lunes, julio 27, 2009

¿Caminarás conmigo sobre el alambre?



Por el día nos enfrentamos al fugitivo sueño americano. Por las noches conducimos motos suicidas entre mansiones ajenas, y escapamos de esta jaula por la autopista 9 hasta alcanzar la línea de la frontera. Cariño, esta ciudad me arranca los huesos de la espalda. Es una trampa mortal, es la puesta en escena de un suicidio. Tú y yo tenemos que salir de aquí mientras seamos jóvenes, porque los vagabundos como nosotros, cariño, no podemos dejar de correr.

Wendy, déjame entrar, quiero ser tu amigo, quiero ser el guardián de tus sueños y tus visiones. Sólo tienes que envolver con tus piernas el asiento de cuero y cruzar tus brazos sobre el motor de mi pecho. Juntos podremos escapar de esta trampa. Correremos hasta caer agotados y nunca, nunca volveremos atrás. ¿Caminarás conmigo sobre el alambre? Porque, cariño, sólo soy un tipo asustado que quiere saber qué se siente. Quiero saber si el amor es realmente salvaje, quiero saber si el amor existe de verdad.

Desde más allá del Palace el ruido de los motores se apodera de todo el bulevar. Las chicas se arreglan el pelo en los retrovisores y los chicos tratan de parecer tipos duros. Los bares parecen tan atractivos como desoladores, los niños juegan en la playa bajo la niebla y yo, yo, Wendy, quiero morir contigo esta noche en un beso eterno.

(Uno, dos, tres) La carretera está atestada de héroes rotos que lo intentan por una última vez. Todo el mundo ha salido esta noche y no hay sitio donde esconderse. Juntos, Wendy, viviremos nuestra tristeza. Te amo con toda la locura que me queda. Algún día, no sé cuando, iremos a ese lugar donde siempre hemos querido ir. Y caminaremos bajo el sol. Pero hasta entonces, cariño, vagabundos como nosotros, no podemos dejar de correr.

(Bruce Springsteen, Born to Run)




Un famoso proverbio chino dice que cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo. Más o menos es lo que pienso de los que ven en Born To Run una simple canción sobre motos y chicas.

Porque todos tenemos un lugar de donde hemos querido escapar y donde juramos nunca más volver. Y nos hacemos mayores buscando nuestro sitio en el mundo. Buscamos solos, cargados de dudas, de romanticismo ajado, con el cajón de la esperanza descolorido por los años, pero en perfecto estado.

Born to Run expresa todo lo que aún puede permanecer vivo de nuestra juventud, tantos años después. Vivir la comunión de Born to Run junto a la E Street Band es una experiencia vital que nos hace conscientes de la fuerza de nuestra fragilidad de trapecistas sobre el alambre de la vida.

Desde que tenía 15 años escucho esta canción. Entonces sólo quería correr en busca de ese lugar bajo el sol, preguntándome si el amor existía de verdad, tratando de encontrar un sitio al que pertenecer, buscando mi hogar. Y según he ido creciendo, me he ido dando cuenta de que ese hogar no está fuera, sino en algún lugar muy dentro de mí, aquí mismo. Y estoy seguro de que si lo buscamos realmente, si luchamos por ello, puede que lo encontremos un poco, alguna vez. Y esta canción me ha hecho muy buena compañía durante todos estos años de búsqueda.

El sábado volveremos a comulgar.







una película para los que no pueden dejar de correr: El luchador, de Darren Aronofsky

una canción para los que no pueden dejar de correr: Only the loneny, de Roy Orbison

un libro para los que no pueden dejar de correr: El día de la independencia, de Richard Ford

.

63 Comments:

Blogger ana dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

julio 27, 2009 10:41 p. m.  
Blogger ana dijo...

"Y esta canción me ha hecho muy buena compañía durante todos estos años de búsqueda"...

Quizá el hogar sea ese, el sentimiento que reconoces en cada una de esas notas, lo que en tu mente se dibuja cuando suena la voz... quizá ese lugar que se anhela sea el propio camino.
Cada uno de sus pasos.

Ese recorrido que somos, y que aún no nos ha dejado llegar a ningún sitio. Cual funambulistas... seguimos en la red. Mirando de frente al vértigo.

(...)

"Cuando el viaje emprendas hacia Ítaca,
haz voto porque sea larga la jornada.
LLegar allí es tu vocación.
No debes, sin embargo, forzar la travesía."
CAVAFIS.

SERÁ EMOCIONANTE.

julio 27, 2009 10:47 p. m.  
Blogger Inma Luna dijo...

Jejeje, estaba esperando esta entrada. Creo que Bruce también!
Qué lo disfrute señor Lagarto.
Muas!

julio 27, 2009 10:49 p. m.  
Blogger Tormento dijo...

