martes, mayo 26, 2009

Y el hombre creó a Dios a su imagen y semejanza



Dicho de manera compleja: el filósofo alemán Peter Sloterdijk decía que el ateísmo ilustrado ha caído en el mismo dogmatismo que la teología más anti ilustrada al hacerse a sí mismo afirmaciones metafísicamente negativas. Porque el problema no es la existencia o no de Dios, que es un debate absurdo en el que la mística siempre puede superar cualquier barrera. El problema es la necesidad de esa posible existencia y, sobre todo, los atributos de esa posibilidad de necesidad de existencia. Y ésta es la parte más disparatada en cualquier monoteísmo, todos tan cargados de antropomorfismos y de sociomorfismos.

Dicho de manera simple: la pregunta que la razón debe hacerse respecto al fenómeno religioso no es “¿qué puedo saber?”, sino “¿qué función cumple?”

La religión sirve, en primer lugar, para la superación de la angustia vital inherente a la condición humana (“no morirás, hay un sentido para tu sufrir y una felicidad esperándote”). Y en segundo lugar, para la legitimación de los mecanismos de poder y de opresión del individuo (“sólo cuando hayas muerto podrás ser feliz, pero sólo si has cumplido las normas que yo te diga que debes cumplir. Así que debes vivir para servirme”).

Por otra parte, como decía Nietzsche, la negación de la existencia de la muerte que hace el cristianismo (“hay vida después de la muerte”), implica necesariamente la negación de la vida. Y es que no se puede entender la vida si no se reconoce su muerte, que es su característica más fundamental, lo que nos define como seres humanos. Y, como decía Heidegger, si desaparece la autoridad de Dios y la de la doctrina de la Iglesia, aparece entonces la autoridad de la conciencia y el progreso histórico.

Más o menos, ésta es en esencia mi postura respecto a la religión. Y no creo que la de Joseph Ratzinger (un hombre culto, inteligente, de gran frialdad política, y tan alemán como todos los anteriores) se aleje mucho de ella, la verdad.

La agresión contra la libertad, la salud y la dignidad sexual de las personas que continuamente manifiesta la Iglesia Católica -pasando por encima del Estado de Derecho y de las leyes democráticas- es una clara muestra de esta negación de la vida y de esta voluntad de oprimir al individuo y de someterlo a su poder.

En un solemne (y habitual) ejercicio de cinismo, las hordas fundamentalistas se llaman a sí mismas grupos proVida (sic). Unos grupos proVida que, en nombre de su aparatosa teología anti-ilustrada, se muestran en contra de los preservativos como método de control de enfermedades mortales. En contra de que un niño pueda superar una enfermedad mortal gracias al nacimiento de su hermano. En contra de que se juzgue a pederastas. En contra de que la sociedad condene los asesinatos políticos de generaciones pasadas en los que la Iglesia participaba.

Y piden derechos para un posible óvulo fecundado que han negado a millones de hombres, mujeres, niños, ancianos a lo largo de la historia. Ellos, evidentemente, no piensan que un óvulo fecundado es un niño de tres años, como muestran en su abyecta manipulación propagandista (si la falsedad publicitaria explícita la cometiera una marca de yogures en lugar de una Conferencia Episcopal, estoy seguro de que se derivarían muchas responsabilidades jurídicas). Lo que realmente piensan es que un acto sexual DEBE SER un niño de tres años. ¿Y por qué este determinismo biológico aplicado a la posible fecundación de un óvulo, y no a un cáncer de mama? Pues porque rompe los esquemas básicos del Valle de Lágrimas (opresión del individuo y sumisión al poder) el hecho de que una mujer pueda follar sin castigo divino, y que sus relaciones sexuales no estén controladas por su Institución. A ellos lo que les jode es la libertad, la salud y la dignidad sexual de la mujer. Como siempre, desde el principio, desde que la pérfida Eva hizo pecar al bueno de Adán con una manzana.


Imagina que no hay ningún Paraíso
Es fácil si lo intentas
Ningún Infierno bajo nosotros
Y sobre nosotros, sólo un cielo azul
Imagina a toda la gente
Viviendo el ahora

Imagina que no hay países
No es tan difícil
Nada por lo que matar o morir
Ni ninguna religión
Imagina a toda la gente
Viviendo en paz su vida

Imagina que no hay posesiones
Me pregunto su podrás
Sin razones para la codicia ni el hambre
Una hermandad de hombres
Imagina a toda la gente
Compartiendo el Mundo

Tú dirás que soy un soñador
Pero no soy el único
Y espero que algún día te unas a nosotros
Y el mundo estará más unido




Un libro para los fundamentalistas religiosos: La gaya ciencia, de Friedrich Nietzsche

Una canción para los fundamentalistas religiosos: Imagine, de John Lennon

Una película para los fundamentalistas religiosos: Amén, de Constantin Costa-Gavras

.

77 Comments:

Blogger Lula Fortune dijo...

La única iglesia que ilumina es la iglesia que arde.
Besos rotundamente anticlericales.

mayo 26, 2009 9:20 p. m.  
Blogger Gilda dijo...

Podríamos pasar horas hablando de esto.
Y lo hacemos, de hecho.

Me considero cristiana. A secas, cristiana sin la aparatología de su iglesia. Es decir: creo que hace dos mil años existió un hombre que vindicaba el amor por encima de todas las cosas, y que hacía eso que decía (detalle importante). Creo en eso: en el amor, con todo lo que Amor incluye. Lo que venga después (sufrimiento, iglesia, por mi culpa por mi culpa por mi grandísima culpa, padre he pecado, mamá no quiero ir al infierno, diezmo, oro en el Vaticano, hambre en el resto del mundo) no tiene nada que ver. No me trago el cuento de la otra mejilla, ni la idea de amar al prójimo MÁS que a mí mismo (creo que ya lo dejé claro: defiendo el egoísmo, doctrina que considero mal entendida).

Dijiste algo: "si desaparece la autoridad de Dios y la de la doctrina de la Iglesia, aparece entonces la autoridad de la conciencia y el progreso histórico". Aunque a veces parezca lo contrario, la humanidad progresa. Cada vez hay menos "fieles". El progeso se nota cada vez que la Iglesia anuncia alguna cosa idiota; ahí pensamos "parece que estuviéramos en la era paleozoica", y nos indignamos.
Es una buena señal.

Apapacho.

mayo 26, 2009 10:05 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

El otro día asistí a una comunión. Creo que es el primer rito católico consciente de los pequeños adoctrinados, ya que la mayoría no recuerda su bautizo.

Pues bien, las dos primeras cosas que el oficiante de tal rito realizó, fueron, en este orden: Abroncar a los muchachos recordandoles que era ese un momento para permanecer atentos, atentos por la importancia del momento (¿redundante no?). No os dejéis llevar por pensamientos que no sean importantes hoy. Habéis venido a recibir a Dios y solo eso ha de estar en vuestras mentes ahora.

Lo segundo e inmediatamente después, les hizo pedir perdón. Una lista enorme entre las que se contaban perdones por todo tipo de travesuras que, si no has cometido con 10 años es muy probable que sea porque tienes tu movilidad reducida o tu psique demasiado dañada.


Supongo que son frases hechas. Supongo que ese "Habéis venido a recibir a Dios y solo eso ha de estar en vuestras mentes ahora" bien le habrá valido a mas de algún pederasta con sotana para aprovecharse de muchachos en cualquiera de los rincones del mundo donde lo han hecho y en los que aún no han pedido perdón.


El caso es que lo que a muchas personas les pareció un emotivo acto, a mí me reafirmó en la intolerancia, la radicalidad y lo lejanos a la razón, que son los principios en los que se basa la política para la "cantera" de la mayor secta del mundo.

Espeluznante.

mayo 26, 2009 10:17 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Completamente de acuerdo, en la crítica a la actuación de la iglesia católica y en con la doble función (vital o íntima por un lado, social por otro) de la religión.

