miércoles, agosto 20, 2008

Calígula, el barquero y otras cosas de meter

Anoche volví a ver Caligula. La película es muy mediocre: en cuanto muere el fascinante Peter O’Toole, ya no queda nada de interés que ver, aparte de genitales. Muchos genitales. Y qué genitales algunos, señores.

Calígula nació como un proyecto de Franco Rossellini que aceptó producirla el dueño de la revista porno Penthouse, Bob Guccione. Se trataba de una verdadera superproducción, con 17 millones de dólares de presupuesto (muchísimo dinero para aquella época), guión de Gore Vidal, música de Kachaturian, con Malcolm McDowell, Peter O´Toole, Sir John Gielgud, Helen Mirren y Maria Schneider. Esto es, lo más in de la Europa cinematográfica de los setenta.

Pero todo fueron problemas. Rossellini se deshizo de su propio proyecto y pasó a dirigirla Tinto Brass. Gore Vidal quería mantener intacto su guión, pero Brass y McDowell introducían cambios continuamente hasta el punto de que Vidal decidió retirar su nombre de los carteles publicitarios de la película. Maria Schneider se negó a rodar la escena de la orgía con penetraciones explícitas y se retiró del proyecto. Y el productor, Guccione, decidió rodar aparte escenas puramente pornográficas que metió a pelo en el montaje final de la película sin conocimiento de Brass. El resultado final es un desastre de película del que renegaron todos los que participaron en ella, que nunca supieron el grado de pornografía explícita que estaban realizando.

Hoy en día la industria del porno ha prescindido de intentos como éste de Brass/Vidal/ Guccione. Intentar contar un argumento serio en formato porno es imposible. El espectador se excita o, peor aún, se distrae con las lecciones de anatomía y depilado. El argumento en el porno es una pérdida de tiempo.

Salvo para (¡todos en pie!) Roberto Bolaño, que en su cuento corto “Prefiguración de Lalo Cura”, narra las inquietudes artístico/intelectuales de un realizador de cine porno, Helmut Brittrich, y su actor fetiche, Pajarito Gómez. Este es el argumento de su película “Barquero”:

“Por las ruinas uno podría creer que se trata de la vida en Latinoamérica después de la Tercera Guerra Mundial. Unas chicas recorren basureros y caminos despoblados. Luego se ve un río de cauce ancho y aguas tranquilas. El Pajarito Gómez y otros dos tipos juegan a las cartas iluminados por una vela, las chicas llegan a una fonda en donde los hombres van armados. Sucesivamente hacen el amor con todos. Desde los matorrales contemplan el río y unas maderas atadas torpemente. El Pajarito Gómez es el barquero, al menos lo llaman de esa manera, pero no se mueve de la mesa. Sus cartas son las mejores. Los maleantes comentan acerca de lo bien que juega. Qué bien juega el barquero. Poco a poco comienzan a escasear los víveres. El cocinero y el pinche de cocina martirizan a Doris (una de las chicas), la penetran con los mangos de enormes cuchillos de carnicero. El hambre se enseñorea de la fonda: algunos no se levantan de la cama, otros deambulan por los matorrales buscando comida. Mientras los hombres van cayendo enfermos las chicas escriben como posesas en sus diarios. Pictogramas desesperados. Se superponen las imágenes del río y las imágenes de una orgía que nunca termina. El final es previsible. Los hombres disfrazan a las mujeres de gallinas y después de pasarlas por el aro se las comen en medio de un banquete nimbado de plumas. Se ven los huesos de las chicas en el patio de la fonda. El Pajarito Gómez juega otra mano de póquer. Tiene la suerte apretada como un guante. La cámara se coloca detrás de él y el espectador puede ver que cartas lleva. Los naipes están en blanco. Sobre los cadáveres de todos ellos aparecen los títulos de crédito.”

(Roberto Bolaño, Prefiguración de Lalo Cura)


Una estupenda película, sin duda. Habría que hablar con los herederos de Bolaño para producirla. Y es que Bolaño tiene clase. Hasta proponiendo guiones porno.




Un libro para el Pajarito Gómez: Fantasmas, de Chuck Palahniuk

Una canción para el Pajarito Gómez: Pornography, de The Cure

Una película para el Pajarito Gómez: El ángel exterminador, de Luis Buñuel

.

74 Comments:

Blogger Ayshane dijo...

La verdad es que no he visto la pelicula y tu resumen con problemas añadidos no me devuelven las ganas... todo sea dicho de paso...

Besitos

agosto 20, 2008 9:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Desde luego, el cine porno es un mundo muy limitado desde el punto de vista creativo y esa película es bastante mala. Por eso propongo el texto de Bolaño. Creo que la temática del sexo explícito no tendría por que limitarse a los coñazos (valga la redundancia) consabidos.

Besos!

agosto 20, 2008 9:50 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

El porno se justifica en sí mismo. Si le ponés un argumento, se desvirtúa.

Ojo, que saber hacer porno también es un arte. Es difícil no argumentar durante dos horas.

Y qué genitales, señores!

agosto 20, 2008 10:45 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Con semejantes padres y concebido en un auto, como no iba a tener prefiguraciones el pobre Lalo.



Para mi Andrew Blake es el mejor en eso de no argumentar.(Llegué a pensar que la mayoría de los anuncios de Martini eran suyos)

agosto 21, 2008 12:13 a. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

El sexo implícito en el cine tiene según mi opinión dos vertientes, la primera, donde la “genitalidad” forma parte del argumento, como por ejemplo “El imperio de los sentidos” o en menor manera “Novechento”, o la segunda, donde el sexo implícito no necesita de los primeros planos de genitales; No recuerdo escena de mayor violencia sexual que la de la violación en la película “El manantial de la doncella”, o escena más implícita de sexo que en “la gata sobre el tejado de zinc caliente” cuando Paul Newman tira sobre la cama a una suplicante Elizabeth Taylor, o la escena en la playa en la película “De aquí a la eternidad”.

No me molesta el sexo implícito en el cine, muchas veces resulta estimulante, otra cosa es que consiga aquello que el director pretende.
Trabaje en una librería durante varios años y el sexo impreso funcionaba estupendamente, quizás nos resulte más excitante añadir algo de nuestra cosecha (imaginación) a que nos lo den todo hecho.

