lunes, julio 07, 2008

Gramática

A finales de los años sesenta, los estudios antropológicos acerca de la evolución de los homínidos empezaban a demostrar que era precisamente la formación del cuello y la posición baja de la laringe humana (que no tienen otros primates) lo que nos daba la capacidad de hablar. Y es esto lo que había hecho evolucionar al hombre de manera distinta a la del resto de primates.

El hallazgo de ciertos “eslabones perdidos” venía a corroborar algunas de las tesis de importantes filósofos como Chomsky, que aseveraban que es en la sintaxis de conceptos, en el lenguaje, donde reside lo que hace del hombre la especie elegida, el pequeño paso entre la mera supervivencia arbórea y el viaje a la Luna, al arte y a la filosofía. El lenguaje está indisolublemente unido al pensamiento, a la expresión de las ideas y la creatividad.

Por aquella época, un grupo de psicólogos de la Universidad de Washington consiguió que la NASA les cediera algunos de sus chimpancés-astronautas para experimentar con ellos la posibilidad de comunicarse con el lenguaje de los sordomudos.

El experimento de la Universidad de Washington fue descrito como un éxito. Algunos chimpancés consiguieron aprender el lenguaje de los sordomudos. Comenzaron a comunicar con gestos universales conceptos que incluían estructuras complejas de sujeto y predicado, superando así la biología que les negó la capacidad del habla.

Los chimpancés eran capaces de comunicar necesidades, emociones, frustraciones y ... por qué no, sueños.

Así fue como Sandy, una hermosa chimpancé traída desde Uganda a la Universidad de Washington, de unos cuarenta años de edad, despertó alterada una noche y llamó por señas a su cuidador, el elegante y seductor doctor Lagarto.

- ¿Qué te pasa, Sandy? ¿No has dormido bien?

- Tengo miedo, Lagarto. Soñar Sandy morir, como compañera Mary el otro día.

- Ella estaba enferma, Sandy. Tú no lo estás. No debes tener miedo.

- ¿Entonces Sandy no morir nunca? ¿Estar con Lagarto siempre?

- Algún día morirás, sí. Pero no ahora.

- Sandy no quiere morir. Sandy tener miedo

- Todos tenemos que morir, Sandy. Todos. Doctor Lagarto también.

- Lagarto no morir, Sandy no morir. No querer.

- Lo siento Sandy. Créeme que lo siento. No podemos hacer nada.

El doctor Lagarto, confundido, cerró la puerta de la habitación de Sandy para no volver a abrirla ya nunca más, mientras ésta, acurrucada y aterrorizada en una esquina, le miraba a través del cristal y juntaba y separaba repetidamente las yemas de los dedos de ambas manos, lo que en el lenguaje de sordomudos significa “¿Por qué? ¿Por qué?”




Un libro para Sandy: Gorilas en la niebla, de Dian Fossey

Una canción para Sandy: Monkey man, de Rolling Stones

Una película para Sandy: El planeta de los simios, de Tim Burton

.

42 Comments:

Blogger Lui Lu dijo...

A Sandy le faltó quizá la capacidad para poder pensar en otra cosa. Y cerrar la puerta. Y no volverla a abrir nunca más.

A lo mejor es eso lo que, y crece con los años, nos separa cada vez más de los niños y de los animales.

La verdad es que tu escena del animal a través del cristal juntando y separando repetidamente los dedos me ha puesto los pelos de punta.

julio 07, 2008 8:47 p. m.  
Blogger Eduardo dijo...

Qué somos?
Por qué?

julio 07, 2008 9:29 p. m.  
Blogger Rockerilla Blackmore dijo...

Simplemente increíble...
llegué aquí por el Blog del Nico, espero no te moleste.

Saludos cordiales;
Rockerilla.-

julio 07, 2008 10:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sandy piensa, Lui. Cualquier ser vivo con un cerebro con amígdala y córtex tiene emociones. Los primates, además, son capaces de utilizar herramientas y establecer conclusiones lógicas. Pero algunos hombres no son capaces de pensar en dos cosas a la vez, sobretodo cuando están delante de una hembra de su especie ¿no crees?

Salud!

julio 07, 2008 10:35 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Eduardo, somos un accidente de la materia. No caben porqués para los accidentes.

