domingo, enero 22, 2012

Buscando a Eric, y a nosotros mismos


Eric Bishop trabaja de cartero en Manchester y atraviesa una crisis en su vida. No puede con sus hijos, no puede con la miseria de sueldo que le ofrece el sistema público británico, no puede con la miseria en que se ha convertido su vida sentimental, no puede con las implacables deudas que ha contraído. Siente toda la agresividad con la que el mundo le trata y no encuentra fuerzas dentro de sí mismo para enfrentarse a todo ello.

De pronto un día ocurre lo más inesperado. Su héroe, el futbolista del Manchester United Eric Cantona aparece en su cuarto, se fuma un canuto con él y empieza a hablarle de la vida.

ERIC BISHOP: ¿Alguna vez has hecho algo de lo que te avergüences?

ERIC CANTONA: Yo no. ¿Y tú?

ERIC BISHOP: ¿Te acuerdas de aquel gol que metiste al Sutherland? Eso fue precioso. Magnific! Ese gol me dio cuerda para meses. Te llena tanto que se te olvida toda la mierda de tu vida durante unas pocas horas.

ERIC CANTONA: ...

ERIC BISHOP: A ver, dime, ¿cuál fue tu mejor momento?

ERIC CANTONA: No fue un gol.

ERIC BISHOP: Tiene que ser un gol, Eric

ERIC CANTONA: No, no.

ERIC BISHOP: Venga, ¿el de la final de copa contra el Liverpool en el último minuto? ¿aquél contra el Wimbledon? Es un gol. Tiene que ser un gol

ERIC CANTONA: Fue un pase.

ERIC BISHOP: ¿Un pase? ¿y si el otro hubiera fallado?

ERIC CANTONA: Debes confiar en tus compañeros. Siempre. Si no, estás perdido.

ERIC BISHOP: Es curioso, a veces olvidas que eres sólo un hombre...

ERIC CANTONA: No. no soy un hombre. Soy Eric Cantona.



Se trata de la película de Ken Loach, Buscando a Eric (2009). Las críticas fueron muy ambiguas con esta obra de arte porque quizás les rompió los esquemas ver en Loach este pequeño gesto de fantasía y optimismo en el espejo del hiperrealismo del proletariado británico. A mí me encantó. Me encanta todo Loach y le admiro sin concesiones. Y, la verdad, no dejé de ver ese hiperrealismo del proletariado británico en ningún momento. Esa sobredosis de ilusiones rotas, ese sentimiento de tener el alma amoratada de tantos golpes que se ha dado contra la lona. Es cierto que esta película tiene una lectura un poco más naif en algunos momentos, pero, en mi opinión, no hacen más que reforzar la denuncia de abandono en que han quedado algunas capas sociales de las ciudades ex-industriales británicas tras los años de Thatcherismo.

También se acusa a la película de Loach de ser una película de fútbol, algo nada intelectual, de muy escasa profundidad. Pero no, no es una película de fútbol, sino una película sobre la capacidad de reponerse, de inventarse a sí mismo, de lucha y de confianza en los amigos. Claro que a lo mejor el fútbol ofrece también algo de esto en su vertiente más épica e intelectual, que también la tiene.

Decía Albert Camus (algún día tengo que contar aquí la estrafalaria vida de mi tía abuela Adela, que fue amante de Camus y de Buñuel, entre otros, en su exilio en Paris tras la Guerra Civil): “después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé, a la larga, acerca de moral y de las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol. Kundera decía que “el fútbol es un pensamiento que se juega”. Sartre decía que “el fútbol es una metáfora de la vida” mientras que Sergio Givone decía que no, que “la vida es una metáfora del fútbol”. Heidegger estaría más de acuerdo con este último.

Martin Heidegger (el filósofo más trascendental del sXX sin el que no se puede entender nada de nuestra cultura posterior a la Segunda Guerra Mundial; estructuralismo, deconstrucción, existencialismo, hermenéutica...) era un adicto al fútbol, más concretamente al Bayern de Munich. Heidegger explicaba que, en la vida, nunca tenemos el sentido real de los acontecimientos, porque la vida siempre sigue y no entendemos de qué va hasta que todo ha pasado, cuando ya hemos muerto, cuando ya no podemos comprender nada ni falta que nos hace. Pero Heidegger expone que en la obra de arte, en los partidos de fútbol, al sí tener de forma ficticia un principio y un final, sí somos capaces de arrojar un sentido a un-algo que en la vida siempre se nos escapa. Por eso Eric Bishop, cartero en Manchester que atraviesa una crisis en su vida, le dice a Cantona eso de “Ese gol me dio cuerda para meses. Te llena tanto que se te olvida toda la mierda de tu vida durante unas pocas horas”.







