martes, mayo 18, 2010

Do not mistake coincidence for fate


DESMOND DAVID HUME: Vaya... qué coincidencia.
JOHN LOCKE: No confundas las coincidencias con el destino.


En el año 1893, en Honey Grove, al norte del estado de Texas, Henry Ziegland, abandonó a su novia. Desesperada, ella se suicidó, por lo que su hermano decidió vengarla disparando contra Ziegland. Pero la bala paso rozando la cara del novio traidor y fue a incrustarse en un árbol. Veinte años después, Ziegland intentó cortar el árbol que tenía la bala en su interior y usó para ello dinamita. La explosión hizo que la vieja bala que había disparado el hermano de la novia suicidada saltara de la corteza y se alojara en la cabeza de Henry Ziegland, quien murió instantáneamente.

¿Fue coincidencia o destino? Quizás ambas cosas se relacionan de alguna manera. Imagino a Henry Ziegland observando durante años y años el árbol donde quedó presa la bala que debía matarle, obsesionado con la idea de la culpa. Le imagino centenares de noches despertando de todo tipo de pesadillas con ese árbol. Personificando en ese tronco todos los fracasos de su vida, sintiendo la amenaza de una verdad que no se atrevía a verbalizar: que quizás él debía haber muerto en aquel momento, con aquella bala. Así que no me extrañaría que Henry Ziegland pudiera sentir, veinte años después, la necesidad de volar aquel maldito árbol con dinamita, y de presenciarlo tan cerca como pudiera. Así que el hecho de que aquella bala acabara alojada en su cabeza fue un acto provocado por él mismo. Coincidencia y destino.

El psicoanalista Carl Jung pensaba que el espacio y el tiempo no son más que percepciones subjetivas, y que la realidad permanece inaprensible y ajena a nosotros, que tan sólo podemos interpretar de ella lo que nuestro subconsciente quiere interpretar. Nuestro pasado condiciona lo que vivimos ahora y el futuro estaría “escrito” en el sentido de que es nuestra psique quien provoca todas las “coincidencias”.

La dificultad de distinguir qué es coincidencia y qué es destino, o mejor dicho, qué pudo ser evitable y qué no lo es, es uno de los pilares en los que se basa la serie Lost, a la que, reconozco, estoy plenamente enganchado.

Sartre decía que un hombre comparte su condición humana con los demás en tan sólo cuatro cosas: El hecho de haber sido arrojado al mundo, Tener que trabajar, Tener que vivir en medio de los demás, y Ser moral. Y es así como son arrojados a la Isla los personajes de Lost. Vivir juntos, morir solos.

En Lost no podemos dejar de preguntarnos si confundimos coincidencia con destino, si la realidad es un genio maligno, o si se trata de una cinta de Moebius en donde el principio y el final no sólo están conectados sino que son lo mismo, o si el tiempo existe realmente más allá de nuestra mera percepción.

Como en la propia vida, cada personaje está atrapado en su propio sistema de creencias, lo que permite a los personajes más inteligentes manipularles emocionalmente para conseguir que la “coincidencia” que provocan los manipuladores se convierta en el “destino” inexorable del manipulado. Porque nosotros fabricamos nuestra propia suerte, sí, pero siempre encauzada por nuestra manera psíquica de entender la realidad, como decía Jung. ¿Era libre Jack de dejar morir de cáncer a Ben?, ¿era libre Locke de dejar de apretar el botón en la estación Dharma? Por supuesto que no, porque ambos estaban atrapados en su propio sistema de creencias, aunque éste haya sido creado por otros. The Others.

Joder, que tengo ganas de ver cómo termina!





Una canción para Henry Ziegland: You all everybody, de Drive Shaft

Una película para Henry Ziegland: Los otros, de Alejandro Amenabar

Un libro para Henry Ziegland: La filosofía en Perdidos, de Simone Regazzoni

.

66 Comments:

Blogger Makiavelo dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

mayo 18, 2010 9:24 p. m.  
Blogger Makiavelo dijo...

Por lo que tengo oído, los guionistas van improvisando sobre la marcha. La serie los está devorando, y entiendo que están tan perdidos como la propia serie.

El asunto de Henry Ziegland me da que pensar.

Saludos.

mayo 18, 2010 9:28 p. m.  
Blogger kamala dijo...

Feliz coincidencia: yo también estoy enganchada a Lost, y desde hace poco. Y el libro que cita me suena más que irresistible.

Yo todavía estoy en la 3ª temporada, así que me queda un rato para saber como acaba. Y no quiero que nadie me cuente nada!!

Por lo demás, siempre he pensado que coincidencia y destino están en nuestros ojos y no en la realidad, que no son más que elucubraciones filosóficas muy divertidas e interesantes, que crean preciosas paradojas, recorridos y piruetas (como en Lost, como en Borges, por ejemplo) pero que que son una cuestión irresoluble y seguramente estéril que solo nos sirve para entretenernos y ver esta nuestra realidad como mucho más interesante de lo que seguramente es.

Borges es uno de los que mejor expresa que es imposible tener una visión global de una realidad de la que uno forma parte (y solo esa visión global nos podría resolver esto del azar, el destino y el posible sentido o sinsentido de nuestra existencia) así que estamos, como muy bien expresa usted, perdidos, tal vez en el azar, tal vez en el destino.Y estaría genial que, al menos al final de nuestra existencia alguien nos lo revelara (por eso nos apetece tanto el final de lost), pero me juego algo a que no va a ser así.

Tal vez por eso nos guste tanto Lost. Porque esperamos un final revelador que nos explique su sentido. Que es lo que nos gustaría para nuestra existencia. La ficción siempre está ahí para consolarnos de nuestra pequeñez, nuestra miseria y nuestras carencias.

Un beso.

(Y me ha encantado esta coincidencia, de verdad. No sé por qué, pero me gusta mucho coincidir con usted.)

Por cierto, mi preferido es Hurley... ¿Y el suyo?

mayo 18, 2010 9:37 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

No sé si el asunto Ziegland es cosa del destino o una coincidencia, lo que intuyo es que podría ser un caso para ilustrar la Ley de Murphy ...y que toda situación siempre es susceptible de empeorar.

Y no puedo opinar sobre Lost ...no he visto ningún capítulo.
:(

Besitos

mayo 18, 2010 10:12 p. m.  
Blogger hécuba dijo...

Curiosa la historia de Ziegland. Me ha sorprendido.
No he visto ni un capítulo de Perdidos, quiźa empiece ahora.
Un saludo.

mayo 18, 2010 10:27 p. m.  
Blogger LLop dijo...

¿Pero no se había terminado ya?

Me quedo con la historia de Ziegland y con una duda ¿Que dijo el hermano vengador al respecto? ¿Yo no he sido?
Extraño el sentido del humor de la historia. Me recuerda una cita que dice;
Si quieres hacer reír a Dios cuéntale tus planes.

Personalmente no creo ni en el destino ni en las coincidencias aunque ambas coexisten solo funciona si "unimos los puntos hacía atrás" como dijo Steven Jobs, hacerlo hacía delante es una quiniela.

Saludos Sr. Lagarto

mayo 19, 2010 12:07 a. m.  
Blogger desconvencida dijo...

