sábado, mayo 05, 2007

Que no


Según el profesor de biopsicología Victor Johnston , la atracción sexual que una persona siente hacia otra puede explicarse por cuestiones genéticas. Entre otras cosas, deduce que las mujeres cuyo dedo anular es igual de largo que el índice se sienten más atraídas por los hombres de aspecto muy macho, mientras que aquéllas que tienen el anular sensiblemente menor que el índice se sienten más atraídas por los hombres más simpáticos o agradables. El profesor Johnston justifica esto en la exposición a la testosterona en el útero materno durante el periodo de gestación, entre otras cosas.

Si este hombre tiene razón, podría anticiparse la atracción sexual que van a tener o no distintas personas hacia otra persona determinada.

Creo que este campo de la ciencia debería estudiarse más. Así, muchas personas se evitarían el disgusto de tener que escuchar “no” a sus pretensiones. Una profundización en estos estudios podría acabar con toda la cultura de “parar los pies” que tanto arte, desparpajo y creatividad han llegado a desarrollar algunas personas.

Si ayer decía que el tipo que, para mí, mejor sabía decir “estoy enamorado” era Bob Dylan, hoy, el tipo que mejor sabe decir “que no, que yo paso”, es también Bob Dylan en It ain't me, Baby. Cosas de la genialidad.

Aléjate de mi ventana,
vete a la velocidad que quieras.
Yo no soy a quien deseas,
yo no soy a quien necesitas.
Dices que estás buscando a alguien
que nunca flaquee, que siempre sea fuerte,
que te proteja y que te defienda
tengas razón o estés equivocada,
alguien capaz de abrir todas tus puertas.
Pues ese no soy yo, nena
no, no, no, ese no soy yo, nena
No soy yo lo que andas buscado.

Vete despacio por la cornisa,
baja suavemente hasta el suelo.
No soy yo a quien quieres, nena
Yo sólo te decepcionaría.
Dices que buscas a alguien
que te prometa no abandonarte nunca.
Alguien que cierre sus ojos para ti,
alguien que cierre su corazón,
alguien que muera por ti, y aún más.
Pues ese no soy yo, nena
no, no, no, ese no soy yo, nena
No soy yo lo que andas buscado.

desvanécete de nuevo en la noche,
todo dentro de mí es de piedra.
No hay nada dentro que se mueva,
y además no estoy solo.
Dices que estás buscando a alguien
que te recoja cada vez que caigas,
que te lleve flores todo el tiempo
y que acuda cada vez que le llames.
Un amante para toda la vida y nada más,
Pues ese no soy yo, nena
no, no, no, ese no soy yo, nena
No soy yo lo que andas buscado.





Un libro para todos los que tienen miedo de quedar mal: La cartuja de Parma, de Stendhal

Una película para todos los que tienen miedo de quedar mal: Zelig, de Woody Allen

Una canción para todos los que tienen miedo de quedar mal: Break on thru, The Doors

35 Comments:

Anonymous evitarte dijo...

Anda, y el subidón que da cuando estás con esa persona que sí te corresponde y además es la única a la que echaste el ojo entre un millón... esa, la persona que elegiste porque brilló por encima de las demás, aunque no sabes muy bien por qué... pero ahí está, entre tus sábanas... y pasa el tiempo, y se repite la mejor de las escenas posibles. Y acabarás enamorándote, y me miro las manos y no sé que me dice el tamaño de mis dedos... que elegí bien, que mi química no se equivoca, y que mis ojos vieron más allá de los suyos.

No hay que empeñarse en personas que no merecen nuestra atención, si yo fuese la chica de la canción de Dylan le sacaría el dedo corazón. Bien estirado y grande, para decirle adios. Y después... le guiñaría el ojo.

mayo 05, 2007 11:44 p. m.  
Blogger MK dijo...

