domingo, diciembre 13, 2009

Reductio ad Hitlerum


Uno de los periodistas más radicales de la derecha mediática de Madrid, Hermann Tertsch, fue brutalmente apaleado a altas horas de la madrugada en una noche de farra. No se sabe bien qué ocurrió exactamente, ni siquiera si hay denuncia de los hechos, y la policía aún no ha encontrado testigos.

La derecha radical madrileña culpa de los hechos a un chiste que se hizo sobre él en una cadena de televisión “de izquierdas”. Piensan que, al igual que los nazis, la izquierda mediática española señala las víctimas a las que deben odiar los violentos para que éstos actúen sobre ellos.

Los acusados, en cambio, dicen que no tienen nada que ver con los misteriosos hechos, y que es la derecha madrileña quien actúa como los nazis acusando sin pruebas de violencia política a quien quieren quitar de en medio.

Los comentarios que he visto en foros de Internet que hablan sobre este tema se dividen claramente entre los dos bandos, aunque todos coinciden en llamar nazis a los que no piensan como ellos.

La verdad es que todos sabemos que traer a Hitler al Madrid de hoy en día es una completa barbaridad. Pero el mundo ha encontrado su nuevo Demonio, la definición del Mal absoluto sobre el que poder valorar objetivamente qué es bueno y qué es malo en función de lo que se asemeja o se aleja de ese punto objetivo del Mal. Un sistema de referencia.

Y, así, el fenómeno de las discusiones online, que permiten hoy en día las tecnologías de Internet, ha traído consigo una nueva falacia: el “reductio ad Hitlerum”, que consiste en argumentar: Hitler hacía x, luego x es malo.

A esta nueva falacia se le ha llamado la Ley de Godwin o regla de analogías nazis. Establece que según se alarga una discusión en Internet, la probabilidad de que se mencione a Hitler o a los Nazis tiende a uno, lo que hace que el fundamento de la conversación, sea ésta la que sea, pierda todo su sentido y deba darse ya por terminada.

Así, es fácil encontrar todo tipo de discusiones en ciberforos en los que en un momento dado se compara George Bush con Hitler. Pero también los hay que acaban comparando a Obama con Hitler, o al Real Madrid con la Gestapo. Incluso se acuñan nuevos términos tan estúpidos como “feminazis” (para “argumentar” contra el feminismo) o nazionalistas (para “argumentar” contra los nacionalistas que no coinciden con el nacionalismo de quien pronuncia la falacia).

Intuyo que un estudio sobre las discusiones en Internet demostraría que los españoles nos comportamos como nazis con los vascos en casi tantos foros como los vascos se comportan como nazis con los españoles, o que el grado de nazismo de los que prefieren pasar las vacaciones en la montaña es el mismo que el de los que prefieren ir a la playa, cuando la discusión tiene al infinito.

El “reductio ad hitlerum”, la nueva falacia internetera, se propaga por cualquier campo que podamos pensar, acabando con cualquier ejercicio de reflexión sobre el tema que sea. Y como Hitler orinaba nada más levantarse, todos los que tengamos esa costumbre estamos en peligro dialéctico de ser categorizados como nazis. Cuidado.



Un libro para Godwin: La noche de los tiempos, de Antonio Muñoz Molina

Una película para Godwin: Las normas de la casa de la sidra, de Lasse Hallström

Una canción para Godwin: No religion, de Van Morrison

.

76 Comments:

Blogger ana dijo...

Ese “reductio ad hitlerum” se da siempre que en una discusión alguno de los interlocutores, o ambos, se queda sin argumentos, o siente que de poco le van a servir los propios... entonces se sale por peteneras... Esto ocurre en interner, y en la vida misma.

Con lo bonito que es el silencio cuando ya no se tiene nada más que decir, o no se sabe!

diciembre 13, 2009 10:46 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Cuando escuché hoy la noticia sobre el acontecimiento pensé: coño, el pijillo este se va de fiesta, se columpia de alguna manera, y cuando le zurran, es culpa de Zapatero, o de sus hijas las siniestras, o de sus colegas los de la sexta.

No puede ser simplemente que el tío se ha pasado de listo, como todos nos hemos pasado alguna vez, y alguien poco hábil con la palabra pero mas hábil con los puños le ha sobado el morro.

No tengo claro que tipo de sucesos desencadenaron la agresión, pero si el tipo mide tan poco sus palabras en la calle como bajo el techo que su programa le proporciona (Techo financiado con el dinero de todos los madrileños), no me extraña que alguien le haya pegado. A mi mismo me darían ganas de pegarle, solo de pegarle eh!, si le viera por ahí. No olvidemos que él no dudaría en matar musulmanes para conseguir propósitos que tal vez se pudieran conseguir por la vía diplomática. No olvidemos que hoy son musulmanes los que no dudaría en matar, pero que tal vez hace solo unas semanas fueran Somalies.

Dice una conocida mía que a cada cerdo le llega su San Martín y a este le ha llegado, en diciembre y sin ayuda de nadie.

“Reductio ad hitlerum”. Como bien dice señor Lagarto, todos estamos expuestos a ser reducidos bajo este prisma en algún momento, y lo peor, todos somos candidatos potenciales a ser seducidos por algo tan simple y utilizarlo alguna vez.

diciembre 13, 2009 11:07 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Lo más preocupante es el que el uso de la palabra nazi se banaliza, se convierte en un argumento tan simple... y todo por gentes, me juego el cuello, que ni idea tienen de qué sucedió, quienes fueron los nazis y cómo se llegó a su existencia y posterior poder. Ays, si mi Arendt levantara la cabeza...

A mí el tal Tertsch me recuerda más a Fernando VII, por encontrar alguna analogía, que ni siquiera, será por la cosa nacional, tampoco era necesario irse tan lejos... pero me parece simplemente un cretino con una mentalidad sucia y no hay que darle tantas vueltas, no?

Y si la Sexta es de izquierdas yo me como el gorro... qué país éste, qué país... jeje.

Besos con nieve y nariz colorá!

diciembre 14, 2009 9:39 a. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Estamos cada día peor... Que pena los extremos, de verdad.

Un beso y feliz semana, Nosu

diciembre 14, 2009 9:58 a. m.  
Blogger atikus dijo...