La pregunta interesante es “¿Y ahora qué?”

Salud!


Gracias, señora Blackmore, dale las gracias a Nico de mi parte por traerte ;) Siempre me gustaron Deep Purple, aunque tengo que confesarte que más Led Zeppelin, eh :P Saludos!

julio 07, 2008 10:36 p. m.  
Blogger MK dijo...

-¿Por qué Lagarto tiene más miedo que Sandy??.

julio 07, 2008 11:01 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Son fascinantes... en el zoo de Londres estuvo enjaulada una chimpancé, que repetía una especie de soniquete día tras día. Alguien se preocupó y descubrió que, en realidad, lo que decía es HELP en morse, lenguaje que le había enseñado su antiguo cuidador antes de morir.

Son realmente fascinantes, aunque Chomsky se haya reído mucho a costa de los investigadores con simios, pero se le disculpa, que para eso es el gran sabio aún vivo entre nosotros.

Me encantan los simios, lagarto, gracias por este post.

Un besito,

julio 07, 2008 11:49 p. m.  
Blogger una mujer dijo...

Love

http://youtube.com/watch?v=Q5RrORtDZuQ

julio 08, 2008 12:57 a. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Todavía recuerdo la primera vez que mi hermano pequeño me dijo desde su cama (mi cama y la suya no distaban más de 35 centímetros ya que nuestra habitación debía tener 2 metros de ancho) que no quería morirse.
Aquello me impresionó. Supongo que él estaba impresionado por la película que acabábamos de ver que si mal no recuerdo era, El jinete eléctrico de Pollack. En ella Redford huía a caballo y creo recordar, corríjanme si no es así, que al final de la cinta él muere. Tal vez solo moría el caballo, hace casi 30 años de esto que les cuento y tal fue el rastro que el llanto de mi hermano dejó en mi, que nunca volví a ver el film.

julio 08, 2008 1:17 a. m.  
Blogger la ventana dijo...

y ahora que?
MUY buena pregunta
podriamos responder:
lo mismo que hacemos todas las noches lagarto, tratar de conquistar el mundo!
pero ya existe, mejor decir
lo mismo que hacemos todos los dias y noches lagarto, tratar de cambiar el mundo!
esa es mas mejor
jajaj
saludos

nico

julio 08, 2008 2:17 a. m.  
Blogger Margot dijo...

De entre los simios (en realidad de todos los animales, incluída nuestra especie que es animal pero disimulándolo, aunque ni por esas) mis preferidos siguen siendo los bonobos: ante cualquier tensión social se dedican a practicar el sexo en grupo y una vez relajaditos ya deciden qué hacer. Por supuesto no existe macho predominante ni jerarquías masculinas en el grupo... no seré yo quién intente sacar conclusión acerca de este hecho. O sí pero hoy no toca batalla, jeje.

Ya he hecho mi solicitud para mi próxima reencarnación, que le den a los mantras y al perfeccionamiento de mi karma!! Quiero ser bonoba!!!

Y reniego de la sintaxis, palabrita!

Beso su hociquillo, señor lagarto.

julio 08, 2008 12:08 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Um, Chomsky es un dios!

Aterradora anecdota... (junto y separo repetidamente las yemas de ambas manos)

julio 08, 2008 2:38 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Listo. Ahora voy a estar pensando en Sandy todo el día.

:(

julio 08, 2008 4:27 p. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

Querido Lagarto, me inclino a pensar que aparte del lenguaje que como bien dices nos convierte en especie elegida, (en muchas ocasiones no se de que) existe algo más que nos diferencia de todas las demás especies, y que ha hecho que evolucionemos o “desevolucionemos” según se mire.
Este “algo más” no es otra cosa, (según mi opinión) que el miedo a la muerte y la conciencia de que la vida es sumamente frágil he intrascendente.

En el reino animal no existe ese miedo, existe el instinto de supervivencia (huir, defenderse, atacar etc.) pero cuando un animal es cazado por otro, deja de resistirse y se entrega sin lucha.

Es el miedo a la muerte lo que ha hecho surgir decenas de religiones, de movimientos filosóficos o seudo filosóficos, de formas de vida; es ese mismo miedo lo que nos sigue llevando a guerras entupidas he inútiles que lo único que consiguen es crear más muerte, es ese mismo miedo lo que nos hace ver al otro con recelo, con precaución, cerrar las puertas con múltiples candados, no hablar con desconocidos, no fiarse del vecino.

