martes, octubre 23, 2007

De aplicaciones y estimulaciones

Según el diccionario de la Real Academia Española;


Cunnilingus; Práctica sexual consistente en aplicar la boca a la vulva.


Felación; Estimulación bucal del pene.


Bien, comprendido. Pero me llama la atención la ausencia en el magno diccionario de una acepción del tipo “acción y efecto de…” en estos dos vocablos, como ocurre con la gran mayoría de los sustantivos terminados en “ción”. En castellano no hay un verbo conjugable que defina la acción de “estimular con la boca” lo que se estimula, o de “aplicar la boca” a donde se aplica. El castellano no nos admite usarlo como verbo. La cosa existe -nos dicen los que definen las palabras- y se puede definir, sí. ¡Pero no se hace, porque no tiene forma verbal!

La Academia nos deja saber que el cunnilingus es algo que existe, un cultismo. Pero ajeno a nuestras acciones. No nos deja “cunnilinguar”. Ni felar, claro. Con la afición que tengo yo... en fin, sigamos.

En tshiluba, un idioma hablado por una pequeña tribu del Congo, existe la palabra “ilunga” , cuyo significado es “una persona preparada para perdonar un abuso la primera vez, tolerarlo una segunda vez, pero nunca en una tercera ocasión”; así de precisos son para definir esa situación. Por otra parte, en el idioma de los ñuhú , una tribu india en el norte de México, no existe la palabra “persona”, aunque existen cuatro maneras distintas de decir “todos”.

Porque el lenguaje que usamos es moralista e ideológico. Y coarta nuestra manera de pensar y de Ser en el Mundo.

El idioma castellano nos obliga a dar rodeos para explicar estas prácticas sexuales tan agradables y sanas como la felación o el cunnilungus, mientras que no nos plantea problemas para conjugar verbos como “torturar” o “violar”. El idioma es una cárcel ideológica. Y conservadora.

Entonces, ¿Qué palabra debemos utilizar para requerir estos servicios bucales de aplicación o estimulación? ¿Cómo contar con qué hobbie nos entretuvimos anoche? La única manera de poder decirlo es incurrir en metáforas alimenticias (“cómemelo”), utilizar elipsis de vergonzoso adolescente (“¿te “lo” hago?), o usar expresiones bastante ordinarias (que me niego a reproducir)

Entonces, ¿Cómo se pueden solicitar estás prácticas de manera elegante y formal? ¿Cómo le voy a informar mañana a Winona Ryder, cuando me la encuentre por la calle, de ciertas habilidades mías que desearía mostrarle, usando un buen castellano? ¿Cómo evitar que ella piense que soy un ordinario o un pedante?




Ah, como son estos académicos… qué razón tenía Valle Inclán en presentar a Max Estrella así: “Mi nombre es Máximo Estrella. Mi seudónimo, Mala Estrella. Tengo el honor de no ser Académico. ¡Y no me parte un rayo! ¡Yo soy el verdadero inmortal y no esos cabrones del cotarro académico! ¡Muera Maura!”

¡Rebelémonos contra esta cárcel moralista y conjuguemos! ¡Muera Maura!

Tú felas, yo cunnilingueo, ellos felarían, nosotros habíamos cunnilinguado…



Una película para los que conjugan: El escándalo de Larry Flint, de Milos Forman

Un libro para los que conjugan: Luces de Bohemia, de don Ramón María del Valle Inclán

Una canción para los que conjugan: Cocksucker Blues, de Rolling Stones

44 Comments:

Blogger Luigi dijo...

Pues tiene usted razón. Será que tantos siglos subyugados bajo la austeridad moral ha condicionado la evolución del idioma.

No obstante, permítase el uso de una palabra catalana (que es patrimonio de todos) que no tiene equivalente en castellano: "SUCAR".

Mayormente utilizada para el "acto de mojar pan en una salsa", se aplica también para otras... actividades más próximas a las que usted ha mencionado.

Que "Suque" usted mucho.

octubre 23, 2007 1:23 p. m.  
Anonymous k dijo...

Iba a decir que no era toda la culpa de la Academia, porque a veces las palabras llegan al diccionario a base de usarlas (aunque sea de peregrinas formas, como bluyín, cuya aceptación por parte de la RAE no sé si no será un mito urbano...)

Pero es que no. Ellos inventaron zapear cuando nadie en su sano juicio había imaginado ni la posibilidad de la existencia de tal palabra... Podían ahora hacer lo mismo.

