martes, abril 07, 2009

Genialidad y locura

Aquí estoy yo, Leopoldo María Panero
hijo de padre borracho
y hermano de un suicida
perseguido por los pájaros y los recuerdos
que me acechan cada mañana
escondidos en matorrales
gritando porque termine la memoria
y el recuerdo se vuelva azul, y gima
rezando a la nada por temor.








“En la cárcel se rompe la odiosa dicotomía entre lo público y lo privado, se rompe con la odiosa estructuración social del aislamiento. Por ello es el único lugar donde es posible la amistad. Una amistad que dura lo que dura el tiempo de prisión (...) La cárcel es el útero materno. Y fuera de él, el Yo se fortalece y empieza, por tanto, la guerra más inútil y más sangrienta. La guerra por ser Yo, para lo que haría falta que el Otro no existiera. Esto es lo que origina el intercambio de humillaciones que, más que un intercambio mercantil, es lo que estructura la sociedad actual.”

“El sufrimiento es la vida entera. Creo que todos somos máquinas de sufrir, joder. Pero algunos no aceptan el sufrimiento por miedo a sufrir ellos también. El sufrimiento es algo prohibido. Porque la injusticia mayor es estar loco. Y, en definitiva, ser o no ser loco es tener o no tener amigos.”

Son palabras de Leopoldo María Panero, uno de los poetas vivos españoles con más prestigio universal. Son palabras del Loco de Mondragón, interno en sanatorios psiquiátricos desde su juventud.

¿Hasta qué punto la poesía y la sensibilidad hacia el horror de Panero son fruto de la enfermedad de su mente, cuando nos hace vibrar así a los que nos creemos cuerdos? ¿Hasta qué punto la esquizofrenia que sufre no es una virtud para tomar distancia sobre la aceptación de la realidad convenida?

Y, la pregunta más terrible, si es compatible la genialidad y la locura ¿no tendrá una que ver con la otra?

Algo así debió pensar Roger Waters cuando escribió Shine on You crazy Diamond para su admirado amigo y cofundador de Pink Floyd, Syd Barret, que también acabó encerrado de por vida en un psiquiátrico:

Recuerda cuando eras joven, cuando brillabas como el sol. ¡Brilla ahora, loco diamante! Hoy hay algo en tus ojos, como agujeros negros en el cielo. Quedaste atrapado en el fuego cruzado de la infancia y el estrellato, templado en la brisa del acero. Vamos, objeto de las risas ajenas. Vamos, extraño, leyenda, mártir ¡brilla ahora!

Alcanzaste el secreto demasiado pronto y lloraste por la luna ¡Brilla ahora, loco diamante! Asustado por las sombras de la noche, indefenso ante la luz del día ¡Brilla ahora, loco diamante! Dejaste de ser bien recibido, con precisión aleatoria, y cabalgaste sobre la brisa del acero. Vamos, loco delirante. Vamos, loco visionario. Vamos, pintor, músico, prisionero ¡Brilla!



A veces da miedo ver tanta lucidez en las obsesiones de un loco. Sólo a veces. Supongo.





Un libro para Panero: 2666, de Roberto Bolaño

Una película para Panero: Alguien voló sobre el nido del cuco, de Milos Forman

Una canción para Panero: Shine on you crazy diamond, de Pink Floyd

.

83 Comments:

Blogger Arcángel Mirón dijo...

Lo que me da miedo a mí es ese convencimiento, que tienen muchas personas, que dice que los locos dicen la verdad. ¿Qué verdad? Y otra cosa: ¿por qué se encierra a un loco? No es lo mismo, no puede serlo, un loco que entra a una escuela con una ametralladora y mata a cincuenta personas, que un loco que se sienta en la puereta de su casa y dice "hoy es lunes" cuando en realidad es miércoles.
Entonces, ¿qué loco dice la verdad? Y otra vez pregunto: ¿qué verdad? ¿En relación a qué?

Me viene a la mente la genial frase de García Márquez: "Ningún loco está loco si uno se conforma con sus razones".

Apapacho, Lagarto.

:)

abril 07, 2009 8:32 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Desde hace muchos años siento un apego especial por este hombre. Quizás el hecho de que pasara temporadas en un "sanatorio mental" de mi ciudad natal, le convirtieron en familiar, aún cuando nunca le vi allí. Igual esto es nacionalismo.

abril 07, 2009 8:47 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Por cierto, un programa de radio para Panero: Radio Nikosia, los jueves en la ventana de la Ser.

abril 07, 2009 8:50 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

La letra de la canción Shine on You crazy Diamond es tremenda, como es tremendo ver a Panero andar y escucharlo recitar.

Gracias al youtube podemos de alguna manera disfrutarlo.


Ha sido un acierto traerlo a tu espacio.

Saludos.

abril 07, 2009 10:23 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Hay locos que son genios, sí, pero hay también muchos, muchos locos que no lo son. En absoluto.

Y hay muchas formas de locura. Existen locuras hermosas, locuras lúcidas, locuras dolorosas, locuras dulces, locuras refugio y locuras destrucivas.

Y nada más difícil que establecer qué es locura y qué no lo es. Igual que es difícil establecer qué es genialidad y qué no lo es. De ahí, supongo, todo el resto de confusiones.

Porque la locura no es más que una etiqueta, otra más, que en realidad no está en la realidad, sino en el ojo que la mira.

Nuestro pobre ojo que mira, inevitablemente, a la realidad a través de unas etiquetas heredadas y de las que sólo los genios, o los locos, parecen capaces de liberarse.

abril 08, 2009 12:28 a. m.  
Blogger Tesa dijo...

Sí, yo creo que para ser un genio hay que estar un poco loco o colgado (quizá por eso tantos artistas drogatas o alcohólicos, creando desde esa enajenación).
Hay que salir de la realidad y construirse un mundo propio, hay que ver la vida a través de una lente de graduación particular.

abril 08, 2009 1:03 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Hay locuras geniales y otras mediocres, como en botica. Como aquello de ni son todos los que están, ni están todos los que son, en eso de las etiquetas.

Panero es de mis poetas preferidos, ya te dije, me remueve por dentro dando la vuelta a mis planteamientos, condición imprescindible en lo que yo considero lecturas que alimentan el pensamiento. Pero sí, está loco, de atar, y a veces me duele imaginar su sufrimiento.

Porque no sé qué tiene la locura que siempre está unida al sufrimiento, a un sufrimiento mayor aún que el que de por sí causa la vida. Eso es lo que me asusta, el dolor al cuadrado, como a todos, no?

De ahí, de ese dolor que el resto no solemos ni rozar, proviene la lucidez de casi todos los genios locos. Eso he creído siempre.

Un precio demasiado alto.

Besos con capirote (sólo a ratos, uff)

abril 08, 2009 9:57 a. m.  
Blogger Merce dijo...

Hay genios locos y genios cuerdos, locos que de genios no tienen nada, los hay a patadas...

