lunes, diciembre 03, 2007

Hombre del sur

Hombre del Sur es una inquietante historia del autor galés Roald Dahl , de la que Hitchcock y Tarantino hicieron distintas versiones cinematográficas. Yo me quedo con la del inglés, que, a pesar de ser menos conocida que la de Tarantino, está protagonizada por mi inconmensurable abuelo John Huston y tiene ese sello Alfred Hitchcock inconfundible.

Dejo aquí un pequeño diálogo que he tomado de aquí y que es una traducción del texto original de Dahl:



-¡Oiga, oiga, espere un momento! –El chico se recostó en la hamaca y sonrió-. No puedo consentir que apueste eso, es una locura.

-No es una locura. Usted enciende su mechero y el Cadillac es suyo. Le gustaría tener un Cadillac, ¿verdad?

-Claro que me gustaría tener un Cadillac. –El cadete seguía sonriendo.

-De acuerdo, yo apuesto mi Cadillac.

-¿Y qué apuesto yo? –preguntó el americano.

El hombrecillo quitó cuidadosamente la vitola del cigarro todavía sin encender.

-Yo no le pido, amigo mío, que apueste algo que esté fuera de sus posibilidades, ¿Comprende?

-Entonces, ¿qué puedo apostar?

-Se lo voy a poner fácil. ¿De acuerdo?

-De acuerdo, póngamelo fácil.

-Tiene que ser algo de lo cual usted pueda desprenderse y que en caso de perderlo no sea motivo de mucha molestia. ¿Le parece bien?

-¿Por ejemplo?

-Por ejemplo, el dedo meñique de su mano izquierda.

-¿Mi qué? –dejó de reír el muchacho.

-Sí. ¿Por qué no? Si gana se queda con mi coche. Si pierde, me quedo con su dedo.

-No le comprendo. ¿Qué quiere decir quedarse con mi dedo?

-Se lo corto.


Inquietante ¿verdad? Os dejo aquí el corto completo de Hitchcock sobre esta historia, así podréis ver cómo acaba la cosa. He dicho corto, sí. Porque Hitchcock amaba el lenguaje del corto, como tantos otros grandes del cine, a pesar de los intereses comerciales de la industria cinematográfica española por dejarlos fuera de sus (horteras) ceremonias de entrega de Premios Goya.





Pero, claro, debemos preguntarnos, ¿para qué sirve realmente el dedo meñique, si no eres músico, ni acumulas cera en las orejas, ni bebes té con la nobleza británica?

O, mejor dicho, la pregunta clave debería ser ¿se liga más (y mejor) con dos meñiques o con un cadillac y un meñique? ¿eh?



Una película para los amantes de sus dedos: Four rooms, de Allison Anders, Alexandre Rockwell, Robert Rodríguez y Quentin Tarantino

Un libro para los amantes de sus dedos: Estación de la mano, de Julio Cortázar

Una canción para los amantes de sus dedos: Wrapped around your finger, The Police.

49 Comments:

Anonymous sofia dijo...

con four rooms no sabes lo que me pude reir y la he buscado y buscado ..y no la encuentro!

hacer juego con los dedos, es divertido



:D

diciembre 03, 2007 9:37 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

JODER, QUÉ BESTIAL EL CORTOOOOOOOOOO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Qué ritmo, qué actores, qué grande el Houston, y después, Kin Novac dejando al descubierto esa mano... buenísimo¡¡¡ Me ha encantado, sobre todo la atmósfera esa hortera que sólo puede recrear así de bien un grande cómo el gordo.. Oye, y en el casino, cuando Melanie está comiendo, la que le va quitar el plato, es su madre, no? La Hedren, es???? Parecía...
Me ha chiflado¡ La verdad es que quitar de la ceremonia de los goya los cortos, es cómo quitar de la navidad los carrefures y cortesingleses... pero si un corto es un proyecto inicial de alguien que no puede de momento grabar en largo y que con una buena idea y un mínimo presupuesto... no todos, se dan a conocer, y de ahí, pueden algunos, hacer realidad el sueño de grabar algo grande, y de tamaño peli. Digamos que son los hijos de las pelis... y van y los sacan de su propio contexto... pero si de allí nacen todas las grandes historias y muchos de los directores que conocemos que valen un poco la pena... no entiendo nada...
Respecto a lo del meñique, no creo que el galán del corto hubiera sufrido ninguna consecuencia nefasta después de... demasiado guapo, bravucón, y cara de estúpidoliganenasfáciles.... vamos, un clon de uno que yo me se. Es cómo si me viene Noriega sin un dedo, y miro alrededor, y veo a todos los cayosmalayos con todos sus dedos...hombreporamordeldiosdelpockerrrrrrr, que decía un amigo mío.... ME LO QUEDO, SIN DEDO, ME LO QUEDO.
AAAAAAAy, me voy a la cama con buen sabor de boca, me encantó el corto, retrocedí a esa estética ochentera-noventera cutrelux... molabamolabaaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡¡
Un besazo, me has hecho resucitar un poquito, eh, lagartijo¡¡¡¡¡ BSAZOS¡