La verdad es que hay muchas ganas de ver cómo termina, aunque creo en este caso (como en tantos otros)lo importante creo que no es el desenlace sino lo mucho que nos ha hecho disfrutar el camino recorrido hasta aquí...

mayo 19, 2010 12:09 a. m.  
Blogger Nausicaa dijo...

Yo la he seguido puntual, y por supuesto estoy deseosa de ver el final, pero todo esto de los dioses me tiene realmente cansada, y sin Walt cualquier final carecerá de sentido... Nos queda muy poco, así que pronto lo sabremos (pero no tendremos respuesta a todas nuestras preguntas eso seguro).

Un beso, siempre te leo,pero no siempre encuentro algo que decir :)

mayo 19, 2010 9:46 a. m.  
Blogger Conxa dijo...

Pues vas a tener que esperar al domingo, Lagarto, después de seis años no es mucho ( ;

http://www.youtube.com/watch?v=Rz1yHmUW05Y

La vida nos ofrece varios caminos a elegir a lo largo de nuestras vidas. Somos nosotros los que elegimos cual tomar y eso hace que nuestra vida sea de una manera y no de otra.
A menudo encontramos nuestro destino en el camino que tomamos para evitarlo...
El caso que nos dejas alguno diria que es castigo divino ( ;

mayo 19, 2010 10:02 a. m.  
Blogger Durrell dijo...

No he visto 'Perdidos' pero entiendo que si lleva varias temporadas emitiéndose y aún conservas las ganas de seguir la serie y llegar a ver un final, -¿lo habrá de verdad, en tanto, la serie sea un filón económico?-, es que debe tratarse de algo bueno.

Lo del destino es muy complejo, te lo vas labrando tú con tus creencias, las obligaciones que te creas y los deseos por los que luchas. Pero siempre está el factor sorpresa que aparece siempre para hacerte decidir entre varias rutas. Escogeras una de ellas, basándote otra vez en la experiéncia y en las creencias adquiridas. Pero hay factores que escapan a nuestra voluntad y nos llevan hacia donde no queremos ir.

En el caso de Ziegland, el suicidio de su novia, marcó su camino, lo quisiera él o no. Si hubiese decidido después, cambiar de casa, de ciudad, de estado, tal vez no hubiese muerto por aquella bala. O tal vez hubiese muerto mucho antes de otra manera. O tal vez de puro viejo...

El destino, pues, ¿quí lo sap?

mayo 19, 2010 11:51 a. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciado Lagarto, nunca he creído en el destino, siempre he pensado que en él se escondía el miedo a ser libre. Las coincidencias adornan el camino, pero no son el indicio de ningún plan de viaje.

Tampoco me ha gustado Sartre, un escritor que, desde el primer día que lo leí, me provocó una desconfianza visceral y una aprehensión y rechazo casi biológicos. No me creo nada de lo que dijo. Con él he tenido y tengo la sensación que miente constantemente. Hay muchos escritores, músicos y pintores estafadores, y Sartre creo que fue uno de ellos.

Albert Camus, en cambio, forma parte de otra categoría de seres humanos, él y su elegante y certera manera de pensar.

En “El Mito de Sísifo”, creo, afirmó un día que “No hay más que un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio. Juzgar que la vida vale o no vale la pena de que se la viva, es responder a la pregunta fundamental de la filosofía”.

Así que la cuestión importante a dilucidar no es la bala que mata a Henry Ziegland, y sí el suicidio de su novia.

Jung fue alguien que aportó cosas muy importantes en la concepción de la psicología de masas, pero que trastabillaba en algunas otras. Decir que nuestra suerte está también encauzada por nuestra manera psíquica de entender la realidad es una obviedad innecesaria que refuerza el permanente y reiterado rechazo, miedo y terror afirmaría yo, moderno a la realidad y a la libertad. Todo el Siglo XX es un permanente repudio de ella y un escamoteo constante del sentido de responsabilidad fundamentado en cosas tan peregrinas como eso de que “ambos estaban atrapados en su propio sistema de creencias”.

Por eso, nunca como ahora, es cierta la afirmación de Albert Camus cuando dice que “el hombre rechaza al mundo tal y como es sin aceptar abandonarlo”. En ese rechazo se encuentra el germen de los más grandes errores, tragedias y crímenes.

Saludos.

mayo 19, 2010 1:14 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Me reconozco lostie 100%, y me parece muy interesantes tus reflexiones al respecto de la serie y muy bien elegido el anecdotario ad oc, en realidad cualquiera que intente "destruir" un árbol con dinamita lo mínimo que le pued pasar es esto, también hay una interpretación a posteriori ahí, es decir, la historia habría pasado muy desapercibida sin la casualidad de que la bala le hubiera dado en la cabeza en la explosión,es decir no hubiera sido recordada. es como aquel que en el Paris dakar se extrelló con el único árbol de 1000 kilometros a la redonda, ¿la noticia es la punteria? y ¿si hubiese sido una mujer la que conducia? la noticia hubiera sido problablemente manipulada o presentada de otra manera, estoy de acuerdo en que estamos condenados a hacer y ha pensar con nuestros propios "prejuicios" y a menudo confundimos, casualidad/coincidencia/destino haciendo de todo lo relevante e incluso de lo irrelevante extraños dogmas de fe.
Creo que de Losts se hablará más cuando haya terminado incluso que ahora, la "literatura" en torno a las explicaciones de la serie y a su calado intelectual se van a desbordar.

Una canción para Ziegland: "Billy Joe" de "Dinamita pa los pollos"

Una pelicula para Ziegland: "La venganza de los Sith" de "George Lucas"

Un libro para Ziegland: "crónica de una muerte anunciada" de Gabriel García Marquez.

mayo 19, 2010 2:04 p. m.  
Blogger Merce dijo...

No he visto ningún capítulo de la serie así que no podría darte una opinión respecto a ella. Sobre lo otro: creo más en las coincidencias que en el destino.

Besos.

mayo 19, 2010 3:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Makiavelo, es cierto que se les ha acusado de improvisar con el objeto de alargar la serie. No sé si será cierto o no, pero ellos siempre lo han negado y aseguran que todo quedará cerrado en el último capítulo.

De alguna manera, la vida también nos devora a todos sobre la marcha, y, en cualquier caso, me ha encantado el viaje que me han proporcionado los guionistas a lo largo de estos años.

Salud!

mayo 19, 2010 4:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Qué bien, kamala. A mí también me gusta coincidir con usted. El libro es muy interesante. No plantea la idea que he traído al post, que es de cosecha propia, pero verá referencias tan aparentemente complejas como son los conceptos de Ser o Verdad en Heidegger o Derrida. Realmente es interesante la idea de utilizar una serie tan popular para dejar en evidencia aspectos metafísicos tan complejos, lo que el autor llama “filosofía pop”. No sé si los guionistas están familiarizados con Derrida o Heidegger, pero, aunque no lo supieran, estaban hablando de cosas muy parecidas.

No quiero estropearle el viaje, así que no hablaré de lo que le queda por ver en Lost (yo voy al ritmo americano, gracias a Internet, y sólo me quedan los dos últimos capítulos para terminar), y, por tanto, tampoco me mojaré mucho en quién es mi personaje favorito. Pero, teniendo en cuenta que vas por a tercera temporada, te diré que me interesa mucho la inteligencia inquietante de Ben, la búsqueda de la armonía consigo mismo de Locke, la determinación ética-vital de Jack, la fragilidad de Charlie, el sentimiento de culpa-dolor en Swayer, o la importancia del amor en Desmond.

