martes, julio 14, 2009

¿Hay vida antes de la muerte?


Es una práctica habitual en las grandes corporaciones modernas plantear su estrategia de negocio desde lo que ellos llaman una misión. Esta misión procura dar un sentido a su ser en la sociedad. Asumir la conciencia de que lo que ellos hacen puede beneficiar a la sociedad en su conjunto. Sólo así podrán garantizar la sostenibilidad de su negocio y sus beneficios en las sociedades modernas, donde el poder mediático y del consumidor en entornos de fuerte competencia es cada vez más relevante.

En este sentido se ha puesto de moda lo que se ha llamado Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y que cuenta con departamentos profesionales con buenos presupuestos y muy cerca de los Presidentes de las corporaciones en sus organigramas.

El programa de RSC de Coca-Cola atiende, entre otras cosas, al concepto de Felicidad. Y es que Coca-Cola ha ligado su imagen de marca a la “felicidad”, lo que todos vemos reflejado en su publicidad. Su estrategia de imagen y comunicación busca que cuando nos sintamos contentos, nos acordemos de su producto y más impulsos sintamos de beber Coca-Cola

Así, su Fundación ha realizado estudios acerca de la felicidad. Qué es, qué significa, cómo se alcanza si es que puede alcanzarse. En España, incluso, han coproducido varios programas de Redes con Eduard Punset para hablar de este escurridizo concepto.

Cuando vi el programa me sentí muy a la defensiva: no estaba dispuesto a que un debate intelectual serio quedara supeditado a los intereses comerciales de una marca de consumo de masas. Pero la verdad es que tuvo su interés, a pesar de algunas evidentes falacias con que argumenta el señor Punset a veces y que no creo que afecten a las ventas de Coca-Cola, que es de lo que se trata.

Me quedo con la entrevista a un psicólogo norteamericano, Gary Marcus. Y me quedo con algo que quiero compartir en este blog:



Decálogo para Vivir Mejor, de Gary Marcus:


1. Plantéate hipótesis alternativas

2. Reformula la pregunta

3. La correlación no implica causalidad

4. Anticípate a tu propia impulsividad

5. Haz planes para prevenir cualquier eventualidad

6. No tomes decisiones importantes cuando estés cansado

7. Toma distancia de las cosas

8. Intenta ser racional

9. Prioriza

10. Como aporta Punset, La felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad


Yo cambiaré el nº 5 por el concierto de Bruce Springsteen del próximo 1 de agosto ¿y tú lector?



Porque lo importante, lector, es saber si hay vida antes de la muerte, no después.






Una canción para vivir mejor: Happy, de Rolling Stones

Una película para vivir mejor: Una noche en la ópera, de los hermanos Marx

Un libro para vivir mejor: Ética para náufragos, de José Antonio Marina

.

58 Comments:

Blogger princesadehojalata dijo...

Que sepas que me has robado el título de uno de mis próximos posteos... ;)

Besos!

julio 15, 2009 12:23 a. m.  
Blogger kamala dijo...

"La felicidad es una palabra que inventó un sádico para hacernos desgraciados"

No recuerdo quien lo dijo, pero puede que tenga razón, que también la Cabra Mecánica dijo aquello de "Felicidad, qué bonito nombre tienes. Felicidad, vete tú a saber donde te metes..."

Yo ya no creo en la felicidad. Sólo creo en los momentos felices, que haberlos haylos. Y supongo que la felicidad es una supremacía de momentos felices sobre momentos infelices, o la actitud que nos permite que haya más momentos (y más intensos) felices que infelices. Es decir, la felicidad está en nosotros, y sería algo así como la capacidad de vivir momentos felices.

Y como toda capacidad, se desarrolla y se puede aprender y cultivar. Y hay quien aprende a base de leches.

Porque puede que para llegar a esa "felicidad" sea necesario conocer también la infelicidad, y quizás cuanto más a fondo mejor.


Y otra intuición sobre la felicidad: seguramente está en el equilibrio, no en los extremos, que son siempre peligrosos y ya nos lo decían los sabios, que tantas vueltas le daban a esto de la felicidad y tantos consejos, a veces contradictorios, daban para alcanzarla: ahí tenemos a los epicureos con sus tesis, y a los estoicos con las suyas.

Así pues, salud y muchos momentos felices...

Un beso

julio 15, 2009 12:33 a. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

En tanto olvidemos nuestro miedo a "vivir" y dejemos de limitarnos a subsistir o existir, comenzaremos a descubrir que puede haber vida antes de la muerte. De lo contrario jamás viviremos y cuando muramos nunca habremos vivido y tampoco creo que encontremos esa vida eterna al otro lado si nunca aprendimos a estar vivos...UN abrazo!

julio 15, 2009 12:34 a. m.  
Anonymous carrascus dijo...

No creo que ese decálogo sirva para vivir mejor. Primero que nada porque se pierde un precioso tiempo de vida solamente averiguando que coño quieren decir los enunciados...

Por cierto, yo veré al Boss unos días antes que usted, el 28 de este mes, concretamente.