La canción preciosa, a estas alturas estoy yo descubriendo a Pink Floyd

Besos

abril 08, 2009 10:06 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Se me ocurre, doctor Lagarto, que la ecuación podría ser justamente la inversa. Porque quien estuviera dotado de una especial sensibilidad para el horror, ¿no tendría más papeletas que el resto para terminar encerrado en un psiquiátrico?

Quizá no sea entonces la locura la que produce genialidad, sino la genialidad la que aboca a la locura. O puede hacerlo en algunos casos. Imaginemos al genio como alguien extremadamente lúcido y sensible, exageradamente expuesto a las verdades de la existencia, con todos sus claroscuros, con todas sus miserias y, como dice Panero, también sus sufrimientos. Nada que el resto no seamos capaz de percibir una vez nos lo muestran sus obras, una vez nos encontramos a nosotros mismos en ellas y se genera el punto de reconocimiento que propicia nuestra comprensión, nuestra admiración, nuestra fascinación por ellas. La diferencia entre nosotros y el genio sería que nosotros tan sólo damos con esa percepción cuando la hallamos objetivada en la obra del genio, cuando éste ha logrado sacarla a la luz. La posibilidad de compartir esa percepción indicaría que ya de alguna manera formó parte de nuestras intuiciones más brutas, tal vez más temidas. Pero así como nosotros sólo asistimos a su resultado, y además como turistas ocasionales, el genio es quien no se ha ahorrado el proceso que da lugar a ese parto. Quien lo ha vivido y lo ha respirado con sus propios pulmones. Quien ha tenido que bucear hasta los más hondos abismos de sí mismo y enfrentarse desarmado a las verdades, a los horrores sobre los que nosotros transitamos todos los días cerrando los ojos, tratando de olvidarlos, haciendo como si no existieran. ¿Y debemos creer que ese proceso puede producirse sin coste alguno? Creo que el precio a pagar, en algunos genios, es justamente el de la locura. De algunos viajes no es posible salir indemne.

Pienso en Hölderlin, en Nietzsche, en sus respectivas locuras. Ambos proyectaron una visión del mundo que ninguno de sus contemporáneos fue capaz de entender. Ambos sufrieron la incomprensión de sus semejantes, de sus allegados, el aislamiento y el sufrimiento que éste conlleva. ¿No son éstas, también, condiciones para la locura?

Cuando leo afirmaciones de Panero como las que usted cita, no puedo leer en ellas los desvaríos de un loco. Todo lo contrario. Leo a alguien cuya mirada penetra profundamente los entresijos de la realidad y no teme decir lo que ve. Pero hay visiones terribles. Sobre todo si no se ven como quien contempla un cuadro en un museo y puede largarse después tranquilamente a su casa. Quizá lo terrible sea vivir colonizado por esa visión y sin opción para desprenderse un solo momento de ella.

Aún diría algunas cosas más, pero como veo que vuelvo a las andadas de excederme en mis comentarios y no quiero abusar más de su paciencia, lo dejaré aquí.

¡Un beso, doctor Lagarto!

abril 08, 2009 10:13 a. m.  
Blogger enrique dijo...

La genialidad y la locura están, ciertamente, muy cercanas.
Y Shine On de mis queridos Pink Floyd, qué más puedo decir después de escucharla miles de veces; es la cumbre de PF y una de las cimas de la música de todos los tiempos.
Hace un par de años leí un libro sobre Pink Floyd y profundicé más en los abismos de la mente de Syd Barret. Era un genio, un artista total, que vivía por y para el arte. Pero el ácido (LSD)destrozó sus conexiones neuronales y se convirtió en un ser al márgen del mundo. A veces pienso qué hubiera sido de Barret sin su locura ácida. Hubiera llegado a extremos enormes en sus composiciones. Aunque luego llegó David Gilmour, infinito guitarrista...
Esas 4 notas de guitarra que se repiten como un mantra en esta canción...

abril 08, 2009 10:15 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Vaya, leo ahora el comentario de Margot, con el que me he cruzado, y veo que nuestras visiones se aproximan mucho. No podía ser de otra manera, eh, Margot? :)

¡Más besos para ambos!

abril 08, 2009 10:17 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

He vivido muy de cerca la locura, y es como un monstruo q acechase en cada esquina, sin embargo, no he visto a los q la sufren sentir miedo o dolor, así que no sé muy bien a que le temo tanto. No sé si la lucidez de la locura es real o no, supongo q es la lucidez de aquellos q no tienen nada q perder, o como la de los niños q lo ven todo con otros ojos. Puede q sea eso, la lucidez de otras perspectivas, pero igualmente carecen de la nuestra... Me stoy liando :P

abril 08, 2009 10:17 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Visionarios son de la oscura melancolía...



(canción maravillosa. geometría del tres)

abril 08, 2009 10:34 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, no sé si existe una verdad, como tal. Pero si existe, estoy seguro de que no es alcanzable desde nuestra situación de tránsito, encerrados en una piel mortal.

Supongo que la sociedad se protege a sí misma de quien atenta contra su seguridad, y nada más. No creo que la sociedad sanitaria se preocupe mucho de las razones. Si acaso, se limita a señalar argumentos más o menos científicos que nos tranquilicen haciéndonos ver que existe una explicación que demuestra que somos diferentes, que es a ellos a quienes les pasa, y no a nosotros.

Abrazos!

abril 08, 2009 1:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Brisuón, creo que Panero ha pasado por varios sanatorios, no sólo el de Mondragón. Pero si eres vasco, ya nos cocinarás algo algún día, eh :) Tengo ganas de volver por allí. Si no se complica el trabajo, en diez días pasearé por La Concha. Escuchaba más ese programa de la Ser del que hablas cuando lo emitían los viernes. La Princesa Inca me gusta.



Makiavelo, hay varios youtubes con la voz de Panero, sí. Se nota que el tiempo y la medicación han hecho mella en su dicción, pero los antiguos, como El desencanto, son increíbles. Los recomiendo a todo el mundo. Saludos!

abril 08, 2009 1:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, tienes razón. Llamamos locura a todo lo que se aparta de la norma de convivencia, al efecto social de la separación. Esa es la “etiqueta”, supongo. No quiero decir que todos los locos sean Panero o Syd Barret, como no quiero decir que todos los cuerdos sean José Hierro o David Gilmour. Pero sí creo que hay un determinado tipo de genialidad que nos pone los pelos de punta y que necesita provenir de una frontera que nos asusta, pero que no tenemos más remedio que reconocer como parte de nuestras pesadillas.



Tesa, algunas drogas, como el LSD, liberan el inconsciente hacia el consciente. En este sentido, sí tiene sentido hablar de una creatividad provocada. Una cosa es que a nosotros, pobres mortales, nos de miedo ese tipo de experimentación por las consecuencias que puede tener (Syd Barret acabó como acabó precisamente por sus viajes con LSD), pero no podemos negar que produce un efecto creativo en la obra de un artista.

abril 08, 2009 1:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, coincidimos en admirar la poesía de Panero, sí. Y también coincido contigo en que lo que asusta en el loco es el sufrimiento, y no el que vea hombrecitos verdes, o cosas así. Me parece muy inteligente lo que has comentado. Gracias. Besos analgésicos!