Me ha encantado que trajera a Borges aquí. Me ha parecido muy lúcido y acertado todo lo que ha dicho, y creo que entre Perdidos y la literatura de Borges hay más de una conexión clara. La próxima vez que hable de Lost, utilizaré a Jorge Luis ;)

Un beso!

mayo 19, 2010 4:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tesa, yo creo que Ziegland buscaba que le pasara porque sólo pensaba de esa manera. Y creo que con la Ley de Murphy nos pasa algo parecido. Quiero decir, seguramente se nos ha caído la tostada por el lado equivocado el mismo número de veces que por el no untado. Pero, nuestra negatividad, nos hace contabilizar sólo las veces que ha caído mal, olvidando en seguida las que han caído bien. Así, con esta percepción sesgada de la realidad, es normal que digamos “la tostada siempre cae con el lado untado hacia abajo”, y que construyamos el mundo en torno a esa idea, tan real como ajena a la verdad. Besos!


Hécuba, Perdidos no es una serie para ver un capítulo en la tele de vez en cuando. Realmente es imposible seguirlo si no vemos todos por orden. Si algún día tienes interés en conocer qué es Lost (y creo que todos los que vivimos esta época deberíamos hacerlo, porque es uno de los hitos culturales de principios de sXXI, como lo pudo ser el surrealismo hace un siglo, o los Beatles en los sesenta), deberás empezar por el capítulo 1 y cargarte de paciencia ;) Un saludo!

mayo 19, 2010 4:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Llop, quedan un par de capítulos, que pondrán seguidos la semana que viene. Así que estamos en el momento más interesante de la cosa. Es curios que Cuatro, la cadena que tiene los derechos para emitir la serie en España, se ha rendido al poder de Internet y va a adelantar la emisión de estos últimos dos capítulos para hacerlos coincidir con su emisión de estreno en EEUU. La serie, a pesar de crear tanta expectación, tanta literatura, tantos seguidores y tanta revolución mediática, no consigue tener espectadores suficientes… porque a los que nos gusta, nos ofrece más y mejor la red.

La historia de Ziegland la he acortado bastante, quizás demasiado. Según dice la leyenda, el hermano también se suicidó después de disparar sobre Henry, por lo que ya había dos muertes sobre la conciencia de Ziegland cuando decidió cargarse el árbol que contenía su bala (http://wiki.answers.com/Q/What_was_Henry_Ziegland%27s_alleged_claim_to_fame).

Salud!

mayo 19, 2010 4:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Desconvencida, tienes toda la razón. Incluso me parecería “vulgar” que nos ofreciera una explicación lógica y tangible a todo lo que nos ha venido pasando a lo largo de estas seis temporadas. Porque, como decía Derrida, la verdad no existe.


Nausicaa, ¡me encanta verte por aquí! Espero que las cosas te vayan bien y que estés llena de fuerza y buenos proyectos. La verdad es que no tengo la más mínima idea de cómo van a cerrar la historia, ni siquiera estoy convencido de que los guionistas estén buscando un “sentido” al puzle. En realidad, nuestra propia vida carece de sentido, aunque nos empeñemos en escribirlo en la literatura que fabricamos desde el principio de los tiempos. Walt debería tener en este momento temporal de la serie unos 16 o 18 años ¿no? Será irreconocible :) Besos!

mayo 19, 2010 4:22 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Conxa, suelo ver Lost los jueves, en mi rutina habitual. Y tengo unas ganas enormes de tirarme dos horas y media el próximo jueves con el final. Procuraré aislarme socialmente entre el domingo y el jueves, para no estropearme nada :P No sé qué influye en la elección de cada camino, pero sí estoy convencido de que lo único que buscamos siempre es encontrarnos a nosotros mismos. Y creo que ésta también es una clave básica de Lost.




Durrell, no habrá más temporadas de Perdidos, así lo han firmado. En cualquier caso, después de lo que han conseguido los creadores de la serie, no creo que les faltes todo tipo de oportunidades para hacer nuevas cosas. Realmente, Lost es un hito histórico en la historia de la televisión. Estoy de acuerdo contigo en que hay factores que se escapan a nuestra voluntad, pero siempre somos nosotros los que interpretamos esos factores. Quiero decir, esos factores sólo ocurren como hecho significativo una vez que son asimilados por nuestra conciencia, quien nos dicta cómo debemos interpretarlo. Y quizás por eso Ziegland no pudo nunca cambiar de casa ni dejar de mirar aquel maldito árbol con ansiedad existencialista. En cualquier caso, yo no soy tan radical como Jung, ni de broma. Besos!

mayo 19, 2010 4:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Peletero, yo tampoco creo en el destino, aunque sí creo que nuestra libertad de elección está condicionada por nuestra experiencia y nuestra manera de entender el mundo. Por ejemplo, yo no soy libre de escribir con palabras que no he aprendido, por lo que mi manera de interpretar para mí mis emociones están ya limitadas por el propio lenguaje, mintiéndome así incluso sobre mí mismo. Pero no creo en un destino como tal, no.

Personalmente me interesa más Freud que Jung (y créame que he sido muy benévolo con él, cuyas teorías sobre la “sicronicidad” llegan a límites verdaderamente delirantes). Y me interesa más Camus que Sartre, pero esa manera de expresar el existencialismo me ha parecido interesante para hacer el símil con la serie que habla de unos tipos que no tienen más remedio que aceptar que deben vivir juntos en una isla cuyas normas desconocen. Volviendo a Jung, yo creo que la historia del siglo XX es, más bien, la historia del individualismo, del Yo en el sentido más freudiano de la palabra. En este sentido veo la misma necesidad de huida de los demás en los movimientos hippies de los sesenta que en los neocon americanos de los ochenta o que el imperio del consumismo de los noventa. Y es por esto mismo que mantengo que el individuo está atrapado en su propio sistema de creencias.

Vivimos en una sociedad donde la gente sólo trata de reafirmarse en lo que le dicen que deben ser ellos mismos. Por eso , en Lost, un personaje como Ben Linus puede ser un líder brutal en una humanidad que se rige por el “no me digas lo que no puedo hacer”. Algo así.

Saludos!

mayo 19, 2010 4:23 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Joako, tiene usted razón en lo que dice: sólo es relevante el dato del suicidio de la novia por el cómo muere Ziegland, de manera que esa relación de “destino” sólo se ha escrito al final y hacia atrás, seleccionando cuidadosamente los elementos que conforman la evolución, como decía Llop ahí arriba. Pero supongo que, tanto en este caso como en el del conductor del rally de Dakar, hay algo previo que debe ocurrir para que se produzca la cadena de causa-efecto que lleve a cada uno a donde está. Siempre hay un Jacob, quiero decir :) Salud y gracias por las recomendaciones!



