viernes, marzo 16, 2007

More than this

Siempre que hablo de cine en este blog pongo diálogos. Largos, larguísimos diálogos entre personajes que se explican cosas entre ellos. Pero el cine es mucho más que diálogos. Mucho más. De hecho, ese “mucho más” es lo que lo define como arte en sí mismo.

Así que hoy, en lugar de un diálogo, quiero poner una mirada; la que se cruzan Bill Murray y Scarlett Johansson en un karaoke en la película Lost in translation, de Sofía Coppola:




Tenemos un hombre ya entrado en cierta edad, confundido, cansado del vacío en el que vive, perdido en el paso de sus días. Se encuentra en el otro lado del mundo, Tokio, sólo para ganar unos dólares. Bebe demasiado, pero más por aburrimiento vital que por alcoholismo. No entiende el idioma japonés, no entiende las costumbres japonesas. Sólo trata de sobrevivir unos días en un hotel impersonal para ejecutivos de paso en esa ciudad. Un día se deja arrastrar a una fiesta casera, íntima, en un hogar de esa cuidad tan ajena en todo a él.

¿Por qué está ahí? ¿qué coño hace ese hombre, ya mayor, en un karaoke en Tokio, con una chica tan joven y hermosa, borracho, cantando desafinado, sin ganas de hacerlo? Canta fatal, canta borracho, canta ido... y sin embargo es todo precioso ¿por qué? Por esa mirada. Esa mirada embriagada de whisky y de incredulidad ante lo que la vida le ponía delante cuando él menos lo esperaba. Una mirada que explica que “more than this there is nothing” como ningún diálogo podría explicarlo. Una de las miradas más emocionantes, para mí, de los últimos veinte años de la historia del cine.

Una mirada que no significa “te he encontrado” sino, más bien “me has encontrado”

Y es que hay veces en la vida en las que nada puede ocurrir. Y va, y ocurre, y encima te pilla bebido y descolocado; sin poder entender nada, perdido en la traducción.


Yo, que prometí fidelidad eterna a Winona Ryder con Drácula de Francis F Coppola, he visto como irrumpía en mi vida sentimental Scarlett Johansson con Lost in translation, de precisamente su hija Sofía Coppola. Fue duro decírselo a Winona, pero mi corazón no pudo resistirse a Scarlett. Ay.



Una canción sobre miradas: Brilliant Disguise, de Bruce Springsteen.

Una película sobre miradas: Adiós muchachos, de Louis Malle

Un libro sobre miradas: Suave es la noche, de Scott Fizgerald

34 Comments:

Blogger Tamaruca dijo...

El ángel de Scarlett es sencillamente irresistible.

Y Bill Murray, como dirían unas amiguicas mías, massss monooooo....

:)

marzo 16, 2007 12:41 p. m.  
Blogger AnA dijo...

Es curioso, pero esta pelìcula que me gustò tanto en áquel momento ha perdido para mí todo el encanto.Pero como no quiero polemizar...diré que me quedo con Drácula, (Winona-Gary), donde la edad deja de ser un problema para sus protagonistas y se rige por un principio tan romántico como poco universal: "El amor nunca muere"
Besos Muchos,
Ana

marzo 16, 2007 12:46 p. m.  
Anonymous Evey dijo...

Apuntaría otra mirada de Scarlett en la lista. Aparece en la película Match Point, en esa escena de la tormenta en el campo... Maravillosamente sensual.

marzo 16, 2007 1:09 p. m.  
Anonymous Itoitz dijo...

Scarlett es una de mis musas desde que Woddy Allen descubrió su faceta dramática en la interpretación. es absolutamente genial.

marzo 16, 2007 1:38 p. m.  
Blogger Kamosisa dijo...

La sensación de que alguien te puede encontrar en el último rincón del mundo, en el momento más inesperado, nos mantiene en pie.

marzo 16, 2007 1:45 p. m.  
Blogger el santo job dijo...

a fé mía que os reto a un duelo, maese,
pues la sonrisa de la bella Scarlett
es demasiado estrecha para que los dos podamos pasar
además, yo la ví primero =) !!!
jajajaja te alabo el gusto

marzo 16, 2007 2:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tamaruca, eso anima; la verdad es que siempre me identifiqué mucho con el personaje de Bill Murray.

