lunes, julio 05, 2010

Validation


Hugh Newman, el protagonista del importante corto Validation (Kurt Kuenne, 2007) es un gran líder social. Tiene algo capaz de cambiar el mundo y hacerlo un lugar más habitable y feliz. Y lo hace desde la oscuridad de un aparcamiento público en un centro comercial. Pero, ¿por qué no somos todos Hugh Newman?, ¿qué estamos haciendo para conseguir un lugar mejor?, ¿cuál es tu responsabilidad, lector, para ser tú el primero en ser feliz?

Hugh, como todos nosotros, cae y sufre y se desmotiva. Porque dieciocho sonrisas no pueden con un solo no, porque la alegría es un tesoro demasiado frágil. Porque nuestro carácter forma parte del ecosistema de los demás, cuyo comportamiento influye también en nuestro carácter, en un círculo tan vicioso o virtuoso como queramos hacerlo.

Hugh también nos muestra que cuando no sabemos reponernos de un fracaso, todo el ecosistema emocional se nos vuelve en contra, creando aún más fracaso.

Todos somos seres sociales y necesitamos la aprobación de los demás para sentirnos bien. Todos necesitamos ser queridos y la fuerza de ese reconocimiento es enorme, una bomba atómica capaz de cambiar el mundo. Las cosas pequeñas ganan batallas inconmensurables.

Como decía John Lennon, no hay nada que puedas hacer que no pueda hacerse. Nada que puedas cantar que no pueda cantarse, ni nada que no puedas decir, ni nada que puedas hacer que no pueda ser hecho. No hay nadie a quien no puedas salvar porque puedes aprender de qué va esto y aprender a ser tú mismo. Es fácil.

Lector, eres muy importante. Haces que todo sea mejor y especial. Eres de puta madre y te doy las gracias por ello. No surrender ¡Un abrazo!









Una canción para Hugh: All you need is love, de The Beatles

Una película para Hugh: Invictus, de Clint Eastwood

Un libro para Hugh: El señor de los anillos, de J.R.R. Tolkien


.

52 Comments:

Blogger Tesa dijo...

A mí me gusta más como científico en la serie "Bones"

...pero es que yo soy muy básica.

julio 05, 2010 10:42 p. m.  
Blogger MK dijo...

Mira .. exactamente ahora no sé de que va todo esto , luego miro los videos , pero lo que si se con toda seguridad es que tú has hecho y espero que continues haciendo durante muchisísimo tiempo ,que muchos ratos de mi día a día sean mejores y especiales y te doy las gracias por ello , Lagarto.
Eres de puta madre , lo sabes no?.
Sólo lamento que te me hayas adelantado y no haber tenido la franqueza de habertelo dicho antes .

julio 06, 2010 9:06 a. m.  
Blogger PSYCOMORO dijo...

"It's easy". Siempre estamos inmersos en un mundo lleno de espejos en los que necesitamos reflejarnos. Pero, como decía Lennon, todo está en nuestras manos y es tan fácil verlo como difícil ser responsable, ser feliz. Muy buena entrada, Lagarto, como siempre.

julio 06, 2010 9:29 a. m.  
Blogger Bambola dijo...

gracias :)

julio 06, 2010 11:33 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

No sabía que se tratara del mismo actor, la verdad es que no veo mucho la tele.

La cuestión es que he estado en un seminario para directivos para gestión y motivación de equipos. Nos pusieron este corto y me dio mucho que pensar acerca de qué es lo que más y mejor puede sacar de nosotros.

Besos!

julio 06, 2010 1:16 p. m.  
Blogger Soy ficción dijo...

Me encanta este corto, que alegría volver a toparme con él.

Tienes razón, el poder está en nosotros. Me arriesgaré a sacar una sonrisa hoy, quién sabe?

julio 06, 2010 2:22 p. m.  
Blogger Merce dijo...