En ambos aspectos, la religión (o las religiones) funciona como la zanahoria que se le pone al burro para que ande. Para que trabaje. Para que sufra, y aguante carros y carretas y no tenga que preguntarse por qué, porque delante tiene la respuesta inalcanzable aunque no lo parezca: la zanahoria. La promesa. No en vano una de las tres virtudes (teologal y obligatoria) era la esperanza.

Porque los burros sin zanahoria delante son otra cosa, claro. Y ha sido siempre difícil ser un burro sin zanahoria en un mundo de burros con ella.

Saludos.

mayo 26, 2009 10:22 p. m.  
Blogger Merce dijo...

Por "dios" Lagarto, ¡qué buen post!, salgo de mi retiro blogeril para poder decírtelo.

Durante muchos años fui creyente. Ahora me declaro abiertamente atea, soy incapaz de creer que dios existe, y es que si existe, cómo tú bien dices, ¿para qué sirve?, y en caso de que exista, (y lo que voy a decir es probable que escandalice a algunos), ha hecho dejación total de sus obligaciones, al menos las obligaciones que se supone que debe tener un dios, el dios que a mí me "han vendido" toda la vida, el dios que es bondad infinita y que está constantemente preocupado por nosotros y nuestro bienestar y esas cosillas que me contaban en la catequesis. Pues eso, que en África los niños se mueren de hambre ¿dónde está su dios? que en algún lugar del mundo alguien pone una bomba y un montón de gente muere ¿dónde está dios?. Vale que igual es simplificar mucho, lo reconozco, pero otra cosa no me entra en la cabeza, la verdad.
Por otra parte como ya tengo asumido que el día que me muera me muero del todo, que de mí no queda nada, más allá de mis cenizas, pues mucho más tranquila. Eso de que mi esencia quede como abono para las plantas no es la idea que yo tengo de trascendencia. ¿Qué quedará de mí?. Pues los recuerdos que sea capaz de generar, que sean buenos o malos sólo depende de mí.

Respecto a la iglesia, pues lo de siempre, ellos a lo suyo, que en ningún caso es lo de los demás. Bastante tienen con buscar las pajas del ojo ajeno, sin encontrarse nunca la viga del suyo.

Besos, Lagarto.

mayo 26, 2009 10:59 p. m.  
Anonymous ana dijo...

He leído tu post con atención, con intención de comprender y ganas de rebatir, pero me he quedado en un absoluto silencio.

Y pienso en mí, en la creyente o no creyente que soy. Y en mi responsabilidad ante el mundo que veo. El mundo que está. Y en lo sencillo que debería haber sido, y en lo complicado que lohemos hecho.
(...)

Es adictivo tu blog.

mayo 27, 2009 12:20 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Luliña, yo no quería pasarme tanto :P En España se quemaron iglesias en los últimos días de la República, sí.

Nadie va a justificar ahora esas tropelías, pero los que aún hablan de ellas podrían preguntarse qué habían hecho ellos para despertar tanto odio.

Bicos!

mayo 27, 2009 12:59 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Gilda, yo no he mencionado a Jesús en todo el post. Realmente, no sé qué tiene que ver la figura de Jesús con la jerarquía política de la Iglesia o esos grupos proVida. Creo, más bien, que es lo contrario. Y si alguien tiene dudas, que busque en el N.T. lo que Jesús decía de los fariseos, o el estado anímico que le provocaban los comerciantes del Templo.

En cuanto a la frase “si desaparece la autoridad de Dios y la de la doctrina de la Iglesia, aparece entonces la autoridad de la conciencia y el progreso histórico” es de Heidegger, y no mía. Gracias por la confusión, me sonrojo. Lo de Heidegger es muy complicado y no se puede resumir en esa frase, sólo la traje porque me venía bien. En realidad, Heidegger explica el “Dios ha muerto” de Nietzsche para concluir, en líneas muy generales, que su muerte ha traído un nuevo Dios: el Progreso, que en nombre de la ciencia vuelve a alejar al hombre del aquí-ahora para prometerle también un futuro, un postergar de la felicidad posible. Pero, bueno, todo esto es muy complejo y no voy a explicarlo bien.

Abrazos!

mayo 27, 2009 12:59 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Brisuón, es cierto: el primer rito de “uso de razón” (sic) que practica la Iglesia y que es la primera comunión pasa por reconocerse en el pecado y la impureza, por la necesidad de la confesión y el reconocimiento del Valle de Lágrimas.

Indudablemente, esa sumisión emocional e intelectual de un niño hacia un hombre que puede abrirle o cerrarle las puertas del Cielo (esto es, la “verdadera” vida tras la prueba del Valle de Lágrimas) le deja completamente vendido a todo. Pero, con todo, lo que más me escandaliza no es la existencia de la pederastia en centros católicos (al fin y al cabo, la necesidad de mantener una vida sexual oculta o reprimida que tienen los sacerdotes les hace un colectivo más peligroso que otros que puedan vivir una vida sexual abierta y normal), sino que el más frío cálculo de interés político de la Institución les lleve a ocultarlo y proteger a los violadores de niños.

Salud!

mayo 27, 2009 12:59 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, pero es una zanahoria innecesaria para vivir, si se tiene una ética y una conciencia. La diferencia es que, sin esa zanahoria, no tienes más remedio que amar la vida, y no morir porque no morimos. Algo así. Saludos!


Merce, bienvenida de nuevo. Veo que has resucitado, como el Señor :P La teología explica el mal en el mundo porque los designios de Dios son inescrutables, y porque nos pone a prueba y bla, bla, bla. No me meto con sus diatribas teológicas, pero me irrita profunda y absolutamente que Benedicto XVI acuda a Auswitch, rece, y mire al cielo y pregunte a su Dios “¿Por qué, Señor, permaneciste callado?”, ¡¡¡cuando él mismo era un alemán adscrito a las juventudes hitlerianas en esos años!!! Quizás debería mirar más abajo este señor para encontrar las respuestas. Besos!

mayo 27, 2009 12:59 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ana, la creencia o no creencia corresponde a ese campo místico que por supuesto que existe y que hay que salvar de las polémicas filosóficas y dialécticas. Por eso traía las palabras de Sloterdijk (y tantos otros), que dice que el ateismo ilustrado ha entrado en un camino ridículo con esos debates.

En cuanto a la responsabilidad con el mundo, todos tenemos nuestra parte. Pero, sinceramente, creo que más quienes han definido los mecanismos de poder en Occidente desde Sócrates hasta nuestros días.

mayo 27, 2009 12:59 a. m.  
Blogger frikosal dijo...

Interesante entrada.

No se que es el ateísmo ilustrado ¿hay alguno que no lo sea?. Por mi parte, no hay dogmatismo en negar la existencia de Dios. Tan pronto como se me aparezca, después de haberme hecho examinar por un neurólogo, pienso convertirme a la religión que me indique. Lo dogmático es creer que existe sin tener ningún indicio (que no haya sido manipulado por ellos mismos).

mayo 27, 2009 5:15 a. m.  
Blogger malbicho dijo...

qué buena película la de costa-gravas

justo en estos días hay muestras en varias partes del mundo de la incongruencia de la iglesia: en miami un popular padre irrespeta el celibato, en irlanda sale a la luz el resultado de la investigación sobre los abusos de los internados católicos, y ratzinger declara que está comprobado que aumentan el riesgo de contraer sida

mayo 27, 2009 7:03 a. m.  
Blogger kamala dijo...

Sí, claro que vivir sin la zanahoria es muchísimo mejor, lo que quería decir es que la zanahoria es un mecanismo (poderosísimo) de control.

Y con respecto a lo de la relación de la figura de Jesús con la Iglesia tal y como está montada, creo recordar que en los Evangelios decía algo así como que antes pasará un camello por el ojo de una aguja que un rico entrará en el reino de los cielos.

O sea, que de los mandatarios eclesiásticos, a ver quién entra en el reino de marras, ¿no?

mayo 27, 2009 8:55 a. m.  
Blogger LLop dijo...

