domingo, abril 01, 2007

La Pallenberg




Si Astrid Kirchherr fue el ángel que marcó la estética de los Beatles, Anita Pallenberg fue el diablo que marcó el alma de los Rolling Stones.

Anita era una famosa modelo en los sesenta, introducida en los círculos intelectuales londinenses, cuando le presentaron a los Stones. Era una belleza tremendamente sexual, culta, extravagante, sofisticada y moderna que había encandilado a gente como Bob Dylan o Jean-Luc Godard. Cuando se introdujo en el camerino de los Rolling Stones para ofrecerles un poco de marihuana quedó prendada del líder de la banda; Brian Jones, con quien vivió un romance durante varios años.

Brian quedó completamente enamorado de Anita Pallenberg. De alguna manera, le debía la recuperación de la autoestima que había perdido cuando Jagger y Richards empezaron a dejarle de lado para componer sus propias canciones. Vivieron juntos unos años llenos de pasión y de contrastes, juntando sus rubias cabelleras de fiesta en fiesta, de droga en droga.

Durante un viaje que hizo la banda a Marruecos en 1967, con Brian Jones ya muy deteriorado por el consumo de drogas, Anita se presentó en la habitación de Keith con la cara amoratada por un golpe que le había dado su novio, completamente ebrio. Keith cogió el brazo de Anita y la subió al coche de regreso a Londres. Dejaron tirado a Brian y comenzaron una nueva relación. Keith quedó completamente enamorado de Anita.

Brian Jones y Keith Richard dejaron de hablarse entonces por culpa de Anita.

Brian quedó completamente deprimido por la pérdida de Anita y la humillación de su banda. Murió dos años después, en circunstancias aún no aclaradas, ahogado en la pequeña piscina de su casa.

Keith y Anita, por su parte, vivieron juntos unos años llenos de pasión y contrastes, juntando sus gafas oscuras de fiesta en fiesta, de droga en droga.

Durante el rodaje de la película Performance, Anita Pallenberg tuvo una relación con Mick Jagger, que acababa de terminar su historia con Marianne Faithfull. No sólo la tuvieron, sino que lo hicieron delante de todo el mundo y grabaron sus relaciones sexuales que fueron expuestas en un festival de cine porno en Ámsterdam.

Keith Richards y Mick Jagger dejaron de hablarse por culpa de Anita.





Keith consiguió terminar definitivamente su relación con ella en 1979, cuando un chico de diecisiete años se suicidó en la cama de Anita jugando con una pistola de Keith Richards mientras éste estaba en Paris en un concierto. Hasta ese momento, Anita había inspirado canciones tan emblemáticas de la banda como Sympathy for the devil, Happy, o la maravillosa Beast of burden ("Am I hard enough / Am I rough enough / Am I rich enough / Im not too blind to see", le dice Keith a ella en la letra).



La influencia de Anita fue decisiva para convertir a esos chicos tan agradables que grababan singles en 1965 en las Satánicas Majestades que hicieron Exile on Main Street en 1972, dejando un cadáver por el camino.

Hay mujeres malas, hay mujeres fatales y hay Anita Pallenberg. ¿Por qué las personas tenemos a veces esa atracción por el abismo?


Una canción para la Pallenberg: Veneno en la piel, de Radio Futura

Un libro para la Pallenberg: Noviembre, de Gustave Flaubert

Una película para Pallenberg: Sinuhe el egipcio, de Michael Curtiz

35 Comments:

Blogger bank dijo...

"¿Por qué las personas tenemos a veces esa atracción por el abismo?"

Tal vez porque sea el único deporte de riesgo que se practica sin ser consciente de ello. Humm...


Te dejo otra canción: "Bribriblibli (En el más sucio rincón de mi negro corazón). Extremoduro.

abril 01, 2007 11:10 p. m.  
Blogger desconvencida dijo...

Qué peligro de mujer...

abril 02, 2007 12:24 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Desde luego, Bank, hay mujeres que son el máximo riesgo, ¡casi material militar! ;)

abril 02, 2007 12:25 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

desconvencida, si hubiera una escala de mujeres peligrosas, el 10 lo marcaría ésta... Cleopatra se quedaría en un digno 9,1 ;)

Eso sí, fue necesaria para que podamos tener esas canciones.

abril 02, 2007 12:27 a. m.  
Blogger Miss Missing dijo...

No me digas que gracias a la Anita (ahora me se me viene el apellido Obregón, jeje) pasaron a ser lo que son.

