domingo, julio 01, 2012

Quién se lleva las chicas


La historia del mundo podría interpretarse como la imposición del más embrutecido sobre el más civilizado.

Según la economista Ester Boserup, existe una relación inevitable entre el tamaño de la población y las innovaciones tecnológicas. Una sociedad que sufre de un aumento descontrolado de su población sólo puede sobrevivir si es capaz de inventar nuevas formas de abastecerse de recursos. Y si no tiene la capacidad cultural de producir esas innovaciones, sólo podrá sobrevivir invadiendo a sus vecinos cultural y tecnológicamente más avanzados.

De esta manera, las sociedades primitivas que primero desarrollaron la agricultura perecieron a manos de tribus violentas embrutecidas que aún vivían de la recolección. De igual manera, los clanes que ya practicaban la ganadería fueron invadidos por ignorantes que aún la desconocían. Y aquellos que desarrollaron la escritura fueron masacrados por analfabetos que la desconocían.

Existe así una constante en la historia de la humanidad por la que los grupos más violentos y embrutecidos destruyen a los más avanzados porque son incapaces de adaptar su crecimiento poblacional a su propia innovación. Y una vez que el grupo embrutecido asume la cultura del pueblo invadido y consigue avanzar culturalmente unos pasos más, entonces aparece un nuevo grupo más embrutecido que acaba con ellos para tomar su lugar. Quizás no siempre ha sido así, pero sospecho que las avanzadas democracias occidentales no son ajenas a esta piedra de Sísifo, y que esto explica el giro hacia el neoliberalismo que viene tomando Europa desde los años ochenta como consecuencia del exceso de consumo insostenible en que se ha basado el crecimiento económico.

Cuando leímos por primera vez la obra de Ester Boserup, Población y cambio tecnológico, quedamos fascinados. Mis amigos JS, JN y yo nos mirábamos maravillados y movíamos la cabeza susurrando “población y cambio tecnológico…” mientras dábamos caladas a sustancias prohibidas y sonaba de fondo música de Dream Syndicate. Habíamos descubierto algo importantísimo. De pronto toda esa mierda en la que vivíamos, toda esa frustración vital tenía una explicación: población y cambio tecnológico. Era por eso por lo que siempre se imponía lo más incivilizado sobre lo más civilizado, lo peor sobre lo mejor. Por eso ponían mala música en los bares, por eso se imponía el capitalismo. Es más, podíamos ir un poco más lejos y aplicar la teoría de Boserup a nuestras propias vidas: por eso los más tontos y embrutecidos de clase se llevaban a las chicas y no nosotros, tan avanzados, civilizados y maravillosos como éramos. Todo estaba explicado.




Un libro para Ester Boserup: Fundación, de Isaac Asimov

Una película para Ester Boserup: Las bicicletas son para el verano, de Jaime Chávarri

Una canción para Ester Boserup: Your bullet got my name on it, de Dream Syndicate


.

26 Comments:

Blogger egolastra dijo...

Las chicas se las lleva el que tiene el dinero.
Así que Viva el capitalismo, la brutalidad, la incultura, el atraso tecnológico y el desajuste poblacional.

(Estooo, tienes un euro? Es para un amigo...)

Saludos.

julio 01, 2012 2:06 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Hola.

No entiendo que relación hay entre la tesis que expones en la entrada y el neoliberalismo radical. Así como en el hecho de que triunfe lo malo o bruto sobre lo bueno no adecuado (al menos, en las extrapolaciones contemporáneas que has puesto como ejemplo; música en bares, patrones sexuales...). ¿Podrías explicarlo incidiendo en esa relación?
La verdad es que loe he leído 3 veces y me estoy dejando la cabeza intentando verlo, pero no... No es que dude o que vaya de listillo, es que de verdad no lo entiendo y me gustaría comprenderlo.

Gracias.

julio 01, 2012 2:29 p. m.  
Blogger pazzos dijo...