Merce, yo no creo en el destino, como tal como le decía a Peletero ahí arriba. Pero sí creo que cada cosa que define nuestra personalidad y nuestro carácter está condicionando lo que vamos a hacer en el futuro cuando tengamos que tomar la decisión “A” en lugar de la “B”, por lo que podríamos decir que todo lo pudiéramos encontrar en nuestra vida como consecuencia de haber tomado la decisión “A” no sería “casualidad”. Besos!

mayo 19, 2010 4:23 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Joder, no sabes cómo echo de menos estar colgada a una serie como Lost. Me dáis una envidia, los perdidos... Y tu post me hace sentir de lo más primitiva, troglodita y salvaje. Creo que cada año que pasa me decanto más por los placeres de la carne sin ningún tipo de reflexión. Leer filosofía me he hecho sentir siempre dentro de una tela de araña pegajosa, me quita el aire...lo que te digo, una jodida cavernícola de mí misma.
Besos.

mayo 19, 2010 5:28 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

Apreciado Lagarto, eres un pesimista, di que escribes gracias a las palabras que has aprendido, rey, y no al revés.

La experiencia propia nunca es un handicap, es todo lo contrario.

La serie parece muy interesante, pero me la he perdido toda, no he visto ningún capítulo, el día sólo tiene 24 horas y hay muchas cosas que hacer, no podemos llegar a todas partes.

Saludos.

mayo 19, 2010 7:49 p. m.  
Blogger Sese dijo...

A las casualidades, se deberían unir las "no casualidades", probablemente las probabilidades serían razonables y hasta explicables. Mala suerte la de ziegland, como la de Major Summerford que sufró el ataque de cuatro rayos a lo largo de su vida

http://embolica.blogspot.com/2008/05/autntica-mala-suerte.html

No he visto Lost ni sé de que va, lo único que los fans son muy fans. Parece que el lunes deberás madrugar para ver el final

SAludos

mayo 19, 2010 9:53 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Aaay síiii...

¡Qué intriga! ;)

Tal vez la predestinación y el libre albedrío sean lo mismo...

Una de las más apasionantes paradojas...

Yo solo puedo decir, en honor a la verdad, que he sentido la inexorabilidad del destino. Como si una mano invisible estuviese detrás de todos los acontecimientos pero, curiosamente, nunca me he sentido esclava del destino. De alguna forma, sé que esa inexorabilidad libera..

¿¿??

No alcanza a explicarlo con palabras..

Tal vez algún día ;)

besos

mayo 20, 2010 1:05 a. m.  
Anonymous Gemmayla dijo...

Amigo, NoS, he de decirte "Yo creo en el sincrodestino, yo creo, sí creo". No sólo porque Deepak Chopra me fascina, sino porque he podido constatar por propia experiencia este tipo de coincidencias significativas. La que más me ha impactado últimamente, guarda relación con el fallecimiento de mi padre el año pasado, tan larga de referir como increíble, cuando he encontrado el valor de relatarla.
La legendaria historia de Henry Ziegland, no me queda claro si es leyenda urbana o sucedió realmente. He "gogleado" su nombre y no hay mucho al respecto.
Me pregunto si la bala al rozarle la cara le dejó marcada cicatriz. Me pregunto si la venganza fue del árbol, de la propia bala, de la dinamita, de su propia mala conciencia o de los espíritus de la novia y su hermano que al parecer también se suicidó. Me pregunto si al dinamitar el árbol, el cuerpo de Ziegland, la bala...él estaba sólo o alguien más resultó herido o muerto...En fin, NoS, me asaltan tantas dudas que me gustaría que esta historia fuese lleva al cine por lor hermanos Cohen, por ejemplo.
Una vez un tipo en la radio contó que prestó un libro a un amigo suyo. El amigo no le devolvió el libro. El tipo viajó a Alemania y en una biblioteca pública ojeando libros, encontró el suyo, el que había prestado al amigo ingrato. Supo que el libro era suyo por la dedicatoria escrita de su propio puño y letra. ¡Caramba, estas cosas no puedo creer que las cree la propia conciencia!

Muchos besos

mayo 20, 2010 5:13 a. m.  
Anonymous gemmayla dijo...

Amigo, NoS. "Yo creo en el sincrodestino, yo creo, sí creo". No porque sea fiel seguidora de Deepak Chopra, sino porque lo vivo en carne propia cada cierto tiempo.

"Gogleo" el nombre de Henry Ziegland y no me queda claro si su historia es leyenda urbana o realmente sucedió. Me asaltan muchas preguntas: ¿quién urdió la venganza, su propia conciencia, la bala, la dinamita, el árbol o los espíritus de la novia y el hermano de ésta que al parecer tb se suicidó? ¿Conspiraron todos ellos? ¿Ziegland estaba solo o acompañado al manipular la dinamita? ¿La bala que rozó su cara le dejó cicatriz de por vida o no? ¿Fue tal vez la cicatriz la que maquinó su venganza?...
Una vez escuche contar a un tipo en la radio que prestó un libro a un amigo y éste no se lo devolvió. No supo nunca más del amigo, pero un día de viaje por Alemania, entró en una biblioteca pública para leer un rato y en una estantería estaba su libro, el que había prestado. supo que era el suyo porque reconoció la dedicatoria escrita de su propio puño y letra. ¡Qué cosas! Reales como la vida misma.

Muchos besos

mayo 20, 2010 5:22 a. m.  
Anonymous gemmayla dijo...

Bien, y ahora lo flipo. ¿Por qué sale mi comentario dos veces, el último en versión reducida?...Jobar, qué cangelo

mayo 20, 2010 5:28 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Ya te queda menos... la semana que viene tendrás un doble episodio con media hora extra, o eso me dijeron ayer, y sefiní.

Yo me perdí, como ellos sin ser igual, en la tercera temporada, harta del reparto de LSD y otras sustancias alucinógenas entre los guionistas, hecho del que estoy plenamente convencida, jeje. En fin, que tantas idas y venidas terminaron por cansarme y el misticismo que empezaba a destilar me ponía de mala leche. Cositas que pasan...

En cuanto a las causalidades, que no casualidades... me dan risa y me las paso por el forro. Y si el tipo del que hablas fue lo suficientemente lelo como para volar el árbol y no alejarse, qué quieres que te diga, con bala o sin ella no parecía tener demasiadas esperanzas de alcanzar algo en la vida.

Ante éstas cuestiones siempre me pregunto que qué pensaría un mosquito y la respuesta siempre es la misma: como no piensa no se cree el ombligo del Universo y sus conjuras varias... pero aquí está, a nuestro lado. Pues eso.

Besos zumbando!!!

mayo 20, 2010 8:51 a. m.  
Blogger ana dijo...

"Cada personaje está atrapado en su propio sistema de creencias, lo que permite a los personajes más inteligentes manipularles emocionalmente para conseguir que la “coincidencia” que provocan los manipuladores se convierta en el “destino” inexorable del manipulado."

Eso me ha recordado al comportamiento sectario de algunos grupos.

Yo diría algo más; si tu sistema de creencias es muy cerrado, te manipulará hasta el más tonto de entre los tontos... ni siquiera se necesitará la inteligencia. Cuando por la soberbia de tus creencias te sabes intocable es cuando empiezas a estar perdido. Anulada tu libertad por cuatro ideas mal aprehendidas, deambulas sólo con el peso de tu soberbia. Y caes... caes irremediablemente.

Desgraciadamente ocurre a veces... la vida en algunos mundos es sectaria. Miserablemente sectaria.


Un saludo.

mayo 20, 2010 11:58 a. m.  
Blogger Casilda dijo...

La coincidencia que crean los manipuladores hace el destino de los manipulados ....que miedo me da leer esto y me pregunto si alguna vez los manipulados se dan cuentas de esto.
Lo cierto es que hay coincidencias bastante sospechosas .