Pues otro para ti... :-)

julio 06, 2010 4:23 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Gracias por el abrazo. Otro para ti.
Es verdad que los motivos para ser optimistas son numerosos y que habría que dedicarle un pequeño esfuerzo cada día a repasarlos.
Ocurre también que todo esto de la alegría de vivir es tan relativo... Mira el caso Cristiano Ronaldo, debe tener ahora mismo un bajón del trece por no haberla rascado en el mundial, y sin embargo no pierde su sueldo, ni su pedazo de chalet, ni sus perros, piscinas, cochazos, etc...
Sigue siendo un triunfador del sistema, y sin embargo hoy por hoy es más infeliz que muchos que no lo son.
Saludos

julio 06, 2010 6:21 p. m.  
Blogger Un paseante dijo...

Mala época para el buenismo, pero en fin: la esperanza es lo último que se pierde.
Digo esto porque es comprensible que, con la que está cayendo, la gente ande quemada. El Estado del Bienestar se derrumba, todas las familias tienen un parado al menos...
Lo dicho: esperanza.

julio 06, 2010 8:26 p. m.  
Anonymous El peletero dijo...

La historia siguiente es cierta, no hace ni cinco minutos que acaba de ocurrir. Entra una preciosidad de chica en mi tienda, una verdadera belleza, que me pide 70 céntimos de euro. Le pregunto para qué los necesita y me responde que para ir a un locutorio y hacer una llamada. Le digo que use mi teléfono y que llame a donde desee. Me contesta que no, que tiene que hablar con su novio y que no lo hará delante mío. Entonces le respondo que si es eso no debe ser urgente y que uno no va pidiendo dinero para llamar al novio. Me responde que el amor es lo primero y yo le digo que le cuente la historia a otro y que no me creo nada, entonces va y me suelta no se qué de mi vida amorosa de la que no tiene ni la más pajolera idea.

No sé, pero cada día me cae peor el John Lennon ese.

¿Por qué usas una expresión a la moda como “ecosistema” para hablar del “sistema emocional”?

Mañana me miro el corto.

Saludos.

julio 06, 2010 9:03 p. m.  
Anonymous Juanan dijo...

Que bueno tío!! El corto no es apto para pesimistas, me quedo con el mensaje porque el corto no se, me parece bastante flojo Jejeje. Es verdad somos como “perros” vamos por el metro la calle o el bus y no ves una sonrisa..yo soy asiduo al bus y prácticamente coincido casi siempre con las mismas personas, pero nadie se atreve a romper el hielo somos como compartimentos estancos o mercancía…cosa que no me pasa en el bus si hago un viaje de largo recorrido ¿Por qué? Será un virus que se va con la distancia de la urbe??? En fin misterios??, problemas, desconfianza ¿no se? Enhorabuena y una sonrisa para vos y para todos los asiduos al blog…Ah y un abrazo que dicen que reconforta

julio 06, 2010 9:55 p. m.  
Blogger ROSA dijo...

El poder de una sonrisa. Intentaré hacer este ejercicio a ver si tengo tanta suerte como el protagonista. El mensaje es muy positivo y vale la pena creer en él. Aunque una sola persona le niega la sonrisa y él se hunde. El poder que ejercen los otros en nuestro estado de ánimo es impresionante.
Sólo encuentro una situación en la que no pienso imitar al protagonista, si un policía quiere multarme no tendré valor de decirle que tiene una hermosa mirada. En el mundo real esa situación en la que una autoridad reacciona positivamente es poco probable, ¿no creéis?

julio 06, 2010 10:44 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

tu si que eres de puta madre compañero!

eres un soplo de aire fresco en mi cuarto..siempre que te visito, aprendo, me interrogo, me estremezco

un abrazo

julio 06, 2010 11:03 p. m.  
Blogger dany dijo...

que buena entrada, me relajo, ahora me voy sonriendo, como siempre que vengo por tu casa y te leo, porque si de algo estoy segura es de que sos muy groso...

julio 07, 2010 2:49 a. m.  
Blogger Barely Legal Thing dijo...

