domingo, agosto 23, 2009

No hay refugio bajo la tormenta


En una entrevista con Robert Shelton en 1966, Bob Dylan dijo: “Si no tuviera dinero, podría ir de un lado a otro siendo invisible. Pero actualmente me cuesta dinero ser invisible. Es la única razón por la que necesito dinero”.


Hace unos días Bob Dylan fue confundido con una piedra rodante y detenido por un policía, de nombre Kristie Buble, en una localidad costera de New Jersey, cerca de Asbury Park. Al parecer, los vecinos habían denunciado la presencia de un viejo con aspecto “excéntrico y desaliñado” que merodeaba sin rumbo por el barrio, bajo la lluvia. Los vecinos aseguraron a la policía que aquel anciano tenía “aspecto de senil” y que “no encajaba con el lugar”, sino más bien con un hospital de ancianos dementes que había cerca de la ciudad.

Entiendo que la manera de vestir de Robert Zimmerman no es la que se espera de un sesentón millonario, pero creo que es muy significativo que la sociedad en que vivimos confunda con un loco senil a una de las personas más cuerdas que ha dado el mundo del siglo XX.

¿Qué puede hacer un hombre lúcido bajo la lluvia en una noche de tormenta? Alguna prensa comentó que buscaba el local donde Bruce Springsteen grabó Born to Run, que se encontraba allí mismo. Quizás buscaba a un tamborilero, un blues de Memphis, una atalaya, unas botas de cuero español. O quizás, simplemente, buscaba refugio contra la tormenta:


Fue en otra tiempo, un tiempo de fatigas y sangre. Cuando la oscuridad era virtud y la carretera estaba llena de barro. Yo llegué desde el desierto, como una criatura carente de forma. “Entra”, dijo ella, “te daré cobijo frente a la tormenta”.

Estoy viviendo en el extranjero pero estoy dando saltos para cruzar la frontera. La belleza camina sobre el filo de una navaja, y algún día la haré mía si consigo dar marcha atrás al reloj, hasta cuando Dios y ella nacieron. “Entra”, me dijo, “te daré cobijo frente a la tormenta”






Me pregunto cuál será la actitud sospechosa de un hombre viejo de aspecto desaliñado y excéntrico. Otra pregunta para que sople con el viento.


Una canción para Kristie Buble: A Fool Such as I, de Bob Dylan

Una película para Kristie Buble: I´m not there, de Todd Haynes

Un libro para Kristie Buble: Crónicas, de Bob Dylan

68 Comments:

Blogger Mcartney dijo...

El miedo a lo distinto, a lo desconocido, a lo que "no encaja".
La personal decisión de ser, o al menos "parecer", como los demás o por el contrario defender hasta donde tus fuerzas lo permitan tu distinta mnera de ver el mundo, tu distinta manera de vestir, tu distinta manera de hablar, tu distinta intimidad, tu distinta identidad, tu distinta manera de amar, tu distinta.......
Medir 195 centímetros,
Seguir llevando gafas desde los 10 años,
Fumador desde los 15,
Tocador de guitarra desde los 15,
Poseedor infatigable de mascotas,
Miembro de la Tuna desde los 17,
PAseante asiduo por calles y campos oscuros a las 2 de la madrugada,
Nómada desde los 30,
y trabajador en solitario.
Comprendo perfectamente lo que supone ser distinto.

agosto 23, 2009 1:00 p. m.  
Blogger tu dijo...

Es que hay gente que se aburre mucho y no hace otra cosa que mirar por la ventana a ver quién pasa y darle el coñazo de paso. A mi una vez me vino siguiendo..bueno, dos veces, el coche patrulla de vigilancia de dos urbanizaciones porque les parecía sospechoso que estuviera dando un paseo con mi coche y cotilleando las construcciones de la zona... yavestruz.

agosto 23, 2009 2:09 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Un día, entra a un restaurante muy elegante un hombre negro.

Los meseros avisan a los propietarios y estos se le presentan, pidiéndole les enseñase alguna identificación y les explicase el por qué de su visita, ya que -le recuerdan- ese es un restaurante muy costoso..

El hombre negro resulta ser uno de los futbolistas mejores pagados de mi país. Cuando los dueños se enteran de quién es -tal vez ni se han enterado que juega en un prestigioso equipo europeo desde hace tiempo y que bien podía darse el lujo de cenar en su restaurante- le piden disculpas por la .... "confusión"...

Claro... ¿cómo iban a darse cuenta de quién era si lo primero que saltaba a la vista era el color de su piel????

Nada... Que no todos los negros son ladrones, decía la prensa al otro día.

El futbolista se limitó a comentar que es una lástima que aún en estos tiempos subsista esa clase de prejuicios.

Todo lo que ose salir, tan solo un milímetro, de lo 'normal' -o sea, lo comúnmente aceptado bajo absurdos estereotipos- da miedo. Y entonces la gente se pone a la defensiva; a veces tan torpemente, que ni se dan un minuto para.. como se dice, 'ver más allá'...

Y es que en la sociedad todo el mundo vive con miedo de todo. Lista para 'defenderse' aún cuando ni siquiera existía amenaza alguna.

Un abrazo, señor Lagarto ;)

agosto 23, 2009 5:31 p. m.  
Blogger ana dijo...