Hay de todo, Merce, claro que sí. Pero creo que un determinado tipo de genialidad sólo puede provenir de una sensibilidad excesiva hacia el sufrimiento que, si se comunica bien (esto es, se es un buen poeta, o un buen músico, de manera independiente y previa a la enfermedad mental), puede descubrirnos la parte más oscura de nosotros mismos. Algo así. Besos!

abril 08, 2009 1:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, como casi siempre, trae usted en su comentario algo mucho mejor que el propio post en sí. Estoy totalmente de acuerdo con usted: la ecuación debe hacerse a la inversa. Tener esa excesiva sensibilidad no tiene más remedio que arrastrar a la locura y a la soledad a quien la padece. La normalidad es una línea frágil hiperprotegida e hiperprofiláctica, y no es gratuito el viaje al horror.

Decía Lord Byron, “En el fondo del lago hay líquenes, pero si miras la superficie, sólo ves tu propio reflejo”. Hacemos todo lo posible por permanecer en el reflejo, y esto no es malo en sí. Es un mecanismo de autodefensa más que una huída de la realidad.

Y no deje de decir cosas, doctora, que siempre es un honor tenerlas aquí.

Besos, Antígona!

abril 08, 2009 1:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Enrique, yo también pienso que WYWH es el mejor disco de Pink Floyd. No siempre tengo cuerpo de escucharlo, porque ciertamente consigue transportarme y acabo en el estado de ánimo que exige el disco. No creo que nadie pueda ser inmune a su música. Salud!


Sintagma, desde luego, la visión de panero es bastante oscura y melancólica. Pero nos gusta.

abril 08, 2009 1:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, hay distintos tipos de locura y cada uno de ellos responde a daños estructurales o sociales diferentes. Hay un libro muy interesante sobre estos temas, de Oliver Sacks, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero.

La alteración de la realidad que padecen Syd Barret y Leopoldo Panero es la esquizofrenia, que, entre otras cosas, provoca delirios y alucinaciones. Pero también, como bien dice Antígona un poco más arriba, es una enfermedad que provoca el mayor aislamiento social y emocional, lo que se acaba traduciendo en un eco sordo de sus propias angustias.

Sí, creo que es la enfermedad que más sufrimiento existencial provoca. De hecho la tasa de suicidios es elevada durante los brotes psicóticos.

abril 08, 2009 1:39 p. m.  
Blogger Mcartney dijo...

Gracias por la traducción del Shine, creo que cada vez que la vuelva a oir, la pensaré de otro modo.
O mejor, voy a coger la guitarra y a tocarla.
Mágica meldía.

abril 08, 2009 1:47 p. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Es muy recomendable "El desencanto" del director Jaime Chávarri. Un documental estremecedor sobre la familia Panero. La madre viuda del poeta falangista Leopoldo Panero padre - y sus tres hijos Juan Luis, Michi y Leopoldo narran sus vivencias con todo lujo de detalles, entre la demencia y la lucidez más pasmosas. Es un documental sorprendente. Cuando Leopoldo hijo asegura en este documental, "En la infancia vivimos; el resto de la vida sobrevivimos" uno se queda meditrando esta frase para los restos.

Como regaderas están todos los miembros de la familia, pero son geniales. Cargados de adicciones, su locuacidad no encuentra límites.

Genial Panero. Leer sus magistrales prólogos a antologías poéticas es una experiencia única.

En la tertulia televisiva de Sánchez se levantó para ir a "hacer un pipí", Pero creoq ue en realidad Leopoldo se aburría como una ostra.

Besos

abril 08, 2009 2:06 p. m.  
Blogger Inma Luna dijo...

Acaba de reeditarse "Locos", con poemas de Panero y unas magníficas ilustraciones de Luis Arencibia. Un libro tan terrible como enternecedor, una mirada de loco a loco, de lo que vio Panero en el psiquiátrico de Leganés el tiempo que fue vecino mío. Te dejo aquí su visión de Pilar, una de sus orates compañeras:

Pilar,
machacaron tus ojos
en el yunque de la vida.
Lo que queda allí
acaso lo recuerde
la sombra en la pared
o el viento.
Lo que queda allí
ya no es de nadie
y todo tu ser es patrimonio del viento.

abril 08, 2009 2:46 p. m.  
Blogger malbicho dijo...

una de mis personas más amadas estuvo recluído en un psiquiátrico hace unos meses, es también uno de los pocos genios que conozco cara a cara; este es un tema complejo (quizá sólo para mí?), pero me gustó mucho como lo abordas, todas las reflexiones que desatas

me acordé de el cuento de jalil gibrán:

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/otras/gibran/loco.htm

abril 08, 2009 4:18 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Una débil línea puede ser la que hay entre el genio y la locura...quién te dice.

No conociá a Panero, me adentraré en sus escritos.

Muito obrigada

abril 08, 2009 4:34 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Junto a ese sanatorio del que habla Inma es donde vivo.

Ya quisiera yo tener más cerca la concha.

Aun así, si quiere que cocine algo puedo intentarlo.

Salud amigo.

abril 08, 2009 5:23 p. m.  
Blogger Charo dijo...

Hola,

Ya lo habeis dicho: hay locos que de genio no tienen nada y cuerdos que hacen genialidades.
Una vez me contaron que una diferencia de los artistas que eran enfermos mentales de los que no lo eran, es que su obra no la hacían pensando en el público. No sé, creo que tiene sentido que cuando no estás limitado por si gustará o no lo que haces, la parte creativa fluya más facilmente.

Besos y buenas vacaciones

Ch

PD: hace mucho que no escribo nada por aqui pero sigo enganchada ;-). Bueno, y me estoy leyendo Ana karenina desde aquel post de los finales!!

abril 08, 2009 11:13 p. m.  
Blogger LLop dijo...

La bombilla que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo. Y tú has brillado con mucha intensidad, Roy

Blade Runner

Necesito creer que algo extraordinario es posible.

Una mente maravillosa

No estoy loco, ahora lo entiendo. Soy mentalmente divergente.

12 monos

abril 08, 2009 11:20 p. m.  
Blogger LLop dijo...

Siempre hay un poco de locura en el amor, pero siempre hay un poco de razón en la locura.

NIETZSCHE, Friedrich

Ningún gran genio se dio sin una mezcla de locura.

SÉNECA, Lucio Anneo

abril 08, 2009 11:27 p. m.  
Blogger Laluz dijo...

Me vino a la mente Alejandra Pizarnik, con similar destino antes del suicidio.
Genialidad y locura plantean interrogantes que nos cuestionan las estructuras.
Beso

abril 09, 2009 12:31 a. m.  
Blogger mera dijo...