Caminar sobre el alambre es el mejor paseo... yo estoy buscando un nuevo alambre, ahora que el suelo empieza a ser firme sobre mis pies tengo una especie de sensación de vacío donde yo esperaba dulce placidez...
Será enfermedad?

Y compartir el alambre, para hacerlo aún más inestable, más bailarín, más dinámico... eso es LA HOSTIA!!

oh, yeah!!

Dale un morreo de cuarto de hora al Jefe de mis sacrosantas partes.

Un beso grande.

julio 27, 2009 10:58 p. m.  
Blogger Dante B. dijo...

ya no corro:
he decidido tomarme con tranquilidad lo que me queda de camino

la meta es siempre la misma;
lo único que podemos variar es nuestra manera de llegar a ella

julio 27, 2009 11:43 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Esta clase de canciones son las que nos recuerdan que ya somos tan mayores como para haber vivido realmente experiencias que antes solo conocíamos por las canciones.

La vida sigue, las canciones quedan. Nosotros seguimos con la vida... pero siempre nos quedarán canciones para oír.

julio 27, 2009 11:45 p. m.  
Blogger kamala dijo...

´"Encontrarás tierra distinta de tu tierra, pero tu alma es una sola y no encontrarás otra".

Frase perteneciente a la historia de Simbad el Marino, incluida en las Mil y una noches, que el poeta mexicano Gilberto Owen utilizó como epígrafe en su poemario "Sinbad el Varado", y que encierra lo que terminan por descubrir, tras encuentros, azares, encuentros, despedidas, paradas y pasos esos viajeros infatigables azuzados por una inexplicable espuela interior.


Pero para aprenderlo de verdad, es imprescindible el viaje. Así descubrimos que es lo que siempre nos acompaña. Y ya veo que a usted le acompaña siempre -entre otras cosas, seguro- Springsteen.

No es mala compañía, la verdad. Que disfrute mucho el sábado de la magia, que haberla hayla.

Un beso

julio 27, 2009 11:48 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Exacto, es una canción sobre la esperanza, y sobre el escapar siempre, y no construirnos prisiones seguras de donde luego no sepamos salir.
Comulga el sábado, me acordaré de ti, porque se lo que es ver a esos dioses que tanto idolatramos en directo, y sentir, que la vida gana sentido, y que todo merece la pena cuando uno escucha la voz de alguien a quien admira por tantas lecciones de vida en las letras de sus canciones.
Yo cmo vea que Ray Davies toca cerca, y te digo cerca sobre un radio de varios paises vecinos... Me pillo el avión cagandoleches.. y fundiendo la novisa uqe me queda.
Un besazo, nos vemos en los bares, a ver si la Tormentito nos invita a aceitunas.
QUEUDLODISFRUTE, se que lo disfrutarás.
BSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

julio 28, 2009 1:29 a. m.  
Blogger Tesa dijo...

Sí, ese lugar está dentro de nosotros. Y, después de buscarlo y buscarlo por todas partes, llega un momento en que lo descubrimos ...y a veces es demasiado tarde.

julio 28, 2009 1:50 a. m.  
Blogger Claudia dijo...

Estos días me he acordado mucho de este blog tan genial, por esa visita del Boss a nuestro loco país...
Es una canción espectacular que anima a seguir y a seguir...
Mi sueño es viajar por EEUU en un cadillac rosa por la U.S. Route 66, con esta canción a todo tren... Que gustazo.
Genial el post.
Saludines pequeñines, je.

julio 28, 2009 2:04 a. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Vaya!!!!

Segunda canción que escucho con ese nombre tan lindo y sugerente... con el que me llaman en el mundo no-virtual ;)

Supongo que Wendy es la que camina por la cuerda floja, o se fuga por la ventana con Peter Pan a esa tierra medio rara, o hace a Sabina nombrarle en una canción...

Me fascina esta canción de Mr. Springsteen, pues bien lo dice: para correr nacen los vagabundos... los viajeros... los que no se conforman con una realidad impuesta, ya explicada, limitante. Para nada es una simple canción de chicas y motocicletas jeje.. Ninguna de las dos metáforas: ni Wendy ni la 'subida en moto' significan solo lo que expresan ;)

Y claro que se puede salir de esa realidad sin cambiar de territorio.. Como tan lúcidamente lo ha dejado escrito usted, señor Lagarto...