La verdad es que recurrir a Hitler y el nazismo cada vez que la cosa se vuelve "oscura" es un tanto simple, ...que curioso ayer vi american history x, bueno enese caso no hay ninguna retorica, cuando los nazis son nazis, no hay vuelta de hoja,,,

reconozco que alguna vez le he llamado nazi a alguno por portarse como un cabezota ;-)


saludos

diciembre 14, 2009 10:35 a. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

Amigo Lagarto si entras en cualquiera de esos foros te das cuenta enseguida de por qué existen los crímenes, las guerras, los robos, las mentiras etcétera. Más de un tercio de la humanidad no tiene personalidad, ni cultura, ni piensa antes de hablar, que es lo mismo que actuar. Por ellos son personas de gatillo fácil. Y si les das un arma, como imbéciles, aprietan el gatillo.
Excelente post!
Un abrazo!

diciembre 14, 2009 11:45 a. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Si algo me produce estupor y cierto temor del prójimo, es cuando éste, de perorar en la extrema izquierda pasa de un plumazo a hacerlo en la derecha más extrema. Y en Hermann Tertsch encontramos un exponente emblemático. Es como el caso de Jorge Verstrynge a la inversa, cuyos postulados han derivado a posturas marxistas y antiglobalizacionistas. ¡Vamos, que la impresión que nos llevamos de las personas como estos dos tipos, es que en vez de neuronas tienen un muro de acero dividiendo ambos ambos hemisferios cerebrales!

Me hace pensar que el también agredido Silvio Berlusconi pueda a partir de este momento pasar del ala derecha mafiosa a la de traficante de droga en una esquina de cualquier barrio napolitano.

Me refiero a que, en este tipo de personas, los límites absolutistas cobran tintes tragicómicos y se convierten en verdadero ídolos para las masas foreras y para la clase política de baja estofa - léase Aguirre, por ejemplo -. A la Aguirre le han tocado a su periodista favorito de su cadena autonómica nepotista.

Y a los foreros recalcitrantes todos estos enredos les vienen al pelo para resucitar espectros y fantasmas.

En fin, muy lamentable todo lo ques estmaos viendo.

Besos

diciembre 14, 2009 1:59 p. m.  
Blogger Dante B. dijo...

de la misma manera, nada que diga alguien considerado de derechas, por más certero que sea, será tenido en cuenta...
la voz del amo impera y decide qué debemos decir...y por ende pensar.

diciembre 14, 2009 2:56 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

No hago diferencias, el mal lleva tantos nombres escritos a lo largo de la historia que sería inútil el poder hacer la lista de la compra e intentar no mentarlos...
Para mi todos los malos son igual de malos, no distingo niveles en la mierda.
Y por supuesto, todos los extremos son extremos y radicales, cerobueno puede salir de ellos.
Y con esto y un bizcocho, nos vemos el viernes un poco mas tarde de las ocho¡
Yo es que oigo Hitler, y quedo en blanco... alucinante lo de internete... la peña es lo peor a veces, y me incluyo, eh, me incluyo¡¡¡

diciembre 14, 2009 3:44 p. m.  
Blogger Merce dijo...

La cuestión es no respetar la opinión de los demás, se trata de decir la última palabra sea ésta la que sea. Eso es lo de menos. Yo cuando alguien dice estupideces procuro no oírle, aquello de: "a palabras necias oídos sordos", no necesito ni me entran ganas de pegar a nadie.

diciembre 14, 2009 5:21 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Jajajaja nunca me hubiera dado cuenta por mí mismo pero tienes razón.
Hay eso sí, excepciones, porque los talibanes como sinónimo también están muy bien considerados. Sobre todo por aquellos que nos las damos de escritores y que manejamos un vocabulario amplio.
;-)

diciembre 14, 2009 6:07 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

¿Entonces?, ¿qué hay que hacer con Hitler?

Apreciado lagarto, todos sabemos que la mierda fue y sigue siendo el arma arrojadiza primordial, no te extrañes, no entiendo tu queja o tu lamento.

Saludos.

diciembre 14, 2009 7:50 p. m.  
Anonymous carrascus dijo...

Oiga... seguro que eso de la Ley de Godwin va en serio... o es como las leyes de Murphy...?

diciembre 14, 2009 9:39 p. m.  
Blogger Claudia dijo...

Creo que las discusiones que terminan con una única palabra hace que toda la discusión sea un poco absurda. Creo que el "mal" viene de lejos porque bien está establecido aquello de "las comparaciones son inevitables", aunque yo soy de las que están mas a favor de que las comparaciones "nunca fueron buenas".
Lo que si estoy creo es que se dice nazi por que sí, en cualquier discusión, pero no se dice cuando es de verdad. En Madrid, y en mas ciudades, muchas son las noticias que ocultan la verdadera naturaleza de las personas. El asesino de Carlos Palomino, era nazi, no un nazi, ni se comportó como un nazi, ES un nazi que cree que según una serie de normas naturales, una personas valen mas que otras. Oriol P., Juan josé M. y Ricard P. son unos nazis, que creían se creían mejor que la mujer que dormía en un cajero. Por alguna razón que desconozco, muchas veces se tapa el verdadero significado de nazi, y como tu bien dices Sr. Sabio-Lagarto, la palabra está empezando a utilizarse como para cualquier cosa, cosa que hace, según mi parecer, que las palabras pierdan su significado, algo que es muy peligroso.
Post para el diálogo y el debate. Me encanta!.

Besos.


P.D.: siento la tardanza, voy a ponerme al día con tu blog ;)

diciembre 14, 2009 10:38 p. m.  
Blogger Arturo dijo...