George Carlin, en uno de sus monólogos decía que los grupos pro-life no son otra cosa que grupos anti-woman. Un monologo fantástico, como todos los suyos.
Te dejo un extracto subtitulado del inglés ya que no lo encontré completo.

http://www.youtube.com/watch?v=GaMOecwClXk

Muy bueno el post sr. Lagarto.

mayo 27, 2009 9:54 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Ummm el mundo de la filosofía con respeto a la religión es uno. El de la ciencia es otro y yo me pierdo mucho menos en éste último, me centra más. Al ateismo siempre me condujeron los dos (y digo ateismo, conste en acta, la negación de la existencia de un ser o acto creador consciente de sí mismo y con finalidad. La religión vendría a ser su campo de batalla y de esa sí que aseguro no haber entendido nunca nada, mucho menos su necesidad, fuera del control del poder o el miedo existencial).

Más de mecánica que de metafísica, qué le voy a hacer!!

Y aún así, como ya comenté recientemente, me sirve de poco. El armazón de nuestra cultura se haya asentado en principios corruptos de pensamiento y actos, derivados de la religión judeo-cristiana. No hay quien lo evite. Y no sabes cómo me indigna ni cuanto me duele a veces... no poder desprenderme de su influjo y que condicione mi conocimiento y sobre todo mis emociones.

Y de verdad que no soy rencorosa pero no sé si podré perdonar el daño que la religión y sus acólitos han hecho y siguen haciendo al mundo de las ideas y al mundo real al aplicarlas.

Y así por los siglos de los siglos... sin amén.

Forever los presocráticos y el resto de la panda.

Besos peripatéticos!

mayo 27, 2009 10:22 a. m.  
Blogger Margot dijo...

En el primer párrafo de mi comentario no es respeto, es respecto... jeje. Puntillosa que es una (y algo neurótica).

Y ya. Sorry.

mayo 27, 2009 10:25 a. m.  
Blogger Casilda dijo...

Respecto a lo primero yo tengo envidia de los que tienen una fé ciega . Mis padres murieon de unas enfermedades terribles que llevaron con mucha dignidad por esa fé que tenian .
Por lo demas poco que decir , no tengo nada que ver con esa Iglesia que vive fuera del mundo real.
Un beso

mayo 27, 2009 10:40 a. m.  
Blogger Inma Luna dijo...

Lagarto querido. Miedo, puro miedo, esa es, a mi modo de ver la base que sustenta las religiones. Mi vida, por ejemplo, como la de muchas mujeres de mi generación (y ni te cuento si nos remontamos más atrás...) ha estado marcada durante muchos años por ese temor aunque yo ni siquiera fuese consciente.
Encontré hace unos días un cuaderno de "Religión" de cuando tenía 12 años. Joder, yo era una rebelde, escribía cosas que debieron escandalizar a las monjas pero, mira tú, qué bien me manejaron, con qué sutileza, que toda mi adolescencia y juventud fui una buena niña, hice todo lo que los demás esperaban de mí, me alejé de aquélla que era y hasta muuuuuchos años después no pegué los portazos que debía haber dado antes. Miro a mi madre. Ella también lo comprende ahora y siempre se queja de que es demasiado tarde. Cuánta carga se sigue soportando.
Gracias por las reflexiones.
Besos.

mayo 27, 2009 1:50 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Y eso sin olvidarnos de Lilith, que salió tarifando del Paraíso en cuanto que vio el panorama que se le presentaba.

La religión es el opio del pueblo, eso sí que es una verdad con mayúsculas.

Los curas sus camellos, y los vaticanos (o como se llamen según la religión) los cárteles.

mayo 27, 2009 2:58 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

Estupenda entrada.
Me he construido un dios a imagen y semejanza, y me funciona. Acudo a él en momentos puntuales, no le soy muy fiel, lo reconozco, pero él siempre está ahí y no me hace reproches. Me "ayuda". Hay que creer en algo, ¿por qué no?
Me parece muy interesante la reflexión de Nietzsche; tiene sentido: No se puede entender la vida si no se reconoce su muerte. La doble moral de la Iglesia es legendaria, forma parte del negocio. Hace mucho que deje de creer en ella, demasiada manipulación.
Un beso.

mayo 27, 2009 3:08 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Amén

mayo 27, 2009 5:16 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

La iglesia es hipocresía en estado puro y de siempre ha ido de la mano del poder, permitiendo que incluso ambos se confundieran.
No la culpo, la tentación es grande, pero creo que es un camino que se aleja mucho de lo que en realidad cuentan los evangelios.
En cuanto a la libertad sexual de la mujer, opino que es un buen medidor del nivel de atraso de una sociedad (su falta, se entiende).
Magnífico post, lagarto. Da gusto venir por aquí a calibrar el maquinillo este que llevamos sobre los hombros.

mayo 27, 2009 7:25 p. m.  
Blogger tu dijo...

es que el ser humano es fundamentalista de serie, ya sea en la religión, en la política, en el fútbol....

Esta mañana me dió por pensar que me moría y me dió un terror... vamos, hasta "eseé" con el coche... (que iba conduciendo ya sabes que uno conduciendo se pone a divagar... y se pasa), en cambio si pensara que iba a "ver" a mi padre y a mis tíos y tías y a tal y cual... pero luego pensara que cómo iba a "ver" a nadie si no tendría ojos... en fin.. qué te voy a contar :P

mayo 27, 2009 8:45 p. m.  
Blogger Divina nena dijo...

Como han comentado podíamos estar hablando horas y muchas letras del tema,pero quería decirte que me encanta el enfoque que le has dado, concreto, con argumentos, que es la única manera de rebatir estas tropelías. Y el final muy acertado, porque imaginando imaginando, llegaremos a ello algún día. Soy positiva ;-)
Besos

mayo 27, 2009 9:29 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Woody Allen dice en una de sus películas: "Yo no formaría parte de un club que aceptara tipos como yo" :)

Parafraseándolo un poco: "yo nunca creería en un dios que fuera igual a los seres humanos".

La crítica al cristianismo que hace Nietzsche es por demás acertada. A muchos les ofende la manera frontal y certera en que emite sus juicios en contra de este "rebaño" -como él los llama-, pues estamos acostumbrados a huir o rechazar cualquier forma de 'espejo' que nos enfrente con nuestra verdad... Y el cristiano es experto, por antonomasia, en no ver en sí mismo el 'pecado'... La sombra (de la que hablaba Jung) es su prerrogativa...

La nefasta Iglesia Católica ha sido, sin duda, instrumento y motor de formas de dominación política, económica e ideológica... Y todo lo que usted expresa acerca de la mojigatería de sus posturas frente a temas 'controversiales' es, ciertamente, muy lúcido.

Pero vamos, mi querido Lagarto... Que la religión no es lo mismo que la espiritualidad y no toda forma de espiritualidad es un 'opio para el pueblo'...

¿Se le hace muy difícil creer que exista la fe por convicción y no por miedo??? ¿O que la conciencia de la totalidad de la vida origine principios y tradiciones que muchos aseguran provienen solo del vacío existencial y el enfrentamiento con el absurdo cotidiano???

No no... ;)

Como le digo, estoy de acuerdo con Nietzsche y en parte con usted... Y si bien ningún dogma puede ser legitimado por el miedo que se instrumentaliza; tampoco una espiritualidad auténtica puede ser desacreditada simplemente por desconocimiento o falta de experimentación ;)

Vamos... Hay muchas formas de conocer, de saber, de sentir... Y no todas ellas son reacciones viscerales. Algunas provienen de la luz de la conciencia. De tradiciones milenarias. De sabidurías ancestrales..

Ahora... que los seres humanos, haciendo gala de su 'r a c i o c i n i o', las tergiversen, las desvirtúen, las instrumentalicen o las mal entiendan....

eso ya es otra cosa!!! ;)

¿No le parece???

un abrazo ;)

mayo 27, 2009 10:02 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

¿no se puede estar contra el aborto y a favor de la investigación con células madre al mismo tiempo? yo creo que sí.

