miércoles, abril 29, 2009

Invitación


Los árboles, para la Kronsberg Wood Corporation, mueren de pie. Talarlos y derribarlos para convertirlos en mesas y parqués era su negocio desde 1916 y la empresa había crecido sin interrupción desde entonces.

Ese era el motivo por el que cuatro biólogos, alquilados a buen precio a la universidad de Oxford por la KWC, se encontraban aquella tórrida mañana de mayo de 1967 estudiando las posibilidades comerciales de ciertos árboles exóticos en el alto Amazonas.

La primera expedición, formada tan solo por Alex Masana -un ejecutivo de la maderera- y su guía quechua, había perdido todo contacto dos días antes y eso inquietaba a los hombres que, machete en mano, avanzaban ahora por la selva.

Entre el zumbido de los millones de mosquitos que colonizaban el aire y los humanos gritos de los monos, la expedición pudo escuchar con claridad el silbido seco y armónico de una cerbatana. Pronto se vieron rodeados de cientos de indios yanomamos que asomaron sus cabezas entre la maleza.

Los yanomamos se presentaron desnudos, con la piel tiznada de blanco y adornos de madera al cuello. Todos excepto el jefe de la tribu, o el chamán, a quien identificaron rápidamente por portar una suerte de sombrero de ramas trenzadas de casi medio metro de altura y que le tapaba la mitad de la cara. Además, en lugar de los abalorios de maderas tintadas, llevaba atado al cuello el reloj del ejecutivo de la KWC perdido dos días antes en la selva, Alex Masana, con la esfera rota y las agujas detenidas a las tres cuarenta y cinco.

El grupo de blancos biólogos quedó petrificado. Los aborígenes no hablaban ingles, por supuesto. Pero tampoco español o quechua, lo que hacía inútil la presencia del guía.

Los yanomamos formaron un círculo alrededor de los científicos. El chamán se acercó a ellos y empezó a bailar una danza macabra de movimientos espasmódicos, con los brazos en alto, vueltos hacia la catedral de hojas que les envolvía. En un movimiento reflejo, John Lagarto, el más joven del grupo de biólogos, encendió su cámara Polaroid y tomó una instantánea del rito al que se estaba abandonado el jefe de la tribu. Chascó la cámara y le ofreció la película.

Cuando el chamán vio su imagen aparecer en papel la alzó y la mostró a sus guerreros con júbilo. Éstos, eufóricos, gritaron con alboroto moviendo sus lanzas de arriba abajo y de abajo a arriba, con gestos exultantes.

El chamán se volvió hacia los intrusos, juntó las manos tiznadas de blanco y las atrajo hacia sí repetidas veces en un internacional gesto de acercamiento. Luego hizo círculos con su mano derecha sobre su estómago tatuado en forma de telaraña.

- Nos están invitando a cenar, Mr Lagarto. Les ha gustado su regalo.

Los guerreros yanomanos abrieron un pasillo para que pasaran los hambrientos invitados hacia el centro de la aldea, donde vieron cómo hervía entre cebollas la carne de Alex Masana en una marmita.

El olor era estupendo.




Un libro para Alex Masana: Vacas, cerdos, guerras y brujas: los enigmas de la cultura, de Marvin Harris

Una película para Alex Masana: Holocausto caníbal, de Ruggero Deodato

Una canción para Alex Masana: Good thing, de Fine Young Cannibals

.

53 Comments:

Blogger Food and Drugs dijo...

Pues Bon apetit, qué otra cosa queda hacer ante tal despliegue de gentileza y cortesía
:-)

abril 29, 2009 11:23 p. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

El chamán puso la mano en el hombro de John Lagarto y dijo:
- ¿Cómo quieres que te preparemos estos otros tres? ¿Más hechos que Masana?
- Padre -respondió en lengua yanomana- Échaselos a los caimanes. Sólo son becarios. Me dan náuseas.
- ¿Algo nuevo en la ciudad?- preguntó el chamán mientras acariciaba la nuca de un becario pelirrojo.
- Te he traído el Devils & dust del Gran Jefe, un taparrabos de licra y , ¡por fin! la edición en yanomanúa del Eclesiastés.
El viejo chamán se alejó leyendo:
"2:18 Asimismo aborrecí todo mi trabajo que había hecho debajo del sol, el cual tendré que dejar a otro que vendrá después de mí".
- Está empezando a chochear- murmuró John Lagarto -Habrá que hacer algo la respecto. Anyway, I´ve got a hungry heart this morning. Time for lunch.
Los caimanes sacudían la orilla con sus colas.

abril 30, 2009 1:48 a. m.  
Blogger Rafa dijo...

