jueves, julio 02, 2009

Redemption song


“En las últimas cuatro décadas, la renta per cápita de los países más ricos casi se triplicó. Entre los más pobres creció apenas un 25,94% (...) Imagínese todos los bienes de consumo del mundo. Sepa que el 86% de ellos son propiedad de solamente el 20% de la población mundial. El 20% de los habitantes del mundo (los más pobres) se dividen entre sí el 1,3% de esos bienes de consumo.”

(La encrucijada de la desigualdad, Naciones Unidas, 2006)




Punta de Tarifa, Europa. Tánger, África.

El cielo se tiñe de blanco, iniciando el desfile de tonos azulados que anuncia un nuevo día en el estrecho de Gibraltar, como cada amanecer desde hace millones de años. Pero al contrario que en anteriores amaneceres, esta vez el mar no acompaña al cielo en su baile de matices turquesa y corrientes plateadas que serpentean de este a oeste. En su lugar, una masa negra informe cubre toda la superficie marina entre la costa africana y la europea, uniendo de nuevo los cabos, esta vez con una marea de hombres que la cruzan.

Los servicios de información satelital del ejército europeo, alertados, han establecido un cálculo aproximado; se trataría de doscientas cincuenta mil embarcaciones que pueden estar transportando algo más de seis millones de personas a la costa gaditana en este momento. La invasión esperada al fin ha comenzado.

Un hombre, mauritano, armado de dialéctica y televisión, ha sido al fin capaz de liderar y llevar la lógica a las masas pobres de los distintos países subsaharianos.

Mjusi -que así se llama aquel hombre entrado ya en la cuarentena- ha estudiado en la Sorbona de París consiguiendo uno de los expedientes más brillantes en la facultad de Ciencias Políticas. Escribió algunos libros y dio algunas clases en Europa antes de regresar a sus orígenes africanos. Organizó lo que se llamó el Movimiento por un Futuro Negro y fue atrayendo para la causa a miles de indigentes que hoy son ya millones. Financió durante meses la compra de embarcaciones con especulaciones bursátiles y organizó la logística del éxodo desde Tánger.

Ahora, al alba, a un lado y otro de la corta brecha atlántica, el general Lizard, al mando de las Fuerzas Europeas de Contención de la Inmigración, y Mjusi, caudillo de los indigentes africanos, se observan con sus respectivos prismáticos militares.

El general Lizard da las instrucciones a las tropas de contención y mantiene un canal abierto en su ordenador portátil para contactar con el caudillo Mjusi, quien en este momento se comunica con él.

- General Lizard, le ruego depongan las armas y permita que el desembarco del Futuro Negro tenga lugar en un ambiente de camaradería. Hoy es un día histórico para la humanidad africana. Póngase del lado de los ganadores y no ocurrirá ninguna desgracia.

- Comandante Mjusi, no podemos permitirlo. Tenemos leyes y ustedes deben cumplirlas. Estas no son formas, existe un papeleo: lo que ustedes deben hacer...

- Tome nota de las normas de comportamiento que solicitamos, general Lizard. Todos los supermercados de la provincia deberán estar abiertos para nuestros hombres. Los hospitales preparados y con todo el personal en sus puestos. Todos los hoteles quedarán a nuestra disposición en un plazo máximo de diez horas ¿ha tomado nota, mi general?

- ... Deben volver a sus países o dispararemos. Lo que están haciendo no es justo ni ayudará a una Humanidad mejor...

- No me hable de justicia, general Lizard. La justicia es un lujo para burgueses apoltronados en su riqueza. No nos interesa, no la valoramos en nuestra desesperación, no cabe en los ojos vidriosos de nuestros hijos cuando mueren de hambre. Y tampoco me hable en nombre de la Humanidad: somos demasiado diferentes, mi general. Si la estatura de la especie humana se repartiera de la misma forma que lo hace la riqueza, para mantener la media de 170 centímetros de altura que tienen los seres humanos, la mitad de la población del planeta no mediría más de 3,4 centímetros y una pequeña proporción de humanos serían gigantes de más de 40 metros ¿cree usted que, con esas diferencias de tamaño, podríamos hablar de una única especie, de una Humanidad como tal? No, no lo cree. Yo tampoco lo creo. Por eso no podemos hablar de un único ser humano en el mundo ni de un proyecto común. Porque las diferencias son demasiado grandes y mientras eso perviva no habrá hermandad alguna entre los individuos. ¿Realmente cree usted que vamos a parar esto? ¿en nombre de qué? ¿Acaso el agua, tras la torrencial lluvia, pide permiso para desbordar los diques mal calculados por ingenieros corruptos?

- ... Este es el último aviso, comandante Mjusi. Abriremos fuego dentro de veinte minutos si no deponen su actitud...

- Déjeme recordarle, general Lizard, que usted tiene balas y nosotros hombres desesperados. Y que sus balas son bastante más caras que mis hombres. Y que yo, encima, tengo más.




Una canción para Lizard y Mjusi: Redemption songs, de Bob Marley

Una película para Lizard y Mjusi: La caída del Imperio Romano, de Anthony Mann

Un libro para Lizard y Mjusi: La encrucijada de la desigualdad, informe de Naciones Unidas.

.