Si sólo fuera en internet... El nazismo es ya desde hace mucho un símbolo del mal. Aunque parezca frívolo, creo que ha contribuido mucho a ello, aparte de los hechos históricos, que aquel régimen tuviese una estética tan particular y, por supuesto, las producciones del cine americano judío. A este respecto me parece muy valiente la postura del cine alemán de los últimos años, que intenta arrojar su propia mirada sobre todo aquello. Me refiero a películas como "El hundimiento", "Nicola", "Emile y Jaguar" o "Sophie Scholl". Saludos.

diciembre 14, 2009 11:52 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Uno de los mayores impactos en mi andadura academica fue cuando en el bachillerato un profesor de física hablo del metro de platino iridiado, y de que existia un patrón físico en una institución de París, luego nos dijo que incluso este "patrón físico" estaba sujeto a cambios, según la temperatura y otras magnitudes físicas, de tal manera que no quedó más remedio que aplicar una definición ideal de lo que es un metro renunciando a "tener" uno que pudiesemos ver y tocar, esto es:Un metro es la distancia que recorre la luz en el vacío durante un intervalo de 1/299.792.458 de segundo.Porqué meto este recuerdo aquí te preguntaras (o tal vez no, porque sabes por donde voy), pues porque los humanos necesitamos medir, clasificar, estabular, todo lo que nos salga al paso, y cuando hay una medida establecida, pues nos dedicamos a poner en duda esa medida, pero si no hay medida o esta es muy "difusa", entonces es donde comienza la "bacanal"...como en la costumbre de utilizar a Hitler y el Nazismo como medida del mal absoluto, haciendo silogismos estupidos y demostrando lo poco que pensamos, es decir, podríamos crear una ley que relacione lo rápido que aparece en una discusión Hitler como patrón del mal absoluto y la inteligencia de los debatientes...por mi parte ese momento es el que me da la pauta de cuando debo avandonar una discusión.

diciembre 15, 2009 11:36 a. m.  
Blogger Tesa dijo...

Y ¿por qué, a la primera alusión a Hitler, la conversación ha de perder todo su sentido y deba darse ya por terminada?
Sigue habiendo por ahí pequeños -y no tanto- Hitlers sueltos, que siguen resultando peligrosos.
El fanatismo, hacia un extremo u otro siempre es peligroso.

diciembre 15, 2009 3:08 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

¡Qué pena de vida! A una, una vez se le ocurre respirar, y la llaman nazi ;-P ;-P
Besos felinos.

diciembre 15, 2009 9:44 p. m.  
OpenID jordim dijo...

ese tio está tarado y punto..

diciembre 16, 2009 3:28 p. m.  
Blogger Vivian dijo...

No conocía el término que trajiste esta vez al blog, y digo el término, porque las situaciones que planteas como ejemplos sí las he presenciado, escuchado o leído en más de una ocasión.
Me gustó especialmente el final de la entrada, todo un ejemplo de cómo la frivolización de un término, que podría tener sentido en según que casos, acaba por despojar al término de su sentido.

Al hilo de esto me dio por pensar, qué respondería cualquiera de las personas que utilizan la palabra nazi o Hitler para calificar a otra si se les invitara a definir el término o comentar los datos históricos del personaje…

Un beso

diciembre 17, 2009 5:30 p. m.  
Blogger Sese dijo...

TOdos se resume en que en este país falta mucho respeto y tolerancia. Respeto a lo que piensn los demás y tolerancia para convivir con los que no piensan como tu.

SAludos

diciembre 17, 2009 6:53 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

Cuando no tenemos razón, odiamos. Odiar es más sencillo que razonar, e infinatemente mas fácil que respetar las opiniones ajenas.
La palabra nazi resume todo eso a la perfección. Es un comodín.

En fin, que cosas tan lamentables.

Un saludo, NoSurrender.

diciembre 17, 2009 6:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ana, yo creo que, al establecerse como Mal objetivo, parece que tras mencionarlo ya no cabe más discusión por parte de quien lo menciona. Es una invitación en toda regla a eliminar cualquier reflexión acerca de cualquier problema. De alguna manera, creo que ese desprecio a la reflexión es el signo de los tiempos.



Brisuón, según he leído de declaraciones de este periodista ultraderechista violento, la cosa puede ser culpa de todo el que no comulgue con sus violentas ideas ultraderechistas. Aunque la prensa dice ahora que las causas que maneja la policía tienen más que ver con una simple pelea tabernaria rodeada de demasiadas copas. Pero la derecha no pierde ocasión, no. Qué vergüenza.

diciembre 19, 2009 12:14 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, eso es exactamente, sí. Se banaliza el mal, sí. Pero sin juicio a Eichmann, sino como consecuencia de una pelea de borrachos en un bar de madrugada. Se pierde a Arendt, se pierde a Levi, se pierde toda reflexión porque lo que se pretende es, precisamente, la eliminación de toda reflexión. Es la impresión que me causa.

No hay izquierdas y derechas en los medios de comunicación: sólo intereses comerciales. De hecho, la Sexta se acaba de fusionar con Antena 3. si eso es la “izquierda mediática”, apaga y vámonos.

Besos!

diciembre 19, 2009 12:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Novicia, es que ni siquiera son extremos intelectuales, que por lo menos algo de revolucionario tendría. Son extremos de cuadrilátero, compitiendo por la mayor falacia. Besos!


Atikus, es una gran película. Creo que me gustó más El Creyente, en cualquier caso. La psicología del personaje y su mundo de odio me pareció mucho más arriesgado. ¿La has visto? Saludos!

diciembre 19, 2009 12:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Moderato, me interesan los foros de comunicación, es una pena que se utilicen para mostrar todos los complejos psicológicos y de autoestima que deben tener algunos fuera de la pantalla. El formato se presta mucho a la violencia, por eso de que el anonimato nos libera del Ello freudiano y hay gente cuya falta de autoestima genera muchísima violencia no resuelta (si Freud levantara la cabeza escribiría todo un libro sobre esa afición a la violencia en los foros de Internet). Pero yo lo que menos soporto es la ortografía, sin duda :) Un abrazo!



Gemmayla, esa gente que va de extremo a extremo tiene su peligro, sí. Goebbles era comunista antes de conocer a Hitler, por quien acabó suicidándose y matando a sus hijos por ejemplo. Creo que estos casos indican poca profundidad en el pensamiento. Todos podemos cambiar, pero no tanto. Besos!

diciembre 19, 2009 12:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dante, yo creo que lo que nos falta es hermenéutica y reflexión. Yo sí estoy dispuesto a escuchar un discurso de derechas, pero los discursos que escucho por parte de quienes se dicen de derechas, sólo me producen vergüenza ajena. Lo mismo podría decir de la izquierda, pero al menos, algunas pocas veces, me produce menos sensación de miseria ética.

En el caso de la derecha española, esta sensación de vergüenza ajena y miseria ética e intelectual del discurso me viene el 100% de las veces. No creo que sea sólo culpa mía.

Salud!

diciembre 19, 2009 12:15 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tremends, es que el Mal reside en la propia condición humana. El nazismo, de alguna manera, sólo supera en crímenes a otros horrores porque dipone de una mejor tecnología más eficiente. Besos!



