martes, octubre 21, 2008

Iniciación al ruso


El maestro se quita las gafas, las coloca sobre la vieja madera del escritorio y se frota los ojos. Hace frío; hoy tampoco funciona la calefacción. Deja escapar un suspiro que convierte en vaho y prosigue con su trabajo:

- Por favor, señorita, ponga bien los labios. Para pronunciar el ruso hay que hacer una mueca con los labios. Todos esos sonidos que estoy tratando de enseñarle conforman algo más que palabras. Hay que interpretar, llenarse de desánimo y tristeza. Hablar ruso exige sentir la tragedia.

Margarita, alumna de primera fila y falda hasta los tobillos, encoge los hombros y abre la boca:

- Me siento mal se dice... ploho chuvstvyu...

- Más dramatismo, Margarita. Así no vamos a ninguna parte en Rusia. Un idioma no es sólo un conjunto de palabras y un juego de sintaxis: es la expresión de una conciencia de pueblo, señorita. Piense en cualquier aspecto de la cultura rusa y verá como se llena usted de melancolía inmediatamente. Inténtelo de nuevo, por favor.

Margarita piensa en el sonido de la balalaika, en la pasión inútil del doctor Zhivago, en las deportaciones de los pueblos del Caucaso a Siberia, en un tren helado que parte del hambre hacia la miseria, en un vaso de vodka sin unos ojos enfrente, en un sanatorio psiquiátrico en Moscú y en un imposible viaje a Yalta.

- Me siento mal... ploho... chuvstvyu.

- Un poco mejor, Margarita. Pero debe usted esforzarse más. Rusia es naufragio, es dolor cirílico sin esperanza, ahogado en alcohol de quemar. Los únicos milagros que Moscú ha visto son obra del mismísimo Diablo. Y todo eso se expresa, se escribe, se pronuncia, señorita.

El maestro se viste de resignación más que de paciencia. Son ya muchos años dando clases de iniciación al ruso.

- Pero, maestro, siempre estamos con la misma frase... ¿cómo se dice, por ejemplo, “me siento bien” en ruso?

- No nos distraiga, Margarita. Primero debemos aprender lo más importante. Cada cosa a su tiempo.

- ¿Pero cómo se dice?

- ¿”Me siento bien”? ¿en ruso? Creo que no es el momento.

- Sí, maestro. “Me siento bien” ¿Cómo se dice?

- Pues... déjeme pensar... la verdad, no es una expresión que se use mucho allí...
El maestro, haciendo un tremendo esfuerzo, levanta las cejas y arquea la comisura de los labios en un rictus de dolor existencialista. Le tiembla la voz, tartamudea... juguetea con la patilla de las impertinentes gafas y pierde la mirada en las humedades verdosas del techo del aula. Balbucea.

- A... sebya... horosho... algo así. Más o menos.

- ¿Cómo? ¿puede repetirlo?

El maestro agita la cabeza como despertando de un extraño sueño narcótico. Golpea la mesa con la mano abierta y vuelve a colocarse las gafas.

- ¡Ya está bien, señorita!. Por favor, estamos aprendiendo ruso.

Nervioso, el maestro enciende un cigarrillo y trata de recomponer la postura mientras murmura para sí mismo, como cada comienzo de curso, “la enseñanza está cada vez peor”.



Propongo ahora al lector que adivine quienes son los ocho escritores rusos que presiden este relato.




Un libro para el Maestro y Margarita: Vida y destino, de Vasili Grossman

Una película para el Maestro y Margarita: Madrid-Moscú, de Javier San Román

Una canción para el Maestro y Margarita: Red Army Blues, de Waterboys

.

47 Comments:

Blogger la ventana dijo...

esta re bueno.. bien ruso, podriamos decir
saludos

octubre 21, 2008 8:20 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

"¡Qué saben los pitucos, lamidos y shushetas!
¡Qué saben lo que es tango, qué saben de compás!
Aquí está la elegancia. ¡Qué pinta! ¡Qué silueta!
¡Qué porte! ¡Qué arrogancia! ¡Qué clase pa'bailar!
Así se corta el césped mientras dibujo el ocho,
para estas filigranas yo soy como un pintor.
Ahora una corrida, una vuelta, una sentada...
¡Así se baila el tango, un tango de mi flor!

