lunes, abril 05, 2010

El método


Hace unos años, Neil Strauss, un redactor de la revista Rolling Stone, escribió un libro en el que exponía un método de seducción que garantizaba el 100% de efectividad. Ahí es nada.

No he encontrado el libro en mis sitios habituales, pero navegando por la red he encontrado alguno de los consejos que este seductor traslada sus lectores: seguridad en uno mismo, radiante sonrisa, aspecto cuidado, sentido del humor, sociabilidad y capacidad de convertirse en el centro de atención. Si cumples estas condiciones follarás con todas las chicas que te propongas.

Esta obra sirvió de inspiración para el personaje de Frank T.J. Mackey en la película Magnolia, cuyo lema era “respetar la polla, domar el coño”.

El tema es, ¿existe Un Método, capaz de garantizar el 100% de éxito en el juego de la seducción? O, dicho de otro modo, ¿somos los seres humanos tan previsibles y manipulables en nuestra psicología de la sexualidad como para que alguien enumere los puntos que garantizarán al 100% a cualquiera nuestro cuerpo y nuestra voluntad?

Bueno, la verdad es que podría servir como coartada perfecta ante una infidelidad con tu pareja: “no es lo que piensas, cariño, ¡es que esa arpía ha utilizado el Método conmigo!” O bien para ir al grano sin perder tiempo: “Lo siento, nena, pero los caprichos de mi pene son inexorables”.

En fin, intentaré autoexaminarme, para ver mis posibilidades de éxito en esta materia:

1- Seguridad en mí mismo. No, indudablemente no. Soy una persona que disfruta de sus contradicciones y lo único de lo que estoy seguro es de mi permanente duda. Cuando estoy en un restaurante mirando la carta, nunca decido lo que voy a tomar hasta que, literalmente, las palabras empiezan a salir de mi boca. Eso sí, una vez que tomo una decisión estoy a muerte con ella, como Dustin Hoffman en aquella película de Sam Peckinpah.

2- Radiante sonrisa. No, indudablemente no. Yo soy más de medias sonrisas cundo estoy verdaderamente a gusto con alguien, porque las conversaciones que me estimulan y me interesan me provocan más medias sonrisas que radiantes sonrisas. Además, no estoy dispuesto a exponer toda mi dentadura, así como así, en el primer momento de una primera cita sin recibir un patrocinio de mi dentista.

3- Aspecto cuidado. No, indudablemente no. Cuando no estoy trabajando, siempre prefiero unos vaqueros viejos y una camiseta negra, o una chaqueta vieja. El cinturón que suelo llevar puesto lleva rodeando mi cambiante cintura desde hace más de veinte años. Si por mí fuera, la industria de la moda estaría hoy en los museos.

4- Sentido del humor. Me encantaría disponer de la disculpa de las hormonas y de “esos días”, pero la realidad es que no tengo disculpa alguna para mis cambios ciclotímicos. Cuando cumpla diez años más empezaré a echarle la culpa al efecto del clima en mis huesos.

5- Sociabilidad. Mi sentido de la vergüenza ajena hace que mi sociabilidad quede bastante mermada en determinados momentos, especialmente comidas de trabajo. No, no puedo confiar en ella.

6- Capacidad de convertirse en el centro de atención. No, tampoco. Los zurdos tendemos a sentarnos en las esquinas de las mesas cuando quedamos para cenar con amigos para no molestar con nuestro brazo izquierdo los movimientos del resto de brazos derechos de la mayoría diestra.


No lo entiendo. La verdad es que prácticamente siempre en mi vida he conseguido a la chica que quería. Así que si a Neil Strauss realmente le funciona su método al 100%, eso sólo puede significar que no nos interesan las mismas mujeres, que buscamos cosas distintas en ellas. Y que si coincidiésemos en algún bar, estoy seguro de que no nos fijaríamos en la misma chica... si queremos conservar ambos nuestro 100% de efectividad.





Un libro para las amantes de Neil Strauss: Las amistades peligrosas, de Pierre Choderlos de Laclos

Una película para las amantes de Neil Strauss: Magnolia, de Paul Thomas Anderson

Una canción para las amantes de Neil Strauss: Soy tremendo, de Los Elegantes


.

63 Comments:

Blogger la jardinera dijo...

Hay que ver... ¡¡qué distintos somos!! Será por eso que me caes tan bien. Será por eso...

Mua,

PD: Ya sabes que se dice por ahí que las excepciones confirman las reglas.

abril 05, 2010 8:14 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Las armas de seducción que verdaderamente funcionan son (no necesariamente por este orden):
1 Medir uno noventa
2 Tener la tableta de chocolate
3 Tener mucha pasta en el banco
4 Ser futurible heredero de muchas posesiones (hotelitos en la costa, yates, pisos en zonas redidenciales VIP)
5 Ser famoso (muy famoso) de lo que sea
6 Ser de raza noreuropea

Con dos o más de estas características tus probabilidades de éxito ascienden al 99%

Ya de menor importancia. Sólo funcionan en condiciones muy favorables de presión y temperatura:
7 Vestir bien
8 Ser simpático
9 Ser muy sociable (querido y respetado por tus amigos)
10 Tener una personalidad arrolladora
11 Bailar bien