Estás hecho un sofista cojonudo, tanto preámbulo para llegar a esa conclusión sobre los machos alfa y lo mal repartido que está el mundo. Anda, apúntate a un gimnasio que para mojar sólo hacen falta ropa buena, un poquillo de morro o pasta, y unos abdominales que no den pena.

(Que conste que m'ha gustao)

julio 01, 2012 3:45 p. m.  
Blogger Gemma dijo...

Supongo que la comparación que haces con las chicas es para ponerle énfasis preciosista a lo que se supone hemos perdido con el capitalismo. Yo creo que todo lo perdimos cuando cambiamos la femenina peseta por el cojonudo euro.

Besos.

julio 01, 2012 7:16 p. m.  
Blogger Lhurgoyf dijo...

Esto si le da sentido a muchas cosas, pero recuerda que aveces el más culto puede también fabricar las mejores armas, o estrategias bien pensadas, y así ganar contra el más "bruto". Y claro conquistar a más chicas, jejeje

julio 02, 2012 8:03 a. m.  
Blogger Lhurgoyf dijo...

Esto si le da sentido a muchas cosas, pero recuerda que aveces el más culto puede también fabricar las mejores armas, o estrategias bien pensadas, y así ganar contra el más "bruto". Y claro conquistar a más chicas, jejeje

julio 02, 2012 8:03 a. m.  
Blogger Rafa. Uno de los dos dijo...

Esto bien pudiera parecer una revelación que la explicación a tanto.
En cierta ocasión leí el libro El principio de Peter, en el que el autor había llegado a la conclusión de que: “en toda jerarquía, el individuo incluido en ella, tiende a ascender hasta alcanzar su nivel de incompetencia” Este principio parecía igualmente una revelación. En el prólogo el autor advertía que a partir de la lectura del libro tendríamos una visión diferente del mundo de la que sería imposible abstraerse, esto a mí me producía un desasosiego turbador, algo parecido me causa esta especie de desvelamiento tuyo que da la explicación a la mediocridad

julio 02, 2012 7:44 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Yo creo que las chicas, y esa es mi opinión, eligen a sus parejas en función de un delicado equilibrio entre las virtudes genéticas y amatorias de sus consortes y los réditos sociales que estos les aportan.
Evidentemente lo plus de lo plus sería echarle el guante a Pierce Brosnan y que este además fuera el príncipe de Mónaco.
Evidentemente esta situación ideal, ya de por sí no se da, y es entonces cuando entra en juego el regateo y la capacidad de negociación de las mujeres, aceptando cada vez menos, en tanto en cuanto que una tiene menos para ofrecer, lógicamente.
Por lo demás, admito que el bruto siempre tiene una ventaja, física, sobre el civilizado, a la que hay que añadir el hecho de no tener nada que perder en la contienda. Es la eterna lucha entre el bárbaro y la Roma clásica, o, también, según se mire, entre el esclavo y el patricio.

julio 02, 2012 7:58 p. m.  
Blogger O SuSo dijo...

Me parece muy acertada esta hipótesis, ya que técnológicamente "la humanidad" ha avanzado a pasos agigantados en el poco tiempo que lleva como especie, pero siempre a base de machacar, aniquilar y crear robo y desigualdad...la pregunta no es si estamos condenados a que así sea, sino a que estamos dispuestos a renunciar para que el grupo al que pertenezcamos no sea machacado ni machacador.

Salud para seguir luchando por las chicas y la no barbarie Dr Lagarto.
Abrazos

julio 02, 2012 8:51 p. m.  
Blogger Marga dijo...

Jajaja sé de uno que opina igual que tú, sobre todo en cuanto a sus consecuencias sobre lo de las chicas, jeje.

No termino de tener claro que la premisa que propone la economista se haya producido siempre, invariablemente, pero algo de eso debe haber. Junto a otros parámetros, claro, el ser humano y su colectividad es demasiado complejo como para encerrarlo en una variable, por muy brillante que resulte.