Así se baila el tango,
Sintiendo en la cara,
la sangre que sube
a cada compás,
mientras el brazo,
como una serpiente,
se enrosca en el talle
que se va a quebrar.
Así se baila el tango,
mezclando el aliento,
cerrando los ojos
pa' escuchar mejor,
cómo los violines
le cuentan al fueye
por qué desde esa noche
Malena no cantó.

¿Será mujer o junco, cuando hace una quebrada?
¿Tendrá resorte o cuerda para mover los pies?
Lo cierto es que mi prenda, que mi "peor es nada",
bailando es una fiera que me hace enloquecer...
A veces me pregunto si no será mi sombra
que siempre me persigue, o un ser sin voluntad.
¡Pero es que ya ha nacido así, pa' la milonga
y, como yo, se muere, se muere por bailar!"

("Así se baila el tango", de Elizardo Martínez Vilas).

Así se habla el argentino.

:)

Los rusos de la foto no lo sé, porque esta computadora hoy estuvo medio histérica, y no me muestra las imágenes. Otra vez será.
(Mi ignorancia en cuanto a autores rusos halló una coartada, muajaja).

octubre 21, 2008 11:26 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Yo digo ocho escritores rusos al tun-tún, pero en realidad no tengo ni idea de cuáles presiden este relato:
Dostoyevski, Pasternak, Gógol, Pushkin, Gorki, Tolstoi, Navokovy y Turgénev. Mucho será que no acierte ni uno, jijijijijiji!!!
Besos salvajes.

octubre 22, 2008 12:48 a. m.  
Blogger cacho de pan dijo...

solyenitszin o como quiera que se escriba, boris pasternak, dostoievski, nabokov, bulgakov...y ya no sé más

octubre 22, 2008 12:55 a. m.  
Blogger cacho de pan dijo...

acabo de caer en la cuenta: no reconozco a los que llevan sombrero.

octubre 22, 2008 12:57 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias Nico. La verdad es que estos días estoy leyendo a Grossman y me he levantado muy ruso esta mañana :) Saludos!



Claro que sí, Arcángel. Un idioma es más que un conjunto de palabras. No se puede aislar de una manera de entender la vida. El tango, por ejemplo, sería imposible en Castilla, a pesar de movernos con el mismo diccionario. Si no has probado la literatura rusa, te estás perdiendo algo, eh ;)

octubre 22, 2008 1:11 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, cuatro de los que has dicho están en las fotos. Por el momento lo dejamos así ;) Besos saurios y esteparios!


Cacho de Pan, el nombre se escribe Solzhenitsyn. Se las trae el nombrecito, sí. He tenido que copipegarlo, que nunca acierto a escribirlo bien. Pero el tipo escribe que marea, eh!. Te veo muy puesto en literatura rusa, espero que no te afecte mucho al carácter :) Estoy convencido de que al menos dos de los tres sombreros te son perfectamente conocidos. Quizás no he seleccionado las fotos más famosas, eso sí. Salud!

octubre 22, 2008 1:13 a. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

NoS. creo que todos y todas aqui aguardamos tu nueva aportación como agua moderada, lánguida y suficiente de mayo - no los chuzos de punta que suelen ahora - y ésta tu contribución rusa, he de confesarte, me ha conmovido.

Me apunto al jeroglífico que propones.

Los ocho escondidos en esta clase magistral, pudieran ser Fiódor Dostoyevski, León Tolstoi, Vladimir Nabokov -esa Lolita/Aday su Ardor, que mencionas enseñando la rodilla me lo sugiere -, Leonid Andréyev -más que por su obra, por su desdichado fin al deplorar los estragos de la Revolución Bolchevique, que quebrantó su salud hasta su muerte prematura -, el ucraniano Nikolái Gógol considerado autor ruso por escribir sus obras en esta lengua, que aunque fanático y radical, lo elevamos a los altares del patetismo ruso por su alto sentido del humor -el humor es el antídoto mejor para paliar los estragos de la melancolía rusa. La alumana de tu relato, me ha recordado a este escritor.
Boris Pasternak, cuya obtención del Premio Nobel en 1958 es digna de peli o libro sobre espionaje ruso y norteamericano. Pero es "Doctor Zhivago" quien le eleva a los altares del pesimismo y el fatalismo rusos más esplendorosos y a tu alumna en nada que "xapurree" algo de lengua rusa, se lo daremos a leer en lengua original.
Frida Vigdorova pudiera estar detrás de esta clase magistral, muy puesta ella en Pedagogía. Antes que escritora y publicista fue profesora de literatura rusa, que no de lengua rusa propiamente dicha. Pero otro episodio de su vida también merecía peli o libro de "novela negra". Me refiero a su anotaciones de las declaraciones del juicio de Brobsky de trascendental repercusión. Con sus anotaciones publicadas obviando la censura las de Alexsander Solzhenitsyn se inagura el samizdat en Rusia.

