martes, enero 26, 2010

Hipermetropía teórica


Decía Xavier Rubert de Ventós que es al estar despiertos cuando lo vemos todo oscuro. O, lo que es lo mismo, que cuanta más luz y concentración ponemos sobre algo, menos claro lo vemos. Como si padeciésemos una especie de hipermetropía teórica, cuanto más nos acercamos a un objeto que queremos conocer, más desenfocado y borroso se nos presenta.

Y es cuando más nos alejamos cuando mejor creemos comprender “de qué va algo”. Así, cuanto menos sepa el orador del tema del que se habla, más radicaliza su postura, más violentas son sus soluciones y más se agarra a las frases hechas y a los lugares comunes:

Esta misma semana se han dirigido a mí con cuatro claros ejemplos:

(tecleando en un debate digital) “No entiendo lo que dices, pero no me interesa porque eres el típico progre trasnochado”

(levantando una caña en Malasaña) “Un tipo como Bush ganó las elecciones en Estados Unidos porque todos los americanos son tontos; por eso nunca he querido ir a ese país”

(conduciendo un taxi por la Castellana) “No lo tengo, pero si yo tuviera un hijo adolescente y me llegara tarde una noche, ¡se iba a enterar el chico! y te digo yo que no volvía a llegar tarde”

(sacando un café de la máquina de la oficina) “Es mentira lo del cambio climático porque esta semana ha hecho mucho frío en Madrid”


Y es que, como dice un proverbio chino, quien todo lo entiende, es que está mal informado. O, como añade Xavier, “sólo creemos entender perfectamente aquello que, en el fondo, no nos importa”.

Sólo cuando empezamos a interesarnos por una cosa o una persona es cuando sentimos los límites del conocimiento que de ella tenemos y que siempre tendremos. El amor y el interés auténtico nos muestran la torpeza de nuestro entendimiento. Lo más luminoso que nos puede ocurrir es la duda. Por eso filosofía.





Usted levanta la cabeza y pregunta, “¿Está esto donde realmente está?” entonces alguien le señala y dice, “Es suyo” y usted dice, “¿Qué es mío?” y algún otro dice, “¿Dónde está el qué?” y usted dice, “Oh, Dios mío, ¿estoy aquí completamente solo?" Porque algo está ocurriendo aquí, pero usted no sabe lo que es, ¿no es así, señor Jones? (Bob Dylan)



Una película para los que dudan: La caja de música, de Constantin Costa-Gavras

Un libro para los que dudan: Por qué filosofía, de Xavier Rubert de Ventós

Una canción para los que dudan: Ballad of a thin man, de Bob Dylan

.

77 Comments:

Blogger kamala dijo...

Un proverbio oriental decía algo así como "Gran duda, gran iluminación. Pequeña duda, pequeña iluminación. Ninguna duda, ninguna iluminación."

Yo vivo instalada en la duda desde hace muchos años, y efectivamente, cuanto más vivo (y más conozco, en teoría, la vida) más dudo. Y creo que he aprendido a convivir con la duda, a aceptarla, a llevarme bien con ella y a reconocerla como motor para muchas cosas y perspectiva necesaria, paradójicamente, para la indulgencia y la aceptación de los demás, cada uno con sus cosas (iba a incluir también la "tolerancia", pero como a Saramago, no me acaba de convencer esa palabra).

El único riesgo de la duda es precipitarte por el precipicio del nihilismo. Porque con el nihilismo no sé si sabría llevarme tan bien, ni si podría ser motor de nada.

De momento, por suerte, me queda la duda.

Fantástico su post, su reflexión, sus palabras y su canción. Nunca se lo digo, porque doy por supuesto que usted ya lo sabe. Pero de vez en cuando, no está mal decir estas cosas.

Un abrazo.

enero 26, 2010 10:23 p. m.  
Blogger Fiebre dijo...

(SIC) Sólo cuando empezamos a interesarnos por una cosa o una persona es cuando sentimos los límites del conocimiento que de ella tenemos y que siempre tendremos. El amor y el interés auténtico nos muestran la torpeza de nuestro entendimiento.

Sencillamente sublime.
Hoy me has tocado la tecla esa del "estómago".

enero 26, 2010 11:02 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

pensar mucho calienta el cerebro. Nada como unas cañas heladas para mantener una temperatura adecuada en la tertulia.

enero 27, 2010 12:38 a. m.  
Anonymous db dijo...

habla usted de de Ventós en pasado...se ha muerto?
una verdadera pena

enero 27, 2010 5:57 a. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

La duda... allí nos encontramos al perdernos en sus fauces. Pasamos la vida dudando, y eso deriva en abrirnos mas, en tomar todas las perspectivas posibles, en exprimirnos lo que podamos. Me da miedo la gente que habla con rotunda seguridad de todo, que lo sabe todo, y que no es lo suficientemente valiente como para dudar de nada.
Yo soy la puta duda, con patas.
Y respecto a lo de alejarse, y poder ver algo mas, obvio. Cuando mas nos metemos en algo, menos objetiva es nuestra mirada. He visto problemas resueltos bajo el amparo del señor tiempo y una cabeza olvidadiza como la mía, de repente, he encontrado la respuesta. Demasiado tarde, pero me sirve para la siguiente. Eso es la puta experiencia, lo que pasa es que llega tarde, pero si la pillamos por los cuernos, nos hace mas fuertes, nos protege en este mundo dificil, que no imposible.
LLevo dudando mucho tiempo, de todo, desde que nací ya dudé de si era una broma, o lo que tocaba.
Sí, cuando hay mas luz, todo está mas oscuro. Y cuando se apaga la luz... transitamos miles de caminos que suelen llevarnos a esa meta que no veíamos con la linternita de las narices.
Alejémonos, pues, y bueno, la almohada en la oscuridad, siempre fué una buena aliada frente a los problemas, deriva en insomnio, pero es la leche de efectiva la sesión de análisis del todo.
Yo duermo bien, pero recnozco que me pego unas buenas vueltas de lado a otro con mis problemas a cuestas. Voy a intentar alejarme de ellos...
Señor, que nos vemos en los bares, a ver si pronto, que siempre es un placer.
BSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

enero 27, 2010 10:28 a. m.  
Blogger MK dijo...

Cuando he empezado a leer me has recordado a un poeta catalán J.V.Foix dulcemente criado entre brioches , panellets y magdalenas que reciaba un poema que empezaba:
"És quan dormo que hi veig clar"
que vendría a traducirse en versión libre como: "Cuando sueño es cuando veo claramente las cosas" y sigue con una serie de frases que buscan cierto tono surreal .
La última estrofa :
"És quan ric que em veig gepic" vendría a decir " Cuando me rio a mis anchas , me veo jorobado".

