miércoles, febrero 28, 2007

but what about us?



RICK - Ponga usted los nombres, eso hará todo más oficial

ILSA - Piensa usted en todo, señor Rick

RICK - ... Y los nombres son señor y señora Laszlo

ILSA - Pero... ¿porqué mi nombre, Rick?

RICK - Porque tú te vas a ir en ese avión

ILSA - No entiendo ¿pero es que tú no vas a venir?

RICK - Yo me quedo aquí con Lui hasta que el avión haya despegado.

ILSA - ¡No, Rick, no! Anoche dijiste...

RICK - Anoche dijimos muchas cosas. Tú dijiste que yo debería pensar por los dos y es lo que he hecho. Y sé que tienes que subir a ese avión con Victor, que es a quien perteneces

ILSA - Pero Rick, escucha...

RICK - Escúchame tú, ¿Tienes idea de lo que te espera si te quedas aquí? Créeme, los dos acabaríamos en un campo de concentración ¿verdad, Lui?

LUI - Me temo que el mayor Strasser insistiría en ello...

ILSA - Dices eso para que me vaya

RICK - Lo digo porque es cierto. Y es cierto también que perteneces a Victor. Eres parte de su obra, eres su vida. Si ese avión despega y no estás con él lo lamentarás. Tal vez no ahora, tal vez no hoy ni mañana. Pero más tarde, y para toda la vida.

ILSA - ¿Y qué es de lo nuestro?

RICK - Siempre tendremos París. No lo teníamos, lo habíamos perdido hasta que viniste a Casablanca. Pero lo recuperamos anoche.

ILSA - Dije que nunca, nunca te dejaría

RICK - Y nunca me dejarás. Pero yo tengo también mi labor que hacer. Y no puedes seguirme a donde voy. En lo que voy a hacer no puedes tomar parte. Yo no valgo mucho. Pero es fácil comprender que los problemas de tres pequeños seres no cuentan nada en este loco mundo. Algún día lo comprenderás. Vamos, vamos... ve con él, Ilsa.


(entra Victor Laszlo)



RICK (a Laszlo)- Todo está en orden. Excepto una cosa que debe usted saber antes de partir

VICTOR- señor Blane, no quiero que me explique usted nada.

RICK - Es preciso que lo haga para que no puedan quedar dudas algún día. Dijo que sabía lo mío con Ilsa.

VICTOR - Sí

RICK - Pero no sabe usted que ella vino a verme anoche a mi casa. Había venido a buscar los salvoconductos ¿no es así, Ilsa?

ILSA - Sí

RICK - Hizo lo imposible por obtenerlos. Incluso se empeñó en hacerme creer que aún seguía queriéndome. Pero eso pasó hace tiempo. Por usted ella pretendió que no, y yo la dejé que mintiera.

VICTOR - Entiendo

RICK - Aquí tiene los salvoconductos

VICTOR - Gracias. No lo olvidaré. Bienvenido a la Lucha. Esta vez sé que seremos los vencedores.

...

Acojonante ¿verdad?

Supongo que este diálogo estará colgado en muchos sitios. No es ya que no se trate de nada nuevo; es que es probablemente de las cosas más viejas y manidas que hay en nuestro acerbo cultural de occidentales decadentes. Todos amamos a Rick, todos queremos ser Rick en algún momento de nuestra vida.

El guión se escribió sobre la marcha. Nadie sabía si al final Ilsa se quedaría o no con Rick mientras actuaban. Como la vida misma.

Woody Allen lo retoma en Sueños de un seductor. Su personaje lo recita tal cual, en una escena perfectamente apropiada, a su amada Diane Keaton, que se va con su marido en ese momento en una avión. Cuando termina de soltar el monólogo, ella le mira sorprendida y le dice algo así como “Eso que dices me ha llegado al alma”, y él responde “No es mío. Es de Casablanca. Siempre quise tener la oportunidad de decirlo”

Tenemos que hacerlo todos algún día. La próxima vez que alguien termine una relación sentimental, por favor, que sea en un aeropuerto. ¡Y con sombrero y gabardina!