Simplemente eres grande, mrLagarto, GRANDE.

julio 07, 2010 9:02 a. m.  
Blogger Margot dijo...

Tú sí que eres la hostia de majo, corazón mío, y ya...

En cuanto a los rollitos motivadores... ummm es que no puedo evitarlo, me dan risa, no me los creo y mucho menos si son de aplicación laboral. Señor, danos tiempo y buenas condiciones laborales y del resto (sonreir y hacer sonreir y bla, bla, bla, expander el amor catártico por el mundo) ya me encargo yo sin necesidad de guía.

Asi que lo dicho, el corto me provoca una sonrisa (ey! una también tiene su corazoncito aunque parezca que no) y un pelín de mala leche por lo irreal que me resulta. Y lo vendible, eso más.

En fins, pitufo gruñón soy, coñe.

Besos a mansalva

julio 07, 2010 9:27 a. m.  
Blogger Casilda dijo...

Yo quiero a alguien asi cada mañana para que me diga al levantarme cuanto valgo y lo bien que me quedan a mis años los vaqueros .....
De buen conformar que es el personal .
Un abrazo

julio 07, 2010 2:13 p. m.  
Blogger panterablanca dijo...

Yo creo que de lo que se trata es de buscar una cualidad real de la otra persona, no halagar por halagar de forma poco sincera. Si no se es sincero, los otros lo van a notar, y pensarán que les quieres vender algo y eso provocará más mal humor.
Lo que es cierto es que todo se pega, la amabilidad y la sonrisas también (no siempre, pero casi siempre). Yo he tenido muchas ocasiones de comprobarlo. Si se actua con buen rollo, la gente responde mucho mejor que si se va en plan borde por el mundo.

Te dejé un comentario en el post anterior hace unos días :-D

Tus posts siempre son interesantes. Me pareces una persona muy inteligente, lo digo con sinceridad. Por mi parte, ya sé que soy de puta madre, gracias, jajajajaja!!!

Besos selváticos.

julio 07, 2010 9:04 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Lagarto que hermoso post.

Todos necesitamos unos de los otros, no estamos solos en el universo y como esta escrito en tu texto "Las cosas pequeñas ganan batallas inconmensurables".

El poder de la sonrisa es extraordinario, ganas muchas batallas diarias simplemente con una sonrisa sincera...gran mecanismo con que contamos los seres humanos, solo que algunos/as aún no lo han descubierto o no lo practican. El costo es cero y los beneficios son muchos.

Gracias Lagarto por estar motivandonos a tus amigos lectores.
Eres de la ptm!


PD: el domingo 11 estaré de transito por Madrid, un poquito cerca de vos. ;)

abrazotess

julio 08, 2010 2:42 p. m.  
Blogger isis de la noche dijo...

Ah..

Qué buen post :)

Siempre me he preguntado esas cuestiones 'escabrosas' que nos enfrentan a cuestiones más 'escabrosas' aún je je..

Lo que he logrado concluir, es que es de PM ;) estar donde se quiere estar, sabiendo que se está haciendo lo que se quiere hacer...

Y es de PM poder leer a gente como el señor Lagarto que promueve tan contundente sentencia: NO SURRENDER ! ;)

besossssss ;)

julio 08, 2010 8:35 p. m.  
OpenID miabi dijo...

Muchas gracias No Surrender, muy agradable leerte, refrescante y sedante :) y además endorfínico :P

gracias!

julio 09, 2010 9:33 a. m.  
Blogger LLop dijo...

Sonreír y hacer como base ideológica y filosófica. Un buen mensaje en estos tiempos de crisis y desafección política que corren.

