jueves, mayo 31, 2007

Me salió así



Aquella tarde de mayo de 1964 el sol acariciaba el césped de la facultad de Derecho de Madrid. A la sombra de la más alejada de las encinas, Lagarto charlaba con Elisa moviendo nervioso las manos. Ella, tumbada sobre el verde, apoyaba los codos sobre sus libros y le miraba distraída mientras jugaba con una brizna de hierba entre sus dedos. Lagarto no sabía cómo empezar.

- Te he escrito una canción. Desde que empezó el curso no he dejado de pensar en ti ¿quieres escucharla?

Elisa se introdujo la punta de la brizna de hierba en la boca con gesto sensual y sonrió afirmativamente. Se colocó el pelo y observó cómo Lagarto desenfundaba su guitarra.

- La he llamado Yesterday, que significa ayer en inglés.

Balbuceó Lagarto mientras empezaba a atacar aquella melodía, haciendo enormes esfuerzos con las falanges de sus dedos para colocar sobre las cuerdas esos acordes de séptimas imposibles que había estado ensayando la noche anterior en casa. Se preguntaba porqué estaba haciendo aquella estupidez. Pero la pregunta se perdía en la inmensidad de la luz de los ojos de Elisa y descendía despacio por su cuello y espalda hasta sus nalgas.

Mientras rasgaba la guitarra y cantaba, Lagarto estudiaba los gestos de aquella diosa que le había robado los sentidos hacía ya varios meses. Quizás la diosa entendiera, con aquella sencilla canción, todo lo que él sentía por ella. Quizás entonces cayera desmayada en sus brazos y podría, por fin, sentir la humedad de sus labios en su boca.

Lagarto cantaba su canción. Una canción que hablaba de un ayer melancólico, de una chica que se fue sin saber porqué, de unas palabras que no debieron pronunciarse, de un amor que se toma como un juego sencillo de practicar.

Los dedos tensos se precipitaron agarrotados sobre el tono de La menor, séptima sostenida. Aquel acorde final era imposible y el dolor que le producía en las yemas de sus ya forzadísimos dedos no compensaba en absoluto la sonoridad de la estrafalaria nota. Pero por fin había terminado.

Elisa se incorporó entonces, interesada, y cruzó sus largas piernas bajo su corta falda escocesa sin evitar que asomara la prometedora línea blanca de sus braguitas entre los pliegues. Sacó la brizna de hierba de su boca mostrando su lengua y sonrió:

- Me gusta, Lagarto... ¿pero por qué las has escrito en inglés? Tú eres español, como yo.

- No sé. Me salió así...

- Es preciosa ¿me escribirás más canciones?

Elisa sonreía ladeando la cabeza e inclinando su cuerpo hacia delante, lo que le hacía que Lagarto se perdiera aún más en la promesa de su más que abultado escote.

- Claro que sí. Mañana, si vienes otra vez. Escribo muchas, y todas pensando en ti.

Lagarto guardó la guitarra en la funda mientras ella se alejaba hacia el pabellón de clases balanceando su diminuta falda de cuadros de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, mientras tarareaba aún la canción. Su canción.

Quizás él no había sido del todo sincero con ella. Quizás no debió decirle que aquella canción era suya. Porque en realidad no lo era. La había escuchado en la radio la tarde del día anterior; era de un grupo completamente desconocido, un grupo inglés. Unos melenudos de esos que se habían puesto de moda aquel verano. Pero, al fin y al cabo, ¿quién iba a saber en Madrid quienes eran esos Beatles –o como se dijera- dentro de unos meses? Estaba convencido de que esa canción nunca se volvería a escuchar.

Su secreto quedaba bien guardado.







Una canción para Elisa: A letter to Elise, de The Cure

Un libro para Elisa: Tokio Blues, Haruki Murakami

Una película para Elisa: Lo verde empieza en los Pirineos, de Vicente Escrivá

37 Comments:

Blogger Arcángel Mirón dijo...

Eso sí que es mala puntería. La canción más versionada del mundo, fue a elegir.

Elisa lo perdonó?

mayo 31, 2007 8:02 p. m.  
Blogger atikus dijo...