Es el olvido del otro, de la presencia del otro, y de lo que nos regala. Y también, el peor de los olvidos, el de la misericoria, esa ausencia de valentía para saber alzar la voz:

_Entra_ dijo ella_ te daré cobijo frente a la tormenta.

Y así caminamos todos, uniformados, con el miedo a ser confundidos con aquel viejo, ese, el que pasea sin rumbo cnocido.

agosto 23, 2009 9:22 p. m.  
Blogger Fiebre dijo...

Cada vez me pregunto más a menudo quien ha sido el gurú que ha definido y sentado las pautas de ´normalidad´ en esta sociedad nuestra.

Si lo hubiese patentado se habría forrado con la estulticia humana.

agosto 23, 2009 10:00 p. m.  
Blogger malbicho dijo...

de alguna forma todos somos "outsiders", es tan torpe querer uniformizar nuestra humanidad

al final, yo supongo que para él fue un halago no parecerse a los demás de ese barrio

agosto 23, 2009 10:26 p. m.  
Anonymous k dijo...

La gente tiende a "pensar que". No necesariamente vieron algo sospechoso en él. Vieron a un anciano que no era del barrio caminando perdido bajo la lluvia. ¿A quién van a llamar? ¿A los bomberos? Muchos ancianos con alzheimer se van de sus casas y sus familias tardan mucho tiempo en encontrarlos (o los pierden para siempre). Nosotros somos así también: pensamos que ellos pensaron mal. Y tal vez el que llamó solo quería ayudar a un pobre viejo perdido. A veces se nos olvida que la policía está ahí para ayudar (también, o así debería ser).

Por otra parte, está muy bien eso de ser un genio y por ese motivo no ver la necesidad de llevar encima el carné de la biblioteca o algo. Me imagino la escena:

- ¿Cómo se llama, señor?

- Bob Dylan.

- ... claro, y yo Vilma Picapiedra.

(¿qué cara puso la pobre Kristie? yo, que soy fan, ahora mismo no sé si reconocería a Bob Dylan bajo la lluvia una noche oscura, para qué voy a mentir...)

Jijiji...

agosto 23, 2009 10:46 p. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

¡Hombre, NoS., no me negarás que, si a media noche, regresando a casa, te topas con el pelamen y la indumentaria de Robert Allen Zimmerman, puedes pegarte un buen susto! Distinto es si te lo encontrases con su guitarra entonado una de sus canciones...El contexto, NoS. lo es todo.
A mi esta semana me ha sucedido una cosa curiosa cuando regresaba de mi turno de noche por las calles desiertas y poco iluminadas: durante tres días consecutivos me he topado con una pareja de chicos que se han empeñado cada día en tomarme una foto alegando que retratan todo "lo bonito" que se mueve en la noche. Juasjuas, todo esto con un careto de espectro que arrastro a esas horas. Esta noche cuando regrese me fijaré bien. Si me cruzo con el viejo Bob y su particular indumentaria, prometo no salir corriendo ni morirme de miedo ni temblar como una hoja. Llamaré a los chicos fotógrafos para que nos tomen una foto. Ayinsssss, ¡Qué bonito es soñar despierto! No me caerá esa breva. De hecho, creoq ue hoy ni siquiera estarán los chicos guapos que roban fotos a los transehúntes.
Me alegra mucho leerte de nuevo en tu magnífico bol, NoS.
Feliz regreso

agosto 24, 2009 1:23 a. m.  
Blogger Tesa dijo...

Sí, rechazamos lo diferente, supongo que como autoprotección.

Bueno, a ver... reconozcamos que el gran Dylan, habitualmente se muestra con pinta de... ¿guarrete?
:)
Imagínatelo tal y como luce en esa actuación de video, si se le ocurre pasear por La Moraleja.

agosto 24, 2009 1:30 a. m.  
Blogger Jota dijo...

Lo cierto es que cuando leí esta noticia sentí una mezcla de 70% de vergüenza, 20% de rabia y 10% de asco. ¿Cómo puede dirigir el mundo un país donde aún rigen leyes para vagos y maleantes? ¿De verdad es suficiente motivo el ir andando bajo la lluvia sin rumbo aparente para que aparezca un policía con nombre de gilipollas y te detenga? Land of the free, home of the... assholes.

agosto 24, 2009 8:28 a. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Esa anécdota (que´me arrancó una sonrisa cuando la leía) es otro motivo más de orgullo para nuestro Dylan. Seguro que lo guarda como un triunfo¡

Qué puede hacer un hombre lúcido bajo la lluvia? evidentemente, empaparse del aroma a tierra mojada, limpiar el alma de malos rollos, dejarse mecer por las gotas de lluvia en la cara... ¿qué otra cosa se puede hacer? ;) La respuesta siempre está en el viento, ¿no?

Un besazo, guapísimo¡

agosto 24, 2009 9:04 a. m.  
Blogger kamala dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

agosto 24, 2009 12:12 p. m.  
Blogger kamala dijo...

"¿Qué puede hacer un hombre lúcido bajo la lluvia en una noche de tormenta?"

Buscar alguien que le ofrezca refugio de la tormenta. Tal vez -o seguramente- una mujer...

Y va y le encuentra un policía.

Definitivamente, vivimos malos tiempos para la lírica.

