domingo, febrero 11, 2007

Bona nit, Barcelona

Estaré los próximos tres días en Barcelona. Hace más de un año que no piso las calles de la Ciudad Condal, y ya voy teniendo ganas. El olor del Mediterráneo entra en el cerebro de los que somos de tierra adentro, nada más abrirse la puerta del avión. Sí, voy teniendo ganas.

Las ciudades con mar son distintas a las que no lo tienen. De pronto, las referencias de norte, sur, este y oeste adquieren una definición más estricta y radical, con la permanente confirmación de la línea azul, casi religiosa. Aunque por dentro las personas están igual de perdidas que en cualquier otra gran ciudad.



Los viajes de trabajo son frustrantes. No podré ver el mar, no podré admirarme de la locura de Gaudí. Al menos esta vez me han conseguido un hotel para ejecutivos en el barrio Gótico, así que podré pasear un rato por sus calles en soledad. Suficiente.


Una canción para el Mediterráneo: Mediterráneo, de JM Serrat

Una película para el Mediterráneo: Lucía y el sexo, de Julio Medem

Un libro para el Mediterráneo: Mar al fondo, de José Luis Sanpedro

19 Comments:

Blogger Arcángel Mirón dijo...

Un libro para Barcelona: La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón.

febrero 11, 2007 8:29 p. m.  
Blogger Rosa dijo...

Pero si podrá hacer muchas más cosas.

Podrá sentirse muy chiquitito y aun así, afortunado en el aeropuerto. Ese lugar lleno de gente de paso, de mujeres interesentasímas y guapísimas que viajan solas también por negocios, también por placer. Y volar. Que todo el mundo no lo hace. Y visitar oootro aeropuerto lleno de personas también muy chiquititas que van, vienen, y se dan ese aire interesante-internacional.

Podrá coger un taxi (que aunque parezca mentira, tampoco lo hace todo el mundo) hasta su hotel. Charlar con el taxista, hacerse el nuevo, dejarse tangar con el taxímetro. Y al fin llegar a su hotel (a mí es que me encantan los hoteles, caramba). Registrarse. Abrir la puerta y repasar todo lo que tiene, lo que no, su habitación. Poner una bandera que la haga suya. Entrar al baño, contar los frasquitos de gel, de champú. Encender el televisor. Deshacer la maleta. Descansar mirando ese techo.

¿Tendrá una reunión de ejecutivos? Porque si es así, también tendrá su interés. Y seguro que le dará tiempo a entrar a alguna librería, o tienda de discos. O a comprarse algo de ropa. Tres días fuera de casa, aunque sean tres días fuera de casa en un hotel de ejecutivos de Barcelona, si quiere, pueden dar para mucho, muchísimo.

Y hombre de Dios, salga con tiempo para llegar de sobra a la reunión y dígale al taxista que dé un rodeo y un paseo en coche por el puerto. Aunque sea. Y en otro trayecto, pague el triple y suba a Montjuic.

No me sea de la cáscara amarga...

:-)

Y muy mal, por no llevarme.

febrero 12, 2007 12:03 a. m.  
Blogger Narrador dijo...

My kind of town... Barna is... My kind of town...
A malas haga ustes turismo de interior:
Organize un safari al fondo del armario del hotel de ejecutivos al amanecer del primer dia. Luego puede ponerse la escafandra y salir al espacio exterior, lease cafeteria-restaurante del hotel, y ver a los extraños habitantes del planeta. Entretengase copiando sus habitos de desayuno mientras planea como asaltar la caja fuerte que encontro en el safari. Y, al volver al cuartito cuando consiga resolver la combinacion, meta el valioso contenido en una bolsa de plastico de la lavanderia y salga corriendo sin que le descubra el detective del hotel.

PD: No olvide robar las toallas.

febrero 12, 2007 10:17 a. m.  
Blogger desconvencida dijo...

Disfruta de esa preciosa ciudad.. mi hermana vive en el Borne, justo al lado de Santa María del Mar y siempre que voy aprovecho para perderme por esas calles y las del Gótico :)

febrero 12, 2007 10:17 a. m.  
Anonymous Durrell dijo...