Estimada Ana, la edad no tiene porqué ser un problema, pero exige superar una distancia hasta el encuentro. Creo que la película está más en ese recorrido que en lo que sería una historia de amor propiamente dicha; es más, no hay historia de amor en esa película, o sí... esa confusión onírica emocional es lo que la hace especial para mí. En cuanto a Winona... estoy intentando llegar un acuerdo con las dos, para ver si podemos llevar un trío civilizadamente.

Evey, Itiotz, la mirada de la Johansson es maravillosa en cualquier película, en las de Allen también. Pero ésta que pongo está filmada con verdadero arte. Me gusta el primero de los planos; cuando ella queda desenfocada, y sabes que es ella por la peluca y que no está mirando a la pantalla como todos los demás, sino a él... y cuando baja la mirada porque siente lo que pasa, y cuando la vuelve a subir y entonces se abre el alma en una sonrisa... un minutillo dura la cosa. Pero me encanta :)

Kamisisa, eso es cierto sí... ¿pero por qué no buscan más deprisa? :)

Santo Job, elija armas; florete, sable o espada. Mi padrino será el capitán Luján, elija usted el suyo. ¡La Scarlett me ama a mí!

marzo 16, 2007 2:15 p. m.  
Blogger mandarina azul dijo...

¡Lagartijo, yo te mato! Este vídeo, era "míoooooo". Te me has adelantado, jaja, voy improvisando, pero en serio te digo que tenía pensado dejar este vídeo en mi casita. Para mí está en él toda la esencia de la película, y esa esencia me gusta muchísimo.

¿Qué piensas de la peluca rosa? ¿Verdad que todo, absolutamente todo, en esa escena, tiene un significado?

A mí Scarlett también me gustó mucho en "La joven de la perla", aunque reconozco que no soy muy objetiva con esa película... Leí la novela, de Tracy Chevalier, y me cautivó (muchísimo más que la película), adoro a Vermeer... y aunque la película no es "mi" película, me gustó mucho también.

Y Bill Murray... buf, me chifla. ¿Lo has visto en su intervención en "Café y Cigarrillos"? ¿Y lo has visto en "Flores rotas"? Uf, es que para mí este hombre no actúa, ¡es él!

Por cierto, que hace unos días me hizo gracia un comentario que me dejó arcángel, el que decía que... (jaja, no sigo, para no ser una cotilla, lo puedes leer tú mismo en A tontas... ), y que si yo me parecía a Scarlett. ¡Y ahora apareces tú también con Scarlett!

Bueno, me callo ya, vaya rollo estoy metiendo, jeje... Pero cuando algo me gusta mucho normalmente me quedo muda, y algunas veces, como ésta, me embalo.

¡Un beso!

marzo 16, 2007 3:49 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Desde luego una mirada es capaz de volverme loco, bueno ya lo estoy :) ...quiero decir de enamorarme jaja!

Quizás es porque la tengo más reciente pero me gusta más Scarlett en Macth point, en cualquier caso me apunto a la lista de admiradores, sabes en que posición estamos??

tienes su teléfono?

marzo 16, 2007 6:39 p. m.  
Blogger almena dijo...

Me han encantado tus recomendaciones finales.

:)

marzo 16, 2007 7:19 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Sabías que Mandarina se parece a Scarlett?
Ella dice que sólo en el color de pelo, pero mi imaginación es poderosa, y por algo yo la imaginé así...

marzo 16, 2007 9:57 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

HOLDEN BOWIE:

Yo creo que Lost in Translation nos habla de que las cosas no siempre suceden en el momento más oportuno. Uno no elige su destino, el destino te elige a tí y por desgracia no siempre cuando estás preparado, a veces es demasiado pronto otras demasiado tarde. Lo bueno es estar sincronizado con nuestro destino. Scarlett aparece en la vida de Bill Murray cuando su existencia se precipita hacia el vacío y por desgracia para él ya no tiene fuerzas ni para hacer funcionar el paracaídas.
Maravillosa película, pero muy triste, ese tren pasa demasiado tarde.

marzo 16, 2007 9:59 p. m.  
Blogger Portorosa dijo...

Buena película.

Pero no canta tan mal. Ahí está cantando mal, pero aun borracho se nota que canta bien, ¿no crees?