57 Comments:

Blogger malbicho dijo...

la inequidad social y económica es una de nuestras principales fallas como sociedad, es urgente una transformación de nuestras prioridades para no contribuir a que se agudice

mientras sigamos pensando que es necesario obtener el último modelo de cada producto, no ayudaremos mucho

que bueno que tocas el tema, tan necesario y tan urgente

julio 02, 2009 9:19 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

"Déjeme recordarle, general Lizard, que usted tiene balas y nosotros hombres desesperados. Y que sus balas son bastante más caras que mis hombres. Y que yo, encima, tengo más".

Eso me puso la piel de gallina.

El problema, el gran problema, es que la justicia no es lo mismo para todos. ¿Cómo es ese refrán? ¿"Hay quien piensa que la justicia es cortarle la cabeza a los altos"?
Al ser sujetos, somos subjetivos; y al ser subjetivos, no podemos ser objetivos; y al no ser objetivos, no podemos ser justos.
Creo que es un callejón sin salida.

julio 02, 2009 10:44 p. m.  
Blogger El Castor dijo...

Hay ciertamente unos escandalosos desequilibrios en el mundo. Es un auténtico horror.

Más que un comandante Mjusi yo creo que los subsaharianos estarían más que satisfechos con tener gobernantes honestos que se preocuparan por ellos. Vamos, eso ya sería un sueño para ellos.

Saludos.

julio 02, 2009 11:58 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Todo está escrito ya... lo que ocurre con los africanos que llegan hasta España y se establecen aquí y en el resto de Europa lo definió Darwin hace muchos años: La teoría de la evolución mediante selección natural.

A ver, todos vosotros seguramente habéis pensado muchas veces y habéis sentido pena de las vicisitudes que tiene que pasar un negrito para atravesar en patera el Estrecho de Gibraltar... ¿pero os habéis parado a pensar que eso solo es la punta del iceberg?

Un negrito que venga del centro de África, sin comida, sin ropa adecuada para selvas ni desiertos, sin transporte, sin nada de lo más básico... hasta que llega desde su casa hasta Ceuta, ¿cuantos kilómetros y kilómetros y kilómetros de calamidades y vicisitudes variadas habrá pasado?

Y aún le queda imaginación para burlar la ley, y fuerzas suficientes para enfrentarse al negro mar en una barquita de mierda llena a reventar de gente más desgraciada que él y guiada por un par de hijoputas a los que no les interesa lo más minimo lo que les pueda pasar...

Esos negritos que véis por ahí por los semáforos vendiendo pañuelos de papel, la mayoría de ellos con "la crème de la crème" de la especie humana. Son Hércules, son Ulises, son Einstein... ellos heredarán la tierra. ¿Te cabe alguna duda?

julio 03, 2009 12:13 a. m.  
Blogger tu dijo...

no sé que decirte, me parece admirable la gente que lo deja todo por buscar una mejor vida, me parecen héroes y tienen el más profundo de mis respetos... ahora, venir a un país y "obligarle" a que los acepten, los integren, etc, etc, pues no se

julio 03, 2009 9:10 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Y además es imposible tapar el sol con un dedo...

julio 03, 2009 9:31 a. m.  
Blogger Claudia dijo...

Supongo que las guerras no acabarán nunca, porque nunca, en la historia del hombre, lo han hecho.
¿Cómo son las batallas en el siglo XXI? desconcertantes, humillantes, tristes, contra los pobres, contra países sin armas de destrucción masiva, sin ejército, con blackwaters... Parece ser la tónica de un mundo que ahora mismo no tiene corazón, ni deseos, ni razón.

julio 03, 2009 12:40 p. m.  
Blogger ana dijo...

¿Cuánto vale la vida?... ¿Cuánto vale la mirada infinita de esos negros que llegan por fin... a lo que intuyen su tierra prometida?

(...)

Yo he tenido el privilegio de poder mirarlos de frente, y no cabe el mundo en esa mirada. Ni en su risa, de sonido inconfundible... la sonrisa africana.

Me uno emocionalmente ante el párrafo de Carrascus...
"Un negrito que venga del centro de África, sin comida, sin ropa adecuada para selvas ni desiertos, sin transporte, sin nada de lo más básico... hasta que llega desde su casa hasta Tarifa, ¿cuantos kilómetros de calamidades y variadas habrá pasado?...

No tenemos ni idea. Nunca podremos saber mínimamente lo que siente su alma... hasta llegar. O lo que siente su alma, ahí, en el momento de morir.

Recuerdo un reportaje de TVE que se llamaba "El viaje de Imail"; creo que no era ese el nombre, pero quizá el nombre sea lo de menos... podrían ser tantos nombres. Emocionante. Infinito viaje hasta llegar a Barcelona y ser recibido por su hermano... su hermano, que lo esperaba, que lo esperaba sin saber cuándo.

Pensé qué habría en mi alma si en vez de su viaje hubiera sido el mío... y no pude saber de emociones, estaba ahogada. Ni siquiera en mi imaginación podía sucederme algo así. Insostenible.

Son héroes, sí, que sólo llevan en su mente poder ser útiles a la familia que dejan atrás. Aún a costa de morir. Lo saben.

Lagarto, como siempre, colocando emociones con tus entradas.
¡Qué poco somos y qué grandes nos creemos aquí, tan cómodos!

Un placer leerte.

julio 03, 2009 3:06 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Me acabo de dar cuenta de que en mi anterior comentario había un pequeño error que, sin embargo, cambiaba mucho el sentido de lo que decía.