Besos (Por cierto, me extraño que no le recomendaras a Zelig el libro Moby Dick)

agosto 21, 2008 12:41 a. m.  
Blogger panterablanca dijo...

A mí me gustan las películas porno, aunque reconozco que con un ratito ya es suficiente porque suelen ser muy repetitivas, y los actores no siempre "actúan" bien. A veces follan igual como si estuvieran viendo llover por la ventana. Prefiero las películas con contenido erótico. Y qué curioso que los libros no se dividan también en libros eróticos y libros porno (yo nunca he oído hablar de libros porno).
La película de Bolaño me parece muy dura, aunque si entramos en el plano de lo surrealista entonces ya me parece estupenda. Después de todo, ¿quién no ha querido comerse alguna vez a su amante? ;-P
Besos selváticos.

agosto 21, 2008 1:46 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Tampoco he visto esta que dices... Voy a peor :S:S

A mí las pelis porno, pues como a panterablanca, que con un ratito ya tengo bastante, aunque reconozco que me gustan de vez en cuando.

¡¡¡"Pajarito Gómez"¡¡¡ Tremendo nombre para un actor porno.... Y ¿Hará alusión a su miembro viril??? Es que si es así, para mí ya tienes todos los puntos perdidos :P:P:P

Un abrazo

agosto 21, 2008 8:54 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Estoy a medias de 2666, ebria de Bolaño, el gran maestro. A ti y al Detective os debo su descubrimiento. Gracias.

agosto 21, 2008 11:00 a. m.  
Blogger maRia dijo...

La vi hace años y no me impresionó en absoluto.
Con respecto al cine porno, sólo se me ocurre una palabra:

BORING.

Los primeros planos de penetraciones como que dejan de tener gracia ya.
Donde esté una buena película erótica, insinuante, que se quite el metesaca del porno.

Bolaño me intriga. Todo dios lo cita. Debo leer más en español.

agosto 21, 2008 11:29 a. m.  
Anonymous carrascus dijo...

...¿"Penthouse" una revista porno...?

A lo mejor me he perdido algo cuando he tenido en mis manos alguno de sus ejemplares.

...claro que es que en realidad yo solo miraba los interesantes artículos de opinión que contenían...

agosto 21, 2008 1:12 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Mejor no veo la peli, ni para opinar, me basto con tus argumentos. Y la otra quizás dañe mi sensibilidad, pero así por escrito parece guay.

agosto 21, 2008 1:41 p. m.  
Anonymous ella y su orgía dijo...

¡Madre mía! Menudo post, menuda foto. Y luego usted me pide que me deje la orgía en el perchero...

Besos salvajes

agosto 21, 2008 3:29 p. m.  
Anonymous ella y su orgía dijo...

Por cierto, que antes de llegar al final del relato de Roberto Bolaño Todos en Pie ya estaba pensando en Caronte. Pajarito Gómez es el barquero del Hades suburbial.

Más besos (de esos)

agosto 21, 2008 3:33 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

Pues habrá q leer a Bolaño, pq ultimamnete todo el mundo lo cita ¿ es el escritor de moda? o realmente vale la pena?, pq estoy un poco cansada de modernidades vacias

De la peli, ni me acuerdo, por lo tanto ni comentarla

un besazo
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

agosto 21, 2008 3:52 p. m.  
Blogger Margot dijo...

No la he visto pero parece que no me he perdido gran cosa, no?

Recomiendo el porno japonés, termina por resultar igual de aburrido pero son tan raros en sus fetiches sexuales que excitar no excita pero asombrarte... uffff.


Bolaño forever, ou yeah!!! (No había leído este cuento, es delicioso)

Besos castos.

agosto 21, 2008 5:54 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, pero ¿por qué no puede ser compatible un primer plano de una felación, en el que se vean hasta las células, con un texto poético, por ejemplo?

No sé, podemos imaginar a Shelley recitando sobre su serpiente dormida mientras se la chupa alguien que va a morir después. Encaja, sí. Pero no se hace. ¿Por qué? Quizás porque la felación distrae de la poesía, o porque la poesía distrae de la felación.

En literatura se han hecho más intentos que en cine. Y no sólo con el famoso Bukowski o el manido Sade.

agosto 21, 2008 9:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Brisuón, veo que has leído 2666, la gran obra de Bolaño. La verdad es que los orígenes de Lalo Cura son distintos en 2666 y en Putas asesinas, aunque se trata del mismo personaje. En el texto que he copiado (sacado de Putas asesinas) Lalo es hijo de un cura que predicaba por burdeles (de ahí su apellido), mientras que en 2666, como bien dices, es hijo de un extraño encuentro con dos estudiantes a mediados de los setenta en el norte de México (vamos, que parece hijo de Los detectives salvajes). El universo Bolaño es fascinante y todo tiene su conexión. Una pena que muriera antes de tiempo.

No soy un experto en porno, no conozco a Andrew Blake, pero tomo nota. En cualquier caso, creo que el anuncio de Martini es más bien una referencia a Al final de la escapada, de Jean-Luc Godard. Claro que puede que a Blake le guste la Nouvelle Vague ;)

Salud!

agosto 21, 2008 9:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Petita, yo creo que no debería haber ningún problema en que la genitalidad sea una parte esencial de un argumento. Al fin y al cabo, todos conocemos gente que sólo piensa con la polla :P En serio, bromas aparte, creo que la genitalidad también puede condicionar la acción de un personaje y El imperio de los sentido, como bien dices, lo muestra. No podemos seguir bien esta película si no conocemos el poder del pene que obsesiona hasta la muerte a la protagonista. En cualquier caso no me interesó mucho la película.

De las que mencionas, me gustó mucho más Novecento, aunque ahí la sexualidad no me parece que cumpla una función primordial en el desarrollo de la historia, más que explicar un elemento que une a los dos protagonistas y que no es el fundamental. Y El manantial de la doncella es de otra galaxia. Bergman es una maravilla.

No entiendo la relación que estableces entre Zelig y Moby Dick, Petita. Me encantaría que me lo dijeras, debo estar espeso.