Y Sandy, que me provoca una infinita ternura, ha subido ese peldaño, y a partir de ese mismo momento, sea cual sea su aspecto, sea cual sea se forma de comunicarse, es igual que nosotros.
Estoy convencida de que el doctor Lagarto (por cierto, tiene usted unos familiares increíblemente curiosos, ¿existe algún sector profesional donde alguno de sus muchos primos no ocupe un puesto?) se da cuenta de que Sandy ha dejado de ser un chimpancé de experimentación para convertirse en un semejante.
Lo que ignoro es si es la piedad o el terror por experimentar con un igual lo que provoca la reacción del doctor, es posible que simplemente sea el verse reflejado en un espejo lo que hace que cierre esa puerta con la intención de no volverla a abrir más.

-Confió que reflexione, y que después de hacerlo vuelva a abrir la puerta-.

Besos (me gustan más los que no hay que comunicar con palabras)

julio 08, 2008 7:00 p. m.  
Blogger Churra dijo...

Que pena!!!( con lo a gusto que estaria antes el Doctor Lagarto cuando por mucho que Sandy hiciera señas no entendia su significado )
Uno de mis hijos cogió una epoca una buena perreta con el tema , si morirse duele , si si me muero te vendras conmigo para no estar solo...
Si lo dice un mono da como mas pena ¿verdad?como si lo dice un niño .
Un beso

julio 09, 2008 10:31 a. m.  
Blogger Javier Pérez dijo...

Glorioso relato.

Propongo que lo titules EL MONO QUE INTUYÓ EL ECLESIASTÉS,

:-)

julio 09, 2008 12:47 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mk, yo creo que al doctor Lagarto se le han caído muchos mitos en esa conversación con Sandy. Alguien que se pregunta acerca del sentido de la vida y la muerte no puede ser un animal.

La historia es completamente inventada, pero algunos de esos chimpancés utilizados en esos experimentos llegaron a hablar, por señas, de amor y de sueños. No somos tan diferentes, no.

julio 09, 2008 5:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, debo reconocer que he tenido un morro impresionante al hacer a Chomsky presidir esta historia de simios. Conozco los argumentos innatistas de Chomsky, y que hay bastante distancia entre su manera de entender la inteligencia humana y lo que pretenden demostrar estos experimentos. Pero lo que sí es cierto es que Chomsky establece una relación directa entre pensamiento y lenguaje: si hay lenguaje hay conceptos abstractos, futuro, posibilidad, deber ser, etc. En ese sentido “chomskyano” es en el que tiene interés este relato. Simplemente.

Besos simiescos, Los Pasos!

julio 09, 2008 5:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Una mujer, aquél gorila se llamaba Koko, sí. Oí hablar de él. Es genial. Y real. Me encanta :) Besos!


Brisuón, nuestra memoria emocional condiciona nuestros pasos. En eso soy muy freudiano, sí. Al fin y al cabo, se trataba de una “película para mayores”. Pero lo terrible es que películas infantiles de Disney, como Bambi, son muchísimo más crueles con el concepto de muerte ¿no crees? Tengo que escribir sobre eso un día. Disney es un tema que me aterra.

julio 09, 2008 5:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nico, tratemos de cambiarlo, sí. Por dentro y por fuera. Muramos en el intento ;) Saludos!


Margot, los bonobos no tienen ningún tipo de discriminación en su continua vida sexual, incluso lo hacen con sus propias crías. Supongo que eso, en nuestra sociedad humana, crearía más problemas que soluciones. ¿Te interesa el sexo libre en grupo, Margot? Creí que eras más “selectiva”, ya sabes :P Besos!

julio 09, 2008 6:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, Chomsky es toda una institución intelectual en Estados Unidos, sí. Es obvio que lo “norteamericano” no se reduce a esa panda de descerebrados que tomaron la Casa Blanca. La anécdota real está enlazada en el texto. El diálogo es completamente inventado :)


Vaya, Arcángel ... ¿y es que nadie se fija en el atractivo doctor que comparte el diálogo? :)))

julio 09, 2008 6:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Petita, lo de “especie elegida” es una forma de hablar. Realmente no creo que exista ninguna especie elegida. Ni siquiera estoy seguro de que la nuestra sea superior a otras, sólo por tener un cerebro más grande, que no es más que el “arma” que nos hemos encontrado para suplir todas nuestras carencias físicas ¿es más feliz un hombre que un mono? Sí, pero quizás porque manejamos a nuestro antojo el “concepto” de felicidad. Habrá especies mejores que la nuestra en el futuro, seguro.