Mientras exista una moto o una ventana que me lleve a otro mundo, yo saltaré por ella... No porque quiera 'huir' de este, sino porque quiero conocer todos los demás ;)

Qué le voy a hacer, si lo llevo escrito en mi nombre ;)

Y leerle ha sido un magnífico recordatorio!!!!

un abrazo!!

julio 28, 2009 3:13 a. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Bueno, por supuesto que hay gente que se conforma con muy poco, que no siente la necesidad de investigar entre lo que le rodea, que no siente ningún aliciente en desobedecer lo que dice el gran pitufo...
Han reducido su mundo a conjunto de rutinas y se alteran mucho si se les mueve de ahí.
Yo, Lagarto, cada vez que me reconozco en ese estereotipo vital me da mucha rabia. Mucha, mucha...
Un post redondo, de los que hacen afición.
:-)

julio 28, 2009 10:46 a. m.  
Blogger atikus dijo...

Creo que el concierto del domingo en Bilbao fue espectacular, como siempre se dejó la piel, al menos eso me dijeron los que fueron allí espero que disfrutes del concierto!

saludos

julio 28, 2009 11:30 a. m.  
Anonymous Diciembre dijo...

Todas las canciones de Bruce hablan siempre de algo mas. Born to run, es maravillosa. Como mi inglés es muy precario, busco siempre las traducciones mas acertadas, las que de verdad transmitan que no todo son “motos y chicas”. Muchas de ellas las he encontrado aquí, en tu casa, y por ello te estoy muy agradecida.

Sabes, estos días he llevado en mi bolso un collar para él, por si surgía la remota posibilidad de entregárselo. Es una forma simbólica de agradecerle tantas cosas..., y ayer pude hacerlo..., fue algo muy especial para mí, casi místico, jeje

Se sorprendió y me dio las gracias. Su cercanía y humildad no dejan de conmoverme, él es sincero cuando busca el contacto directo con su público. Sabe lo que nosotros sentimos cuando le tenemos cerca, cuando le escuchamos. Sabe que vibramos cuando el vibra y se deja el alma contando esas historias..., en absoluto es marketing. Yo no puedo ni quiero separar su genialidad como músico de la inmensa humanidad que desprende.

Estos días, ojeando las crónicas del concierto de Bilbao, he leído algo que me ha encantado y que en mi opinión resume de un modo divertido y metafórico lo que Bruce consigue en sus conciertos: "Springsteen se planta ante el puchero removiendo con el cucharón y se pone a repartir generosas raciones para los allí congregados. Le llega para dar de comer a todos y con las sobras hace una sopa y un cocido para que te lo lleves en el tupper y no tengas que hacer comida al día siguiente"..., jeje, y en esas estoy yo, con mi tupper...

Y aunque no tengo duda de que lo harás,¡disfruta a tope el Sábado!!, y luego nos lo cuentas como sólo tu sabes hacerlo, Springsteen de los bloggers!!

Un abrazo!

julio 28, 2009 1:58 p. m.  
Blogger Paco Merlo Ansin dijo...

Hola! Veo que escribes cosas muy bonitas y muy sentidas. Como veo que a veces las ilustras con fotos te confieso que me gustaría participar. creo que mis fotos se revalorizarían. Antes las ponía en fotonatura (http://www.fotonatura.org/galerias/11099/) pero tenía una cuenta de pago que ya no pude pagar más y me la cerraron. Ansin que ahora ya sólo en mi blog. Puedes ver si alguna te interesa y también hago fotos de encargo. Es solo para divulgarlas y sin cobrar nada.
Saludos!

julio 28, 2009 2:38 p. m.  
Blogger Divina nena dijo...

Hola de nuevo, tras un tiempo tratando de encontrar mi hueco, corriendo sin mirar atrás, y creyendo que lo he encontrado, al menos por un tiempo, te leo y como siempre me haces pensar, disfrutar de canciones como esta, y de sonreir al comprobar que por mucho que corramos hay cosas que no cambian, por suerte. Besos, y un poquito de envidia si pudiste ir a alguno de los conciertos, me quedé sin entrada ni acompañante para el de Sevilla ;-)

julio 28, 2009 5:55 p. m.  
Blogger eva al desnudo dijo...

¿Sabes lo que te digo? Que no hace falta correr, los vagabundos tampoco lo hacen ya.
Esta canción maneja el látigo del tiempo que nos hace dar saltitos para no parar,para no dejar de soñar y no dejar de vivir sin pensar demasiado en lo que fuimos sinó en lo que podemos llegar a ser todavía.
Que suerte Lagarto, quien fuere pañuelo en los vaqueros del Boss.
Beso!

julio 28, 2009 6:59 p. m.  
Blogger Merce dijo...

Hace poco hablabas de felicidad. De encontrar o no encontrar ese sitio depende que la alcancemos o no... pero también podemos ser felices mientras buscamos.

Disfruta al Boss. :-)

julio 28, 2009 7:21 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

mmm... justo la canción adecuada,

(siempre p´alante, dr. Lagarto ;)

Un besito dulce,

julio 28, 2009 11:21 p. m.  
Blogger Durrell dijo...

