jueves, mayo 17, 2007

Estrafalario

La felicidad, ese concepto esotérico y mitológico con sabor a magdalena, suele disfrazarse de conformismo y satisfacción, que son sensaciones mucho más sencillas de describir para los vates del pop-rock.

Así, en el mundo de la música encontramos artistas que encuentran la felicidad con pasmosa facilidad, y gente que irremediablemente no la va a encontrar nunca, ni ganas que tiene de buscarla.



... A mi derecha, y con calzón blanco, ¡Los Felices!

Por este lado de los felices hay que destacar, cómo no, a los Beatles, con ese impagable “estoy enamorado de ella y estoy contento” (I feel fine) o eso otro de “ella te ama, sí, sí, sí” (she loves you).

Hay ejemplos importantes en el Grupo de los Felices en todas las décadas, como los naif Monkees en los sesenta (“quiero un amor para siempre y te lo daré todo a ti. Y para probarte que soy sincero te traeré manzanas, melocotones, plátanos y peras”, apples, peaches, bananas and pears), o los ambiguos REM en los ochenta (“gentes, gentes; expandid vuestro amor por ahí y queredme a mí” Shiny Happy people), pasando por los doctores-de-la-receta-mágica Fleetwood Mac en los setenta (“si te levantas por la mañana y ni tienes ganas de sonreír, si te cuesta un poco hacerlo, abre los ojos y mira el día tan bonito y verás las cosas de otra manera” Don’t stop)

Pero hoy el premio se lo vamos a dar a Bob Marley, un tío capaz de hacer temazos únicos con frases tan poco profundas como “no te preocupes por nada porque todas las pequeñas cosas irán bien” (three little birds) o el enorme “no llores, mujer” (no woman no cry)




Te decía que recuerdo cuando solíamos sentarnos
En el parque de Gobernación en Trenchtown
Para mirar a los hipócritas
Que se mezclaban con toda esa buena gente que conocimos
Buenos amigos hicimos, buenos amigos perdimos por el camino
En este futuro brillante que se abre no vamos a olvidarnos del pasado
Así que seca tus lágrimas, te digo

No llores, mujer, no llores.
Mi pequeña hermana, no viertas lágrimas


Te decía que recuerdo cuando solíamos sentarnos
En el parque de Gobernación en Trenchtown
Y Georgie se ponía a encender la hoguera
Para que la leña ardiera toda la noche
Entonces cocinábamos maíz con avena
Y lo compartía contigo

Mis pies son mi único carruaje
Mi miedo es mi único coraje
Así que tengo que abrirme paso
Pero mientras me voy...

Todo estará bien, todo estará bien

No llores, mujer, no llores.
Mi pequeña hermana, no viertas lágrimas

Todo estará bien.





... Y a mi izquierda, y con calzón oscuro, ¡Los Infelices!


Ese grupo es un poco más heterogéneo, compuesto por existencialistas como Leonard Cohen, que se extasía ante la quietud de un pájaro sobre un alambre (Like a Bird), adoradores de la locura asocial, como Pink Floyd (Brain damage), suicidas que gritan que nadie les quiere, como Nirvana (Come as you are), o simples insatisfechos que lo intenta y lo intentan y lo intentan, como los Rolling Stones (Satisfaction)

Y por este bando, el premio se lo vamos a dar hoy a un grupo español, para variar, que aseguraba no estar loco pese a coleccionar moscas, dedicaba sus melodías a temas como la cena recalentada y nos aconsejaba no mirar a los ojos de la gente.



No mires a los ojos de la gente
me dan miedo, mienten siempre
No salgas a la calle cuando hay gente
¿Y si no vuelves? ¿Y si te pierdes?
Escóndete en el cuarto de los huéspedes
con todo a oscuras no pueden verte
Las calles se van llenando de gente
en mi escondite puedes quererme

Quédate a mi lado
no lo pienses más



Supongo que me llega más la ambigüedad en torno a esos conceptos tan estrafalarios



Una canción agridulce: The healing game, de Van Morrison

Una película agridulce: Jo qué noche, de Martin Scorsese

Un libro agridulce: El gran sueño del Paraíso, de Sam Shepard

27 Comments:

Blogger Arcángel Mirón dijo...