diciembre 03, 2007 10:51 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Es curioso: si alguien me pidiera que narrara una escena de una película de Tarantino, ésta escena es la que me vendría a la mente, mucho antes que cualquiera de Kill Bill o Tiempos violentos.

diciembre 03, 2007 11:04 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Hombre, pues si te cortas el meñique ya no puedes ser un guerrero Yakuza, ni llevar un pedrolo de oro...piénsatelo bien.
Bicos reflexivos.

diciembre 03, 2007 11:05 p. m.  
Blogger AA dijo...

Me ha hecho usted reir..Lagarto...yo por un cadillac me dejo manipular,creo..mmm.
Lo de los cortos y los Goya..no puedo estar más de acuerdo. ´
Besos
A

diciembre 04, 2007 11:11 a. m.  
Blogger Luigi dijo...

je, je, je, buena selección del maestro de maestros.

Sobre los Goya, no le extrañe. Ya sabe que, excepto unas honrosas y escasas excepciones, el cine en España es un coto de chupópteros de las subvenciones públicas. Así que cuanto menos a repartir, mejor para ellos.

diciembre 04, 2007 1:16 p. m.  
Blogger Escéptico dijo...

¡Pero qué grande eres, cooooño!

diciembre 04, 2007 4:44 p. m.  
Blogger MK dijo...

Yo no me desprendería de ninguno de mis meniques por un Cadillac.
En cuanto al tema , después de leer tu admiración por el doctor Lecter, y conociendo la base de su dieta...

diciembre 04, 2007 6:09 p. m.  
Blogger Kamosisa dijo...

Llegué a ese corto por la peli de Tarantino. Coche o dedo. Ambos marcan una dirección definitiva. En Madrid, un placer.

diciembre 04, 2007 6:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sofía, pues siempre pensé que sería más fácil de encontrar Four Romos que esta historia corta de Hitchcock. Tarantino tiene un punto más moderno que el inglés... aunque sólo en teoría ;)

Tremends, ese gordo era muy grande y este corto está lleno de detalles hasta en las secuencias de transición. No sé si esa camarera es la madre de la Griffith, no he encontrado en la red ninguna ficha tan completa. Pero podría ser, ya sabes que Hitchcock la adoraba. Anoche mismo leí que la Academia cambiará de decisión y mantendrá los cortos en la ceremonia, por cierto. Besos tremendos.

diciembre 04, 2007 6:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Arcángel, Tarantino escribe buenas historias también. Pulp fiction es uno de mis iconos, sin duda. Cre que de Tarantino me quedaría con la Uma bailando sola en salón del Travolta con la gabardina puesta.

Lula, no hay problema. No soy de llevar pedrolos de oro encima, la verdad. Y de la cultura japonesa, me basta con acercarme de vez en cuando a un restaurante y leer algo de Murakami: se puede renunciar a ser un Yakuza. Lo importante es si se tiene más sesapíl con cadillac o con meñique. Y ahí es donde ya no estoy tan seguro.

diciembre 04, 2007 6:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mi admirada Ana, ríase todo lo que pueda, que es buenísimo para el cutis. Le apunto al bando de los que cambiarían su meñique por un cadillac, entonces. No es mala idea; ese coche es lo suficientemente grande como para ocultar parte de la mano tras él en caso de apuro ;) Besos!