Mezclar juventud, autores que destellan y sustancias era un ejercicio divertido, eso si, jajaja.

En una cosa estoy de acuerdo, el más bruto siempre prevalece sobre el más civilizado: sólo hay que contemplar siglos de sometimiento femenino (ey, cada cual arrima el ascua a su sardina: Otra máxima, jeje)

Besotes desde la edad del cobre.

julio 03, 2012 9:38 a. m.  
Blogger Mavi dijo...

mmmmm ¿esto equivaldría a decir que en el país de los tuertos el ciego es el rey? ;)
Supongo que la aplicación en la teoría evolutiva es válida siempre que el conjunto de individuos embrutecidos sea superior al de los avanzados, ahora que lo pienso, eso siempre es así.
Pero rebato tu extrapolación a las mujeres, es posible que en los años de institutos las hormonas predominen y se seleccione a los compañeros por sus cualidades "animales". Pero años después la mujer aprende de sus errores y modifica sus criterios de selección señor Lagarto.

julio 03, 2012 3:36 p. m.  
Blogger El peletero dijo...

Buena parte de las teorías sociales paranoicas y conspirativas tan en boga están asociadas a argumentos de esta clase aunque con formulaciones más refinadas. Mucha gente está convencida que el homo sapiens es un paso atrás evolutivo en relación al chimpancé o a la cucaracha. Ni tampoco son tan extrañas en las conversaciones de sobremesa o en los bares en los que la gente está, para decirlo finamente, algo descolocada psicológicamente.

¿Quién se lleva a las chicas?

¿Qué chicas, las guapas o las feas?

Saludos.

julio 03, 2012 7:18 p. m.  
Anonymous Gardènia dijo...

Esta generación no verá el final del esclavismo que ahora empieza a despuntar en España.
Ni siquiera tenemos la esperanza de que la "nueva civilización", con el tiempo, se contagie y asuma algunos valores de quienes están siendo arrasados. Éstos, por su parte, no están libres de culpa. La molicie y los excesos se pagan.
Un recuerdo veraniego y tourmalético para Fernando Fernán Gómez. Él sí sabía despacharse con una exclamación que les iba que ni pintada a los neoliberales.
Otro recuerdo para Tom Joad y su coraje.

Saludos, Nosurrender.

julio 04, 2012 3:45 a. m.  
Blogger Luna Roi dijo...

Todo lo bueno se lo llevan los malotes... Es una ley que se cumple en todo

Lu

julio 05, 2012 9:40 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Particularmente, me convence esta teoría, doctor Lagarto. Se me ocurre ahora que el mayor progreso conlleva un mayor reparto de tareas y una especialización de funciones según la cual sólo un pequeño grupo de la población se dedica profesionalmente a la violencia y a la guerra. Sin embargo, en los pueblos menos civilizados ese reparto de tareas es menor y la violencia, quizá, a falta de innovaciones culturales y tecnológicas, un recurso generalizado para la obtención de lo que se necesita que convertiría en potenciales guerreros a la mayoría de la población y propiciaría su victoria frente a los más civilizados sólo por su superioridad numérica.

Por otra parte, creo que se pueden encontrar diferentes variantes para esta teoría. Tenía un amigo que defendía que siempre somos gobernados por los más tontos. ¿Por qué? Según él, en el Bachillerato, los más capaces eran los que elegían Ciencias, y los menos los que escogían Letras. Y esos que escogían Letras eran los que después estudiaban aquellas carreras que mayoritariamente constituyen la formación académica de nuestros políticos. Por no hablar de que los integrantes de las formaciones políticas de derechas suelen provenir de las clases sociales más elevadas, clases en las que –y por más que ellos defiendan a capa y espada la competitividad y la prevalencia de los mejores- los logros se explican antes por herencia y por golpe de talonario que por méritos propios y esfuerzo personal. Así que hasta los más brutos, los más torpes, o los hijos más tontos de papá, pueden acabar ostentando un puesto de poder. No de otro modo se entiende que Fátima Báñez, con esa pinta de embrutecida que tiene y su nulo currículum laboral, haya llegado a ser Ministra de Empleo, ¿no cree?