Uhm, me ha entrado hambre. Me voy a desayunar !!

abril 30, 2009 8:42 a. m.  
Blogger tu dijo...

qué horror.... pero bueno, sálvese quien pueda...

abril 30, 2009 9:36 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

:D Q genial! Echaba de menos a Marvin Harris y no me había dado cuenta! Tengo que volver a él, con todo lo que me ha enseñado ese hombre... Estas cosas de biólogos son así, siempre nos emocionan los reencuentros científicos :P

abril 30, 2009 10:15 a. m.  
Blogger gemmayla dijo...

NoS.-John Lagarto, encantada de militar en la Secta del Secreto Vegetariano, jausjuas !!!

Pobre Masana, angelico !!!

Ayer, precisamente, mi hijo pequeño me preguntó, cuando más cansada me sentía al caer la tarde, "¿Por qué unos hombres malos talaban todos los árboles del Amazonas?"
Le respondí que tengo entendido que cada minuto se talan en el Amazonas el equivalente a ocho campos de fútbol de verde césped y La Baronesa sin pronunciarse al respecto. También le conté aquello que nos dijeron de niños sobre si fué cierto que una ardilla podia cruzar la Peninsula Iberica de punta a punta sin tener que bajarse de un arbol, según Estrabón.
Y entonces me "descuajeringué" de risa cuando el peque me preguntó si la culpa de aquella desforestación y tala indiscriminada la tenía Franco, juasjuas. Los niños es que son la monda haciendo preguntas.
Le respondía que Franco había cometido muchas barrabasadas, pero que el triste asunto de la tala y la ardilla se remontaba a la construcción de carabelas y embarcaciones de madera. Y ya me estaba preparando para recordar quién era Estrabón por si el peque preguntaba. Que ya se sabe, cuando los críos inician la batería de preguntas a uno le pueden dar las uvas.
El caso es que ni Lula parece ser que ha puesto demasiado interés en frenar esta tragedia ecológica. Al caldero con todos los individuos sin escrúpulos !!!

Feliz Puente de Mayo

abril 30, 2009 11:07 a. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Impotencia es lo que una siente ante tanto despropósito ecológico perpetrado por los intereses económicos de las grandes y poderosas multinacionales. Las cuales explotan, sin escrúpulo alguno la riqueza natural de nuestro cada vez mas deteriorado planeta. Resulta también tremendamente injusta la presión y el ninguneo que llevan sufriendo durante años los pueblos indígenas, a los cuales se les está arrebatando sus derechos, sus tierras, y con ello su supervivencia.

Otro tanto ocurre con los intereses mineros que la multinacional minera Barrick Gold pretende llevar a cabo a través de su proyecto denominado ‘Pascua-Lama’, el cual afecta de a terrenos fronterizos de Chile y Argentina. Proyecto que afectará de lleno a los tres glaciares que se encuentran en esa zona. Además del daño de consecuencias imprevisibles sobre la utilización para tal fin de sustancias tóxicas cómo el cianuro de sodio, que contaminaría las aguas del Río Huasco, afectando gravemente a la actividad agrícola de la zona. No, si el caso es cargarnos todo, en fin...

Por cierto, ¿John Lagarto tiene ascendencia Abulenseee?, lo digo porque Arguiñano ha resaltado hoy en su programa las excelencias de la carne de Ávila. Va a resultar que los yanomanos lo saben y...

Besos!

abril 30, 2009 4:17 p. m.  
Anonymous Lula Fortune dijo...

Supongo que tendrían una botella de buen chianti para acompañar el guisito.
Un sugerencia de libro: "Juventud caníbal", antología de nuevos narradores italianos.
Besitos ñam, ñam.

abril 30, 2009 4:29 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Prefiero una rica ensalada de hinojo, gracias.

abril 30, 2009 5:20 p. m.  
Blogger Carlos dijo...