Disfruta. La felicidad hay que buscarla y vivirla cuando la encuentras. Solo hay que abrir bien los ojos para divisarla entre las quimeras...

Un abrazo.

julio 29, 2009 12:25 a. m.  
Blogger RBC dijo...

Qué es la vida sino una eterna búsqueda.
Somos trapecistas de nuestros propios destinos, sobre aquellas cuerdas.... a veces flojas, a veces tensas.
Pero qué gran sensación es caminar sobre las mismas.

Abrazoss

julio 29, 2009 12:43 a. m.  
Anonymous Cris dijo...

Canción para comenzar bien el día, animando el momento.

Creo que a veces estoy en suelo firme, y otras en ese alambre de trapecista, pero siempre intentando seguir hacia adelante y conocer el mundo, mi mundo y el de los otros, siempre buscando algo más.

El Domingo fue espectacular, tres horas que se hicieron minutos, ojalá no hubiese terminado nunca ese concierto. Espero que disfrutes el sábado tanto como yo.

Cris

julio 29, 2009 11:52 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Como ya sabes a veces cuando llego a tu espacio me encuentro justo aquello que necesitaba oir para seguir adelante. Gracias por la compañía, y el consuelo que esta canción me da hoy :)

julio 29, 2009 12:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ana, tienes razón: supongo que estar vivo consiste en buscar, más que en encontrar. Me ha gustado esa alegoría con el viaje a Ítaca de Odiseo. De alguna manera, la literatura sigue siempre hablando de lo mismo :)


Inma, no estaría mal que el señor Springsteen conociera esta página y tuviera algún detallito con este lagarto que le promociona ;) Besos!

julio 29, 2009 8:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tormento, este alambre aguanta todo, solo hay que caminar con fe. Así que ¡sin miedo! Besos!


Dante, la meta está dentro de nosotros mismos. No hay más mundo que el que sentimos y no debemos dejarnos llevar por las metas de otros, por las normas de otros, por las imposiciones sociales que nos dicen lo que está bien y lo que está mal. No sé si llegaremos, pero habrá que disfrutar del viaje ;) Salud!

julio 29, 2009 8:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carascus, es cierto. Yo he crecido con estas canciones, y muchas veces, cuando la vida me ha traído algunas experiencias, he pensado en las canciones que ya formaban parte de mí. Es, digamos, un proceso educativo ante la vida (“we learned more from a 3 minute record, baby, than we ever learned in school”).

Espero que disfrutaras de la experiencia!

julio 29, 2009 8:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, veo que también Sinbad, como Odiseo, ha nacido para correr :) La literatura siempre habla de nosotros mismos, y los temas se repiten constantemente. Besos!


Tremends, tienes razón. Es una canción sobre la esperanza, que siempre te hace sentir bien cuando la escuchas. Espero que Ray Davis toque pronto y que lo puedas disfrutar de nuevo. Yo le vi sobre un escenario por última vez hace ya bastante tiempo, con los Kinks, y lo pasé genial. Besos!

julio 29, 2009 8:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, a veces lo descubrimos demasiado tarde y otras ni siquiera lo descubrimos. Y, cuando lo descubrimos, me temo que sólo intuimos. El lugar más oscuro del mundo para nosotros es, muchas veces, nuestro propio interior, aislado de los convencionalismos exteriores.



Claudia, también sueño con alquilar un coche en Chicago algún día y hacer ese viaje literario por la route 66, hasta San Francisco, como Dean Moriarty. Por el momento, me conformo en coger a A6 hasta Valladolid :) Saludos!

julio 29, 2009 8:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isis, Wendy es un nombre que nos lleva directamente a Peter Pan. No creo que ningún músico lo use en sus letras sin buscar esa evocación. En esta canción la veo clara: es Peter el que necesita a Wendy para salir corriendo por el alambre. Me alegro de que la canción te haga vibrar. Un abrazo!


Food&Drugs, a veces el conjunto de rutinas no son más que excusas para no mirar dentro de nosotros mismos y hacernos la gran pregunta del millón: ¿y todo esto para qué? Nada, que no podemos dejar de correr :) Gracias por tus palabras.

julio 29, 2009 8:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, he oído maravillas de ese concierto de Bilbao. En fin, espero que guarde ganas de más para los fríos castellanos de Valladolid :) Saludos!

Hola Paco. Gracias por pasarte por aquí. Echaré un vistazo a tus fotos, claro que sí. Me gusta tener buenas fotos en esta página. Tengo preferencia por las de filósofos, en blanco y negro y fumando :) La mayoría de las que he puesto las he sacado de Google sin pedir permiso. Espero no meterme en líos :) Saludos!

julio 29, 2009 8:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, me alegro mucho de compartir las letras contigo. La música de la E Street Band y la voz de Bruce tienen fuerza suficiente para tener fans por todo el mundo, pero la verdad es que yo creo que sus letras son importantes, al menos para reconocerme yo en esa música que tanta veces me explica, me consuela o sabe cómo decirme que estoy vivo.

