martes, abril 21, 2009

Los héroes que pensábamos que teníamos que ser


Un verano tórrido y pegajoso Terry y yo nos hicimos amigos. Tratábamos en vano de respirar el fuego en el que habíamos nacido. Nos escapábamos fuera de la cuidad, sujetando entre los dientes la poca fe que aún nos quedaba. Dormíamos en aquella vieja casa abandonada de la playa, borrachos de calor. Y nos escondíamos en los callejones. En los callejones. Con un amor tan fuerte y tan lleno de derrota, corríamos buscando nuestras propias vidas, por la noche, en aquellos callejones.

Bailábamos en la oscuridad, en la playa de Stockton’s Wing. Allí donde los amantes desesperados aparcan, nosotros nos sentábamos donde los últimos reyes de Duke Street. Acurrucados en nuestro coche, esperando el tañido de las campanas, para olvidarnos de todo en lo más profundo de la noche. Y volvíamos a los callejones, donde juramos que viviríamos siempre, en aquellos callejones, juntos, tú y yo.

Allí donde las máquinas de discos suenan sin fin, entre porros y Valentinos. Donde los que salen a bailar acaban barriendo las lágrimas que quedan en las calles, vestidos con harapos, hundiéndose en la oscuridad de la noche. Algunos terminan con pequeñas magulladuras, pero otros mueren de verdad. Algunas veces, por las noches, parece que puedes oír a toda la puta ciudad llorar.

Echa la culpa a las mentiras que nos mataron, echa la culpa a las verdades que nos agotaron. Puedes echarme toda la culpa a mí, Terry, porque ahora ya no importa. Cuando el golpe vino a la medianoche ya no quedaba nada por decir. Pero le odié a él, y te odié a ti cuando me dejaste.

Ahora, aquí, tumbados en la oscuridad, eres como un ángel sobre mi pecho. Tan sólo una trampa más para corazones, llorando lágrimas de infidelidad. Pero recuerda todas las películas, Terry, que juntos fuimos a ver. Cómo tratábamos de aprender a hacer las cosas como los héroes que pensábamos que tú y yo teníamos que ser. Para, después de todo este tiempo, descubrir que somos como todos los demás: desamparados en un parque, y forzados a confesar que nos escondíamos en los callejones. En aquellos callejones donde juramos que seríamos amigos para siempre. En aquellos callejones, hasta el final.


Remember all the movies, Terry, we'd go see
Trying to learn how to walk like heroes
we thought we had to be





Pues no sé si he hablado alguna vez de Bruce Springsteen en este blog... bueno, últimamente tengo mala memoria, ustedes perdonarán...

Backstreets (callejones) es una de las cinco canciones de Springsteen que siempre que las escucho me dejan con lágrimas en los ojos, da igual el número de veces que las haya escuchado (Thunder Road, Darkness on the Edge of town, Stolen car y Long time comin’ son las otras cuatro).

Terry, protagonista de Backstreets, es una chica, o quizás un chico. En inglés, Terry es tanto nombre de mujer como de hombre. Por eso se presta a la confusión, acerca de si Backstreets es una canción que trata sobre la amistad o es una canción de amor. Pero da igual, coño. Es una canción de Pérdida, es una canción que te arroja a la cara, cuando más duele, que la madurez nos hace perder aquello que era importante. Una amistad, un amor, da igual, pero era importante. Era Algo Importante. Porque lo importante es la sensación de quedarse solo, de sentirse, de pronto, varado en una ilusión que ha muerto en nuestros brazos, asesinada por el tiempo, por el inexorable paso de los días y las circunstancias. Y de ilusiones que mueren estamos todos los adultos bien completos ¿verdad, lector?

El tema arranca con una intro de piano de Roy Bittan absolutamente épica. Unas notas ácidas, cargadas de melancolía, pero a la vez de orgullo y de tensión. Nada más empezar a escucharlo sabes que algo va a pasar, que algo Tuyo va a pasar. Cuando entra la banda al décimo segundo compás, el orgullo del piano se pierde en el cuchillo de las guitarras que acaban esperando a Bruce en un acorde de Re menor que se sostiene, mientras Springsteen empieza a hablarnos de lo que Terry representa para todos nosotros, reafirmado en cada frase por la batería de Max. Nos habla entonces del verano cálido de nuestros días, de la necesidad de la huida de lo que nos incomoda, del refugio, de una playa llamada Stockton Wing... luego, de pronto, llega a la puta Verdad. Bruce saca ese chorro de voz que sólo él puede vomitar (y he visto a cientos, cientos de músicos tocar en directo, y no hay nadie que lo haga como él) y lo confiesa de manera brutal, a gritos, pronunciando con toda la derrota del mundo cada una de las putas sílabas: hi-ding-on-the-back-streets. Y entonces, entonces es cuando comprendemos que esa canción, esa maldita y maravillosa canción, habla de nosotros, de todo lo que hemos perdido en los callejones de la vida y de cómo nos echamos de menos a nosotros mismos.

Backstreets habla de ese momento en que nos damos cuenta que NO hemos podido ser lo que pensábamos que íbamos a ser. Que Somos tan Frágiles. Que tenemos que admitir que huíamos de lo que realmente somos, que simbolizan esos callejones ¡Y que tire la primera ciberpiedra quien no conozca esa sensación de ilusión traicionada como rito de transición a nuestra madurez sobrevenida!

Madurar es traicionar ilusiones para descubrir cómodas desilusiones. Una detrás de otra. Y convivir con ellas con una sonrisa que congelamos, educadamente, hasta que nos duele la mandíbula. Pero siempre aguantamos el tipo ¿verdad? De eso va la canción de los callejones, de esos callejones en los que juramos vivir.

Porque llega un momento en que no sabes si fueron las verdades o las mentiras lo que nos arrastró a la derrota. Y que ya da igual de quien sea la culpa, porque todo está hecho, y nos hemos despertado del sueño de vivir con este dolor de espalda, con esta hipoteca, con este trabajo burgués y con esta paella de sábado de familia, o de familia de sábado.

Y recordamos, de pronto, todas las películas que fuimos a ver, y todos esos héroes que pesábamos que íbamos a ser. Y que nunca fuimos. Y descubrimos que somos tan pequeños como los demás. Hi-ding-on-the-back-streets.




Una película para los héroes que nunca fuimos: La ley de la calle, de Fracis F Coppola

Una canción para los héroes que nunca fuimos: Heroes, de David Bowie

Un libro para los héroes que nunca fuimos: Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño

.

73 Comments:

Blogger moderato_Dos_josef dijo...