Creo que rinde más la infelicidad.

Pero no se si conviene, a la larga.

mayo 17, 2007 8:45 p. m.  
Blogger tressert dijo...

La principal función de la memoria humana es olvidar los momentos tristes y recordar los alegres. Por eso a pesar de mi querencia natural, hoy me voy a apuntar y desmpolvar el "happy together" de los Turtles.
(que no los veo, pero son imprescindibles en el bando
de los de calzón blanco).
Saludos.

mayo 17, 2007 9:15 p. m.  
Blogger tressert dijo...

enlace para este tema:
http://www.youtube.com/watch?v=mploADKBihc

mayo 17, 2007 9:21 p. m.  
Blogger un árbol dijo...

Pché...
Hay días para The Beatles y días para Cohen.
En la variedad está el gusto.
Hay canciones de Cohen que transmiten cierta felicidad (Dance me)y otras de los escarabajillos que están impregnadas de cierta melancolía (Hey Jude) no?
Digo yo, vamos...
Hay de tó.
La infelicidad es más rentable, pero cansa, como el caviar en exceso :P
Un beso.

mayo 17, 2007 10:22 p. m.  
Anonymous Anna dijo...

Lo sorprendente es que cuando uno está hecho polvo encuentra un amargo regusto en escuchar -porque encima vas y escuchas- canciones tristes. Y cuando no lo estás, te cuesta imaginar siquiera ese estado de ánimo y te gustan bastante menos encima.

De todas maneras, espero que sean vates y no bates, aunque ciertamente a veces golpean, y cómo ;-)

mayo 17, 2007 10:53 p. m.  
Anonymous Itoitz dijo...

La felicidad es una estación de parada entre lo poco y lo demasiado.

mayo 17, 2007 11:43 p. m.  
Blogger Gubia dijo...

Me quedo con la felicicidad en dosis justas para que dure más.Un abrazo.

mayo 18, 2007 9:38 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Sin duda mi balanza se dacanta por la beatelmanía frente a los rolling es decir apostaría por el boxeador de calzón blanco, aunque en la vida real y por puntos gane el malo...
pero ya sabes que me encanta el cine clásico y en este caso ¿cuándo demonios se ha visto ganar al malo?

mayo 18, 2007 10:58 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, no sé, Arcángel. Me temo que podría ser al contrario: deberíamos encargar un estudio que nos diga qué canciones ganan más dinero, las felices o las infelices :)

Los Turtles! Muy buen Tressert , se agradece la participación. Saludos.

Un árbol, la vida es una montaña rusa; unos días estás arriba y otros abajo. Tiene que haber de todo, claro. Un beso.

Anna, gracias por la corrección. Supongo que nos gusta que alguien o algo nos comprenda, sentirnos en el mundo con nuestra tristeza, encontrar una cierta ósmosis emocional con un “algo” creado por otro.

Itoitz, te veo muy optimista :P yo más bien situaría esta estación en la línea sin destino conocido

Gubia, el post no habla de posologías. Tómatelo como quieras, claro que sí ;) un abrazo.

Atikus, es cierto; los clásicos ofrecían más felicidad. Pero no sólo en el cine, en casi toda la música de antes de los sesenta también ocurría. ¡¡Algo le pasó al siglo XX!!

mayo 18, 2007 2:13 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Pues digo yo que cada cual le canta a aquello que mejor conoce o a la percepción que tiene de las cosas en función de cómo le ha ido la partida. De manera que no puede dejar de haber de todo y todo es necesario: las canciones de los felices, para alegrarnos los días malos y darnos un poco de vidilla, y las de los infelices, para llorar a moco tendido con ellos cuando nos haga falta o quitarnos la sonrisa tonta de la boca y no olvidar que no todo es de color de rosa.