¡Qué bien que le hayas podido dar tu regalo! Estoy seguro de que lo ha apreciado de verdad. Si yo le viera un día por ahí le daría simplemente las gracias. Eso sí, serían unas gracias muy, muy sinceras. Debo mucho más que diversión lúdica a sus canciones, aunque parezca una tontería.

Un abrazo!

julio 29, 2009 8:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Divina nena, escribo para compartir emociones o pensamientos, así que me alegra mucho todo lo que dices. Voy a verle el sábado, en Valladolid. Esta semana tengo bastante trabajo y no he podido plantearme ir a más conciertos.


Eva, no sé si hace falta o no correr, pero la inquietud y la insatisfacción vital siempre permanecen. Siempre hay un sitio de donde salir corriendo :) Hace tiempo que el Boss no lleva pañuelo en el vaquero. Pero suda igual. Siempre lo da todo. Besos!

julio 29, 2009 8:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Merce, es que no queda otra que ser felices mientras buscamos. No hay meta, no hay objetivo, no hay finalidad. Sólo la seguridad de que vamos a morir y que nuestra vida habrá sido lo que fue antes de morir. Disfrutemos del camino, claro que sí.


Los Pasos, me alegro de que te haya sentado bien la canción. Para eso estamos ;) Besos!

julio 29, 2009 8:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Durrell, tienes razón. hay que disfrutar cuando sabemos que debemos hacerlo. Pero, incluso, también hay que disfrutar del viaje, cuando se adivina en el horizonte. Un abrazo!



RBC, lo has descrito muy bien. No dejemos nunca de buscar, no dejemos nunca de sentir que podemos perder el equilibrio. Abrazos!

julio 29, 2009 8:24 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Cris, me han dicho que fue un gran concierto, me alegro de que lo disfrutaras. Siempre se lo pasa bien Bruce en el País Vasco, qué suerte tenéis :) No dejes de buscar. Nunca.


Nausicaa, me alegra compartir contigo esta especie de empatía cibernética. Esta canción da más que consuelo, ya verás. Ponla alto, muy alto.

julio 29, 2009 8:25 p. m.  
Blogger Mcartney dijo...

LA otra frase que me viene a la memoria es la de una canción de SAbina...... "En Comala comprendí,..... que al lugar donde has sido feliz........ no debieras tratar de volver...."
Gracias por la traducción. Como siempre, me haces ver la canción con otros ojos y sentirla con otros matices.
Saludos.

julio 29, 2009 9:50 p. m.  
Blogger Sese dijo...

¡Qué envidia!. Seguro que lo disfrutarás y nos los explicarás. Pues nada, que toque ÉSA que deseas y te haga feliz como nos hizo este Born to run que has colgado, "gallina de piel" sólo recordarlo.

"ready to grow young again?"

En fin, otra vez será
Hasta otra y felices vacaciones (si las hubiera o hubiese)

julio 29, 2009 9:58 p. m.  
Anonymous Diciembre dijo...

Llevas escritas cosas hermosísimas y muy sentidas, sobre la música de Bruce. Has compartido con nosotros vivencias que personalmente me han emocionado de veras, como la de aquel amigo tuyo que despertó de un coma, escuchando su música.

Es muy profundo y precioso eso que dices de: "sus letras son importantes para reconocerme yo en esa música que tanta veces me explica, me consuela o sabe cómo decirme que estoy vivo"...
Por ello entiendo que tengas ese sentimiento de especial agradecimiento hacia sus canciones, hacia los momentos vividos con ellas. Se intuyen algo muy especial en tu vida, seguro que mucho mas de lo que puedas contarnos. Jamás podría parecer una tontería un sentimiento así, jamás.

Un abrazo y sé muy feliz el Sábado!!

julio 30, 2009 1:47 a. m.  
Blogger Robërto Loigar dijo...

Fue un agradable paseo venir aquí.
La canción hizo un tremendo fondo.

Saludos descafeinados en lo que afino la moto.

julio 30, 2009 10:34 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Me encanta, doctor Lagarto, que cada cierto tiempo nos cuelgue en su página traducciones de las letras de canciones del Boss. Al menos para mí siempre representa la ocasión de volver a pensar sobre letras que ya he leído en algún momento pero que luego se me van desdibujando, dado que cuando escucho las canciones -siempre me ha pasado- tiendo más bien a dejarme llevar por la música y no me resulta fácil concentrarme en lo que dicen. Y de Born to run me gustan especialmente sus metáforas, su juego de contrastes (bares atractivos pero desoladores, los niños y la playa pero a la vez la niebla, los héroes rotos...), que tan bien retratan la trampa mortal de esa ciudad y la voluntad de escapar de ella.