Bien lagarto bien, veo que vas aprendiendo a hacerte mayorcito jejeje. Estoy cínico hoy, sí, pero no melancólico y te aseguro que yo no he hecho realidad ninguna fantasía que quise ser de pequeño porque ya ni siquiera la recuerdo. ¿Ves qué fácil resulta envejecer? Pierdes la memoria y ya no tienes que lamentarte de nada ni sentir; eres feliz porque piensas que estás en el camino de tu sueño, cuando en realidad nunca lo tuviste. No quise ser nada en la vida. Todo eso sucedió en mi juventud, así resultó de vacía, y apenas tuve que esperar para darme cuenta de que no sería nada en la vida, porque no quería ser nada. Odiaba ser ejecutivo, abogado, contable, financiero, etc... Y al final mi sueño se ha cumplido ¿ves? He triunfado en la vida. Ya que no soy nada y soy lo que nunca imaginé ser: Un escritor que nunca llegará a escribir un best seller, en el paro; en el puto paro jejeje. Pero al fin y al cabo estoy vivo y huelo, veo, percibo y siento las putadas que la Seguridad Social y Hacienda me hacen todos los años mientras espero agazapado para contra atacar. Claro... que todo es relativo ¿verdad? O nada es relativo. Para empezar: ¿Estoy vivo...? Buen post sí señor buen post y bonita canción, aunque no sea la mía... Saludos!

abril 21, 2009 9:43 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

La letra es realmente interesante, y como bien dices en ocasiones parece que llana y simplemente habla de la mistad entre dos colegas, y en otra se presta al equívoco de una relación chica-chico hablando después de muertos tal vez… El jefe tendrá que aclararlo algún día, espero.

Saludos.

abril 21, 2009 9:50 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Todo depende del tamaño de las ilusiones, supongo. Yo nunca quise ser una heroína, pero joder, qué triste me ha dejado este post!

abril 21, 2009 10:40 p. m.  
Blogger Gilda dijo...

Iván Noble canta una canción en la que pregunta: "Hiciste las paces con toda la gente que nunca pudiste ser?".
Cada tanto me pregunto eso, y a veces me respondo que sí, y otras veces me respondo que no. Y cuando me respondo que sí, luego me pregunto si eso es madurez o resignación. O si ambas cosas no son la misma cosa.

Hoy leí un poema que escribió un amigo, y decía algo así: "Cuando confesé mis errores / no me sentí más sabio".
Hay que tener muchísimo valor para confesar(se) los errores, para admitir "sí, es verdad: fracasé". Y hay que tener valor porque al admitirlo se hace más palpable, más real.
Y cuesta mucho arrancar de nuevo.

Apapacho.

abril 21, 2009 10:45 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

"ese momento en que nos damos cuenta que NO hemos podido ser lo que pensábamos que íbamos a ser"
se nos presenta a todos tarde o temprano ...y entramos en una crisis de insatisfacción que raras veces se supera del todo

abril 21, 2009 11:51 p. m.  
Anonymous ana dijo...

"... de todo lo que hemos perdido en los callejones de la vida y de cómo nos echamos de menos a nosotros mismos".

Eso que tú tan bien expresas es lo que significa la voz de Springsteen en mi mundo adulto, es un nítido recuerdo de lo que era mi mirada, hace ya muchos años. Pero no todo ha sido perdido... eso también lo sé, cuando oigo su voz.

Sí, si has hablado alguna vez más de Springsteen, has hablado de su canción "El Río" (la historia de su hermana Pamela, esa que te ponía un nudo al final... a pesar de su sencilles técnica), también le hiciste un hueco a "No surrender" (esa historia que defines tan bien: "No Surrender es una historia de héroes a quienes la vida les ha dejado sin fuerza ni para levantarse de la cama, y que no entienden qué carajo les ha pasado, ni porqué, ni cuándo se equivocaron ni en qué. Pero que se esfuerzan cada día, cada puto día, en seguir intentándolo)... esa canción que un día le grabaste a tu mejor amigo en unos walkman... ese "Nosurrender" que es elnombre por el que aquí te saludamos...


"Hicimos una promesa que juramos siempre recordar
Nunca nos echaremos atrás, nunca nos rendiremos
Como soldados en una noche de invierno con un objetivo que defender
Nunca nos echaremos atrás, nunca nos rendiremos"


(...)

La voz de Sprinngsteen es capaz de poner medida a mi mirada adulta, mirada que a su vez se mide con la mirada de entonces... y sucede... sucede que aún queda algo... que todo no fue perdido... por los callejones de la vida.

(para que veas si me sé o no de carretilla el blog... jajajajaja)

GRACIAS.

abril 22, 2009 12:38 a. m.  
Anonymous ana dijo...

Y ESO... QUE AÚN NO...
... QUE NO NOS HEMOS RENDIDO.

;))

abril 22, 2009 12:39 a. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Las desilusiones nos hacen sufrir, y ése sufrimiento nos hace madurar. Es esa misma madurez la que también nos fortalece y hace que renovemos nuestras ilusiones. Madurar es lograr un estado de consciencia real de la vida...

Alguien dijo que para ver un arco iris, debemos tolerar la lluvia...., creo que es una preciosa metáfora de nuestra realidad vital.

Y, por fin hablas del Boss!, creí que nunca llegaría éste momento :-P.
A mi querido Bruce debo el haber hallado éste 'cibercallejón’, en el que siempre me reencuentro conmigo misma...

A mi me emociona especialmente ‘tougher than the rest’...

Besos!

abril 22, 2009 12:48 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Verdad, escritor, verdad.

No sé, no me suena ese Springsteen, ummm, a ver... no, creo que no, no creo que hayas hablado de él antes, para nada! Lo recordaría, fijo menuda soy yo!

Y he de confesar que a mí la madurez me ha pillado bien. Hice un pacto con ella (no me jodas, no te jodo) y otro con el resto (estoy madurando, disculpen las molestias). El único problema es aceptar la implacable Ley de la Gravedad: todo (y cuando digo todo, es todo, física y vitalmente hablando) acaba cayendo por su propio peso, baby.

Snif y albricias al mismo tiempo!

Besos a caer del guindo.

abril 22, 2009 9:39 a. m.  
Anonymous Cristina dijo...

¡¡Hola!!.

Soy Cristina. Hace tiempo que leo tu blog, en la sombra, y hoy me decido a vencer mi sempiterna timidez y escribir. No tengo nada especial que decir, todo está aqui expresado mil veces mejor de lo que yo podría hacerlo, pero Springsteen....¡¡aaiissshhhhh!!!.

A le que vamos. Generalmente no tengo sensación de pérdida por el paso del tiempo, simplemente he ido acomodando mis expectativas. A los 20 años crees que vas a hacer un montón de cosas importantes, a los 30 tu nivel de importancia ha bajado sustancialmente, y ahora, con más de 40, te encuentras con que casi nada resultó como pensabas, pero aún así estás en paz. Sólo en algunos momentos hay cierta sensación de rebeldía, de pérdida, nada que unas lagrimitas, un poco de jabón y un montón de buenas canciones no puedan eliminar.

Y por supuesto, Bruce. Su música me ha acompañado casi toda mi vida, aún recuerdo con claridad cómo conseguí mi primer LP suyo, "Darkness on the edge of town". Aproveché un viaje familiar para recorrerme las tiendas de discos de Madrid, y allí estaba, esperándome. Desde entonces han caído muchos más discos, y conciertos, y años. Y Springsteen siempre ahí. Y por cierto, me llevo dando vueltas a sus canciones un rato, y no se cómo has podido elegir sólo 5, me es imposible. A estas tuyas añadiría Downbound train, Born to run, If i should fall behind, y voy a parar, que al final escribo todas.