Merce, tienes razón, también se desarrolla esa compulsión psicótica de tener que tener la última palabra (no me cabe duda de que la causa es, precisamente, que no se tiene en la vida real), lo que hace muy tentador llegar al límite del horror en el adversario. Esto es, a Hitler. También ocurre en la vida mediática tradicional: hoy he escuchado a un obispo comparar la Ley del aborto con el Nazismo… tiene narices que lo diga un representante de una Institución que ayudó tanto a Hitler, como a Musolini, como a Franco, como a Pinochet…

diciembre 19, 2009 12:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food&Drugs, me parece que en eso de los talibanes como segundo Mal objetivo no voy a estar tan de acuerdo contigo.

Los talibanes, creo, no son un Mal objetivo. De hecho, veo como los radicales católicos, en el fondo, admiran su determinación en esos ciberforos, y nunca les falta un comentario acusador hacia nosotros los laicos del tipo “sí, pero con los musulmanes no te atreves a decirles esto…”.

Les envidian, estoy convencido. Son igual de peligrosos todos los monoteísmos, aunque estén en periodo de latencia.

Salud

diciembre 19, 2009 12:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Peletero, creo que debemos conocer nuestra historia y conocernos a nosotros mismos. Y ahí tiene su sitio Hitler, en los libros de Hannah Arendt o en los de Ian Kershaw. Propongo que la gente que cita a Hitler los lea, son muy interesantes.



Carrascus, la he encontrado en Internet, he puesto el enlace, creo, a su página en Wikipedia. Y la verdad es que doy fe de que lo he padecido :)

diciembre 19, 2009 12:16 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claudia, claro que existen los nazis. Lo que critico es que banalicemos ese calificativo tanto hasta hacer del mensaje algo perverso: decir que una pelea de borrachos de Tersch en la noche madrileña es una agresión nazi, es decir que Carlos Palomino murió por una frivolidad. Es un insulto inconcebible. Ese chico murió apuñalado por un racista de cabeza rapada en pleno metro de Madrid, no podemos banalizar eso, como han hecho las juventudes peperas, y menos en servicio de espurias luchas politiqueras locales. Debería ser un delito. Besos.




Arturo, influyeron muchos aspectos concretos para que el horror nazi llegara, e influyeron también muchos otros para hacer de él un Mal objetivo, y el cine de la época fue uno de ellos, y la actitud de los alemanes tras aquello, para mí lo más relevante. Esto se reflejó en su cine, en su literatura, en su política y hasta en la manera en que cruzan un semáforo en rojo. Aún falta algunas generaciones para que los alemanes puedan mirar a su pasado con más objetividad, en mi opinión. Saludos.

diciembre 19, 2009 12:17 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Joako, no conocía la historia de ese metro, me ha parecido una historia interesante. Es verdad que las referencias absolutas sólo pueden existir en un plano teórico, en nuestra cabeza, y no en la realidad, y muchísimo menos en la tan interpretable historia. Pero todos tenemos una idea de todo ese horror de una manera objetivable (como la idea teórica del concepto de metro) y la usamos de manera bastante mezquina en mi opinión.


Parece más “reflexivo” decir a alguien que lo que él dice es como lo de los nazis, que decirle directamente “hijo de puta”, pero normalmente ambas “reflexiones” son muy parecidas, intelectualmente.

Saludos!

diciembre 19, 2009 12:17 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, llamémoslo “fanático”, “radical”, “violento”, o lo que sea a todo eso entonces. Pero hacer una referencia a Hitler como Mal absoluto sólo pretende descalificar hasta el límite la opinión del contrario renunciando a la más mínima reflexión.

Una pelea de bar no es el Mal absoluto descalificable, como tampoco lo es la Ley del Aborto. En cambio, nuestra ultraderecha califica ambas cosas como nazis con el único objeto de no meditar sobre las ideas del otro. Piensan: si es nazi es malo, por lo que ya no hay que argumentar más... pero yo quiero argumentaciones, no insultos.

Besos!

diciembre 19, 2009 12:17 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, ¿te han llamado nazi alguna vez en alguna discusión de Internet? Pues debemos ser legión los así insultados :P Besos saurios!


Jordim, a mí también me cuesta mucho entender la actitud guerracivilista del periodista Hertsch cuando, a la vez, dice no acordarse de nada. Espero que pronto sepamos de qué estamos hablando con este caso y, me temo, nada tendrá que ver con Hitler.

diciembre 19, 2009 12:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vivian, supongo que la “ley” se hizo como resultado de a observación, porque veo que a todos nos ha pasado.

Recuerdo que algún crítico, comentando la película de El Hundimiento, dijo que lo que más le había impresionado era ver a Hitler comer un plato de sopa con dificultad por el principio de Parkinson. Y es que es verdad, el Mal Objetivo no debería comer platos de sopa. Esto nos debería hacer reflexionar un poco, porque realmente Hitler comía sopa y comer sopa no es objetivable como mal absoluto. Quiero decir, Hitler era un hombre fruto de la historia de los hombres. El mal absoluto está dentro de los hombres, no fuera. Y hasta Hitler fue capaz de amar.

Besos!

diciembre 19, 2009 12:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, falta mucha tolerancia, sí. Y la existencia en mi ciudad de una televisión pública como es Telemadrid en manos de ultraderechistas y radicales antisistema no ayuda mucho, no. También ponen buenas pelis de vez en cuando, todo hay que decirlo :) Saludos!



Desde luego, Raquel. Ya sabes lo que dijo Millán Astray cuando Unamuno empezó a hablar en la Universidad de Salamanca sobre lo que estaba pasando con la Guerra Civil: “Muera la inteligencia!” los fanáticos no soportan razonar, porque el mundo se les podría caer encima. Saludos!

diciembre 19, 2009 12:18 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciado lagarto, as citado a unos de los mejores textos sobre el nazismo y sus consecuencias. No olvides a Primo Levi, es también fundamental.

El pasado hay que conocerlo para no repetirlo y el significado del nazismo es capital en la historia de la humanidad, incomparable con el resto de tragedias por mucho que se le parezcan. Siempre habrá un antes y un después de Hitler. Lo que sucede es que hay que elegir correctamente el debate y no entretenerse en aquellos que no merecen ni un segundo de atención, es como querer hacer crítica literaria de la guía telefónica.

