sábado, marzo 12, 2011

La otra manzana


Eva soltó la mano de Adán, se levantó de la cama y se incorporó a la ventana para observar el denso tráfico de las calles de Pandemonium. Las luces de los burdeles brillaban en las fachadas entre anuncios de alcohol y tabaco, y una enorme fila de gente hacía cola para entrar en el Satanas Square Garden, donde los Doors tocarían aquella noche. Eva encendió un canuto, miró a Adán y le espetó:

- Adán, ya te lo he dicho. La Paloma me dijo que podíamos tomar una manzana, que no pasaba nada por hacerlo. Y que si la comíamos, acabaríamos sabiendo tanto como Él.

- Pues yo no siento que sepa nada nuevo, cariño. Y me he comido dos. Quizás no debimos hacerlo. Se va a enterar y se va a enfadar...

En aquel momento se abrió de golpe la puerta de la habitación. Pasaron dos demonios enormes vestidos con trajes negros y gafas oscuras. Observaron la habitación, dieron unas breves instrucciones por un pequeño micrófono que portaban en el cuello y con un gesto dieron paso a Lucifer. Luego, amenazantes, se cruzaron de brazos frente a la puerta. El diablo se asomó con prontitud y se dirigió a Adán, quien aún se encontraba entre las sábanas.

- Tú eres tonto, Adán. ¿pero quién te ha liado para desobedecerme así? Mira que tengo muy mala leche y hoy vengo calentito.

- Ha sido ella, jefe. Que siempre está que hagas esto, que hagas lo otro... me tiene cohibido.

Eva soltó una carcajada y apuró una calada antes de hablar.

- ¿Yo a ti? Eres un machista, Adán. Lo hicimos juntos ¿no? No me eches a mí las culpas de tus actos. Además, fue la Paloma quien me lió. Menuda arpía.

Lucifer agitó las manos en un gesto que pedía silencio. Irritado, saltó hasta el centro de la habitación y les gritó.

- Basta. Ahora mismo os condeno a abandonar Pandemonium. Ahora mismo y para siempre. Vosotros y todos vuestros hijos. A tomar viento. Perderéis las patas de cabra, el olor a azufre. Todo. No volveréis a disfrutar de las fiestas eternas sin trabajar, de las drogas sin daños, del sexo salvaje sin compromiso. A partir de ahora, todo lo que os gusta va a ser ilegal, inmoral o engordará. Y cuando muráis, no os aseguro volver por aquí, sino que a lo mejor os largo con el Otro, allí arriba. Ese es mi castigo. Ah, y preparaos para pasar frío, que se acabó el fuego eterno gratis para vosotros. Que es que sois tontos. ¡Tontos!






Una película para Adán: Pactar con el diablo, de Taylor Hackford

Un libro para Adán: Vida, de Keith Richards

Una canción para Adán: Sympathy for the Devil, de Rolling Stones


.

26 Comments:

Blogger k dijo...

Te adoro, fistro.

marzo 12, 2011 7:08 p. m.  
Blogger O SuSo dijo...

Es cierto que Adán señaló a Eva, claro referente de que de siempre los hombres hemos sido el verdadero sexo débil....
Sólo una salvedad existe una época en la que parece, sólo parece, que las fiestas son eternas, las drogas no hacen daño y el sexo, primerizo, es salvaje y sin compromiso, los veranos de la adolescencia-juventud, será una reminiscencia de aquellos buenos tiempos??
Un abrazo y me ha encantado este relato.

marzo 12, 2011 7:54 p. m.  
Blogger ines dijo...

Excelente relato.
Voy a salir por Pandemonium a pecar y a subir de peso.
Besos.

marzo 13, 2011 2:27 a. m.  
Blogger Fanny Herrera dijo...

Menos que el Diablo tiene a Eva que si no... ;)

Besitosss

marzo 13, 2011 11:25 a. m.  
Blogger Uno de los Dos dijo...

Al Pacino..es mi dios, que gran interpretación, del lado oscuro.
Juan A, Uno de los dos.

marzo 13, 2011 12:00 p. m.  
Anonymous satenight dijo...

Ja ja ja, muy bueno! Has hecho una descripción exacta del castigo con el que nos ungió Él.
Aún no me he enterado de quien tuvo realmente la culpa tantos milenios despues, jajaja

marzo 13, 2011 12:10 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Pues sí, doctor Lagarto, algo debió de suceder en los orígenes de los tiempos para que, qué desgracia, todo lo que nos guste sea ilegal, inmoral o engorde. Y es obvio que en ese algo tuvo que intervenir la profunda estupidez de nuestra especie. Porque mira que luego bien que algunos han trabajado duro y siguen trabajando a favor de la maldición diabólica ilegalizando y condenando por inmoral tantas cosas que podrían hacernos esta vida un pelín más llevadera.

No he visto la peli “Pactar con el diablo”, pero la escena que ha puesto me ha gustado mucho. Porque el discurso del diablo me ha parecido de lo más convincente. El dios cristiano nos dota de unos instintos que luego nos impide satisfacer. Nos carga con unas inclinaciones que luego nos prohíbe seguir. Y a cada error nuestro, a cada fracaso en el cumplimiento de la prohibición, se descojona de nosotros. Qué angelito el hijo puta.

