martes, mayo 12, 2009

Nunca la lluvia le dijo al hielo qué calor


Quiero decirte
quiero decirte que mi adiós
quiero decirte que mi adiós no fue huir del follón

Quiero que entiendas
quiero que entiendas que ha de haber
quiero que entiendas que ha de haber un par para ser dos (y jugar)

Y no le tengo miedo al tiempo que se va, no
Yo sé que se parecen sueño y realidad, lo podría jurar

Es el momento
es el momento de saber
es el momento de saber escuchar si hay alguien más.

(Háblame a los ojos, Antonio Vega)



Conocí a Antonio Vega hace ya demasiados años, a principios de los ochenta. En una cena de Navidad en una enorme casa de Las Matas, a las afueras de Madrid. Nosotros cenábamos en casa de unos amigos de mi padre. Él, en casa de sus tíos. Resultó que los amigos de mi padre eran sus tíos, y que un adolescente de quince años, como era yo entonces, pudo conocer y charlar con uno de los músicos que más influyeron en el Madrid de aquellos años. Incluso me enseñó algunos acordes en una época en la que yo empezaba a interesarme por la guitarra. Recuerdo que yo apenas me preocupaba de intentar seguir acordes porque no tenía la más mínima destreza con el instrumento.

Escapamos pronto de aquella cena, junto con sus primos, todos más mayores que yo. Nos mudamos al cuarto del fondo, donde estaban los discos de vinilo y las guitarras (recuerdo que escuchamos Manifesto, de Roxy Music), y yo podía fumar uno de sus cigarrillos a escondidas de mis padres (recuerdo que era marca Marlboro).

Desde entonces, siempre que he podido, he ido a verle tocar. Muchas veces gratis, con invitaciones que aparecían en mi buzón, enviadas por él o por sus primos. De todos sus conciertos, los que más echo de menos son los más íntimos -en Clamores o en Galileo- de los últimos años. Cuando todos los que le escuchábamos pensábamos, sin decirlo a nadie, que probablemente ésa sería la última vez que le veríamos tocar sobre un escenario. Todos los periodistas, hoy, tenían su obituario escrito y corregido desde hacía ya mucho tiempo. Es lo que tiene vivir sobre el filo de la navaja.

La música de Antonio ha moldeado muchos corazones adolescentes de mi generación. Ha acompañado a tanta gente, de manera tan íntima, en tantos momentos buenos y en tantos momentos malos, que ha pasado a ser parte indisociable de nosotros y de nuestra sensibilidad. Al menos de mí y de la mía.

Antonio nos regaló esa sensación de encontrarnos con las cosas por segunda vez. Nos hizo crecer entre luchas de gigantes, la ingenuidad del saber estar, desordenadas habitaciones, el azul de las líneas del mar, el hiperrealismo sensual, las canciones del Penta que consiguen que podamos amar, el sonido de los relojes en la oscuridad, el placer de la física y las señales de bus. Nos contó que tú y yo somos coordenadas de un par, una incógnita que siempre faltará por despejar.

Gracias por la música, tío. Gracias por hacernos llorar mientras nos sentíamos felices, y por hacernos felices mientras nos sentíamos llorar. Tenías una gran habilidad para juntar las dos cosas a un tiempo. Y eso, Antonio, es patrimonio de los Grandes.

Gracias por ese cigarrillo Marlboro, por ese disco de Roxy Music (que acabé comprándolo, claro) y por esos acordes que aún hoy puedo rasgar en mi guitarra.

Y a cada uno, como tú decías, su razón:


Él es la ingenuidad y ella el saber estar.
Él sueña con hallar la interacción genial,
poderla repeler a distancia un poco prudencial.

Tal vez sea mejor no entenderse entre los dos
para conservar cada uno su razón.

Se encuentran al azar.
Hiperrealismo sensual e imaginación
se enfrentan sin hablar.
Difícil elección,
o filosofía o amor,
o lo funcional o la escuela emocional.





Una canción para Antonio Vega: Ain’t that so, Roxy Music

Un libro para Antonio Vega: 20 poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda

Una película para Antonio Vega: Amores perros, de Alejandro González Iñárritu

.

80 Comments:

Blogger desconvencida dijo...

Precioso homenaje, NoSurrender... el más emocionante y cercano que he leído hoy sobre este artista que nos ha dejado... Gracias...

mayo 12, 2009 6:25 p. m.  
Blogger eva al desnudo dijo...

Que suerte Lagarto, no todos podemos decir lo mismo. Creo que es la primera vez que presumo de tener esos tres regalos que le dejas aquí, a lo mejor porqué todos los que escondemos alguna forma de tristeza al final tenemos que encontrarnos, ojalá.
Y sí, gracias por ese pitillo compartido , te ánimo a que puedas puntear muy pronto los acordes que quedaron escritos hace tanto tiempo.
Uf, que putada su pérdida, si.

Un fuerte abrazo.

mayo 12, 2009 6:42 p. m.  
Blogger eva al desnudo dijo...

Olvidé preguntarte si la primera foto se la habias hecho tú.

mayo 12, 2009 6:59 p. m.  
Blogger princesadehojalata dijo...