Gracias.

abril 22, 2009 10:45 a. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Este brillante post - como todos los tuyos, NoS.que califico de "brillantes, inteligentes, cautivadores" - me ha recordado la interesante e intrigante teoría que el Doctor Cardoso le expone a Pereira en la novela de Tabucchi, "Sostiene Pereira" sobre la supuesta "Confederación de las almas"
Según esta teoría, cada uno de nosotros alberga no una, sino muchas almas que pugnan por erigirse en un "Yo hegemónico".
Según esta teoría, son muchas las voces que pugna por hacerse oir y manifestarse.
Cada cierto tiempo nos preguntamos, ¿qué voz se impone ahora? ¿La escuchamos realmente o dejamos que se ahogue con las demás voces?
Creo que en general todas y todos sí cumplimos con nuestro destino, sí escuchamos nuestro propio guía interior. El asunto triste es que como seres limitados tenemos que elegir y en esa elección lógicamente siempre sacrificamos algo.
Creo que a nivel personal me siento satisfecha porque casi siempre he tenido claro quien es el "Yo hegemónico" que preside mi particular "Confederación de almas"

Vivir con una certeza y muchas incertidumbres es la sal de la vida.

Besotísimos a raudales

abril 22, 2009 11:04 a. m.  
Blogger LLop dijo...

Es curioso que tocamos palos parecidos en nuestros Blogs, tu con Springsteen y yo con Neruda. Supongo que será el polen y esta primavera que no acaba de llegar.

Aprovecho y te cojo prestada la canción de Bowie, gracias.

Saludos Lagarto.

abril 22, 2009 11:12 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Aún estoy en ese momento en el que las desilusiones se viven día a día, por mucho que intentes no ser parte de ello, no puedo actuar por los demás... Así que para mi el proceso de maduración es algo presente, doloroso y tangible. Aún así continuo en la lucha, aunque sea únicamente para alargar esos ideales.

abril 22, 2009 11:21 a. m.  
Blogger Ichiara dijo...

Y con todo el peso de la historia sobre nuestras espaldas no se nos reconoció la divinidad; por el contrario conocimos el desgaste, la tensión en este gran teatro que es el mundo. Cada día un porco más cerca.

Muy buen texto Lagarto

Saludos

abril 22, 2009 1:30 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Uy ...yo sigo teniendo un montón de ilusiones ...vamos se que el mundo es una mierda y que no voy a ser lo que pienso pero en mi subconsciente me lo creo que si no para que vivir, ..¿para curarr?...pues no yo soy muy infantil todavia, asi sigo ;(


saludos

abril 22, 2009 2:41 p. m.  
Anonymous ana dijo...

Atikus... me has hecho esbozar una enorme sonrisa...
;))

abril 22, 2009 3:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Moderato, no era yo un adolescente de fantásticas ambiciones tampoco. Y me siento muy satisfecho con lo que tengo, lo que ha llegado a provocar, incluso, un pequeño aumento del volumen de mi estómago, a modo de castigo divino.

No sé si es fácil envejecer, pero lo que sí sé es que es inevitable. Quizás no se pueden conservar todas las ilusiones de la juventud, pero siempre se pueden encontrar nuevas ilusiones. Y éstas, las nuevas, si se encuentran, suelen ser más sólidas y cálidas. Soy muy optimista con la vida, pero eso no quiere decir que haya que negar las hostias que se reciben.

Salud!

abril 22, 2009 5:48 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Makiavelo, el Boss no es muy dado a aclarar mucho de lo que dice en sus canciones. Pero creo que es mejor así. Porque las canciones nos pertenecen a los que las escuchamos, no a los que las escriben. Y esta canción, como tantas otras, me ha acompañado desde los catorce años, cuando la descubrí. Salud!


Lula, siento la tristeza que emana este post, no eres la primera persona que me lo dice. Me dejé contagiar por la música y las emociones que provoca. Nadie somos héroes, y no es justo que nos obliguemos a serlo. Y por mucho que me guste el final de Casablanca, yo no hubiera dejado que Ilsa se fuera con Victor Lazlo en ese avión.

abril 22, 2009 5:49 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gilda, yo sí estoy en paz con todos ellos. Me gusta lo que soy y dónde estoy. Y yo no lo llamaría resignación ni fracaso.

Recuerdo que los primeros años después de acabar con mi vida de estudiante sí estaban presididos por cierta melancolía (supongo que la de todos en esos momentos), y pensaba que la vida de madrugones, atascos de coche en hora punta y reuniones con gente encorbatada que me esperaban para las próximas décadas iba a ser cuestión de resignación. Pero he aprendido que la verdadera vida queda lejos, muy lejos de los despachos de las oficinas. Y que los verdaderos héroes son otros diferentes de los que veía en aquellas películas.

Y es que no creo que Bruce esté menospreciándose por ser “just like all the rest”, sino que, de alguna manera, eleva “al resto” a la categoría de héroes (no hay más que ver de qué van todas sus canciones). Porque ese proceso de madurez también implica comprender que aquellos adultos a los que menospreciábamos en nuestra adolescente ignorancia no eran tan tontos como nos parecían.

abril 22, 2009 5:49 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, pero es bueno admitirlo, tener ese momento de catarsis en que te miras al espejo y te confiesas que no eres lo que creías que ibas a ser. Que la vida ha dado sus vueltas y te ha centrifugado hacia otros sitios y otras circunstancias con las que no contabas, y que todo ha cambiado. Hay personas que nunca pensaron que tendrían una vida de pareja, y luego se encuentran con ella. Y hay personas que siempre pensaron que vivirían en un adosado con mujer e hijos y luego se encuentran solteros ¿nos traicionamos por eso? ¿es culpa de las mentiras que nos mataron, o es culpa de las verdades que nos agotaron? se pregunta Springsteen.



Bueno, Ana, intentaba ser irónico con eso de que no recuerdo si he hablado de Bruce alguna vez por aquí :) La verdad es que hablo demasiado de Springsteen en esta página. Y me encanta, qué coño. Creo que, aparte del Río y de No Surrender, también he hablado de la carretera del Trueno, de los corazones hambrientos, de las malas tierras, de Born in the U.S.A, de Janey, o del largo camino a casa… Sí, quizás me pase y abuse de la paciencia de los lectores. Pero es lo que hay. Me alegro de que te guste Springsteen!

abril 22, 2009 5:49 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, claro que sí. Además, es inconcebible la alegría sin el dolor, el hallazgo sin la pérdida, o la ilusión sin el miedo.

Tougher es una gran canción que también te deja sin aliento si quieres realmente escuchar lo que cuenta. Pero tiene un punto más de esperanza que Backstreets. Al fin y al cabo es una canción sobre un encuentro (y no sobre una pérdida) por el que apostar el resto.