¡Uyyyyyyy! ¡Por unas horas!
Justamente ayer bajamos a Barcelona, estuvimos en Montjuic y Pza. España y vimos todo el despliegue que se ha montado para el evento.
¡Qué rabia! Aunque hubiesen sido cinco minutos, me hubiese gustado mucho saludarte.
Hoy es Sta. Eulàlia, patrona de Barcelona y la ciudad está de fiesta, supongo que encontrarás bastante movimiento por el casco antiguo, en las Ramblas como siempre y también junto al mar.
En fin, espero que te dejen suficiente tiempo para que puedas callejear a gusto.
:)

febrero 12, 2007 12:12 p. m.  
Blogger Sandra Becerril dijo...

Ah!! Cuántos recuerdos por allá!!!! Y aunque sea de trabajo, sé que lo disfrutarás mucho

besos y suerte!

febrero 12, 2007 5:14 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Es hermosa la sensación de que uno se pierde sólo porque quiere.

Espero que pases unos días estupendos en mi ciudad.

Petonets

febrero 12, 2007 5:34 p. m.  
Anonymous Alex dijo...

La última vez que estuve por allá ni siquiera llegué a pisar la ciudad. Poco menos que nos confinaron durante todo un día en una nave industrial en la que recibí uno de esos ridículos cursos de formación que bien podría haber recibido en mi lugar de trabajo habitual.

Envidiado eres.

Una película para el mediterraneo: "Buenos días tristeza" de Preminger.

febrero 12, 2007 6:03 p. m.  
Anonymous valeria dijo...

Siempre es una alegría disfrutar de Barcelona, aunque sea en huecos de trabajo.
Pásalo bien!

febrero 12, 2007 7:20 p. m.  
Blogger Javier Luján dijo...

Hace tiempo que no paseo por Barcelona, que no bajo por La Rambla. Y la añoro, aunque comparta el mismo mediterráneo que baña sus costas.
Que pases unos estupendos días por allí.
Un saludo.

febrero 12, 2007 8:05 p. m.  
Blogger mandarina azul dijo...

Quizá porque soy de secano, como tú, sueño con que un día me saldrán las canas tranquilamente junto al mar, a poder ser en la Costa Brava. Mientras tanto me tengo que conformar con escapadas hasta allí.

¿Qué nos vas a traer de Barcelona, lagartijo? No se admiten excusas, eh...

Un beso :)

febrero 12, 2007 8:32 p. m.  
Blogger El detective amaestrado dijo...

No te pierdas las maravillosas tiendas de papeles en la calle de la Llibretería. Yo también viajo a hí en un mes y estoy intentando acumular horas para disponer de, al menos, una mañana para mi...

febrero 12, 2007 9:54 p. m.  
Blogger Mavi dijo...

Seguro que sería mejor viajar por placer, pero también se pueden disfrutar los viajes de trabajo, y seguro que aunque te haces un poquito el víctima lo vas a hacer.

Buen viaje!

febrero 13, 2007 1:05 p. m.  
Blogger Z... dijo...

Ay! si yo conociera Barcelona...
No quiero oir hablar de ella, ni verla en fotos, ni leerla en libros.
Quiero estar en.

febrero 13, 2007 1:12 p. m.  
Blogger Gato Nocturno dijo...

Excelente blog. He llegado a él gracias a tu artículo sobre la farsa del amor-pasión que Rougemont estudió desde sus raíces medievales originarias, pero me han gustado otros muchos artículos y sobre todo los libros, películas y canciones que recomiendas. Además, gracias a ti he descubierto a Fréderic Beigbeder, con cuya forma de pensar me identifico del todo (yo también soy publicista y la verdad es que estoy quemado).
Salud y Libertinaje

febrero 13, 2007 11:37 p. m.  
Blogger nancicomansi dijo...