Estoy con ellas, qué bonito recuerdo nos has contado. Va a ser uno de sus obituarios más sentidos. Un beso grande.

mayo 12, 2009 7:24 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Hoy tu post me ha emocionado, me ha llegado muy hondo.
Descansa en paz, Antonio Vega, muchacho triste.

mayo 12, 2009 7:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias a ti, Desconvencida. Antonio regalaba emociones, sólo quería devolverle alguna.


Eva, la canción de Roxy Music pertenece al álbum que escuchamos en aquella habitación el día que le conocí. Hubo más discos, pero me quedé con ese y lo acabé comprando. Los otros dos regalos creo que reflejan muy bien su sensibilidad de autor. La foto no la hice yo, la he sacado de uno de los ciberperiódicos de hoy. Abrazos!

mayo 12, 2009 8:05 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Princesa, el recuerdo lo deja él a todos nosotros. Estoy seguro de que casi toda la gente de (más o menos) mi generación, tiene un pedazo de Antonio que forma parte de sí mismo. Besos!


Gracias, Pantera. No era tan triste cuando le conocí. Un poco tímido quizás, pero con una gran vitalidad y amor por la música. Luego le perdí la pista. Con Nacho, durante un tiempo, tuve un poco más de relación.

mayo 12, 2009 8:06 p. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

Qué afortunado, lagartillo. Qué buena historia y qué buen homenaje. Lástima que tenga que ser un homenaje póstumo. Que descanse en paz, en ése el sitio de su recreo. Un abrazo.

mayo 12, 2009 8:06 p. m.  
Blogger eva al desnudo dijo...

Igual no me sabido explicar, los tres regalos eran las tres referencias(libro, disco y película)del final de tus post.
¡Es imposible tener esos tres recuerdos tuyos con él!

Besos

mayo 12, 2009 8:27 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Si creyera en el cielo, estoy seguro que uno de estos días, habría allí, una autentica lucha de gigantes entre Enrique Urquijo y Antonio Vega que sin duda, convertirían el aire en gas natural.

Tenía intención de escribir algo sobre este excepcional músico, pero todo lo que se escriba, sera poco.

Gracias por compartir su anécdota.

mayo 12, 2009 8:30 p. m.  
Blogger Sese dijo...

Cuando muere alguien que nos ha emocionado se crea un vacío difícil de explicar.
Aun sin conocerlo fisicamente nos une algo especial a Antonio...

Gracias por compartir esos recuerdos

mayo 12, 2009 8:31 p. m.  
Anonymous ana dijo...

Qué suerte de tarde!

Hay personas, que aunque las pierdas el hilo, se te quedan para siempre. No hay olvido.

Y sí, esa voz forma buena parte de lo que somos. La oímos, y algo de nosotros aún permanece ahí.

Ahí permanece la voz.

IN MEMORIAN.

mayo 12, 2009 8:33 p. m.  
Anonymous ana dijo...

Sólo al final
cobra sentido la soledad,
cuando el silencio es total
queda el espacio para pensar.
Y después, a la hora de volver,
conservar el secreto en mi poder.
Algo que tú y yo sabemos.
Algo entre tú y yo, no hablemos.

(...)

mayo 12, 2009 9:05 p. m.  
Blogger Isabel chiara dijo...

Qué alegría me has dado, Lagarto, sabía que no lo ibas a dejar pasar de largo. Llevo toda la tarde con el homenaje que le ha hecho radio 3 y han contado esas cosas que ya sabíamos incluso los que no lo conocimos.

Besos

mayo 12, 2009 9:34 p. m.  
Blogger atikus dijo...

He leído una lluvia de dedicatorias, de gente que como tú también le conocía, algunos mucho, otros a medias...otros le conociamos del barrio, de conciertos, ...en cual quiercaso un tío tan grande, tan enonme que a la vez era tan sencillo...ahora ,estoy escuchando en la radio otro homenaje mas...seran cientos...pasa de musico a mito, pero para mi seguira igual, es parte de la mitad d mi vida y me acompañara el resto

hay gente especial ¿verdad?, puff

mayo 12, 2009 9:38 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Sabía que estaba en el hospital, y pensé que saldría. Esta tarde me dijeron que había fallecido y estuve escuchando el homenaje de Radio3.

Pensé en escribirte para que contaras algo sobre él. Te agradezco el que te hayas adelantado.

Lo siento por él y por todos.

Saludos.

mayo 12, 2009 9:46 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Gracias por este post tan emotivo. Antonio Vega me transmite tristeza y felicidad. LA felicidad que puedo sentir al escuchar sus canciones y la nostalgia triste de un tiempo que ya pasó. Veo todas las imágenes de aquellos años y me siento cansada.
No me siento especialmente abatida por su anunciada muerte, si no porque con él muere inevitablemente algo de mí, algo de nosotros. Espero que lo traten bien allá donde recale.
Besos muy, muy tristes.

mayo 12, 2009 10:19 p. m.  
Blogger ruidoperro dijo...