Respecto al abismo, ¿por qué caemos en él? Uf! Yo todavía no he caído en ninguno que sea negro, negro, negro, a lo sumo gris marengo. ¿Por qué? Pues porque nos atrae lo desconocido, el riesgo, los retos, porque es lo que hace que nos sintamos vivos en ese momento, porque a veces nos atrae la decadencia, el dejarte llevar sin restricciones morales de ningún tipo. Porque creemos que en esos momentos somos un nosotros más auténtico. Porque el hombre es curioso por naturaleza y quiere explorar.

De todas formas para mí tiene más glamour (aunque esta palabra esté tan denostada últimamente) Cleopatra, ella fue capaz de poner en jaque a un Imperio.

Por cierto, ¿qué te pareció lo del cocotero? ¿Qué se le perdería en lo alto de un cocotero?

Un beso guapo, lagarto de mis pasiones. ;)

abril 02, 2007 1:04 a. m.  
Blogger Helena dijo...

NoSurrender: Me ha encantado tu post de hoy, a través del cual he conocido a Anita Pallenberg. Me he quedado fascinada con esta historia, de la cual se podría escribir un gran libro o hacer una gran película.¡Menudo guión!

Por cierto, está escrita de maravilla.

Como película, me ha venido a la cabeza "Lunas de hiel" de Roman Polanski. Encuentro sutiles semejanzas en la historia.

Un beso.

abril 02, 2007 3:30 a. m.  
Blogger el santo job dijo...

y a quien no le gustan las mujeres abismo. Uno se tira de cabeza por ellas.
a la próxima pueba con Patti Smith, y la historia entre Clapton y Harrison. Esa tb es divertida.

abril 02, 2007 9:20 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ay, señorita Missing, seguro que el negro le sienta a usted perfectamente, mejor que el oficinista gris marengo :P Tienes razón, sí; las personas necesitamos cierta dosis de adrenalina de vez en cuando, sabernos vivos aunque sea pinchándonos con dolor. Pero eso tampoco impide ser un poco más selectivos ¿no?

(Te reconozco que lo de dejar a Cleopatra un punto por debajo de Anita ha sido un poco exagerado, pero no se lo comentes a nadie que me estropeas el post ;) )

La verdad es que yo nunca me acabé de creer la historia del cocotero; toda parecía muy raro y dadas sus poco sanas costumbres me imagino antes cualquier otra cosa. De todas maneras, es un milagro que Keith esté simplemente vivo. Se viene diciendo que es un milagro que esté vivo desde 1970. Lo del cocotero, entre otras cosas, me dejó con un par de entradas en la mano. ¡Espero que no vuelva a pasar! Un beso, perdida.

Helena, Lunas de hiel es una gran película; el descenso a los infiernos por culpa de la pasión no es nada nuevo, no. Me alegro de que te guste la historia, pero no tomes a esta Anita como modelo para nada ¿eh? (bueno, físicamente sí, si quieres :P )

Santo Job, de alguna manera los de Clapton y Harrison fue más civilizado, mas hippie: se la pasaron de uno a otro sin más. También le debemos a Patti una de las mejores canciones de la época, Layla ¿verdad?

abril 02, 2007 9:50 a. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

Tal para cual.

¿No crees que a veces las personas tenemos lo que nos merecemos?

Un besito fatal :*

abril 02, 2007 12:13 p. m.  
Blogger Narrador dijo...

El proximo de Pamela Des Barres...

PD: Clapton-Harrison fue Patti Boyd... La Smith estaba ocupada con todo lo que llevara pantalones y fuera guapo del Chelsea Hotel.

PD2: Lo del cocotero increible... pero lo de la gira anterior, cuando Keith se rompio una costilla al tropezar en su biblioteca... a parte de su cuerpo cayo un mito... que demonios hacia en una biblioteca, y ademas suya...

abril 02, 2007 1:31 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tamaruca, no creo que siempre tengamos lo que merecemos. No creo que la vida, el azar, la sucesión de los días... funcionen con ningún competo de justicia. Tenemos lo que nos encontramos. Así que lo bueno es buscar ¿no?

Cierto, narrador; la Smith se dedicaba a otras cosas, se nos ha ido la especie :) Yo creo que Keith tiene tendencia a desplomarse... cuando bebe demasiado. Dicen fue un auténtico trabajo mantenerle en pie en la grabación de las escasas secuencias en la tercera parte de Piratas del Caribe en que sale haciendo de padre de Johnny Depp (genial idea de casting, por cierto) Keith Richads siempre ha dicho que necesita estar tocando, de gira, para no caer en sus vicios.

abril 02, 2007 1:43 p. m.  
Blogger Miss Missing dijo...

El negro, me gusta. Sobre todo para un día como hoy: gris y sin perspectiva. En eso te doy la razón hay que tener un criterio de selección ya que te adentras en las profundidades por lo menos que sea en un abismo elegido por uno mismo.

Me encanta la figura de Cleo, ¿sería tan seductora como la describen?