Hoy todo puede ser sospechoso. Porque nuestra cultura es la cultura del miedo. Y por el miedo hemos llegado a renunciar a la libertad y a la poesía posible de lo cotidiano. Aunque el señor Zimmerman parece no haberse enterado. O quizás no le´dé la gana de aceptarlo. Lo cual le hace, sin duda, tan lúcido o más como ya sabíamos que era.

Y sí, el miedo nos lo inculcan para tenerlos controlados.
Así que un hombre viejo y desaliñado bajo la lluvia en una noche de tormenta también puede estar buscando un último e imprescindible aleteo de libertad.

Y va y se encuentra con la policía...

"Sign of the times".

Un beso

agosto 24, 2009 12:21 p. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

¡¡ Viva Dylan ¡¡ siempre. Viejo, joven, perdido... como sea. Su legado es suficiente para compensar su decrepitud cuando llegue....


Like a Rolling Stone


Un beso, Nosu

agosto 24, 2009 1:13 p. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Acababa de buscar esa canción para felicitar a un amigo que es incondicional de Dylan y que mañana cumple años... Me ha venido al pelo para dejártela en el comment :-)

agosto 24, 2009 1:16 p. m.  
Blogger RBC dijo...

No hay refugio bajo la tormenta, como no hay dinero para ser invisible.

¿Qué puede hacer un hombre lúcido bajo la lluvia en una noche de tormenta?
Es que todos en algún momento de la vida sentimos la necesidad (conciente o inconciente) de "ir más allá" de nosotros mismos, de ir por caminos insondables, en búsca de un alero que nos dé protección... o simplemente de mojarnos o remojarnos.

Acogedores saludoss

agosto 24, 2009 4:18 p. m.  
Blogger Bolero dijo...

Es lo q tiene hacerse viejo y si encima eres un excentrico...

muakkkkkkkkkkkkkkk
( q tontos somos todos )

agosto 24, 2009 6:32 p. m.  
Blogger Claudia dijo...

Tal vez en el exterior, bajo la lluvia estemos mas protegidos que bajo un techo de cabaña.
Para ser feliz por lo menos hay que salir a chapotear en los charcos y andar bajo la lluvia al menos una vez.
Creo que senil y excéntrico puede ser cualquiera, viejo o joven, creo que hay que salir al mundo y conocer la vida.
Y que cada uno sea como quiera ser.

Un besote

agosto 24, 2009 7:04 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

No me extraña que les pareciera extraño, las personas así no abundan; hay pocos que tengan tanta personalidad. Lo que si podía haber hecho era coger un paraguas, que a ciertas edades mojarse no es bueno.
Saludos.

agosto 24, 2009 7:24 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Me hizo gracia la noticia (que tendrá el mes de agosto que abunda en noticias absurdas?)...

Lo preocupante, me pareció, no es que se trate de Dylan (de lejos, en la bruma de la lluvia, un viejecito es un viejecito por mucho que sea Dylan, ou yeah) lo preocupante es que se considere extraño caminar bajo la lluvia sin rumbo y que la única conclusión posible que se llegue es a la de la demencia del anciano...

Joer, qué vejez me espera!

Besos desparaguados, señor Lagarto!!

agosto 25, 2009 10:05 a. m.  
Blogger MBI dijo...

Ayer vieron al policía que lo detuvo vagando bajo la lluvia, un compañero lo paro y le dijo: “Te vas a mojar entra en el coche” Y él, de paisano y sonriente, le respondió: “ No yo tb quiero ser B.Dylan”
Todos quieren ser libres, siendo otros, tb el policía cuando descansa.

agosto 25, 2009 3:45 p. m.  
Blogger Laluz dijo...

Hay mucha hipocresía dando vueltas por ahí, gente mirando las actitudes de los demás.

agosto 25, 2009 6:28 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Los americanos rozan el absurdo en su obsesión por la "normalidad". Tiene que haber de todo, porque si no, ¿donde está la gracia?
Por suerte no todos son así, y esos cuantos saben bien como ridiculizar ese credo paranoico.
Pero a veces bien cierto es que me entran ganas de hacer las maletas y exiliarme del imperio yanquilandio.

agosto 25, 2009 7:37 p. m.  
Blogger Arcángel Mirón dijo...

"No encaja en el lugar". Dios mío.

¿Te acordás del pueblo de El gran pez, "Spectre", en donde todo era prolijo y lindo y perfumado y sin lluvia y sin viejos bajo la no lluvia? Bueno, no quiero eso.

"El paraíso es menos concreto" (J.L.Borges).

Apapacho.

agosto 25, 2009 7:50 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Lastima, nos falta una"b" para poder pensar que al señor buble le reaccionó el jabón de su cabeza bajo la lluvia.
Imagino su cara de chorlito al detener a Dylan.
Espero al menos que el viejo no fuera tan sospechoso como para merecer que el agente sacara su arma reglamentaria.

agosto 25, 2009 11:26 p. m.  
Anonymous el nene Cohelet dijo...

