domingo, febrero 17, 2013

¡El autor, el autor!


Hace ya demasiados años, a finales de los felices ochenta, un amigo que estudiaba filosofía en Salamanca me contó algo que había ocurrido en su pueblo, en la provincia de Badajoz. El ayuntamiento de aquella localidad organizaba todos los años un concurso de cuentos y premiaba al ganador contundentemente, algo que era muy propio de aquellos años de bonanza de presupuestos municipales para fiestas (yo llegue a ver gratis, vía presupuestos municipales, a megaestrellas como Los Kinks, Lou Reed o Van Morrison).

Bien, el hecho es que el concurso literario siempre era ganado por la misma persona, que escribía unos relatos que fascinaban al grupo de concejales del pueblo que hacían la labor de jurado. Varios años después, alguien descubrió que todos –completamente todos- los relatos que “escribía” aquel autor local, eran en realidad relatos de Julio Cortázar. Supongo que en estos tiempos de corrupción escénica, de superficialidad moral y de cinismo impávido de los poderosos (públicos y privados), este concursante no escandalizará a nadie.

Decía Bernardo Atxaga que toda la literatura moderna es plagio y que cada escritor está obligado a repetir lo que ya se dijo. Expone que para que el plagio sea un éxito literario, se deben observar las siguientes reglas fundamentales:

1) Tomar un texto clásico que ya nadie lee.

2) Pasarlo a otro tiempo y otro lugar.

3) Cambiar los nombres propios y la persona del relato.

4) Enmascarar la narración de tal manera que no se reconozca.


Lo recuerdo ahora, a raíz de una conversación con otro amigo. Y no sé si llorar por la falta de cultura de aquel jurado de pueblo extremeño que manejaba los fondos públicos, o conmoverme de que esos ignorantes tuvieran el atino de valorar el talento de Cortázar y no haberle dado el premio a algún otro vecino del pueblo que hablara de sexo con vampiros.


 


Un libro para el ganador: Pierre Menard, autor del Quijote, de Jorge Luis Borges

Una película para el ganador: Familia, de Fernando León

Una canción para el ganador: Do it again, de The Kinks


.

23 Comments:

Anonymous Anónimo dijo...

......Feliz Cumple, Mario -adorno-:

Lunes antes de almorzar llegaran FAMILIAS:

-La familia -unida en Vayadolid, Amparo Adalid, indispensables y procuren que sean

Rotundos Productos, uno a uno
ninguno del Tio en "segundas!!,
-claro!
(asumiendo que sigan Viviendo)

Los De Agraria Sagrada son mas
destacadas, convenientemente
discretas, compensadas
e igualmente -desatadas-
que se alteran en
cuanto se enteran.

Las familias
de -costumbre, cotidianas,
habitadas e incluso inseparables
suponen ciencias y ciencias...

Las familias multidianas
precisan, precisan y PRECISAN

Ysa-velita,

Feliz HONEYMOON!!!

febrero 17, 2013 8:32 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hay una secuencia en la película Simeón del desierto, de Buñuel, en la que el estilita empieza a predicar desde la cúspide de su columna cosas incomprensibles mientras el pueblo observa extrañado y petrificado. “En el mundo yo era sólo un esclavo. Y heme aquí ahora para ser esclavo vuestro. Está escrito, que cualquiera que practica el bien Dios colabora con él. No cedamos en el ascetismo. Tendámosla como un arco, y prosigamos nuestro vuelo para alcanzar el llamado eterno dejando atrás la sequedad” Cuando termina Simeón, uno de los enanos le agradece a gritos el discurso y le dice “de todo lo que has dicho, sólo he entendido “sequedad”. Pues bien, amigo, me dan ganas de decirte lo mismo: de todo lo que has dicho sólo he entendido “sequedad”

febrero 17, 2013 10:11 p. m.  
Blogger hécuba dijo...

Segundo intento. A ver si blogger me deja.

Hola,

Decía en el primer intento que me ha llamado la atención justo eso: que premiasen los relatos de Cortázar y no cualquier otro. Que sin conocer sus cuentos, con un estilo tan peculiar, adivinasen el talento.

Saludos,

febrero 18, 2013 12:10 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...




~ BARCELONA ~





~ SAGUNTTO!!

febrero 18, 2013 2:42 p. m.  
Blogger Sese dijo...

Y es que además d elo que se cuenta es importante cómo se cuenta, así que el plagiuador no siempre lo tiene tan fácil.

También disfruté de Lou Reed gratis... y casi hubiera preferido pagar, que con eso que era por la patillo estaba a tope, gente que no le importaba nada y no dejaba disfrutar a los demás... Vamos que no quedé muy contento de la experiencia.

Saludos

febrero 18, 2013 3:11 p. m.  
Anonymous Golfo dijo...

