lunes, marzo 12, 2007

Héroes


Yo seré el Rey
y tú serás la Reina.
Y nada nos destruirá.
Podemos golpearles,
sólo por un día.
Podemos ser héroes,
sólo por un día.

***

Estas líneas, tan aparentemente sencillas, representan para mí el cenit creativo de uno de los personajes que más han aportado al mundo de la música en los últimos cincuenta años.

David Bowie se mudó al Berlín del muro y de la decadencia emocional en 1977 para huir de una destructiva incursión en el mundo de las drogas en sus años americanos. Inmerso en una depresión, empezó a trabajar con Brian Eno desde un punto de vista muy introspectivo, totalmente ajeno a los criterios comerciales de la época, para disgusto de su hambrienta casa discográfica. La desintoxicación que buscaba Bowie a sus treinta-y-pocos años no era sólo física, sino también emocional y espiritual.

Durante varios meses, en su apartamento cerca de la puerta de Brandemburgo y del muro que dividía la ciudad entre el absurdo y la vergüenza, se dedicó a escribir versos sueltos que nada tenían que ver unos con otros. Los escribía en pequeños papelitos que guardaba en un cajón, siguiendo el rito surrealista.

Me gustaría nadar,
como los delfines pueden nadar.

De madrugada, cuando el ansia le impedía entender nada que no fuera el latido de su propia sangre, arrojaba todos los diminutos papeles blancos al aire y en la lluvia del confeti de versos seleccionaba unos cuantos que unía al azar formando extrovertidas líneas melódicas que luego llenaba de disonancias en clave de sol.

La canción “Heroes” se escribió así.



Heroes no es una canción para escuchar o hablar de ella. Sólo sirve para soñar, para entrar en un estado anímico y emocional único y alejado. Es pasión fría, frialdad apasionada, muerte que acaricia, vida que escuece, melancolía triste, amor desesperado, optimismo cansado, infortunio de destino, tiempos de guerra, corazones de paz, soledad ahogada en compañía. Magia y emoción abstracta.

Su canción habla de la necesidad de sentirse bien por un segundo, por un día. Es un romanticismo agónico de emociones brutas que atraviesa la piel directamente y te emborracha de sonido. Como decía Mendelssohn, la música no se puede explicar con palabras, no porque el concepto sea vago; sino porque es algo mucho más elevado y trascendente que el lenguaje.

No pienses en nada,
eso nos ayudará a seguir juntos.
Podemos robar el tiempo
sólo por un día,
podemos ser héroes para siempre jamás.

Las guitarras en esta canción son ácidas y respiran dolor por las seis cuerdas. En una de las pistas de cuerda está Robert Fripp arrastrando una única nota que tensa en semitonos sin parar durante los cuatro minutos largos que dura la canción. Una sola nota que dice todo, llenando de aire denso el ambiente, luchando por destrozar los versos seductores que Bowie modula como sólo él en el mundo sabía hacer. Tiene un tempo hipnótico y una intensidad emocional que te sitúa al borde del trance cuando la escuchas.

No sabemos cuánto se adelantó Bowie a su tiempo creativo. Aún no lo sabemos. Tendrán que pasar muchos años más aún. Hoy en día la música que compuso aquellos dos años en Berlín sirve de pauta creativa tanto a grupos punk como a bandas new age, jazz o folk. Incluso sirvió a compositores de música contemporánea como György Ligeti o Bernstein. Porque su alma no se agotó en etiquetas.

No somos nada
y nada podrá ayudarnos.
Puede que estemos mintiendo,
entonces mejor nos vamos.
Pero podríamos sentirnos un poco más seguros,
sólo por un día.



***

En el año 1988 del pasado siglo, David Bowie cantó un día en el estadio Vicente Calderón, en Madrid.