En el experimento Proyecto Simio encontraron una chimpancé llamada Washoe que lloró por el aborto espontáneo de una cuidadora y expresó su pena con el lenguaje de signos que había aprendido ¿podemos entender eso como mero instinto vital? No, no creo. Cada nueva investigación nos lleva a pensar que nos parecemos más entre sí los mamíferos superiores. Todo el imaginario en torno a la “especie elegida” se tambalea cada vez más. Y con ello, tiene que arrastrar a una parte enorme de nuestra cultura, empezando por la religión.

No sé si el doctor volverá a abrir la puerta. Pero si lo hace, ya no será nunca más el mismo doctor.

Besos homínidos ;)

julio 09, 2008 6:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Churra, sin señas no hay comunicación, claro. Y si no hay comunicación no tenemos por qué saber que hay emociones y una cierta “conciencia” (lúdica seguro, moral probablemente) en el bicho que estudiamos, puteamos, desvestimos de dignidad y comemos o hacemos abrigos con él. En cualquier caso, es sólo literatura. Hoy por hoy, como dice el video que he colocado, un niño de cuatro años maneja en la cabeza unas 4.000 palabras, mientras que el máximo que han aprendido estos chimpancés es de unas 400. Un beso!


Javier, eres un crac :) Aunque el Eclesiastés no ha sido escrito por ningún mono (que se sepa), algunos chimpancés han vendido obras de arte moderno. Ya sabes :) Salud!

julio 09, 2008 6:02 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Pobre Sandy, doctor Lagarto, pobre criaturita. Porque si nadie le hubiera enseñado a hablar nunca hubiera sido capaz de interrogarse por ese porqué que en su historia la aboca a la desesperación. Porque si nadie le hubiera enseñado a juntar los pulgares de sus dedos jamás hubiera emergido de ella la pregunta por el sentido de la muerte, que careciendo de respuesta determina sin embargo nuestro propio destino. Hubiera asumido la muerte de Mary como un hecho natural, con dolor, qué duda cabe, pero sin dar el salto a la pregunta clave que nos lleva a convivir día a día con el absurdo.

¿Lo hubiera hecho acaso en su propio medio, rodeada de sus congéneres, saltando de árbol en árbol y alimentándose de plátanos? Imposible. Si los monos hubieran sido capaces de preguntarse por el porqué de las cosas, a día de hoy vivirían en edificios de cemento, teclearían en ordenadores y llevarían corbata y una blackberry en el bolsillo. Pero no lo hacen. Viven mucho más tranquilos -¿y felices?- en su hábitat, sin conocer ni tener interés alguno en conocer qué es un móvil, una pantalla parabólica o unos espaguetis boloñesa. ¿Para qué? Con lo que tienen les basta y les sobra. Pese a sus limitaciones, podría decirse que su grado de adaptación al medio, desde cierto punto de vista, es muy superior al nuestro: ¿es adaptación tener que levantarse cuando aún no ha salido el sol y trabajar ocho horas diarias para pagar una hipoteca? Aquí los únicos inadaptados somos nosotros. Los animales enfermos que han desarrollado la astucia de su inteligencia por mor de su propia supervivencia, que decía Max Scheler.

A ese pariente suyo, doctor Lagarto, lo metía yo en la cárcel, por arruinar la existencia de Sandy :P

Ay, los humanos, cómo somos, que no contentos con nuestra propia miseria encima nos empeñamos en enseñársela a quienes, sin nuestra intervención, nunca hubieran entrado en contacto con ella.

En cualquier caso, y fuera ya de la historia, me uno a las risas de Chomsky que mencionaba “Los pasos” sobre estos experimentos con primates. Como si ellos no tuvieran ya sus propios medios para expresar sus emociones sin cuerdas vocales, que ninguna falta les hacen. Sólo nosotros, encerrados en el lenguaje, no tenemos más remedio que recurrir a conceptos que nunca acaban de transmitir lo que realmente sentimos. ¿No es ésta mayor desgracia?