A veces, los no religiosos también generalizamos, metiendo muchos grupos distintos en el mismo bote.

mayo 27, 2009 11:47 p. m.  
Anonymous diciembre dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo en que uno de los grandes problemas de las religiones monoteístas es el antropomorfismo. Desde mi punto de vista, Dios no tendría características ‘humanas’ pues ello implicaría que también poseería cualidades ‘humanas’, con sus consiguientes limitaciones. Mi concepto de Dios es más bien cosmológico ya que entiendo y asumo a Dios como causa generadora o fuente iniciadora de todas las cosas.
Tal y como yo lo entiendo, Dios es algo infinitamente más relevante que nuestra ‘insignificante’ y complicada existencia. A fin de cuentas nuestro planeta es tan solo un ‘grano de arena’, en la inmensidad del universo. En mi opinión, Dios creó a todos los seres vivos con la facultad de libre albedrío, con las limitaciones que cada especie tiene por su propio nivel de desarrollo e instinto.
Cierto es, como dices, que la religión sirve para la superación de la angustia vital inherente a la condición humana (aunque muchos no lo sintamos de un modo tan limitado). Y también es cierto que las religiones las han creado los hombres y a lo largo de la historia se han servido de ellas para obtener poder político, social y económico. Pero también es cierto que para muchas personas ha sido una guía espiritual en su vida. Y entiendo que también han realizado una labor de mecenazgo hacia el arte en general y en ocasiones también hacia la ciencia. En cuanto al hecho de que la religión se haya utilizado para la ‘legitimación de los mecanismos de poder y de opresión del individuo’, acusar del mal uso que de ella han realizado determinados individuos, es tanto como decir que el sexo es malo porque en ocasiones hay degenerados que violan.
En cuanto a tu crítica hacia la Iglesia Católica como institución, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Lo de estos señores es en toda regla, un atentado contra la inteligencia y el sentido común. El problema de esta institución es que se muestra totalmente refractaria a cualquier tipo de cambio o crítica, llegando en numerosas ocasiones a negar una y otra vez, lo evidente. Lo cual resulta demoledor para la credibilidad de cualquier institución. Y si a ello unimos la cantidad de despropósitos y escándalos de todo tipo que llevan acumulando durante años, no es de extrañar el rechazo cada vez más numeroso, no sólo de ateos, sino también de los creyentes que en absoluto nos reconocemos en esta Iglesia totalmente incoherente con la palabra de Jesucristo.
De cualquier modo, es de justicia decirlo y me consta, que existen numerosos sacerdotes que no están de acuerdo con la jerarquía eclesiástica, su opulencia y dogmatismo. Son personas que realizan su labor de un modo humilde y callado. Personas que se muestran cercanas hacia la realidad existente en el lugar donde ejercen su sacerdocio, sea en cualquier pueblo o ciudad de Europa y América, o de la tan vapuleada, África.

Besos

mayo 28, 2009 12:03 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Es que no tengo nada que añadir, esta perfecto tal cual, así que solo asiento con la cabeza y me voy un poco más tranquila al saber que no soy la única que piensa asi :)

mayo 28, 2009 10:44 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Desde luego, a la Iglesia le jode enormemente que la Ciencia entre en el determinismo de la vida por llamarlo de una forma general, es como si el único que pudiera decidir cuano nace alguién, se reprocude y muere es la santa providencia, y si los humanos retocamos eso se jode todo...más aún si de ello obtenemos placeres como el sexual a todas luces pecaminoso sino es prara procrear.

Evidentemente mi religión es la Marxista, es decir la santisima trinidad Groucho, Harpo y Chico, y la virgen Marylin...aunque tendo otras como Veronica Lake

bueno no, nos enfademos, se que otros tienen la Iglesia de Maradona o de Bruce ;)



Saludos desde el infierno

mayo 28, 2009 11:59 a. m.  
Blogger J.Himilce dijo...

Pues sí, es lo q yo pienso... la religión nace de la necesidad del hombre de encontrar posibles respuestas a aquello q no ha podido explicar por sí mismo, porque simplemente no tiene capacidad para hacerlo o porque no encuentra ningún modelo, sea cual sea, q se las de.
Las religiones, todas ellas, son un signo de la propia debilidad del hombre; y lo realmente despreciable es la utilización de esa debilidad, de esa, como dices, angustia vital inherente al ser humano, en beneficio propio.

Un saludo.

mayo 28, 2009 3:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Frikosal. El ateismo puede ser ilustrado o no ilustrado. Lo que no puede ser ilustrada, por definición, es la teología. Algo así quería decir con el farragoso primer párrafo de este texto. Nadie puede tener la certeza de ninguna negación, porque nuestro conocimiento es limitado, es una cuestión de lógica. Pero decir que sí existe Dios y, no sólo eso, sino decir también “cómo es”, y “lo que quiere y hace”, y en función de eso condenar a los seres humanos diferentes, y pretender que se legisle antidemocráticamente en función de lo que ellos piensan, me parece algo más que dogmático. Yo lo llamo fundamentalista, por ser generoso.



Malbicho, Costa-Gavras es un gran director, y siempre sabe cómo meter el dedo en la yaga. La película Amén habla de cómo hizo política la Iglesia Católica con el nazismo, y de las consecuencias que tuvo para un joven sacerdote el no poder entenderlo. Hablamos de una Institución que, hace poco tiempo, firmó acuerdos con Mussolini, negoció protección con Hitler y gobernó con Franco. Así que no debería extrañarnos su falta de moral ante la pederastia de los suyos.

mayo 28, 2009 7:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, sí, te había comprendido perfectamente. Quizás no me he explicado bien. Estoy de acuerdo en que la zanahoria es un gran mecanismo de control social e individual. Sólo quería decir que podemos imaginar un mundo sin esas zanahorias. Que el Hombre puede liberarse con su conciencia.

Los mandatarios eclesiásticos entrarán en su reino de los Cielos. Una teología tan cínica como cargada de doble moral les avala. Y se puede ser rico (Opus Dei, previo acuerdo de influencia en el poder), y se puede divorciar (nulidades matrimoniales, previo pago), y se puede abortar (en Londres, con posterior confesión con el Obispo, no cualquier cura). La Iglesia Católica ha encontrado un pero para cada palabra de Jesús, por eso se diferencia del protestantismo en la única interpretación posible de las Escrituras es la que el Papa dictamine. Parece que en el catolicismo no sólo se elimina la vida, sino también cualquier atisbo de pensamiento libre.

mayo 28, 2009 7:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Llop, efectivamente. Los tres monoteísmos mayoritarios (Islam, cristianismo, judaísmo) parten de la base de que una mujer es una cosa que pone Dios al servicio de un hombre. Hablar de libertad y de dignidad en una mujer es algo que rompe todos los esquemas tradicionales.

El vídeo es buenísimo :) ciertamente, es difícil enlazar el mensaje de la redención del amor del que habla Jesucristo con todo lo que nos han traído sus sucesores después.

Salud!

mayo 28, 2009 7:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Margot, la ciencia tiene sus reglas: si tú dices que en las hojas de una planta de tu casa vive una colonia de hombrecillos verdes que juegan al mus, la ciencia te dirá que “eso no es científico”, no que “no existan”. Y la filosofía actúa de manera similar. Quiero decir que no se pueden establecer premisas universales negativas cuando se desconoce “toda” la universalidad.

Pero el problema no es la posibilidad “técnica” de que exista algo que no pueda explicar la ciencia, sino lo que sí podemos explicar. Y podemos explicar que la idea cristiana de Dios es un invento que la ciencia y la filosofía han ido mermando en todos sus atributos con el paso del tiempo (la creación del mundo, el hombre como centro del Universo, la resurrección de la carne, la infalibilidad del Papa, el hecho de que tanto el tiempo como el espacio son propiedad específica del Universo y sus leyes físicas, etc, etc), por lo que sí podemos afirmar científicamente que la Iglesia representa “algo” que no existe.