Da igual. Yo creo que las lenguas (los idiomas, digo) son un reflejo del carácter del pueblo que las usa y las moldea y las inventa. Los que somos pacatos y ordinarios somos nosotros, los usuarios, "todos", en una de las cuatro acepciones que tienen los ñuhú... y dejando aparte elegantes casos individuales como el suyo... por supuesto!

octubre 23, 2007 1:37 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

MADREMÍACÓMOESTÁELPATIO¡¡¡¡¡ Y ya se porque paso la vida en el dentista... jodío...
Tu lo dices, hay una trama contra nosotros, una puta confabulación. Hay verbos para casi todas las acciones mas horrendas, pero no para estas de las que hablas, que son sanas, y dejan a uno en la gloria. Yo que ud no me preocuparía, seguro la mujer que tenga enfrente, va a saber leer en sus ojos toda la historia, y en consecuencia, obrará, y obrará bien, seguro. Así que qué le den al diccionario, a la academia, a los académicos, y ud, por dios, practique hábitos sanos, que ya verá cómo no paga facturas de muchos euros a su dentista.. por cierto, no lo citó nunca en sus posts... es realmente interesante esta observación... le dejo... con envidiasana, claro, que yo le aprecio¡ BSS CASTOS DE SEGLARWOMAN¡

octubre 23, 2007 3:30 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ah, Luiggi, pero “sucar” tiene también otras acepciones distintas, claro. No es nada específico, volvemos a las ambigüedades. El término sigue siendo moralista. Que usted lo suque bien, eh!

K, en la página de Internet del diccionario RAE no me aparece bluyín, aún. Pero si se admite fútbol, entiendo que se admita esto otro también ¿no? Pero me jode lo de zapear, sí. Porque es un verbo, como felar o cunilinguar. Debe ser que los académicos ven más la tele que lo otro, sin duda ¡muera Maura!

Tremens, pues para evitar dentistas, ya sabes :P Además, cuanto más lo practiques menos fumas ¿no? Tienes razón, eso es lo queme escandaliza; que se conjugan verbos atroces, que la Lengua asimila más fácilmente las cosas más espantosas mientras deja como cultismos las más inocentes. Hay algo enfermo en eso, sí. Besos lascivos, Tremens ;)

octubre 23, 2007 5:47 p. m.  
Blogger Peggy dijo...

Genial , nos has descrito la alienacion del lenguaje como aparato cultural .No deja de ser un conjunto de simbolos y significados , pero claro , solo los que la cultura politicamente correcta quiere ....dentro de poco se introducira la palabra bloguear ...y la habremos inventado nosotros .

octubre 23, 2007 5:57 p. m.  
Blogger un árbol dijo...

De puta madre, me apunto a esos deportes, tengan o no nombre o verbo, me da igual.

Pero puesta a la "revelión", la prefiero con B.

Cambia eso, borra el comentario si quieres y luego vengo a leerte otra vez... me ha salido un sabañón al ver "eso" y no me refiero a la foto de Winona, you know.

Beso :)

octubre 23, 2007 7:16 p. m.  
Blogger eSadElBlOg dijo...

igual es por que no acepta la primera persona yo me...
ja ja pero para pedirlo tampoco hacen falta palabras no?

octubre 23, 2007 7:33 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Acaba usted de darle al verbo "conjugar" una nueva acepción muy apetecible...

Una vez leí en algún sitio que no recuerdo que la Academia estaba estudiando incorporar al diccionario el verbo "felar"... pero igual me traiciona la memoria.

Oiga... Winona rules!!!!

octubre 23, 2007 7:50 p. m.  
Blogger MK dijo...

Creo que Winona no habla español.
Pero lo primero que he recordado al terminar de leer el post es aquella frase imperativa que acabas oyendo cuando alguien remolonea mucho en la mesa y habla todo el tiempo .
Sólo ha sido por un segundo , lo juro.

octubre 23, 2007 8:18 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Me ha encantado lo de la tribu del Congo... Es curioso ponerse a comparar qué es importante en cada idioma...

Un beso!

octubre 23, 2007 8:25 p. m.  
Anonymous ladydark dijo...