Luigi, la cultura de la subvención no tiene porqué ser mala per se para el cine. Een Francia funcionó muy bien, por ejemplo. El cine es una industria de escala porque casi todo son costes fijos. Y Hollywood vende por productos sus paquetes, tanto a las salas como a las teles. Así que no queda espacio físico para colocar productos españoles de una manera natural; es un mercado que tiende a monopolizase. Lo malo es que esa cultura de subvención crea verdaderos grupos de poder y de interés que se reparten entre ellos los recursos. Hay gente muy buena y muy digna en ese sector

diciembre 04, 2007 6:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Escéptico, me sonrojas. Todo el mérito es de Dahl, Hitchcock y Huston. Yo sí que daría el meñique por hacer algo así.

Mk, no te voy a preguntar qué usos das a tus meñiques, que a lo mejor son cosas muy privadas :P . No sé, la verdad es que entregamos un tercio de nuestras horas de vida al trabajo, para comprar cosas que realmente no necesitamos ¿no crees? Nunca he comido dedos humanos, todo lo más parecido, alitas de pollo. Pero quién sabe, quizás algún día... :)

Kamosisa, yo tuve la oportunidad de ver antes la de Hitchcock. Cosas de la edad, supongo. Yo tengo un coche normalito y dos meñiques. Y me va estupendamente así! Un placer haberos conocido en Madrid, claro que sí.

diciembre 04, 2007 6:59 p. m.  
Blogger Mityu dijo...

No he podido ver el corto en tu espacio, nosurrender. Por alguna razón el servidor no responde, pero creo recordarlo encuadrado en una serie televisiva hace bastantes años. Quizá por eso recuerdo con mucha inquietud aquellas apuestas, y me parecían y ese pensamiento se mantiene flotando hasta el día de hoy, una muestra obscena, por el evidencia física de la avaricia, del enganche que supone la apuesta, esa fibra oscura que tal vez tenemos todos escondida tras un premio diferente.
Sí, recuerdo esa escena en la que ella se quita el guante y aparece más un muñón que una mano.
Pero sin duda mis recuerdos me engañan, porque no encuentro el punto jocoso.
Un saludo.

diciembre 04, 2007 7:31 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Sí, recuerdo que en su momento me impactó mucho. Es que sólo pensarlo es como si se notase el dolor del dedo. Aysss.

diciembre 04, 2007 7:41 p. m.  
Blogger Luigi dijo...

Lo dicho, "salvo honrosas y escasas excepciones".

La subvención ha degenerado en servilismo político, casi con tintes mafiosos, que degenera en bodrios que no se mantienen en cartelera ni una semana por falta de espectadores.

Con mi dinero no, gracias.

diciembre 04, 2007 8:09 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

Bueno, seré 100% cruelmente sincera como viene siendo habitual en mí: mi obsesión por las manos bonitas (esto implica repulsión por las que no me lo parecen) no tendría dudas en escoger a un hombre con 10 dedos antes que a un tipo con 9 por muy espectacular que fuese su cadillac.

Respecto al riesgo, dependo de muchos factores pero, principalmente, creo que podríamos centrarnos en un par: probabilidad y consecuencia. Si hiciésemos una gráfica 3D con estos ejes de coordenadas, por muy pequeña que fuese la probabilidad d eperder, la consecuencia me parece TAN horrible, que no apostaría. Es como la entrada en la que hablas de las cajas que te dan dinero o matan a tu ser más querido; no me ocurre consecuencia peor, y eso implica un factor de riesgo máximo.

Un besazo, siento el rollo pero es que tus textos siempre son inspiradores así que te aguantas, mmuaa..

diciembre 04, 2007 8:47 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Ay, doctor Lagarto, que últimamente nos plantea usted cada disyuntiva...