Una canción para Eric: Double trouble, de Eric Clapton

Un libro para Eric: Anatomía de la destructividad humana, de Eric Fromm

Una película para Eric: Cuento de otoño, de Eric Rohmer



.

32 Comments:

Blogger Food and Drugs dijo...

Muy buen post.
El fútbol tiene su lado intelectual y poético, claro que sí. Pero no lo encontrará uno si va a buscarlo en las declaraciones de Mourinho, o en los cánticos de los ultras.
Por otro lado me parece totalmente válida la idea de Loach de apoyarse en el fútbol para adentrarse en el alma del currito de mediana edad. Al fin y al cabo, él sólo lo utiliza como un salvoconduto para viajar a otra dimensión, que al mismo tiempo le permite seguir manteniendo al personaje central, el gris y vulgar hombrecillo, con toda su humanidad intacta.
Siempre ha habido grandes partidarios y detractores del fútbol entre las mentes mejor amuebladas de este último siglo. El fútbol no se dirige al cerebro, sino al corazón del espectador. Que te guste o no, es una cuestión puramente de azar.
Un abrazo, Lagarto.

enero 22, 2012 9:47 p. m.  
Blogger pazzos dijo...

El Cantona que se le aparece me recuerda al Bogart de la peli de Woody Allen "Memorias de un seductor" y al personaje de Michael Cera en Youth in Revolt.

Otro crack con el mismo nombre Esot-Erik Satie. Y conozco también alguna Erika de lo más rompedora pero creo que no la ví en una película de Ken Loach precisamente.

enero 23, 2012 12:07 a. m.  
Blogger Gemma dijo...

A mí me ha gustado el último pase de Cantona a Bishop: No soy un hombre, soy Eric Cantona.

Ahora me pregunto si Bishop aprovechó ese pase.

enero 23, 2012 1:17 a. m.  
Blogger Marga dijo...

A mí me gustó esta peli pero la que menos de Loach, y eso que como a ti, me encanta su cine...

Pero el fútbol, ays el fútbol... siempre pienso que no deja de ser una rémora de niños cuando oigo a un adulto justificar la supuesta épica de un juego que no es más que eso: un juego y bastante simple, para más inri.

Aunque me lo envuelvan en papel de plata.

Lo que me lleva a pensar que es inútil querer "intelectualizar" las pasiones. Un acto justificativo sin pies ni cabeza me parece el resultado

Que besote!

enero 23, 2012 5:34 p. m.  
Blogger El peletero dijo...

Eric Cantona tiene toda la razón, Lagarto, fue un pase, no un gol. Por ello me pregunto si toda la culpa fue del enemigo.

¿Qué ha sucedido con el movimiento obrero, su cultura, su ética y su estética?, ¿qué ha ocurrido con aquella visión del mundo que nos enriqueció a todos?, ¿dónde han ido a parar sus palabras y sus obras, su legado?, ¿es todo ello ya una simple pieza de museo?, ¿sus fines se limitan ahora a la simple ocupación del poder y a la defensa de los privilegios de los instalados en el sistema?, ¿es todo una burda estrategia de comunicación, un eslogan solamente?, ¿es todo una mera retórica de palabras gastadas hasta la extenuación?

¿Hay que vivir la vida de los demás, marcar sus goles, para limpiarnos la mierda que llevamos pegada?

Saludos.

enero 23, 2012 8:33 p. m.  
Anonymous kamala dijo...

¡¡Por favor, háblanos de tu tía abuela Adela!!

Un saludo

enero 25, 2012 9:45 p. m.  
Blogger O SuSo dijo...

No he visto la película y se que en su momento me llamó la atención.
Me encantaría ver el futbol con tus ojos, pero un buen día perdí la fe en el fútbol, jesucristo, los políticos y todos los -ismos...