Decía John Huston de su íntimo amigo Bogart en su libro de memorias: “tenía el mayor don que puede tener un hombre: talento. Es absolutamente irremplazable, nunca habrá nadie como él”. Y yo estoy de acuerdo absolutamente. Absolutamente.


Una canción para los vencedores: Thunder Road, de Bruce Springsteen

Una película para los vencedores: La reina de África, de John Huston

Un libro para los vencedores: El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez

39 Comments:

Blogger Rain (v.m.t.) dijo...

Hola.

De largo aliento, estos diálogos, con su ebullición y garra.

Así, se respira hondo, se celebra encontrar este blog, y se traza palabras en la mente, como para invocar que todo lo hermoso crezca...

Me he emocionado ¿se nota?

:)


___


Ah, bravo también por las recomendaciones.

febrero 28, 2007 11:48 p. m.  
Anonymous Itoitz dijo...

En un test de asociación me propusieron que empastara conceptos con otras palabras; al sugerirme "OBRA MAESTRA" respondí ...CASABLANCA.
No fué premeditado, sencillamente surgió...

marzo 01, 2007 12:14 a. m.  
Anonymous Una dijo...

Absolutamente.

marzo 01, 2007 1:21 a. m.  
Anonymous k dijo...

No les gustó Casablanca a mis alumnos. No se sintieron identificados ni comprendieron a los protagonistas. Les tuve que explicar cómo se siente uno cuando la mujer que ama le deja plantado en una estación de tren bajo la lluvia. Se partieron de risa cuando Ilsa dijo "¿Son las bombas o es mi corazón que late?"

Fue la primera película que les puse y aprendí a no esperar mucho de ellos. De to se aprende, dicen.

Gracias, lagarto.

Esta misma tarde me he acordado de la última vez que estuve en un aeropuerto.

marzo 01, 2007 1:38 a. m.  
Blogger Helena dijo...

No hay absolutamente nada en esta película que no me fascine. Todo en ella es magistral: sus diálogos, su agobiante atmósfera, los insuperables actores principales y secundarios, la tensión de tantos momentos, su romanticismo... También yo hice un post sobre Casablanca... Una película con un magnetismo extraordinario desde la primera secuencia.

No puedo dejar de recordar algunos diálogos:

Ugarte: "Tú me odias Rick"
Rick: "No te odio. Ni siquiera pienso en ti. Si pensase en ti quizás te odiase".
___________________________________

Renault: "Pero, ¿por qué demonios vino a Casablanca?
Rick: "Mi salud. Vine a Casablanca a tomar las aguas"
Renault: "¿Qué aguas? ¿Qué aguas? ¿Las del desierto?"
Rick: "Bueno, me informaron mal"

Lagarto, presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad. ;-)

Buen post, sí señor.

marzo 01, 2007 2:06 a. m.  
Anonymous billywild dijo...

Absolutamente, yo también digo.

marzo 01, 2007 2:20 a. m.  
Blogger Mavi dijo...

A vosotros os gustaría ser Rick pero yo desaría conocer alguna vez a alguno aunque fuera para que me dejara plantada en un aeropuerto.

Besos de whisky y humo.

marzo 01, 2007 10:20 a. m.  
Blogger Maria Catarata dijo...

Y nosotras siempre queremos a amar a Rick, siempre lo buscamos. Alguien a quien quise me dijo una vez que no había escena que le hiciese sentir y comprender mejor lo que significa ser un héroe, que aquella en la que Rick, casi sin darnos cuenta, en el momento en el que Viktor empieza a cantar La Marsellesa, hace un gesto mínimo con los ojos permitiendo que la orquesta de SU local acompañe esa ebullición incontrolada. Decía que en ese gesto se resumía casi todo. Pero yo creo que la verdadera heroicidad estaba en Ilsa el día en que apuntó con una pistola a quien amaba intentando negar que un amor eterno sí es posible. Sí, nadie se despide con tanta dignidad, por eso nos sabemos la película de memoria, por todas las veces que nos refugiamos en ella huyendo de lo indigno.

marzo 01, 2007 11:10 a. m.  
Anonymous ladydark dijo...