Aunque yo, como Tam, lo tengo claro: antes un hombre con dos meñiques y aun cuando ni tan siquiera tuviera coche. Primera, porque no soy de las que se deslumbran ante un cadillac, que lo importante no es el vehículo sino el tipo que va dentro. Y casi que cuanto mayor y más imponente el coche, peor me lo pones, porque me temo que más probabilidades existen de que determinadas partes de la anatomía de su conductor tengan unas proporciones, ejem, lo que se dice no del todo suficientes, dadas las conocidas leyes de compensación que rigen en algunas mentes masculinas. Como reputado psicoanalista, doctor Lagarto, sabrá perfectamente de qué le hablo :P

Y segunda, porque si descubriera al poco -y esas cosas no tardan mucho en descubrirse- que al tipo le falta un meñique, me acordaría de inmediato de esta siniestra historia de Hitchcock, que ya me impresionó bastante siendo niña, y me pondría a pensar si en efecto el tipo no lo habría perdido en alguna apuesta. Y alguien capaz de apostarse un dedo por un coche vete tú a saber si no acabaría apostando la cabeza de su amada por un castillo en la riviera francesa. ¡Vade retro, Satanás! :P

En cuanto al tema de los cortos, creo que estoy de acuerdo con las declaraciones de Javier San Román que aparecen en el artículo que linkas. Pese al agravio comparativo, otorgar los premios que les corresponden en una gala aparte hubiera dado a los cortos mayor relevancia de la que suelen tener en el acto oficial. No obstante, toda esta polémica no va a dejar de favorecerles, y estoy segura de que este año el público estará mucho más atento a los premiados que los anteriores.

A ver si hay suerte para "Proverbio chino".

¡Un beso!

diciembre 04, 2007 10:33 p. m.  
Blogger Churra dijo...

Pues oye ahora entiendo yo a uno que conoci que siempre decia ..me apuesto del dedo meñique del pie que no me sirve para nada .
Inquietante y genial la escena .
Un abrazo

diciembre 05, 2007 12:00 p. m.  
Blogger Coronel Kurtz dijo...

Este corto está muy bien, en la linea que Hitchcock acostumbra. Además el reparto es bestial. Sólo él podría conseguir esos actores para un "simple" corto.
Con la versión de Tarantino me reí mucho, mucho. He de confesar que este director, junto con Coppola, Scorsese y, por supuesto, Eastwood, es de lo mejor del panorama cinematográfico actual. El montaje final es prodigioso. De hecho es la única historia con la que me quedo de Four Rooms.
Creo que no has tenido en cuenta la utilidad del meñique para sacarse pelotillas mientras conduces... un cadillac o un 600.
Un saludo

diciembre 05, 2007 2:24 p. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

Me encantan los cuentos para niños de Roald Dahl. "Cuentos en verso para niños perversos" es uno de ellos; genial.

Con respecto a Alfred... de lo mejorcito que he visto.

En cuanto a los Goya y la marginación de los cortos en la entrega: vergonzoso e inexplicable (tengo amigos implicados y, en fin, prefiero no decir nada más, que me hierve la sangre...)

Muchos besos.
Ah, mmuy buenas recomendaciones de peli, libro y canción. Más besos

diciembre 05, 2007 5:32 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sí, Mityu. Yo también lo vi en televisión en alguna noche de los años ochenta. La historia habla de avaricia, pero también de tentación. Porque las posibilidades de fallar son casi nulas y el premio muy interesante. En realidad el protagonista no pone en juego su mechero, sino su propia psicología; y es ese viaje al límite del derrumbe lo que excita al personaje de Huston. No tiene punto jocoso esa historia, pero sí excitante al hacer temible lo inconcebible. Un saludo.

Sintagma, realmente vivimos más de impactos que de pan. Aunque conservemos todos los dedos.

diciembre 05, 2007 9:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Luigi, no estoy de acuerdo. No creo que pueda generalizarse ese servilismo político en el cine español. Hay muchos directores que no tienen ningún problema en encontrar productores para sus proyectos siendo claramente de un partido político contrario al que en su momento está en el poder (Garci ahora, o Almodóvar antes, por ejemplo). No hay servilismo porque no hay discriminación, sólo una interminable burocracia. Además las subvenciones públicas no son sólo estatales, sino también de Comunidades Autónomas, ayuntamientos, y, la parte más importante ¡¡televisiones privadas!!