"El olor era estupendo", lugubre y mordaz remate.

Saludos.

mayo 01, 2009 1:40 a. m.  
Anonymous diciembre dijo...

...con tu permiso, un chistecillo:

En una gran empresa Multinacional Sueca, después de un exhaustivo proceso de entrevistas, tests y dinámicas de grupo, para no defraudar las leyes de discriminación, se contrata a un grupo de caníbales.
El Gerente de Personal, durante la ceremonia de bienvenida les dice:
“Ahora forman parte de un gran equipo. Ya pueden disfrutar de todos los beneficios de la empresa. Por ejemplo, pueden ir al restaurante de la empresa cuando quieran para comer algo, pero sólo les pido que no se coman a los otros empleados”, bromeó el Gerente.
Cuatro semanas más tarde, el Gerente reúne a todos los caníbales. “Están trabajando muy bien y estoy muy satisfecho... pero la señora que sirve el café no aparece ¿Alguno de ustedes sabe lo que le ha podido pasar?”
Todos los caníbales negaron con la cabeza.
Después de que el Gerente se hubo marchado, el Jefe de los caníbales los junta a todos y les pregunta:
- ¿Quién ha sido el idiota que se ha comido a la señora del café?
Uno de los caníbales, levanta tímidamente la mano.
El Jefe caníbal le dice:
- ¡¡¡¡Eres un bestia!!!!! Estamos trabajando aquí con una tremenda oportunidad en las manos. En cuatro semanas nos hemos comido 3 Directores, 2 Product Manager, 3 Senior Executive de Marketing, 3 Gerentes de Ventas, 1 de RRHH, 16 Consultores y nadie se ha dado cuenta...
Podríamos haber seguido así mucho tiempo... ¡pero noooo!,
¡¡¡TENIAS QUE ESTROPEARLO TODO... COMIENDOTE A UNA PERSONA QUE HACE FALTA!!!

mayo 01, 2009 8:56 a. m.  
Blogger MK dijo...

Que bueno el chiste diciembre!.
Pues resulta que cada año sigue desapareciendo algún aventurero que otro que se adentra por aquellos parajes.
Hace muchos años ,estando en Perú conocimos en Lima a dos periodistas argentinos . Un mes más tarde nos volvimos a encontrar con ellos en Iquitos , cenando en un garito cerca del rio nos contaron que llevaban tiempo preparandose para adentrarse en la selva y en un susurro dejaron caer que llevaban años recopilando información sobre El Dorado.
Compartimos unos días en aquella ciudad , nos intercambiamos direcciones (los móviles no existían todavía , o pesaban como un ladrillo) y luego les perdimos la pista cuando nosotras nos fuimos hacia una misión de franciscanos canadienses en Indiana,un primer poblado de la selva donde una compañera tenia un familiar. Y ellos se quedaron esperando a un tercer componente de la expedición que llegaba unos dias después desde Argentina.
Después regresamos a Iquitos y ellos ya había partido.
Un año y medio después una pareja española viajó hasta allí y siguiendo nuestras recomendaciones se alojaron en la misma pensión .Allí preguntaron por los argentinos
de nuestra parte y les explicaron que tras un primer intento de internamiento en la selva regresaron a Iquitos ,y que unas semanas después de intenso reavituallamiento se volvieron a internar en ella , dejando parte del equipo en la pensión , que era el lugar de contacto para familiares etc...
Al ver que no regresaban en el tiempo acordado , se dio la voz de alerta de buscarles.
Y bueno , se dejó de buscarles unos meses después.
En los mercadillos cerca del rio en Iquitos aun se venden de tapadillo auténticas cabezas humanas reducidas , dicen..

mayo 01, 2009 11:05 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

A mi el canibalismo no me espanta. No sé por qué. Creo que en caso de necesidad, sí sería capaz de comerme a alguien siempre que no fuera de mi familia.... No tengo ese tipo de prejuicios, la verdad.

Un beso, Nosu

mayo 01, 2009 11:36 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias Food & Drugs. Pasa y toma algo tú también!