Yo no sé qué hizo este actor protagonizando comedias.

Un saludo.

marzo 16, 2007 10:10 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mandarina, la película da para mucho; es curioso que nos hayamos quedado con la misma secuencia, pero es verdad que dice mucho. Te cedo la del plano cenital mientras hablan en la cama, que es la hostia ;)

Dime qué ves en la peluca, anda. Yo no vi nada más que un juego de luz que nos ayuda a verla a ella como parte básica de la secuencia aunque quede en una esquina en segundo plano, no sé.

Me encanta café y cigarrillos, me encanta todo Jarmusch :)

Atikus, sí, claro que lo tengo. Pero somos muy discretos con las llamadas. Por Winona, que es muy celosa, ya sabes.

Almena, las tres son muy importantes para mí, me alegro de que te gusten

Arcángel, si tienes poderes mentales préstamelos un día de lotería, anda ;)

Holden Bowie, como siempre estoy totalmente de acuerdo contigo. Me recuerda aquella canción de nuestro padre Bob, Simple Twist of Fate (La gente me dice que es pecado / saber y sentir demasiado interiormente / yo todavía creo que ella era mi alma gemela / pero perdí el anillo / ella había nacido en primavera / pero yo nací demasiado tarde / échale la culpa a un simple giro del destino)

Claro portorosa, en realidad esa canción emociona como pocas. Porque lo que emociona no es la voz en sí, sino el alma que se agita. A mí me gustó mucho Bill Murray en El día de la Marmota, eh :)

marzo 16, 2007 10:58 p. m.  
Anonymous Tu amiga con nocturnidad dijo...

A mi esta película me fascina. Es así de simple. Yo la rememoro desde el primer día que la ví. Ésta y -Otoño en N.Y- con Winona precisamente. Es para llevar pañuelos. Ainss las miradas...que divino tesoro.
(yo no te miro por si acaso, que tengo los ojos claros).
Y sabes?
Hay hechizo que embrujan eternamente.
Besos.

marzo 16, 2007 11:30 p. m.  
Blogger Miss Missing dijo...

Debería verla de nuevo, para que lo que vaya a comentar sea lo más exacto posible. De lo que recuerdo de ella, cuando la ví en el cine, el poso que me ha quedado es que habla del vacío que siente cada uno. Ella (Scarlett) lo dejó todo por su marido que siempre está ausente, fascinado por la ciudad. Él, (Murray) un hombre de 50, que está pasado de todo... Y sin embargo, ambos tienen algo en común que es esa soledad en una ciudad muy fría, alienante para todo aquel que no es nativo de allí.

Preciosa la mirada... Muchas veces dicen más que 1000 palabras.

Besos.

Miss M.

marzo 17, 2007 2:01 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Me encanta esa película. Tantos matices, dice mucho sin apenas decir nada. Wow.

Gracias.

marzo 17, 2007 2:01 p. m.  
Blogger desconvencida dijo...

Qué momento, qué película... a veces las miradas dicen mucho más que cualquier buen diálogo (sólo a veces)....

marzo 17, 2007 4:55 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Amiga nocturna, está bien Otoño en Nueva York (a pesar del Gere); el giro de la historia en cuanto a quién es el “viejo” es interesante. Y ella está tan seductora como siempre. Y con ojos oscuros ;)

Miss missing, esta película, como las buenas, ganas con la segunda vez. Yo creo que lo que tienen más en común ambos personajes, es que se sienten encontrados por el otro. Aunque, como bien dice Holden Bowie un poco más arriba, ese encuentro no está sincronizado con su destino. Tiene una gran poesía visual.

Sintagma ¿sin apenas decir nada? no estoy tan seguro de eso ;) Gracias a ti

Desconvencida, todo juega junto claro: no vale texto sin imagen ni imagen sin texto. Pero, para todo, me quedo con las miradas que atraviesan, claro que sí.

marzo 17, 2007 7:51 p. m.  
Blogger Ártemis Sublime dijo...

Una peli excelente e imperdible!

Besosss!

marzo 17, 2007 8:18 p. m.  
Blogger bank dijo...