Que lo disfrutemos!

julio 15, 2009 7:03 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Soy una romántica, creo que la espontaneidad, la impulsividad y la eventualidad son indisociables de lo que considero felicidad… Me incapacita eso para ser feliz?

julio 15, 2009 9:16 a. m.  
Blogger Dante B. dijo...

por supuesto que si...
pero no hay que perder tiempo preguntándoselo.

julio 15, 2009 12:25 p. m.  
Blogger MBI dijo...


hay vida antes de la muerte.
Yo
la he visto en este post.
Se
llamaba *pasión*
por
ver
oir
palpar
lo
mejor.

julio 15, 2009 1:48 p. m.  
Blogger Merce dijo...

Tengo serios problemas para poder llevar a cabo este decálogo:

4.- Soy impulsiva, no puedo remediarlo, y si me anticipo a mi impulsividad será de forma impulsiva también, ejem, no sé si se entiende algo...

5.- Tenerlo todo planeado me parece bastante aburrido, le quita mucha sal a la vida...

7.- Ya quisiera yo saber hacerlo en algunas ocasiones, aunque la verdad tampoco sé si en el caso de que supiera hacerlo, lo haría. Estoy viva y quiero sentirme así, aunque a veces sufra...

8.- Para algunos asuntos me resulta muy fácil... en otros me parece imposible.

Al menos hay una cosa que tengo clarísima, que hay vida antes de la muerte y no después.

Besos, Lagarto. Magnífico, como siempre.

julio 15, 2009 4:43 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Yo lo cambio todo por sentarme a ver le stelle cadente nella notte di San Lorenzo, en medio de la campiña Toscana. Eso es felicidad, y nada de Coca-Cola, un buen Chianti,como mandan los cánones veraniegos.
Que usted lo pase bien viendo al Boss, ese día espero estar ya en Italia.
Besos y felicidad.

julio 15, 2009 5:41 p. m.  
Blogger tu dijo...

puej... el Punset y el Marina... no los aguanto!! para mi la felicidad es no leer (ni escuchar) nada de estos tipos :P, así que cambio el número 5 por retirar la vista y cambiar de canal ante estos seres, no sea que, eventualmente, me de un ataque de aburrimiento mortal, jajaja (perdón)

julio 15, 2009 6:16 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

Toda publicidad vende belleza. Sea de cosméticos o de aceite para autos. Si comprás ese aceite para autos, sos bello.

Y lo peor es que funciona.

Me voy a vivir un rato.

Apapacho.

julio 15, 2009 7:26 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Me gusta la coca-cola, pero no creo que haga aumentar mi felicidad, sino simplemente mi tasa de azúcares en sangre.
¿Estaré un poco muerto ya? No creo que todo el tiempo pueda decir que estoy vivo, desde luego. Es angustioso pensar en esto.
En cualquier caso para mi la felicidad es como el AVE. Todos quieren que llegue a su casa, pero luego se encuentran con que pasa demasiado rápido.
Saludos

julio 15, 2009 7:27 p. m.  
Blogger Sese dijo...

Considero la felicidad una cosa demasiado personal, subjetiva y etérea como para definirla en un decálogo que será válido si se adapta a la idiosincrasia de cada uno o falso si no se da el caso. En mi caso me conformaré con que me expliquéis el concierto del uno de agosto :( El punto número seis me ha privado de esta dicha.

SAludos

julio 15, 2009 9:09 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Bueno, para sentirse feliz no es imprescindible contar con un amor, como dicen los Rolling, pero desde luego estar enamorado influye bastante.
Creo que todos llegamos a un punto en que somos conscientes de que hay que procurarse felicidad en cuantos más momentos posibles. Por una cuestión de calidad de vida ...y salud mental.
Yo estoy en ello.
Este verano no pinta muy propicio, pero voy a encararlo de manera que no deje de tener su dosis de felicidad a cada poco.
Un saludo.

julio 15, 2009 11:23 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Menuda frase, dr. Lagarto¡, "hay vida antes de la muerte"... leí en alguna novela que la vida hay que vivirla sin obviar la muerte, sí, pero sin mirarla demasiado. Tal vez sea ese sea el secreto de la "felicidad", aunque también creo que el azar (redondo y seguro) tiene mucho que ver en ella. Algunos, en este caso, a ese azar le llaman suerte.

En fin, jodío, que le des un beso en todos los morros al boss (ejem)

(qué te cuesta, joer?)

:)

julio 16, 2009 12:04 a. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Extremadamente acertado: hay que buscar la vida antes de la muerte, no después ;) Una de esas verdades que, por ser tan sencilla y contundentemente enunciadas, no revelan su auténtica profundidad, pero he ahí su belleza ;)

Pues es muy interesante el decálogo propuesto por el psicólogo Marcus pero dudo mucho que yo pueda seguirlo cabalmente, especialmente por aquello de prevenir las eventualidades, pues no se me da mucho el planificar en exceso y más bien creo en que la lógica de la vida es infinitamente más sabia que la mía jeje...