Cohelet, me he reído mucho con tu comentario :) Digo yo que, con los becarios, siempre se pueden hacer croquetas ¿no?

mayo 01, 2009 11:55 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Rafa, gracias por pasarte por aquí. El desayuno, dicen, es la comida más importante del día ¿seguro que no quieres un poco, para poner sobre la tostada?


Tú, sólo son diferencias culturales :P

mayo 01, 2009 11:55 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, hace poco tuve una cena genial, discutiendo sobre la obra de Harris, con el libro abierto sobre la mesa, entre las raciones y las copas de vino. No habla es éste de canibalismo exactamente, pero sí de las extrañas culturas de los yanomani. Harris enseña muchas cosas, sí. No sólo de biología vive el hombre ;)


Gemmayla, si eres vegetariana tú te lo pierdes :P Supongo que los niños tienden a ver nuestra infancia como algo próximo al paleolítico. Debe ser muy difícil para ellos comprender cómo era la vida sin playstation, sin dvd, sin Internet… quizás, desde un punto de vista sociológico, hay mucha más similitud entre la época de las carabelas y el franquismo que entre la época de nuestra infancia y la actual. Lula hace lo que puede, supongo. Me cae bien Lula. Besos!

mayo 01, 2009 11:55 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, pero es que ése es el modelo de desarrollo económico que nos hemos dado. Si se frena ese ritmo de explotación, se acaba produciendo paro y crisis económica. La solución está en buscar un nuevo modelo de desarrollo más sostenible (energías renovables, telecomunicaciones, responsabilidad social, etc.), pero el proceso es lento y doloroso.

Me ha hecho muchísima gracia el chiste de Ikea. Tomo nota, y protegeré mi despacho a partir de ahora :P

Y sí, los Lagarto provienen de la fría y clerical Ávila, aunque se han extendido mucho :)

Besos!

mayo 01, 2009 11:55 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lula, no sé si los vinos de Chianti tienen, entre sus puntos de distribución, la zona de los yanomani en el alto Amazonas. Pero le preguntaré al chamán, claro que sí. ¿Te vienes a cenar? El guiso tiene una pinta estupenda. Besos!


Arcángel, eres la primera argentina que veo que no aprecia una buena carne. ¿Y si ponemos chimichurri? :P

mayo 01, 2009 11:56 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carlos, tuve una tía que vivió muchos años entre los pueblos quechuas, al este de Iquitos. Cuando éramos pequeños y ella volvía a España, nos hablaba de las pirañas y de los cocodrilos para asustarnos. Y lo conseguía :) Me acordaba de ella cuando escribí este relato. Salud!


MK, no había visto que has vuelto al cibermundo, si es que últimamente no tengo tiempo de nada. Le decía justo aquí arriba a Carlos que yo también tuve a un familiar en una de esas misiones. Era bióloga y vivía con unas monjas teresianas. He escuchado algunas historias de esas, pero también otras que hablan de la amabilidad de esos pueblos y la fascinación de esos paisajes. En fin, como decía mi tía, no sé porqué nos extraña más morir devorado por las pirañas que atropellado en la M30…

mayo 01, 2009 11:56 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dalila, me estaba acordando de un viejo capítulo de una maravillosa serie de televisión, Hill Street Blues, en el que Hunter acaba admitiendo que comió algo del cadáver con el que quedó encerrado en un episodio :)

Ah, cómo me gustaba Hill Street...

Besos!

mayo 01, 2009 11:56 a. m.  
Blogger Shandy dijo...

Dicen que el mejor ingrediente para una buena comida es el hambre. De todas maneras me quedo con las ganas de saber como les sentó la comida a los hambrientos.
Lo de la foto que parece aplacar la ira del jefe de la tribu me recuerda a otra historia que está relacionada con un espejo. Lo de atrapar la propia imagen tiene algo de mágico cuando se descubre por primera vez. Buen arma una cámara o un espejo en casos como éste.
En nuestra cultura también hay "canibalismo", nos comen y a veces comemos para sobrevivir. Canibalismo es también, en cierto modo, destruir aquello que nos da vida: selvas, bosques...
Sí, parece que algo hay en la naturaleza humana que nos impulsa al canibalismo.
Aunque no pueda seguir la letra de la canción, me encanta este tema, lo sigo con la cabeza y con los pies. La imagenes del vídeo con todas esa vespas, muy bonitas, muy chulas.
Besos con ritmo.