Contando con las cinco tus probabilidades alcanzarían un 45%

No solo no funcionan sino que son contraproducentes:
12 Situarse en el punto de vista femenino
13 Ser un cocinillas autodidacta
14 Escribir (muy especialmente poesía)
15 Tener aspecto de "intelectual" (ser un gafapasta, vamos)
16 Hacerse el rambo (sin venir a cuento)
17 Baldearse el cuerpo con colonia barata ( y el aliento atufando a cubatas)
18 Intentarlo a todas horas (Estar bombeando contínuamente balones al área)
19 Ponerse cachas a base de batidos de hormonas

Por cada una de estas restas 10 puntos porcentuales a tu caché

En mi opinión, los que somos más o menos del montón, hemos de confiar en la única condición que nunca falla (100%):
20 Tener suerte!!!!
;-)

abril 05, 2010 8:35 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Bueno, entonecs que se meta su p.. método por donde le quepa ¿no? JAJAJAJAJA.
A ver estos consejos qué os parecen. Son de hace varios siglos pero creo que, en esencia, siguen funcionando:
http://lulafortune.blogspot.com/2010/01/decalogo.html

Besos mil.

abril 05, 2010 9:48 p. m.  
Blogger Merce dijo...

Pues lo llevo crudo; pero crudo.

Besos.

abril 05, 2010 10:18 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Yo también soy zurda ;-), pero mucho más desconsiderada que usted, porque ni había reparado en eso de sentarme en una esquina para no molestar...

Y no tengo demasiada fe en los métodos para casi nada, como para creere todo esto.

Pese a mi esfuerzo por convertirme en un ser racional y lógico, no puedo evitar (sobre todo en lo que tiene que ver con estos temas) creer en el impulso, la química, la intuición y esas cosas incontrolables que quizás puedan,alguna vez, aprenderse, pero que nadie puede enseñar.

Y no, yo no siempre he conseguido a la persona que he querido. Y tampoco cumplo los requisitos del método (alguno sí, pero nada más). Claro que tal vez para las chicas todo esto funcione de otra manera.

Saludos

abril 05, 2010 11:14 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Esto de la seducción no es como las matemáticas (2+2=4) ...es más como en contabilidad (2+2 depende)

...y sobre todo, siempre hay un roto para un descosido, el caso es coincidir.

abril 05, 2010 11:49 p. m.  
Blogger Ángel dijo...

Olvidando el metodo.. creo que lo importante es que es lo que deseas conseguir... si es solo sexo.. tal vez en el bar correcto y no sea necesario ningun metodo.

En Mexico, siendo futbolista y con dinero, no importa que no cumplas con ninguna de las reglas del metodo, te pescas cualquier mujer modelo.

Solo hay que coincidir en el momento exacto.

Bueno compraria el libro si un día decidiera ser una come hombres, pero naaa no se me da, hay que aceptar tambien lo que uno es. :D un Angel preciosa y hermosa

abril 06, 2010 12:05 a. m.  
Blogger DanteBertini dijo...

ACABO DE ENTERARME QUE LO TENGO TODO, TODO, ABSOLUTAMENTE TODO PARA TRIUNFAR...
¿por qué estaré solo entonces?

abril 06, 2010 12:26 a. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

La verdad es que ya es sospechoso, que alguien que tenga seguridad en sí mismo, y todas esas cualidades de las que habla el Método para triunfar, tenga que leerse el puto libro que le catalputará a todas las camas del planeta que desée.
Yo soy contraria a métodos, fórmulas mágicas y estupideces de ese calibre. Creo en la naturalidad, en que todos somos distintos, que es lo interesante, y en que uno mismo, pueda ser querido, tay y como es, sin tener que recurrir a artificios emocionales o físicos.
Yo suelo ir por la vida con una sonrisa, porque al mal tiempo, hay que plantarle buena cara, pero eso es ajeno a estas chorradas de aplicar filtros a las personas. No creo en que se puedan etiquetar personas, emociones, actitudes, etc. Con lo cual, no pienso mirarme el libro para nada. Yo tengo curiosidad por las personas, tal y como se presentan, lo maravilloso que puede ser todo el mundo cogiéndolo en el momento adecuado, y sino lo es, intentando hacer de las vidas de los que me rodean momentos adecuados siempre, o al menos agradables, y siempre dudaré de ese que se me acerque desplegando un abanico de seducciones vagas, mohinas, y de cajón.
Al igual que tu, hasta ahora no tuve problemas para llevarme el gato al agua, amén de mi carácter fuerte, y mis defectos que crecen con los años. No estamos solos, lagarto. Lo peor son aquellos que creén en dogmas estúpidos, en vez de creer en sí mismos.
Y coño, quien no nos quiera como somos, que le den por saco. Bastante jodida es la vida como para reinventarse todos los días para tener algo al lado. Nunca me gustaron las limosnas, y menos siendo otra las que las pide.
Un beso fuerte, nos vemos en los bares pronto, espero.

abril 06, 2010 9:30 a. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Todo esto parece un chiste, porque todo intento de "cartesianizar" algo tan grande como la relación entre una mitad de la humanidad con la otra... con lo cual hay una "reducción al absurdo" que solo engaña a los tontos, porque los "listos" no pierden el tiempo creyendo, gastan todo su tiempo "dudando"...solo los tontos creen en el 100X100.
Magnolia me encantó, es una pelicula que propone un rosario de personas heridas, de muchos tipos, que solo se unen en la capacidad del ser humano para sufrir, en todo lo demás son tan diferentes...
Libro:"Discurso del método" de Rene Descartes.
Pelicula: "Nadie conoce a nadie" (por el título, más que nada)
Una canción: "Como pudiste hacerme esto a mi" Alaska + Dinarama (en su defecto, siempre estará la original que propones, la de Rocky Roberts)

abril 06, 2010 10:19 a. m.  
Blogger MK dijo...