Para mi que no vas a ver como termina esta serie , es de las que aunque terminen nunca se acaban del todo .
Un abrazo

mayo 20, 2010 6:19 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

No creo en la casualidad, y te cuento porqué. Cierto día iba yo paseando por un supermercado, y vi la puta cara de la perfección absoluta, seguida de unos ademanes perfectos,y prometiendo un interior precioso, con esa mirada profunda, que luego sabría que se debía a que era miope el gilipollas. Si fué casualidad, porque apenas iba yo al supermercado ese, pero el mecanismo que activó el que aquí la moza imbécil siguiera el juego de miradas, y acabase entablando conversación, fué absolutamente mío, y provocado. No era el puto destino, no... siempre podemos cambiarlo, sólo necesitamos fuerza de voluntad, y cojonazos.
Respecto a que este señor se quedase allí, y pensara en cortar el árbol, pues lo mismo, estaba rejodido por lo que había pasado, sentía culpabilidad por lo ocurrido, y era una manera de justificar esta, y de rendir pleitesía a la amada suicidada, el quedarse allí, y luego cortar el árbol. La puta casualidad, coincidencia, lo que sea, lo hacemos nosotros.
Respecto a la cuestión que mas me produce curiosidad y atención, que es que operamos según nuestras propias creencias, y que los que emocionalmente no están en el nivel óptimo, se dejan manipular por los que sí lo están, está claro que es algo obvio y viejo como la vida misma, pero que da bastante miedo, porque siempre hay alguien por encima de nosotros, en mil sentidos, y supongo, sabe hacernos el juego, la jugarreta, la putada, y manipularnos con sus artes varias, de las cuales no sabemos nada, están escritas en arameo para nosotros, que no tenemos esa capacidad que ellos sí tienen.
Bueno, que me repito.
Que hay que abrir bien los ojos, y huir de lo que no queramos, y no justificar la culpa de algo que nosotros mismos hemos provocado.
Respecto a los tiempos, el pasado atrapa, pero si puedes, no te arrastra, el presente es el futuro de mañana, y el futuro es una cosa estúpida que nos inventamos para enfrentarnos a la vida con esperanza. Pero para mi, todo es presente, aunque viva determinadas cosas todavía en pasado, es que no las superé aún.
Un besazo, me ha salido una paja mental cojonuda, lo siento.
Respecto a la serie, sabes que no veo tv, pero bueno, si a ti te resulta interesante, algo, bastante, tendrá la jodida.
BSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

mayo 20, 2010 8:00 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Jodó, vaya testamento te dejé allí arriba... sorry.

mayo 20, 2010 8:00 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Y encima te pongo: No creo en la casualidad, y después digo: Sí fue casualidad que fuera yo al supermercado ese... joder, me releo y me llevo directa a algún Freud de euro la hora.
Sorry, demasiadas cosas en la cabeza. Sólo quise decir que TODO LO HACEMOS NOSOTROS¡¡¡¡ Ni casualidad, ni coincidencia, ni leches. Y ahora si que me piro que ya me vale...

mayo 20, 2010 8:03 p. m.  
OpenID miabi dijo...

Y yo que no he visto ni un capítulo... estoy desenganchadísima de cualquier serie televisiva actual. Pero ya me pica la curiosidad cuando hay tanta gente que la sigue así que, por enésima vez, intentaré descargarme la serie a ver si.... a ver si no se me olvida dentro de un rato :P

En cuanto a coincidencias o destinos... no creo tampoco en el destino marcado, sí en el que nos marcamos nosotros (o lo que es lo mismo, cada acción tiene su consecuencia, o lo que es lo mismo, el efecto mariposa)

feliz finde.

mayo 21, 2010 9:37 a. m.  
Blogger PSYCOMORO dijo...

El deseo de saber cómo van a conseguir superar el reto que se han planteado es compartido. Creo que la apuesta de los creadores es tan arriesgada que resulta imposible que acierten completamente; ese punto de romanticismo fatalista me tiene loco. Me sorprende comprobar lo mucho que compartimos... Un abrazo

mayo 21, 2010 6:56 p. m.  
Blogger Brisuón Çafrén dijo...

Estimado y admirado amigo Lagarto, las sesiones de Lost que ha de haberse dado en este último tiempo han de haber sido tremendas. Recuerdo que en una de las últimas referencias que hice a la serie usted comentó que quería retomarla. Por lo que leo no solo la ha retomado sino que ha alcanzado su momento grande. El esperado final.
Cada día después de la emisión del capitulo en EEUU me descargaba el mismo, esperando a que poco después alguien lo hubiera subtitulado. Aún sin poder entender los diálogos al completo, después de 5 años escuchando las voces de los actores, me resulta imposible verla doblada (Benjamin Linus no es tan manipulador en español). En estas seis temporadas el mundo y la red han avanzado casi a la velocidad de los personajes en la misma. Recuerdo los dos o tres días de espera en los p2p para poder visionar el capitulo semanal, y me asombro como ahora en unos minutos y al día siguiente ya puede uno darle al play en su habitual programa reproductor de vídeo. Lo que no ha cambiado en este tiempo es la habilidad de los creadores de la serie para crear expectación. Personalmente tenía un alto concepto del señor J.J. Abrams por su, para muchos, infumable, "Alias", de la cual me tragué cada uno de los capítulos sin entender muy bien que me llamaba la atención. Con Lost, mi personal opinión sobre él no ha hecho más que reafirmarse. Este hombre es un genio, capacitado incluso para firmar una impecable Star treck sin haber sido seguidor de ese peculiar mundo.

Encuentro algo en común en casi todas sus creaciones y es el interesante concepto "tiempo" y el tratamiento que de él hace en todas ellas. Puede utilizarlo para atraernos, despistarnos, confundirnos e incluso hacernos discutir días sobre "cuando" están pasando las cosas. Desde la saga regreso al futuro no recuerdo que nadie lo hubiera manejado de manera tan acertada.

El caso es que yo no podré esperar a el jueves. El domingo pondré el despertador y me levantaré para ver el final de esta increíble serie de entretenimiento que durante estos años ha sido capaz de ponerme los pelos de punta con casi cada uno de los 30 últimos segundos de casi todos los episodios.

Será la primera vez que veo un capítulo en TV y es que creo también que LOST ha sido la primera serie que realmente ha cambiado la manera de ver televisión. El continuo maltrato de la misma que, las cadenas que han tenido sus derechos de emisión, han efectuado (al menos en España), ha conseguido que sea la serie mas vista de la historia de la TV aún cuando la mayoría de los que la han visto, la han descargado.

Larga vida a LOST

Pd. Espero perdone mi extensión. Salud Lagarto

mayo 21, 2010 7:39 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Para mi, y siento ser tan espantosamente vulgar, la vida es como un partido de fútbol. Al comienzo se pueden hacer muchas suposiciones sobre quien es favorito, quien juega en casa, etcétera, pero en todo eso que es terriblemente condicionante a priori, siempre habrá hueco para el factor suerte.
El azar, al final, siempre tiene la última palabra. Tratar de reducirlo a la mínima expresión es una obsesión muy humana, y a la que dedicamos excesivo tiempo en comparación con los beneficios que nos reporta. Yo abogo por un destino claramente predeterminado, pero en el que todo está por decidir.
Saludos
:-)
:-)

mayo 21, 2010 10:33 p. m.  
Blogger eulez dijo...