En el amor como en la guerra, todo vale incluso apropiarse los temas de los Beatles, y es verdad que tienen cada nota que...no se donde demonios tengo el cuadernito con sus canciones ...
Las canciones de amor en castellano quedan fatal, por lo menos las que yo escribo, mejor en inglés, me da menos corte cantarselas a una chica, sobretodo si tiene una faldita escocesa ;)

mayo 31, 2007 8:25 p. m.  
Blogger AnA dijo...

Sabes? siempre pensé que las canciones, una vez en el aire, dejan de pertenecer a sus autores. por eso cuando los amantes la respiran, memorizan, tararean o simplemente las oyen, las reconocen como suyas.

mm ...por ejemplo Love me Do, bajito y al oído es mía!.

Besos!
A

mayo 31, 2007 8:34 p. m.  
Blogger Escéptico dijo...

¿Quiénes son esos "Beatles" de tu relato?

mayo 31, 2007 9:38 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Yo creo que las canciones, no son de nadie, uno puede hacerlas suyas, y regalárselas a los demás, es cómo una especie de legado para la humanidad, seguro que los mismísimos beatles hubieran hecho lo mismo por Elisa.... aunque si alguien que me atrajera un mínimo, me cantase esa canción, y me dijera, sin yo saberlo, que estaba compuesta para mi....uffff, sí, supongo que saldría volando, huiría... demasiado bnito para ser verdad... y si luego se te acabasen las canciones????.....
En fin, Elisa, otra afortunada.
A mi me hicieron poemas, pero canciones, aunque fueran robadas, nunca. Será que yo no llevo minifaldas a cuadros....
Pero bueno, y volviendo a lo de siempre, mañana salgo con la Ursula y cómo 20 personas por la latina, a ver si huelo a ibéricos, y me giro y por fin te digo: nene, ya te vale. Esta es Ursula, enséñame tus credenciales, si me gustan, te entrego su mano....jejeje
Cuídate, guapo, y sigue así de romántico.... a algunas nos gusta.....
Ese libro, el de Haruki, lo leí dos veces.... me impactó... qué torrente de sensaciones... primero comprimidas, y luego desatadas.... fué muy revelador para mi....
Tenemos buen gusto, nene.
Ahora ha sacado uno nuevo, me lo regaló Ursula por el día de la madre, dijo que yo era la hostia cómo madre.... y lo estoy leyendo, ya te contaré.
Bssssssssssssssssssssssssss

mayo 31, 2007 10:31 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Ay Lagarto, que me parece que ese yo tuyo que te precedió en unos cuantos años no andaba nada mal en sentido del gusto musical pero sí en el de proyección de futuro... Pero en fin, si es por enamorar a una chica, creo que cualquier plagio es legítimo, y como ya se ha dicho por ahí, las canciones son de quien las canta, y más si se cantan con el corazón. Seguro que Elisa, si llegó a descubrirlo, te lo pasó por alto. ¿O no? :P

Oye, ¿así que ahora te nos vas a convertir en poeta real visceralista? Qué bien ;-)

¡Un beso, No Surrender!

mayo 31, 2007 10:46 p. m.  
Blogger Tamaruca dijo...

¡JAJAJAJAJA!

Buenísimo :D

mayo 31, 2007 11:39 p. m.  
Blogger un árbol dijo...

Yo quiero que alguien componga para mí The shadow of your smile.

Aunque la acompañe con la zambomba, es igual, pero que alguien haga algo!!

Lagartito, haz un llamamiento público!!

Chula y picaresca la historia. Es de gatos :)
Un beso.

mayo 31, 2007 11:52 p. m.  
Blogger un árbol dijo...

Ah!
Que quien dice The shadow of your smile dice Strangers in the night o Bohemian Raphsody, que no soy escrupulosa, eh?
Lo dicho, un beso.

mayo 31, 2007 11:53 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Tócamela de nuevo...

junio 01, 2007 3:16 a. m.  
Anonymous valeria dijo...

Yesterday, Yesterday... a mí esa canción me suena... Debió de cantármela Elisa, creo... jaja

Si se te hubiera ocurrido dedicarle "para Elisa", tendrías que haber llevado contigo un piano.