Tal como está el panorama a partir de cierta etapa de la vida , es un lujo que sigamos teniendo ocasión para las medias sonrisas en conversaciones estimulantes.También lo son las inseguridades que nos llevan a cuestionarnos , a cambiar y a mantenernos vivos y flexibles .
Y considera un grandísimo mérito el que el cinturón que llevas puesto desde hace más de veinte años todavía te circunvale.

Y por supuesto nunca he tenido ni la más remota duda sobre la veracidad de la segunda frase del último párrafo.

abril 06, 2010 11:25 a. m.  
Blogger Casilda dijo...

No se si esto puede trasladarse al genero femenino pero si se pudiera seria reducido a la minima expresión "tiran mas dos tetas que dos carretas "...
Yo en ese caso lo tendria crudo con lo cual y teniendo en cuenta que yo tambien estoy con el hombre que quiero hay excepciones a este "metodillo".
Hay mujeres que utilizan el de "escuchar" como si todo fuera interesantisimo o el de despiporrarse ante la gracia mas insulsa .... Metodos mil.
Me veré Magnolia de inmediato.
Un abrazo

abril 06, 2010 11:25 a. m.  
Anonymous k dijo...

Yo te voy a decir hoy lo que te dicen otras mujeres otros días: ¡qué gran post, lagarto! Me ha encantao.

Por otra parte, creo que Frank es el personaje que peor me cae de la historia del cine. Pobrecito, seguro que no puede dormir por eso :)

abril 06, 2010 4:42 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

ja ja

Ese personaje de Tom en Magnolia es fenomenal... o sea, un asco de tipo pero qué buen prototipo!!

A mí no me gustan los hombres que juran que su método es infalible porque esa arrogancia me cae muy mal.. No soporto la vanidad.

Y no creo que exista un 'método' para estos menesteres ;) ¿con lo impredecibles que somos los seres humanos?

Ahora bien, que el hombre que conozca la psicología femenina pueda usar ciertas 'técnicas' efectivas para seducir a las mujeres, no lo dudo; y tampoco dudo del caso inverso ;)

Pero creo que esa efectividad obedece más a la cultura de rebaño en la que vivimos y es por eso que quienes se rigen bajo los mimos esquemas y estereotipos están programados para responder de determinada manera a determinados estímulos.

Pero no entraré en eso y mejor dejaré constancia de que yo creo en los 'flechazos', en esos instantes de conexión, en la química entre las personas y en el sex appeal auténtico, que -podria decir que es una de mis certezas- está en la autenticidad. Y ESO ES ALGO QUE NO SE CONSIGUE CON NINGÚN MÉTODO ;)

besos!!!

abril 07, 2010 1:39 a. m.  
Blogger Jota dijo...

Libros chorras para tiempos chorras...
Muy agudo tu (auto)análisis.
Un abrazo.

abril 07, 2010 8:11 a. m.  
Blogger ana dijo...

Afortunadamente no nos interesan las mismas personas, buscamos cosas diferentes... eso es lo que me dije cuando hace muy poco me dijeron que qué hacía una chica como yo al lado de un tipo como ese... jajajajaja.

La liebre salta donde menos lo esperas. Afortunadamente.

Un abrazo Lagarto, tu espacio es justamente eso; un laberinto de medias sonrisas y palabras con efectividad...

;))

abril 07, 2010 12:46 p. m.  
Blogger ana dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

abril 07, 2010 12:46 p. m.  
Blogger ana dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

abril 07, 2010 12:46 p. m.  
Blogger Luzdeana dijo...

Jaja....me he divertido con tu entrada y con los comentarios.
Ya sospechaba yo que vengo al revés de la mayoría! Tanto, que algunas de tus carencias serían para mí irresistibles!!
Menos mal que somos así de impredecibles (por lo menos las mujeres...)Y me encanta "Las amistades peligrosas".
Un abrazo.

abril 07, 2010 7:51 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

y encima yo soy más alto que Tom Cruise. ¡Me salgo por los bordes!

abril 07, 2010 11:43 p. m.  
Blogger gemmayla dijo...

No creo en las "armas de seducción masiva" ni masculinas ni femeninas. Cada quien tiene sus posibilidades existiendo las infinitas que se nos ofrecen desde que surgió la red.
Besos

abril 08, 2010 3:52 a. m.  
Blogger Duschgel dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

abril 08, 2010 2:50 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciado Lagarto, enumerar supuestas faltas propias con aire de franqueza y naturalidad es el primer deber de todo buen seductor. No hay nada que guste más que la sinceridad, que sea verdad o no es un detalle sin importancia.