Al igual que Desconvencida, creo de verdad que éste es el artículo más bonito que he leído hoy sobre la muerte de este genio funambulista.

Un abrazo.

mayo 12, 2009 10:42 p. m.  
Blogger Tormento dijo...

Pues mira qué ritmo de vida llevo que acabo de enterarme leyéndote!!!

Lo cierto es que había que esperar estar TRISTÍSIMA noticia para cualquier momento.
Perdemos una sensibilidad y un desgarro cargados de belleza y de melancolía.
La hermosura descarnada.

Jo... qué mal cuerpo, Lagarto!
Un abrazo, y felicitaciones por el privilegio de haber compartido música, tabaco y tiempo.
Que nos espere muchos años, eso sí.

Señor Vega, mi reverencia más respetuosa.
Un beso.

mayo 12, 2009 10:42 p. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

Siempre me pareció un hombre que guardaba mucho más de lo que mostraba, y eso que mostraba mucho; con una mirada de niño grande inmensa, y con unas letras que te atrapaban irremediablemente porque, siempre tenian mucho más de lo que aparentaban a primera vista.

Recorrió con la mirada
las esquinas del papel
y una puerta dibujada
se abriría para él,
descubriendo al otro lado
y más allá de lo que alcanza a ver
los caminos infinitos
infinitos a sus pies.

Se amontonan tantos años
uno a uno, diez a diez,
la luz de la mesilla
ilumina hoy letras de ayer.
De las anchas calles
al estrecho callejón;
del mechero al primer fuego,
de la cima al socabón.
Hay caminos infinitos.

Para encontrar
otra luz de cruce
otra señal de bus;
recuperar
cada uno su razón
y mi desordenada habitación.

Un camino se adentraba
en los campos que soñé.
Con él otro se cruzaba,
el camino del saber.
Y yo en la encrucijada
busco la respuesta a un por qué.
Busco el camino infinito
el que va desde el nueve al diez

Un beso Lagarto

mayo 13, 2009 12:30 a. m.  
Blogger Carlos dijo...

Mis condolencias por la perdida del amigo y guia espiritual que partió, si sirve de consuelo su música debe perdurar en el tiempo.

Saludos.

mayo 13, 2009 1:52 a. m.  
Blogger malbicho dijo...

él y su grupo tuvieron un impacto muy fuerte en un país que no dejaba escuchar el rock en idioma español (México), realizó uno de los primeros conciertos masivos y emocionó a un público que originalmente tenía previsto emocionarse con Miguel Ríos

estupendo letrista

estupendo homenaje

mayo 13, 2009 6:21 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Que maravilloso recuerdo! Guardalo bien, es una joya rarísima :)

mayo 13, 2009 9:04 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Sabía -tenía la intuición, vaya- de que escribirías algo acerca de él...

Puede parecer un estupidez pero ayer se me saltaron las lágrimas al enterarme y anduve todo el día triste. Como tú dices, todos los de cierta generación tuvimos un pedazo de él (en forma de letras mil veces repetidas y sentidas). También es que ando muy blandita con respecto a ciertos temas en estos tiempos, en fin... En la vida, como en las canciones, todo se mezcla y nos hace tirar del hilo.

En cualquier caso te ha salido un texto entrañable, una madeja de recuerdos y respeto hacia un tipo especial. Un ser humano que me causaba curiosidad y que siempre me inspiró ternura, al margen de su faceta musical.

Un montón de besos, Lagarto.

mayo 13, 2009 9:41 a. m.  
Blogger enrique dijo...

Yo llegué hasta Antonio Vega no hace muchos años, unos siete quizá, gracias a un buen amigo, sabedor este de que me iba a gustar. Y así fue, al instante.
Me perdí su etapa en Nacha Pop. Estaba yo aquellos años fascinado por el rock sinfónico (lo sigo estando) y no presté mucha atención al pop español.
Antonio me fascinó por completo; sus letras tan hermosas, su guitarra, su voz...
He podido disfrutar de sus conciertos en la sala Clamores, en La Riviera, en el Conde-Duque, en la Joy Slava y el último, el 13 de febrero pasado, en la sala Heinekken, que fue nuestra despedida, sin saberlo.
Odio ese tópico del chico triste y solitario, que ayer protagonizó hasta la náusea la información de su muerte en las televisiones y periódicos digitales. Esos mismos medios que no se ocupan de la música (de la buena música) y sí de absurdos concursos que tan sólo pretenden consagrar figuritas de lance que no duran ni un verano...
Frente a todo esto, Antonio se alza cada vez más como un gigante, como un oasis he dicho yo en mi blog varias veces.
La noticia de su muerte ha sido un golpe duro para mí. No sabía que estaba enfermo e ingresado. Tardaré en recuperarme; mientras, escucharé sus canciones, profundas y no tristes.
Como escribían los romanos en sus estelas funerarias; que la tierra te sea leve, Antonio.
Tan leve que ya estarás por Orión.

mayo 13, 2009 9:52 a. m.  
Blogger gemmayla dijo...