Pone ahí: "Esos negritos que véis por ahí por los semáforos vendiendo pañuelos de papel, la mayoría de ellos con "la crème de la crème" de la especie humana."

Y en realidad debería decir: "Esos negritos que véis por ahí por los semáforos vendiendo pañuelos de papel, la mayoría de ellos SON "la crème de la crème" de la especie humana."

¿Lo corrige usted, NoSurrender?

julio 03, 2009 3:22 p. m.  
Blogger melina dijo...

es triste.
para este tipo de cuestiones creo que hay muchas respuestas hechas, muchas por hacer, muchas por reflexionar, pero entre todas juntas aún siento que queda algo inconcluso, una especie de dolor que escapa lo físico pero se instala, y que se refiere a lo irremediable de lo inaceptable, a la deriva del azar, tal vez, a más preguntas que deberían ser incuestionables.

un abrazo!

julio 03, 2009 6:51 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Historia trágica y aunque algo surrealista, pone el dedo en la llaga sobre un problema ante el que la única solución, a mi juicio, pasa por desmantelar la sociedad del consumismo obsesivo.
El mundo bloguero es un ejemplo inmejorable de como se puede compartir riqueza real (es decir, las horas que te habrá llevado escribir ese relato, time is gold), y con ello beneficiarnos todos, y aumentar nuestros ratios de comunicación, respeto, etc, etc, y en definitiva felicidad y otras hierbas.
Saludos
P.D. El general Lizard ese es mu malo ;-)

julio 03, 2009 6:56 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Desgraciadamente no hay forma de entenderse. Faltan ganas, priman los intereses materiales.

Saludos.

julio 03, 2009 9:20 p. m.  
Blogger Stones dijo...

El problema es que vivimos demasiado bien y consideramos que el tercer mundo está muy lejos...

julio 04, 2009 1:25 a. m.  
Blogger Tesa dijo...

Tu texto de hoy me ha puesto la piel de pollo. Muy bueno. Y muy bien escrito.

La solución a los problemas del tercer mundo pasaría por administrar sus recursos en beneficio del pueblo, hasta generar beneficios. Por recibir ayudas y facilidades de los países "a este otro lado del estrecho", pero ayudas eficaces que no se pierdan por el camino.
Esa marea de hombres no es, salvo casos aislados, solución para ellos, ni para el país que los recibe.

Lo que me preocupa, es el tipo de propaganda que se empieza a ver en octavillas y carteles en algunas calles. Ahora que nuestra situación económica no está como antes, hay grupos clamando por el cupo, por el menor número de inmigrantes entre nosotros.

Un saludo

julio 04, 2009 8:12 a. m.  
Blogger Tesa dijo...

Tu texto de hoy me ha puesto la piel de pollo. Muy bueno. Y muy bien escrito.

La solución a los problemas del tercer mundo pasaría por administrar sus recursos en beneficio del pueblo, hasta generar beneficios. Por recibir ayudas y facilidades de los países "a este otro lado del estrecho", pero ayudas eficaces que no se pierdan por el camino.
Esa marea de hombres no es, salvo casos aislados, solución para ellos, ni para el país que los recibe.

Lo que me preocupa, es el tipo de propaganda que se empieza a ver en octavillas y carteles en algunas calles. Ahora que nuestra situación económica no está como antes, hay grupos clamando por el cupo, por el menor número de inmigrantes entre nosotros.

Un saludo

julio 04, 2009 8:12 a. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Bravo.


Esta vez no me sale una palabra más.

julio 04, 2009 6:53 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Malbicho, pero es que esa inequidad es consustancial y básica para el sistema capitalita, no un fallo. Se trata de una proposición lógica del tipo “si llueve te mojas”: un sistema de desarrollo capitalista crea mayores desigualdades.

Tal y como dice el informe de Naciones Unidas, los países más desfavorecidos han incrementado su renta en las últimas décadas gracias al sistema capitalista, sí. La han incrementado en un 26%, lo cual es bueno objetivamente, sí. Pero ese crecimiento del 26% es a cambio de un crecimiento del 260% de los países más desarrollados. Esto es, la diferencia aumenta de manera obscena.

La pregunta que deberíamos hacernos, por encima de diferencias ideológicas es, ¿es esto sostenible?

julio 04, 2009 8:03 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, efectivamente, valen más las balas de unos que las vidas de los otros. Para la sociedad (y la política) de los Estados Unidos, la muerte de un soldado americano es más grave que la muerte de diez mil vietnamitas para los asiáticos. Por eso perdieron la guerra de Vietnam. Creo que esto es lógico si atendemos al nivel de desarrollo de ambas sociedades, independientemente de si es justo o no.

La justicia es un invento de los hombres civilizados para mantener un statu quo social determinado. Lo que ayer era justo (por ejemplo la discriminación laboral de la mujer) deja de serlo en otro paradigma social distinto.

Creo que no se trata tanto de plantear cortar cabezas de altos, como de que los altos piensen si pueden conservar su cabeza. O, como decía el gran Larry Flynt, si una oveja y cinco lobos votan sobre qué cenar esta noche, la respuesta más lógica y democrática no va a ser la más justa.

julio 04, 2009 8:03 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Castor, es un gran escándalo, sí. Las diferencias, crecientes y sistémicas, son obscenas, pornográficas.

