sábado, enero 01, 2011

Los Años Raros




Todos los que leemos aquí hemos nacido en una década con nombre: los cincuenta, los sesenta... los noventa. Pero ¿cómo llamar a ésta que ha terminado? ¿los cero? Qué horror, parece un análisis de sangre, o una bebida estimulante. Y me niego a llamarlo Principio de Siglo, que ese nombre tan romántico se lo ha quedado para mí el arte de los primeros años del sXX, y que nada tiene que ver con la extraña sociedad que ahora vivimos. Es una década extraña, rara, en el sentido de que no tenemos nombre para bautizarla. Yo la llamaría la Década Rara. Al menos para mí ha sido bastante rara.

O es que me estoy haciendo demasiado mayor, o en esta década hemos perdido más de lo que hemos encontrado. A Bergman, Brando o Billy Wilder en el cine. A Danny Federici, George Harrison o Johnny Cash en música. A Bolaño, Salinger o Delibes en literatura. A Galbraith, Jacques Derrida o Jean Baudrillard entre los intelectuales.

En cualquier caso, todas las décadas acaban teniendo su firma impresa, su estilo inconfundible del que vivirán modas futuras en forma de revival. ¿Y cuál será el revival de la Década Rara que, seguro, se pondrá de moda dentro de veinte años? No me lo puedo ni imaginar. La música está muerta, apenas hay cine, no se puede hablar de ningún boom relevante en literatura.

Pero lo que sí que habrá es, como en todas las décadas desde la explosión de los medios de comunicación de masas, una frase por antonomasia. Esa frase que simboliza todo ese periodo de tiempo, que expresa mucho más que una simple sentencia, que habla de todo un estilo particular de vida que ya nunca volverá a ser el mismo.


Los cincuenta: “Americanos, os recibimos con alegría”

Los sesenta: “¿Pero cómo pueden ir con esos pelos?”

Los setenta: “Españoles, Franco ha muerto”

Los ochenta: “¿Te has enterado de que han tirado el Muro?”

Los noventa: “Joder, otra vez se me ha caído la red”

Los Raros: “¿Y si hago un blog?”







Una canción para la Década Rara: Day after tomorrow, de Tom Waits

Una película para la Década Rara: Million dollar baby, de Clint Eastwood

Un libro para la Década Rara: 2666, de Roberto Bolaño

.

46 Comments:

Blogger Inma Luna dijo...

Mi querido Lagarto, siempre acaba usted haciéndose las preguntas que nos debemos hacer todos. De cualquier forma "raro" es un adjetivo que siempre me ha resultado muy estimulante. Tanto como lo son a menudo sus reflexiones que en la mayoría de las ocasiones, hago mías.
Besos nuevecitos como el año.

enero 01, 2011 9:14 p. m.  
Blogger Fiebre dijo...

Me has reconciliado con la humanidad (como casi siempre que te leo), porque yo ya estaba por llamarla La Decada de Belén Esteban...

Besos camioneros.
:)

enero 01, 2011 11:04 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Para mí ha sido una década que comenzó teñida de esperanza y buenos augurios y acaba en la más absoluta decepción.
Como la vida parece ser una montaña rusa, espero que no esté lejos el principio de otra remontada.

Feliz Año, Lagarto.

enero 01, 2011 11:32 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Aún no tenemos perspectiva; aún somos juez y parte. Pero sin duda, la palabra clave es Internet...

enero 01, 2011 11:53 p. m.  
Blogger Arturo Valmonte dijo...

Lo dirá el futuro, pero para mí, de momento, políticamente es la década del inicio del debilitamiento del imperio (11-S, 11-M, China, Irak, Wikileaks ...). Artísticamente, creo que el fenómeno de internet (la gran memoria al alcance de cualquiera, las webs de descargas, los blogs) ha empezado a cambiar el concepto de artista. Por otro lado, Facebook, Twitter, Messenger empiezan a remover los cimientos de las relaciones sociales tradicionales. En fin, primera década: terreno abonado para los grandes cambios que florecerán durante los próximos años. ¡Saludos!

enero 02, 2011 9:25 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Inma, supongo que “raro” es todo, en el sentido de que lo perfectamente anticipable y analizable no ocurre casi nunca, por lo que pasaría a ser considerado como raro también. Seamos raros, Inma. Besos!