Qué afortunado, Nos. por haberle conocido !
Su música siempre viva entre nosotros. Estoy convencida de que cobrará a partir de ahora mayor significado, sensibilidad, emoción...sentimientos indescriptibles.
Descanse en paz y no es tópico.

mayo 13, 2009 10:39 a. m.  
Blogger Gabriela dijo...

Hermosas palabras, muy emotivas.

mayo 13, 2009 12:54 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Solo se, Lagarto, que ayer se me mojaron los ojos.

Tambien que el estará vivo toda su muerte, mientras que otros estamos muertos la mayor parte de nuestra vida.

Maldoror.

mayo 13, 2009 1:07 p. m.  
Blogger Casilda dijo...

Me ha dado una pena inmensa .
Un abrazo

mayo 13, 2009 6:46 p. m.  
Blogger Ex Traño dijo...

te mando una sonrisa a ver si iluminamos algo estos dias tan tristes

saludos con envidia de quien disfruto sin saberlo aún
de algo que era unico
un abrazo

mayo 13, 2009 8:25 p. m.  
Blogger naibo dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

mayo 13, 2009 8:58 p. m.  
Blogger tu dijo...

Descanse en Paz (snif)

mayo 13, 2009 8:59 p. m.  
Blogger Gilda dijo...

Nunca vi, en los blogs que visito, un homenaje tan multitudinario como lo vi en estos días. Todos hablan de Antonio Vega, todos lo lloran, todo lo extrañan, ya lo extrañan.
Y yo siento pena por no haberlo conocido.

mayo 14, 2009 5:28 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

Una pena, era muy buen artista.

Descanse en paz.

mayo 14, 2009 9:17 p. m.  
Anonymous Cris dijo...

Gracias por esta artículo sobre Antonio Vega.

La primera imagen que recuerdo de A. Vega es de los años 80, y no tiene nada que ver con sus canciones, sino con su forma de tocar la guitarra. Una reunión de amigos, alguien le pasa una guitarra...y comenzó la magia. Aún hoy puedo escuchar esos acordes.

mayo 14, 2009 11:14 p. m.  
Blogger Ángel dijo...

Pocas veces comento, pero te dejo mis saludos, una gran perdida, sin embargo siempre seguiran sonando aquellas notas y se seguira escuchando aquella letra...

Convierte el aire en gas natural
Un duelo salvaje advierte Lo cerca que ando de entrar
En un mundo descomunal
Siento mi fragilidad....

Vaya pesadilla corriendo Con una bestia detras
Dime que es mentira todo Un sueño tonto y no más,
Me da miedo la enormidad, Donde nadie oye mi voz

----

Al final la lucha la perdió un gigante

mayo 15, 2009 12:11 a. m.  
Blogger JOAKO dijo...

PARECE QUE A TODOS NOS "HA TOCADO" UN POCO...

mayo 15, 2009 9:20 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

La verdad, doctor Lagarto, es desde que leí su post y comencé a ver el aluvión de comentarios lamentando la pérdida de Antonio Vega, me ha dado un cierto pudor –no sé realmente como llamarlo- dejar esta vez mi huella. Porque conocía quién era Antonio Vega, conocía al personaje y alguna canción de él había escuchado. Pero, como le sucede a Gilda –con la nada irrelevante diferencia de que yo soy de aquí-, Antonio Vega no ha formado parte de mi vida, ni forma parte de mis recuerdos de adolescencia. De manera que sólo puedo lamentar a posteriori y digamos que, ahora mismo, por mero contagio, su muerte, una vez he descubierto lo mucho que su música significaba para una generación que, paradójicamente, también es la mía propia, pero de la cual, en esta ocasión concreta, no puedo más que sentirme un tanto ajena.

Pero ese duelo colectivo del que, sinceramente, no puedo participar, no ha dejado de despertar en mí una viva curiosidad. Y lo que estoy escuchando a ratos estos días de Antonio Vega, lo que estoy leyendo en sus letras, sí me ha impresionado. Hasta el punto de que no puedo evitar preguntarme cómo es posible que algo así no me llegara antes. Pregunta estúpida, ciertamente. Demasiadas son las cosas valiosas que, por numerosas circunstancias, nos pasan desapercibidas todos los días, año tras año. Incluso, si lo pienso bien, podría yo misma responder a ella. Lo cual demuestra que no es más que una pregunta retórica que, como todas las preguntas retóricas, quiere expresar algo distinto. A saber, que reconozco que algo valioso me perdí en su momento pero que aún estoy a tiempo de ganarlo.

Difícil saber si esta curiosidad será algo fugaz y dependiente del clima emocional que en torno a Antonio Vega se ha creado, o si será capaz de trascenderlo. En cualquier caso, para mí su muerte representa más ganancia que pérdida, dado que me ha brindado la oportunidad de conocerlo. Por suerte, su música sigue ahí. Y posiblemente ahora mismo más viva que hace unos días.

Gracias por su post y un beso, doctor Lagarto.

mayo 15, 2009 6:18 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

La música pop española pierde uno de sus máximos exponentes.
Desde luego es un lujo poder contar esa anécdota, y aún más haber mamado tales influencias.
Saludos

mayo 15, 2009 6:41 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Seguro ha sido un privilegio el que lo hayas conocido.
Q.E.P.D.

mayo 15, 2009 7:40 p. m.  
Blogger melina dijo...