El "octavo pasajero escondido" pudieran ser todos los demas, con el permiso de Pushkin.

A mi me produjo una vez una melancolía extraña, rarísima y no lo vuelvo a intentar, "Pedir en un bar en pleno invierno con un frío fuera que pela, media ración de Ensaladilla Rusa como único bocado para comer de almuerzo" Cosa absurda desde luego, pero triste triste.

Enhorabuena, NoS. !!!

octubre 22, 2008 1:31 a. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Disculpas, NoS. la fotografía inicial con los ochos insignes no salía en mi página. Pensé que se desprendía de la lectura del relato.

De izquierda a derecha: 1. dudo. 2 Antón Chejóv. 3 Dostoyevski.
4. Solzhenitsyn.

Segunda fila. De izquierda a derecha: 1. Boris Pasternak 2. Dudo 3. Nabokov. 4. Vasili Grossman

La literatura rusa es la gran asignatura pendiente porque son tantos y tan buenos escritores, que precisamos varias vidas para leerlos a todos. Ellas también existen.

octubre 22, 2008 5:06 a. m.  
Blogger Tormento dijo...

Joé!
Deberes?? Pues aunque he leído a algunos, no conozco los caretos y lo peor de todo es que no me parece imperdonable.

Pero es cierto que el fatalismo y el sentido trágico de la vida es un denominador común.

La escenita que te has marcado, que no recordaba, me abrió las carnes anoche y dejé el comentario para hoy, por aquello de no ponerme "rusa" en exceso.

Un beso y que haya suerte con los deberes. A mí ya me puede ir poniendo un negativo por díscola, pero yo vengo a los blogs a relajarme, oiga:)
Muakaaaa

octubre 22, 2008 9:11 a. m.  
Blogger una mujer dijo...

Me duele media cara, no sé si será la aparición del juicio o un dolor de oídos... muelas, días y amores.

Casualidad... Hoy comí con mis padres y recordamos los 90.000.000 de rusos que mató Stalin...

qué barbaridad...

octubre 22, 2008 4:36 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

Qué grises se ven con las comisuras de los labios hacía abajo y el rictus severo. La verdad es que no he leído a estos autores rusos, aún.
No sé si me alcance la vida para leer todo lo que me gustaría, pero los apunto en la lista de "autores pendientes" aunque sea un sacrilegio.

Tu relato me ha gustado, escribes bien y, algo que admiro porque no soy capaz de hacer, eres conciso.

octubre 22, 2008 4:43 p. m.  
Blogger Ayshane dijo...

ummmm ¡¡¡que dificil oye!!!

besitos

octubre 22, 2008 6:55 p. m.  
Blogger K dijo...

Bueno, no sé si gemmayla acierta en todos, pero me dedico afanosa y aplicada a buscar los que le faltan. El primero lo acierto pero tiene truco, el truco se llama Margarita: es Mijail Bulgakov.

Con el segundo la pista fue la barba. Es Leon Tolstoi (todos en pie).

Qué juegos tan divertidos. Y qué buen relato, lagarto. Seguro que entonces no te di los cinco, creo que si no lo hice fue por no entenderlo. Hoy te los doy, aunque vayan con retraso.

octubre 22, 2008 8:05 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

¿El segundo por abajo no es Fernán Gómez?.
Con el humor que tenía ese genio, bien pudo ser ruso.

Fantástico relato señor lagarto

octubre 22, 2008 9:22 p. m.  
Anonymous Lula Fortune dijo...

Sólo conozco el careto a Sloschenitzin para apostar seguro.
EN cuanto a los rusos, me leí el doctor Zhivago con 13 o 14 años (así me quedé) me gusta Maiakovski, Chejov y ahora estoy leyendo a Brodski.
Pero sé contar hasta 10 en ruso, sé brindar y decir adiós,rojo y alguna que otra palabreja. Es que ir en el Transiberiano te da para aprender un montón de cosas. Algún día tengo que contarlo.
Dosvidania tobarich!

octubre 22, 2008 9:31 p. m.  
Blogger gemmayla dijo...