Bueno , ahora me he perdido , pero vendría a querer decir que dudar y reirse de uno mismo es sanísimo y que topar con los límites del conocimiento y la torpeza de nuestro entendimiento no debería provocarnos miedo a ir dando algún pasito p'alante de vez en cuando.

enero 27, 2010 10:45 a. m.  
Blogger Conxa dijo...

"Donde hay luz también existe la sombra. ¿Dejaré de amar la luz porque produce sombras?"
Yo dudo de los que lo ven todo clarísimo,Lagarto, pero tampoco creo que sea sano vivir en una duda permanente.
Sentir los limites del conocimiento que tenemos de algo o alguien es un incentivo para enrriquecernos, no?? (( ;

enero 27, 2010 11:25 a. m.  
Anonymous k dijo...

Qué razón tienes, lagarto. Justo hace un par de días pensaba sobre algo parecido viendo una película en la que una serie sucesiva de ampliaciones de una fotografía conduce a una verdad indiscutible pero borrosa, cada vez más borrosa, cada vez más cercana a la abstracción. En la confusión está escondida la verdad.

enero 27, 2010 12:12 p. m.  
Blogger Casilda dijo...

Vengo de "El arcngel miron " que tambien ha colgado algo sobre la duda .
Miedo me dan los que parecen no dudar de nada .
Yo para estar algo segura tengo que alejarme y recuerdo ahora que cuando empecé a trabajar un compañero al que sustituí me dijo que mirara todo desde lejos, cuanto mas mejor, que era la unica manera de acercarse un poco a la verdad .
Un abrazo

enero 27, 2010 12:25 p. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Qué post NoS. !! No encuentro palabras.
Tal vez en defensa de los que se escudan en "chapas de hojalata" como éstas que tan certeramente nos decribes, diré lo que defendía un profesor mío de la Uni: "Están llenado el canal"...Cuando no hay "mensaje", sustancia, y Emisor y Receptor están como alelados o faltos de ideas o sencillamente carentes de ellas, lo mejor es guardar silencio o "llenar el canal" con palabras hueras. Hay quien no sabe permanecer callado y con un pelín de alcohol en sangre, menos aún.
En fin, que lo disculparía por el bien d ela Comunicaciópn en si misma y el calor humano que tanta falta hace en la fría urbe cuando está desangelada, que no es siempre, pero, aiiinssss, cuando lo está....

Besotísimo, NoS.

enero 27, 2010 1:37 p. m.  
Blogger Maeve dijo...

Sin palabras.
Porque encuentro pocas palabras ocn las que emborronar tu sección de comentarios.
Porque no creo que haya muchas más palabras que añadir...
Tal vez preguntas kamikazes que hacer.

enero 27, 2010 1:43 p. m.  
Blogger Luzdeana dijo...

La duda, el misterio, lo es todo. Sin eso no hay movimiento.
"Que no, que no,
que el pensamiento no puede tomar asiento" (Aute)
Gracias por este post que me llena de preguntas. Y de ganas de conseguir ese libro, veré si lo encuentro en Argentina.
Saludos.

enero 27, 2010 4:41 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciado lagarto, es un hecho habitual, siempre ha sido así, inventarse el agravio para construirse una buena defensa. Es una variante del sofisma. Una acusación falsa anula un juicio dejando sin sentencia el verdadero crimen.

En “Testigo de cargo” (1957), película basada en una obra de Agatha Christie, interpretada por Tyrone Power, Marlene Dietrich y Charles Laughton y dirigida por Billy Wilder. El propio acusado en un juicio por asesinato crea una prueba que lo inculpa del crimen de una manera definitiva y total, parece que él mismo quiera terminar en la horca, que busque una sentencia de culpabilidad. Pero no, la realidad es otra, la prueba es falsa, la ha fabricado, como digo, el propio acusado y él mismo se encarga que en el proceso se descubra que lo es, y así lograr que se anule todo el proceso por prueba falsa y quede liberado. Esa es la argucia porque efectivamente sí era culpable, realmente había asesinado a una mujer.

En su caso, sin embargo, él sabe que la prueba es falsa porque es su artífice, no es ningún error ni mucho menos un ignorante. No siempre es así.

El otro día, leía un magnífico artículo de una colaboradora de la Vanguardia, Joana Bonet a la que aprecio mucho como lector suyo:

http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20100125/53877074925/el-malismo-ilustrado-jesucristo-zapatero-voltaire-estado-rajoy-texas-aznar-faes.html

Su texto es muy bueno pero está basado en un sofisma, en una definición de “buenismo” equivocada y falsa. Buenismo no es eso que ella dice, pero le sirve, por error o por ignorancia le es útil, para escribir el artículo y desarrollar su tesis.

Le recordaba ayer a una amiga que en las aulas de antropología de la Universidad Autónoma de Barcelona se prohíbe expresamente a los alumnos usar la palabra “raza”, por una cuestión de corrección política, y aconsejan que sea sustituida por “etnia”, o por “caracteres físicos diferenciadores”. Dicen que es una manera de luchar contra el racismo.

A mi me han acusado, esta misma semana también, de cosas inauditas por decir que Castro no tenía ninguna legitimidad al hablar sobre Haití, con eso no le quitaba su derecho a hacerlo, pero...

enero 27, 2010 5:37 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

De Xavier Rubert de Ventós tengo en casa la primera edición de su “Arte ensimismado”, una primera crítica, tímida, pero crítica al fin y al cabo a la demencia de la vanguardia artística. De él siempre recuerdo la contrarréplica que usa, que no es suya, contra la acusación de fascismo en los USA, dice: “es cierto, el fascismo siempre planea por encima de los Estados Unidos, pero siempre termina aterrizando en Europa.

La duda filosófica, apreciado lagarto, es consecuencia del saber, del buen saber. La filosofía busca saber y conocer, esta búsqueda, si es la correcta, genera dudas, unas te llevan a otras en un constante aprendizaje. No duda el que todo lo sabe, pero tampoco el que todo lo ignora pues no tiene nada sobre lo que dudar. Tampoco se puede llegar a saber algo si no dudamos, pero si siempre dudamos nada sabremos, sólo dudaremos. En la duda se basa el éxito de la opinión, una es hija de la otra, las dos provienen de los campos oscuros del nihilismo, y, como afirma irónicamente Fernando Savater, son la máxima expresión de tolerancia en nuestro mundo blando y fofo. Y ambas son la consecuencia de confundir también la sinceridad con la verdad.