Lisardo
Cuando ya habia terminado mi indispensable comment, cita bíblica incluida, algun vientecillo (madre que lo parió) de mi pc se lo llevó todo.
En fin, te decía que (mira que me fastidia repetir las cosas..y sin la espontaneidad de antes) por aquí, todo igual. Me he vuelto a enamorar, no hay novedades.
También a mi me ha dado refugio en la tormenta una dama (¿por qué demonios traduces "frente a la tormenta"? Te quieres significar, estás hecho un vago?) y creo que últimamente doy por supuestas demasiadas cosas, como le sucedió a Dylan con su acogedora, y any day now me van a dar con el shelter en los fuciños, por listillo.
Lo que me recordó tu post fue la carátula del Freewheeling, ya me contarás. Does it make any sense to you?
4:5 El necio cruza sus manos y come su misma carne.
Esto tampoco viene aparentemente a cuento, pero te lo regalo, y que te aproveche.
Lisardo, estoy de mala leche, estoy cold and rainy, porque mi nena se ha ido a Portugal. He ido al Opencor y he montado un pollo tremendo porque no me dejaban comer mi bocata dentro. Lo había comprado allí! La baguette, el salchichón! Ah..se puede comprar, pero no comer. Para otra vez, lo robo. Y antes había dejado a una exrefugianta con el teléfono en la mano. No, no ha mandado aún email. Yo todo lo take it for granted, hermano.
Te sigo leyendo, cuervo.

agosto 26, 2009 6:15 a. m.  
Blogger Carlos dijo...

Es lamentable que el ser humano en este nuevo siglo desconfíe hasta de su propia sombra, por otro lado es gratificante que aún persisten poetas-trovadores con ese espíritu.

Saludos.

agosto 26, 2009 4:20 p. m.  
Blogger Isabel chiara dijo...

Hola Lagarto, el mismo Dylan lo explica: la belleza camina sobre el filo de la navaja...

La pobre Kristie y los vecinos del barrio no ven más allá de su "normalidad". Pero qué cara no se les quedaría cuando comprobaron la identidad del mendigo, jejeje.

Mejor aceptar que todo es posible, para no caer en el absurdo.


Un beso

agosto 26, 2009 11:27 p. m.  
Blogger viejos miedos dijo...

a veces nos dejamos llevar por las apariencias y lo bueno o malo es que casi siempre engañan.
Me gusta mucho Bob Dylan y me ha llamado mucho la atención tu entrada.
un saludo.

agosto 27, 2009 11:17 a. m.  
Blogger Inma Luna dijo...

Bueno, supongo que ya has leído que a lo mejor le pone su voz a un GPS. Llevará a los conductores hasta el filo de la navaja? Les asomará a alguno de sus abismos? Supongo que dejarte guiar por Dylan puede ser llevarte a un lugar emocionante....

agosto 27, 2009 2:41 p. m.  
Blogger Divina nena dijo...

Igual no buscaba nada, ya sabes caminar y caminar ¿por qué no? Muy buena la canción, como siempre, acertando.
Un besazo

agosto 27, 2009 7:16 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

En un mundo tan artificial el personal sigue juzgando por el uso de los estereotipos; la pinta que uno lleve puede desquiciar al otro. Está comprobado que salir en paños menores ofende, y que para que te respeten has de lucir el trajecito y la corbata.

Para salir corriendo.

Saludos.

agosto 27, 2009 9:22 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Ya sabemos que los estadounidenses son bastante paranoicos. El problema es que desgraciadamente, hasta la paranoia se está globalizando. Qué mal vamos...
Besos salvajes.

agosto 27, 2009 9:42 p. m.  
Blogger Eduardo dijo...

A mí esta canción me aterra...

agosto 27, 2009 10:02 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

También cuando atropelló el tranvía a Gaudí, lo tomaron por un pordiosero y nadie lo quería llevar hasta que un taxista se apiadó y lo llevó al hospital de los pobres. Sus amigos lo buscaron varios días hasta que dieron con él y lo trasladaron a un lugar más "digno" aunque al poco murió.

agosto 28, 2009 10:32 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Me encanta la frase de Dylan que encabeza su post, doctor Lagarto. Más aún porque, si alguien se la recordara después de este incidente, estoy segura de que le daría qué pensar. Más de cuarenta años después Dylan es para muchos, en tanto que Dylan, tan invisible como la mayoría del resto de los mortales. Y de la misma forma que nos ocurre a los demás, esa invisibilidad se quiebra cuando, por los motivos que sea, de repente saltamos a la luz para el resto en medio de un paisaje con el que no hemos aprendido a mimetizarnos. Al contrario que Zelig. Da lo mismo que se trate de un viejo paseando bajo la lluvia que un tipo en vaqueros harapientos en medio de una boda o de una reunión de ejecutivos. Romper con ciertas normas no escritas nos dota, normalmente para desgracia nuestra, de visibilidad. Aunque es obvio que mejor que eso suceda en situaciones en las que no pueda acudir un policía, bien sea para socorrernos o para llamar nuestra atención.

Me ha gustado también su comparación de Dylan con la piedra rodante a la que empezó a cantar hace ya tanto. No he podido evitar imaginarme al Dylan actuar sentado en el asiento trasero de un coche, con las mismas gafas oscuras que llevaba de joven pero tal vez esposado, a quien un Dylan jovencísimo pregunta, desde el otro lado de la ventanilla cerrada, y quizás con una sonrisa irónica, “How does it feel?”. Espero no obstante que lo de las esposas no sea más que un producto de mi imaginación. O quizá mejor que no. Quién sabe qué lúcida canción podrá aún salir de esta experiencia.