Efectivamente, los países más pobres son los más corruptos. Y esto no puede ser una casualidad. Creo que Max Weber tenía razón cuando asimilaba el desarrollo capitalista a una mentalidad occidental concreta (protestantismo) que no podía funcionar de igual manera con otras estructuras de valores. El sistema de desarrollo desde el sXIX de metrópoli/colonia ha colaborado a crear estructuras políticas y económicas desarraigadas en estos países. Crean más pobreza, más radicalismo, más religión, más terrorismo, más dolor a largo plazo.

Saludos!

julio 04, 2009 8:03 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carrascus, planteas un tema interesantísimo y te doy toda la razón. Deberíamos admirar ese heroísmo, esa capacidad de luchar por la vida y por el futuro. Es más, esa es la absoluta esencia del liderazgo mundial económico, cultural, social, militar y de todo tipo que ha experimentado Estados Unidos en los últimos doscientos años. Ahora, tienen un presidente carismático y venerado que es descendiente de esclavos.

Hay una gran contradicción en EEUU a la hora de admirar a los colonos del May Flower y poner más y más tropas en el desierto de Sinaloa para expulsar a los espaldas mojadas. Ellos son el superhombre de Nietzsche, sí. Y heredarán la tierra.

Carrascus, me temo que no puedo corregir los comentarios. Sólo podría borrarlos enteros, y no lo voy a hacer con el tuyo, que me ha parecido, te repito, muy interesante. Creo que se entiende perfectamente lo que has escrito, erratas tenemos todos.

Salud!

julio 04, 2009 8:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tú, comprendo lo que dices. Es uno de los grandes debates ideológico que hay ahora en Europa. Un debate muy interesante, en el que mi opinión podría no coincidir con la tuya o con la de otras personas, y que tendremos que consensuar entre todos. De alguna manera ya lo estamos consensuando con leyes de papeles, contratación en origen, leyes de arraigo para familiares directos, expulsiones más o menos rápidas ante determinadas circunstancias... ¡hasta el debate sobre el velo en Francia!

Es muy interesante, sí. Pero lo que quería contar aquí con esta historia está por encima de ese debate. No me pregunto por el qué debemos hacer, sino por si es o no sostenible este modelo de desarrollo. Me pregunto qué pasaría si las diferencias siguieran aumentando ¿es inteligente separar la miseria absoluta de la más obscena opulencia con una tiza que marca una frontera? La ausencia de liderazgos políticos en África no continuará eternamente y la pompa de jabón que nos protege puede explotar.

Besos!

julio 04, 2009 8:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sintagma, exactamente. De eso se trata, lo has resumido perfectamente :)


Claudia, no sé cómo serán las batallas en el sXXI. Pero si veo que las balas de unos empiezan a ser más caras que las vidas de los otros. Y creo que éste es el principio del fin, el punto de inflexión de una curva de desarrollo imposible.

julio 04, 2009 8:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro Ana, y luego descubren que de tierra prometida, nada de nada. La globalización mediática y cultural les hacen creer en una Europa llena de oportunidades, restaurantes buenísimos, eternos partidos de fútbol, seguridad social y bienestar democrático. Porque es lo que ven en la tele. Luego, la realidad es muy distinta, aunque el abrazo de un hermano es igual de cálido para todos. Gracias por tus palabras!



Melina, vivimos lo irremediable de lo inaceptable, sí. Pero, ¿por qué es irremediable? Entiendo que el sistema capitalista se asienta sobre las ambiciones más humanas de progreso y propiedad individuales, pero también debería hacerlo sobre lo racional ilustrado. En este sentido, ¿no deberían los capitalistas occidentales defender su progreso y propiedad de una manera más inteligente y sostenible? Pero la política del 0,7% para países en vías de desarrollo ni siquiera encuentra consenso ¡un miserable 0,7%! No sé, no puedo dejar de verlo como muy poco inteligente. Abrazos!

julio 04, 2009 8:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food & Drugs, la sociedad de la información, como lo llaman a esto de estar tan conectados, es indudablemente más democrática. Pero las inversiones en banda ancha y equipos no es igual a un lado y otro del Estrecho. No es culpa de las operadoras en sí, ya que éstas se deben a la rentabilidad porque son empresas privadas en manos de sus accionistas. Efectivamente, lo que escribimos llega potencialmente a todo el mundo, pero primero hay que tener un pc conectado y luego saber leer lo que pone. En África faltan las dos cosas, por eso la televisión se impone como medio de comunicación de masas frente a Internet en todo el continente. Por cierto, en España aún también. Salud!


Makiavelo, es cierto. Pero hacer oídos sordos a estas diferencias tan obscenas de reparto de riqueza me parece una manera poco inteligente de defender los intereses de los países más desarrollados. No puede ser sostenible.

julio 04, 2009 8:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Stones, cuánto tiempo sin verte por estos cibermundos! Pero es que no está tan lejos, no. Apenas unos kilómetros. La frontera artificial y endeble de Ceuta es el punto del mundo donde más diferencia de riqueza se produce a un lado y otro.