Las subvenciones tienen un límite que queda muy por debajo de los presupuestos habituales de las grandes producciones. No llega nunca a los dos millones de euros, por lo que los nombres más famosos de nuestro cine están muy lejos de esa dependencia. Con una excepción, por cierto: la Comunidad de Madrid ha adelantado ¡¡15 millones de euros!! Para hacer una película sobre el Dos de Mayo. El destinatario de esta subvención es, precisamente, José Luis Garci. De verdad, creo que hay mucho cinismo en todo esto.

Con mi dinero se subvencionan, tienes toda la razón, un montón de películas que son basura, que no tienen el mínimo interés y que no aportan nada a la cultura de este país. Pero también se subvenciona a asociaciones feministas amigas del pueblo saharaui, o a la Iglesia Católica, o a la Fundación FAES... en fin, a cosas con las que me encantaría poder decir “con mi dinero, no”. Vivir en sociedad es jodido, sí :)

diciembre 05, 2007 9:03 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Estupendo, Tamaruca. Los hombres con diez dedos y ningún cadillac te lo agradecemos :) Tiene mucho que ver con la entrada de las cajas, es verdad; debe ser la Navidad y su Lotería, que me altera. Me encantan tus rollos, ¡no los cortes! Besazos, Tam.

Bueno, doctora Antígona. En realidad no es una disyuntiva. Porque, o te quedas con todos tus dedos y el cadillac, o te quedas sin nada. Doctora, respecto al tamaño del coche, le diré que yo tengo uno muy pequeñito. Por compensar, y todo eso que usted tan bien expone :P Si yo perdiera el dedo en esas condiciones y me cruzase con usted, le mentiría y le diría que lo perdí en Isla Perejil (una pena que los españoles no tengamos un Vietnam para impresionar con estas cosas, pero ¡es lo que hay!) Mucha mierda para Proverbio Chino y un beso para usted! Un día tengo que enseñarla mi castillo en la riviera francesa ;)

diciembre 05, 2007 9:03 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Churra, no sé si yo me lo apostaría. Depende para qué. Pero lo que me parece más difícil es encontrar a alguien que acepte como premio un dedo meñique de pie ¿no? :P

Coronel Kurtz, ¿qué tal “el horror”? comparto su selección de cineastas (yo, siendo muy generoso, incluiría a Weir, Allen, Cohen, Scott y alguno más). Por cierto, hace poco coincidí con Scorsese en un evento en Madrid. Suerte con sus pelotillas :P Un saludo y gracias por pasarse por aquí. Seguiremos río arriba.

Madame, a mí me gustó también La fábrica de chocolate, en esa línea. Lo de los Goya parece que se ha solucionado: estarán en la Gala, aunque TVE aún no se ha pronunciado al respecto de si emitirán o no esa entrega. Muchos besos para usted.

diciembre 05, 2007 9:04 p. m.  
Blogger Mari dijo...

ni por un cadillac ni por nada surrender.

diciembre 05, 2007 9:34 p. m.  
Blogger Ex Traño dijo...

el maestro de la intriga convertido a maestro del trhiller psicologico...
me parecio genial, yo no apostaria jamas, me encanto con todo lo que traigo de serie, meñique incluido
un abrazo

diciembre 05, 2007 10:05 p. m.  
Blogger viruta tutuca dijo...

Saludos Amante del buen arte, gracias por pasarte por un lugar menos culto que la creatividad de estos grandes tipos, espero igual que allas disfrutado de nuestras creaciones asi como me parecio de gran interes tu web, genial tu blog, segui manteniendolo de esa manera ya que es muy bueno, saludos y ojala que nos sigamos visitando

diciembre 05, 2007 10:15 p. m.  
Blogger Luigi dijo...

No le falta razón, en cuanto a la complejidad burocrática y que con tantos y diferentes organismos con capacidad de destinar los fondos públicos con criterios dispares, hacen compleja nuestra sociedad.

El Estado tiene otros mecanismos diferentes para proteger las industrias, como el facilitar infraestructuras, eliminación de impuestos e incluso préstamos en condiciones ventajosas.

Corremos el riesgo de valorar si es mejor el Estado intervencionista o el liberal y podríamos eternizarnos en un interesante e interminable debate, pero no creo que este sea el foro.