Besos.

agosto 21, 2008 9:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Panterablanca. El porno es repetitivo porque se realiza de manera repetitiva. Quiero decir, no hay mucho que innovar alrededor de un primer plano de una vagina; son todas muy parecidas. La diferencia entre el cine porno y el erótico es decorativa: lo erótico se preocupa más por lo que pone alrededor de una vagina :P

Bueno, sí que existe una literatura porno. Otra cosa es que muy pocos pasan a los anales de la historia de la Literatura, claro. El Marqués de Sade era algo más que explícito, por ejemplo, y Anais Ninn tiene unos diarios que escandalizaron a todo el mundo, muy bien escritos y llenos de pollas y vaginas sin pudor.

Besos.

agosto 21, 2008 9:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dalila, no te pierdes nada del otro mundo. Aunque a mí Peter O’Toole es un actor que me fascina y sale en la primera media hora de la película. Si te gusta el porno, ahí también tienes, pero seguro que la calidad de la fotografía y los cuerpos de los actores han mejorado algo en estos treinta años, eh ;)

No quiero descubrir más de ese precioso cuento de Bolaño, así que no te hablaré de las cualidades viriles de Pajarito Gómez :) ¿Pero importa el tamaño también en la literatura? :P

Un abrazo!

agosto 21, 2008 9:27 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sintagma, qué envidia me das. Yo ya lo leí, así que no puedo volver a tener por delante esas 1000 páginas maravillosas. En ese libro, a la altura de la página cuatrocientas ochenta y algo, aparece también Lalo Cura. Salúdale de mi parte. Y a Archimboldi, si consigues encontrarlo ;)


María, resulta aburrido mantener siempre los mismos planos, sí. Si te excitan, está bien, claro. Cumple una función. Pero si no, resulta soporífero. Espero que te guste Bolaño. Te recomendaría empezar por Los detectives salvajes. Salud!

agosto 21, 2008 9:27 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, a mí me pasa lo mismo. No entendí esa extraña relación entre el sexo y esa revista de artículos tan interesantes y constructivos que todo el mundo lee con devoción :P


Nausicaa, Bolaño escribe de maravilla, aunque sea para contar el argumento de una película porno. En mi opinión es lo mejor que le ha pasado a la literatura hispana en muchos, muchos años. Gore Vidal, a su lado, casi parece Yola Berrocal, ejem.

agosto 21, 2008 9:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ella, mujer, no se me escandalice usted. ¿No ve que esa foto es todo un homenaje a su nombre? :)

Su comentario es muy interesante. Claro que existe esa relación con Caronte en el texto de Todos en Pie Bolaño. Al fin y al cabo, Eros y Tanatos siempre han sabido bailar juntos. Besos.

agosto 21, 2008 9:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bolero, Roberto Bolaño murió hace cinco años. Era aún joven y podría haber conmocionado el mundo de la literatura si esa enfermedad no se lo hubiera llevado. No sé si está de moda o no, pero sí es cierto que a muchos nos parece que lo poco que le dio tiempo a hacer puede tutear a Cortázar o García Márquez.


Bueno, Margot, no sé si te pierdes algo, pero la verdad es que cuando empecé a ver la película y salió un esclavo de Namibia al servicio de Tiberio... me acordé de ti y tus gustos ¡qué barbaridad! :)) Lo japonés (aparte del sushi y Murakami) me resulta tan ajeno que seguro que me asombraría, tomo nota. Besos!

agosto 21, 2008 9:29 p. m.  
Blogger Manuel dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

agosto 21, 2008 9:37 p. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

Querido Lagarto, la enfermedad de Leonard Zelig arranca en el momento mismo en el que es incapaz de reconocer ante sus compañeros que no ha leído Moby Dick mientras que todos ellos si lo han hecho; todo esto se lo confiesa a su siquiatra “Mia”, también le confiesa que se siente apesadumbrado por no encajar en el círculo de lectores de Herman Melvill.
Es en ese momento determinado de su infancia, cuando decide no volver a ser diferente del resto, consiguiendo adquirir esa asombrosa capacidad camaleónica para confundirse con la masa.

Entendía la posible recomendación, no por convertir a Leonard en uno más de “la masa”, si no por los Títulos finales de Zelig

"En su lecho de muerte dijo que había disfrutado de la vida y que sólo le apenaba morir porque había empezado a leer Moby Dick y quería saber cómo acababa."
Besos (si pretendías tomarme el pelo, lo has conseguido)

agosto 21, 2008 10:26 p. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

Se me olvido mencionar, aunque se que ya paso el momento (disculpas), que su primera película como guionista y actor(de Woody) “What's new, Pussy Cat?.” me parece fantástica, se nota ya la delirante esquizofrenia que impregnara la mayoría de sus películas.

Besos (con Tom Jones cantando de fondo “What's new, Pussy Cat?.”)

agosto 21, 2008 11:16 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Uffffffffffffff, hoy me perdonas, pero la chica Disney se ha quedado sin argumentos....
Algún día te contaré porqué.
La película de Calígula me la voy a ahorrar, aunque estoy de acuerdo contigo en que O´Toole es un actorazo que brilla en cualquier parte, y el texto que añades a continuación... demasiado duro para mi mente cartesiana.
Un beso. Mutis por el foro...

agosto 21, 2008 11:51 p. m.  
Anonymous ella y su orgía dijo...

No, no me escandalizo, caballero: lo de menudo post lo decía por la calidad, y lo de la foto porque me va la marcha (mejor no sigo). Vamos, a estas alturas, después de casi cuatro años de orgía non stop, está una para llevarse pocos sustos.

Besos bacanalescos

agosto 22, 2008 2:24 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Pues a mí, doctor Lagarto, Calígula me parece algo así como un experimento fallido, un experimento del cual, posiblemente, se podrían encontrar otros muchos ejemplos quizás menos fallidos –lamentablemente, mis conocimientos del mundo del porno son prácticamente nulos, de ahí que no sea capaz de poner tales ejemplos- pero no por ello más loables que Calígula en su pretensión de mezclar trama argumental y sexo explícito. Algo que, supongo –y de nuevo me remito a mi desconocimiento-, tuvo su momento y sus circunstancias y que tal vez por las razones que apunta –o distrae el argumento o distrae el sexo- no pudo prosperar como género. Razones a las cuales, me temo, habría que añadir a su vez el puritanismo que destierra cualquier película en la que aparezcan escenas de sexo explícito de las salas comerciales para limitarla a las casposas salas X prácticamente en vías de extinción.