Cuantos comentarios hay siempre en este blog. Eheeehee, yo solo quería decir que Lost está pelín sobrevalorada. Es imposible que los guionistas no hayan improvisado cuando la Jacob-explicación solo aparece muy al final. De haberlo sabido antes, habrían dejado caer algo con más sentido en algún momento. La obsesión con "Los Otros" desaparece en cierto momento y no se vuelve a saber. En fin, el humo negro y lo que hace o deja de hacer está pillado por los dedos. el tema del Fumanchú y del John Lennon del templo de esta última temporada, etc, etc. La serie perdió la coherencia interna a partir de algún momento de la segunda temporada. Desde entonces la sensación de que a uno le está tomando el pelo con conversaciones y guiones que no van a ninguna parte son constantes.

Por lo demás, la serie engancha. No tiene que ser una obra maestra para que enganche. Y todos queremos ver el final. Pero vaya, relacionarla con Sartre, Hume, Kafka, Aristóteles, Arquímedes o lo que sea, para justificarla me parece demasié.

mayo 22, 2010 1:42 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Bueno, doctor Lagarto, a mí la idea del destino me resulta total y absolutamente ajena, tanto si se supone que éste está escrito en nuestros genes como si deriva de cierto presunto orden global que determinaría de antemano el curso de todos y cada uno de los acontecimientos del mundo, incluidos los humanos. Como apuntaba el peletero, me temo que en ella se esconde una huida del pánico que nos produce haber de asumir el salto en el vacío que implica cada decisión relevante que tomamos. Un salto en el vacío sin fundamento último y que nos hace por completo responsables de sus consecuencias, sean éstas el acierto o el error, el éxito o el fracaso.

El problema, me parece, es que tras la noción de coincidencia se esconde igualmente, de manera solapada, la idea del destino. Porque aquello a lo que llamamos coincidencia no es a cualquier conjunción azarosa de acontecimientos, sino a aquella conjunción a la que atribuimos un significado, a la conjunción que, por motivos diversos, nos parece dotada de un cierto sentido. ¿Y qué sentido es ése? Pues me temo que la proyección de que esa conjunción, lejos de tratarse meramente de un producto del azar -es decir, algo que podría haber tenido lugar o no-, es una conjunción necesaria –algo que tenía que pasar y no podía suceder de otra manera- que responde, por esa misma necesidad, a alguna razón oculta pero efectiva. ¿Y no es esto de nuevo la idea del destino?

Sin embargo, a mí no me cabe la menor duda de que el sentido no es más que una construcción humana, algo que ponemos nosotros porque no soportamos la idea de una realidad carente de él. Andamos constantemente a su caza y por eso podemos encontrarlo: porque solapamos al discurrir azaroso de los acontecimientos la noción del orden X o Y que nosotros mismos establecemos entre ellos.

Por eso, me parece muy interesante que apunte a las artes manipulativas de ciertos personajes de Lost, como es fundamentalmente el caso de Ben. Porque, ¿quién es Ben, sino alguien que, por disponer de datos perfectamente detallados de las vidas de los protagonistas de Lost anteriores a su estancia en la isla, sabe introducir en sus nuevas vidas en la isla acontecimientos que ellos puedan interpretar como coincidencias, es decir, como acontecimientos significativos que necesariamente deban remitir a un sentido ulterior, a una razón de ser de aquello que les pasa? ¿Y no es la situación de extrema desorientación, de pérdida de referentes que sufren en la isla los protagonistas (que están literalmente “perdidos”), una situación de máxima vulnerabilidad a la manipulación por tratarse justamente de una situación en la que la pregunta por el sentido, la urgencia y la desesperación en su búsqueda, más acuciante se torna?

(sigo abajo)

mayo 22, 2010 8:57 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

Por mi parte, todas las semanas acudo puntual a mi cita con Lost -por supuesto en versión pirateada, como los “losties” de pro-, pero ya sin el interés que suscitaba en mí la serie en sus primeras temporadas. Después de tanta fidelidad a este acontecimiento televisivo al que tantas horas he dedicado, no voy a negar que tengo una enorme curiosidad por ver cómo termina todo. Pero, qué quiere que le diga, doctor Lagarto, lo cierto es que cada capítulo me decepciona más y acrecienta mi sensación de que nada de lo que estamos viendo ahora mismo está a la altura de lo que la serie prometía en sus primeras etapas. En mi particular búsqueda de sentido, creo que el sentido de la historia de Lost cada vez hace aguas por más flancos. Y aunque tenga claro que ese sentido no existe más que dentro de nuestra propia mirada, digo yo que la ficción se inventó precisamente para aliviar, aunque en un medio que reconocemos ilusorio, nuestra necesidad de que éste se dé expresamente en alguna parte.

Un beso, doctor Lagarto!

mayo 22, 2010 8:57 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bueno, Lula, supongo que la filosofía la ponemos los demás. No creo que los guionistas de Lost sean expertos en Derrida, o cosas así. Pero, quizás, las grandes preguntas son muchas veces muy intuitivas, al alcance de cualquier buen guionista que de verdad cree un buen personaje. Eso es lo que Simone Regazzoni llama “la filosofía pop”. En cualquier caso me parece fenomenal que des más a los placeres de la carne, por supuesto ;) Bicos!


Peletero, evidentemente, si digo que utilizar un lenguaje concreto e impuesto por los demás limita el pensamiento, mucho más lo limitaría el no tener lenguaje alguno, claro. Wittgenstein lo expresaba muchísimo mejor, claro: "los límites de mi mundo son los límites de mi lenguaje". Lost es sólo una serie de televisión, y siempre es mejor leer a Wittgenstein, por ejemplo. Pero como serie de televisión, estoy seguro de que dentro de 20 aún se hablará de ella. Ha marcado un hito tanto en la manera de narrar como en la manera de consumir contenidos. Salud!

mayo 22, 2010 9:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Vaya, Sese, veo que nos llamó la atención la misma historia :) La del militar también es tremenda, y también debería haber algo más que coincidencia en su tendencia recibir rayos, supongo. Salud!


Isis, quizás habría que preguntarse hasta qué punto existe libre albedrío cuando cada elección viene condicionada por nuestra propia psique. Carl Jung iba mucho más allá en su teoría sobre la Sincronicidad, llegando a decir que la psique puede crear la realidad, y hacer aparecer una mariposa, por ejemplo. Yo creo que Jung exagera en sus conclusiones, como casi siempre. Pero sí tiene sentido que, si la realidad sólo la percibimos desde dentro de nuestra propia psique, ésta tenga al menos tanto que decir como la propia realidad, condicionando así lo que vemos en esa propia realidad y viendo como coincidencia lo que estamos provocando nosotros. Besos!!

mayo 22, 2010 9:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, no conocía a Deepak Chopra, gracias por traerle aquí. Quizás la historia de Ziegland es una leyenda urbana, realmente la red no aporta mucha información al respecto. Pero como historia, me parece muy interesante y significativa. Si yo hiciera esa película, la enfocaría como un retrato psicológico de Ziegland, ya que veo clarísimamente que es su sentimiento de culpa el que provoca su propia muerte. En cuanto a los duendes de la electrónica, éstos siempre han existido, no lo dudes ;) Muchos besos!y un grupo en Facebook