Aprovechando que esta de moda Javier Marías le transcribo un párrafo de "Todas las almas":
"'Tengo la polla dentro de su boca', pensé al tenerla, y lo pensé con estas palabras pues sólo esas palabras vienen cuando se pone en palabras o en pensamientos lo que se está haciendo con lo que denominan (cuando lo que denominan está actuando), más aún si no se conoce apenas el otro cuerpo y sobre todo si las palabras hacen referencia a las partes del cuerpo propio y no a las del otro, con las que siempre se es más respetuoso y para las que sí se buscan y emplean los eufemismos y las metáforas y los términos neutros..."
Lo mismo le sirve de guía para cuando encuentre a la Winona ;).

octubre 23, 2007 8:51 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

De que el lenguaje es moralista e ideológico no me cabe la menor duda. Ahora, probablemente porque nuestra sociedad ha sido moralista y pacata durante siglos y el lenguaje no puede dejar de ser un reflejo de las ideas imperantes en ella. Habría que ver, por ejemplo, si el hindú en el que está escrito el kamasutra sí está dotado de términos que apelen directamente a esas acciones a las que aludes y que en castellano no se dejan decir de una manera natural. Pondría la mano en el fuego a que sí.

La carencia es, sin embargo, tan flagrante, que raya en lo ridículo. Los sustantivos suenan a terminología médica, a algo frío y descarnado -por paradójico que resulte aquí utilizar este adjetivo- de manera que su utilización en la situación íntima en que esas prácticas se producen parece de entrada casi imposible. Imagínate: "¿cariño, me practicas una felación?" Es como para morirse de risa, suena a algo similar a "¿cariño, me pones una inyección?". Y si uno se decanta por esas expresiones ordinarias pues me temo que la cosa aún resulta más ridícula todavía, cuando no patética, como si fuéramos infantes que se regodean en decir expresiones soeces y poco delicadas.

Supongo que la condena estriba en la negación a hablar de esas cosas. Que, como sugiere Delirium, también puede tener su aquel por aquello de que haya cosas para las que no hacen falta las palabras. Pero deja de tenerla cuando uno lo experimenta como una privación que fuerza hasta la incomodidad a dar rodeos con los que uno se siente igualmente ridículo, y no como una elección dentro del juego amoroso.

Vaya, que voto a favor de "felar" y de "cunnilinguar". Al menos como medida de urgencia. Porque si es verdad que, como dice K, los pacatos y ordinarios somos nosotros, o si no nosotros, aquellos de los que provenimos, algo tendremos que hacer para cambiar las cosas.

Y por supuesto, ¡muera Maura!

Interesante reflexión la suya, doctor Lagarto. No podía ser de otra manera, claro, el psicoanálisis siempre tuvo especial sensibilidad para las cuestiones lingüísticas. Creo que con este salto del "lapsus linguae" al "cunnilinguar" ha dado usted un gran paso hacia adelante en el progreso de esta ciencia. ¿Es un término que empezará a introducir en sus terapias? :P

¡Un beso!

octubre 23, 2007 9:01 p. m.  
Anonymous sofia dijo...

Para ciertas cosas..sobran las palabras....

qué bonita foto..estos ojos ya son otra cosa.

octubre 23, 2007 9:25 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Tenés razón, claro. Incluso el verbo "felar" suena a delito. Y "cunnilinguar" suena a bailar salsa en una playa del Caribe.

octubre 23, 2007 9:28 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

¿Y qué problema hay con ser ordinarios? ¿quién decide la ordinariez?. O nos ponemos a aprender latinajos( como decían en "Las Amistades Peligrosas")o le llamamos a las cosas por su nombre.
Aquí por Finisterrae existe un "Fodemillo" ( foder: joder) que agrupa varios blogs de contenido erótico-festivo-a-veces-pornográfico de lo más explícito y bien nombrado. Si te interesa te puedo dar algunas direcciones (por si te falla lo de Winona je, je).
Besos lúlicos y lúbricos.

octubre 23, 2007 10:46 p. m.  
Blogger Mityu dijo...

Bien sabemos que las lenguas son reflejos de los mundos en que vivimos, cosmovisiones orales de ellos, si puedo recordar a Humboldt en este punto. Es natural que tengamos carencias para expresarnos, así como tuvimos reparos en su momento para liberarnos sexualmente. Todo lleva su tiempo, y la Academia, ya se sabe, es lenta. Así mismo la lengua se formaliza, se dosifica, todo lo contrario que el habla, viva, subversiva y siempre estimulante.
Hablemos, que es acto, y luego hagásmolo lengua.
Inteligente y divertido post.
Un saludo.

octubre 23, 2007 11:16 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Es que esos términos, que deberían ser eróticos-festivos, suenan a enfermedad de transmisión sexual, cuanto menos... La RAE adolece de una completa falta de imaginación y perversión sana... ays. Quien en su sano juicio diría: te hago una felación, cariño? suena a poner un catéter en el mejor momento...Así que mejor no los conjuguemos.
Matices, señores míos, matices!! No me canso de decirlo. Asi que viva Valle y su lenguaje creativo... nos ponemos estupendos?