Lo cual, confieso, me ha pillado alguna que otra vez sin un 'plan B'... Pero creo que mi capacidad de improvisación (aprendida gracias al teatro ;) compensa el defecto de mi falta de previsibilidad ;)

Ah.. eso de "Intenta ser racional" es otro de mis puntos débiles... si es que se refiere, como yo lo entiendo, a procurar no ser tan 'emocional' Yo creo que los temperamentos son diferentes y ninguno es mejor que otro sino que todo depende cómo se canalice la razón o las emociones. Pero pueden ser caminos igual de efectivos siempre y cuando no nos conduzcan a excesos de cálculo o frivolidad o vulnerabilidad emocional excesiva... Y creo que 'correlación' y 'causalidad' son lo mismo.. No sé por qué la gente se enreda tanto en conceptos ;)

Pero me encantó aquello de "toma distancia de las cosas". Ese es un consejo muy sabio.. Nada nos da tanta luz como observarnos en medio de cada 'escena' de la vida. Eso nos permite desidentificarnos de emociones que pudieran obnubilar el entendimiento y generar apegos innecesarios que nos alejan de la paz interior que supone la 'felicidad' ;)

Entre tantas y tan variadas fórmulas de la felicidad que se han inventado ;) me quedo con las milenarias, con esas que no están en libros de autoayuda ni teorías de moda, sino que han nacido de sabidurías ancestrales... Y creo que -para resumir- se traducen en el hecho de que la felicidad no puede enraizarse en circunstancias cambiantes... Si la felicidad depende de las cosas 'que se lleva el viento', con el viento se irá y viviremos en constantes mareas emocionales que unas veces nos brindarán instantes de alegría y otras de tristeza.

Pero creo que la felicidad trasciende todo eso. Es un estado del Ser, a mi entender. De ahí que deba enraizarse y obrar desde nuestro propio interior y no en cosas circunstanciales.

En fin... que si alguna campaña masiva multimillonaria ofreciera la felicidad 'en frasquitos', algunos incautos se dejarían convencer fácilmente...

Como anda el mundo y con el vacío existencial cada vez más crónico y persistente... Hasta a mí me tienta la idea de ofrecer semejante producto jaja...

Un placer leerle, mi querido señor lagarto..

un abrazo

julio 16, 2009 12:45 a. m.  
Blogger RBC dijo...

Hay vida antes y después de la muerte, así como tantos universos son posibles.

Prueba por ejemplo Coca cola cuando estes sediento y sin aliento y dime sino experimentas felicidad ahhhhhhh heladita mucho mejor

“La felicidad es una dirección, no un lugar”
Sydney J. Harris

Saludos efervecentess

julio 16, 2009 3:53 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Princesa, la frase es de Eduard Punset, y está en el enlace que he puesto de su programa. Tiene mucha fuerza ¿verdad? Compartámosla, hagamos un mantra con ella. Besos!


Kamala, la felicidad es una entelequia, un espejismo en el horizonte que nos anima a seguir avanzando. En ese sentido me gusta que Gary Magnus huya de esa terminología y simplemente hable de “vivir mejor”, que encaja mejor con la teoría de los “momentos felices”. Besos!

julio 16, 2009 1:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Moderato, el filósofo francés Jacques Derrida definía el concepto de sobrevivir como un tercer estado tan ajeno a la muerte como a la vida. Encaja muy bien con lo que traes a esta página. Un abrazo!


Carrascus, supongo que cada uno tiene sus “trucos”, sus aprendizajes vitales para intentar no meter la pata, no sufrir en demasía o tener menos frustración por los errores cometidos. A mí me vale alguno de ellos, al menos me parece bien definido. Pero es cierto que me cuesta aplicar la fría racionalidad en mis decisiones vitales, así que realmente no le hago mucho caso. Espero que disfrutes del concierto de Springsteen, sí, al menos tanto como el de Fogerty. Ya compartiremos sensaciones. Salud!

julio 16, 2009 1:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Nausicaa, no creo que la espontaneidad, la impulsividad y la eventualidad tengan que ir necesariamente en dirección contraria a la felicidad. Supongo que depende de cada momento y cada circunstancia. En realidad los psicólogos distinguen entre el sistema deliberativo y el sistema reflejo. Según estos tipos, lo que entendemos como racional quedaría dentro de lo deliberativo, y por tanto, más consciente.



Dante, claro que sí. Tiempo es lo único que tenemos (somos). Salud!

julio 16, 2009 1:01 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

MBI, claro que hay vida. Sólo tenemos que aceptarla y mirarla a la cara. Gracias por compartirla.


Merce, no podemos huir de nosotros mismos, ni negarnos en todo aquello que nos define. No creo en las fórmulas para cambiarnos. Olvida el 4, el 5, el 7 y el 8 y disfruta, claro que sí. Aunque debes ser consciente de que esos olvidos queman muchas más energías. Besos!

julio 16, 2009 1:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lula, se tiene que estar de maravilla en la Toscana esos días, sí. No te bebas todo el Chianti y comparte un poco, anda ;)


Tú, no hay obligación de leerles. Si no te dicen nada, no les leas. Yo no les pondría en el mismo saco, en cualquier caso. Punset y Marina tienen sus diferencias. Me quedo con las teorías del segundo, aunque me gusta el carisma mediático del primero. Cada uno tiene sus filias y fobias.

julio 16, 2009 1:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Arcángel, es interesante lo que planteas. O, mejor dicho, lo que se deriva de lo que planteas. Porque, ¿qué es entonces la belleza? Un abrazo!