Preparaba las copas en un bingo "Casa Franco" en Bravo Murillo y le vendía el mejor vino de la bodega a 100 pesetas para oirle despacharse de todo y contra todos. La cocina del bingo era su salon literario. Era una biblioteca que podía matarte. Un homosexual que vivia con Alicia y moría de celos por ella. Iba a las manis y decía "por aqui" y todos resultaban apaleados, él incluido.
El FRAP mató a un policia, esa tarde Leopoldo vino a comprar el vino, "Son unos hijos de puta" cuales? "la poli"...? "Fuí a denunciar a Alicia, una presunta suicida y me pegaron" En la solapa de su guardapolvo blanco, como el de la muerte tenía un precio una pegatina con la Metralleta en Negro y LETRAS MUY GRANDES: Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico. da, tttú, da si lo bo (poema silábico)y tengo muchas más. Me sacaron de las copas y me pusieron de portero. No se puede tener todo.

abril 09, 2009 1:02 a. m.  
Blogger Roberto dijo...

Nos haces pensar...siempre nos inquietas y eso me encanta!!

Un día cayó en mis manos un poema de Panero "Deseo de ser piel roja", ya nada volvió a se como antes...PAnero te acerca al horror cotidiano con una lucidez que da miedo, aviso para navegantes que no lo conozcan: su escritura genera adicción...

La palabra locura me da miedo

un abrazo compañero...

abril 09, 2009 12:16 p. m.  
Blogger ruidoperro dijo...

Lo que es cierto, es que la poesía de Panero no habría alcanzado el grado de lucidez a su manera que ostenta si él hubiera sido tan anodino como el vecino del quinto A. Lo mismo pienso de Van Gogh y de otros tantos. Yo creo que lo que nos seduce a los que teóricamente estamos al otro lado es ese puto de vista distinto.

Por cierto, ya lo habéis dicho, pero me reitero en ello, el desencanto probablemente sea el mejor documental rodado en lengua castellana.

abril 09, 2009 1:46 p. m.  
Blogger eSadElBlOg dijo...

no conozco a este señor, pero sus palabras son muy profundas. Se ha hablado mucho acerca de las enfermedades mentales y la sensibilidad, en demasíados casos van unidas, no creo que lleguemos a saber si la genialidad conduce a la locura o la locura a la genialidad.

abril 09, 2009 2:39 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

No sé si locura y genialidad son compatibles o no, pero todos los locos que conozsco a menudo son geniales y algunas veces peligrosos... tienen ideas que podrían cambiar el mundo en un día; por eso los encierran. Un abrazo!

abril 09, 2009 5:33 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Este blog me lo pido para mis favoritos.
Saludos

abril 09, 2009 6:03 p. m.  
Blogger princesadehojalata dijo...

Adoro a la familia Panero desde que ví el documental sobre su vida "El desencanto". Mi debilidad es Michi, pero en el docu están geniales todos, los 3 hijos y esa madre con nombre de protagonista de novela: Felicidad Blanch.
Hay otro docu, rodado tiempo más tarde "DEspués de tantos años" muy triste, pero con un encuentro memorable entre Michi y Leopoldo María (este último ya bastante deteriorado) delante de la tumba de sus padres.

abril 09, 2009 8:18 p. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

Las palabras de Panero y la letra de los P.F.(aunque conocida) me han descuartizado el alma.
Tengo un extenso documental sobre Syd Barret. Se ve el efecto que causó entre sus excompinches cuando se presentó hecho una ruina, el pelo y las cejas rapadas, en el estudio de grabación. Cómo éstos no pudieron evitar apoyarse en una pared y llorar como críos.
Creo recordar que años más tarde Syd seguía viviendo en su pueblo.
Mi experiencia, que no te deseo, es que los shrinks son personas patéticas y tristonas a más no poder. Siempre acabo dándoles una palmadita en la espalda y soplándoles los mocos, diciéndoles que se huelguen de los chalets y yates que adquirieron a cuenta mía.
Hubo un tiempo en que I used to speak my crazy mind y soltaba unos comments alucinados, disparatados (no para mí). Eran muy celebrados por la peña. Pero ya no le doy a nadie ese gustazo. Ahora me hago el loco y escribo cosas estúpidamente sensatas.
Los que exponéis a la malsana curiosidad pública vuestra labor , corréis el peligro de que entren cuatro vándalos y os pongan como chupa de dómine motero.
Pero veo que tus acólitos son modositos y mansos para contigo.
Por eso vengo yo aquí, como aquel esclavo de César que seguro acabó en las fauces de un león, para que no te duermas en los laureles y recuerdes que eres humano, digo ofidio.
Por mi parte sigo comfortably numb. Abro esta mi única ventana
al mundo o voy al Foggy dew pub (I can make that far) donde los 4 gatos están de bad bad mourning. Drop by.
Bueeeeno, hermano Lisardo, ya era hora que nos dieras a break con tu brucelosis y pusieras al Gilmour.
Un abrazo psicotropado.

abril 09, 2009 8:22 p. m.  
Anonymous el nene dijo...

Typo: I can make it that far (como dice el otro en The night comes on).

abril 09, 2009 8:31 p. m.  
Blogger Maritoñi dijo...

Hay locos que saben mejor que muchos dónde está la realidad, y que viven con los pies en la tierra.

abril 09, 2009 8:58 p. m.  
Blogger El Castor dijo...

La psicosis de Leopoldo y el proceso de autodestrucción de su hermano menor Michi que lo condujo a una muerte prematura.

Diríase que ambos pagaron un alto precio por su inteligencia. Quizá tenía razón Bergson cuando dijo que ésta se caracteriza por su incapacidad por comprender la vida.

Aciertas en todos los temas que sacas.

Saludos.

abril 10, 2009 12:37 a. m.  
Blogger Raquel dijo...

Yo cada día estoy más convencida de que es así; que la genialidad tiene que ser una obra de la locura. Ejemplos de ello hay muchos,ahí está Dalí, o Van Gogh, genios y locos.
Me han impresionado las palabras de Panero, precisamente por su lucidez.

Saludos.

abril 10, 2009 1:55 a. m.  
Blogger LLop dijo...

Una mente normal necesita descanso y dejar de obsesionarse. Quizás no hacerlo provoque la locura, o quizás un loco tenga mayor capacidad de concentración. Si fue antes el huevo o la gallina pues ya no lo sé. Un poco de cada a lo mejor.

Justo acabo de ver la película 'Pi, fe en en el caos'. Un matemático se obsesiona con encontrar un patrón matemático y en un momento de la película el y su mentor cuentan la historia de Arquimedes.

http://www.youtube.com/watch?v=5rj-xjmrQ1A

abril 10, 2009 9:48 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Es una gran canción, McCartney. Pink Floyd son unos grandes músicos y escriben muy bien, sin duda. Tampoco es ésta la mejor de sus letras, ya habrá tiempo de traer más por aquí. Salud!