Tesa, la mayoría de los economistas están de acuerdo en que se necesitan unas infraestruturas mínimas indispensables (sanidad, educación, transportes...) para ayudar al desarrollo del resto de sectores en esos países, además de una política monetaria seria y una estabilidad político/jurídica que ayuden a la inversión extranjera. Mientras los gobiernos corruptos locales controlen las ayudas de occidente y las inversiones públicas inviertan más en armamento que en sanidad o educación, es muy difícil que prospere nada. Es un tema complicado. Un saludo!

julio 04, 2009 8:05 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Brisuón, hay cosas que nos dejan a todos sin palabras. Salud!

julio 04, 2009 8:05 p. m.  
Blogger Stones dijo...

Lagarto, hay momentos en los que no te apetece escribir y otros en los que si. He pasado una racha de que no y ahora estoy en una racha de que si... cosas de la vida

julio 05, 2009 2:01 a. m.  
Blogger Shandy dijo...

"Sus balas son más caras que mis hombres, y yo tengo más"...
No Surrender este magnífico final me hace recordar una escena de El Padrino. Michael Corleone está en Cuba (vísperas de la Revolución Cubana) y desde el interior de su coche observa en una revuelta callejera como un guerrillero deja estallar una granada que lleva en su cintura antes de que lo detenga la policía. Más tarde en una reunión con los grandes "capos", recuerda esto y dice: "A los soldados se les paga por combatir. A los guerrileros, NO".

http://www.youtube.com/watch?v=8IBQgCd8G5Y&feature=related

"No me hable de justicia, general Lizard. La justicia es un lujo para burgueses apoltronados en su riqueza. No nos interesa, no la valoramos en nuestra desesperación, no cabe en los ojos vidriosos de nuestros hijos cuando mueren de hambre".

Lo has explicado muy bien, Lagarto. Excelente entrada.

Un beso revolucionario.

julio 05, 2009 1:21 p. m.  
Blogger maniasmias dijo...

.
allá abajo
en tu post La Conspiración de la Esperanza

he decidido poner las tres canciones a sonar a la vez

y la verdad

me siento muuuucho mejor
.

julio 05, 2009 6:28 p. m.  
Blogger maniasmias dijo...

.
pero claro... la de REM dura el triple que las otras

asín que me quedo más bien melan-cólico

serán abusones...
.

julio 05, 2009 6:30 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Es que, doctor Lagarto, como dice el dicho, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. Lo ha explicado usted ya muy bien en sus respuestas a los comentarios. Si es imposible separar la riqueza de la pobreza con una línea de tiza en el suelo, también lo es que lo hagan apenas unos kilómetros de mar. La migración de los desheredados hacia un mundo mejor es imparable y es extraño que aún no se haya producido un movimiento tan masivo como el que narra su cuento. ¿Dejaríamos nosotros de emigrar si supiéramos que nuestro pan, que el pan de nuestros hijos está a tan poca distancia de nuestras bocas hambrientas? ¿Por qué tenemos entonces que suponer, siempre haciendo uso de nuestra lógica etnocentrista, que los que están más allá de esa ridícula frontera son tan diferentes de nosotros mismos en lo que respecta a nuestras necesidades, a nuestros impulsos más básicos?

No. Si son humanos, y no cabe duda de que lo son, lucharán por un futuro mejor que el que ahora tienen sin que los occidentales podamos evitarlo. Como lo hicieron ya los primeros hombres primitivos en los movimientos migratorios que les llevaron a poblar toda la faz de la tierra. Como lo hicieron los primeros colonos que llegaron a tierras ahora americanas en busca de unas oportunidades de las que carecían allí donde vivían.

Mientras los países pobres sigan sufriendo hambre y miseria, la situación no es, desde luego, sostenible. Y si consideramos que tales migraciones masivas como las que narra su cuento tampoco son compatibles con la estabilidad y la propia sostenibilidad de nuestras sociedades occidentales, la única solución pasa por procurar y favorecer, por invertir en el desarrollo y enriquecimiento de tales países. Un razonamiento puramente egoísta, sí, pero no por ello menos válido no sólo para la estabilidad del mundo en general, sino atendiendo al hecho de que, en principio, nadie se somete gustosamente al desarraigo que supone la emigración a no ser por motivos de fuerza mayor. Empecemos a ser inteligentes y miremos por el bienestar de los países pobres en aras de nuestro propio bienestar. ¿Qué imbécil no entendería este argumento? Y está visto que no basta con que confiemos en que las migajas de nuestro propio desarrollo contribuirán, como de hecho está sucediendo, al desarrollo de esos países. Como bien dice, y según demuestra el estudio que ha citado, las diferencias entre uno y otro son tan obscenas comparativamente que dan risa. Las migajas no son suficientes.

Me ha encantado el retrato que ha hecho del comandante Mjusi. Formado en la Sorbona en Ciencias Políticas con un brillante expediente académico. Armas puramente occidentales que se vuelven en contra de nuestra necedad. Pero es que hay cosas que caen por su propio peso. Y los inventores de esa lógica occidental deberíamos cuanto menos ser capaces de verlo.

Un placer leer su cuento, doctor Lagarto.

¡Un beso!

julio 05, 2009 7:29 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Le voy a contar una historia, amigo NoSurrender, sobre mi sobrina, que trabaja de operadora en el 112 de Sevilla.

Como ella habla francés perfectamente, se ocupa de las llamadas que entran en ese idioma, por lo tanto ha atendido ya innumerables llamadas de marroquíes, realizadas desde pateras cargadas de esperanza y de muerte, que atravesando el Estrecho de Gibraltar, ya sea porque no pueden gobernar la embarcación o porque no pueden aguantar el hambre y la sed, no les queda otra solución que teclear esas tres cifras en su teléfono móvil, esperando que alguien les rescate de una muerte cierta.