Como era aquello del post de más abajo? .Te quitabas los guantes y contabas dedo a dedo los errores ...menos dedos que errores?.A mi me pasa lo mismo . Supongo que ahora sería fácil concluir que debemos mirarnos menos a las manos y más a los ojos...pero sería demasiado sencillo...mmm, seguro que tampoco estará ahí la solución.
Evitarte ,te felicito , és un toda una suerte y un privilegio tenerlo tan claro.
Por supuesto que estoy ahora mismo mirándome la palma de la mano..como era eso del índice y el anular...?

mayo 06, 2007 1:02 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Que no, que no y que no! Que no me creo ni una sola palabra de toda esta explicación genética de la atracción sexual. Acabo de leer la entrevista que Punset le hace a este señor y, lo siento por Punset pero sus respuestas me parecen verdaderamente un insulto a la inteligencia. Por no hablar de que este resurgimiento del biologicismo, ahora impulsado por los presuntos descubrimientos genéticos, para interpretar al ser humano me parece en extremo peligroso, como ya lo han sido otros biologicismos en la historia de consecuencias catastróficas. Además de que leyendo la entrevista parecería que ahora la ciencia se permite no pasar del terreno de la pura conjetura, dejando de lado las constataciones empíricas. Pues conjeturemos, señores, a ver a quién se le ocurre la explicación más surrealista!

Perdona la descarga de bilis en tu espacio, Nosurrender. Es que estas cosas me encienden! :-)

Sólo añadir que menos mal que las cosas no funcionan así. Ya, esto nos aboca de cuando en cuando a lo del decir no o, peor, a oír cómo nos dicen que no. Pero si no hubiera la posibilidad de que nos lo soltaran, ¿qué gracia tendría entonces que otras veces nos dijeran que sí? Si no se puede ganar o perder, no hay juego.

Muy buena la letra de Dylan!

Un beso

mayo 06, 2007 9:23 a. m.  
Blogger Rayuela Palatina dijo...

Por qué siempre alguien tiene que venir a darnos explicaciones científicas sobre todo? Io me ne sbatto!
Además. a veces está bien que te digan que no, eso le da más emocion a la cosa...

Saludos!

p.d. No está escrita la tercera opcion: tener el anular más largo que el indice... yo lo tengo así, soy un extraterrestre o no tengo apetito sexual? Jajajajaja

mayo 06, 2007 9:44 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Enséñame tu manita...

besos in blue

mayo 06, 2007 10:48 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Evitarte, me temo que la tuya era la canción de ayer, y no ésta. It ain’t me baby es la otra cara de la moneda, quizás. Es una preciosa canción, aunque sea tan dura. Una canción preciosa para hacer una buena versión en un buen concierto ;)

Mk, estoy contigo: hay que mirar menos a las manos y más a los ojos. Como hacía -también más abajo- Antoine Dionel frente al espejo. Y deja de mirarte los dedos, seguro que los tienes muy bonitos ;)

No es lo mío el biologicismo, Antígona. Pero me parecía una manera más bien divertida de plantear el tema de los desencuentros emocionales. Los descubrimientos biológicos y genéticos que estamos viendo en estos tiempos son increíbles y maravillosos granos de arena en una playa por explorar, pienso. Y también te doy la razón en que para poder ganar hay que conocer la derrota, claro que sí.

Tu bilis es siempre bienvenida, Antígona; en este blog tenemos un buen servicio de limpieza :) Un beso

Rayuela, los científicos tratan de buscar explicaciones y plantean teorías demasiado inductivistas a veces. Pero al final somos nosotros quienes nos enfrentamos a nosotros mismos a nuestras circunstancias; la emoción sigue ahí. En cuanto a lo de tus dedos, ¡no tengo la menor idea!

Sintagma, mi dedo anular es ligeramente más pequeño que el índice, pero no sé bien cómo encaja eso en mi gusto por los hombres :P

mayo 06, 2007 12:54 p. m.  
Blogger AnA dijo...

Ayyy Lagarto, qué disgusto! Según la Teoría de Johnston lo mío es inclinación al macho...Mi lado salvaje!!!!
Dónde irán mis teorías sobre el feminismo?
Dónde?
Usted y la duda.
A

mayo 06, 2007 12:54 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vaya, admirada Ana. Quizás el feminismo tenga también que ver con una exposición determinada a la testosterona en el útero materno. Habría que hacer un estudio digital en las agrupaciones más relevantes ;)

mayo 06, 2007 12:58 p. m.  
Anonymous cp dijo...

¡Discrepo! No de los científicos que hacen estos estudios, que puede que hasta tengan razón... discrepo de ti: no estoy de acuerdo con que se intenten buscar motivos científicos a algo tan importante como el amor. No quiero que nadie me diga a quién o a qué tipo de persona debo querer, prefiero creer que mi elección sale de mi corazón, o por lo menos de mi cerebro.
Por favor, no convirtamos todo en números.

