domingo, diciembre 11, 2011

selva, sexo y balas


“Hubo hombres que supieron afrontar peligros, a quienes los indios arrancaron las cabelleras. Hombres con fieros y libres corazones de hombres. Supieron lo que es hambre y saciaron sus apetitos, ¡saciaron sus apetitos! Apetitos que yo he heredado. Os desafío. Shannon os desafía. Coged vuestras hachas de guerra y vuestros cuchillos y arrancadme con ellos el cuero cabelludo. Ya no puedo ni quiero seguir ofreciendo servicios en alabanza de ese colérico y malhumorado anciano en quien creéis. Habéis vuelto la espalda al Dios del amor y la compasión e inventado para vosotros ese senil y cruel delincuente que maldice el mundo y todo lo que él creó. Cerrad vuestras ventanas, cerrad vuestras puertas, cerrad vuestros corazones a la verdad respecto a Dios”

(El reverendo Lawrence Shannon, a gritos desde el púlpito de la iglesia mientras echa a la calle a todos los miembros de la congregación en la primera secuencia de La noche de la iguana, de John Huston, 1964)

John Huston estaba enamorado de la costa del Pacífico de México, y allí volvió para rodar La noche de la Iguana, una de sus mejores películas. La historia, original del dramaturgo Tennesse Williams, narra la angustia vital del clérigo Shannon, que tras una crisis de fe que le supone la expulsión de su iglesia, trata de ganarse la vida y el alcohol en México, como guía de turismo para solteronas. Entre un grupo de solteronas aparece la sobrina de una de ellas, menor y tremendamente sexual, que intenta seducirle ganándose el odio de la líder del sórdido grupo de las turistas.

La película muestra las pasiones más bajas en un entorno tropical sofocante, donde saltan las chispas de la desesperación, del sexo prohibido, de la disfunción de las relaciones humanas, de la violencia de los celos, del límite de la resistencia. De la angustia vital de tener que permanecer dentro de la propia piel, donde late el alcoholismo, el suicidio, la miseria y la indignidad del trabajo, la desorientación y el desarraigo. El cruel e inevitable paso del tiempo, capaz de hacer que una caricia pase a ser algo patético y doloroso.

Al comienzo del rodaje, John Huston regaló un revólver y cuatro balas a cada uno de los protagonistas con los nombres de cada uno de sus compañeros de reparto grabado en cada bala (el atormentado Richard Burton, la adolescente sexual Sue Lyon, la desesperada Ava Gardner y la dolorida Deborah Kerr). Sin duda es la mejor interpretación de los cuatro actores (suele pasar en todas las películas de Huston, quien fue para mí el mejor talento de Hollywood sin duda alguna). Hubo suerte y ninguna bala fue disparada durante el rodaje, a pesar de toda la brutal tensión que llena cada segundo la pantalla.

Me fascina (y me asusta) la idea de lo destructivo de nuestras pasiones humanas, de ese Eros-Tanatos que nos arrastra al dolor incontrolado a golpes de hiperventilación. Del calor asfixiante y húmedo que representa la selva tropical como metáfora del sexo peligroso, que a la vez nos ahoga y nos atrapa.

Me fascina (y me asusta) la idea del límite en la interpretación que simboliza esa osadía de poner una pistola en manos de los actores. En realidad refleja muy bien la personalidad de Huston, uno de los últimos artistas, que no podía comprender que la vida no fuera exprimida hasta el límite.





un libro para el reverendo Shannon: San Manuel Bueno mártir, de Miguel de Unamuno

una película para el reverendo Shannon: Un tranvía llamado deseo, de Elia Kazan

una canción para el reverendo Shannon: Don’t stand so close to me, The Police

28 Comments:

Blogger Gemma dijo...

Menuda disección has hecho chico...me he quedado sin palabras :D

Te seguiré leyendo, tu prosa bien lo merece.

Un abrazo

diciembre 11, 2011 1:55 p. m.  
Blogger Salamandrágora dijo...

Yo, de mayor, quiero ser como Ava Gerdner en esta película y de joven, como Sue Lyon.

Un saludo.

diciembre 11, 2011 2:44 p. m.  
Blogger Food and Drugs dijo...

Tanto tu disertación como el trailer que nos has puesto me han hecho hervir de ganas de ver esta película.
No creo que me vaya a aportar nada que yo no sepa ya, pero eso es lo bueno del maestro Houston, y en general del cine que no engaña. Un cine que refleja, mejor que nadie, las pasiones humanas como si de un espejo se tratase.
Por supuesto, entre yo y Richard Burton, media un abismo, pero creo reconocerme sin embargo en el personaje de hombre atormentado por los tejemanejes de esas mujeres, siempre en guerra entre sí mismas, y que no dudan en utilizarnos a nosotros, pobres incautos, como blancos civiles contra los que atentar virulentamente y así aterrorizar y desmoralizar al enemigo.
Excelente post, pues.
Ya he dejado el emule puesto para que me la baje.
Saludos, Lagarto.

diciembre 11, 2011 8:05 p. m.  
Blogger Tesa dijo...