Ella recibe la llamada, y con un nudo en el estómago vive situaciones en las que es testigo de oído de parloteos desesperados, de discusiones feroces, de rezos por parte de todos los tripulantes, de llantos por los que ya han muerto…

Les da algunas instrucciones de manual, que marca el protocolo de actuación, y después, siguiendo también ese protocolo obligatorio avisa a algunos organismos de salvamento… y de vigilancia…

Cuando la llamada se corta y el asunto ya pasa a otras manos desde las suyas, el nudo aún continúa en su estómago.

Al día siguiente, cuando en las noticias ve o escucha que la Guardia Civil ha detenido a los ocupantes de una patera que intentaba llegar a las costas andaluzas, y que el destino de los que venían en ella es volver a África, el nudo se convierte en un torrente de lágrimas incontenibles.

Y así una vez y otra… el malestar y la depresión le han acarreado ya alguna baja laboral.

El único consuelo es saber que algunos de los que viajaban en la patera desde la que llamaron podrán vivir para volver a intentarlo.

julio 05, 2009 9:29 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

hace años pasé un par de noches en una colina entre Ceuta y Tánger. No había luz eléctrica, así que la costa española se distinguía con nitidez. Miles de luces entre Tarifa y Gibraltar me hacían soñar con España. A mí que me faltaban pocos días para volver. A mi lado, un chaval marroquí de 15 años miraba y callaba. Dos meses más tarde pasó en patera. ¿Quién se extraña?

julio 05, 2009 9:39 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

No sé qué decir, lagarto, siento la necesidad pero nada me sale que no me suene hipócrita, orondo, manido o, simplemente, temeroso...

Solo que post como este son necesarios, aunque solo sea para que se nos remuevan las tripas de tanto autoengaño y tanta hipocresía, de los poderosos sí pero también de cada uno de nosotros.

Un beso, querido lagarto¡

julio 05, 2009 10:25 p. m.  
Blogger atikus dijo...

No sé si alguna vez el mundo cambiará a mejor, de momento no podemos ser felices viendo como el hemisferio sur se muere de hambre y el norte hace régimen para no morir de tanto comer.

en fins....

saludos

julio 06, 2009 2:42 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

El mundo tal y como se establece en la actualidad está cimentado sobre los pilares de una desigualdad monstruosa...

lo preocupante y alarmante, que cada vez asumimos este hecho como algo casi consustancial a la vida...

perspicaz e incisivo como siempre compañero!un abrazo

julio 06, 2009 6:27 p. m.  
Blogger Isabel chiara dijo...

La situación no es sostenible, pero no sólo para los negros de Mjusi, tampoco para el resto de paises desarrollados. El sistema capitalista es como la boa del principito, cada cual podrá ver lo que quiera que se comió la boa, podrá ser más o menos creativo, tener más o menos esperanza, pero el bicho come y come y sólo quiere llenar la panza. Nuestra mirada es la que percibe mayores o menores bondades.

Ahora se está viviendo una situación de máxima urgencia en Sri lanka, donde se hacinan cientos de miles de personas en campos de refugiados sin nada que llevarse a la boca. Y en Darfur, donde en 2004 murieron cincuenta mil personas de hambre, y hoy día siguen cayendo como moscas porque la ayuda humanitaria no solventa.

Un principio de solución pasaría por un control efectivo de la riqueza, limitar el beneficio por debajo de lo que se pudiera considerar indecente, obligación de reparto de los excedentes, inversiones en desarrollo en los paises que necesitan ayuda, una organización de naciones unidas de verdad y no en manos de los que se zampan los bollos, control de la corrupción, etc. En definitiva, todo lo que hace que el capitalismo sume dividendos en los bolsillos de una minoría.

Pero siempre tendremos una canción redentora, no?

Besos

julio 06, 2009 8:53 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Me has dejado un mal cuerpo... No es culpa tuya desde luego. Y es que no sabes el miedo que me da saber que con nuestra comodidad permitimos tantas atrocidades. No, creo que eso es incorrecto, no es que "permitamos" es que "causamos" esas atrocidades...Ufff...

julio 07, 2009 12:08 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Africa tiene hambre y sed, y de algún sitio tendrán que sacar el pan y el agua con los que alimentarse...
EStupendo post, NOsurrender.
Besos felinos.

julio 08, 2009 4:57 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

Cuando termino de leer tus entradas me sucede que, una de dos, o me hace sonreír o me quedo pensativa mucho rato, y pocas veces me sale nada coherente que comentar.
Como siempre, excelente. Un tema que me toca de cerca por el lugar en el que vivo.
Hace unos días terminé de leer "Sahara" de Clive Cussler; el tono de tu entrada se parece mucho al del libro.
Un saludo.

julio 09, 2009 11:31 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Stones, yo en cambio estoy en una racha en la que no tengo tiempo de escribir, qué duro es no estar jubilado ya :)



Shandy, es una gran película. En realidad, es La Película. Lo tiene todo. Tengo ganas de volver a verla, como siempre. No es que quiera identificarme con Michael, pero de tonto no tenía un pelo, y esa frase (y la realidad posterior) lo demuestra. Besos!