Brisuón çafren, con su ocurrencia, pero que jartá de reir, juasjuas...

Es clavado el parecido.

octubre 22, 2008 11:15 p. m.  
Blogger petitapetitesa dijo...

Querido Lagarto, yo también estoy leyendo Vida y destino, de Vasili Grossman, y no escribo exactamente para comentar la endémica trágica languidez del pueblo ruso, (tengo varios conocidos rusos y confirmo lo comentado por ti en el post; aun siendo pocos los sujetos participes en mi estadística)

Mi comentario es en referencia al libro “vida y destino” ¿Cómo puedes seguir el hilo de la narración?, yo soy incapaz de memorizar todos los nombres rusos que salen en la historia ¡Vamos ni con una chuleta delante!

Avanzo un paso en la narración y retrocedo dos buscando al dueño del jodido nombre ruso, ¡Estoy a punto de volverme loca!

Mostovskói, Agrippina Petrovna, Sofia Ösipovna, Mijaíl Sídorovich, Ikónnikov-Morzh, Ikónnikov…. Estos son, solo algunos de los que aparecen en las primeras 13 paginas.

¿Dime como lo haces por favor?

Besos Tovarich Lagarto

octubre 22, 2008 11:40 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Ponme un cero y castígame, no te puedo decir ni uno.
Eso sí, te puedo decir que me encantó el post, y que eso de que el mismísimo diablo parió a esa Rusia rota, me dejó helada, poesía pura...
Un besazo, lagartijo, ando secuestrada, ya te contaré. Te echaré de menos en mi cumple. Nos vermos en otra ocasión, espero pronto.

octubre 22, 2008 11:41 p. m.  
Blogger atikus dijo...

¿Después de 10 días de vacaciones por Italia es normal estar un poco Ruso delante del ordenador no?

Ahora que lo pienso la primera vez que me declaré a una chica fue en ruso, no es que ella fuera rusa, sino que me daba corte pedirle un beso, como un amigo mío estudiaba ruso me enseño la frasecita y se la dije, ella evidentemente no tenía ni idea así que le pidio la traducción a mi amigo y resultó bien, tenia miedo que interpretara que el beso se lo quisieradar él, es que tenía 13 0 14 años!!,

octubre 23, 2008 10:50 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Bueno, pues yo no tengo ni idea de cuales serán esos 8 escritores. sólo conozco a 5 de los que ha enumerado pantera y sólo he leído a 3 de ellos, así que podría eternizarme para intentarlo y no lo conseguiría... Pero sí doy fe de que para aprender un idioma, el que sea, no tiene por qué ser ruso, es necesario, imprescindible, sumergirse en la historia del país, y sobre todo, "sentir" como sienten los autóctonos.... Esto si que quiere hablar bien el idioma. Si uno se conforma con menos, entonces no hace falta más que ir a clase.
Yo soy una obsesa para los idiomas. Empecé a estudiar inglés y francés muy pequeña, con 7 años, y ahora mi trabajo se basa principalmente en eso... También toqué el alemán, pero no con tan buenos resultados. Daría algo por hablar muchísimos idiomas. Es algo que me encanta.

Bueno, me he salido del tema, pero es que siento pasión por esto.

Un beso, Nosu (K)

octubre 23, 2008 2:23 p. m.  
Anonymous ella dijo...

Vaya, a Bulgákov es al último que esperaba encontrarme por el Laberinto. Interesante, sí señor.

Besos orgiásticos

octubre 23, 2008 7:10 p. m.  
Blogger Carlos dijo...

...un tren helado que parte del hambre hacia la miseria, en un vaso de vodka sin unos ojos enfrente...

Siempre es agradable seguir sus lineas Sr. Lagarto.

Mi ignorancia respecto a la pregunta es aplastante, solo uno, Solzhenitsyn.

Saludos.

octubre 24, 2008 3:15 a. m.  
Blogger Margot dijo...

A que Tolstoi aparece, a que sí? pues hasta ahí llego... si es que poner caras a las letras nunca ha sido lo mío, sorry.

Pues hoy me he levantado, no sé, más bien etíope... sonríen todo el rato sin saber porqué, su literatura es oral y aunque tienen razones para estar jodidos ( y muyyyy jodidos) van y se lo pasan por el forro o en el fuego de la hoguera. Tal cual.

Muy buenos los polvorones de la estepa, eso sí.