Hermoso homenaje, cálido y emotivo. No se podía esperar menos de ti querido Lagarto.
Conozco poco de Antonio, pero este poco me ha dado inmensidades!

Un abrazo!

mayo 15, 2009 9:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Supongo, Madame, que todos los homenajes siempre son póstumos, tardíos e inútiles. Creo que ya he hablado de Antonio algunas veces en este blog, pero la deuda emocional es enorme, sí. Un abrazo!


Eva, te había entendido perfectamente, quizás es que no me expliqué bien. El libro de Neruda creo que le pega a Antonio porque sus canciones de amor tienen esa presencia física-palpable, que siempre deja Neruda (Éramos uno y uno y luego dos / Mas cerca cada vez de un sueño sin adiós / Desordenada habitación / ...). La película la puse porque el director ya tenía la canción Lucha de gigantes en la cabeza cuado pensó en los personajes y utilizó la canción en la escena climax de la peli. La canción, en cambio, es completamente personal: la escuché por primera vez cuando me la puso Antonio mientras me ofrecía un cigarrillo prohibido. Tampoco creo que Roxy Music sea una influencia especial para él. Sólo fue esa casualidad, eterna ya.

mayo 15, 2009 10:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Brisuón, yo no creo en el Cielo, sólo en las canciones que nos hacen sentir vivos, y que burlan la muerte, regalando vida a los que vienen detrás. Estoy convencido de que mucha gente que habrá nacido después de la muerte de Antonio sentirán en algún momento de su vida cómo se les pone la carne de gallina escuchando lo que nos ha regalado Antonio. Eso es lo que permanece.



Sese, se crea el vacío, pero se llena de algo más. Los grandes nunca mueren. Salud!

mayo 15, 2009 10:19 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Qué canción más bonita has traído aquí, Ana. Todos nos hemos sentido identificados en esa soledad secreta. No, no hay olvido posible de algo que, simplemente, pasa a formar parte de nosotros mismos.



Isabel, me ha extrañado tanta conmoción social. Pensaba que éramos mucho menos los que sentíamos esa relación íntima con su música. Me ha sorprendido ver hasta el presidente Zapatero mandando telegramas a la familia. Dice la prensa, incluso, que le van a poner su nombre a la plaza que abre el barrio de Malasaña a la calle Fuencarral. Quizás es que no estamos tan solos en el interior de nuestro corazón. Besos!

mayo 15, 2009 10:19 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, yo conocía bastante más a su primo. Con Antonio, en intimidad, sólo he estado un par de veces. Tienes razón: nos acompañará para el resto.


Makiavelo, aunque la decadencia fue muy lenta, el final fue muy rápido. De hecho, tenía varios conciertos anunciados en Clamores para dentro de unos días. He tenido uso días muy liados y no he podido escuchar apenas la radio, pero me alegro de que no le hayan olvidado. Antonio tenía buenos amigos en R3. Salud!

mayo 15, 2009 10:20 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lula, yo, en cambio, pienso que las canciones viven en quienes las llevan consigo, por lo que hay algo de su autor que ya nunca morirá. A mí también me marea tanto viaje a aquellos años. El viaje ha sido largo hasta llegar aquí, y me siento radicalmente distinto a ese adolescente de entonces. Pero me sorprendo recordando exactamente la nota que viene después de otra en un tema que suena ahora en la radio y que no escucho desde hace más de 20 años. No, no todo muere. Bicos!


Gracias, Ruidoperro. Tú perteneces ya a otra generación, claro. Me conformo con no haber parecido demasiado melancólico. Todo el pasado es de todos. Salud!

mayo 15, 2009 10:20 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tormento, Antonio tenía una sensibilidad desgarradora, sí. Pero no estaba solo en ella. Por eso a tantos se nos pone la piel de gallina cuando escuchamos su lucha de gigantes. Pero no tengas mal cuerpo, siempre nos quedará lo que nos dejó. Besos!



Petita, esa canción, Caminos infinitos, es preciosa. Y no es de las antiguas, precisamente. Antonio, a pesar de su dolor y de su enfermedad, supo conservar la creatividad, desde luego. No podemos saber cuánto escondía, pero sí podemos saber que la parte que nos daba nos llenaba mucho. Besos!

mayo 15, 2009 10:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carlos, nunca fui “amigo” de Antonio, sino de la familia de su primo, durante un tiempo. Pero sí le admiraba mucho y le seguí todo lo que pude. La noticia me ha afectado más de lo que esperaba, la verdad.


Malbicho, me alegro de que llegara su magia a México. Nacha Pop fue un grupo de culto, nunca tuvieron el éxito comercial que alcanzaron otras bandas de su época. Pero eran los mejores y eso lo sabían también todas esas otras bandas.

mayo 15, 2009 10:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, los recuerdos más hermosos son sus canciones. Y ésas nos pertenecen a todos.