Inma, yo tengo “Locos” en una edición de Poesía Completa de Panero, así que me temo que no compraré esta reedición. Por cierto, esta edición que tengo empieza con todo un testimonio de Panero que podría servir a modo de epitafio: “La destrucción fue mi Beatriz”. Precioso poema.

abril 10, 2009 7:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Conozco El Desencanto, Gemmayla. La foto que preside el post es un fotograma del documental. Y el texto del Yo y la amistad está sacado de allí también. Es cierto que están todos muy mal en esa familia, y el documental lo refleja muy bien.

También he visto que alguien ha colgado el especial sobre Panero que hizo Sánchez Dragó en la tele, pero es que la dicción de Leopoldo últimamente está muy dañada, y no se le entiende casi nada. Una pena. Pero era genial, sí, cuando se levanta en medio del programa y dice “me voy a mear”, y les deja solos, a los especialistas en él, hablando sobre él.

Besos!

abril 10, 2009 7:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Malbicho, el cuento de Gilbrán que ha recordado un youtube sobre Panero. Tras una tarde fuera del sanatorio, éste vuelve y cierra la verja tras él. emprende el camino hacia el sanatorio y, de pronto se vuelve y, desde el otro lado de los barrotes, les dice a sus acompañantes “sois vosotros los que estáis en la cárcel, no yo”.

http://www.youtube.com/watch?v=YHpUwydVF8k

abril 10, 2009 7:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

RBC, yo creo es una línea muy débil, sí. Y que todos lo sabemos, y por eso nos da tanto miedo esa enfermedad. Me alegro de presentarte a Panero, merece mucho la pena.


Brisuón, es cierto, no recordaba que los dos vivimos bajo el yugo demente de Esperanza Aguirre. Pero, claro, escribí justo antes de comer el comentario, y me dejé llevar :) Salud!

abril 10, 2009 7:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Charo, tienes razón en que la creatividad no debe tener puertas. Yo creo que ésta se relaciona mucho con el inconsciente (colectivo o no). Así, hacer aflorar lo inconsciente a lo consciente puede generar un punto de locura. Espero que disfrutes de Tolstoi, y que saques tiempo para leer tanta página ;)



Llop, desde el momento en que uno de los mitos más relevantes de la literatura moderna -si no el más relevante, directamente- es un loco que explica el mundo, creo que ya se explica su importancia. Me refiero, claro está, a Alonso Quijano. Salud!

abril 10, 2009 7:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Laluz, no conocía a Alejandra Pizarnik, pero me temo que esa relación entre lo autodestructivo y la creación literaria da para mucho. Nuestras estructuras son castillos de naipes frente al mar. Besos!



Conozco ese bingo, Mera. Pasaba cada mañana por delante de él en el autobús que me llevaba a la facultad. Debe ser toda una experiencia haberle conocido, sin duda. Su militancia ultraizquierdista de aquellos años no era ajena a haber sido hijo de un falangista, supongo. Gracias por traer la anécdota.

abril 10, 2009 7:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias por tus palabras, Roberto. La palabra locura nos da miedo a todos. Porque, en el fondo, todos nos sabemos más cerca de ese abismo de lo que reconocemos. Un abrazo!



Bueno ruidoperro, indudablemente da mucho “glamour” literario maldito el tener ese tipo de problemas notarialmente contrastados. Vivimos en un mundo marcado por el marketing y la figura del autor tiende a confundirse con su obra. En el caso de Panero, además, gran parte de su popularidad seguramente se explica por la película de Jaime Chávarri. Pero también creo que su calidad literaria (como la de los cuadros de Van Gogh) sobreviviría sin problemas a la ausencia de esas etiquetas. Eso sí, hubiera tenido que elegir a otro para hacer este post :) Salud!

abril 10, 2009 7:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Esadelblog, yo creo que es evidente que un exceso de sensibilidad, o una exposición traumática a una emoción, nos puede llevar a la locura, al desequilibrio. En este sentido, más bien tiendo a pensar que es la genialidad la que lleva a la locura, y no al revés.



Moderato, la locura es peligrosa y dolorosa. Y no sólo para quien la padece, sino también para quien convive con ella. Yo también conozco gente así y puedo asegurar que no es ningún privilegio. No creo que pudiera cambiar el mundo un solo hombre, por eso siempre gana el discurso establecido.

abril 10, 2009 7:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food and Drugs, gracias por incluirme entre tus favoritos. Te haré una visita en cuanto pueda. Salud!



Princesa, Michi era un personaje muy mediático. Creo que era el único de su familia con quien Panero se hablaba de vez en cuando. Pero también decía Michi en “Después de tantos años” que estaba más que harto de Leopoldo, que le agotaba y que le consideraba un enorme egoísta. Es duro, muy duro, vivir a esa sombra. Joé, tengo ganas de ver otra vez El desencanto. Besos!

abril 10, 2009 7:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

No pretendía descuartizar almas, Cohelet, que luego se queda todo el cibersuelo perdido de vísceras! Syd Barret murió hace un par de años, por lo visto sin ser capaz de recordad qué era Pink Floyd. Una pena.

Supongo que en el gremio de los psiquiatras hay de todo. También los hay públicos, sin yates y chalets de ningún tipo.

Me ha gustado la frase de “cosas estúpidamente sensatas”. Espero que las mías no sean ninguna de las dos cosas, pero eso son otros lo que lo deciden. El riesgo de que vengan trolls siempre está presente, pero, por el momento, nunca he tenido que moderar ningún comentario.

Hace muchos años que no voy al Foggy Dew, me encanta esa zona de Dublín.

Prometo solemnemente volver algún día con Bruce, tiempo habrá :P

Salud!

abril 10, 2009 7:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Maritoñi, algunos locos, incluso, dirigen grandes compañías, llevan programas de radio o presiden gobiernos. La crisis financiera que vivimos tiene su origen en una psicopatía peligrosa de unos cuantos dementes, sin duda. Gracias por pasarte por aquí!



Castor, quizás tiene razón Bergson, sí. Ser capaces de ver, como decíamos en el post de Saramago y Lou Reed, es muy doloroso. Gracias por tus palabras. Salud!

abril 10, 2009 7:27 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Raquel, lo que define la genialidad, en principio, es precisamente que se sale de la norma. Desde este punto de vista, parece difícil llegar a la genialidad si nos limitamos a percibir la realidad desde la televisión y sus anuncios. Me alegro de que te haya gustado Panero. Salud!



Llop, desde luego, la obsesión nos encamina a la locura, y el no descanso impide la concentración. Y vivimos en una sociedad donde las obsesiones son muy frecuentes y se usan y manipulan para generar beneficios económicos. Esa película, Pi, me dejó muy desconcertado. La idea de encontrar un patrón que rija el azar del mundo me pareció descorazonadora.

abril 10, 2009 7:27 p. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

He tenido y aun tengo, una relación cercana con el mundo de la locura, no en propia persona (creo…uno nunca sabe donde se encuentra la línea de separación) pero si con una cercanía lo suficientemente estrecha como para conocer (o creer conocer) algunas cosas sobre ella (o sobre un tipo determinado de locura, existen muchas).