Food & Drugs, no creo que aumente la “felicidad” de nadie por beber coca cola. Tampoco creo que lo piensen los ejecutivos de la propia coca cola. Supongo que les basta con una subliminal asociación de ideas que corre de generación en generación para mantener unas ventas de varios miles de millones de dólares al mes. El poder de la comunicación en el intercambio de signos que es la sociedad de consumo es impresionante. Suerte con el próximo AVE!

julio 16, 2009 1:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, sobre todo etérea, claro que sí. Creo que Gary Marcus simplemente trata de dar unas pautas racionales para hacernos quemar menos “energía negativa”, por llamarlo de algún modo. Si quieres y puedes aún ir a algún concierto de Bruce, ponme un mail y trataré de ponerte en contacto con las personas adecuadas. Siempre hay esperanza :) Salud!


Tesa, claro que no es imprescindible. Cada uno tiene su propia manera de sentirse bien. Y el propio Keith Richards, cuando escribió esa canción, tenía dos prioridades en su vida por encima del amor: la música y la heroína. Me gusta mucho esta canción de los Rolling Stones; he dado el cambiazo ayer, porque antes había puesto una de U2, pero me identifico más con la vitalidad de Keith Richards. Ánimo con tu verano y disfruta de ti misma. Todo lo importante está dentro de nosotros mismos, no fuera. Salud!

julio 16, 2009 1:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, la frase es de ese mismo programa de Punset, ya me gustaría a mí tenerla patentada :) El azar es fundamental para entender la vida, sí. Supongo que algo de eso hay en el punto 3 del decálogo Marcus. Respecto al beso, es que soy muy tímido, allí, con tanta gente mirando :) Besos para ti!



Isis, veo que ya estás de vuelta. Espero que hayas tenido unos buenos días de vacaciones. Yo no huyo tanto de mi racionalidad como tú, o al menos intento no huir demasiado de ella. Sé que me limita, pero me hace sentirme más cómodo… a veces :P Un abrazo!

julio 16, 2009 1:02 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

RBC, yo en cambio, estoy seguro de que no hay vida después de la muerte. Y de que eso es precisamente lo que da sentido a la vida, lo que nos permite entender mejor lo que significa estar vivo. En cualquier caso, lo importante es vivir. Me gusta la coca cola de vez en cuando, sí. Tiene su momento, eso de “la chispa de la vida” ;) Salud!

julio 16, 2009 1:03 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Los de Coca cola tontos no son, asi que asociar su marca a la felicidad es una campaña cojonuda, en cuanto a la moralidad, la publicidad en si siempre dejó mucho que desear, uno que ha currado en la publi, jeje...

Y que es la felicidad??...un buen concierto?...sin duda...un buen vino?..tambien, como dice Lula...para otros la coca cola jaja...pues estaba pensando en un kalimotxo, para dejar tranquilos a unos y otros ;)

de momento ando medianamente feliz

saludos

julio 16, 2009 1:09 p. m.  
Blogger Mcartney dijo...

Estoy contigo en ese mosqueo (¡lagarto, lagarto!) al ver la publicidad de Co-a cola en los vídeos de Punset. Yo he sentido algo parecido. Prejuicios, o vete a saber qué.
En cuanto al decálogo de marras me lo voy a plantear "I did it my way" que diría Frankie:

Decálogo para Vivir Mejor, de Mcartney:

1. Plantéate hipótesis alternativas. (Vale. No problemo)

2. Reformula la pregunta. (Vale. Consultaré con mi otro yo, que me ayuda bastante)

3. La correlación no implica causalidad. (este sigo sin entenderlo así que me comeré unos doritos o cualquier guarrería de esas que tanto me gustan)

4. Anticípate a tu propia impulsividad. ( No gracias. Cuando me toca irme, me voy. Y si no, haber estado atenta)

5. Haz planes para prevenir cualquier eventualidad. (Me remito al punto 4)

6. No tomes decisiones importantes cuando estés cansado. (Vale. Me apunto)

7. Toma distancia de las cosas. ¨(Ídem que el punto 6)

8. Intenta ser racional. (Va a ser que no en bastantes ocasiones)

9. Prioriza. (Totalmente de acuerdo)

10. Como aporta Punset, La felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad. (Efectivibuonderbrá)

julio 16, 2009 9:47 p. m.  
Blogger LiterataRoja dijo...

Maravilloso!! Me llevo una gran enseñanza.

Volveré y te espero por mi blog.

Saludos!!

julio 17, 2009 6:46 p. m.  
Blogger Stones dijo...

Si me quitaran la impulsividad en mi vida, ya no sería mi vida. No me gusta planear todo en esta vida, es un rollo. Los mejores momentos que he tenido en mi vida y aquellos en los que creo que he sido feliz han sido cuando me he dejado llevar por esa impulsividad y cuando no tenía nada planeado.

