jueves, julio 12, 2007

Aquí, en Youngstown

Quizás hay que leer a George Lakoff para comprender mejor porqué es normal que muchos obreros voten a la derecha y muchos millonarios capitalistas lo hagan a la izquierda.

Las personas, contrariamente a lo que creen algunos voceros, votamos por valores y no por interés económico.

No miramos a la Realidad, sino a los marcos que envuelven a ésta. Y este marco está condicionado por las preguntas más atávicas acerca de la condición humana; si somos buenos por naturaleza o lobos hambrientos, si el Mundo es un lugar amable o una cárcel del alma, si existe Dios o, por el contrario, existimos nosotros.



Warren Buffet es un multimillonario norteamericano. Según la decadente revista Forbes ocupa el puesto número 3 entre las mayores fortunas de mundo. Hizo su fortuna en Wall Street, en la bolsa neoyorquina, invirtiendo en divisas y derivados hasta convertirse en una de las personas más influyentes del mundo financiero de los Estados Unidos.

Warren Buffet está indignado por los pocos impuestos que paga. Le parece aberrante que se elimine el impuesto de sucesiones y asegura que toda su fortuna pasará a manos de la Fundación Buffet porque no cree que sea justo que lo hereden sus hijos por simple lotería genética. No les dejará nada.

En un reciente acto de apoyo a la candidata demócrata Clinton denunció la tremenda injusticia de que, de acuerdo con el sistema fiscal actual en los Estados Unidos, él haya pagado un 17,7% de impuestos por los más de 46 millones de dólares ingresados en el último año mientras que sus secretarias han debido pagar en torno a un 35%. El señor Buffet retó a los multimillonarios americanos a que prueben que pagan más porcentaje que sus subordinados y apostó públicamente un millón de dólares con quien pueda demostrarlo.


Desde el valle de Monongahela
hasta las montañas de hierro de Mesabí
y hasta las minas de carbón de los Apalaches,
mi historia siempre es la misma;
setecientas toneladas de metal al día.
Ahora, señor, me dice que es que el mundo ha cambiado, ahora.
Ahora, que le hice tan rico.
Lo bastante rico como para olvidar mi nombre

Aquí en Youngstown,
Aquí en Youngstown,
mi dulce Jenny,
me estoy hundiendo.
Aquí, cariño, en Youngstown

Cuando me muera no quiero saber nada del cielo,
no valdría para estar allí.
Rezo para que el diablo venga y me lleve
A los ardientes hornos del infierno

(Bruce Springsteen, 1995)




Un libro para el señor Buffet: No pienses en un elefante, de George Lakoff

Una canción para el señor Buffet: Youngstown, de Bruce Springsteen

Una película para el señor Buffet: Wall Street, de Oliver Stone

18 Comments:

Blogger Escéptico dijo...

Es injusto de cojones. Yo aquí, por mis 46 millones de dólares, he pagado más que él.

julio 12, 2007 7:28 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Bien por los beneficiarios de la Fundación. Ahora, sincerémonos: si nuestro padre fuera el tercer hombre más rico, y anunciara que no nos dejará nada... ¿qué haríamos?

julio 12, 2007 10:26 p. m.  
Blogger Escéptico dijo...

Yo me tiraba a su amante. Que seguro que sería rubia y tetona.

julio 12, 2007 10:56 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Está ud muy reivindicativo, no???? Yo si mi padre no me dejase nada, que me la pela, pues mira, coño, es su vida, que haga con su pasta lo que quiera, yo me valgo con mis pocos euritos... Respecto a lo de las secres, es aberrante... pero es que en USA, son cómo un poco cabronazos, no?.. y que mas... pues que no tengo aire acondicionado, coño, y estoy muerta de calor, y pasaba a saludarte, y a decirte que la Ursula ya está sin novio otra vez, porque es muexigente, y yo tenía ganas de jamón sánchez romero...y en fin... una excusa cómo otra cualuquiera para decirte que eres un majorro. Bss, castos, que luego dices cosas raras de que me tire a los lagartos... y tío... yo de zoofilia, cero. ( seguro ahora te molo menos porque no le pego a todo.....fijo¡ )

julio 12, 2007 11:36 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

NoSurrender, no tengo tan claro que sean muchos los millonarios capitalistas que voten a la izquierda. No se llega a millonario capitalista así como así, sino por una férrea convicción en una serie de valores que luego, no digo que no, pueden tal vez cambiar.

Me alegro de que sea el caso de ese Buffet, que al menos desde su atalaya de poder económico conserva unas cuantas neuronas de las buenas y cierto sentido de la justicia. No puede dejar de alabarse, aunque en su posición tal vez sea fácil, ese cuestionamiento del sistema fiscal estadounidense. Pero me encantaría preguntarle qué hará su fundación con tanto dinero. Creo que la pregunta no es trivial.

Preciosa la canción y muy apropiada para el tema. Por ese Springsteen tan joven y apuesto daba yo todos los millones que tuviera para que no se hundiera más :P

¡Un beso!

julio 13, 2007 12:23 a. m.  
Blogger Mari dijo...