A tu texto de hoy pienso que le sucede lo mismo que le ocurría al que hablaba de la acusación de nazismo y que escribiste hace un tiempo. Esas descalificaciones estúpidas de las que hablas no merecen gastar la saliva que se necesita para decirlas.

“La caja de música”, del gran Costa Gavras no es ninguna película sobre la duda, querido, es una película sobre la mentira y el engaño, dos cosas absolutamente distintas. Diferente es que uno de los protagonistas sospeche, es bueno no confundirlas para filosofar bien, ninguna de las tres, duda, sospecha y mentira/verdad, son lo mismo, si las metes en el mismo saco lo único que lograrás es confundir al personal.

Dudan los que saben, pero más dudan los ignorantes, la duda es una forma moderna de disculpar la ignorancia.

Disculpa la extensión del comentario.

Saludos.

enero 27, 2010 5:37 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Hacia tiempo que no leía un post tan bueno.
No tengo nada que decir. Solo tengo ganas de reflexionar.
:-)

enero 27, 2010 6:41 p. m.  
Blogger Vivian dijo...

Me dijo una vez, una persona muy sabia, y muy querida añado, “Desconfía de los que queman libros y de los que nunca dudan” y aunque pueden parecer comportamientos sin relación, están más relacionadas esas dos acciones de lo que a primera vista pudiera parecer.

Y añado otra frase escuchada en alguna ocasión “quien habla de lo que no sabe suele decir tonterías”.

En fin, no me suele gustar la gente que habla en absolutos, sin dejar un solo resquicio a que aquello que piensa pueda ser de otra manera.
Supongo que por eso me gustan las ciencias y soy de ciencias, porque es esa parte de la sociedad que necesita dudar de lo que se conoce para pode avanzar, necesita imaginar que otras maneras son posibles...

Muy interesante esta entrada, me encantó, invita a reflexionar largo y tendido.

Besos

enero 27, 2010 9:40 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Ummm me gusta la duda, saber que no sabes de casi nada no deja de ser un sano pensamiento...

Claro está que éste mismo pensamiento se puede convertir en una perogrullada si nos quedamos en él y lo convertimos en una de esas máximas de café (o taxista) a las que tú aludes. Por eso en una conversación seria, de esas meditadas, reflexivas y placenteras sobre cualquier tema prefiero la seguridad del argumento, del que conoce lo hablado y lo expresa con convencimiento y pasión. Contraponer la actitud tolerante de la duda con la arrogancia de la estupidez y la ignorancia no son equiparables para mí.

La duda podría convertirse así en un cajón de sastre, en una pose para no arriesgar opiniones que esconde en muchos casos el evitar un pensamiento meditado (y que perfectamente puede ser calmo y reflexivo). Una actitud cómoda, tan políticamente correcta como la tan cacareada tolerancia a la que estamos habituados y que no sirve más que para alejar de nosotros el posicionamiento pero sin resolver la verdadera cuestión: no interesa el pensamiento crítico y la autoafirmación del conocimiento.

Asi que... dudas sí pero con pinzas recogidas como estrategia del pensamiento.

Y es que en éstos tiempos nuestros hay que tener mucho cuidado con el lenguaje y la "descascarización" de su contenido. Me parece a mí...

Besos afirmados en el convencimiento de que me gustan tus post y el curro que provocan a mis neuronas! ou yeah!

enero 28, 2010 10:21 a. m.  
OpenID eltauromquico dijo...

Cuando mas dificil es la tarea, es mas divertida. Todo es un juego. Hemos nacido para jugar.
Quien lo tome de otro modo.... su vida sera jodida, triste y amarga.

enero 28, 2010 4:28 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

El comentario de Vivian es de un sentido común que merece ser aplaudido y destacado. Todo él es verdad y a mi no me genera dudas. Al menos alguien se atreve a alabar a las ciencias como todo lo contrario de lo que la gente cree normalmente, que son un mundo cerrado y lleno de dogmas y anquilosado.

Ellas, las ciencias son lo que Vivian afirma de una manera clara y certera, son el ámbito del pensamiento dónde más se duda, por eso avanzan constantemente y siempre nos aportan saber y nuevos conocimientos. Además, son la única aportación del pensamiento humano sometido a la prueba terrible, pero esclarecedora, de la realidad. En ciencia no existen las opiniones y sí las teorías o tesis que deben ser demostradas o refutas y si no sirven se buscan otras.

Saludos.

enero 28, 2010 6:03 p. m.  
Blogger ártemis sublime dijo...

Qué gusto da leerte amigo lagarto. Aunque no tenga mucho tiempo para recorrer los blogs, siempre me doy una vuelta por aquí.
Un abrazo!

enero 28, 2010 7:28 p. m.  
Blogger Paco Merlo Ansin dijo...

Hola, ahora que ya se han acabado todos los excesos he puesto unas fotos muy bonitas en mi blog, son de fantasmas. A lo mejor te gustan y quieres coger alguna para poner aquí con estas cosas tan bonitas que escribes. A mí me hace mucha ilusión.

enero 28, 2010 8:47 p. m.  
Blogger El Castor dijo...

Te corrije Peletero señalando que la "Caja de música" es la historia de una mentira y no de una duda. Yo creo que es ambas cosas. Es evidente la mentira del ex-nazi que niega su pasado pero la hija/abogado defensor al principio cree en su padre pero luego empieza a tener dudas cada vez mayores hasta descubrir la verdad.

Me parece pues muy acertada la elección del largarto porque lo más llamativo de la película no es la mentira, por lo demás bastante previsible, sino esas dudas crecientes de la hija sobre el pasado de su padre.

No soy cinéfilo por eso aprovecho esta ocasión para intervenir porque esta película me impactó.

enero 28, 2010 10:30 p. m.  
Blogger Maeve dijo...

Qué cultismos sois tos. Me siento percebe.

enero 28, 2010 11:31 p. m.  
OpenID miabi dijo...

Cuanta razón tienes, te subscribo.

Feliz finde!

enero 29, 2010 12:50 p. m.  
Blogger Mcartney dijo...

Lizard:
Está claro. Te fijas en las tetas y cuando ves (y oyes) el conjunto te quedas como mosqueado.

enero 29, 2010 2:59 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

La verdad, doctor Lagarto, es que no puedo más que darle la razón, tanto a usted como a Rubert de Ventós.

Leí ese libro hace muchos años y me llamó mucho la atención que el autor atribuyera a los humanos una necesidad de verlo todo claro que, si no recuerdo mal, calificaba tanto de atávica como de neurótica. Sentimos la necesidad de verlo todo claro porque lo desconocido nos produce miedo e inquietud. Porque sólo la sensación de saber o creer saber en todo momento qué suelo pisamos nos produce la impresión de seguridad que nos permite pisarlo con firmeza y sin vacilación.