La felicidad no se si existe, solo se, que cuando la tengo cerca intento pegarle unos buenos mordiscos, para que luego me dejen buen sabor de boca durante el mayor tiempo posible

julio 17, 2009 6:51 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Sí que es una buena pregunta ¿Hay vida antes de la muerte? Y más, si se la hacen los cientos de miles de muertos que aún caminan sin ser conscientes de que están vivos.

En Coca-Cola no tiene un pelo de tontos, por esa razón es una de las firmas líderes de refrescos. Saben apuntarse al carro y como financiar para dejar claro que se interesan por el bienestar de los humanos.

En el fondo todo es una cuestión económica y de posicionamiento de marcas. Saber hacerse visible dónde y con quién.

Yo prefiero los zumos naturales, sin aditivos.

Saludos.

julio 17, 2009 9:21 p. m.  
Blogger Isabel chiara dijo...

La web feliz de cocacola es cocacolante. Así que la misión de cocacola es repartir felicidad y la RSC estimular estudios para ver si encuentran los polvillos mágicos de la felicidad y los echan a puñados en las latas y crean ejércitos de felices. Ideas tienen, de eso no cabe duda, implican al consumidor con estilos de vida, ideologías apropiadas a los tiempos (tolerancia, solidaridad, globalización, verderona), conceptos delirantes pero deseados. Son listos y tienen pasta para serlo.

Pero yo no me creo nada. La coca con jb a veces, y si además la compañía y el entorno es el apropiado le echamos felicidad al asunto. Luego a seguir viviendo señor lagarto, que cuando hayamos muertos ya pensaremos en el más allá.

Un beso

Del decálogo pillo uno y otro, me hago los pinchos y con una cerveza mejor.

julio 17, 2009 9:31 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Bueno, doctor Lagarto, creo que yo también me hubiera puesto a la defensiva y habría sospechado si Coca-Cola no trataría de fomentar o destacar de esos estudios la imagen de la felicidad que más conviniera a su tasa de ventas. Pero bueno, como ya veo que en el decálogo que nos presenta no aparece ningún punto que diga “Beba una coca-cola todos los días”, dejaré a un lado mis suspicacias :P

La felicidad es, como bien dice, una entelequia inalcanzable. Y es mejor que así sea, porque, de lo contrario, una vez sintiéramos que la habíamos alcanzado, pensaríamos que toda tarea sobre este mundo está ya agotada y tal vez nos acometieran tentaciones de quitarnos de en medio. Siempre tiene que quedar algo por hacer, algo por lograr, algún deseo o necesidad insatisfechos, alguna parcela de posible felicidad por cubrir, para que miremos al futuro con ilusión. Lo cual no quiere decir, para mí, que no haya momentos, estados o etapas en que podamos proclamar, aunque sea en voz bajita para no tentar a la suerte, que nos sentimos felices. Pero siempre es necesario que falte algo. Aunque sólo sea el cumplimiento venidero del deseo de que ese estado se prolongue en el tiempo y nunca deje de enriquecerse.

Me parecen bastante acertados los puntos del decálogo. Pero, como usted, el quinto no lo compro, porque me temo que restaría a nuestras vidas espontaneidad y factor sorpresa. Elementos ambos que pueden llevarnos a darnos de bruces de cuando en cuando, claro, pero sin los cuales no creo que sea posible estar abierto a lo bueno que esa misma imprevisibilidad de la vida puede llegar a depararnos. No me parece saludable hacer demasiados planes. Entre otras cosas, porque nuestra mirada siempre es demasiado corta como para anticipar cualquier eventualidad, y la mera pretensión de hacerlo nos convertiría en neuróticos obsesivos.

Personalmente, creo que debería grabarme en la frente el 7 para sufrir un poco menos. Así que trataré de repetírmelo unas cuantas veces al día, a ver si no lo olvido. Y me gusta el 2. Tendemos a obcecarnos buscando respuestas o no viendo salida a preguntas que, en el fondo, están mal planteadas.

Y por supuesto que hay vida antes de la muerte. Lamentablemente no siempre nos resulta tan fácil encontrarla, pero no hay que dejar de luchar por ello cada día. Que cada día que pasa estamos más cerca de la muerte y no es plan andar tirando nuestros días contados a la basura antes de tiempo.

Un beso, doctor Lagarto!

julio 17, 2009 9:52 p. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Yo estoy convencida de que, sin ser psicólogos todos llegamos más o menos pronto a esas conclusiones... Es la vida en sí la que te enseña a plantearte el resto de tus días....
Para mí, creo que es muy importante asumirse y aceptar tu presente. No conformarse, sino asumir. Es diferente.
La felicidad, como un todo, no creo que exista, pero sí creo que es posible conseguir tener más momentos buenos (o reconocerlos cuando están sucediendo, no a toro pasado, que ya no serían recuperables) a base de un "entrenamiento" consciente....
A mí, a veces, me funciona.

Un beso, Nosu

julio 18, 2009 12:30 p. m.  
Blogger ana dijo...