Postdata: Break on thru to the other side (ábrete paso hasta el otro lado) me parece una clara alusión a las heces, por muy buena que sea la canción.

mayo 06, 2007 1:24 p. m.  
Blogger annabellee dijo...

No puedo evitarlo

mayo 06, 2007 1:55 p. m.  
Blogger Ártemis Sublime dijo...

O ciencia o casualidad, no sé, pero acabo de comprobar la teoría con mis propios dedos y funciona, jajaja!
Respecto a Bob, él siempre sabe decirse excelentemente.

Un abrazo!!!!

mayo 06, 2007 3:08 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

A mi me gustan los hombres muy machos, simpáticos y agradables.

A ver, Señor Profesor De Biopsicología: ¿cómo tengo las manos?

:)

mayo 06, 2007 7:16 p. m.  
Anonymous ladydark dijo...

Esta pseudociencia me recuerda a un libro de astrología que cayó en mis manos, recuerdo que en él se decía que los libra tenemos "hoyuelos" y me dije para mi, van dados, yo de hoyuelos cero, y continuaba el señor de la astrología diciendo que aunque fuera en las rodillas, tenemos hoyuelos... mire usted aunque sea de la celulitis los libra tenemos hoyuelos...
¡qué bien que haya elegido a Stendhal señor lagarto!

mayo 06, 2007 8:30 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

cp, intentaba ser irónico. En cualquier caso, la canción de los Doors habla de drogas psicotrópicas y no de cuestiones fecales. “Abrirse hacia el otro lado” es una alusión más a las puertas de la percepción que marcan muchas de sus canciones. La he puesto por el título, no por las drogas.

Annabelle, claro que no podemos evitarlo. No se puede controlar ni decidir lo que nos a trae o no. Simplemente pasa o no pasa.

Artemis, Bob es terapéutico; siempre sabe qué cuerda tocar.

Arcángel, qué gustos más raros tienes :P

Bueno, ladydark, al menos este señor basa sus estrafalarias teorías en datos científicos. La astrología escapa completamente a la ciencia. Pero, dime, ¿los virgo tenemos hoyuelos? ;) Fabrizio, el protagonista de la Cartuja de Parma, es un tipo fiel a su corazón que no tiene miedo a quedar mal, incluso siendo encarcelado de por vida. Una gran novela.

mayo 06, 2007 8:53 p. m.  
Anonymous ladydark dijo...

Una lástima no tener el libro en cuestión para responderle adecuadamente, me sirvió de entretenimiento una noche en los tiempos que estudiaba y hacia de canguro, la madre de los monstruos era una fan de la astrología por lo que deduje de su biblioteca ;). Habrá que tomar ejemplo de Fabrizio y hacer caso al corazón... ¿Los virgo se dejan llevar por el corazón? :P

mayo 06, 2007 11:50 p. m.  
Blogger un árbol dijo...

Jopé!
Que llevo un rato mirándome el índice y el anular...

Que a mí los machos, dicen mis dedos... y yo que pensaba que no tenía criterio!!

A partir de ahora, sólo machos.
Lo han decidido mis dedos y ese señor tan observador.

De la mano derecha o de la izquierda??
Testosterona??

Dios!!
Aforismo regalado a Milady de Tantamount hace escasos días: TO LA VIDA MATANDO TONTOS Y NO SE ACABAN NUNCA.

Beso.

mayo 07, 2007 12:04 a. m.  
Blogger mandarina azul dijo...

Que al final las manos sirvan para parar los pies es una graciosa paradoja. Si el estudio se basara en los dedos de los pies, entonces los pies servirían para tender manos.

Y yo que pensaba que esto del amor es cosa del corazón... Qué chasco que no haya estudios que se centren en los tamaños comparativos de aurículas y ventrículos.

En fin, que parece que no somos nadie, sólo dedos... :)

mayo 07, 2007 12:21 a. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Joder, lagartito, que se cumple¡ Yo tengo los dedos iguales, el anular y el enano, y me gustan los machos cabríosssssssss, asíng que va a tener razón el tipo. ( TU ERES CABRÍO??? ). Ejem, en fin, que la letra del Dylan es para hacerle una estatua y un templo, y lo que haga falta. A mi me suena, porque el barman me la canta todos los días de diferentes formas, pero el fondo es el mismo: no soy yo, nenaaaaaaaaaaaa
Preciosa, la letra, preciosa.
Un beso, por cierto, de jamón, qué tal andamos??? Ursula se está cabreando... ya te vale...

mayo 07, 2007 12:35 a. m.  
Blogger Mavi dijo...