Leyendo a Narrador, no sabía lo de la anterior gira y lo de la biblioteca. Además lo de Keith Richards da para un estudio biológico concienzudo, ¿no te parece?

Un beso, guapo.

abril 02, 2007 1:57 p. m.  
Blogger La interrogación dijo...

Porque el abismo produce vértigo. Es como subirse a una montaña rusa, nunca estás seguro de que llegará a buen puerto. Puedes descarrilar y pegarte una hostia que pa qué, pero mientras tanto ese sube baja es atrayente, impetuoso, lujurioso.

abril 02, 2007 2:38 p. m.  
Blogger Mavi dijo...

Siempre me han parecido fascinantes ese tipo de mujeres.
Yo creo que su secreto debe ser químico, en su interior se deben de producir una serie de reacciones en cadena que provocan que los hombres dejen de ver con claridad y actúen a su antojo.

¿conoces a algún químico que resueva el misterio y luego me chive la fórmula?

Besos

abril 02, 2007 3:13 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Perfecto, miss missing; vestido negro con escote imposible de mujer fatal para usted! ;) Keith Richards debería donar su cuerpo a la ciencia, sí... si es que algún día muere, que yo ya empiezo a pensar que tiene un pacto con el diablo.

Interrogación, es que lo lujurioso atrae, claro. De todas maneras, yo no me he subido nunca a una montaña rusa; todo lo más a una ensaladilla rusa enorme.

Ay Mavi, si conociera esa fórmula la mantendría oculta toda la vida ;)

abril 02, 2007 5:50 p. m.  
Blogger atikus dijo...

ah las mujeres fatales!!!, o somos fatales los hombres y las mujeres esplendidas?...no se no se pero desde luego vaya lío que se montan con estas cosas.
Estoy terminando de leer una biografía de los Ramones y el Capítulo de las mujeres no tiene desperdicio. Por ejemplo la novia y amor de siempre de Joey R. acabo casandose con Johnny R. lo que les enemistó para siempre, esto me suena...

Aunque la verdad es que con hembras como Anita Pallenberg,... si es que con el nombre sólo ya me mola :D

abril 02, 2007 7:35 p. m.  
Blogger Klaudia Gantús dijo...

será cuestión de perversidad + atractivo + brillantez y descaro?? ves a mi me falta el deskaro ;P
andaré de vacaciones unos días, ya sabes dónde estoy lagarto.
buenísimo el post

k.

abril 02, 2007 8:25 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Y, el abismo seduce porque tenemos la ilusión de ser los primeros en no caer.

Qué bárbara, esta Anita. ("Bárbara" de barbarie, no como sinónimo de espectacular; aunque también).

abril 02, 2007 8:32 p. m.  
Blogger una mujer dijo...

y qué fue de Anita?

abril 02, 2007 9:16 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Porque el abismo está en nosotros mismos.

abril 02, 2007 9:17 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, los hombres no somos fatales; todo lo más, un desastre :) jaaaaa, es que sólo con el nombre, ya te pone, sí. Jaaaaa

¿Qué te falta el descaro, Klaudia? Si es que no nos conformamos con nada :) sujétate bien el sombrero estas vacaciones, que dicen que habrá viento en el Mediterráneo. Gracias.

Claro arcángel, siempre pensamos que vamos a comernos el mundo, y llega el mundo y se nos come de aperitivo, sin más :)

Una mujer, hace poco la vi en un documental sobre los Stones. Lo ha pasado muy, muy mal. En clínicas de desintoxicación de medio mundo. Ahora está bien, aunque muy mayor para sus escasos 60 años. No se lleva mal con Keith, dice, comparten dos hijos y nietos.

Sintagma, eso es exactamente. Es parte de nosotros mismos, es nuestro viaje interior a lo negro.... suena muy Jim Morrison ¿verdad?

abril 02, 2007 9:46 p. m.  
Blogger Z... dijo...

siempre que aparece alguna Anita Pallenberg, pienso cómo será ser el abismo mismo... y saberlo

abril 03, 2007 12:19 a. m.  
Anonymous ladydark dijo...

Curiosamente coincide "tu abismo" con una entrevista que leo de Vila-Matas sobre su próxima novela,"Exploradores del abismo", en ella dice:""Hoy mi propuesta se encamina hacia una exploración profunda del abismo y eso da un poco de miedo, pero estoy en esta posición en la que tengo que salir adelante y ese miedo me permite seguir escribiendo y reflexionar sobre el coraje."
Seguramente la Pallenberg cruzó el abismo y sólo fue una hija de su tiempo, personalmente prefiero no juzgarla, ¿mala? ¿mujer fatal? ¿Por el hecho de vivir su vida? ¿Por liarse con hombres y romper su amistad? Habría mucho que debatir sobre eso...

abril 03, 2007 12:30 a. m.  
Blogger AnA dijo...