Personalmente, me parece una explicación de lo más razonable. El saber siempre ha sido un instrumento para combatir el miedo, para tranquilizar nuestro desasosiego ante una realidad que nos desborda o ante la que no sabemos de entrada cómo manejarnos. El saber y también el dominio de la naturaleza que le viene asociado. A fin de cuentas, no por otra razón que por nuestra singular capacidad para conocer el mundo y transformarlo hemos sobrevivido y prosperado como especie. Pero, pese a todo, no deja de ser cierto que esa necesidad de saber tiene en sí misma su propio límite: cuando es la propia indagación, la propia investigación, la profundización en el saber la que comienza a generarnos desasosiego, la que nos intranquiliza por oscurecer lo que parecía claro, por introducir confusión en lo que parecía perfectamente ordenado y distinto, no es raro entonces que nos neguemos a seguir indagando, o que rehuyamos esa oscuridad a favor de la claridad tranquilizadora.

Son muchas las cuestiones en nuestras propias vidas, en la realidad inmediata o lejana que nos rodea, también en nosotros mismos, en las que la convicción de un saber seguro, de un saber sin fisuras, no es sino una traición a la naturaleza misma de la cosa que decimos saber. Un encubrimiento grosero de su complejidad e incluso de su carácter inabarcable. De ahí que cuando verdaderamente nos paramos a reflexionar sobre ellas, su problematicidad se agrava en lugar de reducirse, su intrínseca oscuridad se nos vuelve palmaria frente a la claridad que les atribuíamos desde una contemplación meramente superficial.

Su post me ha recordado inevitablemente a Sócrates, confuso ante la revelación del Oráculo de ser el más sabio de Grecia, hasta que descubrió que al menos él era consciente de todo aquello que no sabía, frente a todos los que se calificaban a sí mismos de sabios pero que en el fondo únicamente aparentaban saber. Sócrates, que nos legó el principio de que el conocimiento sólo puede partir a partir del reconocimiento de la propia ignorancia. Sócrates, que fue condenado a muerte por hacer tambalearse las opiniones infundadas, confundidas con saberes, de sus contemporáneos. Por invitar a la gente a preguntar, a cuestionar, a dudar sobre problemas que para ellos no eran tales precisamente por tenerlo todo demasiado claro.

Contra el dogmatismo, la duda. Pero no la duda imbécil de quien duda de todo por dudar. Eso, además de ser estúpido, es imposible. Me refiero, como usted mismo hace, a la duda que nos lleva a percatarnos de que nuestro conocimiento tiene límites y es necesario tenerlos presentes por amor a la propia verdad. A la duda que nos permite revisar e incluso desprendernos de nuestras convicciones más arraigadas cuando las circunstancias así lo requieren. A la duda que nos invita a no conformarnos con la primera respuesta facilona y manida que se nos brinda para ciertas preguntas.

Un beso, doctor Lagarto!

enero 29, 2010 8:20 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, a mí sí me gusta la palabra “tolerancia”, al menos en el contexto que tú la estás utilizando. Efectivamente, gracias a la duda tenemos más respeto hacia quien no piensa como nosotros. Una sociedad libre y democrática (al menos en teoría) es imposible de plantear sin el imperio de la duda legítima.

En cualquier caso, el beneficio de la duda del que hablo nada tiene que ver con el nihilismo. Creo que era Wittgenstein quien dijo que la duda radical es imposible, pues siempre se necesita una base no dudada sobre la que dudar. No, no creo en el nihilismo, sino en la ampliación de fronteras :)

Un abrazo

enero 30, 2010 12:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Fiebre, espero que ese toque de estómago sea para bien, y que ayude al tránsito intestinal :P Gracias por tus palabras, me alegro mucho de poder comunicarme bien.


Zorro, soy un gran defensor de la caña como elemento indisociable de una buena tertulia. Claro que sí! salud!

enero 30, 2010 12:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Db, no, que yo sepa no se ha muerto (aunque ya debe tener años el señor...). hablo en pasado porque el libro del que hablo es de hace veinte años.... Dios mío, ¡acabo de darme cuenta que ya hace veinte años del año 1990! Joder, ¡pero si fue ayer!


Tremends, tienes razón. Una de las características de la duda es que no dejas de abrir nuevas puertas. Puede que luego no nos convenza lo que hemos tanteado por ahí, pero haber tenido la experiencia nos enriquece, al menos en nuestras perspectivas. Supongo que, además, el tiempo (con toda la suerte de experiencias buenas y malas que trae) nos hace más escépticos, lo que ayudará a cauterizar mejor nuestras heridas. Lo pasamos muy bien en los bares el otro día, claro que sí. Ya repetiremos! Besos!

enero 30, 2010 12:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mk, te veo muy sintonizada con Rubert de Ventós: él utiliza ese mismo verso que tú mencionas para introducir el texto con el que he empezado este post. No te has perdido, claro que no. La poesía es, muchas veces, más lúcida que cualquier esforzado y dilatado texto en prosa. Petonets!


Conxa, yo tampoco creo que sea nada sano vivir en la duda permanente. Sólo me maravillo del fenómeno de que cuanto más te acercas a algo (más conoces por tanto), más incógnitas y más profundas aparecen. Quizás son esos límites que percibimos los que nos hacen avanzar, ¡hasta el infinito y más allá!

enero 30, 2010 12:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

K, quizás no hay más verdad que el caos. O al menos hay muchos científicos que están empezando a pensarlo. Siempre he pensado que es tan infinito el mundo hacia lo grande como hacia lo pequeño. El espectro que nos es permitido conocer es minúsculo... y ni siquiera comprendemos bien el cine de Antonioni. Somos tan frágiles. Me alegra verte así de azul ;)


Gemmayla, hay mucho ruido de fondo, sí. Tenemos una necesidad compulsiva de darnos respuesta a todo, incluido el estilo de la vida más allá de la muerte, o lo que piensa un señor al que desconocemos por completo... Hay hasta tertulias en la radio con “expertos” en todos los temas que puedan ser noticia. Nos cuesta admitir que no tenemos todas las piezas del puzzle, y que tenemos que avanzar en estas condiciones. Besos!

enero 30, 2010 12:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Casilda, me ha gustado mucho ese post del Arcángel Mirón. Supongo que coincidimos en que la duda es indisociable de la mirada, si es que queramos mirar de verdad. Si no dudas de nada, es que no has mirado bien el cuadro.