No puedo decir mucho más de lo que se ha escrito. Casablanca es un referente único, es mi película favorita, la he visto muchas, muchas veces y siempre he terminado igual, llorando y maldiciendo a Ilsa porque los grandes ideales si pueden sacrificarse por los pequeños ideales, porque yo nunca sería Ilsa la valiente, sino Ilsa la egoista. Es una película de miradas, de primeros planos que te dejan sin aliento, Bogart hace de Bogart, más Rick que nunca, y la Bergman desbarata la pantalla, y, etc, etc. Todo es perfecto en ella, estética y técnicamente.
Y ya sabes, un beso es ...
http://www.youtube.com/watch?v=F_bMFVDu9yo&mode=related&search=

marzo 01, 2007 12:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Rain, gracias por pasarte por aquí. Las tres recomendaciones de hoy son especialmente importantes, de nivel 10 cada una de ellas para mí. Yo soy un obseso de los diálogos en el cine y esta película tiene los mejores.

Itoitz, son sinónimos perfectos, sí. No creo que se pueda descubrir nada en una asociación tan elemental :)

Una, billywild, los mitos no lo son porque sí. Claro.

Me dan pena tus alumnos, k. Se puede ser paralítico, ciego, sordo... pero no sentir Casablanca es una gran tara. Ya probarán la lluvia en la estación, ya.

Helena, te dejo yo otro clásico de la peli:
Yvonne: ¿dónde estuviste anoche ?
Rick: Eso fue hace mucho tiempo. No lo recuerdo
Yvonne: ¿y te podré ver esta noche?
Rick: nunca hago planes con tanta antelación

Mavi, para eso tendrías que haber dejado tú antes plantado a Rick en una estación de tren bajo la lluvia ;)

María catarata, es una gran película y aparte de los diálogos tiene una sutileza brutal en cada secuencia. Está llena de momentos de esos. Me quedo con el plano fijo en la puerta del despacho de Rick mientras suena As time goes by. Él sale hecho una furia para reprobar a Sam por tocarla (estaba explícitamente prohibido). El alcanza al pianista y antes de terminar la frase, por el rabillo del ojo ve que está Ilsa allí sentada.

Todos son héroes, maría, sí. Tenía razón Laszlo cuando dijo que ya sabía que ganarían la guerra.

Ladydark, siempre hay sitio para verla una vez más, nunca cansa ni un solo plano. Nunca se hizo una segunda parte de la película (¡gracias a Dios!) , pero todos nos preguntábamos si Ilsa sería o no feliz en su nueva vida. Yo estoy seguro de que no. Ni Rick tampoco.

marzo 01, 2007 1:08 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Hace poco volví a ver "Sueños de un seductor" y me pareció mejor aún que la primera vez que la vi.

Allen for president!

tócamela otra vez, Sam (M. R)*



* Momento Romántico

marzo 01, 2007 2:39 p. m.  
Blogger La interrogación dijo...

A vosotros os gustaría ser Rick. A mi, me encantaría ser Ilsa y todas las mujeres a las que alguna vez les hayan dicho eso en un avión, un tren o en el metro. La vida sin romanticismo es un bodrio.
Hoy te has lucido con la canción, la película y el libro. Me apasiona, sobre todo García Márquez y esa novela está cargada de todo el sentimiento del mundo.

marzo 01, 2007 3:31 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Tal vez me apedreen, pero Casablanca me parece uno de los mayores bodrios cinematográficos. Supongo que en su época fue buena, no se...

Con respecto a los vencedores: mi copa en alto por ellos, y por los derrotados que eligen dejar de serlo.

marzo 01, 2007 5:26 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

El único motivo por el que entiendo que dos personas no deben estar juntas es, que se dejen de querer. El resto de razones hago como que las entiendo para quedar bien y eso :(

marzo 01, 2007 5:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Es una película buenísima, sintagma. Muy bien escrita y arriesgada. Me encantan todas esas secuencias en que Bogart se le aparece a Allen para darle consejos :)

Interrogación, para mí es una del as mejores novelas de GGM. Para mí, la actitud de Florentino Ariza en la novela es impresionante. Pobre Fermina Daza :)

Este laberinto está abierto a todo tipo de discrepancias, arcángel. Pero estoy seguro de que algún día habrá un momento en tu vida en que te toquen esos personajes de alguna manera. En cualquier caso, yo hablaba de dos películas; Casablanca y Sueños de un seductor. La de Allen es muy divertida, de su mejor época.