Así que me quedo con todos... menos con Golpes Bajos, NoSurrender, que me parece un horror de canción :P

Un beso

mayo 18, 2007 3:07 p. m.  
Blogger Javier Luján dijo...

Hoy voy a decidir quedarme al lado de Los Infelices, será por lo del calzón oscuro o por que me gustan más que los de calzón blanco. Vaya usted a saber.
Que tengas un buen fin de semana, a ser posible, salaz.

mayo 18, 2007 4:09 p. m.  
Anonymous Missing dijo...

No sé con qué color de calconcillo quedarme.

Me gusta el blanco cuando lo veo todo negro y me gusta ir de negro cuando lo veo todo blanco. No sé, no sé.

Un beso.

mayo 18, 2007 6:09 p. m.  
Blogger Sandra Becerril dijo...

Como que se lo creo más a los infelices aunque ahora sea muy feliz jeje

besos

mayo 18, 2007 6:26 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Ostris¡¡¡ Dónde posicionarme??? Porque yo soy de posicionarme, coño¡¡¡ Pues quedo dividida entre los Beatles y los de espíritu triste, pero.... tengo que reconocer que me tira mas el lado oscuro. Pongo a Cohen, generalmente lloro con Suzanne, o aquella que habla de que no hay una buena manera de decir adios a nadie a quien hayas amado, algo así... los Rolling...ufff, los veo gigantes, me gustan, pero no son mi pecado capital, y Nirvana.... AHÍ MASDADO¡ Estos son mis preferidos, te cuento: si voy en el coche, y estoy rabiosa, pongo la de Smells like teen spirit, y grito cómo una jodía, si estoy triste, The man who sold de world, impresionante, terrible, saca de mi lo mejor en lo categóricamente peor, claro, mas tristeza fuera, y el día que me pilla light, entonces oigo: Come, as you are...lalalalaaaaaaaaa
Bueno, ha quedado claro que me quedo con los del alma truncada, y mas claro aún que lamento la muerte de Kurt, porque en la vida se pueden parir unos cuantos genios y punto, y este era uno de ellos¡ Qué pena, coño¡
Oye, que hoy me piro de fiesta, voy a estar tarareando "come as you are", si estás cerca, SAVEME¡
Bsssssssssssssssssssssssssssss

mayo 18, 2007 7:45 p. m.  
Blogger Klaudia Gantús dijo...

...
acabo de leer la letra de Bobby Jean, y ahora no sé a qué bando pertenezco. Sólo sé que ya he encontrado mi apodo artístiko.
precioso, lagartito.
me has roto.

k.

mayo 18, 2007 8:03 p. m.  
Blogger AnA dijo...

Me quedo con Van Morrison..en Belfast.Allí una tarde de verano fuí muy feliz.El era apátrida y yo (como dice Kiko Veneno) amor de frontera.
A

mayo 19, 2007 1:43 a. m.  
Blogger pedrolv dijo...

Pues yo creo que, así como hay gente para todo tipo de música, hay momentos para estos ambos "estilos", y para mi el punto intermedio es el ideal, de repente empalaga tanto optimismo. y de repente tanto pesimismo también hace daño.

Pero si se trata de definir que estilo es el mas caracteristico en uno, pues definitavemente soy de los de calzón negro.

mayo 19, 2007 1:47 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sí, hay de todo, Antígona. Y muchas veces se mezclan incluso. Como en un potaje de emociones diversas, que es lo que somos. Musicalmente prefiero también al de Jamaica, sí. Un beso

Capitán Luján, supongo que lo importante es conservar el calzón y no perderlo a la mínima pendencia, sea éste negro o blanco :) buen fin de semana!

La ropa interior negra siempre queda más sexy, missing ;) un beso

Sandra, muchas felicidades otra vez, y ponle mucha música a nuestro nuevo inquilino mundial :) besos

Desde luego, maléfica; tú eres de posicionarte, y de manera visceral :) Sí, yo también te veo a ti de los de negro... pero con tanga, en lugar de calzón :P besos

Klaudia, es una bonita canción para un bonito blog. Deja la puerta abierta

Admirada Ana, Van Morrison es un experto en salsas agridulces que siempre me parte el alma. Me gusta más el oeste de Irlanda, Galway es un buen sitio para sentirse vivo.