Qué coincidencia, estos días yo también he pensado sobre la esencia de la felicidad. La he sentido cerca, habitando en las cosas más simples... en los recuerdos, en los reencuentros, en las nuevas amistades. Cuando el tiempo es menos rápido, se tienne una pequeña probabilidad de que aparezca, fugazmente, pero que se deje asomar, fugazmente...

Yo la siento como un equilibrio interior, e intuyo que no siempre está hecha de risas y alegría. Existe también cierta felicidad melancólica, y siempre, siempre, es escurridiza.

Felicidad como equilibrio, felicidad que a veces habita en cosas sorprendentes, nada complejas, cosas que hemos olvidado que permanecen, la presencia de algunas personas... pero andamos muy atareados para poder verlo, quizá.

Y probablemente esa lejanía o "difucultad" para la felicidad sea una consecuencia de todo lo que nos quieren vender, quizá la felicidad habite en adquisiciones más sencillas, menos monetarias. La felicidad no se compra, sale al camino... Quizá ahora la felicidad sea sólo una cuestión de marketing, de ahí su incapacidad para darnos lo que su propio nombre lleva en esencia...

... escurridiza, la felicidad.

julio 18, 2009 2:52 p. m.  
Blogger Claudia dijo...

Me da muchísisimo miedo esas historias de las misiones de las empresas... Todo el día mandando a los demás cómo vivir nuestras vidas.
¿Mi felicidad? Que me dejen vivir en paz. Vulgarmente: a mi p**a bola por favor.
Ahora en algunas canales de TV (que qué daño están haciendo) la moda son los programitas de saber hacer las cosas mejor: administrar tus negocios, educar a tus hijos, ahorrar, controlar a tus adolescentes, saber comer... Todo para ser feliz.
¡¡¡Es terrorífico!!!

Gracias por tus recomendaciones de libros y canciones...
¡Y viva Youtube!

julio 18, 2009 3:51 p. m.  
Blogger ana dijo...

Ah... y como último punto en ese decálogo, que dejaría de serlo, para Vivir mejor, yo añadiría:

11. Procastinar. Procurar dejar un poquito de lo de ahora, para otra ratillo de después... por si apeteciera más.

julio 18, 2009 9:44 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Pues yo desde que existe la cocacola ligth que soy mucho más feliz... jajajajajaja!!! es broma!
La felicidad existe, pero a ratitos. Y está bien que así sea, porque si fuéramos constantemente felices, probablemente no seríamos capaces de apreciarlo.
No estoy de acuerdo con algunos de los puntos del decálogo, y otros no llego a entenderlos. O es la hora o es que soy corta.
EStá bien prevenir cualquier eventualidad (aquello de ser previsor y tal), si puedes, pero eso es una cosa y otra muy diferente hacer planes a largo plazo. Yo no puedo. ES que me parece absurdo. Nunca se sabe qué pasará mañana.
Mi última depresión vino después de intentar ser racional durante una larga temporada. Cuando conseguí salir de la depresión, me fui al extremo contrario, dejé de pensar y sólo quería sentir. Y fui feliz. Es más, quizá fue eso lo que me sacó de la depresión, no darle tantas vueltas a las cosas. Sólo que entonces mi vida se convirtió en un caos y no podía llegar a ningún sitio, ni terminar nada.
Creo que como han dicho por ahí arriba, lo ideal es el equilibrio, y en eso estoy.
En fin, que no todos funcionamos igual y lo que le vale a uno, no le vale a otro. Debemos intentar conocernos a nosotros mismos para saber qué es lo que nos sirve y nos va bien para llegar a disfrutar de muchos momentos de felicidad, y disfrutar de la vida en el presente.
Besos salvajes.

julio 20, 2009 3:22 a. m.  
Blogger Isabel chiara dijo...

Ay Lagarto, que anoche te tuve delante todo el rato del concierto de Bruce en no maten al pianista. Escrito en un cartón y apoyado en el equipo en primera plana.

No creo que fuera parte del concierto. Fue obra tuya?

julio 20, 2009 9:40 a. m.  
Blogger melina dijo...

por supuesto creo en la vida antes de la muerte, tiene mucho más sentido y lo digo con doble sentido ;)
me encantan los documentales de punset, y este me pareció muy interesante ya que no conocía a gary marcus.
yo también cambio el 5º por el concierto de bruce del 1º de agosto.. que felicidad! :)

besos!

julio 20, 2009 6:17 p. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

PANTHER :

porque si fuéramos constantemente felices, probablemente no seríamos capaces de apreciarlo.

¡¡¡No tienes sensibilidaddddddddd?????¡¡¡¡ :P:P:P

Un beso (K)(K)

julio 20, 2009 6:22 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

NOVICIA: NO, soy dura como una piedra :-P
Besos voraces.

julio 20, 2009 9:13 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, moralidad y publicidad casan poco, sí. No en vano el “inventor” de propaganda fue el mismísimo Goebbels :) Salud!


Mcartney, yo creo que lo que quiere decir el punto 3) es que muchas veces tendemos a considerar que cuando se dan dos fenómenos de manera simultánea es porque uno es causa de la otra. Por ejemplo, si siempre que llevamos un vaso a la cocina tropezamos y nos caemos llegaremos a la conclusión de que la única manera de evitar que se nos rompa el vaso es que sea otro quien lo transporte a la cocina… cuando a lo mejor bastaría con que secáramos antes nuestras manos para evitar que éste resbalara. Salud!

julio 21, 2009 5:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Literata. Gracias por pasarte por aquí. Pasaré por tu casa cuando tenga un poco más de tiempo, claro que sí. Saludos!