Pero también creo que tiene razón tu compañero de trabajo, y que sólo desde la distancia se pueden tomar decisiones rápidas y productivas. Creo que filosofía y pragmatismo no tienen por qué ser incompatibles. Hay tiempo para todo :)

Un abrazo.

enero 30, 2010 12:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Maeve, pregunta, claro que sí. No hay preguntas kamikaze, sino respuestas kamikaze... en el caso de que existan las respuestas :)


Luzdeana, no sé si el libro estará distribuido en Argentina, no se trata de una novedad editorial. En cualquier caso, supongo que si lo pides en una librería grande te lo pueden conseguir. Gracias por pasarte por aquí. Saludos!

enero 30, 2010 12:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Peletero, no entiendo muy bien la relación entre este post y Testigo de Cargo o la referencia al concepto de buenismo que han desarrollado los think tank ultraliberales. En cualquier caso, tengo entendido que el malestar ante la palabra “raza” en las universidades no obedece a una corrección política buenista, sino al acuerdo científico genetista en que no existen “razas” entre la especie humana, sino etnias o poblaciones.

Estoy de acuerdo contigo en que la duda (tanto en filosofía como en botánica, en fútbol o en la cocina) es consecuencia del saber. Creo que es, precisamente, lo que intentaba contar en este post. Alcanzamos el grado de la duda cuando hemos subido un escalón previo de conocimiento: evidentemente, hay que tener hijos adolescentes y dedicar tiempo y amor en su educación para dudar sobre el grado de libertad del que pueden disponer. Hay que haber viajado a EEUU y haber hecho amigos allí para dudar sobre las consecuencias de las motivaciones puritanas de su sociedad. Hay que estudiar ciencias para comprender que clima y meteorología no es lo mismo. Etc, etc.

No pretendía escribir un texto nihilista, sino todo lo contrario. No creo que Sócrates o Hamlet, símbolos de la duda más clásica, puedan ser clasificados de nihilistas, la verdad. Porque admitir que la duda es algo que surge de manera natural según avanzamos en el saber o en el amor de algo sólo indica la limitación de nuestro entendimiento que aflora como un saber más.

La Caja de Música me parece una gran película. Y supongo que podrá verse desde distintas perspectivas. La pongo aquí como referencia de una hija en busca de su padre. Una hija que parte del amor a su padre sin preguntas y a quien el desarrollo de los acontecimientos le llevará a tener que hacerse ciertas preguntas que pondrán en duda toda su relación afectiva, descubriendo, con la verdad, un padre hacia el que no sabe qué sentir.

Me encantan los comentarios largos. Me encanta compartir puntos de vista.

Saludos!

enero 30, 2010 12:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food & Drugs, la reflexión es siempre muy sana. Claro que sí. Saludos!


Vivian, son los mismos los que queman libros y los que no dudan, sin duda. La duda es una afrenta al fundamentalismo, sea éste del signo que sea. Las Ciencias son un buen ejemplo de cómo la duda es la base sobre la que se avanza, continuamente. Cada puerta abierta descubre nuevas decenas de puertas por abrir, y cada puerta abierta debe teorizarse y falsarse hasta que seamos conscientes de que realmente está abierta, y sólo para unas condiciones dadas. Siempre me ha interesado mucho el fenómeno de la física cuántica y todo lo que hace replantear al hombre en su saber, por ejemplo. Besos!

enero 30, 2010 12:39 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Margot, sin embargo esos expertos que a veces tenemos la suerte de escuchar entre caña y caña, sobre el tema que sea, suelen hablar con menos contundencia y radicalismo que los que no saben nada en absoluto. Creo que la tolerancia no es expresión de la ignorancia, sino todo lo contrario.

Es cierto que cada vez hay más ausencia de pensamiento crítico, pero también que cada vez se impone más el pensamiento cínico, lo que hace que algunas dudas puedan confundirse con falta de compromiso. Pero bueno, yo intentaba hablar de otra cosa :)

Besos!

enero 30, 2010 12:40 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Eltauromquino, el juego es divertido. A mí me encanta :) Gracias por pasarte por aquí. Un saludo!



Peletero, estoy de acuerdo en esa manera de entender la ciencia. No creo que vaya en contra de lo que planteo en el post, sino más bien todo lo contrario. Salud de nuevo!

enero 30, 2010 12:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Cuánto tiempo, Artemis! Me alegra verte por aquí. Espero que esta parada te sea grata. Besos!


Paco, gracias por la oferta, la tendré en cuenta. Suelo vestir estos posts con retratos de filósofos, músicos o escritores. A ser posible ancianos, en blanco y negro y fumando. Claro que no siempre se cumplen todas las condiciones :) Salud!

enero 30, 2010 12:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Castor, para mí, La Caja de Música, como todas las grandes películas, trata de varias cosas y tiene distintos puntos de aproximación. Vamos, como la vida misma. Me alegro de que hayas visto en ella lo mismo que yo. Recomiendo a todo el mundo esa estupenda película. Salud!



Maeve, me encantan los percebes, pero están carísimos :P No, no digas eso. Me interesa cualquier cosa que puedas pensar. Sólo estoy hablando de nosotros mismos, de ti y de mí, de nuestros amigos y de nuestros compañeros. Todos somos humanos y todos sentimos la duda, el amor, la ignorancia, la distancia y la cercanía. Besos!

enero 30, 2010 12:41 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Miabi, gracias por tus palabras. Más que “tener razón”, me gusta compartir emociones y pensamientos. Besos.


Mcartney, eso te pasa por seguir los pasos en ese orden :P Salud!

enero 30, 2010 12:42 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, me alegro de que conozca el libro. Veo que le ha sacado mucho partido, sí. Efectivamente, necesitamos pisar suelo firme. Nos asusta lo desconocido y tenemos que anticipar todo lo más posible. Pero en el fondo, quizás esta manera de actuar no deja de ser consecuencia, una praxis de la eterna pregunta “¿quién soy?”, a la que intentamos dar millones de pequeñas respuestas circunstanciales, inmediatas, repetitivas, que puedan, más que formar el puzzle de nuestra existencia, ir enlazando una pieza con otra, sin más.

Como usted bien dice, sobrevivimos adaptando la naturaleza a nuestros caprichos (o a nuestras pequeñas piezas de puzzle). Y nos vemos envueltos en un Sistema Social en el que desarrollamos una actividad. No estoy en contra de eso, me alegro de que mi especie haya sobrevivido hasta mi generación, y me haya permitido vivir momentos maravillosos.