Fiebre, pues también es verdad que es la década que ha encumbrado a Belén Esteban como máximo poder mediático, desplazando a todo tipo de artistas, periodistas, intelectuales. Todo. Es un tema que me queda bastante, que me hace pensar que la condición humana está involucionando. Qué barbaridad. Besos, camionera!

enero 02, 2011 11:06 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, supongo que diez años son demasiados años como para que la ida no nos de varias sorpresas y nos haga girar. Y si estamos en una montaña rusa, no cabe duda de que ahora toca subir, eh. Así que sit tight and take hold, agárrate y sube! Feliz año y besos, Tesa!



Kamala, sin duda es Internet. A veces pienso que es un invento tan revolucionario como lo fue la rueda en su momento. Sin duda empieza una nueva era, con nuevas reglas y nuevos problemas. Por el momento me ha permitido conoceros a todos vosotros, un placer. Besos!

enero 02, 2011 11:07 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arturo, yo creo que lo del 11S tuvo un impacto político relativo, y lo que pensamos que realmente iba a sacudir el mundo, al final no ha tenido grandes consecuencias. Es más, el gobierno de Bush decidió atacar Irak, el único país laico de la zona, que nada tuvo que ver con esos atentados. La verdadera revolución sociopolítica, supongo, es el principio del poder de China y de los mercados emergentes.

Internet es un fenómeno fascinante, que democratiza no sólo el acceso a la información sino también la creación artística. Sí. Esto, como todo, no es ni bueno ni malo, pero, como tú dices, supone un cambio radical en nuestra manera de estar en el mundo. En cualquier caso, siempre he pensado que aún estamos en las puertas del gran cambio, que aún ni siquiera atisbamos lo que realmente significará todo esto.

Salud!

enero 02, 2011 11:07 a. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Es una década en la que se ha popularizado internet y los vuelos en avión, en la que todo se ha globalizado, y para muchos y, no sin motivo, el mundo se ha empequeñecido.
Ya es más difícil encontrar figuras sobresalientes, pues parece como si todo el mundo hubiera encontrado su voz, y entre tanta y tanta oferta uno saliera sobrecargado.
Parece como si careciéramos de guías y nosotros mismos nos tuvieramos que buscar nuestro propio alimento cultural, revolviendo en las inmensidades inservibles de internet.
Saludos Lagarto y feliz década entrante.
:-)

enero 02, 2011 1:06 p. m.  
Blogger Maeve dijo...

Que buen descubrimiento...la década rara.
Te estas marcando unas entradas así como personales, últimamente.

enero 02, 2011 2:55 p. m.  
Blogger Uno de los Dos dijo...

Pues para mi es la década del antes y el después de la sociedad del bienestar, de la muerte de los colores políticos, del seguro medico, de la pobreza, del egoísmo, de la insolidaridad..una década para aprender la lección y volver a resurgir, cual ave fénix
¡joder que pesimista que he empezado el 11!..una canción (me sabe a humo), una peli (todos a la cárcel) un libro (cualquiera Leopoldo Maria. Panero)
Juan antonio

enero 02, 2011 8:51 p. m.  
Blogger Soy ficción dijo...

Desde luego, una rareza...

Parece una década de coger carrerilla, quizás la siguiente por tanto sea la leche!

Feliz año Lagarto!

enero 03, 2011 10:34 a. m.  
Blogger O SuSo dijo...

La década que duró once años!!
Comenzamos en el 2000 aunque los matemáticos y otros amantes de la numerología nos advertían, que no, que el 2000 es el último de los 90, no nos cuadraba, y así se ha inventado la década de 11 años.

Más que raro, es un termino que me gusta emasiado para ponerselo a una década que en lo general me sabe amarga, la calificaría de la década rápida, o del todo vale, o de las oportunidades fallidas, la del miedo, o la del ego...

Si hay una frase que a mi desgracia ha marcado es aquella de "Pero como, no tienes facebok", ahora que lo pienso creo que ha sido la década del cibermarujeo.

Un saludo.

enero 03, 2011 6:46 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

Ha sido una década rara, sí. Una década de guerras y desastres naturales, tsunamis, huracanes, erupciones volcánicas, riadas, frio extremo, calor extremo. Yo diría que ha sido una década extrema, con demasiados contrastes, muchisima tonteria y al mismo tiempo teñida de dolor y sangre. Recordaré los atentados de NY y los de Madrid de forma especial, al igual que el cambio de moneda y la puta crisis. Inevitablemente, al facebook como un enorme comecerebros. Y el boom de los blog como una oportunidad de llegar más allá, de aprender y conocer.
Creo que el futuro no diré que fueron buenos tiempos, más bien tiempos de confusión, de enredo, y sobre todo de mentiras.