Lagarto, ahora tengo una duda, si no respondes al estereotipo de este señor, ¿soy un bicho raro?, ay Dios mío lo que me faltaba.
A mi es cierto que siempre me atrae un estereotipo, que desde luego no es el más recomendable, pero no se corresponde con el largo de mi dedo índice, quizá debería reducir el tamaño del anular. Ay no, que daño!!

Besos, te noto muy animado, ya me contarás los motivos, y no vale decir que es la primavera!!!

mayo 07, 2007 9:55 a. m.  
Blogger el santo job dijo...

naaaaa
no me gusta la idea
la proximidad del error es lo que dá emoción a las cosas
por cierto, gracias por el video del tio Bob!

mayo 07, 2007 10:01 a. m.  
Blogger La interrogación dijo...

Yo estudié psicología y la cantidad de teorías peregrinas que hay para explicar cualquier conducta es inverosímil. Así que yo me quedo con las canciones de Boy Bylan que es capaz de decir una y otra cosa con una poesía absolutamente alejada de teorías...

mayo 07, 2007 11:44 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Durante una época un amigo me comento que las chicas con tobillos estrechos eran poco menos que ninfómanas, así que me pase un monton de meses sonriendo a las chicas con esas características (con el consiguiente descojono por su parte), ahora que se me había pasado esa fiebre vas tú y me incitas a sonreir a todas las chicas que...tengo que mirar las que me correspondan a mi, pero ¿te imaginas en la cola del Ahorra Más, un pervertido como yo, mirando las manos de todas las chicas???...:D

mayo 07, 2007 11:53 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ladydark, los virgo estamos obsesionados con las horas, me han dicho hace poco. Quizás entonces nuestro corazón no haga pum-pum sino tic-tac :P Supongo que en la vida hay que hacer consenso parlamentario con todo; corazón, cabeza, estómago y genitales, principalmente.

Un árbol, prueba a mirar en los ojos de quien te mira, además de los dedos. Seguro que eso te ayudará un poco. Un beso.

Mandarina, sigue siendo cosa del corazón. Supongo que ese señor simplemente busca reflejos de lo que realmente ocurre por dentro. Pero podemos encargar una encuesta de ventrículos y aurículas, a ver qué sale ;)

Maléfica, te juro que cuando leí aquella entrevista con este señor me acordé de ti. Me decía ¡como la maléfica tenga el anular menor que el índice es que el estudio es mentira! :P deberías ser tú quien le cantara a tu barman otra de Dylan, everything is broken, ya verás como te suena lo que dice.

Mavi, ¿porqué no alargas el índice, mejor? Estíralo todo lo que puedas cuando veas a tu próxima víctima :P

Santo Job, tienes razón ¿qué sería de determinadas apuestas morbosas entre amigos, si no? El video es de la gira del Desire, a mediados de los setenta, un momento muy creativo de Bob Dylan.

Interrogación, Dylan tiene una canción perfecta para cada estado de ánimo, para cada experiencia de vida. Como decía un amigo, habría que crear una cátedra de psicología que desarrollara la dylanterapia.

Atikus, un lío, sí. Yo creo que será mejor volver a las miradas clásicas; ¡a los pechos directamente! :P

mayo 07, 2007 1:03 p. m.  
Blogger Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Pues habrá que comprarse un calibre para ir midiendo por ahí los dedos que nos vamos encontrando.
Un abrazo.

mayo 07, 2007 1:18 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

¡Uy, pues en mi caso coincide! ¡Jajajajajaja!

Un momento, que voy a mirarle a mi hermana las manos, que ella tiene el gusto para los homens radicalmente opuesto al mío. Ahora vuelvo.

(...)


¡Jajajajaja! ¡También coincide! ¡Qué bueno, qué casualidad!

mayo 07, 2007 2:52 p. m.  
Anonymous miss missing dijo...

Nada más leer las dos líneas me he tenido que mirar los dedos. ;) Pero me pregunto ¿cuál de las dos manos? ¿la derecha o la izquierda? ¿O valen lo mismo? Cuando te "leen" la mano, no lo es.

Y eso de anticiparte... lo veo muy descafeinado... porque no vas a ir por la discoteca con una regla midiendo el pulgar y el índice... primero porque te tomarán por loco, segundo te daran un buena "galleta" y con razón.