The road is dark
and it's a thin, thin line
But I want you to know
I'll walk it for you any time


Quiero hacer algún día una especie de post sobre “springsteenterapia”. Es una idea muy vaga, ya iré elaborándola :)


Besos!

abril 22, 2009 5:49 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, ya sé que Bruce no es tu taza de té, como dicen los ingleses, pero intento sacar ideas que compartir de todo eso, independientemente de su música.

Yo tengo mis quejas contra la madurez, como todo el mundo, pero estoy satisfecho de lo que tengo, claro que sí. Y la Ley de la Gravedad es tan parte de la vida como la Ley de la Levedad. Mirémoslas a ambas con comprensión y paternalismo :P

Besos!

abril 22, 2009 5:50 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Cristina, gracias por escribir por aquí. Pasa sin miedo y tómate algo. Los springstinianos son siempre bien recibidos (y los que no son de nuestra religión también, por supuesto).

Darkness me parece el disco más romántico de Bruce, el que me deja siempre más callado después de escucharlo. Tienes buen gusto ;) Y no, no podría quedarme con cinco canciones, es imposible. Sólo quería mencionar cinco canciones que me parecen especialmente duras. Podría haber incluido Downbound train, o Empty sky, o, por supuestísimo, Sinaloa Cowboys. Pero me parecía más “literario” hacer una lista de 5, al estilo de Nick Hornby (otro springstiniano militante, por cierto)

¿Born to run te parece triste? A mí me llena de vida y de ganas de caminar sobre el alambre.

¡Gracias a ti, Cristina!

abril 22, 2009 5:50 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, que me vas a sonrojar con esa comparación con Tabucchi, eh :) me gusta la idea de la confederación de almas. Los seres humanos somos contradictorios y debemos aprender a vivir con esas contradicciones. Contaba algo parecido Javier Delgado, ayer, en un programa sobre literatura en la tele, hablando de su última novela. Besos!


Llop, supongo que los temas que nos afectan a los seres humanos son siempre los mismos desde el inicio de los tiempos: Bowie es genial, me alegro de que te guste. Salud!

abril 22, 2009 5:50 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, supongo que nunca dejamos de estar en ese proceso de maduración, tengamos los años que tengamos. El proceso de lucha es constante. Baby, we were born to run!


Gracias, Ichiara. Yo no reconozco divinidad, no. Es la propia mortalidad la que crea nuestra historia. Salud!

abril 22, 2009 5:50 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, siempre aparecen ilusiones nuevas. Puede que nos pillen con el colmillo más retorcido, pero sabremos reconocerlas y apreciarlas como el vino añejo. No quería decir que el tener ilusiones sea algo infantil, sino que la madurez obliga a haber traicionado algunas de ellas. Algo así. Salud!

abril 22, 2009 5:50 p. m.  
Blogger Sese dijo...

Quizás dejas de ser joven cuando aceptas que no cumplirás todos tus sueños. Gran tema de Springsteen que sin duda está entre los mejores, ¿entre mis cinco preferidos?, depende del momento pero seguro que muchas veces sí. Lo que tengo claro que Born to run es el mejor trabajo de Bruce. (además tiene el poso de la nostalgia).

pd. grandes videos los de malaguita en el youtube, hasta hace poco no los dejaba eanlazar y perdí la ocasión de colgar el de Nebraska en un post sobre Malas Tierras

abril 22, 2009 5:55 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Yo nunca supe, doctor Lagarto, lo que quería ser, ni tuve muy claro en qué pensaba que iba a convertirme. Sin embargo, reconozco perfectamente la desilusión de encontrarse en un lugar en el que uno sabe perfectamente que no quiere estar y, sin embargo, tener que asumir que eso es lo que hay y que difícilmente cambiará, a no ser que llegue algún milagroso golpe de suerte.

Me temo, sin embargo, que soy una inmadura empedernida, porque en absoluto puedo acomodarme a mi desilusión -que es más bien, como Arcángel decía, resignación- y una parte de mí no deja de rebelarse día a día frente a ella, pese a lo mucho que esa rebeldía íntima me desgasta y a la impotencia que me produce. La rebeldía duele, sí, pero a veces pienso que el día en que no la sienta algo valioso habrá muerto en mí. Quizás me equivoque, quizás viviera mejor sin ella, más feliz y contenta. Pero no me gustan las anestesias. Matan las ganas de escapar, matan la esperanza.

No obstante, tiene usted razón al decir que la verdadera vida queda muy lejos de las oficinas y los despachos. Y en esa verdadera vida, las desilusiones vividas no han desembocado para mí en la Desilusión y el descrédito, al menos en lo que considero verdaderamente importante. Todo lo contrario. No creo que la madurez nos lleve a perder aquello que era importante. Más bien creo que la madurez, a fuerza de desilusiones, a fuerza de pérdidas, nos lleva a distinguir mejor el grano de la paja, a saber mejor lo que queremos, a equivocarnos menos en nuestras elecciones. Bienvenidas entonces todas las desilusiones que nos han hecho ganar una visión más lúcida sobre nosotros mismos y sobre lo que deseamos.

Algunas ilusiones mueren con la madurez, sí. Pero otras siguen vivas como nunca, imperturbables, creciendo día a día. Y pienso que en la madurez se sabe mejor qué ilusiones vale la pena alimentar porque reposan sobre nosotros mismos, y no sobre circunstancias que siempre se nos escapan. Por eso diría que los verdaderos héroes son los que mantienen en pie su Ilusión pese a las desilusiones que les han hecho madurar.

Me ha gustado mucho su post, doctor Lagarto, pese a la amargura y la tristeza que destila.

Un beso

abril 22, 2009 7:26 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Mi querido lagarto.. Otra vez poniendo el dedo en la llaga ¿eh?? ;)

Pues yo aquí, con la arrogante pretensión de arrojar la primera ciberpiedra jaja... Para decirte que, o aún no me toca la madurez y sigo viviendo la ficción de la que me convenzo a mí misma cada mañana (es decir, soy víctima de una psicosis alucinatoria aguda); o, de verdad verdad, siento que debo decir, con toda honestidad, que hasta ahora no renuncio a 'aquel héroe' que quise ser algún día...

Que todas las 'tormentas' por las que he pasado, han servido para poder decirte, desde este instante de esta vida, que ninguno de mis 'infantiles' sueños me ha abandonado o se ha quedado aplastado por la avalancha de la realidad ;)

¿ilusiones rotas??? pues muchísimas.. laaargas noches de melancolía, muchas recriminaciones tales como: "¿por qué no hice lo contrario?"; y una que otra bofetada moral del tipo de: "nunca debí decir 'de esta agua no beberé'"...

Pero ninguna de esas tormentas ha logrado que diga: "todo aquello en lo que creí fue una ilusión de juventud... una loca quimera que no pude combinar con la responsabilidad de tener mi vida en mis manos".

Ahora, 'presa' de las responsabilidades de la vida adulta, puedo jactarme de seguir creyendo que, cada día que pasa, a pesar de lo inevitable y de lo que, aparentemente, me conduce hacia el otro lado; solo vivo para ser un poco más aquello que siempre quise ser.