Anita es género femenino tomando el pulso a la muerte.
De esas Mujeres que se mueven con soltura en los abismos superficiales,que llama B.
Besos
Ana

abril 03, 2007 9:45 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ay, Z, no se tiente ¡no se tiente! A estas mujeres hay que observarlas de lejos, con prudencia y tensión sexual muy, pero que muy contenida.

Claro, ladydark, es el miedo lo que nos pone en marcha, es una cuestión biológica (adrenalina) de autodefensa ante las hostilidades que nos rodean. No saldríamos nunca de nuestros abismos particulares si no tuviéramos miedo a algo. Pero yo tampoco juzgo; yo sólo la observo con distancia, eh :)

Admirada Ana, interesante apreciación, la de los abismo superficiales. Leo ahora en google una cita de Jean Baudrillard, a cuenta de su comentario: “El simulacro no es lo que oculta la verdad. Es la verdad la que oculta que no hay verdad. El simulacro es verdadero” Y es que es verdad; somos hasta lo que no somos :)

abril 03, 2007 10:36 a. m.  
Blogger El detective amaestrado dijo...

Sigue teniendo una mirada salvaje que lo traspasa todo

abril 03, 2007 1:21 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Ay, si yo le contará de dónde beben todas esas Anitas, pues del mismísimo satanás, pero mire que bien las va... Yo personalmente, creo que la tipa lo vale, y que debía ser una bomba cómo persona, porque los físicos y un buen descaro, no dan para tanto, se lo dice una matriculada en la escuela de las femmesfatales, pero con el hábito colgado en la silla de al lado... Mas de esas tendrían que haber, con dos cojones, y comiéndose el mundo, son las que mejor inspiran... sacan la musa de cualquiera... y eso se agradece. Tranquilo que ya no le pregunto por su pelo, la broma mía esa ya huele... cuídese mucho, descanse, enamórese de una Anita, que ud lo vale, y siga escribiendo así de bien, muchos besos,
Male

abril 03, 2007 3:31 p. m.  
Blogger Adulter dijo...

Instruir deleitando, sí señor. :)

abril 03, 2007 4:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro, detective; tanta personalidad no puede desaparecer por unas cuantas décadas de más. Pero eso combina con un tempus fugit inevitable, me temo.

Ay, maléfica, usted me intimida. Cualquiera se deja melena con usted cerca :P

Adulter, hagamos una subasta para cambiarlo por un “deleitar instruyendo” :) gracias por pasarte por aquí.

abril 03, 2007 5:20 p. m.  
Blogger annabellee dijo...

Una mujer que vivió su vida...como otra Anna en otra película

abril 03, 2007 10:06 p. m.  
Anonymous Tamaruca dijo...

Quien busca, encuentra. De todo lo que encontramos, podemos elegir. Y algunos elegimos mal.

¿Alguna vez he confesado mi irracional y desmesurada simpatía hacia los Rollings? Me divierten incluso cuando anulan conciertos. Preocupante, ¿no?

Un besico ;)

abril 04, 2007 12:11 a. m.  
Anonymous Evey dijo...

¿Por qué suele tomarse como recurso que la mujer es el epicentro del "mal" (un mal en minúsculas si queremos, en este caso) y que los hombres son pobrecitos manipulados?

Me recuerda al "No puedo evitarlo" de Las Amistades Peligrosas.

¿Por qué no podemos vender que todos interactuaron y se influyeron entre sí y que las decisiones que tomaron lo fueron por motu propio?

Siempre es más fácil decir: No pude evitarlo.

Yo prefiero decir: "No quise evitarlo". Prefiero hacer las cosas con todas las consecuencias. Incluso precipitarme al abismo. Siempre. Es hasta más divertido ser dueña de "tu destino".

He leído lo que cuentas de Patti Smith (que me encanta, por cierto, venía escuchando antes eso de "Because the night...") y me vuelvo a preguntar: ¿se pasan dos personas a otra como si fuera una cosa?

Felices vacaciones

abril 04, 2007 9:53 a. m.  
Anonymous LLopDgul3s dijo...

¡Menuda mujer! No conocía la historia, es increíble.... y eso que murió ahogado dos años después en circunstancias no aclaradas ¿Insinúas algo?

Me gusta mucho tu blog.

abril 14, 2007 9:27 a. m.  
Blogger eulez dijo...

Gua! Yo tampoco conocía esta historia. Tremendo. Esta Anita es la más fatal de las mujeres fatales. ¡Que le hagan una peli!

abril 24, 2010 11:14 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

asii esta ahora despues de tanta fiesta , baqueteadisima

noviembre 06, 2014 4:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home