Besos presocráticos!

mayo 28, 2009 7:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Casilda, te comprendo perfectamente. Los que tienen esa fe tienen una seguridad que no tenemos los demás. Y no sólo eso. Además, el hecho de disponer de unos Mandamientos y una confesión hace que incluso puedas vivir sin necesidad de conciencia. Unamuno lo contaba muy bien. Besos!


Inma, tienes razón. El miedo es el alimento básico de la religión, aquello que les legitima para la opresión del individuo. Por eso cuando sus jerifaltes sienten que no hay suficiente miedo en la sociedad, tienen que crearlo. Gracias a ti por tus reflexiones desde que tenías doce años ;) Besos!

mayo 28, 2009 7:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, el mito de Lilith es muy interesante: eso de considerar como lo demoníaco al “club de las primeras esposas” algunos lo corroboraríamos :P La religión es el opio del pueblo, sin duda. Por cierto, siempre se atribuye esta frase a Marx, pero éste la retoma ya de autores anteriores (incluido Kant, he leído). Y el opio era una sustancia legal en el s XIX, así que nadie puede ofenderse por esos papeles de camellos, digo yo.


Raquel, no dudo que te sientas ayudada. Nadie niega el papel de “bálsamo” que tiene la religión en las personas. Más bien todo o contrario. De hecho, como decía Los Pasos, durante el siglo XIX se le atribuyó el papel de “opio”, y todos necesitamos descansar. Besos!

mayo 28, 2009 7:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Rbc, siempre me ha gustado más despedirme con el republicano “Salud!” ;)


Food& Drugs, es más aún: la estructura de poder que conocemos hoy en día es la que se define con la cristianización del Imperio Romano y con la organización territorial de los obispados en la Edad Media. Sólo las revoluciones democráticas e ilustradas desde el sXIX han minado su poder político. Por eso siempre han luchado contra la democracia y contra la liberación de la mujer (y de los hombres, en general)

mayo 28, 2009 7:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tú, el hombre tiene sus pasiones, sí. ten cuidado con esas eses, mujer. Pon la radio y no pienses tanto mientras conduces ;)


Divina, el “imagine” de Lennon se ha convertido en un himno universal. Es la única respuesta. Gracias por tus palabras. Besos!

mayo 28, 2009 7:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isis, Nietzsche es uno de los cerebros más privilegiados y sensibles de la historia de la humanidad. Pero la Iglesia le odia, y nos recuerda continuamente que murió loco, como si esto explicara el error de todo su pensamiento anterior a la enfermedad. Le odian profundamente porque saben que tiene razón: Dios ha muerto.

No he hablado de la espiritualidad en este post, Isis. He hablado de monoteísmos. De su sentido y de su repercusión social. Y tú eres una gran panteísta, que ya nos conocemos :)

Tampoco niego la existencia de fe en algunos individuos, como supongo que nadie niega la ausencia de ella en otros. No soy un cientificista agresivo (de alguna manera, también pienso que la ciencia está sustituyendo el espacio que dejó Dios cuando murió en el sXIX), soy, más bien, un humanista y mis inquietudes son intelectuales, sociales y afectivas.

Abrazos!

mayo 28, 2009 7:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Zorro, cada uno pensará como quiera pensar. Y cada uno podrá abortar o no abortar, investigar o no investigar, de acuerdo a sus convicciones. Lo que pienso que es fascista es imponérselas a los demás, por encima de las leyes democráticas, de la libertad y la dignidad de los individuos, y de los avances de la medicina.

Respecto a las personas religiosas que se manifiestan a favor de encarcelar a las mujeres y los médicos que interrumpen procesos de embarazo, creo que deberían saber que la condena de estas prácticas por parte de la Iglesia es algo muy nuevo, de 1869.

Salud!

mayo 28, 2009 7:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Desde luego, Diciembre. Un Dios omnipotente y atemporal que se preocupa de si follamos con condón o comemos carne los viernes, y que nos pide confesión con un cura de pueblo, es la cosa más ridícula del mundo. Y pensar que nos elige a nosotros (una especie evolucionada más en ese “grano de arena” en el Universo, como bien dices) para su macabro juego del Valle de Lágrimas es puro antropocentrismo y, por tanto, sólo puede haber emanado de la cultura de los propios hombres.

Como le decía a Isis, no tiene este post nada contra la espiritualidad y el panteísmo. Sólo contra el monoteísmo y sus consecuencias sociales. Dentro de la Iglesia hay personas. Y, por tanto, habrá buenas y malas personas. Hasta dentro del nazismo o el estalinismo también podría haber buenas personas, no podemos generalizar la maldad, claro que no. Pero, a mi modo de ver, el concepto religioso en sí incide en esos dos aspectos (opio para la angustia a cambio de poder), de manera que aunque no exista una responsabilidad individual, sí la hay como colectivo porque se define como una jerarquía cuya cúpula (el Papa) dispone de infalibilidad. Así, por ejemplo, los jesuitas que fueron a América en el sXVII y trataron de convencer al Papa de que los indios eran seres humanos (la Iglesia pensaba que no, y de manera, repito infalible) y por tanto los católicos no podían esclavizarlos, sólo tenían dos posibilidades: dejar de ser jesuitas o ser culpables. Supongo que muchos misioneros en África se encuentran hoy en día en las mismas cuando el Papa habla de condones.

Besos!

mayo 28, 2009 7:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, you may say I’m a dreamer, but I’m not the only one. Me alegro de verte en el barco ;)


Bueno, Atikus, la Iglesia ha cambiado de manera de ver el aborto en 1869. Hasta entonces, eran perfectamente cristianos y acordes con su aparatosa teología las interrupciones de embarazos hasta de 80 días. ¿Cómo es posible que estas hordas fundamentalistas hayan desarrollado tanto odio y agresividad social con este tema en tan pocas generaciones, si su teología emana de un mensaje divino de hace dos mil años? Efectivamente, lo que les jode y no pueden soportar es la libertad sexual y la dignidad de la mujer así como los avances de la medicina que vienen creciendo desde entonces. Respecto a mi religión, en mi perfil de Factbook he definido mi religión como “dylanista”, que me parece más espiritual ;) Salud!

mayo 28, 2009 7:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

J.Himilce, supongo que la pregunta acerca del sentido de la vida y la muerte fue una de las primeras desde que el mono bajó del árbol y no tuvo más remedio que desarrollar un cerebro y una capacidad de comunicación para sobrevivir. Así, supongo, aparecería el primer chamán de la historia. Pero después la ciencia y la filosofía han sido mucho más precisas para explicar estas cosas, sin duda. Por eso las hogueras de la inquisición se llenaron de científicos, poetas y filósofos.

Gracias por pasarte por aquí. Un saludo!

mayo 28, 2009 7:40 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Bueno, doctor Lagarto, lo decía hace poco en mi blog pero creo que viene al caso repetirlo aquí: por más que la religión sirva para superar la angustia vital inherente a la condición humana, no hay que olvidar que hubo un tiempo en que no existía nada que pudiera llamarse propiamente religión, ni mucho menos una promesa de felicidad ultraterrena que diera sentido a los sufrimientos y miserias de esta vida. Un tiempo en que los hombres aceptaban y afrontaban cara a cara la muerte que les aguardaba en ausencia de toda suerte de subterfugios destinados a negarla. Ese tiempo era el de la Grecia antigua, un tiempo sin vida eterna, anclado decididamente en la finitud, visionario y lúcido con respecto al hecho de que sólo el corte abrupto de la muerte dota de su ser a la vida. De manera que, fueran cuales fueran las angustias de los griegos, las soportaban y las integraban en su existencia sin necesidad de aliviarlas por medio de creencias religiosas. A cambio, sus dioses no estaban en ningún más allá, sino en el más acá de todas las cosas. En toda cosa se ocultaba la presencia terrible, misteriosa de un dios. Los dioses estaban por todas partes y aún no habían huido a la lejanía de lo trascendente.