A mí también me parece significativo que esta sociedad confunda con un loco senil a lo que usted califica -valoración con la que estoy de acuerdo- como una de las personas más cuerdas del siglo XX. Pero es que la sociedad en la que vivimos sigue tan presa de las apariencias como el resto de sociedades conocidas. No hay sociedad sin que sus individuos se plieguen a portar las máscaras, justificadas o injustificadas, que ésta les obliga a llevar. Por eso, sospecho que la verdadera lucidez, la verdadera cordura, nunca se llevan pintadas en el rostro. Más bien tiende a suceder lo contrario. La cordura se esconde bajo la apariencia de locura, de anormalidad, y así quien la posee puede sobrevivir en un mundo proclive al autoengaño y el delirio mentiroso. Y la locura suele esconderse bajo la más trivial apariencia de cordura y sensatez. Véase si no la manifiesta existencia mentalmente patológica de tantos y tantos triunfadores, millonarios y políticos de este nuestro querido mundo, y de tantos ya pretéritos.

Un beso, doctor Lagarto!

agosto 29, 2009 11:31 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mcartney, claro que sí. hay un miedo atroz a lo que se sale de la norma, porque eso nos hace sabernos únicos y libres. No hay refugio en la masa.


Tú, y es terrible que lo que se sale de lo previsible sea sospechoso ¿verdad? ¿dónde queda entonces la vida, si lo que más recordamos es, precisamente, lo extraordinario? No hay refugio en la rutina.

agosto 30, 2009 12:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isis, estamos llenos de prejuicios, de miradas anticipadas que nos impiden ver lo mirado. No hay refugio en la experiencia. Un abrazo!


Ana, un desconocido es una incógnita, sí. Pero también un espejo. Aunque Pessoa lo expresaba mejor que yo, claro. No hay refugio en el olvido.

agosto 30, 2009 12:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Fiebre, supongo que hay varios culpables, desde Platón a Hume, desde la Iliada al cine de Hitchcock. En cualquier caso, esas “pautas de normalidad” vienen de un pasado ajeno. No hay refugio en los muertos.


Malbicho, tienes razón. Ser humano es ser outsider. A veces podemos mentirnos acerca de nuestra diversidad, pero no siempre, gracias a Dios. No hay refugio en el autoengaño.

agosto 30, 2009 12:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claro, K, eso también pudo haber pasado. Al menos para ti y para mí, que nos gustaba tanto Hill Street Blues. Por mínima que sea esa posibilidad en la aterrorizada tierra de los 41 disparos, hay que tenerla en cuenta. Eso sí, yo creo que siempre reconocería esa mirada, tenga las arrugas que tenga alrededor. No hay refugio en la esperanza. Me alegra verte por aquí.


Gemmyla, ¡y eso que no he hablado de la indumentaria que llevaba Dylan aquella noche! Por lo visto vestía un pantalón de chandal viejo y dos chubasqueros, uno encima de otro. Dylan nunca ha destacado por su gusto en el vestir, gracias a Dios. Me alegro de que haya algo bonito en la noche de esos chicos ;) No hay refugio en el miedo.

agosto 30, 2009 12:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, autoprotección, sí, pero ¿de qué? El miedo a lo diferente nos empequeñece, nos limita, nos hace más pobres. No hay refugio en la riqueza.


Jota, los Estados Unidos es una enorme tierra de grandes contradicciones. De hecho, el propio Dylan también es tan símbolo de Los Estados Unidos como sus propios cops. No hay refugio en la policía.

agosto 30, 2009 12:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, por lo visto, Dylan tiene ya varias anécdotas de este estilo. Le gusta perderse en las ciudades, ir de un lado a otro como si fuera invisible. En Madrid también lo hizo, y fue visto por el barrio de Retiro, paseando. Menos mal que nadie llamó a la policía; debe ser que en Madrid estamos más acostumbrados al mal vestir. No hay refugio en la elegancia. Besos!


Kamala, tiempos llenos de miedo, sí. Lo has expresado muy bien, como siempre. Pero Dylan es libre por convicción. Decía, sobre su condición de artista ”No tienes que morirte de hambre para ser un buen artista. Sólo tienes que sentir amor y tener un punto de vista claro. Y tienes que combatir la depravación. El no transigir, eso es lo que forma a un buen artista”. Y es que no hay refugio en la renuncia. Un beso!

agosto 30, 2009 12:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dalila, también tenía yo en la cabeza esa estupenda canción que has traído a esta página. Cuando nos damos cuenta de que los payasos lloran, cuando el emperador se da cuenta de que está desnudo. De eso habla esta canción. De cuando nos sentimos solos. No hay refugio en la protección. Un beso!


RBC, no estamos vivos si no sentimos la posibilidad de ese “más allá”. Podemos tener la valentía o la cobardía de ir, pero no me creo que nadie lo haya sentido alguna vez, en algún momento. No hay refugio en el camino. Besos.

agosto 30, 2009 12:46 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bolero, ser viejo y excéntrico no es la combinación más valorada en la sociedad que nos hemos dado, la verdad, lo que parece absurdo, ya que todos nos haremos viejos (si hay suerte). No hay refugio en el tiempo. Me alegra mucho verte por aquí. Besos!