Margarita, es tan linda la mar y el viento, quieres que te cuente un cuento? (Me vino a la cabeza, así, no más).

Un beso más esquimal que ruso.

octubre 24, 2008 10:54 a. m.  
Blogger MK dijo...

Nadie como Chejov para transmutarme en mujer(más) y rusa.
Ya sabe lo que opinaba de él su admirado realvisceralista Roberto Bolaño.
Uno ya no es la misma persona después de leer cuentos como "El beso"

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/rus/chejov/beso.htm

octubre 24, 2008 12:09 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

Y yo te regalo una frase de un escritor que tienes en la foto, te doy un dato más es mi preferido, es el autor de mi vida
"¡mañana, mañana acabará todo¡"
Este libro es una maravilla, como todos los de él
muakkkkkkkkk

octubre 24, 2008 2:01 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Bueno... como yo también pongo a veces juegos en mi blog y me gusta que la gente participe, no voy a ser yo menos aquí; así que lo dejé para esta mañana de sábado, que me toca currar, y así me entretengo hasta el primer cafelito y así también veo los comentarios de los demás para ir pillando ideas:

1.- Bulgakov
2.- Chejov
3.- Dostoyevski
4.- Soltzhenitsyn
5.- Pasternak
6.- Tolstoi
7.- Nabokov
8.- Grossman

Y echo en falta al primer autor ruso que leí (vamos, por lo que creo recordar) que fue Gorki. Todavía anda por mi casa aquella edición de "La madre" que ya leyeron también mi mujer, mis dos hijos, algunos sobrinos... creo que es una buena iniciación a la literatura rusa; tiene todos los ingredientes de la novela clásica de ese país y no es tan espesa ni tan larga a simple vista para los no iniciados.

De la sra. Carrascus, el favorito de siempre ha sido "Anna Karenina", aunque ella es más del costumbrismo de Jane Austen que del de los rusos.

Y una cosa que aprendí en la escuela y que me ha servido para mucho en la vida es algo que dijo mi profe de Física de COU: "Si en una reunión en que todos están hablando de fútbol y de tías, hay dos o tres que hayan leído "Los hermanos Karamazov", no dudeis de que la conversación pasará a ser sobre eso".

octubre 25, 2008 8:07 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Qué alegres son los rusos, pordiósbendito!

(el post genial, como siempre)

besos

octubre 25, 2008 10:11 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vaya análisis más interesante, Gemmayla. No he leído nada de Andréyev, ya me dirás si tengo algo que apuntarme en la lista de pendientes.

Pero me temo que no era tan complicado el tema y me limitaba a la cosa de las fotografías. Aciertas en todas las que propones, pero te dejas dos que, para mí, son fundamentales para entender eso que llaman el alma rusa: Bulgakov y Tolstoi.

La literatura rusa será una asignatura pendiente para otros, Gemmayla, pero veo que tú estás muy puesta!

octubre 25, 2008 12:20 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sólo es un juego, Tormento, que, muchas veces, cuando posteo relatos, los comentarios son más reacios ;) Así que claro que no es imperdonable. Además, mira que son feos, eh! No me digas que no pierde morbo sexual un tipo como Dostoievski cuando, después de leerle, le miras al careto.

La escena es brutal, sí. Para mí, David Lean es uno de los más grandes cineastas de toda la historia. Y en esta escena se ve su estilo de narrar, tan visual, tan emotivo, tan psicológico. Me alegro de que te haya gustado.

Muaks!!

octubre 25, 2008 12:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Una mujer, tranquila, que las muelas del juicio tienden a desaparecer con la evolución de la especie. Todo un síntoma, por otra parte. Los males de amores ya son otra cosa, eso sí. Como la vida es como es, el hecho de que Hitler perdiera la guerra y Stalin la ganara, provocó que el primero fuera de cara a la historia un auténtico demonio mientras que las barbaridades del segundo quedaron semiolvidadas. Eso sí, la cifra de 90 me parece un poco alta. Los historiadores, según he leído antes de escribir esto, se debaten entre los 4 y los 60 millones, que no está mal la cifra. En cualquier caso, más que el propio Hitler. Saludos!



Raquel, todos los que he puesto son grandes autores, puedes leer a cualquiera de ellos que no te dejará indiferente. Yo creo que en la vida hay que leer a algún ruso por lo menos. Dostoievski debería ocupar el número uno en tu lista si te interesa más el hombre como reflexión y Tolstoi si te inclinas más por el hombre como acción. Salud!

octubre 25, 2008 12:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ayshane, que no lo es tanto, mujer. Todo es cuestión de ponerse ;) Besos!