La canción del Dylan, muy acertada. Por lo menos se lo dice a la cara: "Mira nena, no te empeñes que yo no sirvo para ser compañero tuyo."

Un beso. :)

mayo 07, 2007 7:35 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Pero es que ese es el salpichirri de la vida¡

Hay que arriesgarse, el que no se arriesga no gana.

;)

mayo 07, 2007 10:13 p. m.  
Anonymous peter dijo...

Oiga don Lagarto... el profesor Johnston, ¿no tiene una teoria para medir en las manos del hombre el gusto por las mujeres?

Genial canción, lo que me obliga a apurarme a comprar bocinas nuevas, por que las que tengo se descompusieron. Muchas gracias por compartir dylanismos.

Y por ultimo le quiero preguntar: ¿Son de usted las traducciones?. Por que tengo una canción en las que tengo ciertas dudas y pues a ver si me ayudaba un poco, je, que confianzudo, no?.

Saludos!!

mayo 07, 2007 11:27 p. m.  
Blogger Lunarroja dijo...

¡¡Hay que ver lo que dan de sí unos cuantos centímetros de más...!!

mayo 08, 2007 12:15 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gregorio, no sería mala idea. Pero no hay que olvidarse de medir también la sonrisa.

Vaya, tamaruca. Veo que a las del fenotipo “maléfica” os coincide la cosa :P

Miss missing, a mí no me preguntes, que tú eres la bióloga! ;) un beso

Los pasos, estoy completamente de acuerdo: Hay que jugar. Rien ne va plus!

Peter, eso me preguntaba yo cuando leía la entrevista. Me extrañó que sólo pusiera el ejemplo de las mujeres. En cualquier caso, amigo, no creo que le necesite; sé muy bien cómo me gustan las mujeres. Yo te intento traducir lo que quieras, Peter, claro.

Lunarroja, por Dios, ¡qué obsesión con el tamaño! :P

mayo 08, 2007 10:21 a. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

"Everything is broken", no me se la letra de Dylan, pero te aseguro que tengo la mía propia, y mi guitarra española que toco de miedo, así que será cuestión de liarse las trenzas, prenderse el cigarro en la boca, y con la mirada mas canalla nunca regalada a él, decirle, nene, esto está mas roto que la hostia... que yo soy necesaria???? Ufffffffffff, tanto cómo eso, quizás no tan imprescindible cómo otras.....ale, tomamodestiaaaaaaaaaaa
Sí, el estudio funciona y es real, mis dedos son iguales de cabrones los dos, me delatan, ahora esconderé las manos debajo de la mesa, cada vez que alguien tenga a capricho el mirármelas.
Muchos besos, lagart, tú mucho rollo del jamón, pero no te invitas a nada....cagaooooooo, bueno, y Ursula..... está hasta los cojnes de tus invitaciones virtuales que no reales...jejejeje, cuídate jodíooooooooo

mayo 08, 2007 2:36 p. m.  
Blogger Klaudia Gantús dijo...

esta es la ke mas me gusta tokar.
ahí le has vuelto a dar lagartito...
estamos muy dylanianos, no crees?
este señor se las sabe todas, ud, casi :***** jajjajaj

mayo 08, 2007 7:46 p. m.  
Anonymous Sonámbula dijo...

El científico tiene razón. Está comprobado. Es más, si la masa elevada al cubo del dedo pulgar coincide con el área de la uña del dedo meñique dividido por diez, te gustan los toreros, los maestros de primaria y el vecino del quinto. Luego hay otro informe científico sobre la relación directa entre el tamaño del dedo gordo del pie y la elección de la carrera y/o la vocación profesional. No es por presumir pero, lo hice yo, fue una de mis tesis doctorales. Lleva muchos cálculos matemáticos por eso no lo puedo transcribir... oye... ¿cual es el dedo anular?... siempre me confundo...

mayo 08, 2007 9:57 p. m.  
Blogger Valeria dijo...

Me he mirado los dedos claro,
y son exactos...

Si que es una letra con una negativa elegante.

mayo 09, 2007 9:13 p. m.  
Blogger bank dijo...

Yo sabía lo de la química, pero esto me coge en bragas y sin saber cómo se llaman mis dedos. Así me va. (¿Cual es el anular? ¿el jota?)

Rebuenas, nos, aquí una retornando.

mayo 13, 2007 1:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home