You are great Mr. Lagarto, gracias por el corto y las palabras de aliento. Es de puta madre empezar así el día.

julio 10, 2010 7:39 a. m.  
Blogger Dante Bertini dijo...

preparo maletas, no tengo demasiado tiempo
ya lo veré en mi destino, espero
te mando un abrazo con un hasta la vuelta!

julio 11, 2010 11:10 a. m.  
Blogger Lady Blue dijo...

Que agradable sorpresa encontrarme de nuevo con este corto!! la primera vez que lo ví ni siquiera lo encontré subtitulado... pero lo entendí (más o menos...jejejeje) la esencia del corto es admirable. Cierto que en muchas ocasiones estos mensajes nos quieren transmitir buen rollo, felicidad, positividad... y según en el momento que nos encontremos no somos capaces de asimilarlos... quiero decir, que cuando uno esta pasando por un momento de amargura o transición en su vida por mucho que nos intenten vender que el mundo es maravilloso y que nos demos una oportunidad, no conseguimos asimilar el mensaje, por lo menos en los momentos mas bajos... pero gracias a Dios suele haber un mañana en el que te despiertas y empiezas a darte cuenta que casi todos los problemas son mucho más llevaderos con una sonrisa.

un abrazo!!

julio 11, 2010 5:07 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Bámbola, gracias a ti. Me alegro de verte por aquí.


Soy Ficción, veo que ya lo conocías entonces. Y me alegro de que te haya gustad. Espero que esa sonrisa haya dado sus frutos y te haya llenado de endomorfinas. Besos!

julio 13, 2010 12:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Merce, y otro más para ti y para todos aquellos a los que quieres!

Food &Drugs, efectivamente, la sensación de riqueza o plenitud es muy relativa, y muchos triunfadores oficiales nunca acaban de tener esa sensación de plenitud. Y es que yo creo que el éxito profesional o el dinero no son más que metáforas de realización mucho más espirituales; nos decimos a nosotros mismos que si nos pagan tanto o conseguimos tanto es porque valemos. El mecanismo de validación externa por medio de la metáfora del dinero funciona, desde luego. Es lo que mueve el mundo. Pero no es el único, desde luego. Salud!

julio 13, 2010 12:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Paseante, quizás es que no enfocamos lo que llamamos buenismo con la suficiente distancia intelectual. Quiero decir, es posible que la mejor manera de hacer funcionar una sociedad no sea la ley de la selva y la falta de escrúpulos capitalistas. El Contrato Social no es una invención ajena a la naturaleza humana, sino una aplicación de nuestra inteligencia y nuestro conocimiento para hacer prosperar más a la comunidad, que no tiene por qué ser incompatible con el crecimiento económico y el desarrollo social.

Te pondré un ejemplo. Hoy en día está de moda entre las grandes multinacionales capitalistas implementar departamentos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), con el objetivo de mejorar su imagen y aumentar su implicación en el desarrollo social de las comunidades en las que obtienen beneficios empresariales ¿por qué? Porque una sociedad más sostenible proporciona menores costes y más ingresos a esas empresas, aparte de una menor inversión en publicidad por tener una mejor imagen de marca.

Por otra parte, la validación incrementa la productividad de los trabajadores, que se sienten mejor tratados y acaban trabajando más y mejor y, sobre todo, con mayor implicación ética e intelectual con su equipo de trabajo. Todas estas multinacionales de las que hablaba antes también se preocupan de entrar en los rankings de lo que llaman “Best Place to Work”, porque saben que así retendrán mejor el talento sin tener que pagar más sueldos.

Yo confío en que todo esto ayude a recuperar la idea -hoy obsoleta, tienes razón- de estado del Bienestar.

Salud!

julio 13, 2010 12:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Desde luego, Peletero, el aprovecharse mezquinamente del buen corazón de los demás es más viejo que el mundo. Y es el hecho de que todos hemos vivido esa prostitución de nuestra inocencia lo que hace que desconfiemos. Ante la duda, yo creo que es mejor equivocarse y ser engañado que perder la oportunidad de hacer algo bueno por alguien. Pero esto, lógicamente, no es incompatible con no ser estúpido y no ver de lejos cuándo nos la quieren meter doblada.