K, aciertas con los dos, sí. Bulgakov es una maravilla y abre muchas perspectivas. Quizás cuando tuviste la oportunidad de votar ese relato no lo habías leído aún ;) Gracias por tu cinco, sabes el valor que siempre les di a tus cincos.

octubre 25, 2008 12:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Jaaa! Brisuón, la verdad es que en esa foto Tolstoi es clavado a Fernán Gómez, sí.

Creo que Fernán Gómez nació en Argentina, que es las antípodas de la estepa rusa. Y me temo que lo son no sólo en cuestiones geográficas; la melancolía argentina tiene un aire menos trágico y más “hacia fuera”, de alguna manera. No sé si me explico… Gracias por tu comentario, salud!

octubre 25, 2008 12:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lula, el careto de Solschenitzin es inolvidable, y absolutamente ruso. Además, como ha muerto hace poco, la prensa lo ha traído más a nuestras memorias últimamente. No conozco a Brodski, ya me dirás si merece la pena apuntarlo entre los pendientes.

Pero lo del transiberiano tienes que contarlo, sí. Yo estoy empezando a sentir la necesidad de visitar Moscú. Se admiten todo tipo de consejos.

Поцелуй!

octubre 25, 2008 12:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Petitapetitesa, seguro que mi estadística de rusos conocidos es menor que la tuya. Mi conocimiento, aparte de un traductor que conocí hace ya muchos años, se limita a su literatura.

Llevo apenas cien páginas de Vida y destino y estoy sufriendo por lo mismo que tú. El exceso de protagonistas de nombres imposibles me despista. Además, eso de que los rusos tengan tres nombres, tampoco ayuda a seguir bien el hilo. Pero es que se trata de una novela coral. Una novela que no habla de un ruso, sino de los rusos. Simplemente, me armo de paciencia y me dejo llevar. Me está gustando mucho y lo recomiendo a todo el mundo.

Besos!

octubre 25, 2008 12:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias, Tremends. Pero que no te castigo, que sólo era un juego para hacer más participativo el relato. Lo importante no es conocer el careto de estos tipos, sino aprovechar, si es posible, la oportunidad de leer a alguno de ellos.

Hoy estoy lejos de Madrid, pero ya lo celebraremos. ¡¡¡CUMPLEAÑOS FELIZ!!! y ¡¡¡¡Mogollón de besos y feliz secuestro!!!!

octubre 25, 2008 12:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, no estoy seguro de que Nápoles y Rusia compartan muchas cosas, aparte de las mafias y los políticos esperpénticos. Pero tengo ganas de comprobarlo ¿Alguien me invita a Rusia? Eso sí, utilizar el ruso como estrategia para conseguir un beso, me ha parecido un poco complicado. Claro que si lo hubieras pedido en francés hubiera resultado más vulgar. Espero que consiguieras el beso ruso, que no el francés, que a esas edades hay que ir más despacio :P Salud!




Espero que hayas disfrutado y sufrido a la vez con esos tres rusos, Dalila. Me parece muy interesante lo que dices; un idioma está ligado a una manera de sentirse en el mundo. Más o menos, eso era lo que quería contar con ese pequeño relato. Hay una relación directa entre lenguaje y pensamiento, sin duda. El hecho de que existan palabras que no tienen traducción a otros idiomas lo demuestra. Pero, ¿pensamos condicionados por nuestro lenguaje, o hablamos como pensamos? Yo apuesto por lo primero, sin duda. No creo que te hayas ido del tema, Dalila. Realmente, ése era el tema ;) Un beso!

octubre 25, 2008 12:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ella, Bulgakov es devoción en este espacio realvisceralista. El Maestro y Margarita es uno de los libros que más veces he regalado o recomendado. Algún día traeré aquí el capítulo del mago en el teatro, pero es que es tan largo… Me alegro de que tú también lo tengas por algo interesante. Besos lascivos!



Gracias, Carlos. Rusia, o mejor dicho, la experiencia de la literatura rusa, se presta mucho a metáforas de ese tipo ¿no te parece?

octubre 25, 2008 12:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, las letras son mucho más interesantes que los caretos, sobre todo con estos rusos que escriben tan bien y son tan poco sexys. No conozco nada la literatura etíope, pero sospecho que no deben narrar muchas escenas de banquetes ¿no? Besos esteparios, como los polvorones!