Claudia, algunos tienen verdadero pánico a saber que están vivos. La religión se ha encargado de ello desde hace dos mil años. No hay refugio en Dios. Besos!

agosto 30, 2009 12:46 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Raquel, según la prensa Dylan llevaba dos chubasqueros, uno encima de otro. Con ese aspecto no extraña que pareciera aún más excéntrico, a pesar de su arrolladora personalidad. No hay refugio en las convicciones. Saludos!


MBI, pues por algo se empieza, sí :) Pero el policía nunca será libre. Decía Bob Dylan “Nadie es libre. Hasta los pájaros están encadenados al cielo”. Y es que la libertad es la cárcel más grande de todas las cárceles. No hay refugio en la libertad.

agosto 30, 2009 12:46 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, a mí me gustan las noticias de agosto. sobretodo en el periódico, con una cervecita antes de comer.

No sé si es extraño, pero sí es “no normal” caminar bajo la lluvia en una noche de tormenta. Lo normal sería estar en una casa pequeña, agotado por un trabajo que no aporta nada, viendo un horrible programa de televisión, con unos niños que lloran y con una mujer a la que ya no se ama que pregunta si quieres salsa de tomate con los macarrones, mientras piensas que qué suerte tienes de vivir así. No hay refugio en los hogares.

Me alegra verte de nuevo por aquí. Muacks!

agosto 30, 2009 12:46 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Laluz, supongo que miran porque no pueden evitar la duda de si sus normas merecen la pena, por mucho que se la nieguen. No hay refugio en las normas.


Arcángel, yo tampoco lo quiero. Pero la publicidad trata de convencerme de que van a conseguir ganar esa batalla contra el hombre. Seguiremos las noticias. No hay refugio en la victoria. Abrazos!

agosto 30, 2009 12:47 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food & Drugs, le decía a Jota un poco más arriba que tan americana es la música de Dylan como sus obsesiones. Una parte muy, pero que muy larga de mi universo cultural y emocional ha sido creado por americanos: Faulkner, Steinbeck, Dylan, Huxley, Springsteeen, Charlie Parker, Coppola, Scorsese...

No seré yo el que me meta con los Estados Unidos de manera tan generalista. En cualquier caso, le deseo toda la suerte del mundo a Obama para poder cambiar algunas cosas muy elementales, como la sanidad pública.

No hay refugio en las patrias.

agosto 30, 2009 12:47 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Brisuón, al menos Dylan es blanco. La policía de los barrios residenciales suelen desenfundar más ante los negros, pero nunca se sabe. No hay refugio en las apariencias.


Cohelet, tienes razón, ese “frente a la tormenta” es una pésima traducción. Supongo que tenía la “f” en la cabeza con lo de “from”. Quedaría mucho mejor como “en la tormenta”, aunque literalmente sería “de la tormenta”. Espero que tu refugio dure lo que sea necesario y que los empleados de Opencor sean un poco más amables la próxima vez. No hay refugio en la propia carne. Me alegra verte por aquí.

agosto 30, 2009 12:47 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Carlos, tienes razón. Creo que el miedo se ha hecho con un sitio importante en nuestra sociedad. De él comen los políticos y los medios de comunicación. Malos tiempos para la lírica. No hay refugio en la lírica. Saludos!


Isabel, todo es posible, sí. La realidad cotidiana no es más que una imposible combinación de sucesos improbables. No hay refugio en lo posible. Besos!

agosto 30, 2009 12:48 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Viejos miedos, tienes razón: las apariencias engañan. Pero, si no percibimos nada más que apariencias, ¿tiene sitio la verdad en nuestras relaciones sociales? No hay refugio en la verdad. Gracias por pasarte por aquí. Un saludo.


Inma, he leído lo del GPS, sí. Me parece una buena idea para los comerciantes, seguro que saben sacar tajada de ese valor añadido al producto. Pero Dylan, siendo tan millonario como es, no tiene necesidad económica de hacer estas cosas. Me gustaría saber qué le motivado para hacerlo. Seguro que es algo divertido. No hay refugio en la riqueza. Besos.

agosto 30, 2009 12:48 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Divina Nena, a mí me encanta caminar, aunque es algo que hago poco últimamente. Me encanta tener algo en común con Dylan, aunque sea sólo eso :) Pero no hay refugio en lo que admiramos. Besos!


Makiavelo, quizás es que el personal no tiene realmente criterios para juzgar nada, y por eso siguen estereotipos. Es una manera de estar muerto y de que la conciencia de vida y de libertad no haga daño. No hay refugio en los estereotipos. Saludos!

agosto 30, 2009 12:48 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, pero no todos los americanos corresponden a la categoría de paranoicos. De hecho, el propio Dylan es un símbolo tan americano como el dólar o la bandera. Supongo que es una tierra de contrastes, lo que se puede palpar en su literatura.

Pero tienes razón en que esa paranoia es lo que más estamos importando de ellos. No hay refugio en la imitación.

Besos saurios!

agosto 30, 2009 12:48 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Eduardo, he escrito sólo el primer y el último verso de esa canción. Era demasiado larga, pero tiene también sus estrofas redentoras: De pronto di la vuelta / y ella estaba allí / con pulseras de plata en las muñecas / y flores en el pelo / se me acercó con gracia
y cogió mi corona de espinas. / “Entra”, dijo ella, / “te daré cobijo frente a la tormenta”. No hay refugio en el miedo.