Este lagarto (entonces estudiante-con-futuro-por-delante) no tenía un duro, por lo que no pudo hacerse con una de esas carísimas entradas. Así que fui a la puerta del estadio con mi amigo J y nos emborrachamos con lo que se escapaba de esta canción entre esos muros de ladrillo, allí bajo la lluvia, como dos locos inmaculados. Más tarde ya pude verle tocar, pagando mi entrada como cualquiera. Pero con el paso del tiempo, he comprendido que aquel fue uno de los mejores días de mi vida.





Una canción para quien fue héroe sólo por un día: Insurrección, de El Último de la Fila

Un libro para quien fue héroe sólo por un día: Luces de Bohemia, de Don Ramón María del Valle Inclán

Una película para quien fue héroe sólo por un día: Fat City, de John Huston

34 Comments:

Blogger Los pasos que no doy dijo...

Primer¡

Hoy alguien me ha llamado reina, un titiritero con cierto aire a lo Bowie. Casualidad? no creo en ella. Ni siquiera creo en el destino. En lo único que creo es en el azar, y tu post de hoy es la prueba evidente.

Un besito¡ (las gratas sorpresas se lo merecen)

marzo 12, 2007 11:22 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Desde luego Bowie es brutal, sin duda.
En cuanto a ser héroes, siempre hay ocasiones para ser héroes.

Una de mis versiones favoritas (aunque si te gusta mucho Bowie igual no te lo parecerá) es precisamente héroes de Parálisis Permanente

marzo 13, 2007 1:32 a. m.  
Blogger Abril Lech dijo...

¡Qué buen arículo escribiste sobre D Bowie! Lo disfruté palmo a palmo. Lamento lo del concierto sin un duro. Yo pasé por eso más de una vez y aún hoy... Y uno se quiere matar de odio... Pero sobrevive y luego hasta a llega a disfrutarlo en otra oportunidad. No se si suple pero hay que buscar algún consuelo de todos modos...

marzo 13, 2007 5:00 a. m.  
Blogger el santo job dijo...

preciosa canción
con la que cerrar los ojos and dream that we could be heroes... just for one day!!
muy bien dicho lo de Bowie, que grande el camaleon

marzo 13, 2007 9:16 a. m.  
Blogger La interrogación dijo...

No se si mucha gente pensará como yo. David Bowie siempre me ha parecido uno de los músicos más atrayentes. No me refiero a su físico, me refiero a la sinceridad de su música, de su expresión y a su extraño aspecto.

Con insurrección se me enciende el ánimo. Me siento capaz de casi cualquier cosa. Me inunda y me hace cantar a voz en grito aunque sea como las ranas.

marzo 13, 2007 9:17 a. m.  
Blogger Narrador dijo...

Para mi esta es la cancion de mi mejor amiga, la Doctora Perkins. Mi recuerdo se asocia a una madrugada a quinientos kilometros de casa, el CD puesto en repeat mientras yo estaba tirado en el sofa y ella desaparecia camino de la habitacion con un tipo alto. Que gran noche... un brindis por los que bebemos a las puertas de los conciertos de Bowie, el mio gijon 90.

marzo 13, 2007 10:24 a. m.  
Blogger annabellee dijo...

¡Qué bonita escena con tu amigo J empapados de música!
Seríais los protagonistas ideales del vídeo-clip de esta canción, aunque sólo fuese por un día.

marzo 13, 2007 10:35 a. m.  
Blogger laonza dijo...

Que buen post amigo!...
me encanto en la película "The Hunger"...saludos!

marzo 13, 2007 10:55 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los pasos, el azar es lo único que mueve la propia vida, claro que sí. Como “primer” puedes optar al premio; a elegir, una noche de sexo salvaje con el lagarto o un paquete de galletas Doré.

Atikus, es una versión entrañable, sí. También me gusta la de Jacob Dylan, de mediado de los noventa. Cuando las canciones son buenas se prestan a todo tipo de buenas versiones. Mi heroicidad de hoy será aguantar hasta la tarde en esta oficina :)

Abril, he tenido la oportunidad de verle un par de veces después, y siempre lo he disfrutado mucho. Gracias por tu comentario.