Porque, aún reconociendo que la película es tremendamente mediocre y en algunos momentos cursi hasta decir basta, no deja de parecerme interesante ese intento de desdibujar fronteras, o incluso de quebrarlas, al introducir el sexo más fisiológico dentro de una historia que, mejor contada, podría haber dado lugar a una buena película. Y es que creo que ese sexo más explícito no tiene por qué resultar gratuito en una trama en la que se quiere poner de relieve la depravación de la Roma de Calígula, ni tendría por qué estar meramente destinado a excitar a un público a quien, de sólo buscar la excitación, toda la trama argumental sobra.

¿Tan de más habría estado, por ejemplo, en “Eyes Wide Shut” de Kubrick, que en algún momento aparecieran un pene y una vagina? Más bien al contrario, quizás. Y si Kubrick no introdujo escenas de este tipo fue, posiblemente, porque se vio obligado por meros intereses comerciales a respetar una frontera, la que señala que mostrar un pene y una vagina es pornografía, que en ocasiones sí puede ser contemplada como gratuita e injustificada.

El porno es tremendamente aburrido por limitado, por repetitivo, porque focaliza su mirada únicamente sobre ese sexo fisiológico excluyendo cualquier otro aspecto no meramente fisiológico de los que entran en juego en una relación sexual. Y eso es tan pobre que me parece lógico que, a los diez minutos, uno tenga la sensación de que ya ha visto todo lo que la película puede ofrecerle. Muchos de sus comentaristas han señalado ya por ello que prefieren lo erótico a lo pornográfico, lo insinuado a lo explícito. Y supongo que no sólo porque el primero deja un espacio crucial a la imaginación –a fin de cuentas, ya se sabe que el sexo no está ni en el pene ni en la vagina, sino en el cerebro-, sino porque lo erótico apuesta por una visión más matizada y rica de lo que es la interacción sexual entre los humanos. Una visión que, no obstante, pienso que no tendría por qué resultar dañada si en algún momento atendiera también a lo fisiológico y así rompiera con la estricta frontera que hoy por hoy existe entre lo pornográfico y lo que no lo es.

Genial ese argumento para una peli porno del genial Bolaño, sí señor. En el fondo parece digno de una película de Buñuel, o incluso de un Bergman mostrando el intento imposible de superar el vacío existencial a través del sexo y el resultado destructivo de la toma de conciencia de esa imposibilidad. A ver si algún artista del porno con inquietudes filosóficas repara en él y se atreve, por fin, a dirigir una peli porno para intelectuales que vaya más allá del consabido mete y saca ;)

¡Un beso, doctor Lagarto!

agosto 22, 2008 12:31 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

No creen que debieran sumarse todos ustedes al duelo nacional y dejar el porno y sus necios comentarios para más adelante ????

agosto 22, 2008 3:22 p. m.  
Blogger Ichiara dijo...

Roberto Bolaños era un genio. El tinto Brass no me convence. El cine porno me aburre. De Calígula me gusta la escena de Malcon bailando la marcha militar simulada, afeminada y perversa.

El Pajarito Gómez sabía jugar sus cartas.

Un beso

Sorpresiva la relación, :)

agosto 22, 2008 4:57 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Anónimo, entiendo que visitar un blog, cuyo contenido y comentarios tánto le ofenden, es su forma de sumarse a ése duelo que predica. De cualquier modo, si considera necios los comentarios, nadie le obliga a leerlos.

El respeto hacia el dolor ajeno, si de verdad se siente, no hay necesidad de ir predicándolo.

Saludos.

agosto 22, 2008 6:28 p. m.  
Blogger Churra dijo...

Que gracia , esto me ha recordado a una amiga mia que decia que le gustaba el porno siempre que tuviera "argumento".
Buscare lo de Bolaños.
Un beso

agosto 22, 2008 6:43 p. m.  
Blogger tan versátil como acústica dijo...

no sé, yo una vez agarré una porneta (erótica nomás) que tenía final moralizante, sobre los usos de la creatividad. por lo menos la recuerdo, aunque no sé si es válido para el género.

agosto 22, 2008 6:56 p. m.  
Blogger dany dijo...

el cine porno es inentendible, bueno en realidad no, es muy entendible ,,pero es cierto que no sirve ningun argumento, como tampoco para el sexo, es carnal.no hacen faltas excusas, el cine porno, no me gusta...pero si me gusta lo mucho que conoces de cine...un beso muy grande!!

agosto 22, 2008 8:58 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Petita, tienes razón! Claro que sí! Se me había olvidado ese importante detalle en la historia de Zelig. Pensé que mencionabas a Moby Dick por alguna similitud entre alguno de sus personajes y Zelig. Y, vamos, que no la encontraba por ningún sitio :)

Además, la referencia a la lectura del libro de Melville no me parece un simple gag. Realmente ocurre: muchas personas se avergüenzan de no haber leído algo que su entorno sí lo ha hecho. Y es lamentable tener que leer algo por obligación del entorno. No es así como se disfruta la literatura, no.

What’s new Pussy Cat no la dirigió Woody Allen. Sólo trabajó como actor y guionista. Además, según tengo entendido, Allen tuvo muchos problemas con los productores, que le cambiaron tanto algunas partes del guión, según he leído por ahí. En fin, supongo que esos productores se creerían mejores que Woody Allen. Suele pasar. Está Peter O’Toole, así que encaja perfectamente en este post ;)

Besos y gracias por la aclaración, Petita.

agosto 22, 2008 9:09 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ay, Tremends, algún día tendré que escribir algo contra ese depravador de niños que fue Disney ;)

O’Toole es uno de mis actores favoritos, de toda la vida. Muchos piensan que tiene tendencia a sobreactuar, pero a mí me conmueve siempre. Ya sea haciendo de general nazi, de educador de la nobleza, de árabe o, sobre todo, de rey de Inglaterra

Hoy me han dado recuerdos para ti, Tremends. Un beso.

agosto 22, 2008 9:11 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ella, estoy pensando en abrir una especie de etiqueta en este blog con peticiones de lectores. Si me decido, lo primero que haré será hablar de Holden Caulfield, te lo prometo ;)

Encontré varías fotos de esa película. Me hubiera encantado poner una con Peter O’Toole, pero tenía que ser con una orgía, eso era innegociable. La orgía refleja muy bien toda la mitología en torno a la decadencia romana, que es la justificación de la película.