Me pregunto si Sócrates pudiera tener sitio en una sociedad como la que hemos creado. Nadie puede triunfar en el mundo de la política, ni ejercer liderazgo alguno sin tener respuestas fáciles y populistas para todo. Dicen que el mayor valor del Presidente Clinton en sus campañas electorales era su capacidad para dar respuestas comprensibles para todo el mundo en menos de un minuto a los problemas que preocupaban a la sociedad. Así, en un minuto, definió su solución a las crisis de Somalia y Kosovo, o la financiación de Wall Street. ¿Qué pensaría Sócrates de él? :)

La duda nos mantiene en pie sobre una base de conocimiento, tiene usted razón. Sigamos conociendo y dudando.

Un beso, doctora Antígona!

enero 30, 2010 12:42 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Lo más probable, como siempre ocurre, querido lagarto, es que yo me haya explicado mal.

Tal vez te interpreto también mal, me disculparás si lo hago y cometo ese error, pero en relación al “buenismo” y a la “corrección política” hay una notoria confusión en la izquierda. Ellos piensan que son dos conceptos surgidos del mundo “liberal” o de la derecha, de esos “Thing Thanks”, no es cierto en absoluto. Ambos son producto del pensamiento izquierdista. La derecha no se caracteriza por ser “Bambi” ni tampoco por llamar ciegos a los invidentes, o por querer redactar de nuevo los cuentos tradicionales para niños ni reescribir la Biblia, eso lo hace la izquierda, o una parte de ella.

En relación al concepto de “raza”, permíteme discrepar absoluta y radicalmente contigo, las cosas no son así y sus promotores solo aconsejan el cambio de palabra para ser “correctos políticamente”, nada más. Igual que en Catalunya se obliga al “Col•legi Oficial d'Òptics Optometristas de Catalunya” a cambiar su nombre por el de: “Col•legi Oficial d'Òptics Optometristes i Òptiques Optometristas de Catalunya”.

La izquierda está llena de virtudes que no es necesario enumerar, pero comete el lamentable error de querer cambiar la realidad cambiando las palabras.

Mi alusión a “Testigo de Cargo”, era por la mención de esas críticas mediocres que dan pie a tu post. Hablas de foros (En Internet hay de todo), desconozco cuales son pero si en ellos hay ese nivel de debate es mejor abandonarlos, no se merecen que gastes tanta tinta.

La duda socrática es una cosa, la duda nihilista es otra, y en nuestro mundo no creo que prolifere la primera. Antigona, en un comentario excelente, explica perfectamente lo que debe ser la duda. La confusión estriba en no darse cuenta que la duda es consecuencia del saber, no del no saber. Duda quien sabe, el mismo Sócrates no dudaba en su célebre paradoja de “sólo sé que no se nada”. Es una frase contundente que se salva por la ironía que en ella hay implícita. Reconocer que nada se sabe no es dudar. El conocimiento lleva a la duda, la ignorancia no. La ciencia, como dices, es la mejor escuela.

Poner en duda una relación, a propósito de “La caja de música”, significa que esa relación está cambiando o está en crisis por la aparición de nuevas certezas que desmienten las anteriores y que estaban ocultas con el propósito de engañar.

A mi también me encanta debatir, ya lo ves, y me place hacerlo contigo.

Saludos.

enero 30, 2010 1:20 p. m.  
Blogger MK dijo...

Pura casualidad.Y me encanta! Me parece que no he leido nada de Rubert de Ventos.Estoy más familiarizado con Gino ,su hijo y su pintura.Buscaré este texto.
gracies y petons.

enero 30, 2010 3:50 p. m.  
Blogger El Castor dijo...

En lo relativo a la raza estoy de acuerdo con el Lagarto y no con lo que sostiene Peletero.

No es para ser políticamente correctos que los profesores de Antropología desaconsejen a sus alumnos el uso de la palabra raza. Son los antropólogos los que desde hace tiempo llegaron a la conclusión de que no es apropiado clasificar a los seres humanos en razas. Eso es algo propio del siglo XIX y las ciencias. En el siglo XXI hay más conocimiento sobre la biología, sobre la genética humana, que dos siglos atrás.

Las razas se establecían no sólo basándose en el color de la piel sino en varias características físicas. Por ejemplo en la raza negra: piel negra, pelo negro y rizado, labios gruesos, nariz chata y ancha, cabeza larga, piernas cortas, etc... Pero resulta que no todos los negros ni mucho menos tienen esos caracteres y que existe una enorme diversidad debido a las mezclas. La clasificación en razas se ha rechazado por imprecisa, acientífica. No es que se haya sustituído raza por etnia; el concepto etnia es mucho más amplio porque tiene que ver con las tradiciones, la cultura, la religión, no sólo con los aspectos biológicos, de un grupo humano.

enero 30, 2010 6:36 p. m.  
Blogger El Castor dijo...

Corrijo un párrafo. Quise escribir que la clasificación de las razas es propia del siglo XIX y que las ciencias han evolucionado desde entonces.

enero 30, 2010 6:39 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Es verdad que a cierta distancia se contemplan mejor las cosas.
En pintura la distancia la marca la longitud del brazo, con ello aprendes a medir, a percibir las distancias y acontrolar las formas. Para otras cosas es mejor estar en el sitio, y te enteras mejor de qué va el pollo, aunque allí, en el caso de Bush, supieron comerles el coco al ingenuo ciudadano.

Saludos.

enero 30, 2010 6:45 p. m.  
Blogger la jardinera dijo...

Cuanto más te alejas, mejor observas, porque más te desapegas, y cuanto más disminuye la emoción, lo sentimental que te une a algo, la razón cobra más sentido y obras con más coherencia.

Salirnos de nostoros mismos es un buen ejercicio. Vernos desde fuera, como si fuésemos nuestro propio escaparate. Pero es duro y costoso. Y la fatiga nos tira al monte.

Perpo ahí estamos. Intentándolo.


Besicos,

enero 30, 2010 8:44 p. m.  
Blogger Raquel dijo...

Me has hecho reflexionar; y es verdad, cuando más creemos saber de algo mas radicalizamos las posturas, mas nos fanatizamos y más nos ofuscamos, y esa no son las posturas para ver nada con claridad, evidentemente :)

Me ha gustado tu post.

Un saludo.

enero 30, 2010 9:27 p. m.  
Blogger ana dijo...

El amor y el interés auténtico nos muestran la torpeza de nuestro entendimiento...

... y entonces nos pasamos el resto del tiempo, buscando la perspectiva. Nos gana ya la curiosidad.

Un abrazo, Lagarto.

enero 31, 2010 9:01 a. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciado “El Castor”, me gusta tu nombre, raza es una palabra genérica y significa lo que significa, como por ejemplo “futbolista”. Hay muchas más, el diccionario está lleno de ellas, todas muy útiles si se saben utilizar, si no, no.


Saludos.

febrero 01, 2010 7:35 p. m.  
Blogger El Castor dijo...