Santo Job, claro que sí; es una canción para cerrar los ojos y dejarse llevar.

Interrogación, esa canción de El Último de la Fila es muy especial; tiene esa magia que dices, esa capacidad de alegrarte el día y hacerte sentir un poquito más fuerte.

Vaya, narrador… espero que la música sonara entonces muy fuerte. Es otra manera de participar de ella, sí

Annabelle, te dejaremos dirigirlo a ti ;) gracias por pasarte por aquí.

Laonza, es extraño que no hiciera más cine tras El Ansia; funcionó bastante bien como actor. Gracias, gracias por pasarte por aquí.

marzo 13, 2007 11:14 a. m.  
Anonymous Itoitz dijo...

Algunas criaturas realizan hazañas extraordinarias, encomiables actos de valor y bondad; no poseen habilidades sobrehumanas ni poderes que desafíen la razón, pero la gente les admira como si tal, loando de ellos las virtudes especiales de las que carece el resto. Se convierten en personajes idealizados y elogiados, son personas magnánimas e indulgentes; seres de sangre noble y espíritu bondadoso, benevolentes y altruistas. Son filántropos, paladines de la generosidad en una sociedad individualista y ambiciosa.

Arriesgan su vida para intentar salvar la de sus semejantes, sacrifican todo en un impulso de humanidad, son bienhechores, paradigmas de la valentía; el mundo les conoce con el nombre de héroes. Anidan entre las crónicas de sucesos, en la literatura o surgen de entre las llamas en las catástrofes.

Mis héroes habitan los poblados de Etiopia, conviviendo con la hambruna y la guerra, desafiando a la enfermedad. Son equipos solidarios, que viven ayudando al prójimo sin lucrarse; personas que dedican parte de su vida a asistir a los desamparados. Son individuos anónimos que contribuyen a forjar un mañana a los infortunados. El personal sanitario que asiste a los enfermos infecciosos, los educadores que llenan de conocimiento las aulas, las personas que tienden la mano al necesitado, que auxilian al desgraciado, que colaboran en erigir un porvenir de entre los escombros de las contiendas.

No son insignes por sus meritorias obras, ni ídolos mediáticos. Pero son los auténticos superhéroes de nuestra civilización; no pasean por los tejados de Gotham sino por las calles de Calcuta, redimiendo al infeliz, proyectando sonrisas en los semblantes; son compasivos, auténticos seres humanos… Curan en Ruanda, educan en Namibia o trabajan en Angola; otros construyen hogares y un futuro en Europa lejos la inanición y el estrago.

Cerca de Madrid hay cinco sonrisas en un parque, una por cada continente, una sola familia, y junto a ellos sus nuevos padres, mis héroes.

marzo 13, 2007 12:15 p. m.  
Blogger Klaudia Gantús dijo...

estoy llorando por dentro. gracias.

marzo 13, 2007 12:28 p. m.  
Blogger Z... dijo...

ah!
ÈL!


(gracias por este post)
:)

marzo 13, 2007 12:35 p. m.  
Anonymous ladydark dijo...

Perdedores que son héroes por un día, por un minuto, por una pequeña parcela de tiempo, como yo imagino al lagarto y a su amigo J, losers reconvertidos en triunfadores en la puerta de aquel estadio.Como Max, como Tully y Lucero... Bowie, magnífico siempre, sin embargo, se me escapa de esa aura de perdedor, hasta en sus peores tiempos personales (no creativos) el camaleón se adaptó a las circunstancias y siempre fue un rey, aunque fuera del glam.

marzo 13, 2007 1:34 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno Itoitz, en realidad estos héroes de los que habla la canción no anidan en crónica alguna. Quizás algún día puedan hacer algo loable por los demás, pero primero tienen que hacerlo por ellos mismos. El amor es un trabajo.