Soy de las que piensa que este mundo, por sí mismo, no puede constituir nunca un hogar. Que en este mundo, al que hemos sido arrojado sin que nadie nos preguntara y del que en cualquier momento podemos vernos desalojados, de la forma más imprevisible y absurda de una patada en el trasero sin que tampoco nadie nos pregunte, nunca podremos llegar a sentirnos como en casa. De nuestra vida forma parte el duro aprendizaje de esta condición nuestra de extranjeros, de extraños sobre la tierra. Pero también la laboriosa y no menos dura construcción de refugios, de hogares provisionales en los que al menos nos sintamos mínimamente reconciliados con esa tierra extraña sobre la que habitamos. Y si bien es cierto que esa construcción es algo absolutamente íntimo y personal, si bien es cierto que, como usted dice, ese hogar no se encuentra en ninguna otra parte que dentro de nosotros mismos, también creo que el amor configura uno de los pilares fundamentales de la búsqueda y construcción de ese posible hogar. El amor que nos lleva a dar con nosotros mismos y con un trocito del lugar que nos corresponde en los brazos de otro. El amor que nos impulsa a salir de las limitadas fronteras de nuestra subjetividad para topar, en medio de ese mundo extraño, con otros con los que compartimos el destino de ese mismo sentimiento de extrañeza. Y eso es para mí Wendy en esta canción: la conciencia de que en el instante en que ella cruce sus brazos sobre el motor del corazón de quien canta, ninguna trampa mortal lo será tanto y siempre habrá en el horizonte la posibilidad de una salida, aunque esa salida se aloje en el centro mismo de esa trampa mortal.

Nunca dejamos de caminar sobre el alambre y sabemos de la hipótesis nada improbable de la caída. Quizá la perspectiva del dolor de esa caída se incremente si caminamos sobre él de la mano de otro. Pero no me cabe la menor duda de que también se incrementará la belleza del paisaje que, mientras cojamos esa mano, contemplaremos subidos sobre ese alambre. ¿Vamos entonces a dejar de arriesgarnos?

Disculpe, doctor Lagarto, si no estoy diciendo más que tonterías sobre esta canción. Pero es que me temo que mi lectura de hoy de su letra está bajo el influjo de la emocionante historia que Muñoz Molina narra en “El jinete polaco” y que estoy leyendo estos días. ¿Sabe a qué me refiero?

Que usted lo pase en grande en su comunión del sábado. Aunque estoy segura de que lo hará.

Un beso!

julio 30, 2009 11:28 a. m.  
Blogger melina dijo...

cuando el sábado escuche este tema en vivo, me acordaré de esta entrada :)

abrazo!

julio 30, 2009 1:53 p. m.  
Anonymous k dijo...

Llego tarde, pero no tanto como para no poder desearte que disfrutes la magia una vez más. Estaré contigo el sábado y te llevaré conmigo el domingo. A medida que se acerca el momento, la emoción crece y crece. Qué ganas. Qué ganas de correr.

Y gran novela :)

julio 31, 2009 1:02 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mcartney, me encanta esa canción de Sabina, que en el fondo también habla de viajes imposibles:

Y cómo huir
cuando no quedan
islas para naufragar
al país
donde los sabios se retiran
del agravio de buscar
labios que sacan de quicio,
mentiras que ganan juicios
tan sumarios que envilecen
el cristal de los acuarios
de los peces de ciudad
que perdieron las agallas
en un banco de morralla,
en una playa sin mar.


Salud!

julio 31, 2009 11:55 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, realmente me da casi igual lo que toque. Siempre lo paso bien. Puestos a elegir, preferiría que tocara Jungleland o Backstreets o Kitty’s back o New York’s serenade o algo así de místico y especial. Y eso sí, que homenajee esta página tocando No Surrender ¿no?

No hay muchas vacaciones, no. Pero no importa, está siendo un buen verano, con un montón de ilusiones por delante.

Salud!

julio 31, 2009 11:55 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, ese amigo suele leer esta página, pero por alguna extraña razón comenta muy poco. Le daré recuerdos :) No me gusta contar cosas muy personales por aquí, prefiero compartir cosas comunes. Pero, vamos, tampoco hay nada misterioso que no pueda contar. Un abrazo y gracias por tus palabras.



Gracias por pasarte por aquí, Roberto. Llévate la canción y disfruta del paseo. Saludos!

julio 31, 2009 11:56 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias por lo que dice, doctora Antígona. A veces pienso que me paso con este tema de las canciones de Springsteen. Pero me gusta, a modo de terapia, explicarme qué siento y qué permanece de determinadas canciones.