La ausencia de auto-normas de comportamiento social, es una de las cosas más evidentes en personas tan especiales, que si bien podría parecer algo envidiable, tal y como ya discutimos en su casa Sr. Lagarto, para sobrevivir en la selva de esta sociedad, es necesario mentir, disimular, cortarse, tragar, y como mínimo, asumir algún tipo norma de conducta social para poder sobrevivir en este caos, donde los que nos llamamos "normales” nos movemos; por lo que para estas personas, el hecho de ser libres de ataduras sociales, las convierte en personas terriblemente frágiles e indefensas, terrible contradicción por otra parte, son libres de las ataduras sociales, y esclavos y estigmatizados por culpa de la falta de esas mismas ataduras.

Creo que eso es una de las cosas que tiene la poesía de Panero (no he leído nada de prosa de el), es tan terriblemente brutal, tan nítido y falto de cualquier tipo de artificio, que en mi caso, la fascinación va siempre acompañada por escalofríos.

No se, si antes de la locura esta el genio o si es al contrario, tampoco se, en que mundo de los dos hay más cuerdos; o si por el contrario, ellos son los que realmente ven el mundo tal y como es, y nosotros lo vemos a través de unas gafas especiales que disimulan el verdadero yo del ser humano.

Besos

*Mi hija acaba de empezar a hacer prácticas en un centro de día para personas especiales (con comportamientos a los que llamamos locuras) y esta encantada, dice que son fantásticos y maravillosos, mucho más interesantes que los del otro lado de la línea, y sobre todo, mucho más sinceros, no entienden de disimulos.

abril 11, 2009 12:08 a. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Me temo que vuelvo a ejercer de Sancho, amigo NoSurrender.

La anormalidad está muy sobrevalorada. Yo no encuentro ninguna lucidez en las obsesiones de Panero. Y que conste que hablo con conocimiento de causa, que en mi trabajo por entonces eran muy aficionados a "La ventana" y le escuché cientos de veces.

Si uno escucha a un loco, y no se deja cegar por el brillo de la canción, se dará cuenta de las contradiciones de sus juicios y de lo inane de la mayoría de sus opiniones.

Que alguno ha salido genial... pues sí. Pero eso es solo cuestión de estadística.

Por cierto... ¿de donde ha sacado usted que Syd Barret pasó su vida recluído en un psiquiátrico? Me temo que las leyendas urbanas están tan sobrevaloradas como la locura. Syd Barret no pisó un psiquiatrico jamás en su vida. Cuando dejó a los Floyd siguió apareciendo esporádicamente en estudios (editó discos en solitario también) donde grababa cosas a solas y con otros, apareció en algún que otro concierto, se movía en ambientes musicales, aunque no dejaba que le produjera nadie que lo intentó, desde los propios Floyd hasta los Pistols. Y en 1.978 se retiró del todo a casa de su madre en Cambridge, donde su mayor preocupación era huir de los pesados de los papparazzis ávidos de histórias apócrifas, y de mantener a raya su enfermedad, que no era la locura, ni mucho menos, sino la diabetes, que fue la que acabó por matarlo al complicarse con cosas del páncreas y que se yo qué más. Pero murió a los 60 años en casa de su madre, no en ningún manicomio. Y no solo eso, sino que en las pocas entrevistas que se le han podido hacer durante su vida apartado del ruido, siempre se ha mostrado alegre y feliz, viviendo de sus royalties y volcando su creatividad en la pintura... que debía ser bastante poco genial, a juzgar por el hecho de que algo tan mediático como hubiera podido ser la aparición de sus cuadros, nunca se produjese.

abril 11, 2009 12:58 a. m.  
Blogger Edith Oster dijo...

La parte de Amalfitano de 2666.
Y no sé, por ciertas frases de Panero que recuperas en el post, también Estrella Distante.
Saludos!

abril 12, 2009 5:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Petita, no considero en absoluto envidiable esa situación, claro que no. Jamás, en ningún momento, cambiaría mi vida diaria por la de Panero. La genialidad no compensa en absoluto esa fragilidad extrema de la que hablas. Pero el no desear para nosotros una vida tan dura y solitaria no quiere decir que no podamos admirar lo que nos dejan los que sufren esa falta de ataduras con la realidad.

El mundo de la enfermedad mental es muy amplio. Quizás los depresivos sí tengan una conciencia más real sobre el mundo que nosotros nos negamos a ver, como un mecanismo de defensa. Pero un esquizofrénico que tiene alucinaciones que le incitan a hacerse daño no tiene ese contacto con la realidad, no. Es un dolor muy gratuito que, encima, le hace dudar hasta de la propia realidad cuando no se producen esas alucinaciones

Tu hija hace una gran labor para la sociedad, puedes sentirte orgullosa.

Besos!

abril 12, 2009 6:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Carrascus, yo sí encuentro mucha lucidez en estas palabras de Panero. Y, con todos mis respetos, no creo que en el programa de radio La Ventana, haya hablado mucha gente sobre la amistad y el Yo como hablaba Panero en El Desencanto. Naturalmente, yo no hablaba de todos los locos, sino de un genio que resulta ser un loco.

Tienes razón en que las contradicciones suelen habitar las mentes de los locos, pero no lo inane. El sufrimiento existe y es real, aunque no se procese bien la realidad.

Gracias por su información, mucho más precisa que la mía, sobre Syd Barret. Si nunca ha estado en un sanatorio psiquiátrico y ha vivido una vida absolutamente normal hasta su muerte, entonces es que siempre he creído esa leyenda urbana. Creo recordar, y seguramente me equivoque entonces, que Syd Barret había desaparecido del mapa, que nadie sabía de él y que él mismo no recordaba a Pink Floyd. Gracias, como siempre, por su aportación a este blog.

abril 12, 2009 6:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Edith, efectivamente, Panero sale de manera más o menos explícita en La parte de Amalfitano, de 2666, pero creo que no en Estrella Distante.

Roberto Bolaño pensaba de Panero que “me parece uno de los tres mejores poetas vivos de España”. Había coincidido con él en varios ciclos de poesía y decía de sus fans: “algunos no sólo parecían locos sino también asesinos y Ferrero y yo temimos que alguien, en algún momento, se levantara y dijera: yo maté a Leopoldo María Panero y después le descerrajara cuatro balazos en la cabeza al poeta, y ya de paso, uno a Ferrero y el otro a mí “ :P

Saludos!

abril 12, 2009 6:56 p. m.  
Blogger Ichiara dijo...

Supongo que la genialidad no puede llevar a otra cosa que la locura. Cuando uno es capaz de ver tan por encima de las cosas o llegar a navegar por su sustancia es inevitable que derive en loco de atar.