Respecto al “ecosistema”, la verdad es que me pareció una palabra apropiada, en el sentido de que realmente nuestra comunidad obliga a que nuestros procesos vitales se relacionen entre sí y se desarrollan en función del ambiente social que nos demos entre todos.

Un saludo!

julio 13, 2010 12:25 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Juanan, pongo este corto más por su premisa que por la realización, claro. En algunos momentos se me hace hasta empalagoso, incluso, pero me gusta el fondo. Supongo que esa actitud tan distante hacia los demás que todos vemos todos los días, esa necesidad de “espacio vital” tiene algo de desconfianza, sí. De hecho, si alguien nos sonríe en el bus, en seguida nos extrañamos y tendemos a pensar “¿y qué querrá ese tío, que me sonríe así ahora?” Un abrazo!



Rosa, tocas un tema importante. Es cierto que la actitud de una sola persona es capaz de hundir a Hugh. Es cierto que una sola actitud negativa es capaz de derribar todo el castillo de naipes que tanto nos cuesta construir a veces. Quizás por eso acaba imperando lo negativo en cada oficina, en cada barrio, en cada país (y desde luego en la policía). Quizás por eso tenemos que estar más y más atentos y cuidadosos con nuestra actitud hacia los demás.

julio 13, 2010 12:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Roberto, que me ruborizas. Tú sí que eres de puta madre, poeta ;)


Dany, me gusta verte por aquí, y me gusta que te lleves una sonrisa. Eso alegra también mi día. Un beso!

julio 13, 2010 12:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Barely Legal Thing, muchas gracias por pasarte por aquí. La verdad es que no soy tan grande, tengo un tamaño medio :P


Bueno, Margot. Desde luego que hay cosas insustituibles en la dignidad de los trabajadores, empezando por los horarios y las condiciones laborales. Pero también hay otras que no cuestan dinero y que sí que resultan productivas. Unas deben acompañar a las otras para crear un buen clima laboral. Hoy por hoy, en muchas multinacionales las encuestas sobre clima laboral influyen en los bonus que cobran los directores de los departamentos. Y creo que es una buena idea para esas empresas, sin salirse de su mentalidad capitalista de generar beneficios a corto plazo. Besos!

julio 13, 2010 12:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

RBC, tienes razón, el coste de una sonrisa es nulo. Aunque a veces parece que nos cuesta mucho hacerlo, quizás porque consideramos “necesario” mostrar nuestro malestar. Joé, qué complicadas somos las personas :)

Espero que tu tránsito por Madrid, la capital de los campeones del Mundo, fuese buena, RBC.

Me gusta que mi ciudad sea puente entre Europa y América.

Abrazos!

julio 13, 2010 12:26 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Isis, es genial tener la sensación de que estamos donde que remos estar, sí. Quizás no siempre podemos decirlo, pero lo importante es no rendirse nunca, claro que sí. Besos!


Miabi, me encanta esa labor de repartidos de endorfinas :) Gracias a ti!

julio 13, 2010 12:27 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Llop, la verdad es que no sé si las sonrisas tienen mucha base filosófica. Pero tampoco veo mucha incompatibilidad entre tener un sentido existencialista de la vida e intentar llenar los huecos con sincera empatía. Salud!



Dante, espero que tengas unos buenos días de vacaciones. A mí aún me quedan varias semanas para escaparme a un lugar más al norte y más al este. Salud!

julio 13, 2010 12:27 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lady Blue, supongo que la historia no necesita subtítulos, que todos entendemos perfectamente las emociones humanas que se exponen aquí.