O adoptamos el lenguaje bosquimano que se habla con chasquidos de lengua y seguro que es más sencillo para darnos a entender en estas lides... seguro que sí.

Guerra al lenguaje castrador y convencional!! jeje. Ufff y el sexista ni te cuento...

Besos orales que es mandar besos al aire, señor lagarto.

octubre 24, 2007 11:40 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

¿Y si dejamos de hablar de ello y nos ponemos manos (o boca)a la obra?

octubre 24, 2007 12:12 p. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

Conjuguemos, pues
Y "juguemos con" lo que nos dejen.
Diccionarios aparte. Y a disfrutar.
Besos provocadores

octubre 24, 2007 1:05 p. m.  
Blogger Jesús Jeronimo dijo...

Que buen post!! te estás transformando en un maestro de las palabras.

Y yo, poco a poco me transformo en un adoquín!!

octubre 24, 2007 1:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro, Peggy. Es un conjunto de símbolos y significados. De más símbolos y significados de los que aparentemente vemos. El idioma nos condiciona y nos obliga a ver las cosas de una determinada forma. Y un cunnilingus, como alguien decía, es algo jurídico, o patológico, o perteneciente al mundo de la botánica. Pero no algo que puedas hacer en casa en lugar de zapear, o “bloguear”. Aunque no estoy seguro de qué es realmente “bloguear” ;)

Estás apuntada, arbolillo. ¡Ya te avisaré cuando te llegue el turno! Ve haciendo ejercicios de calentamiento. Y ya puedes abrir los ojos otra vez, que todo está en su sitio ;)

Esadelblog, claro que se piden las cosas sin palabras, para eso existe la complicidad y el cariño en esos momentos. Pero no deja de ser injusto que el Idioma nos impida usarlo ¿verdad?

octubre 24, 2007 2:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, manifestémonos por la incorporación de la palabra felar en el diccionario. Hagamos una sentada en el centro de todas las ciudades, ¡con pancartas y demostraciones prácticas! Pero Winona es mía, eh ;)

Mk, hablará español en cuanto me deje un rato con ella, ya verás :P No estoy seguro de entenderte con eso de la frase imperativa, la verdad. Por cierto, en su forma imperativa el verbo nuevo queda fatal ¿no?

Nausicaa, es muy interesante esa comparación, sí. Dice mucho, casi todo del pueblo que habla el idioma. Pero no todo va a ser malo aquí; el español, por ejemplo, tiene algo precioso que el inglés o cualquier otro idioma no tiene y que resulta muy poético; la posibilidad de poner diminutivos a los verbos (“ella estaba sentadita en una silla…”) Un beso.

octubre 24, 2007 2:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ladydark, la cita es muy oportuna, sí. No he leído ese libro de Marías, pero estoy con él. En la manera de entender el lenguaje, digo; no en boca de nadie :P Si ves a Winona por ahí, dile que ya le vale; ¡que llevo un buen rato esperando!

Claro, doctora Antígona. El lenguaje lo creamos los pueblos a nuestra imagen y semejanza. Pero lo crearon las generación anteriores; hay un decalage entre formalización y uso. Desconozco si el kamasutra en su idioma original tiene acepciones concretas para estas acciones, aunque tengo una sensación vaga de que no es una práctica muy recomendada (pero qué posturas más cómicas algunas ¿verdad?). Supongo que los psicoterapeutas no tienen más que agradecimientos a este tipo de represiones lingüísticas, claro. No sé, quizás surja una nueva escuela conductista que apele a estas prácticas como terapia ¿nos apuntamos? ¡Un beso y muera Maura!

Sofía, sobran todas las palabras cuando hablan los ojos, sí (sobre todo los de Winona). Pero sólo reclamo un derecho lingüístico, que no de lengua :P

octubre 24, 2007 2:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, la verdad es que en algunas culturas “felar” es un delito. Y no estoy hablando de países musulmanes ahora, sino del estado de Georgia, en USA. En inglés, por cierto, tampoco se puede congojar el verbo. ¡Ellos se lo pierden!