Tiene La noche de la iguana, mis mismos años.
Y el señor Huston, una personalidad extrema. Menudo pájaro.
Y Ava Gardner -el animal más bello del mundo-... lo tenía todo.

diciembre 11, 2011 9:08 p. m.  
Blogger Roberto dijo...

sentí una claustrofobia lírica tremenda cuando vi esa película..una maravilla que te pone al límite

no sabía lo de las balas, menos mal que no estaba el incendiario y maravilloso Marlon Brando en el reparto...

un abrazo...siempre abriéndome ventanitas...gracias

diciembre 11, 2011 10:30 p. m.  
Blogger Marga dijo...

Te quieres creer que no la he visto?

Asi que tendré que remediarlo, me sucede como a ti, las cosas que me fascinan a veces también me asustan...

(Y sí, a mí también me descabalan las navidades, ays, señor)

Besotes!

diciembre 12, 2011 9:41 a. m.  
Blogger Sese dijo...

No tengo muy presente la película pero sí recuerdo que ehondaba en los más bajos instintos humanos.

SAn Manuel Bueno Mártir: no fue una buena idea proponer la lectura para un trabajo obligatorio, y menos yendo a un cole de curas ¡si lo único que quería era leer un libro cortito, y éste era el más breve de los que tenía en casa!. La que se lió en el cole por culpa de mi vagancia adolescente.

Un saludo (ready for Boss time?)

diciembre 12, 2011 5:30 p. m.  
Blogger Lula Fortune dijo...

Exprimir la vida al límite...¿se puede hacer eso sin peligro?
Besos.

diciembre 14, 2011 5:32 p. m.  
Blogger koolauleproso dijo...

Siendo niño me enamoré de Ava Gardner en esa estupenda película de aventuras que es "55 días en Pekín". En esta perturbadora "La noche de la iguana" Ava tenía 42 años, y su belleza quizás ya un tanto ajada, me conmueve. Nadie, enlazando con la frase de Lula supo exprimir la vida tan afondo como Ava. Por supuesto, sigue siendo mi debilidad. ¡Qué mujer!

diciembre 14, 2011 7:15 p. m.  
Blogger JOAKO dijo...

Fantástica película, que más se puede decir, tan solo que cuando el diablo to tiene nada que hacer mata moscas con el rabo.

Pelicula para Shannon "Bajo el volcan" de John Huston
Libro para Shannon "Lolita" de Nabokov
Canción para Shannon "My Heart Belongs to Daddy" de Cole Porter.

diciembre 15, 2011 9:46 a. m.  
Blogger moderato_Dos_josef dijo...

Vaya1 ahora que me las has contado por encima digo: Qué película tan fenomenal1 Y lo bueno, no me acuerdo bien de ella ni sé si la he visto. Luego, vamos a verla esta misma semana!

Un abrazo.

diciembre 15, 2011 9:42 p. m.  
Blogger flower dijo...

No he visto la peli. Me la apunto.

Esa mujer, Ava Gardner, atrae, engancha...

Besicos,

diciembre 18, 2011 11:41 p. m.  
Blogger Juan Antonio. Uno de los Dos dijo...

Hace cantidad de años que vi la peli, era joven y atolondrado por lo que no repare en el mensaje...aun así me dejo huella, por el dramatismo de sus interpretes por lo tortuoso de sus poses...en definitiva me marco.

Habra, que volver a verla, porque es una de esas pelis de referencia para cualquier cine-filo.

diciembre 19, 2011 12:25 p. m.  
Blogger gemmayla dijo...

Pfff, NoS. prefiero no verla de nuevo porque con la violencia diaria que presenciamos a todas horas, en especial la "intersexos", ya vamos ahítos.

Ahora bien, lo de regalar una bala con el nombre grabado me parece un regalazo de Navidad. Tomo nota para el año próximo, que para éste ya no llego a tiempo.

¿Por qué regalar una bala?...he ahí la cuestión trascendental navideña.

Muy Feliz Noche Buena y Mejor Navidad !!!

diciembre 23, 2011 9:45 a. m.  
Blogger PSYCOMORO dijo...

No me canso nunca de pasar por aquí, Lagarto. Todo lo que traes a tu lugar sucede como los mejores recuerdos. Me fascina La noche de la Iguana, me fascina ese vivir en un límite sin tener muy claro lo que hay al otro lado, me fascinan las noches qu empiezan mal; tanto como me fascina tu forma de escribir acerca de todo ello. Un abrazo.

diciembre 24, 2011 9:28 a. m.  
Anonymous satenight dijo...

Como siempre, Lagarto, un gusto leer tus disecciones, un placer reflexionar despues.