La máquina lo engulle todo y lu utiliza para permanecer y que permanezcamos dormidos.
Filosofar, poetizar o loar la actividad no debería ocultarnos la malévola manipulación, los mismos que han sumido a ese post-obrero en plena crisis de valores y depresión, esos mismos, se enriquecen sirviéndole su ración de fútbol.

"-Me encanta darle unas patadas a un balón con amigos, correr, reir, sudar. Me encanta perder al fútbol.
-Será ganar...
-Nooo, perder.Ganar tiene que ser le leche!!"

Abraços

enero 26, 2012 12:54 a. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Lo peor es que es el futuro de las clases obreras en este país, R.U., allí nos llevan un par de décadas de ventaja, pero al final aquí también terminaremos asaltando tiendas de Apple en lugar de hacer "foros inútiles en las plazas" y de agotarnos con eternas discusiones sobre como recuperar la democracia, al final el discurso de realismo mágico de Loach es muy acertado a mi manera de ver, puesto que lo que nunca se puede abandonar es la grandeza, puesto que solo ese sentimiento trascendente crea esas pocas chispas que mueven al mundo, de repente un Checo se inmola porque la frustración de su primavera se apaga, o un Tunecino se inmola porque le han robado su carro de verdura y la han humillado, de repente emerge como una ola esa frustración que se convierte en ese cisne negro que tanto teme el stablisment, Es Oliver Twist diciendo "Gime more", es Un negro gritando que ha tenido un sueño,una mujer negra negándose a ceder el asiento porque está cansada, un hombre recibiendo una pedrada a las puertas de una fábrica en Sudafrica y levantándose a por otra y sin violencia desafiar a un imperio, es el cuerpo de un poeta en una morgue de alicante solo y frío después de la tuberculosis sin nadie que le vele por el miedo que el sistema causó a su viuda,siempre habrá un tiempo o un sitio donde esa fuerza se desencadena, pero mientras tanto aparece a fogonazos en un gol o en un grito, agazapado a la espera.
Canción para Eric Bishop Honky Tonky Sánchez - Pablo Borell
Libro para Eric Bishop El miedo a la libertad de Erich Frómm
Película para Eric Bishop Riff Raff de Ken Loach

enero 26, 2012 9:18 a. m.  
Blogger Juan Antonio. Uno de los Dos dijo...

A mi el Cantona me gano cuando dijo aquello (o algo parecido) de que lo mejor para joder a los banqueros era ir a los bancos y sacar toda la pasta, me pareció un gol por toda la escuadra.

Si el fútbol, y sus protagonistas los futbolistas pensaran y dijeran lo que dijo Cantona otro gallo cantaría…ya que la masas, que se refugian en el deporte rey donde sus gurus los Messis, Ronaldos, Casillas, etc. si tuvieran un mínimo de conciencia social, temblarían los políticos….pero claro ellos están en otra escala

Me encanta el fútbol no así sus protagonistas.

enero 27, 2012 12:57 p. m.  
Blogger flower dijo...

¿Vertiente épica e intelectual del fútbol, Nosurrender?? De verdad, me entran unas ganas de conocerte, abrazarte y besarte hasta cansarme, que no veas!! No me lo puedo creer, y yo que creía que el fútbol era un circo en el que están haciendo el payado media humanidad...!! En fin.

PD: Pásate por mi blog, solo curiosidad.

enero 29, 2012 11:56 p. m.  
Blogger Soy ficción dijo...

Vi la peli hace poco y flipé. Me fascinó. Y principalmente por una cosa que transmite el fragmento que has elegido (y que de hecho te robaré para mi blog :P), la necesidad de rendirse al hecho de que solos no somos nada. De que debemos aprender a aceptar esas manos que se nos tienden para lograr avanzar.

enero 30, 2012 9:03 a. m.  
Blogger Barely Legal Thing dijo...

"me gusta", que pondría en facebook.

enero 30, 2012 10:54 a. m.  
Blogger Salamandrágora dijo...

A mí también me sorprendió esta peli tan optimista. Algo no muy habitual en la filmografía de Loach. Me gustó mucho y eso que yo, al contrario que tú, no soy muy fan de Loach. Me gusta puntualmente. Voy a seguirte, si me lo permites. Estoy muy intrigada con la historia pendiente de tu abuela Adela, entre otras cosas. De paso, me he dado un agradable paseito por tu blog. Y me gustó, te he de decir.