Bueno, tamaruca: esa es precisamente la premisa dramática de Casablanca. Rick e Ilsa se aman. Los dos lo saben. Pero las cosas son así y lo afrontan como buenamente pueden. Es una gran historia de destinos trágicos, de valentía y de amor.

marzo 01, 2007 5:56 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Evidentemente "Casablanca" es una de mis películas "medicina" me la "tomo" cada cierto tiempo para no enfermar por los bodrios que veo.

En cuanto a esta escena, me encantaría interpretarla, pero no tengo gabardina, talento y ...la chica, estará en el avión :(

marzo 01, 2007 6:15 p. m.  
Blogger Javier Luján dijo...

Es una película que revisiono mucho en mi mente, desde que la vi no he dejado de pensar en ella. Es mí película, esa con la que más me he identificado y mira que he visto pelis buenas, obras maestras.
Un saludo.

marzo 01, 2007 6:44 p. m.  
Blogger mandarina azul dijo...

Si me dices qué conocida bebida tomaba Bogart en Casablanca te presento a una Sara. ¿Hace el trato?

Tic tac tic tac tic tac...

Lo que viene a continuación sólo puedes verlo en el caso de que sepas la respuesta de la bebida.

https://www.hola.com/galeria-de-imagenes.html?imagen=/famosos/2002/10/23/bodasara1/imgs/sara1a.jpg&publi=&nactual=1&nnumeroactual=2&nfotos=5&seccion=famosos

(Cariñosa parece, lo de los pechos turgentes ya es otra cuestión... pero no dirás que no he hecho todo lo que he podido).

Ya me contarás, besos entre humo de Casablanca. ;)

marzo 01, 2007 7:20 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Yo tuve que volver a verla hace poco, atikus. Por supuesto, me puse la gabardina y el sombrero para verla :)

También es la mía, capitán. Tengo casi todos los diálogos en la cabeza. La magia existe, y es así de sencilla.

Ay, mandarina, qué mal me quieres. Estar con esas imágenes de Ingrid Bergman en la cabeza y que me traigas estas débiles turgencias... ;)

marzo 01, 2007 9:43 p. m.  
Blogger mandarina azul dijo...

¡Mentira cochina y podrida!, ¡te quiero bucho!¡Descastao!

marzo 02, 2007 12:54 a. m.  
Blogger Z... dijo...

tengo que agradecerte, nosurrender!
llegar al final del día (en esta parte del globo lo es) y encontrarse otra vez con ese diálogo, es impagable.
Casablanca es una gran película.

marzo 02, 2007 2:18 a. m.  
Blogger Maria Catarata dijo...

Mucho más apropiado para tu monóculo y tu chistera, que la inexistente blusa escenográfica:

Vamos amarraditos los dos,
espumas y terciopelo;
tu con un recrujir de almidón
y yo serio y altanero;
la gente nos mira
con envidia por la calle,
murmuran las vecinas,
los amigos y el alcalde.
Dicen que no se estila ya más
ni tu peinetón ni mi pasador;
dicen que no se estila ya más
ni tu medallón ni mi cinturón...
Yo se que se estilan tus ojazos
y mi orgullo cuando vas de mi brazo
por el sol y sin apuro.
Nos espera nuestro cochero
frente a la iglesia mayor,
y a trotecito lento recorremos el paseo.
Yo saludo tocando el ala
de mi sombrero mejor,
y tu agitas con donaire tu pañuelo.
No se estila, ya se que no se estila,
que me pongas, para cenar,
jazmines en el ojal...
Desde luego, parece juego,
pero no hay nada mejor
que ser un señor
de aquellos que vieron mis abuelos.