Besos.

agosto 22, 2008 9:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, mis conocimientos del mundo porno también son muy limitados, me temo que no podré ayudarla. Sí he visto películas, pero no he investigado el género lo suficiente como para conocer más ese mundo del porno-con-argumento. Petita ha mencionado más arriba alguna película concreta, como El imperio de los sentidos. Y Brisuón a un director del género, Andrew Blake.

Supongo que la inclusión de sexo explícito conlleva grandes dificultades comerciales para quien se atreve a hacerlo. Las leyes en Estados Unidos son muy estrictas en cuanto a qué se puede proyectar en una sala convencional y qué se puede vender en mall normal. Cuando un productor decide poner un primer plano de una polla erecta en una vagina, ya sabe que tiene que renunciar a su comercialización como película “normal” y, por tanto, perder un enorme montón de dinero. El cine, al contrario que otras expresiones artísticas, tiene un componente industrial que hace que las inversiones necesarias tengan que ser enormes y que el producto se distribuya masivamente para amortizar los costes. Supongo que Kubrick tenía esto muy presente a la hora de rodar cada plano de Eyes wide shut (película cuyas orgías, por cierto, consiguieron estimularme sexualmente mucho más que las de Calígula a pesar de ser menos explícitas). Estas trabas industriales, a un pintor o un escritor en la soledad de su estudio, no le pasa.

Creo que entre Bolaño y Bergman hay muchos elementos en común, aunque en todo lo que he leído del chileno nunca le he escuchado mencionarlo.

Un beso, doctora Antígona.

agosto 22, 2008 9:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Anónimo, no.

agosto 22, 2008 9:13 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ichiara, buen baile el que se marca Malcom McDowell, sí :) Creo que la escena que más me gusta de la película es cuando Tiberio (Peter O’Toole) advierte a su nieto Gemelo de que Calígula acabará con él, porque el destino de los Claudio es matarse unos a otros hasta el final.

Más que relación entre Bolaño y Tinto Brass, pretendía más bien mostrar las enormes diferencias. Bolaño, como bien dices, era un genio. Brass una absoluta mediocridad.

Un beso.

agosto 22, 2008 9:14 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Estoy de acuerdo: Caligula es una mala película, para mí desde el principio. ¡Qué diferencia con El ángel exterminador!

agosto 22, 2008 9:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Churra, bienvenida. Espero que hayas tenido unas buenas vacaciones.

Te reto a plantear un argumento, como ha hecho Bolaño, en el que el sexo explícito sea necesario para contar una historia que vaya más allá del metesaca. Te lo paso como meme ;)

Un beso.

agosto 22, 2008 9:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tan versátil, leo en la wikipedia que califican el cine pornográfico como “aquel en el que explícitamente se muestran los genitales mientras se realiza el acto sexual y cuyo propósito es el de excitar al espectador”. En este sentido, si viste algo muy concreto haciendo algo muy explícito, lo que tenías era pornografía. Si no, entonces se trataba de cine erótico.

Realmente creo que puede haber argumento en el porno, si así lo desean los productores. Por ejemplo, si alguien quiere llevar a cine de manera realista y creíble El amante de Lady Chatterley, una obra clásica de la literatura británica, está obligado a mostrar a John Thomas y Lady Jane ¿no crees?

agosto 22, 2008 9:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Dany. El sexo es una pasión que queda por encima de la expresión verbal, sí. Es el lenguaje de la pasión. Quizás la poesía y la música sean mejores elementos expresivos para acercarnos a esas emociones tan poco racionales. Lo que pasa es que yo creo que lo que motiva nuestras pasiones sexuales sí puede ser contextualizable. Y que estas pasiones pueden ser, incluso, muy cerebrales (la doctora Antígona decía un poco más arriba que “follamos con el cerebro”, y es verdad: la excitación no reside en los genitales, sino en una manera de entender el mundo, la muerte incluso)

A veces sí hay “excusas”. Y, como muestra, te pondría el libro del que has sacado tu avatar: Lolita, de Nabokov, una de las obras literarias más interesantes del siglo XX.

Un beso grande!

agosto 22, 2008 9:17 p. m.  
Anonymous ella y su orgía dijo...

No, así no tiene gracia, NoSurrender. Con este comentario me vienes a decir que puedo detener mi búsqueda, ¿no? Lo que propones es interesante, pero para mí no tendría gracia. La ha tenido ir tropezándome con Beautiful girls, Lost in translation, El crepúsculo de los dioses, La conjura de los necios... Después de leer tantos posts pensaba que en algún rinconcito me encontraría a mi adorado Holden. Ya ves, eso me pasa por lista.

Besos eroticofestivos

agosto 22, 2008 9:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los pasos, que no te había visto. El ángel exterminador es una maravilla. Si la he puesto ahí es porque la historia de Bolaño me recuerda a esa angustiosa reunión de amigos que cuenta Buñuel en la película. A Años luz de Calígula, por supuesto.


Vale, Ella. Dejamos que Holden Caulfield aparezca de manera natural, cuando tenga que aparecer. La verdad es que no recuerdo si ha salido alguna vez o no. Así que puedes seguir probando;) Besos.

agosto 22, 2008 9:35 p. m.  
Anonymous ella y su orgía dijo...

Jo, no, ya no aparecerá de manera natural. Si no lo recuerdas es que no ha aparecido, porque otros se repiten en más de una ocasión (y estás en todo tu derecho de que así sea. Sólo faltaba).
Oye, que yo te entiendo, cada uno es él y sus circunstancias, y tiene un universo propio. Me equivoqué, y pensé que del tuyo debía de formar parte El guardián entre el centeno. A ver, chico, te pega. Qué le vamos a hacer.
Te aseguro que tampoco me habría importado tropezarme con algún miembro de la familia Glass.
Bueno, me callo ya, que tú eres muy modosito en mi orgía y mira yo, poniéndote el laberinto patas arriba, y lo peor es que hay respuestas que se quedan en el aire. Y lo entiendo.