Cabría preguntarse entonces si esa angustia vital cuya superación viene de la mano del nacimiento de la religión tal y como la entendemos hoy día, no es más que una angustia histórica, es decir, enraizada en cierta experiencia vital concreta que tuvo lugar en un momento determinado de nuestra historia, y cuya interpretación y manejo se ha impuesto desde entonces como si de algo esencial y ahistórico en el hombre se tratara. Porque me parece obvio que las dos funciones del fenómeno religioso a las que alude se encuentran intrínsecamente ligadas, es decir, que la promesa de la eternidad aparece en indisoluble ligazón con el ideal de vida y las normas reguladoras de ese ideal que habrá de permitirla. No hay promesa sin el seguimiento de las reglas. No hay eternidad sin el cumplimiento de las normas. Algo que tal vez no estaba tan claro en el mensaje de Amor de Jesús, pero que, supongo, llegaría con el surgimiento de una Iglesia, que arbitrariamente, o en armonía con ciertas tradiciones o costumbres, fijaría cuáles eran esas normas. Porque tal vez el problema no sea tanto el de la existencia de unas normas de vida, cuanto la determinación de cuáles y cuáles no tienen que ser esas precisas normas. Si amar al prójimo está bien, ¿por qué no podría estarlo igualmente follar con él?

Cuando observamos cuáles son esas normas, creo que hay que darle la razón a Nietzsche y a su tesis de que todos los valores de la cultura occidental, y por ende los de nuestra cristiana tradición religiosa, son valores negadores de la vida, tendentes a su aniquilación: negación del placer, del goce, del disfrute de los sentidos, obediencia, servidumbre, ascetismo, compasión… Negar la vida y oprimir al individuo es todo uno. Dado que la opresión pasa por adoctrinar al individuo para que interiorice y ejerza desde sí mismo la negación de sus impulsos vitales en aras de una presunta vida eterna que sólo ganará justamente por medio de esa negación. Es en esa labor de adoctrinamiento donde ha jugado su papel la Iglesia. Una labor que no se resigna a perder, puesto que es la que legitima su existencia, en el momento en que, por fortuna, la moral social empieza a sufrir grandes transformaciones y se aleja de sus dictados.

Vaya, continúo más abajo que blogger me censura de nuevo.

mayo 28, 2009 8:42 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

En cuanto a los grupos proVida, poco puedo añadir a lo que se ha dicho ya en los demás comentarios y sólo puedo asentir vivamente a lo que usted mismo señala. Que en ellos impera el fundamentalismo más radical en la medida en que no escatiman esfuerzos por extender e imponer sus doctrinas, más allá de sus fieles, al conjunto de la sociedad. En la medida en que, como buenos fundamentalistas, consideran que su Verdad es la única verdad y ésta debe propagada por el bien de todos. Porque el placer del sexo, como tantos otros placeres, siempre deberá ser negado y cualquier contravención de la negación castigada mediante la obligación de asumir las consecuencias biológicas de su práctica. La Naturaleza manda en cuanto instrumento de un Dios vanidoso que se entretiene fabricando seres a su imagen y semejanza. ¿Quiénes somos nosotros, miserables criaturas que todo lo debemos a nuestro Creador, para ir en contra de la Naturaleza allí donde el dedo divino se ha valido de ella para engendrar una nueva alma? Nosotros sólo vemos el óvulo fecundado. Ellos, el designio de Dios, cuya desobediencia será pagada con las llamas eternas del infierno.

Puesto que ya sabemos que la obediencia es un valor opuesto a la libertad, diría que a ellos no sólo les jode la libertad sexual de la mujer, sino la libertad de todo bicho viviente en tanto trata de decidir por sí mismo sin contar con unos designios divinos en los que no cree.

¡Un beso, doctor Lagarto!

mayo 28, 2009 8:43 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Oportuna aclaración ;)

¿Cuando Dios murió? Sería interesantísimo ahondar en los significados de estas sabias palabras de aquel loco ;)

"El dios de los cristianos ha muerto". El dios que Jesucristo nos animaba a buscar en el propio interior murió.. De hecho... Los cristianos lo asesinaron ;)

... Y lo reemplazaron por un antropomorfismo.. cuya función más importante ha sido impedirnos llegar al otro.. al Dios 'verdadero', que Jesús quería que reconozcamos en el espejo. ¿A imagen y semejanza? ¡Claro que sí!!! PERO NO EN EL CUERPO.. Esa loca idea ya es ingrata herencia católica ;)

abrazos para usted, de su amiga que lo ve 'todo en todas partes' jeje..

mayo 29, 2009 2:18 a. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Me olvidaba:

Me ha gustado mucho leer su respuesta a mi comentario y constatar -gratamente ;)- que usted diferencia entre espiritualidad y religión...

Gracias! ;)

Y permítame a mí también una aclaración: no digo que yo lo veo "todo en todas partes" por atribuirme una capacidad superior jeje... solo me refería al calificativo que usted tan gentilmente me ha otorgado ;)

besos!!

mayo 29, 2009 2:21 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Ummm me expliqué mal... no quise decir que la filosofía o la ciencia conduzcan inevitablemente al ateismo. Por supuesto, doctor Lagarto, no es así... tienes toda la razón. De hecho en Física hay una extraña rama de "trascendentes", bastante frikis por cierto, aunque su explicación de dios poco tenga que ver con la religión o con el dios que nos ha vendido ésta...

El ateismo le pongo yo solita, siempre me gustó ir de por libre... jeje. Y ni siquiera es fundamentalista, palabrita!

Besos repes!

mayo 29, 2009 4:28 p. m.  
Blogger melina dijo...

Estoy enteramente de acuerdo con vos amigo Lagarto.
La doctrina que impone la iglesia genera una sociedad que educa niños totalmente ausentes de placeres, dentro de un sistema de vida inaceptable por los conocimientos pedagógicos actuales. Ese adoctrinamiento está inmediatamente relacionado con la propaganda, la cual intenta conseguir que este tipo de sociedades sean aceptadas (que por cierto duran siglos), y de qué manera? embruteciendo el intelecto humano o distrayéndolo con fascinaciones, rituales y cosas así. Todo por el control. Todo por el poder.

Un abrazo fuerte!

mayo 29, 2009 5:08 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

ES que ya se sabe que de las mujeres no se puede esperar nada bueno. ¡Al paredón con ellas!
Besos felinos.

mayo 29, 2009 9:11 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Bueno,lo de antes es broma, claro.
Yo no soy atea. TEngo cierta inclinación al budismo, aunque tampoco me considero budista. Para mí dios es una energía, la Gran Energía Primigenia que hizo en un determinado momento que todo se pusiera en marcha, y que hace que todo evolucione y cambie, para bien o para mal. No le importa a esta Energía si nos portamos bien o mal, si las cosas nos van bien o mal, lo único que le importa es esa vieja máxima de Física: la energía no se crea ni se destruye, sólo se trasforma. Nosotros somos una parte de esa energía, por tanto, nosotros también somos Dios.
Besos selvático.

mayo 29, 2009 9:27 p. m.  
Blogger El Castor dijo...

Sí señor, un texto tan razonable como los comentarios a que ha dado lugar.

Pero explica un poco más eso de que Ratzinger no debe estar muy alejado de tus posturas. Ciertamente es muy culto pero eso no garantiza nada.

Saludos.

mayo 29, 2009 11:02 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

estoy viendo ahora mismo "Stigmata". No había visto esta película. Se la puedes recomendar también a los fundamentalistas ...

mayo 30, 2009 12:46 a. m.  
Blogger MBI dijo...

XXXXXXXXXXXX
!!!!!!!!!!!
No tengo un día ........
tolerante.

mayo 30, 2009 8:25 p. m.  
Blogger MBI dijo...

Imagina que quisiera unirme y el tiempo hubiese pasado..........
It´s too late..........not.
Imagina .........
toda tu vida otra vida

mayo 30, 2009 8:29 p. m.  
Blogger Rafa dijo...