JAJAJAJA, Besos

marzo 02, 2007 10:20 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

¿qué me quieres mucho? Nuestro amor es imposible, mandarina... debes coger ese avión o lo lamentarás. Tal vez no ahora, tal vez no hoy ni mañana. Pero más tarde, y para toda la vida :)


me alegro de que te guste, Z. Esto de las diferencias horarias es lo que tiene:

RICK (bebiendo): Si ahora es diciembre de 1941 en Casablanca, ¿qué hora es en Nueva York?
SAM (tocando el piano): Lo siento, mi reloj se ha estropeado


Mariacatarata, el monóculo sólo lo uso para asistir a conciertos de coros y danzas: aquí vengo siempre con gabardina y sombrero negro :)

marzo 02, 2007 11:04 a. m.  
Blogger LosLobos dijo...

Narrador: Ese dialogo me suena... se lo hice a Mia Farrow, yo si llevaba gabardina y una camiseta de Play it again Sam, pero era una estacion de tren... fue la primera pelicula que vimos juntos y el ultimo dialogo antes de que se fuera el tren... Asi que para mi es peli vista y sin posibilidad de revisita...Es general la peli tiene baches enormes, tener varios guionistas es lo que tiene, para mi gusto el que escribio el flashback de Paris era para cortarle las manos y dejarle en muñones.

LosLobos: Yo soy de profesion borracho, asi que tampoco puedo prometer dejar a LaRubia con la gabardina en el aeropuerto... nunca hago planes con tanta antelacion.

marzo 02, 2007 11:12 a. m.  
Blogger desconvencida dijo...

Aunque sea una escena mítica y mil veces vista, siempre me emociona... inevitablemente.

marzo 02, 2007 3:14 p. m.  
Blogger Ártemis Sublime dijo...

Excelente Casablanca, y por supuesto la escena de Woody cuando la retoma.
Sinceramente, vuelvo al desmayo por emociones!

Muy bueno, un abrazo!

marzo 02, 2007 10:37 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Es una de las grandes escenas del cine, sin duda alguna, ahí está, en diez minutos, la esencia de que el pasado no vuelve o, como dice Sabina, al lugar donde has sido feliz no se debe volver...

Cualquier película de Bogart, cualquier novela de García Marquez..., hoy has estado sembrado, lagarto¡

marzo 02, 2007 11:10 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Allen siempre emulando a los grandes... pasé mi infancia enamorada de Bogart, no me diga porqué, le miraba y veía un tío franco, listo, educado, con un porte exquisito, caballero en su palacio, tigre en sus selvas particulares, para mi lo tenía todo, y esa escena final... desde luego si me dejan, que sea a lo grande, con el ruido de motores de fondo, con las gabardinas puestas, y sobre todo, con la esencia del sensible y enamorado Bogart haciéndose el duro y apartando la mirada a ese futuro que sabe que no puede ser factible, y que con dos huevos y dejando a un lado su egoísmo, va y se lo carga.
Tremendo, ya le digo, tremendo. Y un hombre enamorado, que decide renunciar al amor... ufff eso es lo mas.
Por cierto, no le imaginaba yo a usted melenudo, no se porqué.
Hoy le recomiendo un libro; INTIMIDAD, de Hanif Hureishi, una canción, I HOPE TOMORROW YOULL FIND BETTER THINGS, de los kinks, y una película; MAGNOLIA.
Ale, ya me quedé a gusto, luego ud haga lo que quiera, que me consta que lo hace.
bss
Maléfica

marzo 02, 2007 11:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Narrador, para mí no hay “baches” en el guión. Creo que (salvo el flashback, que siempre son malos, claro que sí, en cualquier historia) la ambigüedad en la motivación de los personajes es lo que les dota de humanidad y genera empatía con el espectador en esta historia concreta.

LosLobos, hágame caso y lleve a la rubia a un vietnamita. Deje la gabardina en el ropero, pero coma con moderación, que lo bueno vendrá después.


Desconvencida, es una cuestión de sensibilidad. Inevitablemente :)


Gracias, artemis. La película de Allen es maravillosa también. Por la desmitificación hasta el esperpento de las costumbres de seducción y por la profundidad de las emociones que no se pueden plasmar en esas formas ridículas y manidas.