Me alegro de que le guste Born to Run y que entienda tan bien lo que en esa canción ocurre, entre la banda y el público, entre Wendy el motorista. Somos arrojados a este mundo extraño, y hostil incluso a veces. Pero hay cosas que encontramos que merecen la pena, por las que queremos luchar y nos llenan de alegría y de ilusión.

Caminar sobre el alambre no es fácil y los momentos de debilidad están asegurados. Lo importante es tener a alguien a quien agarrar y algo en lo que creer cuando se suceden esos momentos de falta de confianza. Por eso el motorista le ofrece a Wendy ser hasta el guardián de su sueño, cuidarla siempre.

Me gusta mucho esa novela de Muñoz Molina. De alguna manera, el protagonista Manuel pertenece también a Born to Run, aunque él esté más influenciado por los jinetes de la tormenta por cuestiones generacionales. Me alegro de que le guste El jinete polaco.

Besos, doctora Antígona!

julio 31, 2009 11:56 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Melina, lo disfrutaremos como enanos, ya verás :) besos!


K, no llegas tarde, claro que no. La magia estará con nosotros, seguro. Qué pena que no puedas venir también a Valladolid, lo pasamos muy bien todos juntos en el último de Barcelona. Besos!

julio 31, 2009 11:56 a. m.  
Blogger Carlos dijo...

Con cierto aburrimiento por la falta de caminatas sobre alambre; de suponer o creer saber lo que siento, de cuanto vivo; de pretender conocer al amor para finalmente concluir que estoy paralizado, en realidad que retrocedo.
Gracias Dr. Lagarto, me ayuda a reaccionar, volver a intentar, retomar postergadas o dormidas intenciones.

Carlos

julio 31, 2009 9:51 p. m.  
Blogger eSadElBlOg dijo...

La verdad es que alegra llegar y ver un post dedicado a Bruce. Para nada es una canción de motos y chicas. Es una canción de huída y de búsqueda.
Que vata muy bien el concierto, lo he visto 2 veces en Barcelona aunque hace muchos años y repetiría dos docenas de veces más.

julio 31, 2009 10:59 p. m.  
Blogger Laluz dijo...

Con los años me he dado cuenta de eso. La constante búsqueda, de eso se trata, corramos adonde corramos

agosto 02, 2009 1:11 a. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Supongo que ya habrás comulgado cuando escribo esto, y espero que te hayas sentido por lo menos en el paraíso.
Gran canción de Bruce, y gran post.
Besos felinos.

agosto 02, 2009 3:59 a. m.  
Blogger Stones dijo...

Springsteen... Adornaba las carpetas de una adolescente que hacía el bachiller... Soñé con verle muchas veces y cuando olvidé ese sueño, volvió a mí, como despedida de una relación imposible. Un concierto de Bruce Sprngsteen en el BEC de Barakaldo, no creo que vuelva a verle más. Fué una despedida rockera y bonita. El jefe, ha compuesto parte de la banda sonora de mi vida adolescente y el toque final a una relación de adulta. Me gusta esta canción y la de peces de ciudad también. Aunque si hay un grupo que me trae aromas de mi juventud y que todavía me gusta, al que habré visto unas cuantas veces es el Loco (con los troglos por favor).

agosto 02, 2009 2:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carlos, a veces corremos en círculo, sí. No hay brújulas para esta vida. Ánimo y fuerza, Carlos.



Esadelblog, tienes razón: es una canción de huida y búsqueda. No ha estado mal el concierto, nunca lo está. Aunque el set list era mejorable, como se vio el día siguiente en Santiago. ¿Qué coño le convencería a última hora de que el público de Valladolid prefería Seven nights to rock que Thunder Road, y cambiar una por la otra? Eso es imperdonable :)

agosto 03, 2009 11:39 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Laluz, claro, no podemos dejar de buscar. La vida es sólo búsqueda. Encontrar es, de alguna manera, morir. Incluso cuando te enamoras de alguien no lo ves como una finalidad, sino como un proyecto.


Pantera, es toda una experiencia escuchar a la E Street Band hacer Born to run y, como siempre, ha sido genial. Pocos clásicos tocó y eché de menos más misticismo springstiniano. En cualquier caso fue único, como siempre.

agosto 03, 2009 11:39 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Stones, la verdad es que la banda ya tiene sus años, y esta gira suena a despedida. Pero si tienes la posibilidad, algún día, de volver a verles tocar, no lo dudes. Son mejores que Loquillo ;)

agosto 03, 2009 11:40 a. m.  
Blogger Duschgel dijo...