Feliz año nuevo, espero que hayas disfrutado de las fiestas en familia y con alegría.

enero 03, 2011 8:32 p. m.  
Blogger Marga dijo...

Para mí podría tratarse de la Década Ominosa, si no estuviera ya pillado el nombrecito por historiadores que la sitúan en otra distinta... y es que sí, se perdieron demasiados, perdí demasiados. Y no tocaba, no señor, no aún.

Pero también, como siempre, empeñada la puta vida en quitarnos la razón y no saber a qué carta quedarnos, resulta que también fue luminosa en otros trastos. La Década difícil, pues? aunque lo de Rara me guste, eim?

Otra frase que se me ocurre para estos años: y de mi ombligo qué?

En cualquier caso, y ya que nadie fue capaz de juzgar su tiempo con la distancia adecuada... Señor Lagarto: tenga usté una fantástica década que llega!!

Ea, para que más? besazos.

enero 04, 2011 8:49 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Pues aunque yo soy de la generación de "Y esos pelos???", además, en mis tiempos adolescentes fui un ejemplar típico típico, y aunque pienso que como nosotros ningunos otros, sí tengo mucha fe y mucha esperanza en las generaciones más recientes de los 80's y 90's. Es cierto que están bastante desmotivados y con pocas aspiranciones(sobre todo los de los noventa), también veo muchos chicos de esa edad con muchas ganas de hacer cosas y sobre todo, con ese empuje y esa convicción de que nada se les va a poner por delante (algo que quizás a nosotros nos faltó un poco porque estábamos convencidos de que para conseguir lo que fuera había que sufrir mucho). Me parece que tienen una gran confianza en sí mismos, y eso es muy muy bueno.

Un beso y muy feliz año, Nosu.

enero 04, 2011 9:02 a. m.  
Blogger Tomás Serrano dijo...

¡¡¡Dios, no!!! Ha muerto Marlon Brando... ¡No y mil veces no! ¡Me niego a creerlo! Pero, claro, si lo he leído en internet será cierto...

enero 04, 2011 7:01 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Nos parece que hemos perdido más de lo que hemos ganado porque a los que hemos perdido ya se les acabó la cuerda, llegaron ya a su máximo nivel, pero no sabemos el nivel qeu alcanzarán las figuras que han surgido en esta década.
Sí, también suelo ver el pasado mejor que el presente, pero también es cierto que nos falta perspectiva. Hay que ser optimistas.
Besos selváticos.

enero 04, 2011 8:10 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

miremos al futuro, los nacidos en esta década quizá revolucionen las artes o la ciencia, quizá sean responsables de la creación de nuevas realidades políticas o económicas. Quizá el último día del año nació el mejor futbolista de la Historia o, el mayor criminal que los tiempos han conocido.

Quién sabe si esta década será recordada como la el decenio oscuro, o la década luminosa, o la década en la que un gurú de Internet bautizó los diez primeros años de siglo como la "década rara" ...

enero 04, 2011 8:30 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Pues besos muy raros, raros, raros.

enero 04, 2011 11:08 p. m.  
Blogger Dante Bertini dijo...

sin duda, aquí sera la década de la telebasura, la infobasura, la política basura...
No será la década Berlusconiana?

enero 05, 2011 12:22 a. m.  
Blogger gemmayla dijo...

Ainsssssssssss, me cachís, mi queridísimo NoS, que acabé el año protestando y lo empiezo igualmente mal que me pese. pero es que me has dado en la diana más sentimental que tengo: mi hijo pequeño y sus amiguitos/as nacieron en 2001 y de raros nada de nada.
Otro simposio que me toca dar, juasjuas !!!

Verás, estos niños del siglo XXI se les denomina LOS NIÑOS ÍNDIGO Y CRISTAL.
Para no aburrir aquí, como muestra un botón:

http://www.noticiasdot.com/publicaciones/2005/1205/0712/stilo/stilo_071205-02.htm

Así, que un poquito de por favor, y hablemos de la Generación Índigo y Cristal, que no hay cosa más poética generacionalmente hablando.