Margot, creo que alguna vez ya hablé de la calidad de Antonio en este blog. La música y la vida se funden en las emociones, universales e íntimas a un tiempo. Y en comunicar emociones íntimas difíciles de explicar, Antonio era un genio. Espero que todo te vaya bien, Margot. Besos!

mayo 15, 2009 10:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Enrique, no es incompatible que te guste el rock sinfónico con que te interesen otras cosas. Recuerdo que Antonio estaba, aquellos primero años, fascinado con Pink Floyd, y le encantaban los temas instrumentales.

A los medios les encantan los tópicos. Los necesitan para crear etiquetas para todo. No se puede informar en cinco minutos de cuestiones un poco más complejas (y mucho menos cuando el periodista en cuestión no tiene la menor idea de lo que está hablando, que es lo más habitual en este y en todos los casos).

Creo que Antonio, si hubiera ido a un concurso tipo OT, habría sido expulsado de la sala a la primera ocasión. La personalidad de artista es radical y absolutamente incompatible con ese espectáculo hortera y depravado.

Mi vida es esa canción
Amiga de la luna
Escrita en el corazón
Para ahuyentar la noche oscura

Salud!

mayo 15, 2009 10:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, desde luego, descanso ha tenido poco en los últimos años de su vida.

Si tuve los destinos
Entre la razón y el loco desatino
Fue porque conocí juegos prohibidos
Para morir viví, Muero por estar vivo

En cualquier caso, al anécdota que yo contaba fue mucho antes de todo ese deterioro, gracias a Dios.

Besos.

mayo 15, 2009 10:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias Gabriela, pero la emoción venía de sus canciones.


Maldoror, tienes razón, sus canciones ya no morirán porque forman parte de lo que hace estar vivos a los vivos. Me alegra verte por aquí!

mayo 15, 2009 10:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Casilda, nos ha pasado a muchos, a muchos más de lo que yo pensaba. Me sorprendido que hubiera llegado a tantos corazones. No era, precisamente, el músico más popular. Abrazos!


Ex Traño, te aseguro que ya desde entonces se sabía que era algo único, desde que cogía la guitarra. Estos días estoy escuchando mucho su música, y eso me gusta. Gracias por pasarte por aquí!

mayo 15, 2009 10:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro que sí, Tú.


Gilda, para mí, era el mejor de su generación, sin duda. Pero nunca tuvo la ambición de otros, por lo que apenas salieron de España para ampliar mercado. Su música queda por ahí. Y estoy convencido de que en algún momento de tu vida, habrá una canción suya que te agarre el corazón. Tu admirado Sabina le adoraba profundamente, y hasta escribió con él. La primera corona que llegó ayer a su féretro fue la de Sabina.

mayo 15, 2009 10:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Raquel, cada uno tiene sus gustos. Para mí era el mejor de mi ciudad, simplemente. Pero siempre pensé que era más minoritario de lo que estoy viendo estos días.


Cris, era un gran guitarrista, claro que sí. En aquellos primeros años se pasaba horas y horas seguidas tocando, más que cantando. Me alegro de que le hayas conocido también.

mayo 15, 2009 10:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ángel, muchas gracias por tu comentario. Supongo que lo que le hizo ser un gigante permanecerá fuerte dentro de los corazones frágiles. La canción que has traído es preciosa. Y dura. Creo que todos, alguna vez en nuestra vida, nos hemos identificado con esa canción. Siempre hay monstruos de papel y fantasmas terribles de algún extraño lugar.



Joako, sí, parece que somos muchos los que sentíamos su música de una manera especial. Es “magia con precisión”, como decía él. Me alegro por él, aunque estoy seguro de que le hubiera agobiado muchísimo todo lo que ha montado :)

mayo 15, 2009 10:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Antígona, yo pensaba que serían mayoría lo que no le conocieran, como usted (aparte de Chica de ayer, y cosas así, claro). No sienta pudor. El pudor lo sentiría él si viera tanto homenaje. Hablamos de un músico que siempre ha preferido tocar en cafés y locales muy pequeños desde que dejó Nacha Pop.

Me alegro, en cambio, de que tanto aparato mediático sirva al menos, aparte de para poner su nombre a una plaza en Malasaña, para acercarle a usted alguna de sus canciones que estoy convencido de que la conmoverán, porque usted es una persona inteligente y sensible (no todas, claro, también tiene muchas cosas que no merecen ninguna trascendencia). Estoy seguro de que ya alguien le habrá presentado alguna de ellas.

Nadie tiene tiempo para todo, esa es la tragedia de vivir. Tenemos que elegir, continuamente. Y abandonamos veredas nuevas en cada cruce que nos trae la vida. Así, hay cosas que yo no he podido conocer en mi adolescencia y que usted sí. Y viceversa. Compartamos las cosas que hemos descubierto, entonces. Crezcamos todos juntos, si nos deja el tiempo.

Besos, doctora Antígona!

mayo 15, 2009 10:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food & Drugs, supongo que, mediáticamente, era el momento apropiado para encumbrar la Movida Madrileña, de hacer cultural lo contracultural ¡Hasta una plaza le van a poner en Malasaña!

