jueves, noviembre 16, 2006

el campo de batalla

Nacemos desnudos, sin nada. Y es mejor así. Porque tan pronto como tienes algo, envían a alguien para arrebatártelo.

La vida es un proceso de pérdida y de degeneración física. Un campo de batalla anegado de sangre coagulada donde aún palpitan los miembros amputados de los guerreros aferrados a sus espadas. Las legañas se petrifican en cristales que cosen los ojos derrotados de los soldados abandonados en la hierba húmeda. Agotados de respirar el miedo en que han vivido siempre.

El reino del Dolor se presenta con gritos de parto y rancio sudor en sábanas de hospital.

Y Dios patalea con rabia y llora lágrimas de impotencia ante su juguete roto. Se sorbe los mocos con el dorso de las manos y golpea, histérico, el suelo embarrado de las malas tierras.

Escupe.




Una canción que escupe: Masters of War, de Bob Dylan

Una película que escupe: Bajo el Volcán, de John Huston

Un libro que escupe: Ampliación del campo de batalla, Michel Houellebecq

1 Comments:

Anonymous g. dijo...

¡Espero que no! No me lo ponga usted así, que aún estoy empezando...

noviembre 17, 2006 7:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home