He conocido a algunos millonarios que aportan millones al negocio del Arte. Algunos dicen que lo hacen por ahorarse impuestos, no lo sé. Quién lo sabe. Lo que me parece increible es que aquí en pleno NY, uno pueda constatar la diferencia hiperbólica en la que esta sociedad está sumergida. En mi país natal, donde miles mueren desnutridos, si alguien se enferma puedde ir a un hospital público y ser atendido por una fraccción de lo que cuesta en este país. Enfermarse sin seguro médico en los EEUU es un suicidio económico. Acabo de salir del hospital y la factura salió 37, 000 dólares. Si no hubiese tenido seguro, no sé que sería de mí. El arte me importa, claro que si, pero pagar tantos impuestos en este país para no tener cobertura medica estatal es el mayor crimen que este país comete contra su población.

julio 13, 2007 2:18 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, escéptico, en este país, si haces que tus ingresos los perciba una sociedad cotizarás quince puntos por debajo del tipo marginal. Si a eso añades el poder pasar como gastos el coche, la comida, los viajes… no es muy diferente en España, no.

Arcángel, no creo que tengan muchos problemas los hijos en tener un puestecito en la Fundación, de varias decenas de miles de dólares de sueldo mensual.

Escéptico, luego me la pasas.

Maléfica, por Dios… con lo inocente que soy yo… pero el jamón, siempre Joselito ¿eh? Y saluda a la 105 de mi parte.

Antígona, la verdad es que no estoy seguro de cuales son los mecanismos para llegar a ser millonario: no me interesan, no me motivan. En cualquier caso, Bruce Springsteen también es millonario de izquierdas y ha seguido un camino bastante diferente al de Buffet. Según veo en Internet, la mayor parte del dinero de la Fundación se destina a escuelas públicas. Un beso!

Mari, el tema de la sanidad pública es un eterno debate en USA, sí. En cualquier caso, el presidente Bush lo dice sin reparos: vuestros impuestos van a parar a mantener la Guerra en Irak, en detrimento de las prestaciones sociales. Gore perdió, Kerry perdió. That’s the Fact.

julio 13, 2007 10:05 a. m.  
Blogger atikus dijo...

JO, pues no será que odia a sus hijos...o sera que he visto muchos capitulos de Falcon Crest?
El caso es que ser tan podridamente rico no me cuadra con ser una persona generosa (tengas una fundación o no), pero eso es hablar por hablar supongo...

julio 13, 2007 12:25 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Pero no os olvidéis de que "Los ricos también lloran"...

julio 13, 2007 1:42 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. dijo...

Ay de aquel...que haciendo lo propio cree justo su indecencia!

Te leo, pero desecho increpar con diserciones no teorizables e "inargumentables". No es que no me revuelvan los sentidos, es que no quiero "desatarme" con opiniones desmedidas sobre el tema.

Tu escritura la leo afable, sin radicalismos y cuestionable.

Olimpia.

julio 13, 2007 4:15 p. m.  
Blogger el santo job dijo...

me faltan millones para poderlo demostrar
no obstante, un aplauso por un señor así
...si en Gomorra encontrásemos al menos 50 justos....
Lot, abandona Gomorra, que mañana me la cargo

julio 13, 2007 6:44 p. m.  
Blogger AnA dijo...

Me da un pálpito keynesiano este post.
Muy bueno. Sencillamente sublime.
Gracias Lagarto.
AA

julio 13, 2007 11:30 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

Me reconozco francamente impresionada por el señor Warren. Aunque suene duro, quizá les esté haciendo un favor a sus hijos. Es complicado encontrar personas con esa generosidad, el exceso de dinero atrofia las neuronas...

Un besito :*

julio 14, 2007 11:32 a. m.  
Anonymous missing dijo...

Atónita estoy. Bueno, espero que la fundación por lo menos sea limpia y transparente que no como Anesvad que ha cesado su actividad porque desviaban los fondos de las donaciones a inmobiliaras en vez de a los niños que se apadrinaban.

Besos. :)

julio 14, 2007 8:31 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, la verdad es que no conozco la suficiente cantidad de multimillonarios como para poder hacer un estudio estadístico con poco margen de error. Supongo que los hay más dignos que otros en su manera de hacer riqueza. No lo sé. En cualquier caso es un mundo que me resulta completamente ajeno.

Sintagma, pobrecitos, sí :P

Olimpia, todas las opiniones son legítimas, incluso interesantes. Gracias por lo de afable, radical y, por supuesto, por lo cuestionable ;)

Una pena lo de Gomorra, Job. Seguro que lo pasaban mejor allí que en Nebraska

Gracias a ti, Ana. Por abrirme a Lakoff. Claro.

Tamaruca, si el exceso de dinero atrofia las neuronas, seguro que puede pagar a alguien para que ponga las suyas a tu disposición ;) ¡yo vendo las mías a tiempo parcial! Besos

Missing, no sé cómo será esta fundación, pero seguro que sus dirigentes supremos no tienen la necesidad de trincar de ella; ya vienen hechos multimillonarios :)

julio 15, 2007 12:17 a. m.  
Blogger Patricia dijo...

Hola amigo, me gusta tu blog, lo visitaré con calma, puedes visitar el mío antes de votar?. Gracias.
Un abrazo.

julio 15, 2007 8:14 a. m.  
Blogger atikus dijo...

y si les reunimos para decirles que tenemos que hacer una tesis...la entrada a 1000 euritos???, les regalamos una copia;)

julio 15, 2007 1:09 p. m.  
Blogger Simplemente Olimpia. dijo...

Escribí; "sin" radicalismos.

Olimpia

julio 16, 2007 2:25 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home