Aterrizó en el blog y me recibe mi asignatura pendiente: Lost in traslation. Cuando deje de serla, pondré música en la mirada, hasta entonces, sigo mirando.

marzo 17, 2007 9:08 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Artemis, no la pierdas, no ;)

Bank, de miradas se trata. Echa las que quieras, que no se gastan. Gracias por venir.

marzo 17, 2007 11:42 p. m.  
Blogger Helena dijo...

Tengo que confesar que no he visto aún esta película, pero que he oído hablar mucho de ella. Así que en los próximos días espero verla.

Gracias por recordarme que la tengo pendiente.

¡Saludos!

marzo 18, 2007 4:59 a. m.  
Blogger Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Pues para mí, esa mirada significa me has salvado, me has devuelto la vida en momentos en que estaba a punto de tirarla a la basura, has puesto luz en una oscuridad de años, gracias. Sólo eso.
Saludos

marzo 18, 2007 2:47 p. m.  
Blogger El detective amaestrado dijo...

Con el tiempo terminará siendo uno de esos clásicos de nuestro tiempo. Y sí, algunas miradas se merecen que vayamos hasta Tokio a buscarlas, por supuesto

marzo 18, 2007 6:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Helena, espero que te guste. Ya ves que no es sólo mi opinión ;)

Gregorio, eso es sí. Lo has descrito muy bien. Pero no estoy seguro de que después del abrazo final de la película la vida de él se enderece lo más mínimo.

Detective, supongo que la película ya es un clásico. Por cierto, no hay vuelos directos a Tokio desde España ¿será una señal? ;P

marzo 18, 2007 7:03 p. m.  
Blogger Valeria dijo...

Y por que no le veo yo ese encanto a Scarlett? Sé que lo tiene, ha encandilado a medio mundo, pero no lo encuentro...
Winona lo entenderá, tranquilo.

marzo 18, 2007 7:25 p. m.  
Anonymous ladydark dijo...

Lo mismo si era el momento, y el destino acertó al pasar por Tokio entre los dos. Al final y pese a que siempre creo en el azar y las casualidades, sigo creyendo que tamibén nosotros ayudamos a ese destino y podemos incluso cambiarlo. Bellísima película No surrender, igual que tu recomendación de Malle y el disfraz del boss o la jet-set de Fitzgerald. "La ola del corazón no se cubriría de la más hermosa espuma, ni se haría toda espíritu, si la roca impasible del destino no se opusiera a su paso" Hölderlin dixit ...

marzo 18, 2007 9:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno Valeria, estas cosas son siempre muy subjetivas. No suelo pararme a analizar con escuadra y cartabón por qué una actriz (una mujer) me gusta. Simplemente ocurre. En cualquier caso, siempre tiene mucho que ver con la manera de mirarme.

Ladydark, ¡si lo dice Holderlin yo me callo, agacho la cabeza y le abro la puerta al poeta! El momento está para aprovecharlo, sí. Pero a veces el destino es tozudo, tozudo, eh ;)

marzo 18, 2007 9:38 p. m.  
Anonymous billywild dijo...

Pensé que Scarlett era mía. Qué gran película, y qué bien elegido ese libro, porque "Suave es la noche" es lo mejor que puede definir ese sentimiento entre miradas.

marzo 19, 2007 8:25 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Esta peli es la suma de dos soledades muy muy descuidadas, me encantó, convergen cosas en ella que siempre me gustaron desgranar. Una bella historia, no diría de amor, mas bien de soledades compartidas.
bss, dios, cómo me jode no estar al día con sus posts, con lo bien que escribe, coño¡

marzo 20, 2007 3:12 p. m.  
Anonymous ella dijo...

Vale, no pienso restarle magia a esa mirada sobre la que versa el post, pero, ¿no te parece que hay tanta magia (pero con nudo en la garganta, incluso) cuando él le toca a ella el pie en la habitación del hotel?

Besos perdidos

agosto 22, 2008 4:18 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Por supuesto que sí, Ella. Esa escena es estremecedora. Escribe tú sobre la secuencia de la cama, venga!

Besos

agosto 23, 2008 12:55 p. m.  
Anonymous ana dijo...

“more than this there is nothing”

Es cierto.
Cuando se siente esto... nada más es.

Encuentres o hayas sido encontrado... ya no hay nada más.

abril 16, 2009 11:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home