Besos de carmín rojo

agosto 22, 2008 9:54 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Sabemos que los sexólogos recomiendan visualizar películas porno cómo parte de terapias en casos de apatía sexual en la pareja. Por supuesto que el erotismo incluído en un film argumentado, también puede lograr ése estímulo, no obstante el porno se considera más eficaz ya que no hay distracción posible por tal motivo.

Aunque tan sólo séa por dichos efectos terapéuticos positivos, el porno es muy interesánte (no sólo para determinados bolsillos), ya que cumple una estupenda labor social.

El “efecto mariposa” de una buena base emocional-sexual en cada individuo, repercute lógicamente en su felicidad, y ésta última, en una mayor calidad de nuestra sociedad, créo no exagerar...

Por cierto, me ha llamado la atención un curioso libro: “Just do it”, escrito por una pareja americana (Douglas y Annie Brown), casada desde hace 11 años, en el cual cuentan que, a fín de combatir el tedio sexual que hizo mella en su relación (cómo en la gran mayoría de parejas que llevan tiempo conviviendo), decidieron mantener relaciones sexuales 100 días consecutivos!...
Si alguien está interésado, aquí dejo el artículo.

http://www.semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?IdArt=113701

Olvidaba decir algo que siempre me ha llamado la atención en las escenas de sexo, el hecho de que tras el "fragor de la batalla", se levanten de la cama tapándose con la sábana, ó directamente con ropa interior..., lo normal, vamos.

Besos!

agosto 23, 2008 12:39 a. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Yo la peli ésta la ví también hace tiempo. La verdad es que no recuerdo gran cosa de ella, así que no creo que me gustase demasiado tampoco. Recuerdo, eso sí, dos cosas: un primer plano de un pene enorme apuntando hacia arriba, en mitad de la orgía que se montan en la casa de putas con las esposas de todos los ciudadanos, y lo bien que se tomaron las esposas éstas que Calígula las obligase a ejercer de meretrices en aquella casa... es que estaban encantadas, oiga!

agosto 23, 2008 12:51 a. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

Hace ya bastantes años y a causa de una recomendación encarecida de la cartelera “roja, rojísima” pionera de la critica cinematográfica seria y con argumentos de mi santurrona comunidad fui a ver Supervixens de Russ Meyer, esta cartelera tuvo durante muchos años una sección fija semanal de criticas de películas pornográficas, se llamaba muy acertadamente según mi opinión “El rincón del piu” el critico era un reconocido periodista que se tragaba hasta tres “pelis porno” durante la semana, no solo hacia la critica de la película, además hacia una crónica fantástica de los cines x donde se exhibían y del alucinante ambiente que en ellos se respiraba, esta sección fija desapareció hace algún tiempo ya; los videoclubes acabaron con el negocio de muchos chaperos y mirones.

Hasta este momento me es imposible catalogar dicha película (Supervixens), no se si es porno, critica feroz y cruda de una sociedad hipócrita, un comic, una exhibición inacabable de tetas de dimensiones imposibles, todo ello mezclado con una violencia extrema y un humor que a pesar de rallar lo chabacano en la mayoría de las ocasiones, no dejaba de destilar una fina ironía.

Otra de las películas extrañas que he visto relacionadas con la pornografia es La hija del guardabarrera (La fille du garde-barrière) Jérôme Savary interpretada por la compañia du Grand Magic Circus, película que tampoco sabría definir muy claramente, pero que resultaba cautivadora.
Con esto solo pretendo decir que no toda película con sexo explicito (Y en grandes cantidades y calidades) debe de ser calificada como pornográfica, (según mi opinión) a pesar de lo que digan los diccionarios.

Si creo que algo me va interesar no dejare de verlo, corriendo el riesgo de que luego no sea así.

Besos (castos, castísimos, que la castidad también da mucho morbo)

agosto 23, 2008 1:59 a. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

agosto 23, 2008 1:59 a. m.  
Anonymous Luis Campoy dijo...

Yo recuerdo haber visto "Calígula" en la platea abarrotada del cine "Monumental" de Alicante, llena a reventar de tipos que uno no sabía muy bien qué hacían en la oscuridad. En fin, por mucho Khatchaturian que tuviera, y por mucho McDowell y O'Toole, me pareció un horror de principio a fin.

agosto 23, 2008 8:53 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ella, normalmente los libros, películas y canciones surgen en mi cabeza sobre la marcha, de una manera bastante automática. Normalmente tiene relación directa con el tema que estoy tratando, pero a veces es un guiño aislado a cualquier cosa lateral que haya podido surgir en el texto. Por eso es posible que se repitan, o que no aparezcan otras referencias que, bien pensado, irían mejor con el tema propuesto.

De Salinger sólo leí el guardián entre el centeno, en mi adolescencia. Me impresionó mucho, sí. Pero no he leído más de él, no conozco a la familia Glass. Tomo nota de lo que dices, la próxima vez buscaré algo más.

Las respuestas no quedarán en el aire, dame un tiempo :)

Besos.

agosto 23, 2008 11:48 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, no tenía ni idea de que algunos sexólogos recomendaran esas exposiciones al porno como terapia ante la apatía sexual. Supongo que ellos sabrán más que yo y que no todos los casos de apatía sexual tienen las mismas causas y consecuencias. Pero no he podido evitar acordarme de otra película de Malcom McDowell, La naranja mecánica. En esta película, los psiquiatras hacen todo lo contrario: exponen al reo (McDowell) a una visión excesiva de escenas de violencia y sexo para conseguir así saturarle, que tenga una reacción fisiológica negativa ante la violencia que antes amaba. Espero que los sexólogos no consigan esto con sus apáticos pacientes :)

Yo estoy a favor del porno, claro que sí. Como bien dices, cumple una función social. Un producto hecho libremente por adultos para adultos libres me parece un buen producto. Entiendo que funciona como estímulo sexual, y el sexo es bueno, muy bueno. A mí me encanta el sexo y me parece muy sano y estimulante fomentarlo. Pero no todo el estímulo sexual depende del porno, de lo explícito. Cada uno tiene sus mitos, sus mundos, sus fantasías.