Una vez que tuve el honor de leer un relato en público, me preguntaron cómo quería ser presentado. Estuve a un pelo de decir: como Julio Cortázar, por favor.
Iba a hacer a Julio Cortázar autor de mi relato (y de mi cara -mi jeta- y de mi encanto).
Y no solo eso, sino que lo iba a hacer merecedor quizá de un aplauso o incluso de un premio sonado en toda la ciudad.
Luego me eché atrás, dije mi nombre... por un lado me avergüenza ser soberbio, por otro lado, porque quizá me parecía muy feo hacer que se tuviera que someter, aunque fuera con mi jeta, con mi voz, todas aquellas entrevistas.

febrero 19, 2013 9:47 a. m.  
Blogger malbicho del fanzín dijo...

ahora, en territorio tuitero, el plagio es el pan de cada día, los tuits se roban, se calcan, se mascan, se "intervienen", y se hacen pasar como propios por tuitstars que se sienten con la obligación de entretener a un público que les demanda más perlas de ingenio o sabiduría en 140 caracteres, y que se sienten con la necesidad de seguir alimentando su hambriento ego

aquí una historia de tantas:

http://aurelioasiain.blogspot.mx/2009/12/ladron-por-el-camino-del-crepusculo.html

saludos! =)

febrero 19, 2013 6:08 p. m.  
Blogger O SuSo dijo...

El plagio, el fraude, la corrupción y el cinismo está dentro de nosotros...tal vez por eso nos fastidia tanto cuando otros lo hacen, será que nos vemos reflejados, miedo, será que no entendemos que somos esto y mucho más.

Que tiempos aquellos de conciertazos gratis, despilfarro, ladrillazo y mamachicho en tetacinco, buuuuufff fuimos capaces de todo, de TODO.


Abrazos Dr Lagarto, y siga usted con ese buen humor.

febrero 22, 2013 9:19 p. m.  
Blogger Marga dijo...

Pues a mí me conmueve, ya ves. Y viene a recordarme lo grande que era el señor Córtazar, y no sólo por su altura! jeje

Besos paradójicos

febrero 26, 2013 4:47 p. m.  
Anonymous Diciembre dijo...

Leí este post tuyo hace unos días y hoy lo he recordado al tener noticia de un programa informático (desarrollado por la UNED) denominado ’Gallito’, el cual tiene, entre otras interesantes aplicaciones, la posibilidad de analizar textos y evitar posibles plagios...

Como siempre, un placer leerte y aprender contigo.

Un saludo, NoSurrender

marzo 01, 2013 12:47 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

marzo 03, 2013 8:41 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Pues qué quiere que le diga, a mí, a partes iguales, me escandaliza –más bien me sorprende– la ignorancia de este grupo de concejales –¿pero cómo se puede llegar a ser concejal de ninguna parte sin haber leído jamás un cuento de Cortázar?; o mejor: ¿cómo pueden todos los concejales de un pueblo juntar tantas ignorancias?– y me conmueve que, a pesar de su ignorancia, tuvieran la sensibilidad literaria suficiente para reconocer la maestría del genio cortazariano.

Aunque tal vez aquí la conclusión debiera decantarse a favor del enorme talento del escritor y de la incuestionable genialidad de sus cuentos: por muy bobo o ignorante que se sea, no es posible no reconocer algo único en su factura y de calidad sólo conmensurable con la de otros grandes, grandísimos de la literatura. ¿O sí es posible ser tan tonto e ignorante? Cómo me gustaría hacer la prueba con unos cuantos políticos de los que aparecen constantemente por los medios. De hecho, una vez conocí a uno, bastante reconocido en una comunidad de este Estado, quien decía que nunca había querido leer ningún cuento de Kafka porque alguien le había dicho que eran muy “angustiosos”. Ejem. A lo mejor es que tenemos una idea bastante equivocada de las cualidades intelectuales que hacen falta para llegar a ser político. Algo así me temo que va a ser.

Un beso, doctor Lagarto!

marzo 03, 2013 8:43 p. m.  
Blogger Diana H. dijo...

Sólo para decir que lo he pasado bomba leyendo tus reflexiones. Venía con atraso.
Acá el problema no es sólo que los funcionarios públicos no leen literatura. Lo peor es que aquellos que sí lo hacen no suelen estar dispuestos a ser políticos. Es algo que no puedo entender. ¿Por qué las personas más formadas y reflexivas, con una visión más sólida del mundo y de la vida no están interesadas en actuar para el bien común? Me niego a descreer del hombre y la democracia... sería trágico.
Ilumíneme, Dr Lagarto.
Saludos!

marzo 03, 2013 9:01 p. m.  
Blogger Gemmayla dijo...

