo tiempo para nada hoy en día. Quizás cuando me jubile :) Saludos!

marzo 11, 2009 1:11 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

MBI, ¿despertar a qué? ;)


Mityu, ¡qué sorpresa! Yo tampoco sé dónde acaban unas cosas y dónde empiezan otras. En cualquier caso, convivo con todas ellas y nos llevamos todos bien. La película de Peter Weir (como todas las de Peter Weir, por cierto) toca de lleno el tema del hombre y su relación con su condición de hombre. Todos somos Truman. Un abrazo!

marzo 11, 2009 1:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Melina, yo también tengo la sensación de que me secuestran extraterrestres sin poner yo resistencia, ¡cada vez que acudo a una reunión de trabajo! :P Besos!


Trocador, tengo mogollón de cucharillas. Lo que realmente necesito (lo digo por si alguien quiere dármelo) es un millón de euros. Un capricho que me haría ilusión, ya ves. Podría cambiarte la cucharilla por un cargador Nokia modelo antiguo, de los que tienen la entrada de conexión más ancha. Salud!

marzo 11, 2009 1:12 p. m.  
Blogger La Rizos dijo...

Uf, qué angustioso ese punto de vista acerca del mundo xDD
Mis padres no eran lagartos cuando yo les miraba desde abajo, sino superhéroes... Yo era la rara, la diferente.
Y bueno, quizá siga siéndolo, aunque ya no me asusto de mí misma en el espejo.

Me gusta cómo escribes :)

marzo 13, 2009 6:28 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

Me has recordado dos csas, un sueño recurrente
pero no era un sueño, ocurria cuando iba al servicio de noche
Siempre miraba al espejo y veía la calavera de mi padre ¿pq? no tengo ni idea, mi padre está vivo
La segunda era mi absoluta fijación de sentir desde siempre q formamos parte de una bola de cristal y nos miran, siempre nos miran+
joer lagarto q mal rollito pa irme a dormir con lo cagueta q soy, lexesssssssssss

muakkkkkkkkkkkkkkk

marzo 16, 2009 8:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home