Claro que me aprecia, Peletero, mi piel está más cotizada que la del lagarto...

febrero 01, 2010 10:00 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Yo siempre dudo. Una de las expresiones que me caracterizan es: "No sé".
Besos salvajes.

febrero 01, 2010 11:50 p. m.  
Blogger Margot dijo...

Ya, si entendí a lo que te referías pero luego leyendo los comentarios me parecía que las conclusiones se quedaban en eso de la "duda mola"... y como en todo, y como dije, expresaba mis dudas acerca de un pensamiento que puede terminar por ser simplista y reduciendo el pensamiento a la nada.

Y cuando hablaba de la tolerancia aludía a lo mismo. Hoy en día existe una tolerancia (junto a la otra, ajá, la de siempre y que implica respeto y falta de arrogancia; esa la firmo) falsa y vaciada de contenido, lo que yo llamo el buenismo, que es prima hermana de la ignorancia y hermanísssima de la indiferencia. No se trata de tolerar sino de pasar y contentar una comodidad que impide enfrentarnos a los hechos y confrontarlos.

Será que a mí me gustan los debates, me gusta el enfrentamiento, la caña (y sí, también las de cervezas) y por encima de todo eso las risas y los descubrimientos. Discutir es un arte muy despreciado hoy en día... por esa actitud mal entendida, o eso me parece. Y esa misma pasión por ellos es la que me hace huir de comentarios en ascensores, taxis o máquinas de café.... jajaja. Procuro mirar hacia otro lado, ahí sí, porque me dan ganas de morder higadillos y no creo que merezca la pena.

Las matemáticas son el único lenguaje que no se presta a confusión, de lo demás... como para aclararse! y sí, necesaria la duda.

Besos con números y dudas.

febrero 02, 2010 10:46 a. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciado “El Castor”, mi comentario era solamente una ironía bien intencionada, nada más. No he querido molestarle. Hay que poner un poco de salsa de vez en cuando y al yo llamarme “El peletero” y usted “El Castor”, venía a huevo.

Piense que sí, que le aprecio de verdad, en el buen sentido de la palabra.

No crea, hay pieles de lagarto mucho más cotizadas que la de los castores, magníficas, por otra parte, “despinzadas” son una maravilla de suavidad.

Por cierto, el comentario de “Margot” es excelente.

Saludos.

febrero 02, 2010 12:57 p. m.  
Blogger Duschgel dijo...

¡Me cago en la leche! Se ha ido a la mierda todo el comentario. Dudo de estos sistemas informáticos, ¡tú no sabes cuánto!

febrero 02, 2010 1:40 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

En los últimos días y con motivo del trabajo he podido escuchar afirmaciones radicalizadas hasta lo inimaginable en situaciones mas que surrealistas.

Y como usted dice, la mayoría de ellas nacían de la ignorancia o de la absoluta indiferencia de los que las pronunciaban respecto al tema sobre el que trataban.

Gran reflexión la suya amigo Lagarto.

febrero 02, 2010 6:53 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Que interesante tema Lagarto!

La duda es ese bichito que nos permite aprender, sin ella no seríamos más que seres robotizados.

"la duda me consume" es una frase que la escucho mentar con cierta frecuencia. Pero a partir de ella uno se valdrá para encontrar la razón, el conocimiento.

walk away so you can see the whole forest.

Abrazoss.... sin duda alguna :)

febrero 03, 2010 1:12 p. m.  
Blogger Claudia dijo...

Sin la duda no podríamos seguir adelante... En los tiempos que vivimos tenemos mas información pero menos dudas, es algo que no llego a comprender, porque siempre que algo se aprende se quiere saber mas por las dudas que se crean. El mundo está preparado para que dejemos de preguntar, porque solo triunfa el que parece que mas cosas seguras tiene. El conocimiento ya no se premia y muchísimo menos la filosofía... Es una pena.
Es una alegría leer post que te mueben las neuronas.
Gracias.

Un beso

febrero 04, 2010 11:10 p. m.  
Blogger Paco Merlo Ansin dijo...

Hola! Si has perdido tu paraguas quizás lo encuentres en mi blog. Si coges otro no pasará nada, si no lo necesitas o no te gusta ninguno puedes llevarte de recuerdo alguna de mis fotos para tu blog o para lo que quieras, me sentiré muy halagado.
Ansin soy yo!

febrero 05, 2010 3:04 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

No me había fijado. Has citado La caja de música. Obra maestrísima.
:-)

febrero 05, 2010 7:20 p. m.  
Blogger atikus dijo...

Uy...yo soy la eterna duda andante así que no me hace falta el post ;)

estaba por no entrar a poner nada...:)

saludos

febrero 06, 2010 11:20 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Es curioso yo escuche una frase muy similar

"es dificil creer en el cambio climatico cuando en este año ha hecho tanto frio".

A veces los hechos nos hacen dudar de la teoria.

febrero 07, 2010 10:43 a. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Lagartijo¡¡¡¡¡¡¡ Vuelve¡¡¡¡¡¡¡
Un besazo,

febrero 09, 2010 3:11 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Peletero, yo creo en las teorías lingüístico-políticas de George Lakoff, en el sentido de que las palabras crean sus propios marcos cognitivos con los que los votantes acaban decidiendo lo que es bueno y lo que es malo para votar. Así, ante una política ideológica de reducción de impuestos a las clases más altas, los neocon americanos decidieron llamarlo “ley de alivio fiscal”, para hacer énfasis en que los impuestos son malos como una enfermedad dolorosa, lo cual es algo meramente ideológico y no ninguna verdad absoluta. Pues creo que pasa lo mismo con el “buenismo” con que se ha bautizado a la política social de los socialistas: tratan de decirnos que lo “bueno” no tiene porqué ser “bueno”. Y, lo mejor de todo, es que creo que tienen parte de razón. Es complicado, no sé si me explico, pero es muy interesante todo esto de Lakoff. Algún día hablaré aquí de él.

En cuanto al concepto de raza, me he limitado a decir lo que los antropólogos están diciendo ahora. Puedes consultarlo en la wikipedia, mismamente.

Al igual que tú, pienso que Antígona lo ha explicado muy bien. Mejor que yo, veo, ya que yo no quería ni de broma ser tomado por nihilista.

Salud!

febrero 09, 2010 5:05 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mk, me alegro de esa casualidad ;) petons!


Castor, gracias por tu aportación al debate. Hace poco acabo de leer en algún sitio de la red que los científicos concluyen que todas las personas venimos del mismo ancestro común, de hace 60.000 escasos años, en África.

febrero 09, 2010 5:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Makiavelo, supongo que la distancia, y en eso coinciden tanto pintores como físicos cuánticos, no es más un sistema de referencia. Quiero decir, no sé si controlamos las formas, pero seguro que nos podemos ayudar a movernos dentro de ese sistema de referencia de formas. Saludos!