Igual que usted se queja de que a las chicas se las llevaban los más embrutecidos y más tontos, recuerdo que nosotras también solíamos quejarnos de que las chicas con más éxito eran, por lo general, las de tetas más grandes y menos inteligencia. También para los más avanzados y civilizados, que solían caer rendidos ante ellas :P Así que no sé si es que la adolescencia es una época proclive a la atracción oscura por lo más embrutecido e incivilizado, o que la teoría de Ester Boserup se deja aplicar a diferentes órdenes de la vida.

En cualquier caso me alegro de que esta teoría, como todas, cuente con sus excepciones. Que a mí nunca me han ido nada ni los tontos ni los embrutecidos. Ni en la adolescencia ni ahora.

Un beso, doctor Lagarto!

julio 08, 2012 12:04 p. m.  
Anonymous sofia dijo...

Lo brutal hace el cambio, es la naturaleza.... que venga un viento y le cambie el peinado a Ester por diosss!

muaa lagarto.

julio 08, 2012 11:08 p. m.  
Blogger PSYCOMORO dijo...

Embrutecidos, solos y desparramados; suerte que nos queda ese sentido del humor que te deja el sabor de las cosas que pueden pasar. Quizás las chicas de mañana cambien de opinion; quizás nosotros seamos diferentes. Quién sabe, Lagarto, quién sabe. Un abrazo.

julio 23, 2012 8:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Egolastra, pues había un documental de la BBC sobre la biología de la seducción que decía que la hembra mamífera busca en el macho que la cubra la mayor seguridad de la prole, lo que explicaría desde un punto de vista biologicista que los viejos millonarios se liguen a las más guapas :)

En fin, cada uno competimos con lo que podemos. Salud!

septiembre 02, 2012 10:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola anónimo. La verdad es que llamar “tesis” a este juego me parecería un poco exagerado, pero tampoco es que nada quiera ser gratuito en estas líneas.

Sería muy largo para un comentario hacer una historia del capitalismo, pero podríamos remitirnos al debate Keynes/Hayek, que ya ganó el primero durante los cuarenta años posteriores a la 2GM y que demostró su capacidad para cohesionar sociedades capitalizadas, y que se empieza a resucitar en UK y USA en los años ochenta para dar vida a las teorías más salvajes (salvajes porque el mismo Hayek pone la selva y la relación entre sus bestias como ejemplo de la sociedad perfecta que él pide). En cualquier caso, se trata de un avance en todos los sentidos (izquierda incluida con las revoluciones del 68) hacia un individualismo primate que elimine los logros sociales que dieron más estabilidad a Europa tras la guerra y den paso a una relación competitiva entre sus conciudadanos en los aspectos básicos del primer nivel de la pirámide de Maslow: no es casualidad que el modelo de Hayek se impusiera en el Chile de Pinochet como primer paso y más recientemente en la cleptocracia alcoholizada rusa de mediados de los noventa.

El hecho de que esta revolución neoliberal encajaría en la dinámica de “two steps up and one step back” se muestra en aspectos tanto de cohesión social como de justicia distributiva, y en lo que respecta a movimientos artísticos y culturales creo que es muy obvio que el sXXI resulta mucho más pobre que la segunda mitad del XX en todos los aspectos. Y, bueno, es que se expresa hasta matemáticamente: vivimos una recesión en forma de W, en la que el monetarismo friedmanista provoca la segunda caída al mostrarse incapaz de resolver la jugada.

Salud!

septiembre 02, 2012 10:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno Pazzos, yo no me quejo de lo mío. Gracias a Dios nunca he necesitado esas cosas para sobrevivir en esta selva. En cuanto a la ropa, soy un desastre: ¡me gusta tanto la ropa vieja! Salud!