Es el texto más claro, directo y sencillamente razonable que he leído en relación a este tema. Estoy harto de oír como se le hacen concesiones a la religión. Como se les otorga un beneficio de la duda a los que niegan el pan y la sal a los que piensan por si mismos. Puede que el papa actual crea, en realidad en la razón más que en la aberración de esta, pero esto solo le retrata como un ser miserable. No quiero extenderme, tu texto dice todo lo que yo quiero decir de este tema. Gracias y mi enhorabuena

mayo 31, 2009 1:14 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Llego tardísimo y ya está todo dicho y mucho mejor de lo que yo lo diría. Así que me quedo y subscribo el comentario de mi amiguita Merce...
Naces aquí y directamente te hacen católica. Te enseñan en esa religión y ese dios... La vida, por lo menos a mí, te va dando señales de que aquello, como mínimo hay que dudarlo y poco a poco vas posicionándote más lejos del catecismo... También pasa al revés, eh??? Gente que de joven se decía ateo y lo practicaba y ahora se va acercando a dios (que no a la religión ni a la iglesia)...
Yo creo que la religión es cuestión geográfica más bien: naces aquí y eres católico, pero si naces a miles de kms. al este, eres budista....
Yo voy cambiando mi sitio en este tema...

Un beso, Nosu

mayo 31, 2009 10:32 a. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Para llorar y reir al mismo tiempo.
Mientras unos se dan el gran festín otros pasan hambre, y los de más allá miran hacia otro lado.

Como cantaba Marisol "la vida es una tómbola, tom, tom tómbola.

Saludos.

junio 01, 2009 8:24 a. m.  
Blogger gemmayla dijo...

Me ha parecido escandalosa, vergonzante, humillante...la campaña contra el aborto que ha lanzado la Conferencia Episcopal Española comparando al embrión humano con una especie en extinción como es la del Lince Ibérico. Me ha parecido denigrante como la propia vocinglera y farfullante cadena COPE.

Como cristiana, católica, creyente de ideología política cercana al socialismo, como mujer, repudio muchísimas cosas que no me gustan del Alto Clero. Entre ellas esa deplorable campaña. Entre ellas la pederastia encubierta de algunos de sus "ilustres" miembros. No es que la deplore, es que me repugna al borde de la desesperación.
Cuántos niños y cuántas niñas, que han padecido, desde el vientre de sus madres, una infancia de abandono y malos tratos habrían clamado desde claustro materno el Derecho a No Nacer en circunstancias tan inhumanadas y degradantes. De nada sirve pregonar que qué agradecidas y agradecidos estaríamos a la madre de Hitler, por ejemplo, de que hubiese abortado en su día el embrión del que llegaría ser un ser abominable.

Creo que en el seno de la Iglesia hay muchísmas personas que piensan como yo. Sí al uso del preservativo. Sí a una ley del Aborto sensata. Y que se vayan al infierno los pederastas y a ser posible que sus madres los aborten antes de nacer.

junio 01, 2009 11:10 a. m.  
Blogger Inma Luna dijo...

Se me olvidó recomendaros con respecto al tema la canción Dios, de Pedro Guerra y también os dejo este poema de Javier Das, con el mismo título:
DIOS
Si hoy,
1 de junio de 2009
me presentan a Dios,
cosa
bastante improbable,
y me dice
que es el culpable de la muerte de mi padre,
que decidió
“llamarle a su lado”,
y por no hacerlo
de muerte espontánea
le produjo un cáncer
durante seis meses.
Si hoy
Dios,
en persona,
me dice todo eso,
que se prepare,
le voy a sentar,
de una hostia,
a la izquierda de su hijo.
(Javier Das, Sin frío en las manos)

junio 01, 2009 2:27 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ah, doctora Antígona, aquellos de los griegos eran grandes tiempos en los que la humanidad progresó a un ritmo y en un sentido que ya nunca consiguió alcanzar. Es cierto que ya existían dioses terribles que negaban la muerte y la vida antes de Grecia, como es el caso de Egipto. Aunque con variaciones tremendas respecto al cristianismo romano, eso sí, y que no tienen influencia en la creación de las sociedades modernas.

No soy un experto en historia de las religiones, pero tengo entendido que el mensaje de Amor de Jesús (ciertamente revolucionario en su tiempo) se fundió rápidamente con toda la tradición tanto cultural como legislativa de las costumbres romanas y paganas de Europa, lo que permitió a la Iglesia quedarse como heredera de todo el imperio romano. El mensaje de Amor cristiano (tan rousseniano) quedaría así como una especie de ética primitiva de tintes hobbesianos basado en un “no mates a tu vecino sin mi consentimiento y así él no te matará a ti sin mi consentimiento. Sólo tenéis que hacerme caso los dos y todo irá bien”. Es decir, el amor que promueve la Iglesia no tiene nada que ver con el Amor, sino con el respeto a unas normas éticas determinadas cuyo premio está “fuera de esta vida”. Así que de follar, nada de nada.

El fundamentalismo de las hordas proVida es muy similar en su base psicológica al de los fundamentalistas islámicos. Gracias a Dios, aún no han decidido inmolarse en el nombre de su Dios, pero quién sabe si llegarán algún día a eso: al fin y al cabo, al igual que los islamistas, estos católicos no dudan de que Dios está con ellos y que odia a los infieles y que se expresa por sus actos. El salto a matar a un médico abortista como modo de “salvar” millones de vidas de niños posibles no lo veo tan éticamente alejado de estos grupos, hoy por hoy (http://www.elmundo.es/elmundo/2009/05/31/internacional/1243807194.html )

Un beso, doctora Antígona!

junio 01, 2009 5:43 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isis, Nietzsche se expresa estupendamente. Creo que es un de los filósofos que mejor y más claro han escrito. Su frase “Dios ha muerto” aparece en su obra La gaya ciencia y sirve como revelación del fin de una manera de pensar basada en la ceguera del ser y la apertura de una nueva posibilidad de relacionarnos con lo que es, al asumir nuestra propia muerte. Así, la muerte de Dios representa la caída de los valores tradicionales (cristianos) de occidente que impiden una cultura de vida y una moral de señores que se imponga sobre la moral de esclavos: es el propio hombre el que debe tomar el trono de Dios.

El antropomorfismo que los monoteísmos han dado a sus dioses ha servido para trasladar valores de uno al Otro. Así, los monoteístas pueden entender a un Dios “colérico”, o “piadoso”, sin que a su vez pierda su condición de “atemporalidad” o “ubicuidad”. Es la cosa más absurda, reduccionista e infantilmente antropocéntrica que se pueda imaginar. Y es este antropocentrismo lo que explica eso de que el hombre creó a Dios, y no al revés.

Claro que diferencio una cosa de la otra. La mística, la espiritualidad o el panteísmo no tienen nada que ver con lo que denuncio, que es la razón cínica y la anti-ilustración del poder social de la Iglesia.

Besos Isis!

junio 01, 2009 5:43 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, a mí también me parece extraño que existan estos grupos. Pero desde que me enteré que mi amado Dylan se pasaba al catolicismo, ya no digo nada de nada :) Besos ateos y libertarios!



Claro, Melina. El fin de la Iglesia es alejar a los niños del placer (“el sexo es sucio”) y sumirles en el control (“Dios te ve cuando te tocas la pilila”) y el miedo (“irás al Infierno si no me cuentas cómo te tocas la pilila en mi confesionario privado”), lo que garantizará sus rezos y su sumisión en vida a la Institución. Abrazos!

junio 01, 2009 5:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Pantera, es cierto que la Iglesia es una institución radicalmente machista por “mandato divino”.

Te digo como a Isis: este post no tiene nada contra el misticismo ni contra el panteísmo, que me parece mucho más humano, cercano, realista y ético que el monoteísmo. Me considero una persona que vive en ateismo, pero sin teorías ni debates acerca de la existencia o no de un “algo”. Nunca podremos demostrar la no existencia de algo por cuestiones elementales. Lo que sí podemos es plantearnos si nos afecta o no y en qué medida es o no necesario.