Y es que a ese 'personaje' lo imaginamos dentro de unas circunstancias determinadas y, cuando nos toca vivir las opuestas, pensamos que la vida nos ha llevado por otro camino y no podremos ser el héroe que queríamos ser ...Solo hasta que entendemos que las circunstancias, las que elegimos y las inevitables, son solamente escenarios. El personaje que queríamos encarnar las trasciende y logrará ser realidad cuando, en efecto, no dependa de las circunstancias que le toque vivir.

Lamento este derroche de fe jaja... pero me niego a decir que no logré ser 'el héroe que quise ser', hasta que ya sea demasiado tarde y en efecto no lo haya logrado, o sea, hasta la última mirada que deje sobre esta tierra..

La ciberpiedrita esta es solo para decirte que no conozco "esa sensación de ilusión traicionada como rito de transición a nuestra madurez sobrevenida"; MAS NO, que no conozco la sensación de ilusión traicionada, pues eso es imposible ;) Conozco la desesperanza y la noche negra del alma ;) (falta de fe, pérdida de la claridad, desvío del camino, cobardía, etcétera, etcétera)... Conozco esa sensación de "ya es demasiado tarde para...." o de "no soy tooodo lo que creí ser" o de "¿será que vale la pena creer en todo lo que creo" y de "realmente no estoy a la altura de mis sueños"...

Pero te digo que, a pesar de tooooodo, sigo en el camino. Sin renunciar a ser lo que alguna vez quise ser...

Muchas veces me he preguntado: ¿lo estoy logrando?????????

Y la respuesta varía, según la actitud que tenga frente a la tormenta de turno ;)

Aún así, sé que no nací para otra cosa, más que para 'encarnar aquel personaje'. No tengo otra opción ;) para mí, cualquier otro tipo de existencia no es posible...

Te dejo mi propia frase, aunque me ha encantado, como siempre, reflexionar con tu video y tu canción ;)

"Todo hombre solo tiene una vocación genuina: encontrar el camino hacia sí mismo. Encontrar su propio destino -no uno arbitrario- y vivirto totalmente, con resolución, dentro de sí mismo.

Todo lo demás es solo una existencia hipotética, un intento de evasión, una huida a los ideales de las masas, conformidad y miedo con el propio interior".

B. Shaw.

Y me voy con la nostalgia que he llevado a cuestas en estos días, agudizada por tus palabras jaja... Y con la esperanza enfermiza que me obliga todos los días a levantarme y seguir caminando ;)

Que la vida es esta perpetua paradoja, mezcla de contrastes.... etcétera ;)

besos!!!!!!

abril 22, 2009 8:01 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

Aunque la fanática de Bruce Springsteen es mi hermana has conseguido emocionarme.
Muy nostalgico el tono de la entrada, pero excelente.
Completos de ilusiones que mueren pero también de otras que nacen, que es lo que hace que no tiremos la toalla.
Saludos.

abril 22, 2009 8:12 p. m.  
Anonymous ana dijo...

Ya ves... y yo pensando que no te acordarías...

Me lo tomé... literal... eso de que no sabías si habías hablado más de Bruce...
... anda que no me queda, infancia en el cerebro!!!

Y yo haciéndome aquí la listilla...
... ainssss.

abril 23, 2009 12:04 a. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Pues en realidad, amigo NoSurrender, creo que yo estoy también más por la postura sobre la que “Isis de la Noche” escribe su comentario. Yo también quiero tirar otra ciber-piedra, porque me parece absurdo hablar de ilusiones traicionadas. Y digo esto porque hiciésemos lo que hiciésemos o llegásemos a donde llegásemos, éstas siempre iban a existir.

Me parece absurdo rebelarnos contra la pérdida porque siempre íbamos a tener algo perdido. Todos, de pequeños y de jóvenes, hemos querido ser algo, pero no una sola cosa, sino muchas. Y es imposible llegar a serlo todo, entre otras cosas porque poder ser alguna de ellas era incompatible con poder ser otra. Si hablo de mí mismo, puedo decir que al final he llegado a ser UNA de las cosas que quise ser… ¿y ahora que hago? ¿me paso la vida lamentándome por no poder haber sido alguna de las otras?

Pues no. Lo mejor es intentar mejorar en lo que has llegado a ser. No hay que lamentarse por lo pasado, sino estar constantemente en guerra con las imperfecciones de nuestra vida, tal como va pasando.

Esta canción de Springsteen siempre ha sido mi favorita de todas las suyas, pero sobre todo por la música y la forma de cantarla que tiene el Boss, que son maravillosas. Pero con respecto a la letra, prefiero aquello que escribió Camus sobre la rebelión como forma de encontrar significado a nuestra existencia.

Por eso, para mí “Backstreets” nunca será una canción de pérdida, sino el sonido del orgullo de lo que hemos conseguido por nosotros mismos, a pesar de sus imperfecciones.

abril 23, 2009 8:21 a. m.  
Blogger Casilda dijo...

Me emocionas ...
Un beso

abril 23, 2009 12:33 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

"Springsteenterapia"...,humm, ¿acaso hablará de los beneficios de hacer escuchar música del Boss a los bebés prematuros, en los hospitales? :-P

Ahora en serio, suena muy bién y no tengo duda alguna de que será muy interesante y sorprendente, cómo todo lo que escribes :)


Besos!

abril 23, 2009 2:20 p. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

Nunca me hice la más mínima ilusión acerca de mi actual presente, y aún así estoy decepcionado de éste.
Seguí el consejo de Bob: "Don´t follow leaders, watch the parking meters", aunque ya ni coche tengo.
7:10 Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría.
Pero me queda un consuelo:
9:4 Aún hay esperanza para todo aquel que está entre los vivos; porque mejor es perro vivo que león muerto.
Un abrazo, hermano Lisardo

abril 23, 2009 3:38 p. m.  
Blogger tu dijo...

se viven desilusiones pero nacen otras nuevas, en este caso NO estoy de acuerdo ;-)
besos mil!

abril 23, 2009 6:09 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Acojonante. Sí, la vida es eso. Es Terry y las ilusiones perdidas, es llegar a una madurez en la que te das cuenta de que los sueños al final, no se cumplieron, se roncaron. Es aceptar la derrota, inteligente opción, pero es llenarte de lágrimas al ver tiempos pasados en los que éramos la promesa de lo que queríámos ser, y no la caricatura que somos ahora de algo que a veces no tiene ni forma ni color.
Eso sí, creo en las ilusiones, en otras. Menos grandes, mas cómodas, como tu dices, pero creo en ellas. Y creo en la capacidad de generarlas, y de luego exprimirlas, y sentir que volvemos a ser esos niños que reían sin saber porqué, y que tenían por delante toda una vida para entregarse a la música, a la poesía, para materializar sus anhelos.
Aunque hables de paellas de fin de semana, y trabajos burgueses, dentro de ti vive un revolucionario con el cual me identifico plenamente, y que no morirá nunca.
Que me ha encantado, vamos. La canción es la octava maravilla.
Un beso fuerte, nos vemos en los bares.

abril 23, 2009 11:44 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Hace años (quizás demasiados)escribí en una pizarra miles de veces la letra de Thunder Road, con el objetivo de no olvidarla jamas.