Pedro, otro calzón negro para ti. Peor tienes razón, necesitamos alimentar nuestras montañas rusas y tener siempre a mano lo que nos haga viajar por los extremos.

mayo 19, 2007 12:07 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Dios, lagarto, el tanga es una mierda, hace daño, y es incómodo de cojones, dónde estén las bragas de toda la vida, esas de hechuras generosas, que se quite todo lo demás. Aunque para las noches de farra, hay que ponerse la mierda esa, que luego los pantalones quedan mucho mejor.... pero sólo para ocasiones, especiales, digo.
Yo soy oscura...jejeje, sí, a ver, sino iba yo a estar cómo estoy....
Cuídate y pasa buen sábado... yo estoy recuperándome de la de ayer....ufffffffffffffffffffff
Bssssssssssss

mayo 19, 2007 4:11 p. m.  
Blogger Paula dijo...

pues yo, y no es por llevar la contraria, de veras

si tengo que definirme por un color, me quedo con el rojo

Puede que algún día te cuente lo que me inspira la canción de los golpes bajos, que, por otro lado, es una de mis favoritas

Un abrazo

Pasa un buen finde

mayo 19, 2007 6:25 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

Uhm... Yo también soy un poco de extremos... Oscilo entre "Three little birds" (mi favorita de Bob) y el tema de Garbage "It's all over but the crying" o el "Rape me" de Nirvana.

Besicos...

mayo 19, 2007 6:53 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vale, maléfica; pues braga larga para ti! Espero que ya domingo estés más recuperada :P, besos

Paula, la mujer de rojo! Otro día tendremos que hacer la lista de los de calzón rojo, claro que sí :) un abrazo

Me gusta casi todo lo de Marley, Tam. Me gustaba tocar Redemption songs, allá por el pasado siglo. En cuanto a lo de Rape me, ¿es una proposición? :P Besos

mayo 20, 2007 1:35 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Pues no. Pues no. Pues no. Hoy domingo estoy igual. LLevo en el castillo desde las 7 de la mañana que volví de juerga el sábado, encerrada, ya sabes, intentando visionar la historia para hacerme fuerte y pegarla la patada final, y cada vez se me hace mas jodido. El secreto es no pensar, pero nunca supe hacerlo.
Un beso lagarto, hoy sería un buen día para invitarme a unos ibéricos.... sí, rociados con lágrimas, digo... con vino¡
JEJEJEJE, pero oye, con dos cojones, eh, con dos, este no acaba conmigo, y yo con la gente estoy cómo siempre, en plan loca... metamorfosis...siempre ando así.
Bss, y actualiza.... para cuando algo de los kinks?

mayo 20, 2007 1:49 p. m.  
Blogger Rayuela Palatina dijo...

Mi felicidad consiste en cosas simples y en terminos medios... y definitivamente me quedo en el bando de los felices, aunque de vez en cuando me encante restregarme con los infelices... aunque ultimamente he encontrado el antídoto para días rojos.

Beshussssss

p.d. hace un año era fan absoluta de los Fleetwood.... y es q son tan "felices"!

mayo 20, 2007 3:32 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Tantas caras como la vida misma...

mayo 20, 2007 7:33 p. m.  
Blogger MK dijo...

Hay una canción que siempre me ha parecido tierna y feliz: "Mi agüita amarilla" de los Toreros Muertos. Esas estrofas "...pasa por debajo de tu casa , pasa bajo tu familia , pasa por debajo de tu lugar de trabajo...".

mayo 21, 2007 1:09 a. m.  
Blogger MK dijo...

...Como diciendo... "todo está bién en mi mundo.Mi vida és un ciclo harmonioso"...

mayo 21, 2007 1:12 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home