Gaudí también era un personaje por encima de los convencionalismos. Me encanta, su arte, brutal, me provoca un montón de emociones. Pero me temo que no hay refugio en el arte.

agosto 30, 2009 12:49 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, tiene usted razón. Realmente Dylan es demasiado invisible en la sociedad actual. Quizás la simbología que trae consigo no lo sea, pero sus canciones y sus pensamientos son muy ajenos a lo que mueve el mundo que conocemos. El mundo no se siente amenazado por doscientas canciones y cuarenta años de influencia ineludible en todas las manifestaciones artísticas, pero sí se siente amenazado por un viejo caminando bajo la lluvia.

Me ha encantado la imagen que ha evocado usted entre los dos Dylan a un lado y otro del cristal del coche de policía. Seguramente el viejo Dylan respondería con un blues como Hard Times a la arrogancia del joven Dylan. Pero seguro que los dos acabarían riendo.

En cuanto a las máscaras sociales, supongo que todos tenemos varias. La cuestión es escondernos, no mostrar lo que consideramos una anormalidad sobre la que no nos sentimos seguros los que no tenemos la arrolladora personalidad de Bob Dylan. No hay refugio en la seguridad.

Besos, doctora Antígona!

agosto 30, 2009 12:49 p. m.  
Blogger melina dijo...

Qué manera de conocer a Dylan, no? A ver si por lo menos a la chica policía le sirve para empezar a escuchar algún disco del viejo Bob.
Esta nota me recuerda a otra, de esa misma semana, aunque en realidad nada que ver, en que Springsteen estaba en Bilbao la tarde del concierto sentado en la barra de un bar y nadie lo atendía, jaja, no lo había reconocido ni la gente ni el camarero. La nota sigue.. no sé si sabrás cuál te digo, pero también fue algo muy absurdo.

Besos!

agosto 31, 2009 1:02 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

no puede ser más poética la noticia que nos traes. No puedo dejar de imaginarme a Dylan caminando bajo la lluvia...se me amontonan las ideas, se me salen las palabras...si sale algo decente...serás el primero en saberlo!

un abrazo...un gozada volver a dejarme caer por tu vecindario...

agosto 31, 2009 5:32 p. m.  
Blogger Laluz dijo...

Solo quería dejarse empapar.
Tan raro es?

agosto 31, 2009 11:12 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Es curioso lo de las modas, esta claro que el Hábito no hace al fraile. Ahora lo guay es ir guarrindongo con la ropa rota, vamos en plan vaqueros ramones, jersey dado de si, etc, pero derrepente una gafas de marca o un peluco que te cagas para saber quien es quien, claro que aveces igual no se ve donde esta la diferencia jeje y no se si eso es compatible con un señor mayor, lo digo por si el señor Dylan podría entrar en la moda de los chavales jeje!!


saludos

septiembre 01, 2009 11:46 a. m.  
Anonymous Diciembre dijo...

Bueno, personalmente estoy totalmente de acuerdo con el planteamiento que hace K.

De cualquier modo, creo que el policía tan solo cumplió con su trabajo. No hay que olvidar la triste realidad de que en nuestra sociedad existen delitos de asaltos y robos, perpetrados por personas que realizan búsquedas de posibles objetivos. Y desde luego tampoco hubiera sido de extrañar que hubiera podido tratarse de algún anciano senil, huido de algún centro...
El hecho de que no reconociera al gran Dylan, tampoco me parece tan extraño, la verdad. Desde luego me parece realmente precioso imaginar al poeta, paseando bajo esa lluvia, buscando su refugio, libertad, o inspiración. Pero seamos realistas, lo acontecido debe juzgarse desde un contexto menos poético y filosófico. Y por supuesto que cada uno debe de llevar en aspecto que le venga en gana, pero las estadísticas están ahí...
Como estadísticamente está comprobado que entre nosotros abundan los lobos disfrazados de corderos, o de Armani... A estas alturas de la película, seamos tambien sinceros, creo que todos tenemos claro que el hábito no hace al monje. También existen delincuentes y psicópatas, escondidos tras una imagen impoluta...

Permíteme un par de anécdotas de ambas caras de la moneda: Hace años, recién casada, volvía yo de trabajar camino de mi casa, cuando un individuo, con el que simplemente crucé una leve mirada (tengo la "extraña" costumbre de mirar a las personas con las que coincido por la calle), para mi sorpresa, sacó una navaja e intentó agredirme. Algunas personas que vieron lo sucedido le reprendían diciéndole si estaba loco, mientras yo corría a una cabina telefónica, para llamar a la policía. Pues bien, supongo que son éste tipo de hechos los que disparan las alarmas y generan en ocasiones "paranoias", ó situaciones como la vivida por Dylan. Creo que es perfectamente comprensible.

También en aquellos días, una amiga y yo nos dirigíamos a un monte cercano al centro de de mi ciudad, con nuestros respectivos perros. Los canes iban atados, como es lógico (ó debería serlo), y recuerdo a un individuo, de aspecto e indumentaria muy elegante e impecable, el cual, a cuento de nada ó de que odiaba a los chuchos, comenzó a increpar a ésta amiga y soltarle toda clase de improperios, los cuales resultaron francamente violentos. Nos quedamos atónitas, pues íbamos charlando tranquilamente y nuestras mascotas en absoluto pudieron molestar a éste señor, al que por cierto, no conocíamos de nada. Recuerdo que me salió del alma soltarle un sonoro ‘está claro que el hábito no hace al monje, es ud. un maleducado y un grosero’ ...., tras lo cual se alejó mascullando no se que lindezas mas. Mi amiga comenzó a partirse de la risa (contagiándome a mi), pues intuía que ésa frase tan ‘fisna’ y cursi, había hecho mella, tal vez en el orgullo del individuo...