Margot, hay un grupo en Facebook que se llama algo así como “yo quiero fumar lo mismo que los guionistas de Lost” :P Me gusta la serie y la sigo como cualquier fan, pero hay que reconocer que va de más a menos, y que las tres primeras temporadas tienen mejor ritmo que las tres siguientes. Pero no podemos dejar de verlo, es lo que hay. Muy interesante la teoría del mosquito, ya lo creo. El hombre siempre tiende a explicar todo desde su relativo, mutante y limitado punto de vista. Incluso cuando explicamos nuestra propia historia, tendemos a hacerlo desde el punto de vista moral, político y económico de cada presente, lo que es completamente ridículo y erróneo por definición. Besos!

mayo 22, 2010 9:18 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ana, tienes razón en que las personas más fanáticas son más manipulables. Pero no creo que los que somos más escépticos nos libremos de tener también un sistema de creencias que pueda ser manipulable. Creo que la publicidad conoce muy bien esto, y utiliza nuestros valores para vendernos productos que no necesitamos realmente. En fin, siempre debemos estar a la defensiva, y dudar de nosotros mismos como única vía de encontrarnos. Un saludo!


Casilda, supongo que la norma número uno es que los manipulados nunca dejen de pensar que lo que han hecho lo han hecho porque es lo que ellos libremente querían. Es la mejor vía para seguir manipulándoles :) Un abrazo.

mayo 22, 2010 9:19 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tremends, ya sabes que Freud decía que está predeterminado el tipo de personas de quienes nos vamos a enamorar, y que la relación que hemos mantenido con el padre/madre es básico para definir las características de esta persona. No sé si será cierto o no, pero en cualquier caso ya es una idea clásica en la psicología. De esta manera, podríamos decir que esa figura en el supermercado no sería una casualidad, y que tus impresiones acerca de esa persona estaban, de alguna manera, predeterminadas.

Es cierto que aquella persona a quien amamos tiene muchas más armas para poder manipularnos, ya que cuenta con nuestra confianza y admiración y llegamos a pensar no con él sino en él. Pero también puede ser quien nos pueda sacar de ese esquema mental preconcebido y hacernos ver la vida desde otra perspectiva, como ocurre con Libby en la serie Lost.

Besos!

mayo 22, 2010 9:19 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Miabi, espero que no te decepciones la serie entonces, que no acepto responsabilidades :) El efecto mariposa es muy interesante, sí. no tenemos la capacidad de controlar todas las cadenas de causa-consecuencia que pueden producirse, por lo que vemos azar en todo. Pero si existe esa cadena de causas, éstas son cuantificables y, por tanto, en teoría predecibles. Da un poco de miedo, ¿verdad? :) Besos!


Psycomoro, después de la expectación mundial que los guionistas han levantado, deben estar bien nerviosos este fin de semana, ya lo creo. No creo que debamos pedir mucho a ese final, me conformo con que se cierre y quede el producto completado. Ya hablaremos después (mucho, me temo) de lo que hemos entendido. Esta serie no se acaba, no. Un abrazo!

mayo 22, 2010 9:20 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Es cierto, Brisuón, recuerdo aquella ocasión en que le decía que quería retomar la serie porque me había quedado en la segunda temporada. Ahora ya estoy al día de EEUU y espero el final como cualquier fan de la serie. Pero esperaré al martes, supongo, para bajarlo. Me gusta disfrutarlo con un whisky, y no son horas para eso cuando lo emitan :) Eso sí, tendré que aislarme socialmente para que no me estropeen nada.

La serie ha evolucionado con Internet, tiene razón. Y, quizás me atrevería a decir, ha hecho avanzar Internet. Aparte de la cantidad de foros y blogs sobre el tema, no sé si fenómenos como Lostpedia son habituales en otros contenidos en la red. Además, las televisiones se han rendido al fenómeno Internet y emitirán directamente el final subtitulado en inglés, ¿cuándo se ha visto una serie de éxito en una televisión en abierto subititulada en inglés? El fenómeno Lost está empezando a conseguir que el consumo de contenidos cambie en el mundo.

Seis años son mucho tiempo. Pocos de nosotros, los que seguimos Lost, somos iguales que cuando empezó. De alguna manera, Lost se ha convertido en nuestra constante, como diría Daniel Faraday ;)

Salud!

mayo 22, 2010 9:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Fod&Drugs, pero también es cierto que luego no faltan los que, a partido pasado, sacan las relaciones causa-efecto que han llevado al resultado que se haya dado.

En el tenis es más complicado a veces ya que, como nos contaba Woody Allen en Match Point, la pelota cuando da a la red, puede caer de un lado u otro de la pista y cambiar completamente la vida de alguien. Bueno, son distintas maneras de ver las mismas cosas.

Salud!

mayo 22, 2010 9:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Eulez, he leído que los guionistas han dicho que sabían cual era la “a” y cual era la “z” de la historia, y que en el camino intermedio sí se han tomado alguna licencia. Supongo entonces que sí sabían el papel que Jacob iba a tener. Es curioso como en la segunda temporada Hugo habla a alguien sobre una serie de televisión que a él le había gustado mucho, cuenta que había tenido seis temporadas y que al malo en esa serie no se le veía físicamente hasta la cuarta temporada. A mí me parece un guiño clarísimo a lo que ellos mismos estaban haciendo, no sé. En cualquier caso, sí creo que la serie va de más a menos.

Y, bueno, a mí, si me dejas, puedo relacionar a Hume y a Aristóteles con el fútbol, incluso. Creo que ese tipo de trasposiciones es lo que más hago en esta página. Pero es cosa mía, claro, y no de los guionistas.

Me ha encantado tu dibujo sobre la serie. Aún estoy riéndome, ¡qué bueno!

mayo 22, 2010 9:21 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, estoy de acuerdo con usted en que todos somos responsables de nuestros actos y en que estamos solos en cada salto. Pero eso no quita el hecho de que racionalizamos el salto en función de nuestras expectativas y experiencia. y, efecto mariposa incluido, todas estas expectativas y experiencias se han formado en una interminable cadena de causas y consecuencias que, al menos en teoría y al menos en una parte, podrían ser predecibles. Ben Linus sabe que Jack curará ese cáncer en cuanto vea la radiografía expuesta, porque todo lo que conforma al ser-Jack le impide no hacerlo.

¿Existe entonces el destino? No lo creo, al menos como tal. No sólo estamos solos, sino que tampoco hay nada que hacer, ni nada que nos justifique en nuestra existencia humana. Pero, como usted bien dice, necesitamos creer lo contrario, y ahí quedamos a expensas de los intereses de políticos, religiosos, padres etc. Estamos perdidos en la vida, sí, como los de la isla, lo que me parece una buena metáfora de ese arrojo al mundo del que hablaba Sartre. Como decía Derrida, no hay mundo, tan sólo islas.

Estoy de acuerdo con usted en que Lost ha perdido algo de magia en algunas de las últimas etapas del camino, pero creo que hay aspectos que salvan la sexta temporada, como el hecho de confundirnos en torno a si el “bien” es realmente bueno y si el “mal” no deja de ser la víctima de ese bien.

Besos, doctora Antígona!

mayo 22, 2010 9:22 p. m.  
Blogger Luzdeana dijo...