En cuanto a la frase típica de estas dos incipientes generaciones, sin duda serán.

"El Nuevo Milenio es de Cristal de roca. Si alguien pensó en el Metacrilato, se equivoca"

Felicísimo 2011 !!!

enero 05, 2011 2:38 a. m.  
Blogger rollo dijo...

Efectivamente es una "Década Rara", extraña, en la que destaca lo tecnológico, que espero nos haga avanzar.

Los medios de comunicación están marcados. Habrá un antes y un después con el WikiLeak.

Feliz Año.

enero 05, 2011 7:51 p. m.  
Blogger Ángel dijo...

Y que me ha encantado la frase de la decada rara.. Y si hago un blog? ja, ja :D

Pero mira que hemos perdido a muchos, pero ten por seguro que recibiremos a otros grandes, solo estan en tiempo de incubacion.

:D

enero 06, 2011 12:35 a. m.  
Blogger Roberto dijo...

esa sensación de crisis creativa a todos los niveles culturales la tengo yo...

la década gris, propongo como etiqueta...

buen año y un abrazo!

enero 06, 2011 7:09 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Bueno, doctor Lagarto, todo depende, como suele decirse, del color del cristal con que se mire. Y hay diversas perspectivas de diferentes colores desde las que contemplar esta década que acaba de terminar.

Para la música, el cine, la literatura y la intelectualidad predomina el gris tirando a negro. Casi, casi, podríamos estar de luto por lo perdido en relación con lo ganado. Pero mejor alegrémonos por lo vivido, porque algo me dice que en décadas futuras ese gris podría ir oscureciéndose hasta vestirnos de un luto permanente. Ya ve usted cómo sale a relucir mi natural optimista :P

Para los que somos fumadores –no sé si usted lo será- también esta década que acaba de concluir se presenta de antemano bastante más luminosa que la que acaba de comenzar, marcada a mis ojos por un higienismo burdo y estéril y por un espíritu de denuncia maníaco-persecutoria que podría acabar ennegreciendo cualquier paradigma de convivencia social. Sigue en pie mi natural optimismo.

Pero en lo que respecta a esa frase que a su juicio define esta década –y todos los que estamos aquí lo estamos porque dimos una respuesta afirmativa a esa pregunta- apostaría personalmente por un azul de lo más brillante, teniendo en cuenta todas y cada una de las cosas que, personalmente, el blog que mantengo desde hace un tiempo me ha reportado –y algunas, no creo que usted se lo pueda llegar a figurar, son como esos tesoros nunca perseguidos pero cuyo hallazgo ilumina cada uno de mis días.

Y también en lo personal, creo que recordaré esta década como una década de grandes hallazgos, infinitamente más claros que oscuros, de transiciones y cambios decisivos, de encuentros determinantes que espero se prolonguen durante muchas más décadas.

Y por ello no dejaré de celebrar muchos de los años donde el dos venía acompañado de un par de ceros que no volverán a repetirse hasta el 2020.

Así que yo despido, pese a los grises, esta década rara con una graciosa reverencia. Y, aunque siempre habrá peticiones para la que ha empezado, me daría por satisfecha con que algunas de las cosas logradas en ella pervivan durante las siguientes.

Mis mejores deseos, doctor Lagarto, para esta nueva década que tampoco sabremos cómo llamar cuando termine. Porque eso de los años diez suena la mar de extraño, ¿no? :P

Y muchos besos!

enero 06, 2011 7:38 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Hola Lagarto,

para mi ésta década no ha sido de decadencia ni mucho menos. Creo que cada etapa de la vida tiene su yin yang, su lado amable y no tan amable..... comparto con varios de los comentarios anteriores y creo q la década ha sido marcada por la internet que ha permitido globalizarnos más y más con todo lo q esto conlleva.

Y "si hago un blog" por ser raro, entonces bienvenida las rarezas que el mundo también esta hecho de estas y yo que tengo mi blog me siento una rara contenta :)

abrazotess

enero 07, 2011 3:24 p. m.  
Blogger PSYCOMORO dijo...