Sólo me pregunto que haría este sinvergüenza plagiador si se le hubiesen acabado algún día los cuentos de Cortázar...¿habría seguido con los cuentos de Borges tal vez?
El complejo de ingenua no me lo sacudo de encima y voy de sobresalto en sobresalto hasta que algún día mi corazón ya no lo resista más. ¡Qué extrañamente repugnante es este país nuestro, tan formidable en antagónicos aspectos!

Besosss

marzo 06, 2013 3:27 a. m.  
Blogger Diana H. dijo...

Ah! Por las dudas aclaro: cuando dije en mi comentario más arriba "Acá", me refiero a la Argentina.
Eso, saludos.

marzo 08, 2013 6:22 p. m.  
Blogger Jota Martínez Galiana dijo...

Por una vez, la incultura acierta. Los jetas políticos se alían con los jetas del pueblo. Si el jeta que presentaba los cuentos hubiera declarado después que todo formaba parte de un proyecto de arte guerrillero destinado a desenmascarar la falacia y falta de rigor de la cultura subvencionada y hubiera enmarcado todas sus acciones en una suerte de happening, habría tenido su gracia.
Tal como lo cuentas, es un episodio que no deja de ilustrar que, incluso en los felices años en que nos creímos lo más, la cutrez nos seguía comiendo por las patas.

marzo 12, 2013 9:05 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hécuba, hola! Desde luego, desde que Duchamp puso aquel inodoro en ese museo, cualquiera puede esperar el mismo comportamiento. Es lo más impresionante. Besos!



Anónimo, que yo recuerde, Sagunto está en Valencia :)

marzo 17, 2013 11:39 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, no iba a entrar en ese tema aquí, pero tienes toda la razón: odio los conciertos gratuitos. Aunque sólo cobraran un euro, pero algo, lo que sea que pueda reducir el público a quienes tengan un mínimo interés en lo que ocurre en el escenario. Aquellos conciertos gratuitos en Madrid eran un caos desastroso, sí. Salud!


Golfo, alguna vez he hecho yo ese tipo de cosas en restaurantes, sólo por ver la cara de los pocos que reconocen el nombre (Fernando Pessoa, mesa para cuatro; Carlos Mars, mesa para seis…). Es un juego divertido, pero mucho más digno si se traduce en un aplauso, desde luego. Salud!

marzo 17, 2013 11:39 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Malbicho, yo también tengo una cuenta en Twitter, que no uso casi nunca y sólo por temas profesionales. Pero lo odio. Odio que la comunicación del pensamiento haya sustituido los grandes ensayos por frases de 140 caracteres en esta sociedad líquida. Estoy convencido de que es una de las causas de la crisis política que vivimos en Europa. Besos!


O Suso, ciertamente la condición humana tiene defectos patéticos con un denominador común: la imposibilidad de sentirse bien siendo uno mismo. Necesitamos más psicólogos que bancos suizos. Un abrazo!

marzo 17, 2013 11:40 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Marga, es que es una historia conmovedora. A pesar del plagio denunciable, no deja de ser hermoso ver cómo se crea y se descubre todo un Cortázar en un pequeño pueblo extremeño. Besos!


Diciembre, la industria del plagio es muy amplia. Una cosa es el perfecto copi-pega, pero otra que va un poco más allá es la enorme dificultad para encontrar algo que sea realmente original. Quizás es cierto que todo lo inventaron ya los griegos, ay. Besos!

marzo 17, 2013 11:40 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Antígona, me temo que el número de concejales de pueblo que no han leído a Cortázar son legión. Es más, pienso lo mismo de los directivos de empresas privadas, de los cirujanos cardiovasculares o, incluso, si me apura usted, de los periodistas.

La cultura, la sensibilidad humana, o la formación no son hoy en día valores que se tengan en cuenta en el éxito profesional. Y, como decía un poco más arriba, no creo que esto sea ajeno a la crisis política que vivimos en estos días. He visto muchos hombres que han hecho una fortuna, pero nunca he visto una fortuna que haya hecho un hombre.

Un beso, doctora Antígona!

marzo 17, 2013 11:40 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diana, planteas un tema muy interesante. Creo que es algo que nuestras sociedades deberían preguntarse de manera nítida, ¿por qué no interesa a los mejores entrar en política, y quedan en ella los profesionales de lo cutre? Deberíamos volver a mirar más a Grecia, donde la función pública era lo más digno que se podía hacer. Saludos!

Gemmayla, supongo que ese veneno no tiene límite. Hubiera llegado hasta Cervantes sin problema. Una vez que se cruza una puerta de indecencia, ya quedan todas las demás abiertas. Besos!

marzo 17, 2013 11:40 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Jota, efectivamente, la historia desenmascara una sociedad en plena decadencia. Decadencia que, en mi opinión, ha terminado en estos últimos años su proceso degenerativo hasta haber alcanzado el punto límite de no retorno.

Salud!

marzo 17, 2013 11:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home