Besos!

agosto 23, 2008 11:49 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Petita, Russ Meyer tenía un obsesión por las tetas enormes. Sus películas son compendios de ubres con una historia violenta de guarnición alrededor de la carne. Es como un comic, la verdad es que a mí me han hecho gracia cuando las he visto en la tele. Ritmo nunca le ha faltado.

La otra película que mencionas, La hija de la guardabarrera, no la conozco. No sé si es porno o no, pero me remito a la definición que he encontrado en la Wikipedia y que es lo que hace que una película pueda o no proyectarse o venderse en los circuitos comerciales normales. Desde el exclusivo punto de vista de la creatividad artística, entiendo perfectamente que no se pueda etiquetar algo como porno, así como así.

Besos.

agosto 23, 2008 11:50 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, ¡que te saltaba! A los pornógrafos les gusta poner esos penes enormes en sus películas, sí. Cuántos hombres quedarán acomplejados ante sus amantes por esas visiones, cuántas mujeres habituadas a verlos quedarán decepcionadas de sus amantes. Ay, el porno debería estar regulado por alguna autoridad, como la publicidad engañosa :)


Luis, es un horror, sí. No pretendía defenderla, sino contrastarla con otra historia (la de Bolaño), que muestra que la intensidad creativa y artística no depende del porno sí o porno no. Un saludo.

agosto 23, 2008 11:50 a. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Calígula, una pena de proyecto. Levantó de todo además de expectativas, pero la que anunciaban como la edición definitiva nunca llegó.

Una pena que Bolaño emprendiera el vuelo sin ver su relato en la gran pantalla.

saludos.

agosto 23, 2008 11:54 a. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

Y qué me dices del arte de doblar porno?? Bien doblado, claro. Lo de los guiones es otra cosa.. tres hojas como mucho...el resto, aire. Tengo compañeros que no pueden con tanta hiperventilación forzosa...
No he visto Calígula, pero me gustaría que alguien produjera este "Barquero" de Bolaño. Bien dirigido sería porno de calidad.
Muchos besos para mi Lagartillo Gómez

agosto 23, 2008 2:18 p. m.  
Blogger Fresa Salvaje dijo...

Déjate de Calígulas y chorradas varias como ésa, Lagarto. Nada más excitante y pornográfico que el relato de Bibi Andersson a Liv Ullman de su aventura sexual en la playa en Persona. Cómo me pone. Para ser explícito no hacen falta imágenes de pollas y coños, aunque a mí me encantan. Buf.

agosto 23, 2008 9:49 p. m.  
Blogger ruidoperro dijo...

Calígula es mala de verdad, pero no deja de tener su encanto. Es como un accidente en la cuneta del autopista, sabes que tienes que dejar de mirar, pero simplemente no puedes.

Otra cosa es Bolaño, cade vez que pienso en la de libros perversos e innovadores que nos hemos perdido con su muerte... es como pensar de qué habría sido capaz Lennon con todos los aparatejos electrónicos - samplers, reactable, etc. - que no existían en su época.

agosto 24, 2008 3:39 a. m.  
Blogger la ventana dijo...

que terrible la caida libre de la pelicula caligula, yo no la he visto, pero no me tinca nada ahora, aunque sin haber leido esto y por los actores la habria arrendado, de haberla pillado por ahi.
sobre el porno, bueno, es claro, si se le intenta poner trama se muere la pelicula, porque pierde el sentido, es algo raro el porno, creo que es para verlo, pero un rato corto.
saludos

nico

agosto 24, 2008 4:37 a. m.  
Anonymous La chica del MSN dijo...

Una de mis obras cinematográficas preferidas a pesar de todo.
Esa sexualidad tan cruda, me recuerda a Pasolini, salvando las distancias.

agosto 25, 2008 1:18 a. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Imagino que los sexólogos no recomiendan ver éstas películas, de modo compulsivo, claro. Cómo bién dices, dependerá de cada caso, y supongo se planteará cómo sugerencia para lograr ése estímulo que vuelva a "prender" ése deseo que se apaga. El mantenerlo vivo, está claro no depende de una peli porno.

De cualquier modo, reconozco he visto muy poco, me parece un rollo patatero, tanto mete-saca.

Siento más estimulante el erotismo, con todos sus matices..., el simple gesto de una caricia en el pelo, personalmente, me "provoca" mucho más que la visión de penes y vaginas, sinceramente. Ah, y la erótica de la palabra, cuánto erotismo puede haber en una conversación, que no hable para nada de sexo!...

No he visto "la naranja mecánica" pero si que he oído hablar mucho de ella, ahora tengo curiosidad...


Besos

agosto 25, 2008 11:41 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Somos un grupo de amigos, la mayoría extranjeros que compartimos piso en Madrid. Seguíamos los artículos de este blog con expectación por bien interesantes. Pero nuestro amiga común Saray colgó el anónimo censurador y censurante. No pide disculpas. Sigue muy enojada y se ha puesto brava con nosotros. Cree que este artículo se podía haber aplazado. Nos dice que le ha dolido que no se sumen ustedes al duelo nacional por una catástrofe aérea, que no será la única en el mundo por los recortes y los bajos costes con los que se exponen las empresas aéreas de segunda fila sin importarles demasiado el pasaje. Queremos la mayoría regresar a nuestros países de origen, pero tomar un avión ahora nos atraganta un nudo en el gaznate. Acojonados, como dicen ustedes, es como nos sentimos.
Saray dice que ya no les va a leer más. Nosotros seguiremos aquí y en otros foros de opinión públicos. Escribimos este comentario con el fin de explicar la postura de Saray, que es joven. No le disculpamos ni le recriminamos. Es una perspectiva legítima como todas, como la de ustedes.