Saludos.

abril 08, 2010 6:33 p. m.  
Blogger LLop dijo...

Creo que menos en ser zurdos y en el 100% en el resto coincidimos bastante.
No he visto la peli pero parece interesante, voy a ver si la consigo.
En cuanto a lo de las conquistas yo sigo un método que se podría bautizar como El método Benedetti...

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesite

Salu2 Sr. Lagarto

abril 08, 2010 10:32 p. m.  
Blogger Mcartney dijo...

Lizard:
JAmás se me hubiera ocurrido lo de sentarme en las esquinas si fuera zurdo.
Claro que a mi lo de las esquinas tambien me suele ir bastante, sobre todo en las fotos cuando mi metro noventa y cinco causa cierto malestar en las personas que se ponen a mi lado.

abril 09, 2010 1:03 a. m.  
Blogger Carlos dijo...

Que lejos estamos (estoy) de los parametros de Strauss, parece una visión femenina o una interpretación equivocada intentando verlo desde el punto de vista del genero opuesto. Prefiero quedarme con mis pequeñeces o debilidades, libertad e independencia.

abril 10, 2010 5:38 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Jardinera, todos somos distintos. Y eso me encanta, porque aprendemos más, y tenemos más experiencias de vida aunque no sean nuestras. Besos!


No sé, Food&Drugs, a veces pienso que los criterios de la mayoría de las mujeres sobre hombres son lamentables. Recuerdo que cuando era adolescente, el chico que más gustaba a las chicas solía ser el más subnormal de la clase. Siempre me gustó esa canción de Siniestro Total que dice “y esos hombres que tú admiras, que parecen visigodos, mucho músculo y poco cerebro…” Brindemos por la suerte ;)

abril 10, 2010 7:34 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ay, rubia Lula, me temo que con ese decálogo no se triunfaría tanto hoy en día. Sobre todo por lo del sombrero de rosas :) Besos!!


Merce, eso no me lo creo ;) Besos!

abril 10, 2010 7:34 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Kamala, pues lo de las esquinas es una buena solución para que nosotros los zurdos podamos comer sin darnos con el brazo del otro, ya verás. Dado el machismo casposo que subyace en todo lo que he conocido de ese libro/método, estoy seguro de que el autor propondría otras cosas diferentes a las mujeres, seguro. Saludos.



Tesa, claro. Yo no dudo de que existan estrategias que funcionen (la seducción es un arte), lo que me parece más difícil es que la misma estrategia funcione para cualquiera, como si se tratara de un coche. Y lo que me parece tristísimo es buscar algo tan matemático en una relación, comprometida o circunstancial, que uno pretende conseguir para sí.

abril 10, 2010 7:35 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ángel, hay bares y horarios para todo, tienes razón. Aquí en España también es más fácil ligar siendo futbolista que siendo catedrático de literatura. Supongo que empieza a ser una verdad universal :)



Dante, me has recordado un diálogo genial que tiene el protagonista de una película de Stephen Frears, Ábrete de orejas, en el que se queja de tener todo lo necesario para ser un buen escritor y no comprender que nadie le publique. Gracias a Dios, la vida es más complicada que las teorías de algunos. Salud!

abril 10, 2010 7:35 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Efectivamente, Tremends. Éste, como todos los libros de autoayuda, va dirigido a un público objetivo con la autoestima por los suelos. Y sólo haciendo recuperar un poco de autoestima (aunque sea con estos consejos tan tontos) conseguirá que alguien atormentado porque no liga pueda dar una imagen un poco más interesante de sí mismo. Vamos, que para gustar a alguien primero uno tiene que gustarse a sí mismo.

Yo creo en mi naturalidad, claro. Y en la tuya, y en la de todos mis amigos y toda la gente que aprecio y me gusta. Ese algo es el verdadero tesoro.

Nos vemos en los bares, sí. A ver si sacamos tiempo para una cena en la Chata, que nos deben echar de menos.

Besos!

abril 10, 2010 7:35 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Joako, Magnolia es una gran película, eso sí, durísima, como bien dices, con una historia que va mucho más allá de este estrambótico personaje de Tom Cruise. Me quedé con la versión de Elegantes de esa canción porque les conocí durante aquellos años. Sus conciertos estaban llenos de fuerza, es una pena que no hayan tenido más éxito. Salud!


Desde luego, MK, no dudo ni por un segundo que prefiero mis defectos a las virtudes del señor Strauss. En cuanto a mi cinturón… aunque sea el mismo, tengo que admitir que ya no lo abrocho en el mismo agujero :( Besos!

abril 10, 2010 7:35 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Casilda, por lo que he visto, el machismo y superficialidad del autor no me dejan duda de que ésa es su manera de entender la complejidad de la personalidad de cada mujer. en fin, él se lo pierde. Estoy seguro de que te gustará Magnolia, es una gran película.