Un saludo, Lagarto

junio 01, 2007 10:41 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, supongo que lo que Elisa no perdonó fue la cara que pusieron sus amigos en ese mágico momento, que no sale en este cuentecito, en el que ella vuelve a escuchar la canción en la radio tiempo después y les dice a todos “anda, esta canción es un compañero mío de clase” :)

Atikus, es cierto; en muchas de sus canciones aparecen algunos acordes imposibles. Pero en español también hay buenas canciones de amor ¿no? A ver, déjame pensar... eeeehhh... estoooo...... espera, que piense un poco más.... mmm.... bueno, que ya te diré algo ¿eh? :P

Admirada Ana, como le digas eso a algún músico amigo mío ¡te cruje! :P Besos.

Escéptico, unos melenudos que hacen ruido. Modas pasajeras y efímeras ;)

Maléfica, es la segunda vez que pongo a Haruki, pero me parecía que le pegaba a Elisa ese aire Beatles y guitarra que cubre toda la novela, claro. Y respecto a los ibéricos... es que necesito saber las medidas exactas de la Úrsula y sus preferencias sexuales para saber qué marca de ibéricos le van más, mujer. Besos.

Quizás, Antígona, todas las canciones del mundo sean el mismo plagio, hasta los latidos de un corazón. ¡Viva el real visceralismo! ¡muera Octavio Paz! :P Un beso, antígona.

Tamaruca, cuando quieras te compongo Asturias Patria Querida, que la tengo ya casi terminada :P

Un arbol, strangers in the night me gusta más. Pero preferiría componer Fly me to the moon ;) Un beso

Sintagma, estoooo….. ¿qué te toque el qué? :P

Valeria, entre clase y clase, en el césped de la facultad, siempre ha sido más discreto ir con una guitarra que con un piano ¿no crees? :) un saludo.

junio 01, 2007 11:00 a. m.  
Blogger Mavi dijo...

Lagarto hizo bien apropiándose de una canción como esa. Si yo hubiera sido Elisa seguro que le habría dado ese beso.
Lo que no sé es lo que va a hacer el pobre al día siguiente cuando tenga que tocarle más canciones, ¿cuales elegirá entonces?

junio 01, 2007 11:50 a. m.  
Anonymous ladydark dijo...

Yo hasta le hubiera perdonado el ridículo de después (¡¡anda esta canción se la han plagiado a mi compañero de facu¡¡) por el intento de seducción. Una en español, Los Secretos cantando a Garcia Montero "Aunque tú no lo sepas". Y aunque que usted no lo sepa, escribe magnificamente, como lagarto al sol de agosto :).

junio 01, 2007 11:57 a. m.  
Blogger Marc dijo...

Seguro que siempre se acordará de ti; y ahora (no sé entonces) con una sonrisa. Este ingenio y osadía a la larga gustan.

Un saludo.

junio 01, 2007 12:35 p. m.  
Blogger un árbol dijo...

Pos venga, a qué esperas??
Compón Fly me to the moon para mí y yo pondré cara de no haberla oído jamás, de ilusión estrepitosa y todo eso!!

Tienes quince días.
Te espero en la de Historia, que está al ladito... por cambiar un poco el escenario.
Un beso:)

junio 01, 2007 1:48 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

ejem... ¿quién dijo qué?

junio 01, 2007 2:10 p. m.  
Anonymous Sonámbula dijo...

JAAAAA! :-D

Quizá si Lagarto en lugar de "Yesterday" hubiera titulado la canción "Tomorrow" -que por cierto, a un artista del plagio y vidente infalible le pega bastante más- no se habría notado tanto.

- "Lagarto, ¿esta no es tu canción?"
- "No, no, que va, la mía se llama Tomorrow, eheeeeem"
[Mutis por el foro]

junio 01, 2007 5:15 p. m.  
Blogger Javier Luján dijo...

Bueno, también es bonito que una canción te haga pensar en alguien, que la identifiques con ella; anoche yo, sin ir más lejos, escribí una canción pensando en una mujer, la titulé: "Angie", prometo interpretarla algún día delante de vosotros.
Un abrazo.

junio 01, 2007 5:53 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mavi, para la mañana siguiente Lagarto compuso dos. Una por si decía ella que no a sus concupiscentes proposiciones; (I can get no) Satisfaction. Y otra por si decía que sí; I want you.