mayo 01, 2009 2:22 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Sobre usos y costumbres.....interesante texto.
Ojala un día visites Iquitos, es un lugar de gran belleza sobre todo para hacer ecoturismo.

mayo 01, 2009 4:11 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

Qué va!! Loa Yamomanis no son caníbales. En todo caso si alguien desea encontrar caníbales de verdad que busque en cualquier ciudad de los hombres blancos, está plagadita de ellos....Excelente post!

mayo 01, 2009 4:12 p. m.  
Blogger Agneshka dijo...

me encantó!

mayo 02, 2009 6:34 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Mmmm… doctor Lagarto, no podría jurar que la memoria no me engañe, pero me da en la nariz que no es éste el primer relato de canibalismo que nos cuelga. Y si sumo esta vaga intuición al nombre que ha puesto a su dirección de correo, el efecto resultante no puede dejar de parecerme un pelín inquietante. ¿Tiene su psicoanalista noción de esto? :P Pero bueno, perdone, tampoco es mi intención meterme donde no me llaman, y menos en una cuestión tan delicada como ésta. Ahora, creo que guardaría mucho de irme algún día a cenar con usted si por una rara cuestión del destino hubiera de tener lugar una situación como ésta. Vamos, no se ofenda, pero es que una se aprecia mucho las pocas carnes que le han caído en suerte y no tiene intención alguna de correr riesgos innecesarios :P

De todos modos, es cierto, como dice Moderato Josef, que sobre los yanomamo pesa desde “Holocausto Caníbal” –película que no he visto y que desde luego no pienso ver, que yo soy muy sensible para estas cosas- una leyenda negra que no es cierta en absoluto. Y es que ninguno de los muchos estudios realizados por los antropólogos sobre los yanomamo ha dado testimonio de que fueran caníbales, pese a que, si han sido tan estudiados, es por otra característica que los hace no menos temibles que si lo fueran. Precisamente en este libro que cita, Marvin Harris considera que son el pueblo más belicoso, agresivo y machista que existe. No por nada uno de sus descubridores los llamaba el “pueblo feroz”. Según relata Marvin Harris, los yanomamo son tan aficionados a la guerra, a los duelos y a resolver sus diferencias a hostia limpia (duelo rituales de golpes en el pecho hasta que caen al suelo sin respiración, combates con palos en los que se machacan literalmente las coronillas y combates con lanzas) que, al llegar a la edad adulta (si es que tienen la fortuna de llegar), tienen sus cuerpos cosidos a cicatrices.

Pero peor lo pasan aún sus mujeres, principal motivo de los duelos entre ellos, de las que estos “machos salvajes” no sólo abusan físicamente con asiduidad, sino a las que constantemente magullan, mutilan, hieren e incluso matan para conseguir su obediencia o sin motivo aparente, simplemente para descargar sus frecuentes ataques de ira. Ahora, no se crea que estas pobres señoras viven atormentadas por las continuas agresiones que les infligen sus maridos. Qué va. Por lo visto, las mujeres yanomamo interpretan estas agresiones como signos de amor y rivalizan entre ellas a ver quién tiene más cicatrices como prueba de lo mucho que las quieren sus maridos. Hasta el punto de que ante una antropóloga que las estudió y que carecía de ningún tipo de cicatrices similares a las suyas concluyeron que, a la pobre desgraciada, los hombres, no debían de haberla querido lo suficiente. Qué extraña es la naturaleza humana, ¿no cree, doctor Lagarto?

Así que, leyendo estas cosas, a mí los yanomamo casi me dan más miedo que si fueran realmente caníbales. Porque si yo hubiera estado en esa expedición junto a su pariente John Lagarto, antes hubiera preferido ser devorada por esos bestias que que alguno de ellos se encaprichara de mí y decidiera tomarme por esposa. Porque entre una muerte rápida y luego ser comida y tener que vivir bajo el imperio de la violencia de esos animales, me quedo definitivamente con lo primero. Vamos, sin lugar a dudas.