Dices una cosa que es muy cierta, y que también se refleja en el corto: hay veces que, simplemente, no podemos ser receptivos a una sonrisa. También es un trabajo entenderlo, y ahí falla quizás el protagonista, que sólo consigue lo que persigue cuando realmente afronta la causa de la falta de alegría de la chica, ya que si ella no soluciona su problema es imposible que pueda sonreír. Nadie dijo que vivir fuera fácil.

Un abrazo!

julio 13, 2010 12:27 p. m.  
Blogger RBC dijo...

Hola Lagarto, solo para añadir que así como sonrisas, hay abrazoss y hasta existen campañas de un "abrazo gratis" para dar y recibir afecto, aunque hay abrazos y abrazos.

Te cuento que estoy en Palma de Mallorca disfrutando de un calor muy bueno y unas playas lindas!
Ví el partido acá mismo y disfrute de toda la algarabía por el triunfo bien merecido de los españoles.

abrazoss

julio 13, 2010 12:56 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Casilda, claro que sí. Esas cosas nos dan autoconfianza y ganas de seguir tirando. Somos más sencillos (y débiles) de lo que nos empeñamos en aparentar. Un abrazo!


Pantera, por supuesto. Si el halago no es creíble, no sirve para nada. No estoy hablando de mentir, sino de resaltar los aspectos positivos; las mejillas de aquella señora, la capacidad de generar empleo de aquel jefe, la meticulosidad de aquel policía… el verdadero valor del motivador no es el halago por el halago sino apretar la tecla adecuada. Y todos, todos tenemos aspectos positivos. Besos saurios!!!

julio 13, 2010 9:37 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

pues sí, y hasta el que cree estar más aislado no vive sino en medio de un archipiélago. En este mundo no es posible estar solo, para mal y para bien.

julio 14, 2010 11:18 p. m.  
Blogger Antígona dijo...

El corto está muy bien, doctor Lagarto, aunque es cierto que, como ha dicho, en algunos momentos resulta un poco empalagoso. Pero la idea que transmite es buena, porque creo que expresa una gran verdad: necesitamos el reconocimiento de nuestros semejantes, que de cuando en cuando nos digan que hacemos las cosas bien, o que tenemos buen aspecto, o que sencillamente nos prodiguen una palabra amable. Necesitamos que los otros nos digan que algo valemos –aunque sea en cualquier aspecto nimio y pequeño- porque sólo a partir de ese espejo cobramos confianza en nuestras capacidades, en nuestro propio valor. Tal vez eso muestre en nosotros una excesiva dependencia de los juicios ajenos, pero el hecho es que, lo consideremos positiva o negativamente, la dependencia es real y somos incapaces de construir una imagen objetiva de nosotros mismos, y mucho menos una imagen favorable, si desde nuestro entorno no se nos confirma que algo mínimamente valioso podemos ofrecer a los demás.

Por alguna razón, sin embargo, parece que nos cuesta decir cosas agradables a los demás aun cuando no dudamos en emitir reproches cuando nos sentimos ofendidos o defraudados, en mostrar nuestro disgusto cuando nos enfadamos, en poner malas caras cuando se nos decepciona. Es como si nuestra capacidad expresiva se hubiera educado para manifestar lo negativo, e incluso hay ocasiones en que recelamos de quien nos halaga o sentimos una especie de pudor ante halagos perfectamente merecidos. No sé si todo ello tendrá que ver con nuestra cultura, con nuestra educación judeocristiana, siempre tan tendente a la búsqueda de la culpa y al castigo, a resaltar el pecado y a ocultar las buenas obras –aquello de que no se entere tu mano izquierda de lo que ha hecho tu derecha- para no incurrir en el pecado de la vanidad y la autocomplacencia. Pero creo que es un hecho que, en general, no tendemos a subrayar lo positivo en el otro –como si eso fuera una suerte de sobreentendido que no vale la pena ni mencionar- y nos parece perfectamente legítimo acusar las faltas y no dejar que pasen desapercibidas. Con lo poco que costaría a veces decir: “pero qué bien has hecho esto”, en lugar de dar por sentado que el otro ya sabe que lo ha hecho bien y no es necesario decírselo