Lula, es que yo no quiero quedar como un ordinario cuando venga Winona a buscarme (que ya tarda…) nunca había oído hablar de “fodemillo”, pero no creo que este blog entrase en sus parámetros por mis quejas lingüísticas ;) besos donde quieras :P

Claro, Mityu. Este ejemplo sirve de cosmovisión, sí. Vivimos en una sociedad que es heredera de una cosmovisión de valle de lágrimas, con una imposibilidad real de conjugar verbos de referencia sexual más allá del apareamiento animal. Un campo de referencias donde se puede expresar “x violó a y” pero no “x cunnilinguó a y”. Y creo que es muy significativo, porque estas prácticas no se han inventado ahora y son tema común en los frescos griegos de hace tantísimos años. Además, no deja de ser curioso que tengamos que remontarnos a esos tiempos para nombras estos actos por sus cultismos de entonces (fellatio y cunnilingus) ¿somos realmente más libres ahora que entonces? Creo que esa es una buena pregunta :) un saludo.

octubre 24, 2007 2:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, eso que preguntas ¿es una proposición? :P Valle es una maravilla, claro que sí. Por cierto, en un pasaje de Luces de Bohemia un personaje se define como “estuprador de viejas”, algo perfectamente asumible para la RAE. Realmente perverso el lenguaje, sí. Besos orales, sí :)

Sintagma, es que ahora estoy en la oficina… no sé qué pensaría la gente por aquí. No sé, no sé… :)

Que usted lo conjugue bien, Madame ¿tiene entre las atracciones de su espectáculo la clásica tragadora de sables? :P besos provocados.

Jero, hay más palabras disponibles que entradas para Springsteen ¡hay que aprovecharlas! Tengo ganas de que nos veamos, pero me temo que esta noche no iré a los Waterboys. Dale saludos a Mike Scott de mi parte y pídele que toque the Pan Within.

octubre 24, 2007 2:24 p. m.  
Blogger Viuda de Tantamount dijo...

Para ser oral, menudo pedazo de disertación por escrito...

Pone escrito, no escroto.

A mi, lo de ser tan practica me afecta en todo los campos¡¡

B x C

octubre 24, 2007 3:15 p. m.  
Blogger e-catarsis dijo...

Lagartija haga usted el favor de hablar menos y practicar más en latín, en castellano antiguo, en el español de las españas-con perdón- o con las más soeces expresiones que se le ocurran pero ¡hombre de dios! hágase entender si quiere pillar cacho
magister dixit

Ains que panzada a reir, te has portado ;-)

Pues fíjate que hoy paso de besos :DD
Me voy ya que hoy ando algo revuelta y... esta boca me pierde
;-)

octubre 24, 2007 5:02 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Para estos casos lo mejor es el lenguaje de los gestos... se entienden a la primera y, total, va a pensar que eres un ordinario igual.

Me molan los ilunga..., genial esa definición, sencillamente genial.

Yo a la Wynona la encuentra un poco... no sé... caraboba, no?, qué os parece a vosotras? jiji

octubre 24, 2007 7:17 p. m.  
Blogger AA dijo...

Conjuguemos entonces, Lagarto!!!!! Me llamó la atención lo del Congo, qué curioso!!!En fin, el idioma y su orgía.
Besos
Anita

octubre 24, 2007 7:44 p. m.  
Blogger Klaudia Gantús dijo...

hacía tiempo que no me pasaba por aquí :) está más o menos todo en su sitio, ud. también!!
:)
besikus lagartillu
espero tudo bem

:***

k.

octubre 24, 2007 8:44 p. m.  
Blogger Miss Missing dijo...

Jajaja... Pues nada que la lengua no se enrede en su propia lengua y si en otras cosas...mmmm ... ¿No crees? Además, le debo de regañar, me ha dado unas ganas de practicar la lengua...

Besos!!

P.D.: Por supuesto la lengua castellana, claro que... hoy en día hay que saber "idiomas"...

octubre 24, 2007 8:45 p. m.  
Blogger MK dijo...

Si en su forma imperativa el verbo nuevo queda fatal.
Yo me referia a ese cariñoso calla y

octubre 24, 2007 8:48 p. m.  
Blogger MK dijo...

conduce

octubre 24, 2007 8:49 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

¡Qué genial, jajaja!

Me encanta la película "El escándalo de Larry Flint" y qué decir de Winona, bellísima, delicada, mmm...

No te voy a engañar, respecto a conjugar, una es muy discreta respecto a sus aficiones, gustos y/o debilidades; pedir... ¿pero hay que pedir algo así? ¿No es mejor dejar que surja, que se entiendan los cuerpos y se comunique la piel?