Los pasos... el pasado no vuelve pero pervive en nuestra memoria y pasa a formar parte de nosotros mismos, como nuestro hígado o nuestros brazos. Por eso ese “siempre tendremos París...” es de lo más emocionante de la escena. Se lo llevan puesto y no se lo quitará ninguna guerra ni ningún destino. Gracias.

marzo 02, 2007 11:49 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Maléfica, Bogart era único absolutamente, como decía Huston. Absolutamente.

Estoooo.... ¿yo melenudo? Dios santo, maléfica. Está usted muy equivocada. Bogart, por cierto, tampoco lo era :)

Me encantan los Kinks, la historia no les ha tratado como merecían. En cuanto a Magnolia, me gustaría hacer un post aparte sobre esa magnífica película.

Gracias.

marzo 02, 2007 11:53 p. m.  
Blogger Gubia dijo...

Es dificil entender el amor y más aún renunciar a él. Bonita pelicula.

marzo 03, 2007 10:22 a. m.  
Blogger Rosa dijo...

El amor no necesita que se le entienda. Con que se le disfrute cuando se presenta, es suficiente. No pide pan.

Y añado, que aun reconociendo la belleza de la renuncia, el dolor eterno, la tranquilidad de espíritu, la rectitud del proceder, la honra, la dignidad y el largo etcétera de delicias que se esconden tras el final de esta película, y estirando el brazo en alto para proclamar, sí, así es como se hacen las cosas... me resisto a aceptar que las cosas debieron ser siempre así, para terminar bien.

Pudieron tener su oportunidad, caramba, y separarse a los siete años, como todo el mundo.

O no. O vivir sin ningún tipo de remordimientos (los remordimientos eran verdes, y cuando uno es feliz se los comen las vacas), felices digo, durante el resto de sus vidas.

A mí no me hace ninguna ilusión conocer a uno de los amores de mi vida y tener que dejarlo pasar. Cuando lo vea pienso pelear por él, incluso conmigo misma. Y pienso subir y bajarme de él (en todos los sentidos) con uñas y dientes.

A ver si en el lado de los malos se está tan mal como dicen...

marzo 03, 2007 1:15 p. m.  
Blogger Rosa dijo...

¡Hombre ya!

marzo 03, 2007 1:21 p. m.  
Blogger El detective amaestrado dijo...

Y puedo verlo mil millones de veces, leerlo, y siempre espero que ella se arrepienta y se vaya con Rick...

marzo 03, 2007 3:10 p. m.  
Blogger Sandra Becerril dijo...

Hola! Nomás vine a desearte excelente fin de semana

besos!

marzo 03, 2007 6:46 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gubia, tampoco tenemos porqué entender todo lo que nos pasa, racionalizarlo maníacamente. Pero, como dice Rick, a veces uno tiene que pensar por los dos.

Vaya espich, Rosa ;) pero es que Ilsa es un puro remordimiento: fue por remordimiento que le dejó tirado en Paris en aquella estación bajo la lluvia. El amor no lo puede todo, no. Pero te amino en la batalla, Rosa: Fuerza y honor, como dijo Máximo.

Detective, a mí también me pasa. Pero ella es cabezota, sí.

Un beso, Sandra. ¡Y buen fin de semana !

marzo 03, 2007 7:21 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Decime tu nombre y te prometo una linda rima!

:)

marzo 04, 2007 7:56 p. m.  
Anonymous ana dijo...

La magia existe, y es así de sencilla.

Me quedo con esta frase tuya... sin más.

Me ha fascinado recordar Casablanza.

abril 14, 2009 12:57 a. m.  
Anonymous Diciembre dijo...

La primera vez que vi Casablanca lo hice por recomendación de un buen amigo mío, muy cinéfilo. Esta es su película de culto. Su preferida. Mi querido amigo no tiene suerte en el amor, y en ocasiones me ha confiado que espera encontrar una mujer que le mire, como Ilsa mira a Rick... ¿Cómo no comprenderle?

Y si, Casablanca es mucho más que una película sobre un amor imposible...

abril 27, 2011 10:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home