Gemma, supongo que la vida es una curva del tipo de la campana de Gauss, en la que el cénit está en algún lugar entre los veinte y los treinta años. La decadencia y la pérdida se imponen con el tiempo, inexorablemente. Nos queda disfrutar de este viaje cuesta abajo, en el que tal y como van las cosas podremos incluso rencontrarnos con la peseta. Besos!

septiembre 02, 2012 10:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lhurgoyf, siempre hay estrategias, sin duda. Pero ellas son mejores estrategas que nosotros, y las ven venir todas. En cualquier caso, nunca he creído en técnicas para estas cosas. Salud!


Rafa, cuánta razón tenía el Principio de Peter, se ve todos los días en cualquier aspecto de la vida. En este sentido, también me apunto al Principio de Hanlon: nunca le atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez. Salud!

septiembre 02, 2012 10:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food&Drugs, me temo que son ellas las que eligen, y que poco podemos aportar los del género inútil. En cualquier caso, si se entra en temas de competitividad, siempre tendrá más armas el más agresivo, tanto para levantarse una chica como para vender un par de zapatos. Supongo. Salud!


O Suso, tienes razón. Para que una sociedad (o un grupo) sobreviva, no tiene más remedio que tomar conciencia del hábitat que ocupa y la existencia de elementos poderosos que quieran destruirla. Y esos elementos serán más poderosos cuanto más positiva sea esa sociedad, sin duda. En realidad no somos muy diferentes de los niños brutos que ven a otro niño con un juguete que les gusta y, cuando se lo arrebatan, lo destrozan. Salud!

septiembre 02, 2012 10:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Marga, haces bien en traer reivindicaciones feministas a este post, porque creo que avala la teoría. Quiero decir, creo que es obvio que es la mayor violencia del macho la que sustentó su dominio social sobre la mujer. Besos!

Bueno, Mavi, desde un punto de vista estrictamente darwinista, las hembras que van saliendo de su periodo de máxima fertilidad dejan de tener relevancia. Así que parecería perfectamente compatible ese cambio en las mujeres, que existe, claro que sí. Besos!

septiembre 02, 2012 10:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Señor Peletero, no era mi intención hacer una formulación refinada, la verdad. Me conformaba con dejar un post “de verano”. Pero eso no quiere decir que no pueda defender la boutade, que es lo que trato de hacer con estos comentarios :) Salud!

Gardenia, yo también tengo esa sensación de fin de ciclo, de triunfo degenerativo de la parte más embrutecida de la civilización. Y la verdad es que no veo salida a corto plazo a todo esto, porque el control de los medios de comunicación, la manipulación ideológica de la educación pública y la tecnología del todo-vale-igual están asentando bien los cimientos de la nueva selva. Saludos!

Luna, desacatemos las leyes! Besos!

septiembre 02, 2012 10:46 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, desde luego que tendemos a ser gobernados por los menos capaces. Y, además, últimamente, por los más inútiles dentro de esos menos capaces, ya que los neoliberales abogan por la economía de empresa privada, donde los sueldos son mucho más altos que en la vida pública. Así que son los que no consiguen esos puestos privados los que se dedican a la cosa pública entre los neoliberales. Efectivamente, no hay más ver a alguna de ellos para comprobarlo. Terrible.

También tiene usted razón en que ese modelo de niña adolescente guapa/tonta también era la que triunfaba. Le prometo que desarrollaré otra teoría sobre eso :)

Un beso, doctora Antígona!

septiembre 02, 2012 10:46 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sofía, es cierto que la brutalidad ha sido casi siempre el factor del cambio. Pero no siempre. O al menos eso es lo que hemos creído de las democracias. Respecto al peinado de la señora, bueno, en los años veinte hubo modas verdaderamente lisérgicas :) Besos!

Psycomoro, no guardo melancolía de aquellos tiempos en lo que a las chicas se refiere. Lo acepto con una sonrisa y con humor, como bien dice. Además, estos tiempos son mucho más interesantes en todos los sentidos. Salud!

septiembre 02, 2012 10:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home