Hola, Lagarto. Desconozco cómo se llama el lugar en el tiempo que nos ha tocado vivir, pero de algo estoy seguro, no puedo imaginarme una fotografía más importante de lo bello que me ha sucedido que tus tres elecciones, Tom Waits, Million Dollar Babay y el 2666 de Bolaño... incontestable, amigo.

enero 10, 2011 7:17 a. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Canción: El Chiki Chiki
Pelicula: red social
Libro: Electrónico
Hoy estoy vago...ponles tu los distintos autores????

enero 12, 2011 2:05 p. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

Me encantan las recomendaciones "raras". Hacía demasiado que no venía por aquí, lagartillo. Un abrazo grande.

enero 13, 2011 12:19 p. m.  
Blogger Casilda dijo...

En lo general, internet.
En lo particular , la decada milagrosa, ninguna anterior me dió para tanto.
Un placer volver por aqui como siempre .

enero 15, 2011 2:00 a. m.  
Blogger J. G. dijo...

uno además es rarísimo

enero 15, 2011 12:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food & Drugs, es cierto. La excesiva información hace que perdamos la perspectiva. No podemos poner el foco en un sitio si estamos continuamente bombardeados por información. Parece una contradicción, pero el exceso de canales nos hace percibir menos la realidad. Por no hablar del absurdo que supone que se equiparen los grandes periódicos mundiales con cualquier opinión indocumentada. Son tiempos extraños. Salud!


Maeve, pues normalmente intento no ser muy personal en el blog. Pero supongo que nunca podemos huir de nosotros mismos, es imposible. Besos!

enero 15, 2011 10:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Uno de los Dos, desde mi punto de vista, creo que la muerte de las ideologías viene de antes, en un lento proceso que ha llevado décadas y que tuvo su máximo esplendor en los años noventa, cuando las encuestas entre votantes se imponen como demiurgo político tanto para las izquierdas como para las derechas. Y ese poder de las encuestas no deja de ser también consecuencia del avance tecnológico de las comunicaciones.

El fin (¿agonía aún?) del estado del bienestar está muy ligado a esa muerte de las ideologías, que conlleva a un exceso de individualismo político y de, como decía Sloterdijk, el triunfo de la razón cínica.

Salud!

enero 15, 2011 10:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Soy Ficción, espero que la próxima sea muy buena para ti. Y que corras en ella lo justo, que cansa :) Besos!


Raquel, demasiados excesos, sí. Y eso que siempre tendemos a pensar que cada presente es más aburrido que cualquier pasado. El boom de los blogs es o más interesante, sin duda. Nos permite reflexionar más, y de manera más abierta. Besos!

enero 15, 2011 10:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

O Suso, desde luego que en el año 2000, poner ese 2 delante, nos colocó ya en otra realidad temporal que no podía ser el siglo XX. Era demasiado mitológico.

El miedo es un tema interesantísimo, algún día tendré que hacer un post sobre el miedo, uno de los grandes motores de la historia. Marina tiene un ensayo buenísimo sobre el tema, Anatomía del Miedo.

Salud!

enero 15, 2011 10:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Marga, siempre podríamos llamarla La Década Neo-ominosa :) En cuanto a los ombligos, tienes razón en que cada vez han sido más protagonistas. Aunque, de alguna manera, ese proceso de incremento de su protagonismo empieza ya con el sXX, con esa bomba atómica psicosocial que supusieron Freud y la publicidad. Besos!


Bueno, Novicia, la verdad es que yo soy un poco más pesimista con las nuevas generaciones. Creo que les falta capacidad de esfuerzo, capacidad crítica, libertad de pensamiento, formación intelectual... en fin, que espero equivocarme, porque son los que van a tener que pagarme la pensión. Besos!

enero 15, 2011 10:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tomás, pues sí que murió, sí... aunque ahora que lo dices, yo no he visto el cadáver. Quizás esté con Elvis, por ahí, en alguna isla :) Gracias por pasarte por aquí!



Pantera, quizás me he explicado mal. Evidentemente, no sabemos a dónde llegarán los que han nacido en esta década, pero sí sabemos que en esta pasada década lo que ha aflorado al mundo es de menor relevancia de lo que ha aflorado en otras décadas. Por ejemplo, en música: los Beatles se presentaron al mundo en los sesenta, Springsteen en los setenta, U2 en los ochenta, Nirvana en los noventa... y nada reseñable en los Años Raros. Besos saurios!

enero 15, 2011 10:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Zorro, como le decía ahí arriba a Pantera, no sabemos lo importantes que serán los que han nacido ahora hasta que pasen otras décadas, pero la verdad es que tengo poca esperanza. La media de edad de los que escriben los libros de mis estanterías o hacen las películas de mi ordenador es cada vez más alta y el número de los que están muertos aumenta. Debe ser que soy yo el que se hace mayor. Salud!