"puede que lo encontremos un poco, alguna vez". Una especie de desazón brillante es lo que se siente cuando se encuentra el lugar en nosotros mismos, un poco, alguna vez. Un sentimiento tan fugaz... O más bien una sensación, porque casi se nota como un estado físico. Y la desazón existe porque quisieras tirar de un hilillo y acercarte cada vez más a ese núcleo de ti mismo, a la propia esencia, que para mí sería el hogar. Y el hilillo es tan leve y frágil, que casi parece imaginado. En fin, la búsqueda es dura. Pero creo que es nuestro propio destino.

agosto 03, 2009 9:09 p. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

..." Todo el mundo ha salido esta noche y no hay sitio donde esconderse "...es la frase de esta estremecedora canción que más me sigue tocando el "alambre" sensible. Ahora especialmente, que regreso a mi turno de noche, amado y odiado a la vez. Ahora que las vacaciones para bastantes, tocan a su fin y el mes de julio ha transcurrido como un espejismo en el que los "héroes rotos" nos hemos achicharrado al sol, nos hemos sumergido en las aguas de la "playa bajo la niebla" fingiendo que no estamos rotos y que tampoco somos héroes: "Sólo, "vagabundos que no podemos dejar de correr"

Besotísimo, NoS. Te añoraba mucho.

agosto 03, 2009 11:45 p. m.  
Blogger Jota dijo...

Bruce Springsteen es uno de esos artistas cuya música nunca me ha llegado, pero que merecen todo mi respeto, uno de los grandes de la historia del rock. Es muy interesante, la letra que traduces. Hay quien siempre aspira a llegar un sitio al que posiblemente no llegue nunca porque sólo existe en su imaginación, pero hace de la búsqueda su razón de ser y vive una vida que es como una onda sinoidal, abajo y arriba, abajo y arriba. Esta gente se arriesga a la infelicidad, pero sus vivencias son mucho más interesantes de las de los que no nacieron para correr, sino para conformarse con verlas venir e ir capeando más o menos el temporal mojándose lo más mínimo. Como diría Rosendo, otro de los grandes en plan doméstico, "maneras de vivir".

agosto 04, 2009 8:24 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

El sábado disfruté de nuevo de tres horas de felicidad absoluta para mí no existe nada igual y sí soy una vagabunda y no puedo dejar de correr..
gracias lagarto escribes bonito
lamarydebruce

agosto 04, 2009 3:54 p. m.  
Anonymous Alicia dijo...

Aunque no pude verlo personalmente, me ha emocionadoel principio del concierto del 'Boss' en Sevilla con esa canción tan populachera de 'Sevilla tiene un color especial' en una exquisita versión arcodeón. The Boss entiendió a Sevilla y con eso ya supe que este hombre no es el camionero que nos quiere vender (aunque venda).

Un abrazo muy fuerte, lagartija de mis entretelas.

Alicia.

agosto 04, 2009 6:12 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Duschgel me alegro de verte por aquí después de tanto tiempo! Es muy interesante cómo lo describes: tenemos una sensación física de algo que se nos escapa de nosotros mismos. La búsqueda es dura, sí. Pero no queda otra. Y si alguien o algo nos acompaña en la búsqueda, mejor. Besos!



Gemmayla, espero que tus vacaciones te hayan sentado bien. A mí me toca quedarme en Madrid todo el verano. No hay sitio donde esconderse, no. No hay más remedio que reconocernos de vez en cuando, y asumir nuestra verdad, y seguir buscando. Besos y feliz turno de noche ;)

agosto 05, 2009 2:20 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Jota, comprendo muy bien a todos los que “no les ha llegado”. Es más, me parece lo más normal. La fama ha traído más mal que bien a la música de Springsteen. A pesar de todo lo que él se esfuerza en mantener la autenticidad y la entrega, es inevitable verle como un fenómeno de masas porque, simplemente, lo es. Es la condena que tenemos que padecer los que sí hemos sentido su música en algún momento.

La infelicidad siempre está presente en el camino. La vida está llena de momentos oscuros en los que desfallecemos, y sólo podemos salir de ellos si creemos en nosotros mismos, creemos que podemos caminar sobre el alambre. Es duro, nadie dijo que no lo fuera y menos Bruce Springsteen.

Me encanta Rosendo. De alguna manera, Carabanchel es a Madrid lo que New Jersey a New York. Tengo ganas de volver a verle tocar.

Salud!

agosto 05, 2009 2:21 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

La Mary de Bruce, cuánto honor ;) Pues no hizo ni The River ni Thunder Road, pero lo pasamos muy, muy bien. Springsteen, en sus conciertos, al contrario que otros, no ofrece circo, luces y montajes escénicos. Sólo honestidad, entrega, talento y grandes canciones. Aunque mi setlist hubiera variado algo ;)



Alicia, eres toda una embajada de tu ciudad ;) En Valladolid, donde no hay tradición musical alguna, Roy Bittan se limitó a tocar un pasodoble mientras la banda tomaba el escenario. La próxima ve, no te pierdas el concierto ;) Un abrazo!

agosto 05, 2009 2:21 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home