Saludos.

diciembre 19, 2009 6:18 p. m.  
Blogger Claudia dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Lagarto, intentaba decir lo mismo. Es que muchas veces me cabreo mucho cuando hablan de los jóvenes radicales. Porque soy joven y vivo en Madrid y se que hay muchos nazis en Madrid amparados por algunos medios y akgunas personas políticas.

Un besote

diciembre 19, 2009 7:56 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

La verdad, doctor Lagarto, que no sé si después de sus respuestas tendrá ya mucho sentido mi comentario. Porque, en efecto, ya lo ha dicho usted, lo que veo yo también en la utilización de esa nueva falacia es un desprecio hacia la reflexión que en realidad sólo puede resultar pernicioso para todos, en la medida en que rebaja el nivel de cualquier posible argumentación aceptada como legítima. O si no un desprecio consciente, cuanto menos una incapacidad para la reflexión que, de ser generalizada, resultaría igualmente perniciosa por eliminar asimismo la posibilidad de que los participantes de cualquier hipotética discusión comprendan razones algo más sutiles y menos groseras que las del tipo “ Hitler hacía X, luego X es malo”.

Las comparaciones suelen ser odiosas por desacertadas, en tanto que, tomadas las cosas con absoluto rigor, nada es comparable con nada. Pero cuando ya encima las comparaciones se convierten en identificaciones -“los sujetos X son unos nazis”- se abre la puerta grande a la más absoluta falta de rigor, hasta el punto de que, como usted mismo señala, la acusación de ser un nazi puede ser aplicada a cualquiera. Cualquiera que no piense como yo pienso. Cualquiera que defienda una posición con la que yo no estoy de acuerdo. Cualquiera que, sencillamente, tenga creencias diferentes a las mías.

Lo que más me llama la atención es que quienes hacen uso de esta falacia están cayendo, probablemente, en aquello mismo que pretenden denunciar. Porque el nazismo suele asociarse a la brutalidad de la ausencia de reflexión, al más absoluto desprecio por el pensamiento en aras de la obediencia ciega. ¿No se atribuye precisamente a Goering la frase “Cuando oigo hablar de cultura, echo mano de mi pistola”, tan en línea con la de Millán Astray? ¿Y no es también brutalidad argumentativa pretender zanjar una discusión con la acusación alocada e irreflexiva de nazismo a todos aquellos que defienden ideas distintas a las mías? ¿No es un procedimiento igualmente ciego y brutal encaminado a acallar al oponente y eliminar la posibilidad del debate? ¿No es como sacar una pistola en medio de un debate y proclamar a voz en grito: “¡¡¡Aquí ya no hay nada más que hablar, coño!!!”

Supongo que estamos ante un caso específico y contemporáneo de la ya tan antigua falacia “ad hominem ofensiva”, consistente en quitar de antemano la razón a alguien por medio de la descalificación de su persona. Como si el hecho de merecer algún tipo de descalificación personal en algún momento anulara también de antemano la posibilidad de argumentar o razonar con un mínimo de sensatez. Pero el problema es aquí, además, esa identificación del nazismo con el Mal absoluto que tan gratuita resulta si la mirada histórica se amplía o relativiza. Y nunca llegaremos a comprender el nazismo ni a evitar, a través de esa comprensión, que se repita –que es lo que realmente nos interesa aquí y ahora- si lo identificamos tan groseramente con el Mal absoluto.

Pero me temo que los tiempos en los que vivimos no son precisamente los de la sutileza y la inteligencia argumentativa, ni mucho menos los de su aprecio y valoración. Dentro de nada llegará a pasar por un argumento válido el “porque lo digo yo y punto”, o el “porque sí”. En fin…

Un beso, doctor Lagarto!

diciembre 19, 2009 7:59 p. m.  
Blogger Casilda dijo...

Es verdad que la palabra "nazi" acaba saliendo antes o despues y el que la utiliza parede decir , hasta aqui hemos llegado amigos . En este caso del molido a palos se han utilizado todos los topicos desde nazi, facista, checa , paseillo ...hasta he oido mencionar las tapias del cementerio y mi tanta alusión me parece que suena ¡¡¡que viene el lobo!!(que viene por la izquierda o la derecha segun quien lo grite ).
Me apunto el libro "gordo" de Muñoz Molina .
Pasalo bien estos dias .
Un beso

diciembre 20, 2009 11:14 a. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

hace unos años, en el programa de Jiménez Losantos de la Cope, un contertulio comparaba al PSOE con los nazis, y argumentaba: "(...) si ya lo llevan en el nombre, nacional-socialista, está claro (...)

diciembre 20, 2009 5:19 p. m.  
Blogger Laluz dijo...

Excelente tu descripción. Un punto de vista que no había visto. Gracias por la reflexión

diciembre 20, 2009 5:37 p. m.  
Blogger Jota dijo...

Tú lo que eres es un pedazo de naz...
No, en serio, yo en este caso debo todavía superar la perplejidad al enterarme de que Herman Tertsch, cuya firma siempre había conocido de El País, se había pasado al lado oscuro. Le había perdido la pista. Jolín con los excomunistas, qué vueltas les da la vida.
Me ha parecido muy interesante la teoría que mencionas, y creo que reflejas perfectamente en tu escrito esta tendencia que tienen los intolerantes disfrazados de demócratas (¿serán los mismos que el 19 de noviembre de 1975 acudían contentísimos y sin que mediara el consabido soborno con bocata a la Plaza de Oriente y el 21 del mismo mes se les llenaba la boca, no con otro bocata, sino con palabras como libertad y democracia?) de lanzar un anatema contra quien discrepa de ellos. Qué sociedad esta donde la palabra "radical" ¿se puede ser serio sin ser otra cosa que radical? se emplea como insulto contra quienes denuncian enquistamientos en el poder, rodillos de mayorías absolutas, contubernios, corruptelas y otros quistes de lo que debería ser una democracia...

diciembre 21, 2009 10:45 a. m.  
Blogger Mcartney dijo...

Lizard:
Ahí van tres frases ad hoc:

"La cantidad de rumores inútiles que un hombre puede soportar es inversamente proporcional a su inteligencia."
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán.

"Sería necesario imponer esta regla: no repetir jamás una afirmación malévola sin verificar su contenido. Aunque es cierto que así nunca se hablaría de nada."
André Maurois (1885-1967) Novelista y ensayista francés.

"Cuando el río suena, agua lleva."
Refrán

Y seguro que hay más......

diciembre 21, 2009 1:48 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Perdón por el "as" sin h.

diciembre 21, 2009 5:27 p. m.  
Blogger Conxa dijo...