Sitagma, un montón de besos para ti!

enero 15, 2011 10:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dante, desde luego. Berlusconi es uno de los que mejor representan este espíritu de principio de siglo. De hecho, Gran Hermano ha sustituido a CNN en el canal de la nueva empresa fusionada porque, evidentemente, tiene mejor audiencia. Salud!


Gemmayla, yo también tengo uno del sXXI, pero intento que parezca del sXX un poco al menos :) Sí, las nuevas tecnologías suponen un cambio social brutal, seguramente el más grande y rápido de los últimos miles de años. Asusta, pero a la vez es estimulante, porque democratiza más el acceso a la información y a los servicios. Besos!

enero 15, 2011 10:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Rollo, desde luego, lo tecnológico es lo más importante de estos tiempos raros. Y también marcan el devenir del periodismo, sin duda. Lo de Wikileaks era impensable antes de que cualquier trabajador pudiera, en un despiste de menos de un minuto, llevarse en un pen toda la información secreta de un ministerio en EEUU. Salud!



Ángel, nunca pensé que duraría tanto esta aventura del blog, pero me encanta que se haya convertido en una rutina, a pesar del poco tiempo libre que tengo para dedicarle. Confiemos en la incubación, sí ;) Besos!

enero 15, 2011 10:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Roberto, tú nunca estás en crisis. Y tienes que ser parte de la esperanza de la década, eh :) Salud!


RBC, desde luego, un periodo de tanto tiempo tiene que tener muchos claroscuros a nivel personal. Pero sí creo que en lo cultural vamos perdiendo más de lo que vamos ganando, desde un punto de vista social e histórico. Internet es una gran revolución que trae cosas tremendamente positivas, sin duda. Pero no a la industria creativa, precisamente, pienso. Abrazos!

enero 15, 2011 10:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, me temo que los cristales desde donde miro ya están bastante usados :) Pero tiene usted razón en que hay que alegrarse por lo vivido. Lo que nos ha pasado permanece ya en nosotros, y hemos tenido la suerte de compartir muchas cosas con gente muy interesante, desde luego.

Lo de la persecución moral al fumador me parece muy significativo de nuestro tiempo, donde lo prohibido para a ser progreso (como decía alguien en la serie de Scorsese). Entiendo que es un elemento común a otros países, y que la gente se acostumbrará. Pero no puedo dejar de mirar mal a quien quiere imponer moralidades por medio de la prohibiciones.

Me uno a su veneración personal a la década. Ésta, que ha sido tan rara, me ha traído tesoros maravillosos.

Muchos besos, doctora Antígona!

enero 15, 2011 10:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Psycomoro, me alegro de que coincidamos en estas tres importantes piedras que han cimentado estos tiempos. Hay más, claro, pero éstas son fundamentales. Brindemos por los tres!


Joako, desde luego que son tres símbolos de la década... creo que también es un buen ejemplo de por qué me gustan más las anteriores :) Salud!

enero 15, 2011 10:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Madame Vaudeville, qué alegría verla por aquí de nuevo. Los regalos raros siempre son los más apreciados. Besos!!


Casilda, el placer es compartir el espacio, siempre. En lo particular no tampoco tengo queja de la década, en absoluto. Besos!


J.G. lo raro es estar vivo. Todo es raro, no hay nada que no lo sea en este caos tan circunstancial como efímero. Gracias por pasarte por aquí!

enero 15, 2011 10:42 p. m.  
Blogger ana dijo...

Mi abuela nació en 1900. Mi hija en el 2000.

Para mi no son décadas raras. Para mi son decadas que van con el siglo; asi se definía mi abuela cuando le preguntabas. Decía: yo voy con el siglo. Así que mira si no era importante ella. Vivió la I República, la Gran Guerra, la Guerra Civil, la II Guuerra Mundial, la Guerra Fría... Realmente iba con el siglo, y casi lo completa.

La generación de mi hija empieza con el siglo también, y con el milenio. No, no van a ser una generación de raros. Y crearán, ya lo creo que lo harán, casi como pequeños dioses, pues lo harán a partir de la nada... jajajajaja.

Un saludo.

Generación del nuevo milenio:
¿Y si edito, difundo y transcribo mi propia filosofía, música y vida?

enero 25, 2011 3:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home