K, el personaje de Frank es irritante, no hay más que ver el youtube que he puesto ahí arriba. Pero tiene algunas escenas muy interesantes cuando la periodista desvela lo que condiciona la psicología del personaje. De hecho, una vez que conocemos lo que ocurre en el corazón de Frank, podemos entender una doble lectura en todas las chorradas que dice. Creo que Frank me da pena, pero no puedo odiarle. Joder, qué buena película!

abril 10, 2010 7:36 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isis, pues a veces pienso que esa “arrogancia” puede resultar sexy a mucha gente. Supongo que nuestra psicología sexual es muy compleja, y que está muy influida por todo tipo de cuestiones freudianas, sí.

Sí, es posible que esa “arrogancia” pueda despertar Edipos en algunas personas, no sé. El caso es que yo me sorprendo muchas veces de la mierda de hombres que pueden llegar a causas estragos entre mis amigas :)

Besos!

abril 10, 2010 7:36 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Jota, y es que lo chorra suele ser sinónimo de éxito de ventas, sin duda. Un saludo!


Ana, claro que sí. Todo es especial, y todos somos especiales. Besos.

abril 10, 2010 7:36 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Luzdeana, si lo pensamos bien, la mayoría somos siempre los que no somos mayoría. Quiero decir, nadie vive en la media en todos los aspectos de su vida, siempre hay alguno en el que funciona contra corriente. Claro que somos irresistibles ;) Un abrazo!


Zorro, eso de ser más alto de Tom Cruise no parece un gran mérito :P

abril 10, 2010 7:36 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ja, jaaaa, Gemayla, me ha gustado eso de las “armas de seducción masiva”. Tienes razón en que Internet abre una nueva vía de seducción. No deja de ser interesante que se pueda conocer antes el cerebro de una chica que sus tetas y, desde luego, eso cambia mucho las normas del juego. Besos!


Duschgel, yo salgo poco por las noches últimamente, si no es para cenar con amigos, pero imagino que debe haber cientos de buitres practicándolo en cada bar :) Te gustará la peli, ya verás.

abril 10, 2010 7:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Peletero, efectivamente, la sinceridad no tiene mucho que ver con la verdad, esa cosa tan escurridiza, inabarcable y ajena a nuestro conocimiento de hombres :) Salud!


Llop, tampoco creas todo lo que leas :) Lo de Benedetti parece muy lúcido. Estas cosas no se pueden planificar, si acaso, intentar no meter la pata. Espero que te guste Magnolia, a mí me pareció muy interesante.

abril 10, 2010 7:37 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

McCartney, al menos la altura pasa por ser un reclamo sexual del macho en nuestra especie. Los zurdos somos sólo raros :) Salud!



Carlos, yo creo que es un valor encontrarse lejos de Strauss; nos dignifica y nos hace más personas independientes. Salud!

abril 10, 2010 7:37 p. m.  
Blogger Lady Blue dijo...

Antes que nada darte la enhorabuena por tu blog! me he enganchado a él...
Casualmente esta semana me topé con el trailer de magnolia, aún no la he visto, es un asunto pendiente todavía que debo cumplir, el tema lo merece.
En cuanto al tema que tratas...como bien dice isis, yo creo en la química del momento entre dos personas, y eso no se pude provocar ni forzar. Cierto es, que todos consciente o inconscientemente usamos nuestras "armas" para conseguir la atención deseada, pero "programarse" para ligar... no es ser uno mismo y al final la verdadera personalidad sale a flote... asi que pienso que deberiamos ser tal cual somos con pequeños "aderezos" de filtreo. Además, las cualidades de un hombre que para una pueden ser irresistibles para otra no... en fin, que cada todos somos distintos y gracias a Dios, no llevamos un manual incorporado, creo que sería enormemente aburrido...jejeje

Saludos Lagarto

abril 10, 2010 7:39 p. m.  
Blogger eulez dijo...

Leches, siempre que entro aquí me sorprendo del número de comentarios.

Yo solo iba a decir lo mismo que tu, que no cumplo ninguno de esos puntos que dice este tipo (tal vez el de la sonrisa, si acaso, aunque depende de a quién sonría).

Pero no hay que confundir la doble implicación: si cumples todos esos puntos, follas; pero eso no significa que no folles si no cumples todos esos puntos.

abril 10, 2010 10:08 p. m.  
Blogger Maeve dijo...

" No, indudablemente, no"

Yo sólo me he llevado un no cuando he ofrecido sexo, directamente.
¿ Estará el truco en sugerir y vender bien, (cómo en todo lo demás?
La imaginación siempre es más poderosa que la mejor de las imágenes. Claro que una buena labia será siempre el arma definitiva.
Y el que no sepa perder que no juegue, en el juego más peligroso.
Un post inusual (en ti).
Un beso ;)

abril 11, 2010 12:30 a. m.  
OpenID miabi dijo...

"seguridad en uno mismo, radiante sonrisa, aspecto cuidado, sentido del humor, sociabilidad y capacidad de convertirse en el centro de atención" ahí es nada... si me autoexamino yo:
1- la aparento, otra cosa es que la tenga.
2- la aparento, pero es una defensa contra la timidez
3- no tanto como quisiera, lo normal, soy perezosa para eso.
4- a veces uno es centro de atención sin saberlo o aunque no quiera.

En fin, a mi, para que me seduzcan, me basta con el sentido del humor y la sonrisa, no hace falta que sea radiante, pero que tampoco sea una mueca :P

(qué coño y más cosas, nada, nada, no estoy de acuerdo!)
besos mil

abril 11, 2010 9:35 a. m.  
Blogger RBC dijo...