En fin, ya han pasado suficientes años. Para mí sí es un máximo exponente, y siempre lo fue, y siempre disfruté de sus conciertos. Pero me jode que lo diga ahora los políticos que se cargaron las salas donde se fabricaron estos grupos.

mayo 15, 2009 10:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

RBC, el privilegio es de todos los que le hemos visto tocar alguna vez.



Melina, me alegro de que tengas un espacio para la música de Antonio. Espero que todo esto sirva para que puedas conocer más cosas que nunca fueron muy mediáticas y que ahora posiblemente sí lo sean. Un abrazo!

mayo 15, 2009 10:24 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Qué prontito se nos van...

mayo 15, 2009 11:44 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Reconozco que apenas he reparado en la música de Antonio Vega en solitario, pero su 'chica de ayer' siempre me ha llegado de un modo especial, ¿quién no la ha cantado alguna vez?.
Me he emocionado mucho leyendo tu homenaje, y también con muchos de los comentarios. Dices cosas tan sentidas y preciosas que tan solo pueden nacer desde la sinceridad del alma, ó desde ‘las tripas’, cómo sueles decir. Gracias a ti, tengo ganas de descubrir su música.

Permíteme sumarme, humildemente, a tu homenaje. Descanse en paz.

Un fuerte abrazo

mayo 16, 2009 1:31 a. m.  
Blogger Laluz dijo...

Me encantó eso de "la sensación de encontrarnos con las cosas por segunda vez", pocos lo logran. Es una pena que se vaya gente tan preciada...
Abrazo

mayo 16, 2009 6:28 a. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

Hermano Lisardo, mis condolencias por la pérdida de tu admirado y conocido Antonio Vega.
Un hijo mío lo vio hace pocos años en concierto, en mi país, y pensó que no sobreviría tanto.
A mí, quien me toca la fibra es Enrique Urquijo. Hay gente como él, Kurt Cobain, Antonio Vega, Jeff Buckley o Elliot Smith que llevan el destino dibujado en los trastes de su agobio.
El sitio de mi recreo es el zaguán de mis sisters of mercy.
Mi chica de ayer es mi chica de hoy y siempre. Dylan compuso "Love minus zero" intuyéndola apenas. Ella se pasa el dia escuchando en su mp3 al hermano Neil Young y no sabe su nombre. Se lo digo, pero se olvida.
And she'll hold me if I had a bad dream
And she hopes it never comes true
'cause she and I been through so many things together...
It´s a dream..., it´s only a dream, and it´s not fading away... eso es lo que pido a Dios.
11:7 Suave ciertamente es la luz, y agradable a los ojos ver el sol;
11:8 pero aunque un hombre viva muchos años, y en todos ellos tenga gozo, acuérdese sin embargo que los días de las tinieblas serán muchos.

mayo 16, 2009 8:49 a. m.  
Blogger Mcartney dijo...

Aunque soy conmtemporáneo de Antonio, no fui seguidor suyo ni de los Nacha hasta hace relativamente poco tiempo con lo que aún estoy descubriendo ese mundo raro que creaban y transmitían.
Hoy me conformo con aprender a tocar alguna de sus canciones de la única manera que sé, oyéndolas.
En particular ·El sitio de mi recreo" tiene una forma de pulsar las seis cuerdas de la guitarra que me emociona.
Ese salto discontinuo de 4ª, 3ª, y 2ª que le dan un carácter mágico.
Antonio era un guitarrista pulcro y por añadidura tenía esa rara cualidad de transmitir lo que muchos llaman "feeling" y sólo algunos poseen.
Gracias, y suerte Antonio.

mayo 16, 2009 9:55 p. m.  
Blogger Fiebre dijo...

La mejor entrada - con diferencia- que he leido como homenaje a este hombrecillo, (tan escuálido como tan grande) y no por la proximidad de la anécdota, sino por...
¿Y yoquésé, que quéseyo?
Eso es la sal de las cosas que me suelen gustar, que no sé exactamente el porqué.

Que eso...gran entrada; y de Roxy Music me quedo con More than this, que cada vez que la escucho me orgasmo toa.

mayo 17, 2009 2:40 a. m.  
Blogger Rafa dijo...

por otro lado, si fuera norteamericano tendría premios y reconocimiento internacional como el gran creador de música que ha sido. Bonito homenaje nosurrender

mayo 17, 2009 10:52 a. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Lo he sentido mucho..., no era una sorpresa y en cambio... es como si muriera con él el último rastro de nuestra inocencia.

Uf

mayo 17, 2009 3:02 p. m.  
Anonymous Ch dijo...

Gracias por compartir este momento intimo lleno de emotividad. Lo lei el otro día y no supe que decir..Pocas veces he sentido vacio con la muerte de alguien que no conozco y este ha sido uno de ellos. Creo que se ha muerto un romántico de la música y me cuesta pensar en algún personaje similar en el panorama musical actual.Decía Loquillo que se ha muerto Antonio Vega y nos hemos hecho mayores. Yo me siento asi.
Besos
Ch

mayo 17, 2009 8:25 p. m.  
Blogger Lobita Esteparia dijo...