Stones, yo tampoco quiero restar impulsividad a nuestras reacciones. Entiendo que siempre es mejor contar hasta diez, pensar bien las cosas antes de hacerlas… pero la diferencia que la razón provoca entre el error y el acierto es mínima y sólo en contadas ocasiones. Lo importante es tomar decisiones y ser consecuentes con ellas. No es tan fácil saber si una decisión nuestra ha sido acertada o no hasta que no morimos. Pero es fácil saber si ha sido nuestra y libre o si ha sido impuesta y ajena. Somos lo que decidimos ser.

julio 21, 2009 5:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Makiavelo, yo tomo alguna coca cola (normalmente mezclada con algo más alegre), pero no percibo la felicidad en sus burbujas, al menos de una manera consciente. Las compro y pago el precio que me piden: me “sirve” para algo. Lo que no sé es cuánto pago por las burbujas y cuánto pago por su marca. Esas respuestas de consumo impulsivo no son tan sencillas de cuantificar. Salud!


Isabel, me ha encantado el adjetivo “cocacolante”. Ha sido genial, me lo quedo para usarlo en otras ocasiones, si lo socializas :) Lo de la RSC es un poco complejo para hablar aquí de refilón en un post que he querido dirigir rápidamente a otras cosas, pero es un tema interesante. Sobretodo para los que vivimos de él :) pero me quedo con el JB también. No vi ese concierto de Bruce en la tele, salí con amigos, no tenía necesidad de quedarme en casa. Es lo bueno de tener entradas para vivirlo en carne propia en un par de semanas :) Besos!

julio 21, 2009 5:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, efectivamente, Coca cola ha cuidado de no manchar demasiado los mensajes de este reportaje. Pero recuerdo ahora, gracias a su comentario, que en cierta ocasión vi un reportaje en televisión patrocinado por la misma empresa que trataba de evitar accidentes en la carretera y recomendaba, entre otras, cosas, que los conductores pararan de vez en cuando a tomar alguna bebida fresca con gas y cafeína para evitar cansancios :)

Supongo que no sólo la felicidad queda en el horizonte, sino cualquier pregunta relacionada con el sentido de cualquier cosa que hagamos en la vida. La cuestión, supongo, es huir de la única respuesta válida: que nada tiene sentido.

Hace usted bien en no comprar el punto 5). En la vida no debemos tener ningún plan B. Cuando nos lanzamos a por algo no podemos tener ningún plan B si de verdad queremos luchar por ese algo. Las cosas que me importan en la vida no tienen plan B, por eso me entrego a ellas completamente.

Besos, doctora Antígona!

julio 21, 2009 5:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Dalila. No hace falta ser psicólogo para interiorizar ciertas lecciones de la vida. Sólo tenemos que sentirnos libres y sobrios, conscientes de ser nosotros mismos. Besos y momentos felices, Dalila!


Claudia, el concepto de misión es imprescindible para una gran corporación que quiera tomar su sitio en la sociedad, de una manera estable y con poder, y no ser un mero chiringuito atrapa-oportunidades. Corresponde al campo más básico, genético, de la estrategia empresarial y debe impregnar todo su marketing. No sólo Coca cola busca definirse desde un concepto de misión. Google, Microsoft, Bayer o Telefónica también plantean desde ese análisis toda su macropolítica de comunicación. Me alegro de que huyas de esa felicidad prefabricada, de soma huxleyano ;)

julio 21, 2009 5:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ana, qué suerte sentir el tiempo menos rápido de vez en cuando. Yo, cada día lo siento más veloz. Felicidad como equilibrio es una buena idea. Muy oriental, eso sí. Pero, ¿dejamos entonces las pasiones a un lado? O quizás, debemos elegir entre felicidad o vida. O como decía Antonio Vega en una de sus mejores canciones, o filosofía o amor. Todo muy escurridizo, sí :)

El punto 11 que propones es interesante, pero muchas veces, como decía J.A. Marina, el temor a tener que llevar a cabo una tarea en un futuro próximo nos quita más energía y más tiempo que simplemente hacerla ;)

julio 21, 2009 5:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, Coca Cola Light ofrece algo más que burbujas refrescantes: toda su política comercial habla de silueta, de estar bueno, etc. Es decir, te están vendiendo emociones, y no química. Nadie consume productos, sólo emociones. Y todas estas empresas lo saben. No, lo racional no nos explica bien a los humanos. Claro que no. ni siquiera en aquellos aspectos en los que creemos ser completamente racionales y fríos. Besos saurios!