Klaudia, eso no macha ;) A ti

Z, me vas a hacer sentir celos ;)

Ladydark ¿conoces la película? Vaya sorpresa; para mí es una de las mejores historias de boxeadores. Esa secuencia final es única. Cuando Bowie escribió esa canción se encontraba anímicamente muy bajo, no se sentía ningún héroe. Eso da ánimos ¿verdad? ;)

marzo 13, 2007 1:50 p. m.  
Blogger desconvencida dijo...

Una emocionante canción, cantándola en voz alta una puede tener la sensación de ser heroína por un día :)

marzo 13, 2007 3:24 p. m.  
Blogger Mavi dijo...

Por un día.

Lo de perdedora por un día lo he probado, lo de feliz por un día podría darlo también por superado, pero lo de heroína por un día me encantaría sentirlo.

Hoy no es un buen día para intentarlo pero debería probarlo.

Besos

marzo 13, 2007 3:25 p. m.  
Blogger AnA dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

marzo 13, 2007 6:18 p. m.  
Blogger AnA dijo...

Sólo me que apetece decirle Let´s Dance , sr lagarto, Let´s Dance

marzo 13, 2007 6:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Eso está bien, desconvencida, ¡gritemos!. Busquemos una banda y un local de ensayo ;)

Mavi, todos los días son buenos para gritar. Vamos, ¡coge aire y hazlo!

Admirada Ana, sólo si usted lo hace conmigo, bien pegadito :)

marzo 13, 2007 6:32 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Bowie, siempre en plena evolución, la marca de los clásicos.

(Si los pasos decide quedarse con el paquete de galletas, yo... ¿?)

marzo 13, 2007 8:52 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Pueden ser Príncipe??¡¡

;)

marzo 13, 2007 8:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sintagma; un clásico en plena evolución, bonita definición para Bowie. Me gusta :)

Los Pasos; hablaré con el Príncipe, si insistes. Pero no te prometo nada, creo que tiene la agenda muy apretada y Letizia es muy celosa.

marzo 14, 2007 12:29 p. m.  
Anonymous sofia dijo...

...sólo por un día...

Hay unos imanes de frigorífico, sí, se que hay muchas horteradas al respecto, pero éstos son increibles, ... son palabras..muchas palabras, pégalas descolocadas en la puerta del frigo... y cada vez que abres y sacas ...sacas y metes...la leche ...o el queso de burgos..pues puedes darle a la poesía, recomendable.

(genial post, te faltó hablar de sus öjos)

marzo 14, 2007 3:04 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

Me encanta que Bowie te traiga tan buenos recuerdos como a mí.

Yo también tenías ganas :)

Un besico.

marzo 14, 2007 5:14 p. m.  
Blogger mandarina azul dijo...

"Yo seré el guei y tú la gueina". ¿Pero eso no lo dijo hace la tira de años Juancar?

Perdóname, ya sé que no sé ni lo que digo, pero tengo excusa, ¡como estoy mala! :P

marzo 14, 2007 5:42 p. m.  
Blogger Paula dijo...

Solo acordarme de esta canción, y un montón de recuerdos, con una emoción clara y sostenida que desfila ante mí, trayéndome los años en los que todavía era posible ser un héroe.

O una heroina

gracias por los recuerdos

marzo 14, 2007 7:12 p. m.  
Blogger Valeria dijo...

Yo estaba en el Calderón.

Es preciosa la imagen de lanzar papelitos llenos de versos. A partir de ahora, escucharé esta canción de otra manera...

marzo 14, 2007 7:35 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Sofía!, Si hago eso con los imanes por la mañana, a la hora del desayuno, ya si que no llego nunca más a la hora a la oficina! sus ojos son inquietantes, fríos y embaucadores; eso de Bowie de tener un ojo de cada color es un poco fuerte, sí :)

Tamaruca, los buenos cuerdos se atan a nosotros y no nos dejan ya nunca ¡eso que nos llevamos!