El método mejor practicado es aquel que funciona mejor para tí. En él encontrarás ensayos y errores que pondrán a prueba tu capacidad de seducción (tengas o creas que no la tengas). Pero insisto, casi todo vendrá de tu propio método, tal vez salpicado con ciertos detalles observados o sugeridos por otros métodos. Pero lo importante es que te calce.

Tu radiografía personal se muestra interesante. Al menos sabemos de tu zurdería, de tus cambios ciclotímicos, que la moda no es tu "debilidad" y otros más :) pero que lograste conseguir a tu chica sin métodos ajenos (porque no me negaras, sepámoslo o no, conciente o inconcientemente: todos manejamos algún método ;)

Una vez más, una genial entrada estimado Lagarto.

abril 11, 2010 3:16 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Me ha divertido mucho uno de tus comentarios: "la mierda de hombres que hacen estragos entre mis amigas". Yo puedo decir exactamente lo mismo de mis amigas y la inversa, mujeres y amigos. Y hasta con perspectiva, también lo puedo decir de mi misma. No sé, esto del enamoramiento no se explica con ecuaciones matemáticas, está claro. En lo que si estoy de acuerdo con el método es en lo de la seguridad (¿dice algo el libro de cómo mejorarla?). Creo que es un arma universal de seducción. Si no es un pose, claro. ¿Tu 100% de éxito no será por eso? (Ya sé que dices que no, pero siempre te puedes acoger al pricipio de la contradicción ;-)). Un post muy divertido!Saludos!

Ch

abril 11, 2010 7:37 p. m.  
Blogger PSYCOMORO dijo...

Creo que compartiré más seducciones contigo que con ese tal Strauss, Lagarto. Demasiadas técnicas para escapar de la evidencia de lo impresible; ¿no es esa una de las razones por las que resulta tan interesante el sexo? Ya tenemos demasiados decálogos, y todos son mentira. Buena entrada, Lagarto.

abril 11, 2010 9:35 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Jamás me atrevería a hacer un preciso análisis sobre mí mismo como el que usted acaba de realizar. Supongo que por pánico a conocerme un poco más. Lo que le aseguro amigo lagarto, es que aun cambiando todos mis hábitos y viviendo cien años más, sería incapaz de conseguir a la chica que me propongo.

Saludos.

abril 11, 2010 10:45 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Ay, doctor Lagarto, qué tarde llego esta vez. ¡Pero es que tengo tanto curro! ¡Yo me quiero jubilar ya!

La verdad es que este tipo de reduccionismos de la psicología sexual del ser humano se corresponden antes con el orden de nuestros deseos –o de los deseos de algunos- que con el de una posible descripción de la realidad. Entiendo que a muchos les gustaría que las condiciones universales de la seducción fueran determinables y susceptibles de ser recogidas en una lista finita. Así, bastaría con esforzarse para hacer propios tales requisitos y el éxito en materia de seducción estaría garantizado. La idea, me parece evidente, proporciona una sensación de seguridad –la seguridad que presuntamente proviene del conocimiento- y llenará de esperanza a quienes, por los motivos que sea, les resulte difícil atraer al otro sexo.

Sin embargo, creo que cualquiera con un par de dedos de frente no dejará de arrugar la nariz con un gesto de escepticismo ante una propuesta como la del libro de Strauss. Y es que los seres humanos somos en extremo complejos y en nuestras respectivas psicologías caben todas las combinaciones y enredos posibles, imaginables o inimaginables. Porque resulta que hay mujeres a las que les gustan más bien los individuos de pinta hyppiosa y hasta un pelín guarrilla. Mujeres que buscan tipos inseguros frente a los cuales ofrecer su maternal apoyo y sustento. Mujeres a las cuales les pone la gravedad seria y adusta, nada risueña, de los individuos que van de misteriosos o de atormentados por la vida. Mujeres que precisamente se fijan en el chico de apariencia tímida que se queda en una esquina un tanto azorado en lugar de pasar la noche socializando y siendo el centro de atención del grupo. Y lo mismo valdría para un posible listado de condiciones con las que supuestamente una mujer podría conquistar a cualquier hombre que se supusiera. Para cada uno de los rasgos mencionados por Strauss –y supongo que son más que los que usted cita- cabría encontrar múltiples contraejemplos que pondrían en cuestión su teoría. Además de que puedo imaginarme a ese tipo seguro, con buena presencia, radiante sonrisa, sentido del humor, sociabilidad y capacidad de convertirse en el centro de atención –problemático, en cualquier caso, determinar qué es eso de la seguridad, de la buena presencia, de la radiante sonrisa… etc- como un perfecto imbécil que contara chistes malos e hiciera bromas estúpidas sin emitir jamás un comentario o una reflexión inteligente o sin ser capaz de proponer un tema de conversación mínimamente interesante.

Desde luego, a mí, personalmente, no me conmueven especialmente esas cualidades, más dibujadas así en abstracto, y para que mi atención se fije sobre un hombre necesito de rasgos que en absoluto se mencionan aquí y que dudo mucho pueda poseer el tipo que se compre este libro, convencido de que así logrará ligarse a la chica que quiera.