¡Un beso, doctor Lagarto!

julio 10, 2008 11:44 a. m.  
Blogger Lunarroja dijo...

En una cosa te equivocas: El Doctor Lagarto NO morirá nunca.

julio 10, 2008 12:26 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

nosurrender, estoy de vacaciones, hoy he podido conectar el portatil, te leo, pero me disculpas pq mi mente no está pa este peaso post,
La semana q viene lo leo, analizo y me cago en mis huesos por necesitar tanto intelecto pa leerte
ay de mi

muakkkkkkkkkkkkkkk

julio 10, 2008 7:36 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Pues aunque en otros comentarios hablen mal de su primo el doctor Lagarto, al menos a éste le movió la compasión, y no terminó ensayando con Sandy para escribir libros como "Los efectos de graves lesiones corticales en el comportamiento de los monos", "Estudios de la falta de respuesta y hablidad para resolver problemas de monos con ablaciones preoccipitales", "Estudios de la diferencia de comportamiento entre monos con cerebro normal y cerebro operado", "Efectos de la implantación cortical de cobalto radiactivo en el comportamiento de los monos", "Efectos de las repetidas dosis de radiaciones X por todo el cuerpo en la motivación y el aprendizaje de los monos"...

¿Estais horrorizados...? Pues entonces no le echeis un vistazo a la obra de Harry Harlow, que ese sí era un científico que experimentaba de verdad con los monitos, y no como el inventado pariente de nuestro Lagarto...

julio 10, 2008 9:11 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Jo, Lagarto, no me expliques estas cosas que luego lo paso fatal. Vamos, que no he tenido valor ni para ver el vídeo.

(¿Seré capaz de dar los 5 gatitos?)

julio 11, 2008 1:27 p. m.  
Blogger Coronel Kurtz dijo...

Lagarto:
Mucho tiempo sin pasar por aquí. Me he tragado tus últimos 6 ó 7 post del tirón.
La autoconsciencia de determinadas especies, sobre todo primates, se ha negado hasta que ya no ha quedado más remedio que admitirla. Aún así hay gente que lo sigue negando. Una cuestión de oportunismo, de negocio, algo nauseabundo.
Del mismo modo que en pasados tiempos de esclavitud que para justificar la falta de derechos de los negros se decía de ellos que eran inferiores, que no eran como los seres humanos. Yo me pregunto...
¿ser Ser Humano, es ser Ser Superior?
Genial el diálogo entre Sandy y el Lagarto.

Un abrazo

julio 11, 2008 6:10 p. m.  
Blogger Ichiara dijo...

Sí que es genial, y ante una situación así uno se pregunta realmente quién es el mono. Tenemos tan asumido (o no) el acto de morir que no nos causa mayor problema que el de aceptarlo como un hecho natural. Pero Sandy comprendió en un momento el absurdo de la aceptación y se reveló.

No me cabe duda que el doctor Lagarto no volverá a ser el mismo.

Un beso (y aquí no se muere nadie, coño)

julio 11, 2008 10:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, doctora Antígona. También está el ejemplo contrario, el del pequeño salvaje, que siendo humano tampoco se preguntaba por esas cosas dado el entorno animal en el que convivía. Al chaval no le hizo ninguna gracia eso de tener que vestirse y sentarse a una mesa. Deberíamos coger lo mejor de cada especie y crear una especie de “mamíferos sin fronteras”. Por ejemplo, yo propongo quedarnos con la cerveza de los humanos y con el ir desnudo de los simios.

En cuanto a la adaptación al medio natural, la verdad es que los humanos no se adaptan, sino que lo manipulan a su antojo. No es natural tener calefacción en invierno y no es natural comer un revuelto de champiñones. El tema es ¿compensa el cambio? Porque todo tiene un precio, claro.

En lo de Chomsky no le puedo dar la razón completamente: no hay manera de hablar de “fenomenología” sin cuerdas bucales, por ejemplo. ¡Inténtelo, doctora!