Jardinera, no sé si esa frialdad que da la distancia nos hace entender más o menos algo, pero seguro que nos hace sufrir menos. Quizás deberíamos tomar más distancia sobre nosotros mismos de vez en cuando, y mirarnos desde bien fuera, sí. Besos!

febrero 09, 2010 5:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gracias, Raquel. Yo cada día lo veo más claro: cuanto más radicalidad se pone en un argumento menos se conoce y menos se ama el tema del que se está hablando. Saludos!


Ana, realmente pienso que es el amor lo que nos muestra los límites de nuestra razón. Cuando algo nos motiva nos obliga a avanzar, a mirar con detenimiento, a querer entender... el corazón habla con la razón y la razón con el corazón. Nunca he creído en esa dicotomía cuerpo/espíritu insalvable que construye el cristianismo. Somos griegos, somos todo uno. Algo así. Un abrazo!

febrero 09, 2010 5:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Pantera, nadie sabemos. Es un buen principio, un saber firme ;) besos saurios!


Margot, efectivamente, la tolerancia es una cosa y la imbecilidad otra. Quizás tienes razón, y vivimos en una sociedad cuyo valor de la tolerancia se ha desplazado hacia una especie de cinismo ético por el que nos permitimos no avanzar nada. Supongo que la publicidad y el consumismo compulsivo tienen mucho que ver con toda esa falta de reflexión. Siempre acabo echando las culpas a lo mismo ;) Besos!

febrero 09, 2010 5:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Duschgel, es bueno que nos pasen cosas que nos sorprenden de vez en cuando. Estamos vivos, y no podemos controlarlo todo. Me alegro de verte por aquí, que es lo importante ;) Besos!



Brisuón, yo creo que lo voy a tomar como norma: cuando escuche a alguien hablar de algo con total determinación voy a asumir que ese alguien no tiene ni puta idea de lo que está hablando. En las tertulias de radio esta teoría encaja como un guante. Salud!

febrero 09, 2010 5:07 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

RBC, tu comentario me ha recordado esa expresión que se usa en castellano para decirle a alguien que tiene que mirar con más perspectiva un tema; “los árboles no te dejan ver el bosque”… el caso es que últimamente pienso que nuestra sociedad necesita dar también la vuelta a esa expresión y acuñar más la de “el bosque no te deja ver los árboles”, sobre todo para los que proponen medidas de austeridad en el gasto público en temas sociales como solución a la crisis. Abrazos!



Claudia, quizás es que lo que tenemos no es “información” sino “mensajes”. Una acumulación de “mensajes” que nos hacen sistémicamente más productivos, tanto en nuestros actos de producir como en los de consumir. Si tuviéramos verdadera “información” seguro que no actuaríamos como lo hacemos tantas veces. Gracias a ti por venir.

febrero 09, 2010 5:07 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Paco, cuando necesite un paraguas buscaré en tu página, claro que sí. Por el momento estoy buscando una foto en blanco y negro de una psicóloga que se llama Elisabeth Loftus… Salud!


Food&Drugs, me encantó esa película. Es muy dura, pero es buenísima, en el fondo y en la forma. Todo el mundo debería verla. Salud!

febrero 09, 2010 5:07 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Atikus, la duda es buena compañera de viaje, siempre te tiene entretenido ;) Salud!


Tremends, joé, es que llevo unos días muy estresantes últimamente. A ver si poco a poco me centro un poco. Besos!

febrero 09, 2010 5:07 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Anónimo, los hechos nos hacen dudar de la teoría porque esos hechos no somos humanamente capaces de percibirlos en su plenitud (como el juego de “codo o culo” que les gustaba a mis hijos de un tonto programa de televisión). En fin, se supone que los científicos, aunque no lo puedan ver todo tampoco, tienen más datos y mejor ordenados que nuestras pequeñas impresiones subjetivas de un momento dado.

Hay una novela de Vasili Grossman, Vida y destino, para mí una de las tres o cuatro mejores del siglo XX sin duda alguna, que presenta un personaje fascinante, el físico Victor Shtrum, que le pasó lo contrario: la teoría le hizo dudar de los hechos ;)

Salud!

febrero 09, 2010 5:08 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

En fin, se supone que los científicos, aunque no lo puedan ver todo tampoco,

Si lo cientificos no lo pueden ver,, entonces que hacemos esperando para dudar de sus teorias.

febrero 10, 2010 11:41 a. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciado Lagarto, la derecha aprende de la izquierda y viceversa. Los que quieren modificar el redactado de la Biblia y de los cuentos tradicionales, y eso no es nada nuevo, no es, precisamente, la derecha.

Tu ejemplo es equivocado porque la frase que citas de los impuestos es pura propaganda. No hay que confundir una cosa con la otra y siempre se hace. La izquierda quiere cambiar la realidad para bien y empieza cambiando las palabras, lo hacen pensando que mejoran la percepción de la realidad, pero no es así en casi ningún caso, todo lo contrario, la enmascaran y la ocultan y eso siempre lleva al desastre, al descrédito y al ridículo más espantoso. La misma palabra o expresión que en nuestro país se usa mucho de “políticas de progreso” harían reír si no fuera porque la estupidez y la estulticia humana son muy penosas y producen mucho daño real a personas reales.

Los libros del Sr. Lakoff están en la mesita de noche del Sr. Zapatero y sus amigos, no quiero prejuzgar a nadie, pero si yo fuera Lakoff me daría mucha grima. Pensar que tanto esfuerzo me lleva a tener alumnos de esta clase es para dedicarse a la ornitología, la verdad.

Saludos.

febrero 12, 2010 12:14 p. m.  
Blogger libertad dijo...

Post como esté te hacen pensar que sigue habiendo personas lúcidas, que dudan, y que merece la pena seguir tratando de conocer este realidad en la que vivimos aunque sólo consigamos aproximarnos a ella.
Un beso enorme
Gracias!

marzo 01, 2010 7:33 p. m.  
Blogger Ángel dijo...

Me gusta cuando me haces pensar, en aquello que no deseo pensar, y me doy cuenta que si pienso, mil cosas que jamas entendere y siempre filosofeare, quisiera extender mi mente hasta los confines de todas las letras, pero me quedo pequeña viendo solo mi alrededor y me doy cuenta que aun cuando todo el conocimiento del mundo estuviera en mi mente, la felicidad me la da una pequeña sonrisa :D

Saludos desde mi pequeño mundo.

marzo 23, 2010 8:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home