Bueno, Ladydark... si me quedo con alguna en español quizás sea Tu nombre me sabe a yerba, de Serrat. En cualquier caso, en un espacio real visceraslista como es éste se recibe mejor a García Madero que a García Montero :P

Marc, pues no pensé en cómo seguiría la historia, pero me encanta tu optimismo :) un saludo.

Un árbol, ya estoy con ella. Pero el mejor césped es el de Sociología y Políticas, sin duda.

Sintagma... ¡en qué estaría yo pensando! :P

Sonámbula, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy ;)

junio 01, 2007 6:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Capitán Luján, qué buen gusto tiene. Eso es inspiración. Pruebe a cambiar la tonalidad de esa canción a La menor, ¡ya verá como queda mejor!

Un saludo.

junio 01, 2007 6:02 p. m.  
Blogger annabellee dijo...

¿Elisa? ¿Tu novia amnésica? No sé yo quién engañaría a quién...Jota

junio 01, 2007 7:48 p. m.  
Blogger BUDOKAN dijo...

Hermoso el video que pusiste. La verdad que hacía tiempo que no oía esta hermosa canción y me alegró el resfrío que tengo. Obvio que la historia con la que acompañaste es muy buena. Saludos!

junio 02, 2007 3:22 a. m.  
Anonymous ladydark dijo...

NoSurrender acabo de darme cuenta...¿Cuándo cambió el subtítulo del cuaderno? ¿Está usted en fase onírica bolañense? Y yo preguntándome que pintaba el "salvaje" adolescente, en fin me alegro que opte usted por la despersonalización en su realidad :P.

junio 02, 2007 12:18 p. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

URSULA: 1.72, 90-69-100.
Con esas medidas creo que tienes que comprar el jamón ibérico del Sánchez Romero, el de 30.000 pelas el kilo, ella lo vale.
Avísame de la hora....
Ah, el último libro de Haruki... no tiene nada que envidiar al primero, que es el mejor, yo los tengo todos, en total cinco, y ninguno cómo el primero.
Aunque me quedo con Mishima, ni de lejos se le acerca este segundo... ni de lejos, mucho mas rico, mas matices, mas profundo, menos contenido... bueno, supongo ya habrás leido algo de el. Ursula tiene bastantes cosas de el...jejeje
Un beso fuerte, Lagarto, cuídate, te dejo oyendo a Coltrane y su RAIN.

junio 02, 2007 4:54 p. m.  
Blogger Lunarroja dijo...

Oye, yo quiero un lagarto así.
¿Sabes si siguen en el mercado o se acabaron e nlos 60?

junio 02, 2007 8:13 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Annabellee, la verdad es que mis novias nunca han sido amnésicas realmente; siempre se han acordado de todas mis meteduras de pata. Pero... ¿y eso de Jota?

Budokan, es una de las canciones que más me gustan de los Beatles. No tiene acordes complicados ni cambios extraños en la melodía, como otras. Pero tiene mucha magia

Ladydark, estoy en plena obsesión bolañera, sí :) en el próximo post hablaré de los detectives salvajes, venga.

Maléfica, ¿1,72? Mmm... creo que me gustaría ahora una más bajita, pero trae a tu hermana y haremos unas pruebas prácticas :P Mishima no es mi favorito, la verdad. Quizás es que cuando lo he leído no era el momento apropiado, pero la verdad es que siempre he sentido mucha distancia con lo que quería contarme. Tengo que darle otra oportunidad. Por el momento me quedo con Coltraine!

Lunarroja, me temo que los plagiadores no pasan nunca de moda :) de todas maneras los lagartos de los sesenta deben estar ya para pocas guitarras en el césped de la facultad :P

junio 02, 2007 11:51 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Me encanta, lagarto, me ha hecho sonreir pensando en ese tiempo de nuestra vida en que esas tonterías que hacemos por amor terminan por convertirse en los más bellos recuerdos.

Precisamente estoy leyendo Kafka en la orilla, y me está chiflando absolutamente, tanto que estoy pensando en seguir con otro de Murakami, y como me fío de tu sabiduría y gusto literario ya no me queda ninguna duda de que Tokio Blues será la siguiente novela.

junio 03, 2007 12:29 a. m.  
Blogger laonza dijo...