En definitiva, estoy segura de que la gran inteligencia, sensibilidad y sentido del humor de Dylan, ha sacado buen provecho de su particular anécdota. Y probablemente ésa misma inteligencia le ha hecho entender el por que de ésa surrealista situación en la que se vio envuelto.

Bob, otro día, si tú quieres y para mi sería un honor, nos vamos al monte a abrazar árboles, ¿lo has hecho alguna vez?, forma parte de mi especial comunión con la naturaleza, y la vida. Que más dá que nos tachen de locos, ¿no crees?...

septiembre 01, 2009 12:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Desde luego, Melina, esta chica policía tiene una buena anécdota que contar. Me gustaría saber de qué conversaron ambos en el coche, con las sirenas puestas.

Conocía la anécdota del concierto de Bilbao en el que Bruce salió a pedir una cerveza a la barra general. Alguien, completamente alucinado de lo que estaba pasando, me envió una foto que lo corroboraba. Este tío es genial, no sólo encima de un escenario.

No hay refugio en el anonimato.

Besos!

septiembre 01, 2009 6:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Roberto, Dylan ha sacado cosas preciosas de la lluvia, como Buckets of rain, A Hard Rain's A-Gonna Fall, Early Mornin' Rain o este mismo Shelter from the storm. Es una buena inspiración, pero no hay refugio en las metáforas. Salud!


Laluz, lo raro es vivir. No hay refugio en las explicaciones.

septiembre 01, 2009 6:28 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, no imagino a Dylan con un reloj carísimo en la muñeca, pero tampoco he llegado a acercarme tanto a él como para comprobarlo. Le ha dado últimamente por los castillos, acaba de comprar uno en Escocia. Pero los castillos escoceses no llaman la atención en un día de lluvia en New Jersey :) No hay refugio en el lujo. Salud!


Diciembre, no pretendía meterme con la policía, ni mucho menos, sino con nosotros mismos, con lo que nos parece sospechoso o no. Yo personalmente me alegro de que la policía trabaje en las calles de mi ciudad y deseo que lo hagan de la mejor manera posible. Pero somos nosotros los que hemos desarrollado algo “raro” cuando llegamos a sospechar, por el motivo que sea, que uno de los personajes que han demostrado ser más cuerdos del mundo pueda ser un loco senil o alguien peligroso. Y mientras, como bien dices, aquellos en los que en principio confiamos acaban dándonos el palo. No hay refugio en las apariencias.

septiembre 01, 2009 6:28 p. m.  
Blogger la jardinera dijo...

Estamos llenos de gilipolleces.

Si fuésemos desnudos, ¿cómo nos catalogaríamos?

Besos,

septiembre 01, 2009 6:54 p. m.  
Anonymous Diciembre dijo...

Vaya, NoSurrender, sabes que escribir y explicarme bien no es lo mío. Tenía clarísimo que tu crítica no iba por ésos derroteros, y había entendido perfectamente tu planteamiento. Me gustaría que supieras que aunque tal vez lo parezca, no me ofendo tan fácilmente. Y si algo me ofende alguna vez, por supuesto es mi problema. Entro aquí por voluntad propia... y una buena dosis de osadía... Discúlpame, majo.

Besos!

septiembre 01, 2009 10:55 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

NoSurrender, es el miedo a lo distinto, como te han dicho todos.
¿Peligro? sencillamente el miedo a lo desconocido.
A la inversa funciona igual: si en un barrio marginal sueltas el típico pijito con Lacoste rosa y pelo engominado, o un señor vestido simplemente de traje, también se le mira de forma desconfiada y automáticamente se le rechaza.

septiembre 02, 2009 8:09 p. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Bueno, desde luego se ve que es un hombre que capta la atención de todos, no puede evitarlo supongo, él es así.

Y los vecinos miedosos son todos los demás, aquellos que no captan la atención de nadie y no saben como ser protagonistas de su propia historia.

septiembre 10, 2009 1:53 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

[url=http://www.onlinecasinos.gd]casinos online[/url], also known as arranged casinos or Internet casinos, are online versions of well-known ("buddy and mortar") casinos. Online casinos legalization gamblers to disport oneself and wager on casino games from crisis to foot the Internet.
Online casinos customarily give out up in bracket of trade odds and payback percentages that are comparable to land-based casinos. Some online casinos let ride higher payback percentages with a believe position automobile games, and some disseminate payout percentage audits on their websites. Assuming that the online casino is using an aptly programmed non-specific auditorium generator, benefit games like blackjack demand an established congress edge. The payout share accepted looking for these games are established not later than the rules of the game.
Assorted online casinos beak minus or ballad unified's hands on their software from companies like Microgaming, Realtime Gaming, Playtech, Wide-ranging Prank Technology and CryptoLogic Inc.

enero 15, 2013 8:27 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home