Un saludo.

enero 31, 2012 5:03 p. m.  
Blogger PSYCOMORO dijo...

Afortunadamente, todavía quedan personas que disfrutan de la ambigüedad de no esclavizarse a las expectativas. Por eso sorprendió la película de Loach y por eso vale la pena que la hayas traído a tu rincón, porque sobrevivimos con los gestos de lo imprevisible. Gracias, Lagarto.

enero 31, 2012 9:22 p. m.  
Blogger Rochitas dijo...

y yo no sé ya cómo llegué hasta aquí pero sí sé que me detuve por la foto de mi amado Camus, y le pido que tenga la piedad de reseñarnos aquella exquisita anécdota de vida...
Un abrazo

febrero 02, 2012 1:04 a. m.  
Blogger huelladeperro dijo...

No me gusta el futbol, y no me gusta Ken Loach. Del director sólo he visto 3 pelis: Lloviendo piedras, que me pareció divertida, sin más, Ladybird, que me pareció un peñazo... (para mí todo el peso de la película recaía en la excelente capacidad histriónica de la actriz protagonista y en sus grandes dotes griteriles) Cuando al final de la peli aprendí que estaba basada en una historia real me quedó una sensación incomoda, como de haber espiado a través de una mirilla o de una ventana... Tierra y libertad me pareció interesante como documento histórico, pero sin más...
Entiendo bien la denuncia de Ken Loach de determinados problemas sociales y la miseria que les acompaña, y me ha alegrado mucho aprender gracias a la Wikipedia que alguna de sus películas llegó a provocar modificaciones en la legislación británica sobre los sin techo. Pero las peliculas de Ken Loach no se dirigen a mí. Yo en una película "social" busco un diálogo con el director, busco que ese señor me diga: mira, fijate en este problema, he pensado que así y así y así se podría solucionar, o que estas y estas y estas son las causas profundas del problema... Ken Loach a mí sólo me dice: "fíjate en este problema, y en este problema, y en este problema" y me hace mirar cosas que veo constantemente. Cosas de las que soy dolorosamente consciente en todo momento.
Sin aportarme nada.
En cuanto al futbol... Bueno, entiendo lo de la metáfora accesible de la vida, y también entiendo que una jugada mágica pueda ser fuente de inspiración y de alegría para muchos días para algún aficionado. ¿O debería decir "adicto"? No soy capaz de olvidar que el futbol es el moderno circo de los romanos, y que en la época de Franco era de lo único que se podía hablar por la calle sin arriesgarse a que un polícia o algún señor de aquellos con carnet e influencias te afeara, desde la superioridad moral del régimen, la conducta.

¡Vaya! si es Adela Cortina, espera que me lo leo un momento... Y te comento en el post correspondiente

febrero 09, 2012 7:45 p. m.  
Blogger ana dijo...

¿Y qué hacemos NoSurrender, cuando se nos ha escurrido la posibilidad y ya no hay vuelta de hoja? ¿Qué hacemos con lo que no fuimos capaces de ser? ¿Esta todo condenado a ser olvido? Cada lágrima, cada risa... cada silencio.

Me han tocado de lleno tus palabras. Bendito el fútbol, si era capaz de tanto. A menudo se nos escapan tantas cosas... que cuando nos hemos ido a dar cuenta de ello, era demasiado tarde.

"... no pudo con la miseria en que se había convertido su vida sentimental, no pudo con las implacables deudas que había contraído. Sentía toda la agresividad con la que el mundo le trataba y no encontró fuerzas dentro de sí mismo para enfrentarse a todo ello..."

Tampoco para contarlo. Le gustaba el fútbol y tenía muy buenos amigos... pero no pudo.

febrero 10, 2012 3:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food & Drugs, evientemente, el patetismo embrutecido de Mourinho y de todo el fenómeno mediático de penalty-sí/penalty-no no tiene nada que ver con los valores metafóricos de esta épica inútil que es el fútbol.

Lo de los ultras, en cambio, tiene un componente emocional interesante. Recuerdo aquella película argentina, El secreto de sus ojos, en la que la pista definitiva sobre el paradero del perseguido la encuentra el policía en un bar, cuando alguien le dice ““Una persona puede cambiar de nombre, de calle, de cara…pero hay una cosa que no puede cambiar; no puede cambiar de pasión.” Y por eso le acaba encontrando entre la hinchada de su equipo de fútbol. Todo esto, claro está, no justifica el comportamiento primate y violento de estos cenutrios. Sólo expresa la profundidad anímica de esta pasión, de ese corazón del espectador, como dices tú.