En cualquier caso, dígale a los expedicionarios de su cuento que si en algún momento vuelven al mundo civilizado, pasen directamente por la consulta de algún psicólogo de prestigio. Que eso de haber probado la carne humana y encima considerar que su olor era estupendo no puede dejar de tener secuelas nada positivas en la convivencia con sus semejantes :P

¡Un beso, doctor Lagarto!

mayo 02, 2009 8:55 p. m.  
Blogger Carlos dijo...

Pues hasta hoy en Iquitos no hay muchos cambios (gracias a Diós) y no por prudentes políticas ecológicas sino por exclusiva desidía de consecutivos gobiernos.

Saludos.

mayo 03, 2009 1:12 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Es que la cebolla es primordial para que la carne quede bien tierna...

mayo 03, 2009 10:53 a. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

El detalle del reloj de pulsera, roto y perdido, es de antología, querido lagarto...

Por lo demás, no se puede rechazar jamás la invitación de un anfitrión tan agradable¡

Buen provecho¡

mayo 03, 2009 12:03 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Me quedo con las ganas de saber como se comportaron los invitados. Si el hambre les pudo y si chuparon los huesos de Masana.

Muy jugoso.

mayo 03, 2009 8:33 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

hablando de desarrollo sostenible, a lo mejor es que consumimos todo tipo de animales excepto de los que más abundan, esos que van erguidos y en lugar de pelo están cubiertos de tela de colores. Estos caníbales sí que son ecológicos.

mayo 04, 2009 12:21 a. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Bueno, la cuestión es no morirse de hambre, jajajajajaja!!! EStupendo relato.
Un lametón de pantera.

mayo 04, 2009 2:14 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Jajajaja pues a comer se ha dicho!

Marvin Harris sigue haciéndome pasar momentos deliciosos.

Ey, tus relatos también!

Al fin y al cabo los ejecutivos y sus secuaces no dejan de ser parecidos depredadores aunque utilicen cubiertos y se limpien la boca con cuidadoso mohín. En nombre de la justicia arbórea (oh, gran totem!)... les está bien empleado! A la lumbre con ellos!!! jeje

Un beso con salmorejo.

mayo 04, 2009 9:42 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Ta claro que cuando hay hambre se come lo que sea,...digo yo que en general los animales no se comen entre los de su misma especie, pero los hombres ya sabemos como somos, mas bichos que nadie...eso si yo este finde a alguna ya me hubiera comido

aisss, que viejo estoy!!

saludos

mayo 04, 2009 2:07 p. m.  
Blogger Casilda dijo...

Yo tengo una curiosidad , a las personas humanas que diria el otro se las cocina muertas o vivas como a los centollos ?.
(es que no hace mucho me mandaron un video de concurso chino de preparación de alimentos vivos y coleando que me dejó lista para la operación bikini )
Besote

mayo 04, 2009 8:22 p. m.  
Blogger LLop dijo...

No hay nada como el turismo gastronómico, merecido se lo tenían desde luego.
El libro de Marvin Harris me giró el cerebro del revés, en cambio la peli me dio algo de asquillo la verdad.

Saludos Sr. Lagarto.

mayo 04, 2009 10:46 p. m.  
Blogger cacho de pan dijo...

ñam, ñam, ñam...

mayo 04, 2009 10:57 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

que carita tuvieron que poner los biólogos...pufff...me quedé pegado leyéndote.

De todas formas el canibalismo también es económico, militar y social...

un abrazo, compañero

mayo 04, 2009 11:28 p. m.  
Blogger Gabriela dijo...

Qué asco!!
Seguro que lo sirvieron sin sal, por algo les dicen salvajes.

mayo 05, 2009 4:34 a. m.  
Blogger Isabel chiara dijo...

Y qué hacía Masana en la selva con reloj? no sabe que el tiempo allí no existe? Bueno, sí, el cálculo pa enternecer sus muslitos, jajaja.

Me reí un montón con el último párrafo, y encima estaba bueno.

Besos Lagarto, hay que comer de todo, ya nos lo decían de pequeños.

mayo 05, 2009 4:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Shandy, no sabemos cómo termina la historia. Seguramente el narrador acabó también siendo comido por los Yanomami, y por eso no encontraron más textos en sus diarios cuando éstos aparecieron a finales de los noventa en una remota zona del Amazonas cuando las excavadoras estaban allanando un terreno para construir una colonia de adosados.