Lagarto, llevo tiempo tomándome tus cocteles de reflexiones, peliculas,libros y canciones e incluso los he recomendado ( ;
Hoy voy a dejar de beber en silencio ( :
Sobre el coctel de hoy, estoy de acuerdo en que se banaliza con el uso de las palabras nazi-nazismo y de la figura de Hitler para evitar reflexiones más profundas. Y lo peor es que muchos de los que utilizan estos términos no saben ni quieren enterarse de lo que verdaderamente significa el nazismo y del papel de Hitler en nuestra historia. Un beso.
Dejo el deseo de que el año que se acerca te trate bien a ti y los tuyos.

diciembre 21, 2009 7:44 p. m.  
Blogger Los pasos que no doy dijo...

Padecemos, en este país, una derecha ultra que no nos merecemos fruto de lo mal que se hizo esa cosa llamada transición que nos quiere meter a sangre y fuego que la vida empezó en España una vez muerto su Excelencia. Y eso no lo dice solo la derecha sino también esa izquierda de salón (o sea Prisa y el felipismo) que pretende hacernos tragar con ruedas de molino.

Sinceramente, creo que nuestro Hermann de Tele Espe se cogió una mierda del siete (en un bar de la calle Almirante nada menos, todos sabemos qué barrio es Almirante nocturno) y ahora se quiere sacudir sus vicios a costa de la izquierda, personificada en el hecho de autos en Wyoming, pero podría haber sido cualquier otro. En definitiva, la culpa la tiene ZP

Un asco, la verdad. Yo ya no puedo con ellos... no puedo. Lo reconozco: me crispan y tiemblo solo de pensar que algún día pueden volver a gobernar.

diciembre 21, 2009 10:24 p. m.  
Blogger Fiebre dijo...

Tolerancia es la palabra.
Y apagar la tele, si vas a vomitar con lo que ves.

Que a alguien (sea del color que sea), le casquen una paliza yéndose de farra, y que un periodista (sea sel color que sea), tenga que dar una rueda de prensa para autoexculparse de la misma, me da que pensar que se nos va la pinza mucho.

Me incluyo porsiaca.
Me ha encantado la definición Reductio ad Hitlerum...

diciembre 21, 2009 11:45 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

La frase que "Antígona" cita de Goering era en realidad de Goebbels. Perdón que vuelva a entrar en la cuestión, pero creo que es un falso problema, lo mismo ocurre con otras palabras “comodín”. Igual sucede con “comunista”, “progre”, “facha”, “machista”, “feminista”. Apreciado lagarto, disculpa, pero no veo que sea un tema de debate el “mal debate”.

Saludos.

diciembre 22, 2009 7:09 p. m.  
Blogger Novicia Dalila dijo...

Nosu,

¡¡¡Felices Fiestas y mis mejores deseos para el 2010¡¡¡


Un beso,

diciembre 23, 2009 9:31 a. m.  
Blogger Raquel dijo...

NoSurrender, quería aprovechar para desearte una feliz navidad en compañía de tus seres queridos y un mejor año nuevo.
Un saludo.

diciembre 23, 2009 9:57 p. m.  
Anonymous Diciembre dijo...

He visto un par de veces "Las normas de la casa de la sidra" y aunque me parece una película excelente que retrata el tema del aborto desde un punto de vista muy interesante, recomiendo el libro de John Irving pues como habitualmente suele suceder tiene mucho mas contenido y matices, imposibles de resumir en un film. Yo lo leí tras ver la película por primera vez y me encantó.

Y entre la cantidad de citas y escenas memorables, la de Michael Caine dando las buenas noches a los niños del orfanato: "Buenas noches príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra"... me parece muy emotivo y estremecedor el contenido que encierra ésta frase, en el contexto de la película. Frase que como sabrás corresponde al título del libro de Irving: "Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra"

Por cierto que la fotografía que encabeza tu entrada me recuerda inevitablemente a la inquietante y estupenda película "Los niños del Brasil". Y al hilo de ésta última (tal vez me equivoque) pero creo comprender por que has elegido la película de Hallström. Tal vez son dos caras de la misma moneda...

...y ese "reductio ad hitlerum" me recuerda a uno de esos encantamientos de Harry Potter, jeje. Disculpa la broma pero es que esos foros de Internet me parecen tan perjudiciales para la salud, que prefiero tomármelo con humor.

Y aunque me consta no te gustan demasiado estas fechas, te dejo un sincero abrazo y mis mejores deseos de salud, bienestar y felicidad para ti y para todos a los que amas.

...y yo recordándote este mes durante todo el año! Dios! no había caído en la cuenta... Bueno, espero compensarte un poquillo con esto
;-)


TEXTO DEL HIPERVINCULO

diciembre 24, 2009 1:04 a. m.  
Anonymous Diciembre dijo...

...yo y mis hipervinculos...

diciembre 24, 2009 1:08 a. m.  
Blogger malbicho dijo...

te dejo un abrazo fuerte, muy felices fiestas y mejor inicio de año¡¡¡

diciembre 24, 2009 3:29 a. m.  
Blogger Antígona dijo...

Por alusiones, doctor Lagarto, y si me lo permite:

Peletero, la atribución de la frase, hasta donde alcanzan mis conocimientos, es dudosa e incierta. Unos la atribuyen a Goebbels, otros a Göring, y en este último caso, dicen que la frase no era la que yo he puesto, sino esta otra: "Cuando oigo hablar de cultura, quito el seguro de mi Browning".

De todos modos, y dada la situación de incertidumbre, no creo que sea tan importante quién la dijera exactamente, sino cuál fue el contexto histórico o político en el que se dijo.

Un saludo y aprovecho la ocasión para mandar otro beso al doctor Lagarto

diciembre 24, 2009 5:49 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Felices fiestas, y un mejor año nuevo, lleno de estos posts tan interesantes que escribes :-)
Besos selváticos.

diciembre 24, 2009 10:19 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciada Antigona, entonces precisamente, y por las razones que aduces de incerteza, es mejor no atribuirle autor a la frase para no cometer errores.

Bon Nadal per tu i per tothom

diciembre 25, 2009 12:12 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Para el cine el nazismo es un tema recurrente, lo que no me explico es que aún quede gente que vaya al cine para ver esas películas. Las dirija quien las dirija. Es como hablar de charcutería, algo que sólo debería interesar a los carniceros.