En esto de la atracción sexual, casi todo es sencillamente indescifrable y estrictamente individual e intransferible. Y además, somos tantos y tan variados, que nunca deja de cumplirse el dicho que siempre hay un roto para un descosido. O, como decía una amiga, todos tenemos nuestro público. La cuestión es encontrarlo.

Me sorprende, no obstante, que el libro no mencione un arma de seducción que sí suele ejercer un enorme poder sobre nosotros, pese a que tampoco es infalible: el halago, la caricia constante y persistente al ego del objeto de seducción.

Los grandes seductores han sido profundamente conocedores de la psicología humana. Pero desde luego sus estrategias eran mucho más sutiles y complicadas e iban mucho más allá del cumplimiento de estos groseros requisitos.

Me alegro de que la fortuna le haya sido propicia en el terreno de la conquista, doctor Lagarto. Será que siempre ha apuntado al lugar acertado, habilidad no tan común entre los seres humanos :)

Un beso!

abril 12, 2010 8:01 p. m.  
Blogger Vivian dijo...

Me ha encantado regresar y toparme con esta entrada en la que, no sólo he descubierto que el germen de “Magnolia” se encuentra en el libro de un “Fantasma” sino que me ha servido para descubrir un poco más sobre ti, muy interesante la descripción que haces de ti mismo, y, no me extraña que tu efectividad sea del cien por cien, los tímidos encantadores siempre han tenido más predicamento entre las féminas que los chulitos seguros de sí mismos que van de guays, al menos en el tipo de fémina con más de una neurona jeje…

Como siempre, un placer leerte.

Besos

abril 13, 2010 7:52 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

A ver si cenamos, en la Chata, o donde se nos ponga, pero vernos¡¡¡¡¡¡¡
Como mola ser natural, la vida es un atajo cojonudo para llegar a los que quieres a toda leche, y a todas las partes sin gps de esos de mierda de manuales de libros que leerán algunos con esperanzas de que su vida cambie, y no saben que lo que tienen que arreglarse son las entrañas.
La película es magistral, la tengo en casa, la he visto muchas veces, y no deja de conmoverme la intensidad de todas las historias que se entrecruzan, y la habilidad del director para hacer el total perfecto. Y la escena final de Cruise con su padre... bufffffffffff, letal. A dormir, y eso, que nos vemos prontito, espero.

abril 13, 2010 11:44 p. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

Y siguiendo con el National Geographic, os recomiendo los capítulos de "I Love Escassi" (y no es coña). El repertorio de miradas y de respuestas para todo, son impagables, así como las reacciones de ellas.

Eso sí, como dice el Lagarto, esas mujeres y yo siempre nos fijaríamos en hombres distintos.

abril 15, 2010 11:02 a. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

El pobre Frank T.J. Mackey arratraba ciertos problemas que lo llevaban a vengarse en y de las mujeres.

El bueno de Neil también podría arrastrar el mismo tipo de problemas, o simplemente escribió el libro pensando que se iba a forrar.

Por supuesto no todos los tíos pensamos igual.


Saludos.

abril 17, 2010 4:27 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Hola Lady Blue, en realidad la película de Magnolia habla de más cosas. El personaje que “vende” su método tiene un mundo interior muy complejo y doloroso que es lo que explica realmente esa mirada tan deshumanizada de las relaciones de pareja. Estoy seguro de que te gustará.

Es curioso que, cuando alguien nos gusta, usemos esas “armas” que no restan tanta naturalidad, ¿mostramos realmente quiénes somos cuando queremos ligar con alguien, o, como dice esta maravillosa canción de Bruce Springsteen, es sólo un maravilloso disfraz? Quizás somos sólo máscaras, disfraces. Y tan nosotros somos cuando pretendemos ser más de lo que somos que cuando nos dejamos llevar por una rutina impuesta e impostora.

Saludos, y gracias por tus palabra sobre este blog.

abril 18, 2010 8:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Eulez, yo también me sorprendo. Nunca acabo de creerme que mis obsesiones puedan tener respuesta más allá de mis pensamientos. Me gusta que sea así, y os agradezco a todos vuestras palabras. Lo has planteado con toda la precisión lógica, claro que sí: que A lleve a B, no quiere decir que C también pueda llevar a B. Así que seguimos siendo libres de elegir A o C, aunque busquemos B. Salud!




Maeve, quizás es que sublimamos demasiadas cosas en nuestros acercamientos a quienes nos gustan, que van mucho más allá de mantener una relación sexual. Quiero decir, a lo mejor a veces intentamos follar con alguien sólo para sentirnos deseados o poderosos, o seguros con nosotros mismos, o acompañados... así, si rompes alguna norma social más o menos implícita, puede que la cosa ya no le valga al otro, no sé ;) La labia es una buena “arma”, sí. al fin y al cabo es el cerebro el órgano sexual por excelencia. Besos!

abril 18, 2010 8:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Miabi, supongo que el juego que propone Strauss es más de apariencias que de fondos, por lo que considero que cumples perfectamente con los puntos 1 y 2 ;) ¡Claro que necesitamos más cosas, gracias a Dios! Besos!