Un saludo!

febrero 12, 2012 8:36 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pazzos, tienes razón. Hay un paralelismo muy claro con ese Bogart. Bueno, tampoco es tan extraño dar esa animación al héroe inalcanzable. Recuerdo cuando yo era adolescente, la cantidad de horas que me pasé hablando con mi póster de Bruce Springsteen :) Salud!



Gemma, te has fijado en algo muy importante, pero tendrás que ver la película para saberlo :)

febrero 12, 2012 8:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Marga, esta película es distinta del resto de cine de Loach. Tiene un punto baboso (la relación con su primera exmujer) y un punto cómico (la visita a la casa del mafioso) que no tienen otras, pero creo que, salvando todas las distancias, esa mezcla le da un punto John Ford que eleva al personaje.

Es una opinión, claro. Pero es que a mí sí me gusta el fútbol en esa dimensión épica metafórica (no en toda su mercadotecnia mediático-lobotómica). No creo que se trate tanto de intelectualizarlo como de reconocernos en nuestras esencias primitivas y tal :)

Besos!!

febrero 12, 2012 8:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Peletero, me alegra verte por aquí! creo que haces un comentario muy inteligente, y que realmente está en la premisa dramática de Loach a la hora de plantear la historia. Sin comunidad, sin unión, sin compromiso, no hay defensa posible para los que están abajo ante la injusticia social. No es el poder el objetivo, sino la dignidad. Salud!


O Suso, es que hay que hacer muchos esfuerzos para ver en el fútbol lo que ha quedado tan tapado por el negocio mediático en que se ha convertido, desde luego. Salud!

febrero 12, 2012 8:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, quizás otro día, habría mucho que decir de ella. Mi tía abuela Adela, junto con media familia mía, tuvo que salir corriendo de España con la llegada del fascismo por la implicación política de mi bisabuelo con la República. Vivió en París toda su vida, escribió algunas novelas, participó en alguna película de Buñuel, hizo amistades sorprendentes y se relacionó bastante bien.

Yo era muy pequeño, pero era fascinante verla cuando volvía de visita, con una manera de vestir y una soltura inimaginables es esa España franquista, y nos hablaba de sus amigos “el otro día, cenando con Julio (Cortázar) y con Luis (Buñuel)...” Era fascinante. Lo de Camus no lo viví, ocurrió mucho antes de que yo naciera. Pero cuando me lo contaron, le dio a mi tía un aire ya inalcanzable :) http://www.elpais.com/articulo/cultura/Entrevista/novelista/exiliada/Paris/elpepicul/19770528elpepicul_2/Tes

Un saludo!

febrero 12, 2012 8:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

O Suso, la verdad es que he puesto mucha voluntad en ver así el fútbol, eh. Que está claro que todo lo que destaca de este negocio es bastante cutre. Por eso me gusta cómo le ha sacado partido Loach a esa relación proletariado/fútbol a través de la búsqueda de la dignidad. Abrazos!


Joako, tengo un cabreo importante con Apple. Precisamente es de lo que quiero hablar ahora en este blog. El fútbol es una huida hacia algo más real que la mentira deshonesta que rodea al trabajador, desde luego. lo malo es que luego la realidad termina y hay que volver a la mentira. Riff Raff también es una gran película. Me encanta Loach! Salud!

febrero 12, 2012 8:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Juan Antonio, es cierto, Fue Cantona quien hizo ese llamamiento, pero el hecho es que nadie lo siguió y todo quedó igual. Una pena que las acciones populares, con razón o sin ella, tengan menos impacto social que votos los partidos neoliberales. Salud!


Flower, al final se le puede buscar la vuelta a todo, es un buen ejercicio contra el dogmatismo :) Muy tarde, pero ya me he pasado por tu sitio y he dejado mi BSO. Ay, ¡si es que no tengo tiempo para nada! Besos!

febrero 12, 2012 8:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Soy Ficción, me encanta que me “robes”, lo considero un honor. Tienen mucha fuerza los diálogos de Loach, especialmente en estos tiempos duros que corren.