Desde mi modesta opinión, en según qué momentos, las palabras sobran ;-)

Feliz fellatio, dulce cunnilingus, mmuaa...

octubre 24, 2007 9:47 p. m.  
Blogger Jesús Jeronimo dijo...

Pues hubo The Pan Within, si. Se te echó de menos!!

J

octubre 25, 2007 11:44 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, viuda… es que este formato blog se presta más a la disertación escrita que a la práctica oral. Cada cosa a su tiempo. Suerte en tus prácticas orales y escritas ;)

Catarsis, si no hay problema en entender o hacerme entender cuando es preciso, no ¡y sin recurrir al latín! Las palabras soeces ponen mucho a muchas personas en ciertas situaciones, es cierto. Pero a mí, como que me da la risa. Mejórese, catarsis… y cuide esa boca ¡que la va a necesitar! :P

Los pasos, la historia de los tshiluba es muy buena, sí. Hay muchísimos otros ejemplos de este tipo, pero no conseguía encontrarlos en tan poco tiempo. ¿Winona caraboba? Ay, con esos ojos, y esa boca, y … lo dejaremos aquí, que estoy en la oficina y luego no puedo levantarme de la mesa.

octubre 25, 2007 11:50 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mi admirada Ana, ¿conjugarán estos verbos en el Congo? Me temo que mi particular antropología sexual no ha cubierto (aún) esos conocimientos.

Klaudia! Qué sorpresa! Ya me contarás qué tal va tu banda, estoy deseando escuchar algo. Todo muy bien, sí. Cuando se tienen entradas para bruce Springsteen en el bolsillo, todo va bien ;) muchos besos!

Miss Missing, las lenguas están hechas para enredarse en otra lengua y en otro sexo, claro que sí. Hablar es tan sólo un entrenamiento para mantenerlas en forma ;) practique, practique usted. En estas cosas concretas la práctica es fundamental, eh. Besos!

octubre 25, 2007 11:50 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mk, jaaaaaa. Desde luego, entre ciertos discursos y otras cosas… Pero no querrás que trate yo así a Winona? Ay, que me la vais a asustar.

Tamaruca, a mí también me gustó mucho la peli. Woody Harrelson está genial. Es un grandísimo actor, no entiendo cómo no ha tenido más éxito. Además, la historia es mucho más interesante y profunda de lo que parece a primera vista. Las palabras sobran cuando el lenguaje de la piel es mucho más perfecto, por supuesto. Sólo hablaba del papel ideológico del Lenguaje. Dulce fellatio y feliz cunnilingus para ti, entonces :P

Jero, siempre me pareció una canción llena de magia. Me alegro de que Mike Scout la compartiera con vosotros. El próximo concierto que tengo en mente es el de Deluxe, el día 24 de noviembre en la Rivera. Nos veremos allí, por supuesto. Y al día siguiente, por supuesto, nos veremos en Misa ¿viste que hizo Thunder Road en Chicago? Un saludo.

octubre 25, 2007 11:50 a. m.  
Anonymous Lula Fortune dijo...

Si, hombre, sí que allí "cabe" de todo...;) Besos recibidos y reenviados.

octubre 25, 2007 5:27 p. m.  
Blogger Isa S.B dijo...

¡Cuánta razón! Conjuguemos y juguemos con la lengua...
Saludos.

octubre 25, 2007 7:35 p. m.  
Blogger Duschgel dijo...

Gran observación "lingüística", muy grande. ¡Y cuánto me gustó Luces de Bohemia!

Propongo la constitución de la "Asociación de neologistas libres" :)

octubre 26, 2007 3:40 p. m.  
Blogger Ishtar dijo...

no importa como le llames lo realmente relevante es como lo hagas!!!! por eso no pierdas tu tiempo en semejante dilema, cuando te tropieces en cualquier calle con Winona sólo saca tu lengua y agítala con fuerza,... será suficiente... ella entenderá... he dicho!

Saludos

ahhh se me olvidaba... no olvides poner tu mano en la entrepierna mientras le muestras la lengua. jajajaja seguro no fallas...

octubre 29, 2007 9:42 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Penis lambere

octubre 30, 2007 12:59 p. m.  
Blogger Valeria dijo...

Ahora habrá quien tenga la excusa perfecta para no hacer aquello que no existe... :)

Y es que, tienes razón, nunca hay que ponerse ordinario.

Genial, Lagarto

octubre 31, 2007 7:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home