Jajaja (esto hazo real, en medio de la noche con gente durmiendo a mi alredodor y a viva voz) que bueno Neo....
yo me crei mucha cosas de canciones, y de frases,
es un mundo reversible y rico en posibilidades, desde todos y para todos...
Lograste tu cometido'?
la canción, el libro increibles
la peli tarea pendiente...
besos Neo...

junio 03, 2007 12:40 a. m.  
Blogger Isa dijo...

Al menos Elisa pareció encantada...¿Y quién no ante una de las más bellas canciones?
Me ha encantado esa forma peculiar de Lagarto de tocar la guitarra (tus letras me dejaron escuchar todas las notas).
Un placer.
Saludos.

junio 03, 2007 1:54 a. m.  
Blogger MALEFICABOVARI dijo...

Joder, lagarto, mi hermana dice que soy una malabestia, y que invertí las medidas, que primero van las tetas, así que esas son las de 105, luego la cintura, esa era, creo, la de 69, y luego las caderas... que ya ni me acuerdo, pero son majas, sus caderas, digo.
Va siempre en zapatillas, de diseño y megaguays, que para eso trabaja de arquitect y tiene grandes cosas que pagar... así que no te quedará alta. Yo mido, ahora que mengué, 1.69, pero no estoy apta para cursos de nada.
Compra el jamón.
Yaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡¡
Yo mis medidas no las pongo... que luego se me llena el blog de necesitados....
Bssssssssssssssss
Jejejeje, nunca se sabe cuando bromeo y cuando no, eh? Bueno, pues no bromeaba, coño¡

junio 03, 2007 2:14 a. m.  
Blogger annabellee dijo...

JOTA: Pues ya te has acordado de algo. Eso está muy bien.

ELISA: Sí, creo que ya estoy mejor. Hazme más preguntas.

JOTA: ¿Cómo son tus ojos ?

ELISA: ¿Mis ojos ? ¿Que cómo son mis ojos ?

JOTA: Sí. ¿De qué color son ?

ELISA: ¡Qué imbécil ! No me acuerdo de mis ojos…. ¿Qué les pasa a mis ojos ?

JOTA: Nada, nada. Tus ojos están bien.

ELISA: ¿Cómo son ?

JOTA: Azules, ojos azules que se enredan.

ELISA: ¿Y tú quién eres ?

junio 03, 2007 10:14 a. m.  
Anonymous ladydark dijo...

NoSurrender anda usted lento... Para mi que va sobre la sciurus vulgaris...

junio 03, 2007 11:18 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lospasos, ya me dirá usted cuándo, a qué edad, se pasa ese momento de hacer tonterías por amor. Espero que le guste la novela, aunque también encontrará críticas no tan positivas. Murakami tiene algo frío, desasosegado, pero con algunas imágenes sencillas y emocionales a la vez. Oriental, sí.

Bueno, Laonza, lo bueno de las canciones, si te las crees, es que tienes de todo. Y si no funciona algo con la primera, siempre habrá una segunda que te lleve a otros lugares. La peli en realidad es una broma; se trata de una de esas de los años setenta, del destape, en la que los machos españoles no piensan en otra cosa que en suecas y cosas así ;) Besos
Isa, es una canción preciosa, sí. Aunque quizás Lagarto debió elegir otra un poco menos triste, que también las hay muy hermosas ¿verdad? Saludos

Ah, Maléfica, veo que la Úrsula va ganando en volumen torácico. Y ya se sabe que “ante la duda, la más...” Está bien, está bien. Tráigala para las pruebas físicas y de coordinación motora :P besos.

Annabellee, claro; no había caído en la peli de Julio Medem. Pensé que me confundías con otro :P La ardilla roja es una gran película, con un gran texto. Se nota que Medem es más poeta que otra cosa. Un día hablaremos de él por aquí.

Ladydark, lo que a usted se le escape... en cualquier caso yo conozco al bicho más por su nombre más vulgaris :P

junio 03, 2007 12:27 p. m.  
Blogger Miss Missing dijo...

Me ha gustado mucho. Jajaja. Un beso. :)

junio 03, 2007 6:34 p. m.  
Blogger Miss Missing dijo...

Me ha gustado mucho. Jajaja. Un beso. :)

junio 03, 2007 6:48 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

I always spent my half an hour to read this blog's posts all the time along with a cup of coffee.

my web-site; click here

mayo 09, 2013 11:27 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home