Maníasmías, son tres grandes canciones, pero fue la de REM la que arrastró todo el proceso. No sé si es la mejor de las tres, pero es la que más me transporta. Me alegro de que te guste. Salud!

julio 11, 2009 1:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, tiene usted razón. Es un movimiento completamente natural: las personas quieren estar bien y están dispuestas a moverse por ello. Y si las operadoras móviles, por ejemplo, están dispuestas a ofrecer rebajas para que no se vayan sus clientes y conservar así sus beneficios, ¿Por qué los Estados ricos capitalistas no tienen la misma flexibilidad?

Las democracias, a veces, explotan las miserias más tenebrosas de las sociedades, que expresan con sus votos una psicología de acoso y unos complejos de los que no puede salir nada bueno. No creo que sea casualidad que el gobierno más xenófobo de Europa sea, precisamente, el más irracional y patético en todos sus comportamientos: el de Berlusconi.

El placer es leerla a usted, doctora Antígona.

Besos!

julio 11, 2009 1:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Me ha impresionado la historia de su sobrina, Carrascus. Sólo quiero darle las gracias a ella porque hace de nuestra sociedad algo más humano y valioso. Su trabajo y su actitud hacen de nuestra especie algo un poco mejor, un poco más digno, un poco más libre.


Zorro, esas luces son la Tierra Prometida para quien no tiene nada. Quizás una falsa Tierra Prometida, con más maquillaje que realidad. Pero la ilusión de la búsqueda seguirá llenando pateras. Yo no me extraño.

julio 11, 2009 1:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, pretendo remover tripas, sí. No me gusta la indolencia superficial y estúpidamente egoísta que se instala en nuestro modo de vida europeo. No sólo estamos desarrollando una insensibilidad completa, también una completa imbecilidad. Besos!


Atikus, el mundo lo creamos todos nosotros, cada día. No hay nada que no se pueda cambiar. Nada. Salud!

julio 11, 2009 1:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Roberto, y esa desigualdad que configura el progreso del mundo se acentúa de manera obscena cada día.

Hay varas muy flexibles, pero todas tienen un límite en su elasticidad ¿cuándo alcanzará nuestro modelo de desarrollo ese límite en su elasticidad? A mí me sorprende que no lo haya alcanzado ya, la verdad.

Abrazos!

julio 11, 2009 1:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isabel, la boa tiene cada vez más hambre, sí. El sistema financiero que sostiene la economía mundial exige rentabilidades crecientes en entornos de inflación, lo que hace que las empresas que no crecen en ingresos acaben muriendo. El sistema sólo deja pervivir a los que crecen, y por eso la boa necesita comer más y más. El sistema capitalista, por definición, no está preparado para repartir sino para acumular.

Las situaciones de África y algunos lugares de Asia son imposibles, pero para Occidente sólo son minutos de telediarios, no sentimos que pueda afectarnos. Ni siquiera sentimos que puedan afectarnos los homeless que conviven en nuestras propias ciudades. Estamos cada día más locos.

Besos!

julio 11, 2009 1:03 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vaya, Nausicaa, espero que tu cuerpo se recupere pronto :) El sistema económico de Occidente causa la desproporción en el grado de desarrollo y su etnocentrismo expansivo causa el desarraigo del resto de culturas.

Es difícil cambiar estos dos conceptos, pero no debería ser tan complicado darnos cuenta de adónde nos estamos dirigiendo y tratar de buscar soluciones que hagan que ese mismo desarrollo económico y cultural de Occidente sea más sostenible.

No pido solidaridad a quien no la tiene, sólo un mínimo de inteligencia. Algo así.

julio 11, 2009 1:03 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, llevemos entonces los sistemas de producción de alimentos y agua allí. En realidad no se trataría de un gasto, sino de una inversión para Occidente. Besos saurios!


Raquel, me gusta utilizar este espacio para reflexionar con todos los que quieran participar sobre temas que me inquietan. Me gusta compartir estas cosas, gracias por tus pensamientos. No he leído el libro, lo tendré en cuenta. Saludos!

julio 11, 2009 1:03 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Pienso lo mismo que tú. Bueno, no sé si se trataría de un gasto de inversión para Occidente, pero aunque no lo fuera, eso sería lo justo. Porque no es justo que ellos se mueran de hambre y de sed, y aquí se tire la comida y el agua (me refiero al primer mundo).
Besos de pantera.

julio 11, 2009 7:50 p. m.  
Blogger Casilda dijo...

No me parece una idea descabellada en realidad no se como no ha sucedido, quizas falta ese lider de tu historia.
Recuerdo ahora una noticia de unas pateras que fueron a dar a la playa pricada de un hotel de lujo, me pareció una jugarreta del destino de lo mas terrible.
Acabaran invadiendonos , son mas y estan desesperados y frente a un hombre desesperado pocos muros pueden alzarse .

Un abrazo

julio 12, 2009 12:08 p. m.  
Blogger MBI dijo...

Esa desazón......acorralada.
En los dos mundos.

La nuestra come y se esconde,para hacerse grande y voraz...como la espesura de un ciego.