Saludos y Feliz Año 2010.

diciembre 27, 2009 7:02 p. m.  
Blogger Shandy dijo...

Cierto que se utilizan palabras como "Facha" o "Fascista" y "Nazi" con tanta frecuencia que su significado llega a banalizarse. Creo que en muchas ocasiones más que un descalificativo a la persona, lo es a las "actitudes" de siniestros personajes, vengan de la izquierda, derecha o centro.
También está la ignorancia, el confundir el culo con las témporas, y la apropiación por parte de la moda de los símbolos. Hay quien lleva la esvástica tatuada en el brazo y al mismo tiempo al Che Guevara en la pechera. Me parece una barbaridad, pero para el que lo hace no es más que una estética vacía de significado (lo mismo ocurre con las "palestinas"). A veces me pregunto si es bueno o malo vaciar de significado ciertos símbolos... Sí, ya sé que la historia debe servir para aprender de ella y no cometer los mismos errores ¿?

Te dejo un enlace con una entrevista hecha a Herta Müller(nobel 2009), en la que afirma que "La utopía es propensa a los totalitarismos".

http://www.abc.es/abcd/noticia.asp?id=12546&sec=31&num=921

"La mayoría de las veces, cuando las utopías se tornan reales, son horribles. Stalin, Hitler, Ceaucescu, todos ellos perseguían utopías; Castro aún persigue la suya. Cuando alguno empieza a soñar y luego traslada su sueño del papel a la realidad, siempre destruye a seres humanos".

Un buen libro (agotado) sobre el tema de los totalitarismos es también el de Tzvetan Todorov, "Memoria del mal, tentación del bien". Muñoz Molina hace referencia a él, además de a Primo levi, en "Sefarad".

Y para reírse un poco, esta parodia de Hitler que hace un grupo de Vigo en su vídeo promocional:
http://blogs.lavozdegalicia.es/javierbecerra/2009/12/21/the-blows-el-vinilo-y-hitler/

Besos, Lagarto. Y feliz año.

diciembre 27, 2009 11:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Peletero, no olvido a Primo Levi, claro que no (creo que, de hecho, he hablado de él en algún otro comentario). El nazismo es un referente fundamental para entender algunos aspectos de la condición humana, tanto en su versión social como psicológica.

Precisamente lo que traigo aquí es esa diferencia respecto a cualquier otro debate en el que se usa tan alegremente esa comparación. Es sorprendente, por ejemplo, que la Iglesia Católica traiga el nazismo para intentar descalificar posturas distinta de la suya en el tema del aborto... cuando no han sido las feministas las que tuvieron ambigüedades con Hitler, sino la propia Iglesia Católica.

Saludos.

diciembre 28, 2009 12:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Claudia, no entiendo como no ser radical ante determinadas cosas que ocurren en la calle. No se puede tener tolerancia con la intolerancia. Yo también me identifico con tu actitud .

Besos!

diciembre 28, 2009 12:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tiene usted razón, doctora Antígona: es un desprecio a la reflexión lo que expresa la Ley de Godwin. Las élites pretenden dominar la opinión pública por medio del liderazgo, y no de la razón. No hay argumentos, sólo mensajes para arengar a los propios. Y cuanto más odien al contrario, mejor: no hay que justificar por qué somos buenos nosotros cuando podemos mostrar, simplemente, que quien no opine como nosotros es malo.

Es muy interesante cómo lo ha planteado usted: el nazismo se define precisamente por ese mismo desprecio violento a la reflexión en aras de un único pensamiento, tanto en Goering, como en Millán Astray como en Mussolini.

Comprende el nazismo y tener la valentía de enfocarlo con objetividad es básico para entender la condición humana. Pero ese ejercicio aún no se ha podido hacer precisamente por esa identificación con el mal absoluto; así ninguno de los que pudieron entender algo, de alguna manera, en algún momento, en alguna circunstancia (y es obvio que los hubo, porque Hitler fue elegido Fürer en plebiscito ganado con enorme mayoría), dirán nunca nada, y se mentirán a sí mismos, impidiendo cualquier ejercicio o terapia humanitaria sobre el tema (creo que fue precisamente un alemán, Billy Wylder, el que mejor explicó este complejo de Mal, en uno de sus gags en la película Uno, Dos, Tres).

Un beso, doctora Antígona!

diciembre 28, 2009 12:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Casilda, sí yo también he oído con estupor lo del paseillo. En este caso, confundir una pelea de borrachos con la Guerra Civil me parece más que delirante. Y cuando se confunde de manera interesada debería ser delito: los fusilados, de uno y otro bando, no se merecen ese insulto. Tengo el libro de Muñoz Molina esperándome en la estantería, le tengo muchas ganas. Feliz navidad y un beso!


Zorro, es cierto que llevan la palabra socialista en el nombre. En la Europa de los años treinta la única ideología que se daba por definitivamente muerta y obsoleta era el capitalismo que hoy se ha convertido en pensamiento único. Sería algo para hacernos pensar, especialmente estos días en que el aeropuerto de mi ciudad está lleno de miles de personas que se han quedado tirados porque la empresa del presidente de la CEOE ha decidido echar el cierre de su compañía aérea: estos clientes que pagaron sus billetes cenaron bocadillos el día de Navidad, ¿no deberíamos preguntarnos qué cenó ese empresario aquella noche?

diciembre 28, 2009 12:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Laluz, gracias por tu comentario. La reflexión la hacemos entre todos.


Me han gustado tus frases, McCartney :) quizás es que nos gusta hablar demasiado, hasta meter la pata. Salud!

diciembre 28, 2009 12:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Jota, a mí me gustaba leer a Tertsch en El País, cuando hablaba de los problemas en los Balcanes, tema en el que era un gran experto.

En cuanto a los conservadores, la propia palabra lo indica: conservarán lo que haya en cada momento porque es la manera de proteger a la estructura de poder de turno. No hay ideología, sólo conspiración para mantener un estatus. Y esto ha sido así entre los conservadores desde los tiempos de los boni en la antigua Roma, cuando asesinaron a César en el nombre de una República que habían corrompido ellos mismos.

Seamos radicales, sí.

diciembre 28, 2009 12:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Conxa, me alegro de ver tu comentario por aquí y de haber compartido contigo mis obsesiones. Tienes razón, lo peor de todo es lo que supone de huída de toda reflexión y de banalización del mayor de los horrores. Calificar de nazi una pelea de borrachos no parece un buen camino para protegernos de que vuelva a pasar algo parecido.