Aprovecho para dejarte mis deseos de felicidad y de amor.
Felices días de Navidad!

diciembre 24, 2011 2:05 p. m.  
Blogger pazzos dijo...

De esta película no se me borran los mulatos tocando las maracas haciéndole un sandwich a la Ava Gadner y el muy borroso recuerdo del abuelo que lleva toda la vida tratando de encontrar los versos finales de un poema. Cuando los encuentra muere.

diciembre 25, 2011 9:07 p. m.  
Blogger Zorro de Segovia dijo...

vivir, ... ¿de cualquier manera? exprimir,... ¿la vida como una naranja? soñar ,... ¿cómo ser aún más intenso?

diciembre 27, 2011 11:05 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemma, gracias por pasarte por aquí. Un abrazo.


Salamandrágora, buena elección has hecho, desde luego. Cuando consigas ser joven, pásame las instrucciones ;) Un saludo

enero 01, 2012 1:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Food & Drugs, espero que le haya gustado la película. No es la primera vez que hablo de Huston en este Laberinto, porque es uno de los cineastas que más me han llegado. su vitalidad y su inteligencia y arte para mostrar qué es estar vivo siempre me ha emocionado. Salud!



Tesa, buena cosecha musical la de 1964. Yo nací un poco más tarde, pero el ambiente era el mismo. ¿Quedan mujeres ahora como la Gardner? Dímelo :) Besos.

enero 01, 2012 1:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Roberto, la brutalidad puede ser muy poética, como tú sabes muy bien. Vigilemos las balas, que nunca se sabe. Salud!


Marga, siempre estás a tiempo de verla. Apúntatelo por ahí, que siempre es bueno tener cosas por hacer que no se han hecho. Mucho animo para lo que resta de Fiestas y besos!

enero 01, 2012 1:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Sese, la película, como todas las de Huston, gana con el tiempo. Con el tiempo de la película y con el tiempo nuestro, porque nuestros años y nuestras experiencias nos hacen comprender mejor a los personajes.

Ya tengo entradas para Springsteen, sí. Por el momento, sólo para el concierto de Madrid. Según se vaya acercando mayo y si puedo liberar algo de la agenda de trabajo, intentaré ir a alguno de los de Barcelona, si es que soy capaz de encontrar alguna entrada.

Salud!

enero 01, 2012 1:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Lula, no se puede exprimir la vida al límite sin peligro. Por eso nosotros los cobardes no somos John Huston. Nos limitamos a admirarlo con la protección de la pantalla. Besos!


Koolauleproso, no creo que salgan actrices como Ava Gardner en estos días. Ahora beben menos y se cuidan más, lo que les quita fuerza animal interpretativa sin duda y las hace envejecer pero, aunque parezca una contradicción. Salud!

enero 01, 2012 1:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Joako, me encanta Bajo el Volcán. Una historia durísima, de las que hacen daño porque no puedes dejar de sentir la verdad de todo lo que está contando a través de la bajada a los infiernos de su personaje el cónsul. Huston es pura literatura. Hablaremos de ella otro día por aquí, seguro. Salud!



Josef, espero que guste la película. Me alegro mucho de abrir ventanas que compartir. Salud!

enero 01, 2012 1:06 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Flower, te digo como a Jisef, espero que te guste y me alegro mucho de compartirlo. Besos!


Juan Antonio, entiendo muy bien lo que dices. A mí me ha pasado también con algunas películas que vi de crío. Sabes que hay algo pero no eres capaz de asimilarlo con la madurez necesaria. Por eso es un placer cuando vuelves a descubrirlas de mayor y las puedes explorar a la vez que te exploras a ti mismo. Salud!

enero 01, 2012 1:07 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Gemmayla, pues tienes razón en que hay una violencia “intersexos” tremenda en esa película. La maldad de alguno de los personajes femeninos y la necesidad que sienten de oprimir al guía ha llevado a algunos grupos feministas a considerar a Huston bastante machista. Yo creo que no lo es, y que es posible ver más allá de ese enfrentamiento y comprender el sufrimiento de las pasiones. Besos!


Psycomoro, me vas a sonrojar. Me alegro de compartir contigo la fascinación por esa historia tan sorda como cálida, tan dura como desesperada, tan humana al fin. Un abrazo!

enero 01, 2012 1:07 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Satenight, me encanta compartirlo contigo. Muy felices fiestas a ti también!


Pazzos, el abuelo poeta es un personaje interesantísimo. No se puede entender la película sin él, peor no encajaba bien en mi manera de traer la historia. Así que me alegro mucho de que lo hayas hecho tú. Salud!

enero 01, 2012 1:07 p. m.  
Blogger NoSurrender dijo...

Zorro, como decía Carmen Martín Gaite, lo raro es vivir. Salud!

enero 01, 2012 1:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home