La de ellos será redimira, lo veo en su sonrisa hambrienta, en su mirada directa.
Son más y cumplirán sus sueños, tarde o temprano, los cumplirán sobre los nuestros.

julio 12, 2009 1:10 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Muchas veces, cuando veo un estadio lleno de gente que va a ver un partido de futbol, o cuando el otro día leo el mogollón que se ha formado en el día del Orgullo Gay, pienso... coño... y si nos movilizásemos así por una causa, como te diría... mas noble?¿
Creo que tenemos armas para combatirlo, toda esta mierda, que no todo está en manos de los dirigentes, y que no sería ninguna locura, hacer nuestra propia revolución por un mundo mejor, pero no individualmente, que sí, que está bien, pero no sumamos. No. Una revolución grande, y de muchos, todos unidos, por causas miles, como estas de las que hablas de injustas. A mi me pilla ya vieja de espíritu, pero si hacemos la lista, me apunto por mis santos cojones, esos que me saldrán de tanto mentarlos.
Un besazo, lagarto. Tengo que reconocerte que el cuento está de muerte, y que acojona el principio, acojona. Well done¡¡¡
Oye, ya he visto que viene tu dios a tocar, seguro que ya tienes entradas para ir a verle... ya me contarás.
Un besazo¡

julio 13, 2009 8:39 p. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

Amigo Lisardo:
Hace algo así como dos meses que me levanté de una caída de varias décadas.
Así que, de tan exultante, estoy bastante tontuelo y con el cerebro lleno de algarabías estériles. Corriendo sin saber adónde, porque he vuelto a saborear la sensación de correr.
El caso es que he venido a hacerte una visita. Escuché las canciones de Fogerty, Stipe y Dylan que has traducido tan bien que ni siquiera yo me aprevo a ponerle ningún pero.
¡Las he cantado tantas veces!
Me quedo con John. No sé en tu país, pero en el mío, en las verbenas de antaño, cualquier grupo que se subiese al palco, curtido o novato, siempre se arrancaban con algo de los C.C.R. Ese grupo, además de la calidad que se solapa en su aparente simplicidad, ha hecho felices a muchos verbeneros ¿Cuántas parejas se habrán enamorado bailando esos temas tan "fáciles" de tocar a la guitarra?
Después he léido tu post actual..y el comentario de "carrascus" sobre su sobrina del 112...y creo que no volveré a pasar por aquí durante otra buena temporada. Nunca mejor dicho lo de "buena". Aunque a ti te resultase tediosa si me la vivieras.
¿Se puede saludar?
Un beso para mi hijo mayor, que después de atravesar la Gran Llanura Europea como couchsurfer, se encuentra ahora en su país de adopción, más concretamente en la ciudad universitaria y medieval de Torun, cuna de Copérnico y espero que, por ahora, de ningun nieto mío..jeje. No tengo ninguna prisa por ser abuelo. La palabra me horroriza. Y que me perdonen los abuelos que lean esto.
A propósito de este post tuyo:
11:1 Echa tu pan sobre las aguas; porque después de muchos días lo hallarás.
11:2 Reparte a siete, y aun a ocho; porque no sabes el mal que vendrá sobre la tierra.
Dios te bendiga, hermano Lisardo. Dios lleve consuelo a la familia de Dalila y del pequeno Ryan y también a la joven enfermera que estará sufriendo mucho en estos momentos.
Let´s_open_up_our_world

julio 14, 2009 8:56 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lo que pasa, Pantera, es que el concepto de justicia no es universal. Por eso creo que sería más sensato apelar al sentido común, al interés egoísta de quienes no quieren ceder riquezas. Besos saurios!


Casilda, Europa y América fabrican líderes en poderosas universidades abiertas a todo el mundo vía becas. ¿por qué no puede darse el fenómeno de que surja un líder carismático y radical de ellas? Lo raro es que no haya pasado todavía. Nuestros muros los levanta la ignorancia. Un abrazo!

julio 14, 2009 10:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

MBI, la desesperanza y el hambre son armas muy poderosas. Y no podremos apelar a la justicia, a la comprensión o a la solidaridad si ese momento llega. Será nuestra penitencia.


Tremends, tenemos armas mediáticas, conciencias colectivas, mensajes de hermandad. Tenemos muchas cosas, pero son acalladas por el afán de los días. Las economías occidentales crecen, crean empleo, pagan los gastos públicos y aseguran los fondos de pensiones. Y nos quedamos ciegos ante lo que tenemos a nuestro lado, tan preocupados por nosotros mismos. Por el momento, me conformo con mantener la conciencia y expresar mi solidaridad. Tengo mi entrada, sí. Ya te contaré cuando nos veamos ;)

julio 14, 2009 10:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Cohelet, deseo de corazón que mantengas el pie y no vuelvas a caer. Me alegro de que encuentres tiempo para una visita, mis músicos y yo te lo agradecemos.

John va a tocar en mi ciudad dentro de unos días, puede que vaya a verle, si la noche es propicia. Yo, como tantos otros, también aprendí a tocar con sus canciones. Son sencillas y emotivas, toda una invitación a dejarse llevar por ellas.

Saluda a tu hijo, claro que sí. Y que te escuche y tome sus precauciones sexuales ;) Nunca he estado en Polonia, pero todos los polacos que he conocido me han resultado interesantes de alguna manera. Espero que él lo pase bien en Torun y que tú disfrutes de esta página universal.

julio 14, 2009 10:22 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

GUAY, YA SÍ QUE NOS VEMOS EN LOS BARES¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Me alegro por tu entrada, no esperaba menos de ti....
BSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

julio 15, 2009 2:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home