Estimado Lagarto, usted ha armado un debate terriblemente interesante. Aunque afortunadamente nunca lleguemos a una conclusión final y definitiva que mate nuestro eterno deseo de descubrir misterios. En lo personal mi ánimo siempre ha ido determinando el creer más en las casualidades que en el destino y/o viceversa.
He disfrutado de su posteo, y más todavía del foro que armó en el reverso de la hoja.
Un abrazo.

mayo 23, 2010 12:37 a. m.  
Blogger Jota dijo...

Siento pecar de hippie, pero a los árboles se los abraza, no se los dinamita. O sea, que ni coincidencia ni destino: justicia.
Y de Lost no puedo opinar, porque nunca la he visto ni sé de qué va.
Un abrazo.

mayo 23, 2010 9:31 p. m.  
Blogger DELIRIUMTREMENDS dijo...

Gracias por la sesión, lagarto, eres un lince. Hace unos años, cuando tuve que ir a una psico durante un mes, porque mi vida peligraba por un japuto de alias barman, me dijo eso mismo: Tu ex marido, tu novio y tu padre, son la misma persona. Seres hermosos, imposibles de penetrar, y con los que tienes esa cuenta pendiente de poder finalmente hacerte con ellos, conquistarlos. Así que como tu relación con tu padre fué inexistente, debido a ese carácter suyo, tu y tu vanidad de imbécil, váis buscando hombres iguales, con el fin de por fin conquistarlos, y pensar en aquel padre que no te supo querer, pero ahora te quiere uno igualito que él, y deuda saldada con el inconsciente, que es la mar de puto.
Bueno, que eres la leche, ya lo sabes. Y que yo estoy en lo de no repetir patrones, pero cada vez me parezco mas a mi madre, menos mal que ella es bien guapa..jejeje, porque por dentro, está bastante jodida de haber aguantado tanto.
Un besazo,y nos vemos en los bares, ya¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

mayo 23, 2010 10:56 p. m.  
Blogger DanteBertini dijo...

me gusta lo que cuentas auque no estoy de acuerdo en la inevitabilidad de todo lo que sucede ni en el interés de Lost; sólo vi un capítulo y me pareció deja vu. Se que hoy daban el último y supongo que ya lo habrás visto, como millones de personas, según parece, en todo el mundo.
Prefiero crear y creer en mundos donde no exista sólo la competencia, y los otros -una proyección nuestra- como enemigos per se...pero tu texto me ha gustado, gracias.

mayo 24, 2010 9:48 a. m.  
Blogger Sintagma in Blue dijo...

...porque nuestros miedos son los que nos hacen sucumbir a ellos.

mayo 24, 2010 11:16 a. m.  
Blogger RBC dijo...

Hola Lagarto,

¨"Coincidentemente" es otro interesante tema el que nos traes esta vez ;)


Las coincidencias y el destino parece se suceden por interconexión entre ellas.

Ziegland atrajo con su obsesivo pensamiento su destino: la mente es altamente poderosa y si persigues algo con intensidad y frecuencia, eso conseguiras para aplacar esa "sed" interior.

Por ello se habla en la actualidad de cambiar ciertas conductas usando técnicas cognitivas conductuales reemplazando los pensamientos. Es un ejercicio que dá resultados evidentes pero no siempre les resulta fácil a muchas personas.


El destino lo creamos cada uno, esta en nuestras manos y basicamente en nuestros pensamientos el desarrollo de nuestra película personal, nuestra autobiografía en la cual encarnamos a un personaje al que le damos vida conforme lo pensamos y lo actuamos.

Hay tantas coincidencias como personas en la vida.

besoss

mayo 24, 2010 5:25 p. m.  
Blogger MK dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

mayo 26, 2010 4:31 p. m.  
Blogger Laila dijo...

Y ahora que terminó y viste ese final donde de lo unico que trata la vida es de encontrar al amor verdadero (pasado, presente, futuro, o mix de todos ellos)
Digo, no te sentis como que tu post era mucho mas interesante que la serie en si?
Yo si. Y menos mal que existen series asi que traen reflexiones que "casualmente" nos convidan otras nuevas.

Saludos!

mayo 27, 2010 11:19 a. m.  
Blogger Laila dijo...

Y ahora que terminó y viste ese final donde de lo unico que trata la vida es de encontrar al amor verdadero (pasado, presente, futuro, o mix de todos ellos)
Digo, no te sentis como que tu post era mucho mas interesante que la serie en si?
Yo si. Y menos mal que existen series asi que traen reflexiones que "casualmente" nos convidan otras nuevas.

Saludos!

mayo 27, 2010 11:19 a. m.  
Blogger Maeve dijo...

Que entrada tan bien hilvanada (y divertida)
No he visto el último capítulo,con las ganas que tenía; es como un orgasmo que no llega. Al cabo de un rato te vistes y te vas.

mayo 30, 2010 2:06 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Luzdeana, los debates se hacen interesantes con las réplicas, siempre. Me gustan los comentarios de esta página, siempre me hacen pensar más y mejor. Todos estos debates son una casualidad provocada por el destino y viceversa :) Un abrazo!



Jota, tampoco yo voy por ahí dinamitando árboles, pero puedo entender la rabia más irracional, como puedo entender la irracionalidad de las pasiones humanas. Que somos todos muy raros :) Un abrazo!

mayo 30, 2010 1:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Tremends, no quiero destrozar el final de Lost, pero qué casualidad/destino que ese tema edípico también acaba jugando también un papel importante. En el fondo nos movemos por cosas muy similares. Nos vemos en los bares, sí. Besos!



Dante, la inevitabilidad de lo que sucede es muy relativa, claro. Siempre juega su papel el libre albedrío. Pero también intuyo que ese libre albedrío está “dirigido” por nuestros sistemas de creencias y que nuestra psique elimina de nuestro campo de visión caminos alternativos e, incluso, nos hace ver los que no hay. Gracias por tus palabras, que aprecio mucho. Salud!

mayo 30, 2010 1:04 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sintagma, nuestros miedos nos configuran, son indisociables de nuestro ser en el mundo. Es la circunstancia que explica demasiadas cosas de las que nos pasan. Supongo. Besos!



RBC, tú lo explicas mucho mejor, gracias por tu interesante comentario. Las técnicas cognitivas conductuales que mencionas me han parecido muy interesantes. Supongo que, de alguna manera, consiste en crearnos una “mentalidad ganadora” ante nuestra vida. Besos!

mayo 30, 2010 1:05 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Laila, tienes nombre de rock & Roll, me gusta :) No estoy seguro de que ese final quiera explicar cuál es el sentido de la vida, sino más bien qué oportunidades tenemos en la vida de sentirnos vivos, donde el amor, la amistad y el compromiso juegan un papel trascendente. Me halaga tu comentario, pero no es más que un pensamiento en torno a la experiencia que Lost me ha dado estos años. la verdad es que la serie da para más pensamientos, o más “filosofía pop”, como decía por ahí arriba. Es un buen divertimento. Saludos!



Maeve, siempre puedes programar ese orgasmo pendiente para cuando mejor te venga. Estoy seguro de que te interesará. Y no necesitas vestirte después :P Besos!

mayo 30, 2010 1:05 p. m.  
Blogger Soy ficción dijo...

Dime que has visto el vídeo de Hitler tras ver el último episodio de Lost, es genial!

junio 02, 2010 11:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home