No quisiera, bajo ningún concepto, desviar la atención de sus siempre tan interesantes, documentados y excelentes posts.

diciembre 06, 2007 1:10 a. m.  
Blogger carrascus dijo...

Esta usted, amigo Nosurrender, planteándonos unas disyuntivas últimamente que nos ponen a prueba... con la de este post yo tenía mis dudas, pero a medida que he ido leyendo los comentarios de las lectoras, y visto sus preferencias sobre los meñiques y los cadillacs, ya le puedo decir que no aceptaría el jueguecito... otra cosa sería que en lugar del cadillac el premio fuese el que proponía usted en el otro post.

Roald Dahl es una auténtica bestia escribiendo desencantos. Por cierto, a los lectores que teneis hijos o sobrinos a los que hacer regalos de Reyes quizás os interese saber que este autor, aparte de escritos macabros, también es el decano de la literatura infantil. Y para hacerles descansar un poco de Harry Potter podríais regalarles "Charlie y la fábrica de chocolate", para que tuviesen otra visión de Willy Wonka... o "Matilda", que seguramente también la habrán visto en el cine... también fue el creador de los Gremlins...

diciembre 06, 2007 3:37 p. m.  
Blogger Isa S.B dijo...

Con Roald Dahl y Hitchcock sólo podían saltar chispas de genialidad...
Saludos.

diciembre 06, 2007 7:29 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mari, veo que te gustan los meñiques. Te vendo uno! ;)

Ex traño, intriga y thriller psicológico son inventos prácticamente de este señor. Yo tampoco me cortaría el meñique, pero sí me limaría de vez en cuando la uña que tengo de serie ;)

Saludos, viruta. Y gracias por pasarte por aquí.

diciembre 07, 2007 11:36 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro Luigi. En realidad lo que en la calle se llama “subvenciones” son muchas veces precisamente eso; préstamos, coproducciones, etc. Las televisiones privadas, por ejemplo, compran los derechos de emisión de esas películas con su impuesto sobre ingresos para el cine español. El hecho es que luego no les compensa emitirlas, sino hacer un write off directamente de esos derechos. El tema del intervencionismo y el liberalismo es muy interesante, como dices, y daría para charlar sobre ello en otro sitio, pero no aquí. Normalmente la cosas no son blancas o negras, sino una complejísima escala de grises.

Claro carrascus. A las mujeres les gustamos más con dos meñiques. Y como para lo que sirve el cadillac es para conseguirlas, pues entonces no merece la pena. A mis hijos les encantó La fábrica de chocolate, sí. Aunque a veces pienso que a mí más que a ellos; hay escenas desternillantes y crueles :)

Isa, es una gran historia, sí. No me extraña su éxito. Un saludo!

diciembre 07, 2007 11:36 a. m.  
Blogger Ñoco Le Bolo dijo...

Me he comido el corto entero
Impresionante!

diciembre 07, 2007 1:22 p. m.  
Blogger rubén dijo...

Joder, descubrí tarde el blog. ¡Juntos Pessoa y Springsteen! Y ahora tengo que decir algo... me quedo con el dedo.

diciembre 07, 2007 1:56 p. m.  
Blogger Berta dijo...

Un dedo meñique no sirve de mucho, pero la amputación, la hemorragia y las cicatrices (físicas y psicológicas) pueden ser, como poco, alarmantes.
Yo hubiera apostado el dedo pequeño del pie. Si tengo posiblidades de ganar un Cadillac en una situación apurada, me lo pienso.

Saludos.
Brillante blog.

diciembre 07, 2007 6:40 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

No estamos para ir regalando dedos, pero de perderlo creo que nos manejaríamos sin él.

El AdBrite,es bastante discreto me tomo nota.

Me recordaste el sticky fingers de los rolling, no es una canción, es toda una portada.

Saludos.

diciembre 07, 2007 11:05 p. m.  
Blogger Sibyla dijo...

Perder un dedo no es nada sugerente, pero creo que la ausencia en sentido estético, nos afectaría más a una fémina que a un varón.
Un Cadillac, para un joven como el del corto, bien valdría la pérdida de un meñique...

diciembre 08, 2007 11:08 a. m.  
Blogger atikus dijo...