Creo que despues de la traducción que nos ha dejado hoy del Backstreets, desempolvaré mi caja de tizas y me pondré a hacer deberes.
Seguramente eso es lo único que podré hacer. Soy demasiado joven y estoy demasiado hipotecado, todavía, para buscarme un trabajo en el car service de cualquier hamburgueseria, de manera que sobreviviré, cerrando los ojos y tarareando la letra de esta canción.

Gracias Lagarto.

abril 24, 2009 12:06 a. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Hola Lagarto,
Me he vuelto seguidor de este blog tuyo y es que creo que aquí hay mucha sustancia, y he de admitir que a veces hasta me supone un reto afrontar cada post, lo que es mucho decir pues yo me tengo por mu listo ;-)
Yendo al tema en cuestión... Yo creo entrever en lo leído, oído y visto, modos muy distintos de afrontar la madurez: El de los que se resignan a aceptar que pese a lo confortable es desilusionante, el de los que la viven como una derrota sin paliativos, y muy sabiamente dejas para el final la escena de Rumble fish como para inspirarnos alguna esperanza en los que todavía creemos y tratamos de vivirla como un camino hacia la libertad, no obsesionándonos con recrear las leyendas de otros, sino buscando nuestra propia identidad, y dejando atrás las miserias y los malos rollos que nos impedían ser felices.
Maravilla de post.

Un saludo

abril 24, 2009 8:56 a. m.  
Blogger Shandy dijo...

Aquellos maravillosos años

Que la vida dolía
yo lo aprendí muy pronto.
Quizá por eso anduve tantos años
huyendo de la vida, como loco;

ciego, para no ver lo que sabía
que iba a ver nada más abrir los ojos;
borracho, para no mirar de frente
su impenetrable rostro.

Para poder vivir en paz, sin miedo,
para animarme, me lo bebí todo.
—Sólo así conseguí, en algún momento,
ser feliz y gozar la vida a fondo.—
Pero el sueño de la razón es sueño
y engendra monstruos.

Eso dice Javier Salvago, que le da muchas vueltas a este tema.

No Surrender, imposible tirar una piedra. En el camino se mueren muchas ilusiones y eso genera melancolía. Pero también surgen otras, las Itacas van apareciendo en el viaje. A mí me encanta la edad en la que estoy, aquí detendría el tiempo, eso sí. Me gusta reconocerme, no me asusta descubrirme, he aprendido a ser más tolerante conmigo misma y con los demás, sé lo que no quiero y creo que sé vivir mejor. Pero esto no ha sido gratis, claro.
El chico de la moto de Coppola me hace pensar en otro chico, el de la Vespa,el de Quadrophenia y en Resplandor en la Hierba... Tantas ilusiones...tantas perdidas...
No Surrender, me gusta como describes la canción de Bruce,épica, notas ácidas, guitarras como cuchillos... Y sí has hablado en otras ocasiones de Bruce. Recuerdo cuando lo hiciste sobre The River,uno de mis temas y discos favoritos, con él descubrí a Bruce. O mejor, cuando me lo descubrieron, Y marcó toda una época.
Gracias por traducir y por ese vídeo: que erotismo desprende este hombre!

Bicos

abril 24, 2009 10:15 p. m.  
Blogger Lokita dijo...

Jamás fui capaz de escuchar esta canción sin derramar una lágrima,
creo que lo haría aún sin tener ni idea de lo que dice la letra, sólo con escuchar la introducción, la canción ya promete un sin fin de emociones.
El significado de la amistad no puede valorarse hasta que alguien al que considerabas amigo, decide cambiarte por la traición, y por suerte estos, se pierden en el camino del olvido para siempre.
Un beso emocionado, Lagartillo

abril 25, 2009 1:24 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, mis “cinco mejores” también cambian cada día. En cuanto al “mejor álbum”, para mí oscila entre BTR y Darkness. BTR tiene mejor sonido, es más épico y tiene algunos de los mejores temas. Pero Darkness tiene un aire especial que no depende de ninguna canción en particular. Escuchar y meterte en Darkness es una experiencia en sí misma única y más personal.

Yo uso mucho aquí los tubos de malaguita. Creo que el esfuerzo que ella hace por traducir los temas es muy útil para quien no esté metido en esto de la springsteenología. En fin, que le doy todas las gracias, si lee por aquí.

Salud!

abril 25, 2009 1:11 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Supongo, doctora Antígona, que la sensación de desubicación es muy común en nuestra especie. y, quizás, como dice ese otro tema de BS, el sentido de nuestra vida es correr en busca de nuestro sitio bajo el sol, sin llegar a encontrarlo.

Me alegro mucho de que usted no se acomode en la desilusión y sienta latir toda la rebeldía en su corazón. De eso va otra canción de BS que nos llama, precisamente, a no rendirnos nunca. Quiero decir, con esto, que espero que no se deduzca de mi identificación con el Universo Springstiniano nada depresivo ni melancólico. Lo importante es hacerse las preguntas. Y le veo a usted muy, pero que muy springstiniana cuando dice eso de que “los verdaderos héroes son los que mantienen en pie su Ilusión pese a las desilusiones que les han hecho madurar”. De eso van sus cuarenta años de carrera.

Estoy completamente de acuerdo con usted en que las desilusiones que conlleva el mero proceso de vivir y madurar nos permite valorar mejor las cosas y, por tanto, reconocernos mejor a nosotros mismos. Y sólo así puede uno mantener el espejismo de la felicidad en el horizonte. Pero eso no impide pararse a pensar sobre el tiempo perdido y el sabor de las magdalenas en Combray. No es incompatible, mi querida doctora Antígona.

Me alegro de que le haya gustado este post. Un beso!

abril 25, 2009 1:11 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ya era hora de recibir la primera ciberpiedra, Isis ;) Se supone que este es un espacio de debate y siempre me interesan las opiniones de todos, sobre todo cuando son diferentes de las mías. Yo creo en el mito de Sísifo. Y que, por tanto, no hay ninguna incompatibilidad en mantener la ilusión de subir cada vez y volver a caer una y otra vez. Así que me parece muy bien que tengas aún presentes a los héroes que pensabas que tenías que ser.

Yo no creo en el destino como algo inalterable. Pero sí creo que todo tiene una explicación y que no podemos evadirnos de los mecanismos de causa-efecto. En cualquier caso, no dejamos de vivir siempre en “escenarios”; como tú dices. Y el escenario condiciona cada momento de nuestra vida y nuestra manera de entender la misma. El filósofo Khun lo llamaba “paradigmas”

Me alegro mucho de que conserves intactas todas tus ilusiones. No surrender!

Besos!

abril 25, 2009 1:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias Raquel. Lo considero todo un cumplido. Y tienes razón, las nuevas ilusiones siempre aparecen. Y son maravillosas. Saludos!