No he podido evitar imaginarme a todos los curas y representantes de la ley sonriendo perversamente cada vez que un ser humano infringe las normas divinas o humanas. Pensando en lo bien que están cumpliendo con su misión de divertir a dios, muerto de risa en las alturas ante el arrepentimiento o el dolor en el castigo. Explotando en carcajadas cada vez que nos enfrentamos a la contradicción de albergar unos deseos que luego tenemos que reprimir por ilegales o inmorales.

Y lo peor es que esa dinámica de proscribir todo lo que es fuente de placer sigue imperando incluso en los tiempos en que más ateos y sin dios nos proclamamos. Los nuevos dioses de la Salud y el Trabajo nos siguen atenazando: nada de fiestas eternas, de drogas, de colesterol…

Si es que somos tontos, ¡tontos! Ojalá el diablo se apiade de nosotros y nos devuelva al calorcillo del fuego eterno.

Un beso, doctor Lagarto!

marzo 13, 2011 12:56 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Siempre estará ese otro lado a la vueta de la esquina y "los pecadores" también, listos para "pecar" :)

abrazoss

marzo 13, 2011 2:17 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Sympathy for the Devil, creo que fue de los primero de los Rolling Stones que empecé a asimilar.
La Paloma, siempre tan socorrida. Pobrecita.

Me gusta.

Saludos.

marzo 13, 2011 6:31 p. m.  
Anonymous kamala dijo...

Por suerte, todavía están los que se atreven a volver al infierno. Aunque el peaje a veces sea tan tan caro...

marzo 13, 2011 6:46 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Desde luego, la gente no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Estos Adán y Eva ignoraban que vivir de farra eternamente sería el gran sueño de todos los mortales.
Bueno, con padres así, que se puede esperar de nosotros...
;-)

marzo 13, 2011 7:05 p. m.  
Blogger PSYCOMORO dijo...

Pues sí, Lagarto, cada día más tontos y mirando hacia el lado equivocado; lo que no perdemos es la capacidad de echar la culpa lejos de nosotros, como si fuera algo que no nos incumbe. Sana responsabilidad. Me gustó y, culminarlo con Sympathy for the Devil es un sabroso pecado.

marzo 13, 2011 10:16 p. m.  
Blogger Luna dijo...

Mira, por un lado, tanta prohibición nos permite violar las normas casi a cada paso, es decir, facilita el pecado y pecar siempre ha sido reconfortante... no?
Besos lagartito.

marzo 13, 2011 11:09 p. m.  
Blogger Marga dijo...

Ays, si es que no tenemos remedio, de qué extrañarnos con semejantes "padres" de la Humanidad? jajajaja

Genial anécdota, lástima que el Génesis no la contemple, cachis!

Besos desterrados!

marzo 14, 2011 10:19 a. m.  
Blogger ruidoperro dijo...

El cielo tiene que ser una sala de espera de dentista con el hilo musical de El corte Inglés. A mí que dejen cerquita del fuego con los dos Jimmys, Jaco y John Bonham.

marzo 14, 2011 1:04 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Quién nos dice que no es ésta, realmente, la historia verdadera, jajajajajaja!!!
No sé, tengo la sensación de que con tanto legislar por nuestro bien, por el bien de nuestra salud y nuestra vida, estamos ya en el tiempo del Gran Hermano.
SAbes?, yo no fumo, nunca lo he hecho (si me olvido de un breve espacio de tiempo durante mi adolecencia) y sin embargo, cada vez echo más de menos ver a gente con el cigarrillo en la boca o en la mano, oler ese olor que antes tan desagradable me parecía. Tengo síndrome de abstinencia mental. Debe ser que en realidad no quiero ser perfecta, no quiero ir al cielo, a esta vida tan perfecta que nos están preparando.
Besos selváticos.

marzo 14, 2011 9:56 p. m.  
Blogger Soy ficción dijo...

Nunca estamos contentos con lo que tenemos, maldita curiosidad!

marzo 15, 2011 11:18 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Lagarto y a usted que le motiva más?perderse en los placeres terrenales o vivir en la apacible rutina del bien moral?
Disculpe cierto atrevimiento pero después de dos años curioseando su blog algunas licencias son irremediables.

marzo 15, 2011 5:20 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

imagínate el mundo al revés, una vida en la que pecar fuera ir a la iglesia, ser solidario, no mentir, no robar ...
bueno, a lo mejor no hay que imaginar tanto.

marzo 16, 2011 10:21 p. m.  
Blogger gemmayla dijo...