Mandarina, mandarina... dejemos a la Familia Real en manos de Los Pasos :) ¡¡que te mejores!!

Paula, gracias por pasarte por aquí... pero... ¿por qué esos años están pasados? No, no ¡¡No surrender nunca!!

Valeria, me quieres matar de envidia :) el concierto que más me gustó de él fue el que dio en el 98 en Acqualung; esa banda era increíble.

marzo 14, 2007 8:31 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

un saludo, me encanta tu blog ;)

-evitarte-

marzo 14, 2007 9:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

¡¡Evaaa!!

Un beso, mañana te dedico la peli ;)

marzo 14, 2007 10:07 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Bowie, otro de mis dioses, reveo semanalmente un dvd que me regaló el novio, y me pierdo con todas sus canciones, su porte perfecto de caballero, y esa personalidad que traspasa la pantalla y me eclipsa. Yo me quedo con "Life on Mars?", Absolute Beginners, con mi Ray Davies por la peli, y Modern love, y Thursday`s child, hay muchas mas, pero estas me teletransportan...
bss, un genio, gigante, imposible abarcar su trayectoria con palabras, estaríamos cercando a un dios de carne y hueso...

marzo 14, 2007 11:39 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Querido Nosurrender sólo felicitarte por haber elegido "Heroes" de Bowie para tu Blog. Para mi esa canción lo es todo, encierra en sí misma todo un tratado de como enfrentarse a la vida, de como somos los seres humanos, del valor eterno de un momento épico en nuestra vida, aunque sólo sea uno. Todos tenemos un pequeño héroe dentro. En algunos ese héroe aflora constantemente, son los menos, los ganadores. Pero en la inmensa mayoría ese héroe sólo aflora una o dos veces en la vida y ese instante mágico, ese día inolvidable nos reconcilia de por vida con nuestra mediocridad. No hay que tener miedo al miedo y Bowie nos invita con una canción sin parangón a vivir ese momento heroico. Recuerdo aquel concierto de Bowie que mencionas en el Calderon, yo estaba dentro, escuchando embelesado al mejor cantante de la historia de la música, habían arrancando los primeros acordes de "Ashes to Ashes" otra de sus canciones míticas, de repente al Dios se le quebró la voz y no pudo seguir cantando, hubo un momento de confusión de decepción infinita, al público no se le podía dejar así en medio de "Ashes to Ashes". A la izquierda de Bowie, tocando la guitarra estaba, Peter Framptom, un cantante que en la segunda mitad de los años 70 lo había sido todo pero que la vida había relegado al olvido más absoluto en la década de los 80. Bowie lo rescató para esta gira y Peter Framptom tuvo su momento de gloria inolvidable cuando se atrevió a cantar Ashes to Ashes ante una multitud enfervorizada, problemente es lo mejor que ha hecho Framptom en su vida.

marzo 16, 2007 11:00 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

es una pena que llegues tan tarde a los comentarios, amigo anónimo. Tus comentarios siempre son de lo más interesante.

Gracias por lo que escribes. Es muy importante todo lo que has dicho.

marzo 16, 2007 12:40 p. m.  
Anonymous ana dijo...

GRACIAS POR LA MÚSICA QUE ELIGES...
... POR TODO LO QUE ANTE ELLA SE ME PONE DELANTE DE LA MIRADA.


La vida está hecha de momentos así, como esos que escribe Bowie...
... que aunque parecen diminutos,
su recuerdo es infinito.

Hemos de atrevernos a profundizar en su estremecedora sabiduría,
y atravesarla con el corazón, con el cerebro, con la piel...
... nadando, como sólo pueden nadar los delfines.

TE DESEO FORTALEZA Y FLOTABILIDAD, EN LA HORA DE TU LIBERTAD.


GRACIAS LAGARTO... POR LA ESCRITURA.

POR TUS TRADUCCIONES.

POR EL TIEMPO COMPARTIDO.

abril 16, 2009 11:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home