Chejov es una maravilla, MK. Me alegro de que te guste. No recuerdo ahora lo que Bolaño opina sobre Chejov, pero en su tremenda obra 2666 habla mucho de literatura rusa en el quinto libro. Joder, cómo lo disfruté y qué poco recuerdo. Tendré que leerlo otra vez. Gracias por el cuento y un beso!

octubre 25, 2008 12:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bolero, Dostoievski es el mejor de la lista. Al menos para mí. Pero es tan clásico y obvio, pertenece ya tanto a nuestra propia manera de pensar y sentir el mundo, que a veces merece la pena salir a buscar nuevas sensaciones. Te recomendaría El Maestro y Margarita, de Bulgakov. Creo que a ti te va a gustar ese libro. Besos!



¿Verdad que sí, Sintagma? Bulgakov, en cambio, es capaz de darle cierto sentido de humor, pero siempre dentro del teatro de la tragedia. Gracias y besos!

octubre 25, 2008 12:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, la idea del juego viene de los que he visto en tu blog, sí. Aunque las transiciones de fotos no son de mi dominio y por eso lo he dejado en forma de collage. Aciertas todos, sí. Gorki nunca me llamó especialmente la atención, pero todo se andará.

Muy interesante la frase de tu profesor de física, pero creo que hoy en día sería más cierta terminarla así: “Si en una reunión en que todos están hablando de fútbol y de tías, hay dos o tres que hayan leído "Los hermanos Karamazov", aislad la zona y llamad a unos cuantos antropólogos que estudien el extraño fenómeno. Saldrá en los telediarios” :P

octubre 25, 2008 12:25 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

“Si en una reunión en que todos están hablando de fútbol y de tías, hay dos o tres que hayan leído "Los hermanos Karamazov
jejjejeej, eso es casi casi imposible, pero quién sabe las cosas cambian ¿no?
O es q soy optimista??
muakkkkkkkkkkkkkkk

octubre 25, 2008 6:32 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Caramba, no conocía esta fotografía de un Tolstoi tan rejuvenecido y tan parecido, como bien apuntó Brisuón Çafrén, a Fernando Fernán Gómez !!! Siempre le había visto con unas barba larguísimas y un rostro de abuelo tirando a bisabuelo. Nunca en fotografía. Siempre en cuadro. ¡Cuánto se aprende aquí! ¡Es una gozada!

En cuanto a Leónidas Andréyev como te comenté me parece mmás interesante, su vida que sus relatos un tanto excéntricos. Su vida mereciera ser llevada al cine. Tenía un físico también muy peculiar. Una nieta suya, la escritora norteamericana Olga Andrejew Carlisle editó una colección de cuentos suyos en 1987 titulada "Visiones". Si encuentra, NoS. , alma viajera, algún ejemplar, me lo haces saber. Te recomiendo los fragmentos encontrados de su "Risa Roja"

Gemmayla

octubre 26, 2008 1:34 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

:) Me recordó a mi madre. Ella se crió en Paris, y aunque hable un perfecto castellano y haya perdido hasta el más sutil de los sonidos franceses es inevitable descubrir en su pose, en sus pausas, ese origen parisino. Los idiomas arrastran mucho más que giros de lengua :D

octubre 27, 2008 5:29 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

bello horizonte trágico es el que nos has deletreado...palabras que se suicidan en vodka y no esperan ni un gramo de esperanza...

un abrazo compañero! tu blog es un deleiteeeeeeee

octubre 27, 2008 6:29 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bolero, ya sabes el dicho: un pesimista es un optimista bien informado :P Besos!



Yo tampoco conocía esa foto, Gemmayla, pero la encontré a la primera en Google cuando buscaba imágenes de Tolstoi. Tomo nota de tus recomendaciones, aunque me parece que con Grossman voy a tener sobredosis de rusos por un tiempo :)

octubre 27, 2008 8:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro, Nausicaa. Yo estoy convencido de que el idioma condiciona mucho más que una formalidad traducible, que hay una conexión natural entre una manera de ser y una manera de expresarse, mucho más allá de la sintaxis.


Trágico comentario el tuyo, Roberto, ¡muy ruso! :P gracias por tus palabras.

octubre 27, 2008 8:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home