Un beso!

julio 12, 2008 9:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lunarroja, al paso que va la biología no me parece descartable que generaciones futuras muy próximas puedan vivir cientos y cientos de años. De alguna manera, somos una de las últimas generaciones “mortales”. Acojona ¿verdad? :P


Boloro, la mente en vacaciones debe estar completamente al servicio del cuerpo. Duerme, come, estírate, folla, balbucea, ráscate y no leas cosas así :) Besos!

julio 12, 2008 9:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Cierto, Carrascus. El Proyecto Simio, que tantas ampollas levanta, tiene como objetivo acabar con ese tipo de vejaciones y crueldades. Los que lo critican se amparan en decir que no son seres humanos y, por tanto (sic), no tienen sentimientos. Pero cada avance que se produce en neurobiología muestra todo lo contrario. Saludos!



Sintagma, el video es un documental de National Geographic sobre la chimpancé Washoe. Es muy interesante, de verdad.

julio 12, 2008 9:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mucho tiempo, coronel, sí. tampoco le he visitado yo mucho, es lo malo de no tener a mano los enlaces. La gente que niega la capacidad de tener emociones de los primates tienen miedo a saber que no somos tanta especie elegida. Supongo que la base religiosa marca mucho. Pero también la necesidad de sentirse parte de un grupo único y especial. Si no somos especiales, las preguntas importantes empiezan a ser más dolorosas.

Respecto a lo de los negros, es exactamente como lo cuentas. Había mucha literatura “científica” que demostraba que los negros no eran humanos. Pero no sólo con los negros. Las mujeres, según los monoteístas, tampoco son humanos “completos”.

Un abrazo.

julio 12, 2008 9:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ichiara, quizás lo que no tenemos asumido es que la muerte es parte de la propia vida, que no se puede explicar la una sin la otra. Que ambas son la misma cosa. Aunque quizás, como decía Jacques Derrida, nuestra verdadera dimensión no es la vida ni la muerte, si no el “sobrevivir”.

Un beso, Ichiara.

julio 12, 2008 9:26 p. m.  
Blogger MK dijo...

Las mujeres somos seres humanos "complejisimamente incompletos"...como los hombres más o menos.
Jacques Derrida tenia razón y Gloria Gaynor lo cantaba estupendamente.

julio 13, 2008 9:33 a. m.  
Blogger Javier Pérez dijo...

tantas y tantas cosas olvido Pierre Boulle...

:-)))

julio 13, 2008 7:11 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Me quedo con El planeta de los Simios que sale heston, la primera peli, aunque alguna de la serie no esta mal.

En cuanto a los hombres...algún político creo que tiene poco cuello, y no sólo físicamente...

Siempre me gusto hacer un poco el mono

Saludos

julio 14, 2008 11:14 a. m.  
Blogger tan versátil como acústica dijo...

cada vez me gusta más la escritura que inicia con una reflexión genérica y termina con un ejemplo concreto, o viceversa. no sé si fue una estructura seguida con deliberación, pero le dio un muy buen marco.

perdón, no puedo evitar, a veces, leer de esa manera.

julio 14, 2008 5:52 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mk, a Derrida le estoy empezando a descubrir ahora. tampoco puedo decir mucho de él, salvo que me parece muy interesante. En cuanto a lo incompleto, supongo que es más divertido así para todos :P

Javier, no leí a Pierre Boulle, pero la película tenía suficiente morbo, sí. en cualquier caso, hoy hubiera podido hacer más realista el cambio, sí.

julio 14, 2008 6:48 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, yo también. Pero esa peli ya salió en esta pagina antes :P En cuanto a algunos políticos que los humanos elegimos libremente, yo creo que son el mejor ejemplo de que no somos la especie elegida. ¡Ni de coña! Saludos.


Versátil, intento hacer eso de vez en cuando, gracias por apreciarlo. Pero no siempre. Este blog tiene un aire de puzzle caótico y deslavazado de pensamientos y emociones que refleja muy bien a su autor. Una especie de realismo visceralista, por hacer un homenaje al gran Roberto Bolaño, que hoy hace cinco años que murió.

julio 14, 2008 6:49 p. m.  
Blogger Peggy dijo...

La escena es como de Blade Runner...un simio con angustia existencial , yo le hubiera regalado un libro de metafisica .

julio 16, 2008 1:42 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home