Por otro lado, nada más verdadero también que el carácter contagioso de las emociones, tanto las buenas como las malas. Quizá nos percatamos antes de ello con los extremos –vemos a alguien reír a carcajadas y acabamos riendo nosotros también, estamos junto a alguien cercano que llora desconsoladamente y nuestros ojos terminan humedeciéndose- y no nos damos cuenta de su poder de contagio en el caso de emociones menos intensas, pese a que el mecanismo es exactamente el mismo. Se entra en un centro de trabajo en el que reina el mal rollo y la desconfianza y uno acaba por dejar de sonreír y hasta de dar los buenos días y por desconfiar de todo el mundo. Se está en otro en el que la gente ríe, se gasta bromas, y se respira un ambiente de confianza y empatía y uno no puede dejar de acabar imitando a sus semejantes. Y todo ello, por lo general, de una manera absolutamente inconsciente y falta de premeditación, como si en nosotros se activaran ciertos automatismos que nuestra conciencia no controlara.

Así que tiene usted razón: tenemos una parte de responsabilidad importante en aquello que provocamos a nuestro alrededor. No somos todopoderosos, pero nuestro granito de arena podemos intentar aportar para generar la atmósfera que desearíamos tener en torno nuestro.

Usted también es de puta madre, doctor Lagarto, claro que sí. Y un placer, como siempre, leerle y pensar gracias a sus post.

Un beso!

julio 15, 2010 12:56 p. m.  
Blogger Luzdeana dijo...

Quizá no sea este corto tan digno de la profundidad del mensaje. Me quedo con (y apruebo con una sonrisa) cada palabra de tu post.
Vuelvo porque leerte siempre me hace bien.
Un abrazo.

julio 15, 2010 3:09 p. m.  
Anonymous Ch dijo...

Pues estoy totalmente de acuerdo con lo que dices: el buen rollo se transmite por osmosis.
Lo voy a demostrar: este el único blog que leo, al menos de forma más o menos constante. Gracias a ello me he leido Ana karenina y escucho a los Waterboys y, unas veces me he identificado con lo que se decia por aqui y otras no, pero siempre me ha hecho pensar. Gracias a tí!!
Besos

Ch

PD: ..y ahora que lo pienso, no sé si escribo esto por corresponder o para poner mi granito y que sigas escribiendo

julio 15, 2010 8:19 p. m.  
Blogger LiterataRoja dijo...

Me ausenté un tiempo pero vuelvo por aqui y me encuentro con maravillas!!!
Así da gusto, de verdad!!
Te mando un beso grande!!

julio 17, 2010 4:53 a. m.  
Blogger Mcartney dijo...

Lizard:
No hace mucho una persona me comentaba que su hijo decía que hacía tiempo que no sonreía y hoy, creo que en parte por mi culpa, parece que ha recuperado la sonrisa.
No han sido lagrimones lo que ha salido de mis ojos porque no es mi modo de llorar, pero además de sonreir, los vídeos que has colgado me han dejado flotando entre algodones.
Gracias compañero.
You're great.

julio 20, 2010 4:01 a. m.  
Blogger gemmayla dijo...

Fantástico !!! Hay que sonreir siempre, siempre...sólo contadas excepciones pueden eximirnos de sonreir. Es el mejor regalo, gratuito, no cuesta nada. Si a alguien le cuesta, ya puede tener la certeza de que alguna pieza del engranje de su vida, no va bien. Es así de sencillo.

Muchísimas gracias, NoS. Eres genial. Muy feliz verano para ti y todos tus seguidores. A este paso somos legión.

Smuaksssss

julio 20, 2010 1:28 p. m.  
Blogger gemmayla dijo...