Precioso homenaje para uno de los mejores, tantas canciones como sueños que siempre estarán en nuestro corazón.Un abrazo.

mayo 17, 2009 9:47 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Sintagma, ya sabes lo que le dijo el Creador Tyrell al replicante Roy cuando éste vino a pedirle explicaciones sobre su fecha de caducidad: “La luz que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo. Y tú has brillado con muchísima intensidad, Roy”


Diciembre, espero que tanto aparato mediático que se ha montado con su muerte sirva para hacerte llegar cosas que ha escrito que seguro que te emocionarán más que lo que yo cuento de ellas. Chica de ayer es una gran canción, de lo mejor que se ha escrito en este país en los últimos cuarenta años. Abrazos!

mayo 18, 2009 8:49 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

La luz, es un verso de una canción muy pop que se llama “Esperando nada”. Me encanta!

“Esa sensación
de encontrarme con las cosas por segunda vez.
La oportunidad
de buscar en los cajones un recuerdo que amar.
Y paso tanto tiempo
que llegue a ver sombras en color.
Y creció a mi lado como un árbol
toda una ilusión”

Abrazos!

mayo 18, 2009 8:49 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Cohelet, yo llevaba pensando que sería el último concierto desde finales de los noventa. Urquijo es una historia parecida a la de Vega, aunque su final fue más triste y más sórdido, una pena.

Respecto a Love minus Zero, bueno, yo no veo mucho paralelismo. Y mi religión dylanista me impide compararlo tan fácilmente :)

Siempre me pareció muy interesante el Eclesiastés. Pero leyendo a veces tus comentarios, se me hace aún más interesante. Vamos, que creo que voy a acabar comprando una Biblia un día de estos ;)

Salud!

mayo 18, 2009 8:50 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mcartney, tienes toda la razón. Antonio Vega era, sobre todo, un gran guitarrista con mucha sensibilidad tocando. Los conciertos acústicos que hacía (hay un álbum grabado) eran una gozada para los sentidos.


Hola, Fiebre. Gracias por tus palabras. Cuando no sabemos por qué es porque lo que encontramos va más allá de la cárcel de las palabras. Precisamente por ello, por lo encorsetado del lenguaje, es por lo que la música es un Arte. More than this es una maravilla de canción. Tienes buen gusto ;) Gracias por pasarte por aquí!

mayo 18, 2009 8:50 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Rafa, el mercado anglosajón es mucho más grande para la cosa de la música, claro que sí. De hecho, un grupo norteamericano trató de sacar ventaja de estas cosas grabando una versión de The girl from yesterday (http://www.youtube.com/watch?v=yFCqkwmkLow ) Mucho mejor la original ¿verdad? Salud!



Los Pasos, algo nuestro muere, sin duda. Para muchos esa música ha participado de nuestro proceso de conocer la vida. Besos!

mayo 18, 2009 8:51 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ch, no existen personajes así en la música actualmente. Entre otras cosas, hay que esperar veinte años para saber lo que queda de algo que puede pasar por moda en un momento dado. Me ha gustado la frase de Loquillo, también me ha hecho sentir así. Besos!


Lobita, las canciones viven en los corazones. Ahí perdurarán y de ahí saltarán a otros corazones. Siempre es así. Abrazos!

mayo 18, 2009 8:51 p. m.  
Blogger la jardinera dijo...

Precioso, precioso!!

Suerte la tuya de poder retener en tu memoria esos momentos con él.


El resto nos quedamos con su música y las vibraciones que nos ha hecho sentir.

Besicos,

PD: Joer Lagarto, la de tiempos que hacía que no pasaba por aquí... me voy a poner cara a la pared!

mayo 19, 2009 6:02 p. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

Yo también tuve la suerte de conocerlo. Venía a mi restaurante a cenar con su novia de por aquel entonces y luego en un concierto en Isla Cristina me vio y me invitó a pasar dentro de su furgón con el grupo. Despuésme presentó a Loquillo. Era un tipo especial, que en los conciertos se transformaba en vitalidad escénica y maravilla. Hasta siempre Antonio!

mayo 20, 2009 2:23 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

El viernes tuve un concierto en mi bar, Gorka, el cantante, tocó con él en varios conciertos
Despidió su concierto con una canción preciosa, que joako a colgado en su blog

Un beso
muakkkkkkkkkk

mayo 20, 2009 8:02 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

Yo nunca lo conocí pero cuando conocí su muerte, sentí que se me iba un "amigo"

un abrazo compañero

mayo 24, 2009 11:15 p. m.  
Blogger bela dijo...

A veces me pregunto por qué estas personas tan influyentes para tantos deciden autodestruirse. La vida debía ser mas soportable para ellos, amados, adorados, idolatrados. Esta claro que cada uno toma la decisión de como vivir independientemente de los que le rodean. Al fin y al cabo estamos solos a pesar de los otros.
Bonitos recuerdos los tuyos.
Un saludo

julio 13, 2009 3:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home