Yo también soy de aquí, aunque ahotra viva a unos 20 kmts...que decirte de ella...me cabrea y me fascina por igual, pero nunca me cansa...
Lo de la "ubicación" pòr el mar es algo en lo que no había caido y encuentro totalmente cierto...curioso...
¿te has enterado de lo del "dragón" de Gaudí? a un "intelectual" de primer orden no se le ocurrió otra cosa más "edificante" que destrozar el maravilloso mosaico de su cabeza...si te contara lo que hacía yo con la suya...no, mejor no...
BESOS.

febrero 14, 2007 12:48 a. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

El mar me produce un efecto similar al de la lidocaína. Cada X tiempo, cuando el vacío interior empieza a ser demasiado doloroso, necesito su proximidad. Me ayuda a relativizar, a recargarme de energía...

Petonets...

febrero 14, 2007 3:16 p. m.  
Blogger Gubia dijo...

Bonita ciudad, espero que puedas disfrutar de ella aunque no sea un viaje de placer.

febrero 14, 2007 4:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, ambienta muy bien la ciudad, sí. Es extraño que no salga más Barcelona en el cine o en la literatura.

Rosa, no me quejo. Quizás no me explico bien, pero cuando hablaba de “frustración” lo hacía, evidentemente, por cuestiones poco importantes; voy a trabajar, no a hacer turismo. No me quejo de nada en esta vida laboral. En cualquier caso, me temo que el mundillo de las reuniones de este tipo no son la orgía de sentidos que usted imagina. O eso, o que no me entero de nada, que todo puede ser :)

Narrador, no “trabajo” toallas, pero tengo la manía de llevarme siempre los botecitos de champú. Cualquier día monto una tienda.

Desconvencida, es que tienes buen gusto. Es la zona más bonita, claro que sí.

Durrell, había un concierto de sardanas en la plaza de San Jaume el lunes, pero no he visto más “fiesta” salvo la que particularmente montaban los guiris cada vez que veían una sangría y una cerveza. La próxima vez, si quieres, os invito a un café o algo ;)

Sandra, Barcelona es una de las ciudades con mejor aura de Europa. Ya es hora de que tus recuerdos se solapen con otros nuevos ¡ve allí!

Sintagma, hay sitios más hermosos para perderse uno solo, y Barcelona es uno de ellos. ¡Tienes una preciosa ciudad!

Ay, Alex, veo que sabes de qué van estas cosas. Eso sí, he aprovechado para cenar lo mejor que he podido en el centro ;)

Gracias, Valeria. Tienes razón: siempre es bueno estar allí.

Capitán, según he comprobado personalmente, la Rambla sigue llegando hasta Colón; no se ha movido un ápice. La encontrarás tal y como la dejaste.

Mandarina, traigo petonets, que son como los besos pero con sabor a cava y una posición de labios más modernista ;)

Detective, al menos he visto algún escaparate. Las horas a las que he podido liberarme del rito capitalista no eran ya muy comerciales.

Mavi, siempre es bueno cambiar el decorado, claro que sí. cuando hablaba de frustración me refería a todas esas cosas que se te pasan por la cabeza hacer mientras te encaminas, como buen esclavo, a una de esas reuniones. Claro que lo disfruto :)

Z, ¡te aseguro que tiene aeropuerto! Piénsalo, es uno de los lugares más hermosos para visitar en Europa. Y con muchísimos argentinos ;)


Gracias, gato nocturno. Me alegro de haber coincidido contigo. Supongo que eso reduce las posibilidades de resultar ser yo demasiado anormal, aunque sólo sea por cuestiones estadísticas :). Muchas gracias por venir.

Nancicomansi, sí me he enterado. Qué manera de tratar a mis parientes lagartos! Pero a mí no me hicieron nada ;) otra de las cosas que he deseado hacer y no he podido: sentarme en el parque Güell... ay, tengo que volver de otra manera.

Lidocaína o mar, lodocaína o mar... creo que prefiero el mar, a principios de verano, un día soleado, con una hermosa chica desnuda paseando por la orilla delante de mí mientras respiro el salitre y ronroneo dentro de mi cabeza con las olas ¿se puede elegir? ;)

Gubia, siempre se disfruta una ciudad así. Todo lo importante siempre ocurre por dentro, demasiado dentro, allí donde las reuniones nunca llegan :)

febrero 14, 2007 7:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home