Creo que una tribu india, no recuerdo bien, tenía verdadero pánico a las fotografías, ya que pensaban que éstas robaban el alma.

La letra de la canción de los Selectos Jóvenes Caníbales no tiene mucho de especial. Es una historia sencilla y bien llevada de chica-deja-a-chico-y-éste-la-echa-de-menos.

Besos!

mayo 05, 2009 8:50 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

RBC, por lo que tengo entendido, Iquitos queda bastante lejos de la zona de los Yanomami. Y, además, se come mucho mejor! :) Todo lo que me han contado de esa ciudad es muy atrayente, sí. Me gustaría conocerlo.



Moderato, es cierto. Los Yanomami nunca fueron caníbales, según los antropólogos. Pero todo viene de una terrible película, Holocausto Caníbal, que plantea una historia muy sangrienta con ese motivo. Gracias por tus palabras!



Agneshka, gracias por tus palabras y por pasarte por aquí!

mayo 05, 2009 8:51 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tiene usted razón, doctora Antígona: no es la primera vez que en este cuaderno se habla de canibalismo. Ya se habló hace un tiempo de otra rama de los Lagarto, que vivieron un tiempo, ejem, confuso, en África durante la época colonial. Tiene usted buena memoria. O fijación con estas prácticas culinarias, quién sabe. En cualquier caso, sí me arriesgaría a cenar con usted, lejos de los fieros Yanomami y cerca de una pacífica botella de vino, eso sí.

La obra de Marvin Harris es muy interesante, y logró sorprenderme algunos de sus planteamientos, que parecen escritos, a veces, para la sociedad occidental del siglo XXI. No somos tan diferentes en la esencia, aunque, gracias a Dylan, canalizamos la violencia contra el cuerpo de mejor manera (por ejemplo, en un gimnasio)

Nunca he probado la carne humana, pero sí he leído las memorias de un hombre, muy culto e inteligente, que sí lo hizo y calificó de “alimentación exquisita”. Quizás algún día hable aquí de ello.

Un beso, Antígona!

mayo 05, 2009 8:51 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carlos, me encantaría viajar hasta allí. Supongo que los turistas urbanos agradecerán esa desidia. Saludos!


Sintagma, por supuesto. Y una patata, para espesar la salsa ¡No entiendo cómo esos salvajes no metieron patatas en el guiso!

mayo 05, 2009 8:52 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, desde que tengo teléfono móvil no he vuelto a aprisionar mi muñeca en un reloj. Qué agobio, ahora, sólo de pensarlo. ¿Te vienes a cenar con los Yanomami? Trae pan.


Maquiavelo, le decía un poco más arriba a Shandy que el narrador desapareció misteriosamente y nunca se terminó ese relato. En cualquier caso, yo creo que disfrutaron del banquete y la compañía. Salud!

mayo 05, 2009 8:52 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Zorro, tengo entendido que hay una incompatibilidad biológica en la cadena alimenticia cuando una especie se come a sí misma. Eso es el mal de las Vacas Locas, por ejemplo. Pero, bueno, no habría problema en que los humanos sirvieran de alimento para perros y gatos, por ejemplo.



Pantera, ¿y una buena ensalada, con toda esa selva que aliñar? :P Gracia spor tus palabras. Besos saurios!

mayo 05, 2009 8:53 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, sírvete ¿qué prefieres, pierna o costilla? Y hablando de algunos ejecutivos, no creo que su carne sea muy apetitosa. Seguro que está dura e insípida. Y luego, cuando masticas, te encuentras entre la carne un Rolex que te destroza una muela. Quita, quita. Besos!


Atikus, el próximo fin de semana, esconde el tenedor, que las asustas :P Salud!

mayo 05, 2009 8:53 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Casilda, no sé cómo lo harán en otros sitios, pero por lo que se desprende de este relato, los Yanomami maceran primero la carne un par de días y luego la ponen a hervir con cebollas. No hubiera quedado mal tampoco si hubieran asado la carne sobre una hoguera, como hacía Obelix con los jabalíes. Y, por qué no, raspar luego la carne, muy fina, para hacer kebabs ¿no?