Fantástico !!! Hay que sonreir siempre, siempre...sólo contadas excepciones pueden eximirnos de sonreir. Es el mejor regalo, gratuito, no cuesta nada. Si a alguien le cuesta, ya puede tener la certeza de que alguna pieza del engranje de su vida, no va bien. Es así de sencillo.

Muchísimas gracias, NoS. Eres genial. Muy feliz verano para ti y todos tus seguidores. A este paso somos legión.

Smuaksssss

julio 20, 2010 1:28 p. m.  
Blogger Maeve dijo...

¿ Faltaba yo?
Olas.
Adiós.

julio 20, 2010 3:14 p. m.  
Blogger ana dijo...

:))))))))))))))))))))))
(sonrisa muyyyy larga... hazle una foto por favor...)


Me ha encantado este estupendo post. Que tengas unas vacaciones tan estupendas como la sonrisa que me has dejado.

"Las cosas pequeñas ganan batallas inconmensurables."

Un abrazo.

julio 23, 2010 4:13 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Zorro, claro que no hay manera de que un individuo de la especie humana sobreviva sn el apoyo de la manada, desde luego. El contrato social es una muestra de inteligencia, no de solidaridad. Salud!



Luzdeana, también a mí me gusta leerte a ti por aquí. Es cierto que artísticamente el corto vale muy poco, pero creo que nos sirve para pensar sobre su mensaje. Un abrazo!

julio 25, 2010 11:34 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Doctora Antígona, lo expresa usted muy bien, sí. Dependemos de esa validación externa. Sobre todo en aquellas actividades que, precisamente, hacemos pensamos en los demás. Quiero decir, nadie trabaja por gusto subjetivo e individual, sino para formar para de una cadena de otros trabajos de otras personas y obtener una gratificación por ello. Como usted dice, no podríamos en estos casos construir una imagen objetiva de nosotros mismo, lo que equivale a saber quiénes somos, ahí es nada.

No sé si esa falta de empatía que a veces tenemos con la validación de los demás se define por lo judeocristiano, en el sentido de que tampoco creo que otras culturas no judeocristianas lo practiquen mucho (Japón, por ejemplo). En cualquier caso sí veo una conexión clara con “el valle de lágrimas” cristiano, ya que nos oculta la celebración de estar vivos, de alguna manera.

Celebrémonos, doctora Antígona. Un beso!

julio 25, 2010 11:35 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Ch, me alegro mucho de poder compartir contigo experiencias de este tipo, y que pensemos los dos sobre todas esas cosas que nos pasan a nosotros mismos. Y no sé si empezar a pedir a los Waterboys alguna compensación económica por esto :P Besos!




Literata Roja, me gusta verte por aquí, claro que sí. El gusto es compartido entre todos, porque esta página se nutre de todos. Un beso!

julio 25, 2010 11:35 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Mcartney, cuentas una historia preciosa. Eres un héroe, amigo. Poder hacer la vida de una sola persona un poco más agradable en un momento, es aumentar la calidad de vida de todo el planeta. No estamos aislados, todos nos alimentamos de todos. Gracias a ti!



Gemmayla, todos sabemos que la vida trae muchos momentos en los que, simplemente, no podemos sonreír. No pretendo frivolizar, por supuesto, con las cosas que nos hacen sufrir en esas contadas ocasiones. Pero quizás un apoyo nos pueda hacer salir antes de los agujeros. Un beso y feliz verano!

julio 25, 2010 11:36 a. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Maeve, tú nunca faltas aunque no vengas ;) Hola!


Ana, que te dure la sonrisa mucho tiempo y que la compartas con todos los que puedas, para que se contagie a ellos también y puedan a su vez contagiarla. Mis vacaciones serán escasas, tengo bastante lío y algunos viajes de trabajo que hacer, pero lo llevaré bien. Un abrazo!

julio 25, 2010 11:36 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home