Besos saurios!

junio 01, 2009 5:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Castor, pienso que Joseph Ratzinger es una persona muy culta, que ha leído mucha filosofía, y con una carrera política fría y ambiciosa que le ha hecho pasar por puestos bastante “poco espirituales” en su carrera hasta la cumbre de la institución. Creo que su actividad política diaria no se basa, precisamente, en analizar el sexo de los ángeles, o en extasiarse en la oración contemplativa, o en sufrir por el hambre en el mundo.

Hablamos de un político con poder. De uno de los políticos más fríos de una de las instituciones más cínicas y milenarias. No me cabe la menor duda de que Joseph Ratzinger ha leído a Nietzche, a Heidegger, a Derridá, a Sartre, a Sloterdijk… y no me cabe la menor duda de que sabe que su papel está en el “¿qué función cumplo?” en lugar de en el “¿qué puedo saber”? y de que sabe que su Reino es el de la No Vida y que defiende con armas políticas frías cínicas y mundanas su parcela de poder mundial. Lo cual no quiere decir que él no crea en la “bondad” del fin: el reino de Dios. En esto ya no coincidimos.

Saludos!

junio 01, 2009 5:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Zorro, no he visto esa película. Tomo nota y la veré cuando pueda. Espero no cabrearme tanto como cuando vi Amen, de Costa-Gavras ;)


MBI, a mí también me cuesta encontrar tolerancia cuando leo que la Iglesia española equipara la violación al sexo fuera del matrimonio. Creo que siempre estamos a tiempo de seguir a Lennon. Esa canción durará siempre.

junio 01, 2009 5:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Rafa, la relación de España con la Iglesia Católica se basa en el Concordato de 1953, firmado en plena unión de la iglesia con el fascismo victorioso del General Franco. Esta relación en función de un Concordato que les otorga hasta financiación pública no tiene parangón en ninguna democracia del mundo, incluida la italiana. En España, no sólo se les otorga el beneficio de la duda, sino las mejores condiciones para hacer proselitismo en el mundo civilizado. Me parece una vergüenza intolerable y no entiendo como un gobierno que se llama a sí mismo socialista no ha movido un solo dedo para minar algo el poder de esta institución. Gracias a ti. Saludos!



Dalila, pero siempre estamos a tiempo de cambiarlo. Los factores culturales a futuro de una sociedad están sujetos a las decisiones políticas de cada momento. Quiero decir, que si ahora Francia es tan laica es porque en momento determinado de su historia pasaron cosas determinadas por decisión política de personajes históricos determinados. Bueno, no hace falta ser tan expeditivo como los revolucionarios franceses en aquellos años, pero algo hay que hacer en España para empezar a cambiar situaciones intolerables ¿qué tal si empezamos por no tener que financiar los no creyentes su proselitismo en las escuelas públicas a las que llevamos a nuestros hijos? Creo que esto –la salida de la Iglesia de la educación pública, con libertad de cátedra y a costa de los impuestos de todos los españoles- es algo que no puede esperar un minuto más en España. Así que sí, es cuestión de geografía, sí. Pero también de falta de valentía política. Besos, Dalila!

junio 01, 2009 5:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Makiavelo, la Iglesia Católica no ha pasado hambre en España, precisamente. Y menos desde que su coalición con el fascismo ganó aquí una guerra contra la democracia republicana. Salud!


Gemmayla, no voy a poner en duda tus convicciones, pero, que yo sepa, el catolicismo se diferencia de las ramas cristianas protestantes en la sumisión y obediencia total al Papa, a quien se considera infalible en sus declaraciones. ¿No te sientes, entonces, un poco más protestante que católica en tu manera de pensar, a pesar de tu tradición cultural desde niña? Besos!

junio 01, 2009 5:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Inma, desde luego, la presencia del Dolor en el Mundo es enorme y está al alcance de todos nosotros. Dice la tradición cristiana que es obra del Demonio, y que Dios nos pone a prueba ante esas cosas, y que lo hizo con su propio hijo y bla, bla, bla… No me parece una respuesta muy sensata para definir a un ser “todopoderoso” y “todo bondadoso” y a “nuestra imagen”, pero bueno…. Lo que ya no puedo tolerar bajo ninguna circunstancia y de ninguna manera es que sean sus propios representantes en la Tierra quienes quieran impedir la transmisión del sida en África o digan que la violación es equiparable al sexo desligado del matrimonio. Eso sí que es el Mal.

junio 01, 2009 5:45 p. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Nos. no creo, como muchísimos católicos, en la sumisión y obediencia total al Papa. Tampoco me siento protestante. Simpatizo con algunos postulantes de la Teología de la Liberación. No soy católica por mi tradición cultural desde niña. De hecho fui atea hasta los 33 años, hija de padres ateos y muy de izquierdas. Soy la oveja negra de la familia, juasjuas.

Smuakis

junio 02, 2009 8:30 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro, Gemmayla, las filiaciones cristianas no son tan fundamentalistas como sus representantes quieren hacernos ver para defender su posición de dominio.

Pero son muy sordos, y no nos escuchan ni a mí (ateo practicante)ni a ti (católica revisionista).

Besos!

junio 02, 2009 8:49 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Tranquilo, ya sé que no ibas contra el misticismo o contra el panteismo :-)
Algunos llegan a dios a base de hostias (entendiendo por dios, esa energía de la que hablaba), yo llego a dios follando, que me parece el acto más espiritual del mundo. ¿A que ha quedado muy tántrico, esto? jajajajajajajajja!!!
Besos de pantera.

junio 03, 2009 12:19 p. m.  
Blogger Isabel chiara dijo...

Los suscribo totalmente, Lagarto, lástima que llego tan tarde a todo porque ésto me da carrete para despotricar agusto. Es una doctrina tan castradora la que manejan estos elementos que si los dejaran un poquitín más sueltos de lo que ya están arderían hogueras en las esquinas.

De acuerdo en la desfachatez de esa proclama a la vida que hacen continuamente cuando ellos la niegan lanzando mensajes falaces (aún recuerdo el condón portador de sida) por los que deberían ser puestos delante de un tribunal. Promueven la intolerancia señalando a los homosexuales como enfermos y degenerados, enfatizan el valor de la salvación pidiendo dinero hasta por poner cuatro claveles en una iglesia, y educan en la vagancia más absoluta pues cada vez curran menos y hablan más. Y nos quieren a su lado en el cielo? JA, van listos.

junio 04, 2009 9:09 p. m.  
Blogger Shandy dijo...

No Surrender, se me había pasado esta buenísima entrada y el largo e interesante debate.
Tengo a mi derecha una viñeta de Mutis ( no recuerdo de donde la recorté, es de tiempo atrás). Un reportero pregunta:
- Al igual que ocurre con Las Mezquitas ¿Quién controlará lo que diga la Conferencia Episcopal?
-Hijo mío, a nosotros no nos controla ni Dios ( respuesta de un obispo con cara de sátiro encabronado)
Aplícalo a las declaraciones del Papa y grupos "ProVida".
Siguen haciendo mucho daño. Son el veneno de "La mala lengua".
"Más mata una mala lengua
que la mano de un verdugo,
Que un verdugo mata a uno
y una mala lengua a muchos".

http://sinpermisodetucaranilicenciadeustedes.blogspot.com/2009/05/la-mala-lengua.html

Besos

julio 06, 2009 11:58 p. m.  
Blogger enrique dijo...

El batería de John Lennon por aquella época era Alan White, luego batería durante décadas de Yes.

julio 17, 2009 9:31 a. m.  
Blogger enrique dijo...

Y en la carátula del disco de Jethro Tull Aqualung se decía esta frase: "el hombre creó a Dios a su imagen y semejanza", por lo que fue censurado en la España de 1971...

julio 17, 2009 9:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home