Saludos de

ANDY, ALEX, LEONARDO, PAT, JETRO, MÓNICA

SARAY se abstiene

agosto 25, 2008 12:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Makiavelo, cuando buscaba información sobre este bodrio de Calígula vi que se habían hecho hasta 13 montajes de la película, supongo que dependiendo del grado de pornografía explícita que contuviera. Yo, por mi parte, no necesito ver más montajes para saber que no me interesa nada. Un saludo!


Madame, eso de doblar porno tiene que ser un esfuerzo físico impresionante, con tanta hiperventilación provocada por los “aahh, aahh” continuos. ¡Menudos pulmones deben de tener tus amigos! Busca productores para el texto de Bolaño, y lo hacemos ¿quieres un papel? ;) Bicos!

agosto 25, 2008 1:32 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Fresa Salvaje, persona es una de las mejores películas de Bergman, sí. Y las palabras pueden ser más sexuales que los propios genitales, sobre todo en contextos como los que Bergman es capaz de crear. Menuda fascinación que tiene usted por el sueco, oiga.


Ruidoperro, desde luego es una técnica muy humana para captar la atención: si aparece una chica desnuda en esta oficina, ten por seguro que no voy a dejar de mirar. El vouyerismo sexual y la fascinación por ver el abismo de la muerte tienen algo en común, sí, por eso no creo que sea anecdótico que Bolaño introduzca la figura del barquero (Caronte) y la orgía de sangre en su texto. Eros y Tanatos siempre se han entendido bien. Gracias por pasarte por aquí, es un placer.

agosto 25, 2008 1:33 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nico, tienes razón. Por eso el producto porno ahora se vende en cápsulas de diez minutos por Internet. Con eso es suficiente. Un saludo!


Chica del msn, me alegro de encontrar alguien que no coincida conmigo, eso siempre enriquece el debate. Yo creo que la sexualidad cruda de Pasolini tiene más poesía. Al menos en lo que a las tramas se refiere. Además, la connotación homosexual de muchas tramas de Pasolini lo revisten de más valentía. En cualquier caso, hablando de directores italianos, prefiero a Fellini, Visconti o Rossellini. Gracias por pasarte por aquí y por no estar de acuerdo ;) Un saludo!

agosto 25, 2008 1:35 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Habrá de todo, claro, Diciembre. Tampoco soy un experto en sexología, me conformo con entenderme a mí mismo en ese tema :) Es verdad que la palabra es un elemento muy importante para crear erotismo, como decía Fresa Salvaje.

En cuanto a La naranja mecánica, creo que es una de las mejores películas de los años setenta. Trata sobre el efecto de la psicología conductista sobre un adolescente con fuertes tendencias violentas. No puedes verla sin plantearte un montón de preguntas acerca de la condición social del individuo. Muy buena, pero muy dura también. Si la ves, espero que te guste.

agosto 25, 2008 1:35 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Andy, Alex, Leonardo, Pat, Jetro y Mónica. Me parece una falta de educación y una muy poco inteligente pérdida de tiempo eso de ir a una página, firmando como anónimo, para insultar (“necios”) a todos los que ahí escriben. Suscribo todas las palabras de Diciembre al respecto de esa intervención de vuestra amiga y os agradezco a vosotros que ahora os hayáis presentado. Un saludo a todos vosotros.

La verdad es que empecé a escribir algo sobre el tema el otro día. Algo que no tiene tanto que ver con la necrológica que los medios de comunicación venden cada día, sino más bien una reflexión acerca de qué cosas importan más y menos en una sociedad como la que nosotros hemos creado. Es un poco complicado, quizás lo cuelgue esta noche. Aún no lo sé. En cualquier caso dependerá de mí, y no de la imposición de un insulto anónimo y desmedido por parte de alguien que no tiene la más remota idea de mi posible relación con el tema.

Me encantan los debates, lo sabe todo el mundo que viene por aquí. Pero no acepto que se me censure nada de lo que aquí escribo, y mucho menos de manera anónima e intimidatoria. Un saludo a todos vosotros, Andy, Alex, Leonardo, Pat, Jetro y Mónica.

agosto 25, 2008 1:35 p. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Lo que más me ha impactado en cine - de hecho, no fui capaz de verla hasta el final - fue en su día "Salò e le 120 giornate di Sodoma" del controvertido Pier Paolo Passolini. Creo que no puede verla hasta el final no por escrúpulo y verdadero asco, sino porque había cometido la imperdonable perogrullada de recomendarla a mis padres y a sus amigos y pude ver como en la sala - ellos sentados en las últimas filas - y yo con mis amigos adolescentes en las filas centrales, mis padres y su grupo de amigos de la mediana edad abandonaban escandalizados el cine. Las mujeres se cubrían la boca con un pañuelo y se iban. Pasé un rato tan desagradable, que cuando empezó la escena en la que creo que el propio Marqués de Sade comenzó a "cortar el bacalao", también me levanté y me fuí. Esperé a mis amigos fuera. Fueron saliendo poco a poco y sólo uno la visionó entera calificándola de "obra maestra". No he sido capaz de intentar volverla a ver.
Me encantó de él "El Decamerón".

Creo que tengo que reconciliarme con el cine de Pier Paolo. Últimamente lo tengo abandonado. En cierto modo me recuerda su cine al de Buñuel. ¡Una tamborrada aragonesa en honor de ambos como la que podemos ver en el pabellón de Aragón de la Expo!

Muy féliz día a todo el mundo !!!

agosto 25, 2008 3:09 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Claro que son explícitos los libros del Marqués de SAde, Anaïs Nin y otros, pero yo nunca he oído hablar de ellos como libros porno. ¿Será que me quedan muchas cosas por oír en la vida? ;-P
Besos de pantera.

agosto 26, 2008 9:34 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

AYYYYYYYYYYYYYYYYY, que acabo de llegar de vacaciones, cuenta, cuentaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡ Quien te ha dado recuerdos para mi??????????????????????????????????????????????????????
Oye, en 4 días estoy viendo a Ray, y luego a los Sex Pistols... LAHOSTIAAAAAAAAAAA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Estuve en Santander, tío, y negracaperdía, sol 7 días... en fin... creo que dios existe, y que se ha fijado en mi por fin...
Un besarraco, majo¡¡¡¡¡¡¡¡

septiembre 01, 2008 1:10 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home