Qué ganas me han entrado de comer centollos, por Dios. Es una experiencia erótica, más que gastronómica.

Besos!

mayo 05, 2009 8:53 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Llop, es mucho mejor el libro que la película, claro que sí. En cuanto al turismo gastronómico, ¡no des ideas o nos montan una cadena de franquicias los Yanomami con estas cosas! :P Salud!


Cacho de pan, te veo con hambre ¿quieres un poco de Masana? :P

mayo 05, 2009 8:54 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Roberto, la gete de marketing usa mucho la palabra “canibalismo” para referirse al consumo de un producto que sustituye el consumo de otro. Así que el canibalismo es normal en el mundo de las empresas, sí. Salud!


Gabriela, tienes razón. No creo que los Yanomami usen mucho la sal, si no tienen apenas contacto con el mundo exterior. Así que, ahora que nos hemos dado cuenta, no olvidaremos llevar un salero la próxima vez que salgamos a la búsqueda de un ejecutivo de la KWC! Gracias por pasarte por aquí!

mayo 05, 2009 8:54 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Efectivamente, Isabel, hay que calcular el tiempo de cocción, que si no la carne se apelmaza y no hay quien la coma.

¿Quieres un poco?

Besos!

mayo 05, 2009 8:55 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Así fuese yanomami de cepa, hay algunitos a los que no podría comerme, por mucho que cocinase su tóxica carne... como algún ex presidente de cierto país o uno del mío.... te lo digo Lagarto: MORIRÍA DE HAMBRE!!!!

Por otro lado, a ver qué sintieron los biólogos al ver a sus semejantes servir para calmar el apetito de los yanomamis... ¿acaso no era lo mismo para esta tribu que talasen sus árboles???

Hoy me has quitado el apetito, querido Lagarto ;) pero volveré, claro que sí!!! ;)

besos!!

mayo 06, 2009 12:16 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Isis, parece que ahora hay más estabilidad política en tu país. No conozco de Correa más que lo que se publica a este lado del océano en la prensa, pero acabar el mandato entero y ganar la reelección en la primera vuelta, con tanta diferencia de votos sobre el segundo, no se veía en Ecuador desde que yo recuerde. Espero que sea para bien!

Los árboles son el modo de vida de muchas tribus, sí. No les roban sólo la madera, sino toda el sentido de su vida. Alguno se tendría merecido servir de aperitivo, sí :)

Besos!

mayo 06, 2009 8:15 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

A pesar de la tenaz oposición de los medios, de la campaña sucia (tan común en la práctica de la 'democracia') y el evidente impacto que sus medidas han tenido en los grandes monopolios; Correa ha salido triunfante, sí..

Gracias por tu comentario a este respecto -el que contesto 'un poco' tarde jeje-. No solo es una época de estabilidad (rara en mi país gracias al circo de la politiquería) sino que, además de los cambios estructurales que está emprendiendo el nuevo gobierno, se está gestando un cambio positivo mucho mayor y que tendrá consecuencias determinantes para ese futuro 'mejor': un cambio de mentalidad. La baja autoestima, la 'viveza criolla', la explotación humana y de recursos, la injusta distribución de la riqueza, la dependencia enfermiza de EE.UU.; van a desaparecer junto con el nefasto modelo económico que nos ha llevado a una inevitable debacle.

Pero estamos recuperando la esperanza.. Y creo que eso es lo más importante..

Yo celebro este triunfo que no es solo político sino ideológico... Lo que me lleva a pensar que, en el fondo, todos queríamos un cambio real y supimos reconocer la oportunidad cuando la tuvimos... Oportunidad histórica, pues es la primera vez en mucho tiempo que alguien toma el poder con valentía y determinación... Solo espero que se cuide muy bien, pues en tiempos de grandes cambios también hay grandes motivaciones para los 'afectados' para no permitir que sus millones se vean afectados...

Se avecinan días difíciles para mi país, pero que sin duda son el germen de una nueva realidad... Yo, como ecuatoriana que ama su patria, no puedo estar más contenta ;)

gracias y besos.. ;)

mayo 09, 2009 6:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home