No se ya hace cuanto vi el corto...lo que no recordaba era la presentación, jo que bueno, ...que sentido del humor y que ganas de chupar un poquito de cámara, jeje!!

Por cierto, estaba encendiendo el Zippo y se me apago a la cuarta...claro que nunca he tocado muy bien la guitarra,...pero tampoco tengo coche, vamos que prefiero seguir pillando el metro, me parece!!

diciembre 08, 2007 12:08 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ñoco, espero que te haya sentado bien comerlo. Al menos, menos indigesto que un dedo. Salud.

Bueno, Rubén, nunca es tarde para descubrir cosas. Además, por aquí Bruce y Pessoa son muy habituales, eh. Gracias por pasarte por aquí y suerte con tus dedos!

Berta, pero si la medicina avanza que es una barbaridad. Además, cualquier día de estos se pone de moda de nuevo el garfio, ¡siempre tan elegante y útil! Seguro que no echaría de menos su dedo biológico ;) Hay dedos de pie muy, muy sexys. Yo que usted no lo haría. Gracias por pasarse por aquí. Saludos.

diciembre 09, 2007 11:24 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Makiavelo ¿AdBrite? Me temo que no sé de qué me estás hablando... en cuanto al Sticky Fingers, yo, como buen aficionado, tengo la portada auténtica (que había que traer de Londres en aquel tiempo, por la censura) con la bragueta de Jagger y Sister Morphine dentro. Saludos!

Sybila, no sé, no puedo hablar por todo el mundo. Yo prefiero a las chicas con dos meñiques, eso sí. Pero a lo mejor es que ya no soy tan joven... o que no hay quien aparque un cadillac en el centro de Madrid en Navidades. Pero vamos, que me quedo como estoy :)

Atikus, tienes razón. La presentación es genial y no hemos hablado de ella. Y es que Hitchcock tenía un gran sentido del humor. Yo tengo coche, pero no zippo. Así no corro riesgos :)

diciembre 09, 2007 11:25 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Pues yo de lo que tengo ganas es de conocer a algún tipo con seis dedos y no me importaría mucho que el repe fuera el meñique. No soy maniática al respecto.

Me quedo con el zippo y paso de Cadillac, consume menos gasolina. Y con Huston, ays, Huston.

Un beso con el dedo meñique a la vista.

diciembre 10, 2007 11:12 a. m.  
Blogger Valeria dijo...

El dedo, ni hablar. Un Cadillac no deja de ser un coche... y no quedaría bien la manicura :)

Lagarto mosqueao, los cortos estarán presentes.

diciembre 10, 2007 11:18 a. m.  
Blogger el santo job dijo...

uffaaaaa
mequedo con mi dedo al fin y al cabo
me recuerda a aquella escena de yakuza...

diciembre 10, 2007 3:23 p. m.  
Blogger Luigi dijo...

¿Cómo se quita el cerumen de la oreja esta pobre señora?

diciembre 10, 2007 4:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

mmm... Margot, había un pianista en la película Gattaca, eh ;) yo con mis cinco dedos en cada mano tengo suficiente para cualquier necesidad que pueda plantearse, no sé si tú tendrás alguna más... Yo también prefiero el zippo; el cadillac es un engorro y luego personas como la doctora Antígona se pensarían que mis atributos masculinos no están a la altura. Hasta ahí podríamos llegar :P Besos.

Valeria, tienes razón, los cortos entrarán finalmente en la gala. A lo mejor tenemos algo que celebrar por aquí ;)

Santo job, donde esté un dedo que se quite cualquier otro apósito. Claro que sí!

Luigi, con el garfio seguro que se es mucho más contundente en esas labores ¿no crees? :)

diciembre 10, 2007 9:10 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

AdBrite, es el soporte, quizás la empresa, que permite visualizar la pelicula de Hitchcock sin marcas.

Saludos.

diciembre 10, 2007 10:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias, Makiavelo. No me había fijado. Hice un "embed" directamente desde la fuente que cito.

Un saludo!

diciembre 10, 2007 10:44 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Oh! Me ha gustado mucho esta entrada, sin duda la historia me encanta, pero no conocia la version de Hitchcock, es genial :D

diciembre 13, 2007 6:01 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home