RBC, claro que sí. Y es que incluso esos métodos observados en el exterior acaban siendo propios si se actúa con naturalidad. Quiero decir, supongo que cuando asumimos una actitud (aprendida en el cine, en la literatura, con los amigos) nos estamos diciendo algo a nosotros mismo, más allá de conseguir o no a la chica. Besos!

abril 18, 2010 8:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ch, es que a veces me parecen muy extraños los mecanismos que despiertan nuestro instinto de atracción sexual; nunca pude comprender por qué los más subnormales, o machistas, o directamente hijoputas, de mi clase podían atraer tanto a las chicas que a mí me gustaban. Desde luego, como mecanismo biológico darwinista de mejora de la especie la cosa no podía funcionar :)

No he leído el libro, apenas he visto algunas referencias por la red. Así que no sé qué dirá respecto a la seguridad. Mi opinión al respecto es bastante ambigua. Yo no creo en la seguridad. Creo en la inquietud, en la vitalidad, en la búsqueda. Sólo estoy seguro de lo que no quiero y de mis emociones. Jamás podría responder en un test cuál es mi color favorito o la ciudad donde querría vivir.

Saludos!

abril 18, 2010 8:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Psycomoro, pues espero que no coincidamos nunca en el objeto de seducción, o acabaremos en un duelo a espada :P Brindemos por la imprevisibilidad de la vida. Salud!



Bueno, Brisuón, a lo mejor tampoco es tan preciso ese análisis. Creo que yo me hubiera hecho otras pregunta diferentes si quisiera conocerme realmente a mí mismo. Te veo muy convencido de la imposibilidad de alcanzar lo que realmente quieres. Y te creo, porque como decía ahí arriba a Ch, de lo que más seguros podemos estar es de a quien queremos. Ánimo y vida, amigo. Salud!

abril 18, 2010 8:59 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, estoy de acuerdo con usted. No creo que la psicología sexual de las personas sea tan rígida y previsible. Vivimos en un mundo lleno de todo tipo de filias, algunas de ellas verdaderamente salvajes, que muestran que esa psicología sexual está íntimamente relacionada con aspectos que van más allá de la frotación genital. Pero, por otra parte, una cultura social tan consumista y dirigida como la que hemos creado, quizás sí contribuye a uniformizar ciertas formas de entender el deseo.

Dice usted otra cosa muy interesante: qué es realmente la seguridad, o la buena presencia, o cualquiera de los otros aspectos tratados. Creo que también estas premisas están llenas de ideología, en el sentido de que, probablemente, el autor, cuando recomienda “seguridad”, no está pensando en graves cuestiones filosóficas, ni en las mejores medidas para salir de la crisis... posiblemente esté simplemente hablando de cuestiones superficiales del tipo “el mejor sitio para comer unas setas es el Imperial, en Chamberí. Vamos esta noche. Quedamos a las nueve. No te pongas tacones”.

En cuanto a lo del halago, me ha recordado usted un juego que tienen mis hijos en la Play Station, los Sims, en el que deben medrar en la vida. Allí, sin duda alguna, la mejor manera de conseguir a la chica que se proponen es el halago, botón al que mis hijos dan de una manera compulsiva (halago- halago- halago- halago-...) hasta que ella cae rendida a sus encantos :P

Un beso, doctora Antígona!

abril 18, 2010 9:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vaya, Vivian, no sé si me calificaría yo de tímido encantador, pero me gusta la imagen ;) Lo que sí es cierto es que siempre me han gustado las mujeres con bastante más de una neurona, lo que me da la impresión de que no es lo que más gusta al tal Strauss. Besos!





Tremends, llevo una vida muy complicada, pero haré lo posible por liberar el sábado, a ver si podemos quedar para cenar con los amigos habituales. Me alegro de que te guste la película. Y tienes razón, son todos los personajes, no sólo el que protagoniza esta entrada. Besos!

abril 18, 2010 9:00 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sintagma, no he visto el programa que propones, pero alguien me habló de él y he visto algún trailer de promoción. Dios mío, es impresionante. Me pregunto cómo no ha intervenido la Guardia Civil para detener a todos, incluidos los padres, amigos y profesores de infancia de estas chicas. Besos, poeta!


Makiavelo, efectivamente, la motivación del personaje de Frank se descubre a lo largo de la película. Alguien así sólo puede explicarse porque le pasa algo. Y, tienes razón, es lo que primero pensé cuando oí hablar de Neil Strauss. Saludos!

abril 18, 2010 9:00 p. m.  
Anonymous jeriko dijo...

Magnolia fue antes que el libro... el libro lo puede encontrar por 9 euros, por cierto lo unico interesante es cuando a europa y visitan transnitia el pais no existe en los mapas...

mayo 04, 2010 9:36 a. m.  
Blogger Tesa dijo...

Si te llega algún correo desde mi cuenta papi_delbard@hotmail.com (Tesa.) que es la que he tenido vinculada al blog hasta ahora, no lo abras, me la han hackeado y han estado enviando spam a mis contactos desde allí.
Ya tengo una dirección nueva, de gmail.
Espero que no me vuelva a pasar.
Besos.

mayo 05, 2010 3:45 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

don't worry ;)

julio 06, 2010 2:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home