Barely Legal Thing, a mí también me pasa que muchas veces voy buscando el botón de “me gusta” en los sitios más insospechados :) Gracias y un beso!

febrero 12, 2012 8:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Salamandrágora, lo de mi tía Adela esperará un tiempo, pero tienes un avance en el comentario que le he hecho a Kamala. Mi tía Adela ha vivido cosas apasionantes, tanto buenas como duras. Ahora es muy mayor, pero conserva una lucidez extraordinaria.

Me gratifica mucho que te guste lo que encuentras. Estas cosas dan fuerza para seguir buscando tiempo que dedicarle.

Un saludo!

febrero 12, 2012 8:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Psycomoro, sólo los que saben de verdad lo que son y lo que quieren pueden driblar sus propias expectativas. El éxito es sólo un accidente. Salud!


Rochitas, como le he contado a Salamandrágora y Kamala, todo llegará, pero tienes un anticipo en mi comentario a Kamala, un poco más arriba. Gracias por estar aquí!

febrero 12, 2012 8:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Huelladeperro, no es Ladybird la mejor de Loach, para mí. Creo que son mejores Agenda oculta, Riff Raff, Tierra y Libertad o En un mundo libre. En cualquier caso, sé que no es un cine del gusto de todos.

Yo creo que Loach hace algo más que decirnos que nos fijemos en un problema. Yo creo que Loach apela a la dignidad del ser humano como única salvación. Así, lo más importante para mí de Tierra y Libertad (tengo que hablar de esa película en esta página algún día) no es tanto la historia del POUM como la lectura que la nieta hace del diario de su abuelo, y su gesto lleno de rabia de levantar el puño en su entierro. No sé si me explico...

Salud!

febrero 12, 2012 8:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ana, quizás también somos todo lo que no fuimos. O, dicho de otra manera, lo que no fuimos condiciona necesariamente la manera de ser de lo que somos. Nuestras vidas son todas las vidas... es interesante una película de Jaco Van Dormael que se llama Las vidas posibles de Mr Nobody.

El mundo se está convirtiendo en un territorio muy hostil, deberíamos cuidarnos más. Cuánto dolor.

Un beso, Ana!

febrero 12, 2012 8:39 p. m.  
Anonymous MK dijo...

Perdona que pase por encima de Eric Cantoná , Ken Loach y de Martin Heidegger. PERO..¿TUVISTE UNA TÍA ABUELA QUE FUE AMANTE DE CAMÚS Y DE BUÑUEL EN PARÍS??!

febrero 14, 2012 7:50 p. m.  
Anonymous jerik dijo...

Buscando a eric, no es mas que una fotocopia de cualquier pelicula americana media, toda la pelicula en el fondo es un vulgar cliche, que no hace mas que repetir como loro, la vulgar filosofia subyacente en las ya muy vistas y reiterativas peliculas comerciales americanas, sin giros sorpredentes, con un guion absolutamente predecible, basado en las estructuras mas elementales, que si cuando tienes 7 años puede molar, pero alguien que haya visto le aburre.

En resumen, un tio le va mal en la vida, vamos "un looser" (no se si les suena el termino solo lo hemos visto 10.000 veces en las peliculas americanas), hay un elemento distorsionador, gracias a eses elemento se propone cambiar su vida, se esfuerza y al final va consiguiendo cambios, luego la otra parte de la vida reacciona y le pone en aprietos pero luego gracias a los amigos (al parecer tiene mas de 100...increible) consigue superar los problemas.

Por supuesto solo les falta decir, que si en tu vida te va mal, es tu culpa porque no esfuerzas suficiente, que soloeres tu el responsable de tus desgracias y que esta en tu mano cambiar los problemas, nada que no hayamos visto, vamo que si estas en paro , con una hipoteca enorme, la patronal tiene razon al ser un tio que ha vivio por encima de sus posibilidades y que si no puedes salir del aprieto es tu culpa...

En definitiva, un insulto a lo que no han tenido la suerte de nacer na parte agraciada del sistema.

febrero 17, 2012 11:32 a. m.  
Blogger meloenvuelvepararegalo dijo...

Finalmente no la vi, pero leyéndote creo que lo remediaré, me quedé con eso de que era una peli de fútbol.
Está bien eso de leerte con perspectiva :)

marzo 19, 2012 9:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home