Ana, no tengo tags en este blog, porque no sabría cómo clasificar mis caóticos pensamientos. Pero quizás debería recopilar todo lo que he escrito sobre Springsteen, en algún sitio, de alguna manera. Porque ahí sí que veo una entidad. Habrá más, es inevitable :)

abril 25, 2009 1:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Acepto su ciberpiedra, amigo Carrascus. Pero yo no veo “absurdo” hablar de ilusiones traicionadas. La no existencia de ilusiones traicionadas implicaría una completa madurez desde nuestra infancia respecto a todos los avatares que nos deparará nuestra vida de adultos y, además, un “escenario” completamente inalterable a los largo de las décadas. Algo así como que existieran los Reyes Magos de verdad. En cualquier caso, nunca he dicho que “todas” las ilusiones deban ser traicionadas (por ejemplo, yo sigo escuchando los mismos discos que escuchaba a los catorce años con la misma emoción, como este mismo que preside el post).

Reconocer la fragilidad de los “escenarios” en que crecemos y la inevitabilidad del cambio que nos aleja no significa lamentarse más de la cuenta. Yo creo que reconocer nuestra fragilidad es heroico también.

A mí se me hace muy difícil disociar la música de la letra. Pienso que las dos cosas van juntas y que una se apoya en la otra de manera inevitable. No puedo imaginar la música de Backstreets con una letra tipo “she loves you, yeah, yeah, yeah” ni Cadillac Ranch con un texto de Heidegger. Y es que Backstreets es una canción dura y triste, llena de épica y orgullo, pero también de derrota asumida. Tampoco lo veo incompatible con el absurdo de la existencia en Camus, volvemos al mito de Sísifo y tal.

Saludos!

abril 25, 2009 1:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias Casilda, de eso se trataba. Besos!


Aún no lo tengo claro, Diciembre. Es sólo una vaga idea. Pero creo que hay una canción de Bruce para cada estado emocional. Algo así. Pero dejaremos pasar un tiempo :) Besos!

abril 25, 2009 1:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno Cohelet, Dylan tiene muchos consejos, y a veces contradictorios. No olvidemos que quien dijo eso de “Don´t follow leaders” acabó haciéndose católico y escribiendo “Property of Jesus” :) No sé en el caso de los demás, pero en el mío no puedo decir que los tiempos pasados fueron mejores. Me gusta mucho el que vivo ahora. Abrazos!


Bueno tú, no creo que una cosa tenga que derivar en la otra. Reconocer desilusiones no quiere decir que dejen de existir nuevas, claro que no. Besos!

abril 25, 2009 1:13 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Veo que te ha llegado la canción, Tremends. Pero para una terapia adecuada, después de escuchar Backstreets habría que ponerse otra vez No Surrender, y todo el Born in the U.S.A. en general, que viene a ser un disco “respuesta” a las “preguntas” del Born to run. No te rindas nunca, Tremends, que siempre hay sol tras la tormenta y la madurez os hace disfrutar de una manera más profunda de lo que vamos encontrando por el camino. Besos fuertes!



Brisuón, yo nunca la escribí en una pizarra, pero siempre tengo entera la letra de Thunder Road en mi cabeza. Creo que el disco BTR es lo que más fiel y duradero ha sido en mi vida. Así que sí, hay emociones que permanecen tan sólidas como el primer día. Gracias a ti. Salud!

abril 25, 2009 1:13 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food & Drugs, aquí hay de todo un poco, o al menos eso pretendo. Es como una pequeña puerta de mi mundo interior que me obliga a intentar expresarme. Te agradezco mucho que menciones a Rumble Fish. Para mí es una de las mejores películas que he visto en mi vida, y quizás esta secuencia ha quedado demasiado esquinada en medio de esta historia. Veo que tú también la entiendes como yo. Hubo un tiempo en que yo me identificaba más Rusty James, pero he conseguido ser mi propio Chico de la Moto. Salud!



Shandy, el sueño de la razón engendra monstruos, sí. Pero no hay felicidad auténtica sin razón. Así que no tenemos mucha elección :) Dices algo muy importante: “esto no ha sido gratis”. Estoy completamente de acuerdo contigo. La conciencia del Precio a Pagar es fundamental para poder avanzar. También es una idea muy, muy springstiniana, y ya una vez hablé de él, hace unos meses. El tema no se agota. Besos!

abril 25, 2009 1:13 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lokita, es que Bruce sabe muy bien cómo hurgar en nuestras entrañas y emocionarnos.

Aprendemos a hostias muchas veces, sí. Y necesitamos experimentar la traición, el dolor o el miedo, para poder valorar lo que es la lealtad, la alegría o el amor.

Besos lokilla!

abril 25, 2009 1:13 p. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

Yo nunca quise ser héroe, de hecho siempre me identifique más con los desertores, con aquellos cuyo principal afán era, el de huir de las guerras en las que otros les habían metido, siempre preferí en las “pelis” a los indios, que a los vaqueros.

Cuando pienso en el pasado, nunca lo hago con añoranza, lo pasado, pasado esta, y si bien no volvería a hacer algunas cosas de las que hice, no me arrepiento de ninguna, ni siquiera de las más dolorosas; puesto que estoy convencida, que es el pasado el que configura nuestra identidad presente.

Y sobre todo, creo, que mientras nos queden sueños, nada esta perdido, da igual que sean viejos o nuevos (los sueños), lo importante, es la capacidad de esperar todavía.

En cuestiones musicales Dr. Lagarto, también mi pasado tiene mucho que ver con ellas, pase mi adolescencia escuchando a Llach, Ovidi, Mª del Mar, Raimon, Sisa, Ramon Muntaner, Silvio y toda la Nova Trova….y Bruce y Dylan, solo sonaban de fondo en algunos garitos por los que pasaba a la Lluna de Valencia; pero para serle sincera, muchas de mis amistades eran fans del rok sinfónico, leño, Pink Floyd y otras cosas extrañas....
Por eso, si bien me gustan sus aportaciones musicales, no me hacen sentir la añoranza que a otros de sus lectores les producen, cada cual tiene su banda sonora particular.

Besos (recuerdo con nostalgia una fiesta del P.C. con un Sabina casi guapo de tan joven, cantando con una voz casi, casi, melodiosa)

Besos (presentes y futuros)

abril 25, 2009 6:00 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Doctor Lagarto, me temo que sé mejor de lo que desearía que ambos elementos no son incompatibles. Mi naturaleza me impulsa a pararme a reflexionar más de la cuenta sobre el tiempo perdido y el sabor de las magdalenas en Combray. De ahí, probablemente, que me obsesione la cuestión de la muerte, que es la que nos induce a mirar atrás y lamentar lo definitivamente ido :P

Pero por esa misma cuestión de rebeldía que menciona, trato de ir en contra de esa naturaleza tanto como puedo. Y mirar hacia adelante en lugar de hacia atrás.

Otro beso

abril 25, 2009 6:00 p. m.  
Blogger El Castor dijo...