NoS., como católica practicante y hoy que vengo de la Catequesis de la Primera Comunión de mi hijo pequeño, en la que precisamente por estas casualidades del sincrodestino, el sacerdote nos ha hablado del pecado, te diré que me ha gustado mucho que el demonio se decida por fin a expulsar a Eva y Adán del Pandemonium y que en vez de serpientes tengamos palomas en el escenario.
Ya sabemos porque alguien de la rural nos lo explicó que las palomas mensajeras, en sus labores de mensajería, de repente se sienten fatigadas y entonces deciden hacer escala en el lugar que les pilla de paso, pongamos por caso, la habitación del hotel que nos describes tan bien. La pobre llevaba un mensaje al Vaticano al anciano Benedicto para dedirle lo siguiente "Soy un cristiano católico anónimo y le escribo para mostrarle mi preocupación por la creciente corriente de ateísmo imperante. Esto no sería lo preocupante, porque cada quien es libre de elegir o no si escuchar o no a Jesús en su corazón. Lo que encuentro preocupante es la verdadera caza de brujas imperante de ateos, que se empeñan no sólo en desacreditarnos y denigrar nuestra fe y nuestra firme creencia, sino que desearían vernos arder en la hoguera practicando con nosotros los creyentes Autos de Fe Públicos como los de la Inquisición. Es decir, me preocupa que los Ateos, hasta no hace mucho muy respetuosos con los creyentes, ahora son bastante parecidos a aquellos inquisidores de antaño que tanto daño hicieron a nuestra imagen y a nuestra fe."
Eva fumando un cigarrillo en la ventana, acaricia a la paloma mensajera que descansa. Siente curiosidad; lee el mensaje que porta y decide desde ese momento dejar de fumar, abndonar a Adán si no deja con ella esa miserable vida en P. y cantarle al demonio cuando le vea cuatro frescas, antes de RENOVARSE O MORIR LENTA Y AMARGAMENTE.

Pecadores, somos todos pecadores, ateos y creyentes. Eso es lo que nos ha dicho el sacerdote, un tipo amable, pacífico y más guapo que Al Pacino, donde va a parar.

Besos

marzo 18, 2011 2:15 a. m.  
Blogger Roberto dijo...

eso si que es un castigo eterno...otro castigo, en forma de putada, sería no poder leerte

un abrazo

marzo 18, 2011 5:40 p. m.  
Blogger Miss.Burton dijo...

Bueno, creo que en la tierra tenemos el paraiso y el infierno mismo, que cada uno elegimos lo que nos apetece, y que el infierno atrae, porque siendo muy buenos, la vida es muy aburrida. Yo siempre digo que sino matamos a nadie, tampoco hacemos tanto daño, y que seguramente, a día de hoy, no habría sido Eva, sino los dos al unísono los que hubieran violado las leyes aquellas tan para mi, estúpidas. Porque tenemos las dos caras dentro de uno mismo, el bien y el mal, todo con nosotros. De cada uno depende hacer buen uso de todo, y ser un poco malos en su justa medida, no creo que sea para ser condenados al infierno, aunque te repito, que a ese infierno nos gusta mucho bajar a todos de vez en cuando.
Un besazo, bonito relato actualizado, como siempre, chapó.
Nos vemos en los bares, que ya se puede estar en la calle fumando, y eso no podemos perdérnoslo, con este tiempazo de primavera-summer.

marzo 20, 2011 10:09 p. m.  
Blogger flower dijo...

Efectivamente, Lagarto, es que somos tontos, tontos del culo!!

Nosotros nos ponemos constantemente nuestras mordazas.

No sé si será obra de dios o del diablo, pero por desgracia todo lo que más nos gusta, es ilegal, inmoral o engorda.

Un besete,

marzo 29, 2011 5:15 p. m.  
Blogger Fiebre dijo...

Sublime.
Este sábado me la volví a "chupar". Lo flipo con Pacino.

Y verdaderamente si en vez de recurrir al tan manido Pandemonium, sexo drogas etc...Lucifer les hubiese planteado lo de la "vanidad",
podríamos seguir bebiendo whisky, drogándonos y fornicando a dextrosum sin ser demonizados.

La paloma fue más lista.

marzo 29, 2011 11:20 p. m.  
Anonymous k dijo...

Pienso muchas veces en este relato cuando me cruzo con la gente por la calle. Porque no hay ninguna alegría en sus caras, es tan raro cruzarse con gente sola que no esté seria, que no parezca triste o enfadada. Ese es exactamente el mundo que nos hemos construido (y encima hemos inventado historias para explicar por qué, de dónde viene, a qué se debe).

En fin. Era para que tuvieras algo a lo que responderme :P

marzo 30, 2011 2:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vaya, he tenido unas semanas llenas de trabajo y viajes, y no me ha dado tiempo a contestar por aquí. Me prometí no faltar nunca a la cita de los comentarios a los comentarios, pero esta vez me ha resultado imposible.

Muchas gracias por venir y comentar a todos, pecadores, gordos y delincuentes. Me he reído, me habéis hecho pensar y me sentido muy agradecido... pero, ya que sólo era un relato sobre verídicos hechos históricos, creo que es mejor tirar del carro y colocar otro post, que no quiero perder el ritmo, que ya es bastante lento.

Besos, abrazos y salud para todos!

marzo 30, 2011 7:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home