Casi que termino en varias horas 2666 y me encanta el personaje de Amalfitano.

Por cierto, no será Panero el poeta recluido amante figurado de su mujer española? Lo llevo pensando desde que leí el post.

La canción y la letra preciosa.

Un beso

abril 12, 2009 7:34 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

Hace poco he conocido a dos personas, son especiales, cada uno con una locura diferente
Uno es esquizofrénico, el otro simplemente un genio que no tienen ni idea de serlo.
El primero se medica, pero de vez en cuando se olvida pq se ve bien
es un ser especial, cuando te mira no te mira, te traspasa, es imposible ser otro a su lado, es raro pero es así, su mirada no deja q mientas
El otro no se medica, pq no sabe q es un genio loco, simplemente no sabe lo que tiene en su cerebro
nunca ha leido un libro, no se sabe las canciones q canta de memoria, muchas veces no sabe ni en q año fue la revolución industrial, pero es un genio y él no sabe nada de nada

Me quedo con esta frase querido amigo
"sois vosotros los que estáis en la cárcel, no yo”.

muakkkkkkkkkkkkkk
( yo estoy en una cárcel)

abril 12, 2009 10:17 p. m.  
Blogger Edith Oster dijo...

Y donde sí que sale Panero es en Los Detectives Salvajes, en la Feria del Libro de Madrid de 1994.
Decía lo de Estrella Distante por el comentario de la cárcel.
Otro saludo=)

abril 12, 2009 11:02 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Que interesante todo lo que contáis, cómo siempre. Hoy he visto 'Revolutionary Road', y me he acordado de éste post. Aparece un singular personaje que está recluído en un psiquiátrico, y aunque es evidente su desequilibrio mental, queda patente que en absoluto está loco, aunque lo traten como tal. De hecho, sus comentarios, inteligentes, sarcásticos en ocasiones, son cruciales en el argumento de la película. Supongo que ése desequilibrio es el que hace se muestre desinhibido para dar su opinión, cruel, pero muy sincera, sin tapujos. Y desde luego, en aquella época, si no estábas loco, con las "terapias" que utilizában, sin duda alguna, conseguían que lo estuvieras.

Muy recomendable película, por cierto. Impresionantes interpretaciones de Winslet y Di Caprio...

Besos!

abril 13, 2009 3:10 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Supongo que creer que locos y genios son terminos próximos es bastante cómun pero discrepo, los genios o creativos son sencillamente creativos, es decir tienen capacidad para imaginar y crear cuestiones mas alla de la normalidad, eso no les convierte en locos ni mucho menos; un loco es aquel que actua sin sentido y el creativo da sentido a sus creaciones, claro que aveces pueden coincidir pero por simple causalidad.

Pufff...estaré loco?

saludos

abril 13, 2009 12:09 p. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

Ayer leyendo en el suplemento del país el articulo de Ray Loriga “No murieron por amor” recordé tu post Lagarto.
Especialmente el principio y el final:

“Ahora resulta que no murieron por amor, ni Silvia, ni Mariano José, ni Cessare. Ahora una gente muy lista ha descubierto por fin la verdadera causa de sus males. Plaath era bipolar, a Larra le dolía España, a Pavéese dos neuronas le pusieron la zancadilla en Taormina. Al final uno no es dueño ni de las razones de su muerte. La tristeza es confusión, el mal de amores se puede reproducir químicamente en un laboratorio de Wisconsin, el universo da vueltas en Bélgica debajo de la hierba. Las pistolas no las carga el diablo, que no existe; a los hombres no les pueden las causas más nobles, sino una pequeña disfunción en el cortex…”

Siempre hemos buscado razones “lógicas” para explicar aquello que no sigue las normas establecidas (las que nosotros establecemos) y los parámetros que consideramos normales. Hemos quemado a aquellos que curaban por considerarlos brujos y endemoniados, hemos excomulgado a científicos y matemáticos por herejes, hemos considerado producto del pecado enfermedades como la epilepsia, y aun ahora, males como el sida y las enfermedades de trasmisión sexual están bajo sospecha; hay determinados científicos que aun son capaces de cuestionar si la homosexualidad es una enfermedad o no, y sigue una lista interminable.

¿Es eso también lo que hacemos con la locura, le damos una explicación científica para poder asumirla y así sentirnos más tranquilos porque todo ocupa su lugar natural en nuestro mundo?

Disculpas por utilizar tu casa para darle vueltas a las cosas, pero tu post me hizo pensar.

Pero como dice Ray al final de su artículo:

“Los forenses, ante los pedazos de un dolor, se inventan un mero accidente”

“Y hasta es posible que a pesar de todo, y digan lo que digan los neurólogos y los santos, casi todos los que han muerto murieran por amor.
Y sin poder evitarlo”.

Besos (locos)

abril 13, 2009 4:48 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Yo creo que sí hay una relación entre genialidad y locura, no me preguntes dónde está, quizás en que los locos son capaces de expresar lo que los cuerdos sólo pensamos y no manifestamos para que no nos tilden de locos.

Suena un poco raro... pero seguro que me entiendes, lagarto ;)

También creo que a los genios el disfraz de locos les entusiasma (suelen ser pelín exhibicionistas),
aunque no sé si a los locosgenios de verdad les gusta esa situación.

Besitos,

abril 13, 2009 7:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ichiara, decía Bolaño (joé, cito demasiado a Bolaño) que “El éxtasis, tal cual, quema. Y alguien que lo siente durante un segundo y luego retorna a su mediocridad existencial, es evidente que no se ha metido en el éxtasis. Porque el éxtasis es terrible. Es abrir los ojos ante algo que es difícil de soportar”

Me alegro de que hayas buceado en 2666, espero que te haya gustado. Amalfitano es un personaje genial, como todos los de Bolaño y, efectivamente, el Loco de Mondragón con el que quiere huir su esposa española es Leopoldo María Panero. Pero espero que disfrutes con el gran Archimboldi las horas que te quedan :)

Besos!

abril 13, 2009 10:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bolero, la locura es un mundo de mundos. Agrupamos a todos llamándoles locos, pero no tiene nada que ver una depresión con una esquizofrenia, por ejemplo.

Según la Wikipedia, que acabo de abrir, “La enfermedad mental es una alteración de los procesos cognitivos y afectivos del desarrollo, considerado como anormal con respecto al grupo social de referencia del cual proviene el individuo. Esta alteración se manifiesta en trastornos del razonamiento, del comportamiento, de la facultad de reconocer la realidad y de adaptarse a las condiciones de la vida”. Es decir, es la “normalidad” de los otros la que define la frontera de la locura. Hasta 1973 la homosexualidad se consideraba una enfermedad mental, por ejemplo.