Melina, si es que algo tiene sentido, que ésa es otra :) Me alegro de que te haya resultado interesante el programa de Punset, pero espero que disfrutes más del concierto que tenemos pendiente para el día 1 ;) Besos!

julio 21, 2009 5:17 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Novicia, Pantera, lo cierto es que cuando pasamos un tiempo demasiado largo de exposición a algo que nos satisface físicamente, acabamos perdiendo la sensibilidad que nos produce ese algo. Alguien me hablaba, a este respecto, de las bolas chinas. Pero de eso seguro que sabéis más vosotras que yo ;)

julio 21, 2009 5:17 p. m.  
Blogger Madame Vaudeville dijo...

Besos felices
:D
He vuelto!!!
MUA!

julio 21, 2009 6:37 p. m.  
Blogger ana dijo...

Lagarto, de tener que elegir, vida, siempre la vida. Me quedo con el riesgo de lo que nos arrastra, aunque no sepamos muy bien por qué, y también con sus consecuencias, todas sus consecuencias. LLeven la felicidad a cuestas o no... que de todo hay.

Respecto a procastinar... más que llevados por el miedo, que sea por la pereza... es necesario de vez en cuando dejarse sestear por la pereza... te lo recomiendo... ;))

Ánimo con las prisas de tu tiempo!

Saludos.

julio 21, 2009 6:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Madame, qué agradable sorpresa. Me alegro de verte bien. Besos!


La vida es una buena elección, sí. Aunque sólo sea por las alternativas :) Me gusta la pereza, claro que sí. Sólo alertaba contra el agobio, que a veces también nos puede. Salud!

julio 21, 2009 8:44 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Brutal¡ Yo esos mandamientos los hago míos ahora mismo, aunque algunos de ellos ya los tenía del callo que dan, no los años, sino las malas experiencias, que sirven para aprender... pero nos rompen un poco mas por dentro, eso, callo del bueno...
Tu número cinco lo veo, y te lo cambio por el mío: Ver a Ray Davies en concierto, en una sala pequeñita, y que me dedique una de mis canciones favoritas... Jejeje, que eso no es real, ya...
Bueno, te lo cambio por mis vacas de agosto... que van a ser la bomba¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Disfruta ese concierto, se que lo harás, un besazo, y oye, Punset, es un tío que de primeras espanta, porque es un cazamasas, y eso acojona, ya sabes que nos gusta mucho pensar por nosotros mismos y diferenciarnos del rebaño, pero... Dice grandes verdades, y lo que es mejor, las explica de puta madre. Mi hermana le acompañó un día de conferencias, etc, por su curro, y me dijo que era un tío excepcional, que te hipnotizaba totalmente. Y la verdad, ahora que le he visto en entrevistas, puedo decir, que me parece que vale la pena el titi.
Un besazo, y nos vemos en los bares, ya¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

julio 22, 2009 12:48 a. m.  
Blogger Shandy dijo...

El ciego masajeaba mi contracturada espalda con un aromático aceite de Lavanda. Era un tipo charlista y aquel día tocó hablar de la "aromoterapia". Desgranaba con su voz y sobre mi espalda las bondades de tal práctica. En un momento giré mi cabeza y mirando a las cuencas opacas de sus ojos le pregunté:Emiliano, ¿pero de verdad crees en todo eso? Enfrento mi mirada y respondió: Y quien te dice a ti que la ligereza de una pluma no acaricia el alma...

En fin, esa chispa de la vida no está para mí en el sabor de una Cocacola, pero si en la sombra del olor de los fiunchos o del río que me transporta a la infancia.

N.S. aunque se dice que mejor saber para preveer, yo cambiaria ese 5º punto por un billete de avión que me cuesta casi el doble de mi sueldo ( y en este momento no me lo puedo permitir).
Pero tampoco me importaría cambiarlo por una entrada que no tengo para el concierto de Bruce.
Cuando pude conseguirla ni dios quería acompañarme. Y ahora que tengo dios, no tengo entrada. De todas maneras si el día dos no estoy de viaje, rondaré por o Monte do Gozo.
Un beso

julio 24, 2009 11:25 a. m.  
Blogger MK dijo...

Me gusta leer estos posteos y comentários, ahora, tiempo después. No sé que hubiera comentado hace un mes y medio. Pero quizás algo más convencida que entonces si estoy. Las vacaciones a veces si funcionan.
Resumiria mi decálogo Gary Marcus en tres propósitos vitales.
No suponer , no interferir, no perjudicar.
Claro que el día a día se ocupa del a veces desastroso y a veces maravilloso desorden.
Pero vivir es eso no?.
Por qué caray no puede haber vida despues de la muerte?. Hay alguien ya que pueda demostrarlo?.
Pues entonces apuesto a que sí que la hay , y en el peor de los casos es clavadita a esta!!.
Vayamos pues acumulando buenos momentos mientras podamos...

septiembre 04, 2009 9:45 a. m.  
Blogger MK dijo...

..y si, ternura infinita para el Major Tom..

septiembre 04, 2009 9:48 a. m.  
Blogger Agneshka dijo...

dos reflexiones una prestada:

la felicidad no es hacer siempre lo que uno quiere, sino querer siempre lo que uno hace (eso es de un compatriota mio de apellido Tolstoi)

lo de la pregunta:
por supuesto que la hay, siempre que uno no tenga miedo de vivirla.

octubre 12, 2009 9:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home