El nazismo fue la consecuencia de una democracia en el país más culto del mundo ante una situación de crisis. No podemos olvidar eso.

Un beso y mucha felicidad par estos días. Gracias por pasarte por aquí!

diciembre 28, 2009 12:43 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Los Pasos, creo que la Transición fue canalizada por el compromiso de dos o tres personas (Carrillo, Suárez, Tarancón...), no más. La derecha social de entonces no ha cambiado nada, sólo pasó a un segundo plano durante unos pocos años, ante el miedo de perder todo lo que la izquierda les dejó (mientras los socialistas estaban demasiado preocupados de obtener el poder a corto plazo entonces).

Ahora, como decía Aznar, la derecha está empezando a perder los complejos. ¿No es curioso que España sea el único país de Europa en el que no hay una ultraderecha representativa? Claro, están todos muy cómodos en el PP. La Transición dejó cosas sin solucionar y ahora pagamos las consecuencias.

Y anímate, porque acabarán volviendo seguro ;)

Besos!

diciembre 28, 2009 12:43 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Fiebre, el humorista tuvo que dar esa rueda de prensa porque toda la derecha mediática, dirigidos por la propia Presidenta de la Comunidad , le habían acusado de instigador de intento de la paliza por motivos políticos. Las Juventudes Peperas de Madrid, incluso, llegaron a organizar una manifestación con el lema “no más patadas a la libertad de expresión”. La paliza tabernaria a Tertsch es completamente denunciable, pero ya sabemos que no estaba planificada políticamente... como sí lo estaban los comentarios guerracivilistas de Aguirre y sus medios. La política en Madrid es así de sucia, Fiebre.




Peletero, te disculpo, claro que sí. Pero yo sí veo debate. Precisamente porque hablo del sistema de referencia universal que otros adjetivos no conllevan. Saludos.

diciembre 28, 2009 12:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Dalila, un montón de besos para ti y para los tuyos. Espero que disfrutéis las fiestas y que 2010 sea un gran año lleno de vida.


Raquel, feliz año nuevo, y que vengan muchos más felices y en compañía de quienes te quieran. Un saludo!

diciembre 28, 2009 12:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Diciembre, la película es preciosa, y John Irving me parece uno de los autores más interesantes en América. Es una historia de tolerancia y amor por encima de discursos que por oficiales no dejan de ser dañinos, como todas las historias de Irving.

La foto de este pequeño Hitler siempre me impactó mucho. Es un niño inocente, ajeno aún a todo el odio que le rodeó. Pero la mirada arrogante y vacía ya acojona, ¿verdad? Como si todo el destino estuviera ya escrito.

Muchas gracias por el regalo, sabes que me encanta :)

Besos y alegría para ti y todos los tuyos, para estas fechas y para todo el año que ya asoma.

diciembre 28, 2009 12:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Malbicho, mucha felicidad para ti también. Y que el año no sólo empiece bien, sino que mantenga un buen rumbo, lleno de esperanza y alegría.


Doctora Antígona y Peletero, no se corten y tómense todos los permisos que gustes. Me gusta hacer de esta página un foro de debate. Tanto la atribución a Goering como la de Goebbels me parece que muestran bien la actitud hacia la reflexión que mostró el Tercer Reich, me parece muy bien traída.

diciembre 28, 2009 12:44 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, felices fiestas a ti también. Espero que el año que entra te traiga todo lo que te falte y ate bien atado todo lo que quieras mantener contigo. Besos saurios!



Bueno, Makiavelo, yo creo que hay películas bastante buenas sobre esa temática. Casablanca, por ejemplo, es una película imposible de pensar sin la definición del personaje del partisano Lazlo, o la actitud permisiva del Gobierno de Vichi. El pianista, La decisión de Sophie, Cabaret, Adiós Muchachos, La noche de los generales, Europa, Amén... son otros ejemplos de cómo la mirada del cine puede enseñarnos algo sobre nosotros a través de esa barbarie. Salud y feliz año!

diciembre 28, 2009 12:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Shandy, el lenguaje de los símbolos es también muy interesante. Supongo que -tanto la esvástica, como la cruz o el rostro del Che- tienden a desposeerse de su auténtico significado originario para hacer de ellos algo más cercano a la estética –rebelde o convencional- según cambian las generaciones. Yo me acojono cuando veo una esvástica, desde luego. Así que, quien quiera producir ese efecto en la sociedad lo consigue sin dudas.

También es muy interesante el destino cruel de las utopías. Efectivamente, casi todas las grandes revoluciones han terminado en tragedia. No es bueno poner una idea por encima de las personas. E ese sentido, la democracia y su necesidad de mayorías populares tiene una ventaja frente a las revoluciones... pero no olvidemos que fue precisamente gracias a la democracia que Hitler llegó al poder en Alemania. No estamos a salvo de los iluminados.

Gracias por la recomendación del libro de Tzvetan Todorov, Shandy, me parece un tema muy interesante. El video es muy divertido, sí. Me mandaron la misma secuencia hace tiempo, con otro gag referente a que Hitler se queda sin entradas para ver a Bruce Springsteen :)

http://www.youtube.com/watch?v=xGJpu5AiYoE


Besos y feliz año!!

diciembre 28, 2009 12:45 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciado lagarto, si no hay debate, ¿qué hay? Un ring no es el mejor sitio para instalar una mesa camilla y ella no es el lugar adecuado tampoco para boxear con fuerza y elegancia.

Que tengas un feliz año, para ti y los tuyos. Deseo que también hago extensivo para todos tus comentaristas.

Bon cap d’any per a tothom!!!

diciembre 30, 2009 1:31 p. m.  
Blogger eulez dijo...

¡La leche de comentarios que hay en este blog! Bueno, lo útil de la Ley de Godwin es que permite saber quien "gana" una discusión. El que mencione a los nazis pierde. Es útil recordarlo cuando la tentación de llamar a alguien nazi te invade.

enero 03, 2010 8:07 p. m.  
Blogger Dante B. dijo...

Antes fue el comunismo, y entre los comunistas, el stalinismo.
Si no tienes razones válidas siempre puedes descalificar con palabras de triste recuerdo.
Finalmente, el insulto, el disparo, la guerra.

enero 05, 2010 8:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home