Besos y ánimos para la cárcel ¿quieres que te mande una lima, dentro de un bocadillo? :P

abril 13, 2009 10:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Edith, no recordaba lo de los Detectives salvajes. Lo acabo de leer y supongo que te refieres a la parte de Pelayo Barrendoáin (p.494). Cómo disfruté de esa novela, gracias por darme un poco más sobre ella, tan inabarcable.



Diciembre, Revolutionary Road es una gran película. Eso sí, durísima. Efectivamente, el loco es un personaje esencial para entender la “razón” de Di Caprio. Da tanto en el clavo, que no puede adentrarse de una manera normal en la sociedad, sin duda. Qué buen gusto el tuyo ;) Besos!

abril 13, 2009 10:17 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, supongo que el problema viene cuando ese “más allá de la normalidad” acaba afectando a la manera de interpretar el mundo que nos sostiene. No sé, en algunos casos concretos no creo que esa relación sea tan casual. Pero hablo de casos aislados, claro. No derivo necesariamente una cosa de la otra.



Petita, me ha gustado esa frase de “la tristeza es confusión”. Realmente creo que vivimos en una sociedad anestesiante de emociones. Ya no es que huyamos del dolor, es que incluso nos negamos a aceptar que existe y que es parte de la vida. Y, por eso, tienes razón, necesitamos encontrar una explicación del nuevo Todopoderoso Dios Ciencia que nos diga qué tiene que el loco que no tenemos nosotros, para así sentirnos libres de la “confusión”. Gracias por tus vueltas. Besos!

abril 13, 2009 10:17 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, una característica de algunas enfermedades mentales es la desinhibición, sí. Al romper con la realidad que les rodea, también rompen con los tabúes sociales sin auto represión. Y, quizás, como bien dices, esa desinhibición puede confundirse con el exhibicionismo. Pero unos sufren y otros no, claro. Besos!

abril 13, 2009 10:17 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Lo que sería de locos es no darle crédito a un señor que escribe verdades tan grandes y tan hermosas.
Esa canción que dejas al final del post, es el resúmen perfecto de esa locura que podría ser, como dice el Arcangel, la locura de un ebrio. Qué es locura, y que no lo es??¿¿ Yo lo único que acepto como válido, es sentir el arropo de unas palabras que me llevan a un paraje que ya visité, o que siento que vendrá, y que me valen para identificarme, y hasta quizás prepararme, y subir la guardia.
Me ha encantado, ya sabes que a mi los locos me vuelven loca...
Un besazo fuerte¡

abril 13, 2009 11:46 p. m.  
Blogger Casilda dijo...

La madre de los Panero tampoco tenia desperdicio.
Supongo que hablamos de la locura en su sentido poetico no?porque la realidad es que esa preciosa melodia esquizofrenica solo la apreciamos los que la vemos muy en la distancia, consagrada ya.
Familia Panero, anda Lagarto que no me traes recuerdos ..
Un beso

abril 14, 2009 1:26 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Pues yo creo que hay mentes geniales a ambos lados de la línea. Lo mismo que simples. No creo que haya relación entre una cosa y la otra.

Besos, Lagarto

abril 14, 2009 8:33 a. m.  
Anonymous ana dijo...

Una persona en un momento determinado ya no quiere enfrentarse a su alma. La esconde porque tiene miedo de no encontrar ya fuerzas para vivir. Entonces sobreviene la locura. Estamos ante la medida del dolor. El alma se desdobla. Queriendo no ser, la vida se arremolina en un aparente sinsentido, la vida se convierte en un mundo irreconocible. Un mundo de dolor por haber alcanzado el secreto demasiado pronto.

Y uno se puede pasar entonces la vida... persiguiendo el azul.

abril 14, 2009 12:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tremends, las verdades de Panero son grandes, sí. Pero “hermosas”, a veces no lo son tanto cuando se pone escatológico, por ejemplo :P Besos locos!!


Casilda, nadie en esa familia tenía desperdicio, sin duda. Y te doy toda la razón en eso de que la locura sólo puede parecer una preciosa melodía cuando se ve a mucha distancia. El propio Michi lo decía de su hermano Leopoldo María. Besos!

abril 14, 2009 8:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dalila, hay de todo en todas partes, claro que sí. Pero pienso que, quizás, a veces, de manera aislada y personal, un éxtasis creativo puede llevar a la locura. Besos!


Ana, la medida del dolor es la medida de la locura, sí. No estoy seguro de que los que nos llamamos cuerdos lleguemos nunca a atrapar nuestra propia alma y enfrentarnos con ella con facilidad, pero lo que es indudable es que conservamos ciertos mecanismos de autodefensa que fabrican sentidos a los sinsentidos. Gracias por todos los comentarios que has ido dejando ahí atrás. Veo que tenemos alegrías generacionales comunes! Gracias por venir por aquí!

abril 14, 2009 8:57 p. m.  
Blogger eva al desnudo dijo...

Entro y salgo, leo y relo este post y todos los cometarios y me dan ganas de escribir muchas cosas.
Está claro que utilizamos la palabra loco demasiado a la "torera" y la mayoria de las veces sin ser conscientes del lastre que arrastra el significado de la misma.
Panero es una persona terriblemente inteligente que desmenuza la realidad y no es que la transforme, al contrario, mete el dedo en la llaga una y otra vez,la diferencia es que para él la cruda realidad no es una llaga y para nosotros sí, posiblemente porque no estemos preparados para asimilarla. Y estas personas lo pasan mal, se sienten incomprendidos y se aislan.
Uno de mis mejores amigos se suicidó el viernes, se sentía incomprendido y en lugar de vivir la vida que realmente quería posiblemente "vida de loco" para algunos, se resignó y optó por largarse.
Leí tu post cuando lo publicaste y por desgracia este fatal acontecimiento me ha aportado las palabras necesarias que necesitaba para expresarme o hacerme entender.

Es muy bueno lo que has escrito, te lo digo de corazón.

Un beso

abril 14, 2009 11:43 p. m.  
Blogger Pauet dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

abril 16, 2009 12:57 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Me encanta Panero, es uno de mis poetas favoritos, y me da lo mismo que esté loco, pero es genial y al final eso es lo que cuenta.
Al leer el post también me he acordado del personaje loco de Revolutionary Road, película que por cierto no me gustó nada. El argumento era muy bueno y también el trabajo de la protagonista, pero di Caprio me parece sobreactuado. Creo que si hubiera construido un personaje menos histérico, más contenido, la película hubiera ganado mucho. Pero es una simple opinión.
El loco en esta película es el único que dice las cosas como son, y el personaje que más me gustó, aunque resultase incómodo para los otros personajes.
Tal como dice Eva al desnudo, yo muchas veces me siento incomprendida, y a veces me aislo, ¿estaré loca?
Besos salvajes.

abril 18, 2009 3:02 a. m.  
Blogger Bolero dijo...

Nosurrender necesitaré mucho mas q una lima, mucho me temo q esta carcel es una carcel de oro

muakkkkkk
( y cuesta mucho salir)

abril 20, 2009 11:55 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home