Sueños juveniles que evocamos con un pesar atenuado por la conciencia de lo que fuimos. Soñábamos porque teníamos una vida por delante, no habíamos perdido aún la inocencia.
Saludos, Lagartijo.

abril 25, 2009 7:43 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

chico, sólo puedo decirte que me he disfrutado leyendo tu post. Voy a poner algo del Boss en tu honor.

abril 26, 2009 1:00 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

por los amigos que se quedaron en el camino... ¡salud!

abril 26, 2009 1:35 p. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Sustituye Terry por Ruth y describes una parte de mi vida.

Como dice Sintagma, por los amigos que se quedaron en el camino.... Y que a pesar del paso del tiempo, todavía les oyes llamarte, les ves mirarte y les sientes a tu lado.

Besos Nosu

abril 26, 2009 2:40 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Pero... ¡si sí que somos héroes! lo que pasa es que el poder no se manifiesta cuando queremos

abril 26, 2009 9:45 p. m.  
Blogger Lokita dijo...

Eso mismo quería decir, Lagartillo,
es que yo me dejo hurgar por Bruce lo que haga falta, tiene mis entrañas a su entera disposición ;)
Hay pocas canciones de éste hombre, que no sean capaces de emocionarme.
Besitos

abril 27, 2009 1:07 a. m.  
Blogger Pauet dijo...

Verdaderamente siento tu blog como un descubrimiento ;))

Gracias por tu post de hoy .... a menudo me entra la sensación de "en que momento me eché a perder" y está muy enraizada a todos los sueños que he tenido que ir renunciando para ir bajando pocoo a poco al mundo de los mortales.

Es terrible ir matando al niño a base de cercenar los sueños de superheroe .... tal vez un ejército de niños hubiera salvado al mundo.

Un saludo.

;)

abril 27, 2009 7:19 p. m.  
Blogger MBI dijo...

Héroe en el suelo se quiere elevar.
¿Es eso posible?

abril 27, 2009 11:01 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Recuerdo muy bien el momento en que me di cuenta de que no iba a conseguir nada de lo que había soñado, y fue muy doloroso. Y eso que no quería ser una heroína. Yo sólo quería una vida normal. Pero no, no me tocó en la rifa la vida normal que yo quería. Por muchos números que compré para que me tocara, no hubo manera.
Ahora, algunas veces, casi que me alegro... quizá simplemente una vida normal no fuera conmigo... quizá no todo el mundo tiene madera de héroe... o simplemente todos somos héroes de nuestra propia vida.
Besos selváticos.

abril 28, 2009 8:06 p. m.  
Blogger dany dijo...

es increible esa cancion, escupe la verdad a la cara, duele, porque cada uno sabe lo que ha resignado...y resignarse no es de heroes, resignarse e de adultos, de esos que meriendan en los shoppings....
y hay canciones que nos recuerdan y hay personas que nos muestran que no terminamos siendo lo que queriamos y que nada queda de lo que eramos...todod esto me resulta triste....
beso gigane.

abril 28, 2009 9:06 p. m.  
Blogger princesadehojalata dijo...

Verdad Sr. escritor, verdad. (a la pregunta de verdad lector).

Traigo una frase de héroes según Erri de Luca:

"Los invencibles no son los que ganan las batallas, sino aquellos que continuamente derrotados, nunca dejan de levantarse para afrontar otra batalla."

Y un beso, claro.

abril 29, 2009 1:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Petita, supongo que el pasado no puede desligarse del presente, ya que este presente sólo existe porque ha sido traído por un pasado concreto, con todas sus luces y con todas sus sombras. En cuanto a las vivencias musicales de nuestra adolescencia, cada uno tiene la suya. Y así está bien, claro que sí. No pretendo más que compartir algunos pensamientos, que es lo que realmente compartimos, sea cual sea la metáfora. Besos!



Bueno, Antígona, si morimos todos los días también renacemos todos los días. Y algún día tendremos que recordar el sabor de la magdalena que mojábamos en el té un día que recordábamos otra magdalena con otro té en Combray. Miremos hacia delante, sí, con ilusión. Más besos!

abril 29, 2009 9:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Castor, siempre hay vida por delante. Cada nuevo segundo es el principio de todo. No dejemos de soñar. Saludos!


Zorro de Segovia, siempre es una buena elección. Bruce lo cuenta todo mucho mejor que yo ;) Salud!

abril 29, 2009 9:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sintagma, como decía el hermano Marley, “good friends we made / good friends we've lost / along the way” Salud!


Brindemos por Ruth entonces también, Dalila. Decía Joyce que los que se fueron tienen más presencia que los que quedan a nuestro lado. Besos.

abril 29, 2009 9:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, pero somos unos héroes distintos a los que pensábamos que teníamos que ser. Y en cuanto a los poderes, quizás nos pasa como a aquel superhéroe americano de una serie de TV de los 80, que no tenía el libro de instrucciones.



Ah, Lokilla, eso nos pasa a muchos. Vuelve por aquí este verano, otra vez ¿tienes entradas para alguno de sus conciertos? Es una gran experiencia siempre. Besos!

abril 29, 2009 9:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias, Pauet. Supongo que no existe una fecha concreta para torcer destinos, ya que cualquier momento que elijas será la consecuencia lógica de otro anterior, y así sucesivamente. Pero los sueños nos siguen perteneciendo. Esos no los pueden robar.



MBI, pues no es nada fácil, no. La derrota existe.

abril 29, 2009 9:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, pero no somos culpables de los giros del destino. Tenemos lo que te tenemos, y con eso tenemos que intentar mantenernos en pie y buscar la felicidad. Bruce decía en otra canción eso de “What I got I have earned. What I'm not, baby, I have learned” Besos saurios!



Dany, algunos adultos nos negamos a merendar en los shoppings, eh :P Pero no creo que se pierda completamente aquello que queríamos ser. Es sólo que nos descubrimos distintos a como creíamos que podíamos ser, mucho más parecidos a los adultos que entonces despreciábamos, con sus hipotecas, sus familias, sus trabajos agotadores o cualquier otro compromiso. Besos!

abril 29, 2009 9:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Princesa, me ha encantado esa frase de Erri de Luca. La tomo para mí y será el lema de nuestra próxima revolución.

Besos!

abril 29, 2009 9:43 p. m.  
Blogger Lokita dijo...

No tengo,
¿me estás diciendo que tú sí tienes entradas para mí?

Jo, No hacía falta, Lagartillo,pero es todo un detallazo ;)

mayo 01, 2009 10:45 p. m.  
Blogger Sintaxax dijo...

Madurar es traicionar ilusiones para descubrir cómodas desilusiones
¿cuándo empezamos ?, pues cada uno tiene un momento qeu nos pierde, pero creo que no siempre ocurre del todo.
Pienso que podemos madurar, y olvidar algunas ilusiones, pero creo que en el fondo no cambiamos tanto, que aquello q nos jodia, nos hacia vibrar, nos hacia luchar, hoy sigue latente, tal vez no tan fuerte, pq las fuerzas flaquean pero creo q seguimos en una misma línea, no todos, pero muchos sí q lo intentamos

Muakkkkkkkkkk

mayo 10, 2009 9:47 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home